The Unbelievable Gwenpool #1, de Hastings, Gurihiru y Beyruth

Por
2
3761
 
portada-guerreros-valientes-boom-norma

Edición original: The Unbelievable Gwenpool #1
Editorial: Marvel Comics
Edición nacional/ España: Próximamente Panini.
Guión: Christopher Hastings.
Dibujo: Gurihiru y Danilo Beyruth.
Color: Gurihiru y Tamra Bonvillain.
Formato: Digital Comixology 33 páginas
Precio: 4,99€/u.

 

¿A quién le importan los figurantes?

A pesar de todas las teorías conspirativas que en muchas ocasiones nos empeñamos en buscar, las grandes editoriales americanas se guían por un principio tan básico como el de la oferta y la demanda. Es por esta por la que Marvel decidió dar serie propia a la radioactiva Spider Gwen, como resultado de la masiva acogida que tuvo el one-shot de Jason LaTour y Robbi Rodriguez, como también fue por la -una vez más- desorbitada recepción de esta serie por la que la compañía lanzó una serie de portadas alternativas mezclando metacosplay y la ex-novia de Spider-Man. Entre toda aquella avalancha de portadas especiales en las que la rubia con felpa más famosa del cómic americano se disfrazaba de diferentes superhéroes Marvel, nacería Gwenpool.

Mitad Deadpool, mitad fresa con nata y con una actitud festiva de colchoneta en piscina y piernas al aire, el ciclo se repetía con el combinado forjado por Chris Bachalo. Y aunque la cordurá quizás comenzase a dictar que el chiste había ido demasiado lejos, Marvel volvió a tentar a la suerte, salvo que con algo más de cautela. Gwenpool comenzó su andadura como personaje de cómics con una historia de complemento en el segundo volumen del Howard el Pato de Chip Zdarsky y Joe Quinones, al que seguiría un one-shot navideño publicado bajo su nombre. Solo tres meses después, aquí estamos de nuevo con el primer número de su serie regular a cargo del guionista de Doctor McNinja, Longshot Salva el Universo Marvel y Hora de Aventuras Christopher Hasting y el equipo de dibujantes Gurihiru (responsables de las mini-series de Power Pack de Mark Sumerak).

La loca del cosplay
La loca del cosplay

Antes de continuar, creo conveniente señalar que nunca había tenido demasiado interés en el personaje de Gwenpool. Es más, no podía evitar tenerle cierta aversión, ya sea porque se me antojaba un concepto tirando a absurdo, porque siempre me ha dado la impresión de un intento descarado por subirse al carro de la moda Harley Quinn o por ese rechazo tan de fan que me hacía verla como una amenaza a Spider Gwen. La chica araña alternativa de LaTour y Rodriguez se ha convertido en una de mis superheroínas Marvel favoritas de estos últimos años -gracias a su espíritu puramente urbano de graffitis, policías, peleas de bandas, agrupaciones de rock y lazos familiares en la zona suburvial de Nueva York-, por lo que temía que esa apariencia de producto de marketing completamente hueco que veía en la risueña Gweenpool se pudiera contagiar, y algún que otro despistado pudiera pensar que la otra también lo era.

Una estupidez, pensando fríamente (ya que al fin y al cabo cualquier cómic que no se regale es un producto de markenting, indiferentemente de si hablamos del número uno de los Cuatro Fantásticos en los sesenta o la nueva serie de Millar para Image Comics). Pero esto no evitó que ese cúmulo de factores, más la orgía de pastel a la que las colecciones de superheroínas parecían estar entregándose con Patsy Walker, aka Gata Infernal, me hicieran temer La Inverosimil Gwenpool de Hastings y Gurihiru más que si mi vida dependiese de un retrato robot realizado por Rob Liefeld. Leído el primer número, no solo puedo decir que todos mis prejuicios eran infundados, sino que en la próxima ocasión me planteo hacer algo más productivo con ellos. Como por ejemplo, cortarlos al largo y ponerlos a marinar.

Uno de los poderes de Gwenpool: El fusil de asalto
Uno de los poderes de Gwenpool: El fusil de asalto

Sin ser necesario haber leído ninguna de las apariciones anteriores del personaje -yo no lo he hecho, y lo he podido disfrutar como cualquier otro número #1-, Christopher Hasting presenta a Gwenpool con una premisa tan sugerente, que funcionaría igual de bien independientemente de si fuera o no una contrapartida de Gwen Stacy, Deadpool o un poco de ambos. Si el mercenario bocazas tiene entre sus principales atractivos el ser consciente de ser un personaje de ficción, con Gwenpool van un paso más lejos del cuarto muro convirtiéndola en lo que parece: Una fan con un cosplay. Pero no una fan cualquiera que por algún extraño motivo haya quedado tocada como consecuencia de vivir en un universo plagado de superhéroes, sino una fan como puedas serlo tú, yo o cualquier otro que tenga el cómic entre sus manos.

