Scarlet Witch #1, de James Robinson y Vanesa Del Rey

Por
8
3960
 
STK691231

Edición original: Scarlet Witch #1 USA, Marvel Comics.
Guión: James Robinson.
Dibujo: Vanesa Del Rey.
Color: Jordie Bellaire.
Formato: Grapa USA, 32 páginas.
Precio: 3, 99$.

 

Estaba cantado, claro. Tras aparecer en Los Vengadores: La era de Ultron y protagonizar una reciente polémica comiquera (ya sabéis: el asunto ése de que Magneto ya no es su padre. Bendita Marvel), Wanda Maximoff tiene serie propia. No es la primera vez que protagoniza cabecera en solitario: en los noventa, cuando lideraba Fuerza de Choque, se le dio su propia miniserie. Pero normalmente estamos acostumbrados a verla en la colección de los héroes más poderosos de la Tierra o en las diversas series limitadas compartidas con su marido (¿o es también ex marido?) La Visión. Al cual, por cierto, también se le ha dado colección con su nombre por lucirse en la película de Joss Whedon.

Se encarga de dirigir el rumbo de esta colección de la hermana de Mercurio (de momento, que yo sepa esto sigue siendo cierto; crucemos los dedos) James Robinson, notable escritor que recientemente parece estar recuperando un brillo que había perdido de unos años a esta parte. ¿Han leído ustedes su semiautobiográfico Airboy? Deberían. El primer número de su Escuadrón Supremo, salido ayer mismo, también parece afortunadamente varios escalones por encima de sus algo flojas andanzas con los Nuevos Invasores y Cuatro Fantásticos.

El guionista de Starman declara que para definir la dirección de este proyecto, que ha resultado alejada en una medida de atmósferas puramente superheroicas, se ha fijado en el premiado Ojo de Halcón de Matt Fraction y David Aja. Y yo añado que también en el Caballero Luna de Warren Ellis y Declan Shalvey, para crear así un título con tono parecido e historias autoconclusivas en cada entrega. Aunque eso sí, los planes de Robinson son que entre todas las que aparezcan durante el primer año se conforme una historia global mayor. Como ya hizo en The Shade, el escritor estará acompañado en cada uno de los números por un artista distinto. Y aunque a muchos este enfoque les tirará para atrás, a mi la verdad me parece sumamente interesante que un autor de prestigio demuestre de nuevo que se puede renunciar al decompressive storytelling y seguir contando relatos con principio y fin en cada grapa; y que cada una sea una isla sin dejar de formar todas juntas un archipiélago.

El escritor ha declarado que sus intenciones pasan por explorar a su protagonista; cree que en realidad la personalidad de ésta no está muy definida y que la gente confunde eso, la personalidad, con otra cosa, con su archiconocida trayectoria e historial. Pretende respetar su pasado, pero también llevarla en una nueva dirección, con sus propios nuevos personajes secundarios y villanos. Y determinar sus poderes (algo que siempre ha sido un poco cajón de sastre y bastante dejado a la mano del escriba que tocase), precisando así algo mas cuáles son sus dones mutantes y cuales son debidos a la brujería que Wanda ha ido aprendiendo a lo largo de su vida. Para profundizar en este último punto, ha hablado largo y tendido con Jason Aaron, responsable de la serie del Doctor Extraño, para ponerse de acuerdo y diferenciar las capacidades de uno y otro, para que ninguno sea redundante y al tiempo formen parte de un mismo universo.

¿Y qué tal se han materializado todas estas intenciones en el debut de la serie de la Bruja Escarlata? Pues con franqueza, bastante bien. Veamos cuales son las premisas concretas del primer número.

Wanda3Wanda1Wanda2

El cómic se abre con brevísimo flashback de una mítica viñeta de hace más de cincuenta años, haciendo el tributo de rigor al pasado antes de ponerse en marcha a recorrer su propio camino. Wanda se hace mayor. Vive en un lujoso piso en la zona alta de Manhattan, donde convive con el fantasma de la fallecida Agatha Harkness, que parece hacer un poco el mismo caustico papel que Alfred Pennyworth hablando con su patrón en Wayne Manor. La Bruja Escarlata investigará un caso policial en el que sospecha que están inmiscuidas fuerzas sobrenaturales. Y es que, según la propia Wanda nos explica en textos de apoyo en primera persona, la brujería en sí misma está rota, y las perturbaciones mágicas están emergiendo de forma alarmante.

Tanto el guión como el magnífico aunque feista apartado gráfico de Vanesa del Rey y Jordie Bellaire nos hacen sumergirnos en una atmósfera que parece sacada de un cómic de la escudería Vértigo. Es fácil evocar a Warren Ellis cuando se nos cuenta una interesante y casi increíble anécdota histórica, y en la resolución del caso, competente pero un tanto simplista y abrupta una vez presentada la ambientación y personajes, que es realmente en lo que el guionista ha puesto mimo y empeño.

Las críticas estadounidenses para este debut han sido un tanto tibias, pero este redactor no las comparte en absoluto: Robinson ha conseguido interesarme genuinamente con sus planteamientos y creo que la serie tiene el potencial de ser esa a la que nadie hace caso, pero que hay que disfrutar cada mes con intensidad antes de que la cancelen pues acabará siendo recordada como de culto. Ojalá me equivoque. Ah, y también ojalá, por decir algo negativo, le devolviesen su traje de siempre a la protagonista. Comprendo que es demasiado superheroico para el tono que se quiere dar, pero el que ha diseñado Kevin Wada es francamente un horror. Peor incluso, sí, mucho peor, que aquel obra de George Perez en su etapa con Kurt Busiek.

