#ZNCine – David S. Goyer: Forjador de superhéroes. De Blade a El Hombre de Acero

Por
14
1676

El boom de las adaptaciones de cómic, en general, y las relacionadas con el género superheroico, en particular, ha sido un fenómeno que durante la última décadase se ha extendidocomo la pólvora por las salas de cine de todo el mundo y, más recientemente, por las pantallas de televisión. Los nombres propios y agentes implicados que han hecho posible este cambio de paradigma podrían ser casi infinitos. Hay que reconocer en el apartado corporativo la decisiva voluntad y el trabajo de producción de estudios como Warner Bros., Marvel Studios, 20th Century FOX o Sony Pictures. Por otro lado, tenemos la imprescindible labor de cineastas como Sam Raimi, Bryan Singer, Christopher Nolan o Joss Whedon que al lado de las caras más visibles de actores como Robert Downey Jr., Hugh Jackman o Christian Bale han protagonizado esta revolución de las capas y antifaces en el celuloide. Pero existen también otro elemento a destacar, para bien o para mal, en esta aventura, prioritaria a la producción, dirección y interpretación, una cuestión básica en cualquier tipo de propuesta cinematográfica y televisiva: el guion.

En este campo en concreto resalta la prolífica aportación que desde finales de los años noventa ha venido realizando el guionista, productor y, ocasionalmente, director David S. Goyer responsable de libretos trascendentales en la relación del cómic con el medio cinematográfico como pueden ser la seminal Blade o la trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan. Pero también ha aportado su granito de arena en productos de “segunda fila” como las películas del Motorista Fantasma de Nicolas Cage, telefilmes como Nick Furia: Agente of S.H.I.E.L.D. o series de televisión en la línea de la fallida Constantine. Y esto sin contar con un futuro ligado a producciones tan esperadas y temidas como Batman vs. Superman: El Amanecer de la Justicia, La Liga de la Justicia o la “imposible” adaptación del The Sandman de Neil Gaiman. Es este impresionante currículum lo que explica a día de hoy que algunos de los estudios más importantes de Hollywood sigan confiando y recurriendo al talento y habilidad de David S. Goyer. Hoy, aprovechando el próximo estreno de la citada Batman v Superman: El Amanecer de la Justicia, vamos a hacer un repaso a la carrera de esta destacada figura del cine de entretenimiento de nuestros días para saber, simplemente, quién es y cómo llegó a serlo.

La era del cazavampiros

No se puede entender la historia reciente del género superheroico en el cine y la televisión sin hablar de David S. Goyer. Este lector habitual de cómics ni siquiera había terminado su graduación en 1988 en la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad del Sur de California cuando firmó su primer guion para el cine con Libertad para morir, producción dirigida por Deran Sarafian y protagonizada por ese “superhéroe” del cine de acción de los noventa llamado Jean-Claude Van Damme. La historia, a grandes rasgos, enfrentaba a un policía canadiense, Louis Burk, con un despiadado asesino que se hacía llamar Sandman. En est apodo podemos ver una simple causalidad o, por el contrario, un sutil guiño a las historietas, pero viendo en perspectiva la carrera de nuestro protagonista lo segundo parece mucho más probable.

En los primeros años de la década de los noventa este joven veinteañero trabajaría en filmes de bajo presupuesto como la secuela de Kickboxer -en la que también ejerció como productor-, El amo de las marionetas en la que Stuart Orme adaptaría la novela del mismo título del escritor Robert A. Heinlein o El Cuervo: Ciudad de Ángeles, secuela de la popular película de Alex Proyas que a la postre sería la primera toma de contacto del guionista con el mundo de las adaptaciones de cómic. En el tintero se quedarían su libreto para trasladar a la gran pantalla las aventuras del Doctor Extraño, un proyecto de Columbia Pictures cuando esta todavía conservaba los derechos cinematográficos del Maestro de las Artes Místicas de Marvel Comics.