Gwenpool alega venir de otra dimensión dónde los superhéroes no son reales, sino meros personajes de ficción protagonistas de cómics, películas, series, videojuegos y merchandising. Una lectora más que se ha metido tanto en las páginas de su universo de enmascarados favorito que ha terminado engullida por él, de la misma forma que le ocurriera en su cine de barrio al Danny Madigan de El Último Gran Héroe. Una propuesta que a pesar de tener una larga tradición que en Marvel incluye historias como 1985 de Mark Millar, Hastings saber abordar con el atractivo extra que supone el contraste entre una protagonista que actua como si hubiera recibido crédito infinito en el mayor videojuego de mundo abierto creado por el hombre, frente a un escenario que -lejos de potenciar su naturaleza como ficción– recalca su condición de entorno real.

Siempre ayuda conocer una costurera del crimen
Siempre ayuda conocer una costurera del crimen

Esto, unido al hecho de que nunca se nos deje claro si es cierto que venga de un mundo similar al nuestro -para el que el universo Marvel no es otra cosa que ficción- o si todo está en su cabeza, acrecenta todavía más una sensación de irrealidad en un cómic de colores vivos con la expresión jovial de una lectura para niños. Algo que todavía aporta más contraste si además tenemos en cuenta a una protagonista de sonrisa chachiguay que muestra el mismo desafecto por la vida que si estuviera en una partida de GTA, en un lectura que no deja de recordarnos que hasta el último ladrón, policía o figurante al que le jode la vida es una persona con familia, preocupaciones y anhelos propios.

El resultado es una obra extraña, que sin dejar de ser el cómic absurdamente caricaturesco que aparenta, tiene un fondo de humor tan negro, que más que humor negro podría decirse que se trata de los autores siendo tan crueles que a veces te sientas hasta mal cuando algo te hace gracia. Una sensación no muy alejada a aquellos dibujos clásicos de los Looney Tunes en los que una gatita adorable y alegre se metía continuamente en situaciones de peligro de muerte. O al menos, si sustituyésemos al perrazo que se desvivía por protegerla por nosotros, y la metiésemos junto a otros cachorritos sin collar en una Sala de Peligro con cuchillas oxidadas, serpientes venenosas y los protocolos de seguridad desactivados.

gwenpool06

El cómic incide tanto en los peligros y desgracias con las que tienen que lidiar la gente corriente en un universo de superhéroes, así como en lo aterrador que puede llegar a ser vivir en él, que casi podría decirse que es lo vendría a ser Marvels si en lugar de estar protagonizada por el fotógrafo Phil Sheldon, lo estuviera por una imbécil inconsciente con un traje de colores que no se entera de nada. Esto le da una personalidad propia que no tiene nada que ver ni con Harley Quinn, ni con cualquier otra de las superheroínas actuales ni con lo que viene a ser Deadpool. También es cierto que para plantear esta premisa el personaje no necesitaba llamarse Gwenpool ni ser una amalgama entre los dos personajes que mezcla. Es más, ni siquiera parece ser una versión alternativa de la Stacy como si ocurre con Spider Gwen, siendo más bien una prueba más de que no importa lo chorra que parezca sobre el papel tu producto. Si lo dejas en manos de un equipo con una buena idea, puede salir algo suficientemente interesante.

Mi vecino MODOK
Mi vecino MODOK

Con el aliciente extra de que aparezca MODOK, el debut de Gwenpool no solo es un cómic que se ha cargado todos los prejuicios con los que la abordaba, sino que es lo suficientemente atractivo como para que el próximo número vuelva a por más. Si en la película de Arnold Schwarzenegger aquel chaval con la entrada dorada recordaba por las duras que no se aplican las mismas leyes al secundario cómico que al héroe de acción, a la protagonista de Gwenpool todavía parece quedarle un calvario muy largo hasta terminar de asimilar que ser un figurante anónimo en un mundo de invasiones apocalípticas, explosiones y necesidad constante de carne de cañón no es la fiesta constante que la Convención de Cómics de la que sacó su disfraz le había prometido.

Reseñas All-New All-Different Marvel

  Edición original: The Unbelievable Gwenpool #1 Editorial: Marvel Comics Edición nacional/ España: Próximamente Panini. Guión: Christopher Hastings. Dibujo: Gurihiru y Danilo Beyruth. Color: Gurihiru y Tamra Bonvillain. Formato: Digital Comixology 33 páginas Precio: 4,99€/u.   ¿A quién le importan los figurantes? A pesar de todas las teorías conspirativas que…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 8
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.7

¿Cómo reaccionarías si fueras una persona real atrapada en el universo de ficción del que has sido fan durante años? Lo que comienza como un juego divertido para su protagonista, termina revelándose como una situación mucho más siniestra, en un cómic cargado de mala leche a pesar de su apariencia de entretenimiento amable

Vosotros puntuáis: 7.88 ( 7 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Fabio Gonzalezcrisevan Recent comment authors
Recientes Antiguos
crisevan
Lector
crisevan

ala, me parece una idea muy interesante, Me ha despertado las ganas la reseña. Y eso que no sigo ni a spidey, ni a masacre…y pensaba que sería una copia de Harley Queen. Al final me voy a enganchar a todas las series de tías marvel. Jajaj,

Fabio Gonzalez
Lector
Fabio Gonzalez

El estilo de dibujo del cuadro en el que Gwenpool tiene el fusil de asalto me hizo acordar de Tank Girl.