Reseñas All-New All-Different Marvel
  Edición original: Scarlet Witch #1 USA, Marvel Comics. Guión: James Robinson. Dibujo: Vanesa Del Rey. Color: Jordie Bellaire. Formato: Grapa USA, 32 páginas. Precio: 3, 99$.   Estaba cantado, claro. Tras aparecer en Los Vengadores: La era de Ultron y protagonizar una reciente polémica comiquera (ya sabéis: el asunto…
Guión - 8.5
Dibujo - 8
Interés - 9

8.5

Vosotros puntuáis: 8.2 ( 5 votos)
8 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sombrazul
sombrazul
Lector
17 diciembre, 2015 22:04

es de mis personajes preferidos de la Marvel…y pensaba no comprarla ya que Robinson flojea muchísimo últimamente…y me ha convencido la critica…espero que panini no la publique en formato grapa triple…que llevaba mucho tiempo esperando la serie de rondador y la publican en trigrapa…con la basurilla que publican en tomito…

Luisru
Lector
En respuesta a  sombrazul
18 diciembre, 2015 10:12

¿¿En trigrapa?? ¿¿La de Claremont??

Dultyx
Dultyx
Lector
17 diciembre, 2015 23:18

Wanda sí tiene su personalidad pero reconozco que podría definirse ma´s, y con sus poderes y la premisa de la reseña realmente tiene muy buena pinta!

Levi000
Levi000
Lector
18 diciembre, 2015 0:14

J****, no me lo compares con Ojo de halcón y con Caballero luna, que ni me iba a bajar esta serie y ahora me la tendré que comprar xD

billyboy
billyboy
Lector
18 diciembre, 2015 0:46

Pues si,el traje deja de desear,y mira que hasta el escote esta bien,pero despues se pasa al negro y desentona muchisimo,Wanda necesita de una falda escarlata y larga,evocando un poco ese aire gitano sin parecer sacada directamente de la rumania antigua,pero algo asi estaria bien

Igverni
Lector
18 diciembre, 2015 10:49

Gracias Sergio por la reseña.

En mi caso no soy tan optimista con mi apreciación de este tebeo, aunque si me ha gustado lo suficiente como para querer seguir leyendo.

En lo positivo: Como tu bien dices, el propio concepto de 1 “caso” por número, la esperanza de ver bien caracterizada a Wanda, volver a leer a Agatha Harkness, y la ambientación oscura del dibujo de Del Rey + Bellaire.

En lo negativo:
– El dibujo es un horror, y resulta increíble que con lo competitivo que está el mercado actual, Marvel publique un tebeo en el que las caras de los protagonistas no estén bien dibujadas, p.ej., lo que en un número de presentación puede echar a gente que quizá esperara ver un tebeo “standard”. No conozco a Vanessa del Rey, y a lo mejor es una ilustradora famosa que consigue que muchos seguidores de su trabajo se acerquen al este tebeo (y a Mavel en general). Pero este número a mi me dice que aunque quizá sea una buena ilustradora, es una mala dibujante de comics, con un storytelling muy flojo.

-El guión es correcto, pero no tiene ni la chispa ni el carisma que Warren Ellis sabe dar a sus números unitarios, estando uno o dos peldaños de, p.ej. el Moon Knight.

A pesar de lo anterior, volveré para ver qué tal el número 2.

Daniel Gavilán
Autor
18 diciembre, 2015 17:17

Es curioso el tema de las perspectivas, ya que hace unos días hablaba con otros colegas aficionados sobre el rediseño de Wada y coincidiamos en que es uno de los mejores que ha tenido el personaje: Es elegante, encaja como un guante al enfoque cosmopolita con el que Robinson aborda la serie y tiene un halo de misterio a lo actriz de los años 30 que encaja perfectamente con la naturaleza del personaje. No voy a entrar en algunos de sus últimos diseños como los de Cassaday, Acuña o el back to the basics de Frank Cho porque también eran francamente buenos, pero mejor que la mayor parte de los que tuvo entre finales de los ochenta y los noventa -incluido el cosplay de zíngara- si que me parece por mucho

Sobre el cómic en cuestión, el enfoque del guionista es bastante bueno y sabe diferenciarla con acierto del Doctor Extraño de Aaron con ese aire a lo “Constantine” con el que mezcla la historia oculta de la brujería con los poderes mágicos del universo Marvel, pero igualmente también creo que le falta un punto para llegar a la altura de Ojo de Halcón, el Caballero Luna de Ellis o el Doctor de Aaron y Bachalo. Aun así una serie con poso a buen vino que se deja leer francamente bien y en la que la abundante prosa del escritor encaja como un guante con personaje y enfoque

Sobre el dibujo de Vanesa Del Rey, mucho mejor en ambientación que en la solidez de su trazo, donde tiene alguna viñeta en la que se le notan las prisas -sobre todo en comparación con otros de sus trabajos-, pero en general creo que le viene bastante bien al cómic ese aire a lo Michael Gaydos

sinuba
sinuba
Lector
19 diciembre, 2015 21:12

A mí el traje no me gusta nada. Elegante y todo lo que quieras, pero es un traje de calle, del día a día. No es un traje de súper. Es un traje de Wanda, no de la Bruja Escarlata.