Esta cara de loco de  Jean-Claude Van Damme fue guionizada por David S. Goyer
Esta cara de loco de Jean-Claude Van Damme fue guionizada por David S. Goyer

Tampoco llegaría a buen puerto su participación en la adaptación, esta vez para televisión, del cómic de Steven Grant Enemy publicado por Dark Horse Comics; ni Sleepwalkers, serie de televisión de ciencia ficción creada mano a mano con su compañero Stephen Kronish para la NBC que se estrenaría en 1997 con una aún desconocida Naomi Watts en el reparto principal. La cabecera contaba la historia de un equipo de investigadores del Instituto Morpheo -nuevo guiño al The Sandman de Neil Gaiman– responsables del desarrollo de una tecnología que permite a sus usuarios adentrarse en los sueños de sus pacientes para diagnosticar mejor sus problemas y enfermedades. Por desgracia, la serie no cubrió las expectativas y fue cancelada después de tan solo nueve episodios. Pero el halo onírico explorado en Sleepwalkers por David S. Goyer se trasladaría directamente a su trabajo en Dark City, la película de Alex Proyas estrenada en 1998 contaría con sus aportaciones en un guion que tendría su eco en el realizado por Andy y Lana Wachowski en la más popular Matrix. Esta última también presentaría algunas reminiscencias estéticas del Blade de Stephen Norrington, el filme con el cual David S. Goyer, ya pasada la treintena, daría su primer golpe importante sobre la mesa de Hollywood.

El meritorio éxito de la película del cazavampiros encarnado por Wesley Snipes supuso la primera piedra de la historia reciente de Marvel Studios y marcaría el nuevo kilómetro cero del renacimiento del género superheroico en el cine. En el olvido quedaría la también participación de nuestro protagonista en el telefilme Nick Furia: Agente de S.H.I.E.L.D. estrenado el mismo año 1998 en el que Dark City y Blade llegaban a las salas de cine de Estados Unidos. En ella un inesperado David Hasselhoff interpretaba al espía más famoso del Universo Marvel años antes de que lo hiciese Samuel L. Jackson en las producciones de Marvel Studios. Esta claro que nuestro guionista era un adelantado a su tiempo.

El evidente interés de David S. Goyer por la mitología superheroica lo llevaría a entrar en contacto con la industria del cómic colaborando entre 1999 y 2003 en algunas publicaciones DC Comics. En esta nueva aventura estaría apadrinado por autores de la talla de James Robinson y Geoff Johns al lado de los cuáles narraría varias historias enfocadas en Sociedad de la Justicia y La Liga de la Justicia como JSA: Darkness Falls, JSA: Return of Hawkman o JLA/JSA Secret Files & Origins. Esta labor como guionista de cómics la complementaría con su desempeño en el piloto de la serie de televisión de terror, misterio y humor FreakyLinks, ejerciendo como coproductor del filme Misión a Marte de Brian de Palma y debutando como director en 2002 con el drama Zig Zag basado en una novela de Landon J. Napoleon.

En esta última aparecía también Wesley Snipes con el que Davis S. Goyer se reencontraría en Blade II, secuela del personaje dirigida por Guillermo del Toro que aportaría su personal sello a la producción. El filme funcionó en taquilla pero para el cierre de trilogía la magia desapareció, Guillermo del Toro prefirió enfrascarse en su perseguida adaptación del Hellboy de Mike Mignola “obligando” a David S. Goyer a dar un paso adelante para encargarse de la dirección de la película. En un principio, Blade Trinity, como se llamó esta última entrega, iba a estar ambientada en un futuro lejano dominado por los vampiros siendo Blade la única y última esperanza de la humanidad. Pero la idea sería descartada por New Line Cinema al considerarla demasiado oscura y especialmente cara. El filme seguió en cambio derroteros más predecibles y con el añadido reto de introducir a los Nightstalkers con los que el estudio se esperaba poder realizar un spin-off de la franquicia. Esto no sentaría muy bien a la que debía ser la estrella de la función, Wesley Snipes, y las tensiones en el rodaje serían constantes. El actor afroamericano se negó a rodar escenas y a colaborar con sus compañeros de reparto poniendo todas las trabas posibles al trabajo de David S. Goyer al que llegó a acusar de racismo.

blade_2
Escena de Blade 2 con Wesley Snipes utilizando un desneuralizador de Men in Black

Hace un año, Wesley Snipes, tirando de metáfora, comentaría sobre Blade Trinity que “si pones malos ingredientes, sale un pastel malo, si pones leche agria en tu pastel, conseguirás un pastel agrio”. De igual manera, el actor ha tenido tiempo para reflexionar sobre su carrera en la cárcel en los últimos años y ha declarado que “si hubiera comprendido el potencial de hacer o adaptar personajes de cómics a películas, y también los cruces con los juegos y la tecnología digital, cuando estaba haciendo la primera película de Blade, entonces ahora estaría en un negocio diferente. […] Hubo imperios e instituciones que fueron construidas sobre la franquicia Blade. Quiero decir, mira Marvel ahora, a día de hoy. Es un megalito”. De una manera u otra, independientemente de las opiniones del protagonista de Demolition Man, la contribución de David S. Goyer a la la franquicia del cazavampiros resulta inapelable.

