X-Men: Worst X-Man Ever #1

Por
2
3427
 
portada-guerreros-valientes-boom-norma

Edición original: X-Men: Worst X-Man Ever (2016) #1
Guión: Max Bemis.
Dibujo: Michael Walsh.
Color: Ruth Redmon.
Formato: Digital Comixology 20 páginas
Precio: 3,99€/u.

 

Bailey, ¿qué es lo que sabes… sobre los mutantes?

Hace ya unos cuantos años mantuve un interesante intercambio de pareceres con un buen colega aficionado. En él, este cargaba contra todos esos X-Men al estilo de Médula, Oruga y demás caterva al margen de las primeras ligas, describiéndolos como personajes grotescoss que deberían estar más preocupados en seguir con vida que jodiendo la marrana ocupando espacio en el cómic de superhéroes. Pero aunque son los Cíclope, Lobezno y Tormenta que Peter Milligan comparaba con las celebridades de Hollywood los que llenan las portadas con miradas láser, invulnerable autorregeneración y cambios de humor climático, en mi caso nunca he podido evitar tener un cariño especial hacia los mutantes de habilidades extravagantes que en muchas ocasiones son más una maldición de por vida que lo que podría denominarse como “superpoder”. Bestia, Rondador Nocturno, Pícara, Vaina, Pellejo, Cámara, Stacy-X, Xorn, Elixir, Zero, No me olvides… A título personal siempre he pensado que están más próximos a lo que se supone deberían representar los mutantes, que el enésimo tipo con poderes energéticos o la quincuajésima telépata.

Lanzada como mini-serie dentro de la iniciativa All-New All-Different Marvel, Worst X-Man Ever nace con un pensamiento no muy alejado de este, reuniendo al guionista de Oh, Killstrike y Evil Empire Max Bemis junto al dibujante de Zero y los Vengadores Secretos de Ales Kot Michael Walsh. En ella, nos presentan a Bailey Hoskins, un crío corriente sin nada en particular más allá de ser el crío corriente de un instituto cualquiera sin nada especialmente destacable. Nada, salvo el no tener nada destacable, lo que junto a su aspecto no demasiado agraciado -es como el hermano feo de Archie, aunque tampoco lo suficientemente feo como para llamar la atención al margen de su aspecto bobalicón-, lo que le hace sentirse desgraciado dentro del siempre ineludible impulso adolescente de condecorar las partes nobles.

Un día entre semana cualquiera
Un día entre semana cualquiera

Así discurre el día a día de este muchacho hasta que descubre que es un mutante, y lo que generalmente es recibido con duda, miedo y recelo para cualquiera capaz de imaginar la vida que le espera, se convierte en una oportunidad para escapar de la mediocridad de sus gris vida. Pero ¿qué pasa si sus poderes no son tan guays como los del Hombre de Hielo, Coloso o Gambito, y Bailey termina descubriendo que está destinado a ser tan triste e insignificante como mutante tanto como lo fue como humano? Sin ánimo a tener mas trascendencia de cara a la continuidad que ofrecer una mirada diferente a la exhausta parcela mutante, Worst X-Man Ever supone un soplo de aire fresco dentro del no demasiado alentador panorama de los X-Men actuales. Destacando por el buen trabajo del escritor a la hora de caracterizar al protagonista central, Bemis sabe hacer que la completa falta de interés de su Bailey se convierta en la base del encanto de un personaje en el que es fácil reconocer a ese don nadie que todos hemos sido en algún momento de nuestras vidas.

Esperamos que sobrevivas a la experiencia y tal y cual
Esperamos que sobrevivas a la experiencia y tal y cual

Lo más que se le puede achacar es cierta superficialidad, pero hasta eso funciona bien dentro de la naturaleza simplona y primaria de este perdedor convertido en X-Men. ¿Cuan a menudo teníais monólogos internos sobre cuestiones trascendentales que parecieran escritos por Claremont o Gaiman en vuestra adolescencia? Que Bailey se muestre como un zagal completamente superficial y ningún tipo de oficio ni beneficio más allá de perseguir faldas por encima de sus posibilidades -así como su empeño en ser un tío guay– es parte del encanto de este muchacho cuyo entusiasmo se mueve al borde de lo inconsciente, y que ni siquiera cuando tienen lugar dramáticos acontecimientos alrededor de su vida se lo toma con más gravedad que lo que resulta reconocible dentro de la alienación tipo del adolescente actual.

En lo que respecta al apartado gráfico, Michael Walsh trata de dotar de impronta propia a la mini-serie con una suerte de semi-acabado en el que usa tintas de diferentes colores, con un estilo que pueden recordar al de Ramón Pérez. Siendo necesario destacar la labor de la paleta de tonos vivos de la colorista Ruth Redmon para dotar a la mini-serie de un aire jovial y festivo, no termina de funcionar del todo si comparamos el trabajo de Walsh con el de sus Vengadores Secretos, dando mejor resultado en los primeros planos que cuando tiene que tirar de fondos (los cuales más que difuminados simplemente no dan la impresión de pasar del esbozado).

I wish you were here
I wish you were here

No siendo tampoco un aspecto que perjudique demasiado la lectura al menos que seas especialmente sibarita en cuestiones de dibujo, Worst X-Men Ever es en definitiva una lectura divertida. Quizás tampoco demasiado si lo comparamos con otras series de corte satírico que se puedan estar publicando actualmente en la editorial, al ser un gag que se alarga demasiado y que realmente tampoco da para tanto. Aun así, Bemis sabe compensar con las dosis adecuadas de humor absurdo, costumbrismo tragicómico y trazas de despiadado humor negro para que tampoco se note más de la cuenta. El resultado es una presentación cuyo apelativo más apropiado sería el de simpática y, para una mini-serie que puede resultar interesante para los buscadores de rarezas dentro de la franquicia mutante, y que al menos trata de ser algo más que el suma y sigue de granel grueso en el que parecen haber devenido los títulos centrales de los X-Men.

Y por no perder la costumbre de adjudicar de fondo musical a la reseña, tiremos de otro pelirrojo de esos tiempos en los que el género de adolescentes iba a lo que iba:

Reseñas All-New All-Different Marvel
  Edición original: X-Men: Worst X-Man Ever (2016) #1 Guión: Max Bemis. Dibujo: Michael Walsh. Color: Ruth Redmon. Formato: Digital Comixology 20 páginas Precio: 3,99€/u.   Bailey, ¿qué es lo que sabes... sobre los mutantes? Hace ya unos cuantos años mantuve un interesante intercambio de pareceres con un buen colega…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 7
Dibujo - 6
Interés - 6.5

6.5

Simpático debut para la mini-serie de Bemis y Walsh. Dada su premisa, quizás podría haberse beneficiado de algo más de mala baba, pero eso no evita que suponga un soplo de aire fresco dentro del mortecino panorama mutante actual

Vosotros puntuáis: 7 ( 6 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
l rodriguezStoner Recent comment authors
Recientes Antiguos
Igor Álvarez Muñiz
Autor

bueno, por lo menos pinta interesante, a ver si algún día viene alguien y resucita a los mutantes…

l rodriguez
Lector
l rodriguez

También me encantan los mutantes raros y marginados tipo Marrow, Cecilia Reyes, Magot, Chamber, etc., excelente reseña.