El guionista después de concluída su participación en la misma promovió el salto a la pequeña pantalla del personaje con la creación de Blade: The Series. En ella este cuentacuentos moderno contaría con la ayuda de su compañero Geoff Johns para definir los detalles del proyecto. La cabecera estrenada en 2006 se situaba cronológicamente después de los acontecimientos de las películas y el actor Kirk Jones heredaría la espada y las gafas de sol de Wesley Snipes. No obstante, la aventura sólo se prolongó por una temporada y trece únicos episodios debido a que el coste de producción para Spike TV no compensaba los resultados. Este no sería el último coqueteo de David S. Goyer con la pequeña pantalla, en la que siempre se ha mostrado muy interesado, y ya en estos años ejerció como productor, guionista y director de la serie de ciencia ficción Threshold en la que aparecían Carla Gugino y Peter Dinklage. Esta última cabeera tampoco pasaría de la primera temporada pero para entonces nuestro protagonista estaba ya inmerso en una nueva etapa de su carrera en la cual las adaptaciones de cómic y el elemento superheroico se confirmarían como una constante.

La era del Caballero Oscuro

En el año 2005, antes del estreno del primer capítulo de Blade: The Series, Batman Begins recuperaba al famoso superhéroe de DC Comics en el cine después de haber caído en el ostracismo a finales de los noventa con el estreno de Batman & Robin de Joel Schumacher. Esta nueva versión sería una propuesta de Christopher Nolan a Warner Bros. Pictures para presentar al público un Batman “más oscuro y realista”, una visión a la que pronto se sumaría David S. Goyer en calidad de guionista marcando lo que sería un punto y aparte en su carrera. La recepción de la crítica respecto a la producción protagonizada por Christian Bale fue bastante favorable y la respuesta del público se sobrepuso al efecto nostálgico de las producciones de Tim Burton. La historia se centraba en explorar la génesis del Caballero Oscuro como no se había hecho antes en el cine tomando como principal referente obras como el Batman: Año Uno de Frank Miller y David Mazzucchelli o el Batman: El Largo Halloween de Jeph Loeb y Tim Sale. Para distanciarse de anteriores versiones se eligieron como villanos de la película al Espantapájaros y Ras-Al Ghul y se les vistió con una pátina de verosimilitud para encajarlos en el tono buscado por Christopher Nolan y David S. Goyer.

batman-begins
El Batman de David S. Goyer posando para la ocasión

En estos años a David S. Goyer, casi por inercia y atendiendo al incremento de la demanda superheroica, se le relacionó con el desarrollo de varias propuestas de adaptaciones de cómic a la gran pantalla a mayor gloria de personajes como Magneto, Green Arrow o el Motorista Fantasma. En el caso de la película dedicada al famoso mutante de Marvel Comics tenemos que situarnos en contexto, por entonces 20th Century FOX buscaba relanzar su franquicia después de X-Men 3: La decisión final, un éxito de taquilla pero no tanto crítica, y jugaba con la idea de lanzar algunos spin-offs de sus personajes más populares como Lobezno o el propio Magneto. El primero llegaría a hacerse una realidad en la vapuleada X-Men Orígenes: Lobezno, filme mediocre que se convertiría, a pesar de todo, en una victoria al saber aprovecharse del tirón del mutante de garras de adamantium y del carisma de Hugh Jackman. Por contra, la propuesta sobre los orígenes del Amo del Magnetismo no tendría tanta suerte, en ella estuvo trabajando como guionista David S. Goyer durante un tiempo, e incluso se le asociaría a la dirección de la misma, pero finalmente la idea caería por su propio peso y sus apuntes a la historia se reorientarían hacía el reboot de la saga original que veríamos en los X-Men: Primera Generación de Matthew Vaughn.

Tampoco llegaría a ningún sitio su largo affair con Green Arrow. El proyecto de llevar al arquero esmeralda a la gran pantalla partió de Super Max, una producción carcelaria que originalmente no tenía ninguna relación con el personaje. La premisa se adaptaría a las particularidades de Oliver Queen después de ser acusado de un crimen que no había cometido y encarcelado en una prisión de máxima seguridad con algunos “villanos B y C del Universo DC”. El propio David S. Goyer se mostró en su día entusiasmado con la idea asegurando que ella aparecerían “todo tipo de personajes que los incondicionales del cómic sabrán reconocer, aunque todos estarán ahí con sus nombres reales y nadie lleva traje, pero habrá un montón de personajes con poderes y cosas por el estilo”. Parece ser que en un principio a Warner Bros. Pictures le gustó la idea y le ofreció luz verde, buscando para ella un enfoque parecido al Iron Man de Jon Favreau que en 2008 había sido la sorpresa de la temporada. El título pasó a renombrarse como Green Arrow y luego como Green Arrow: Escape From Super Max pero el tiempo pasaba y salvo por las declaraciones de sus responsables dando detalles de la producción no parecía haber grandes avances.

Finalmente, como era de temer, se desveló que la película ya no estaba en el planning de la compañia. Para entonces Warner Bros. Pictures estaba enfrascada en llevar a la gran pantalla a otro superhéroe esmeralda, Green Lantern, y prefería probar las posibilidades Oliver Queen en el medio televisivo. Esto se acabaría concretando, ya sin David S. Goyer, en la serie protagonizada por Stephen Amell en Arrow. La jugada como todos sabemos les salió bien a Warner Bros. -excepto por lo de Green Lantern– pues a raíz de Arrow su universo ha ido creciendo en los últimos años con producciones como The Flash o Legends of Tomorrow al mismo tiempo que ha favorecido la aparición de otras cabeceras como Supergirl o Gotham en otros canales estadounidenses.

Mientras tanto, a nuestro forjador de historias no le faltaba trabajo, lo mismo se atrevía a dirigir la adaptación de una novela de intriga de Mats Wahl en Lo que no se ve, como ejercía de productor en la primera entrega de El Motorista Fantasma de Mark Steven Johnson y Nicolas Cage, o se aliaba con Doug Liman para sumarse a la fiebre por las historias de corte superheroico en Jumper. Ninguna de estas producciones tendría un efecto arrollador en la taquilla pero tampoco generarían grandes pérdidas. El vverdadero terremoto lo produjo el estreno de El Caballero Oscuro, la secuela de Batman Begins de Christopher Nolan en la que David S. Goyer repetía como guionista en uno de sus trabajos más destacados hasta la fecha.

Lo que muchos aficionados piensan de David S. Goyer al recordar El Motorista Fantasma

El filme recibió buenas críticas y reventó todas las previsiones convirtiéndose en todo un fenómeno alimentado en parte por el fallecimiento de Heath Ledger que sería reconocido póstumamente con el Premio Oscar al Mejor Actor Secundario por su interpretación ya icónica e insuperable de El Joker. La cinta tomaría conceptos de la ya citada Batman: El Largo Halloween, sobre todo en relación al triángulo formado por los personajes de Batman, Harvey Dent y el Comisario Gordon, y también de La Broma Asesina de Alan Moore y Brian Bolland que serviría para definir El Joker de Heath Ledger. Todo siguiendo el tono oscuro y realista de Batman Begins, un aspecto que incluso resaltaría Tim Buton al comentar que aunque siempre se le ha acusado de la oscuridad de sus filmes estos parecen una fruslería comparados con El Caballero Oscuro.

Este éxito permitió a David S. Goyer seguir diversificando sus aspiraciones y obtener un mayor reconocimiento de la industria hollywoodense. En su faceta como director y bajo la producción de Michael Bay se hizo cargo en 2009 de la película de La semilla del mal en la que también participaba Gary Oldman. De igual manera realizaría tareas parecidas en televisión poniéndose detrás de las cámaras del capítulo piloto de la serie de ciencia ficción FlashForward creada por él mismo en colaboración con Brannon Braga y el escritor Robert J. Sawyer responsable de la novela del mismo título en la que se basaba la producción. La cabecera, como viene siendo habitual en los proyectos televisivos en los que se embarca David S. Goyer, no cautivó a la audiencia, muy recelosa de un producto de características demasiado similares a Perdidos que había terminado su emisión no hacía mucho. El inquieto David S. Goyer aprovecharía sus ratos libres para trabajar como co-escritor junto a Michael Cassutt en su primera novela de ciencia ficción, Heaven’s Shadow, pensada como una trilogía que continuaría en Heaven’s War y Heaven´s Fall y cuyos derechos de adaptación cinematográficos posee Warner Bros. Pictures. Tampoco se desentendería el guionista y director del mundo del cómic escribiendo la polémica historia corta titulada El Incidente incluida como complemento en el Action Comics #900.

En esta historia dibujada por Miguel Sepúlveda se narra cómo después de que la intervención de Superman en una manifestación en Irán se produce un conflicto internacional y el superhéroe decide renunciar a su ciudadanía estadounidense al entender que esta supone un lastre para su interpretación de la verdad y la justicia. Muchos aficionados recibieron la ocurrencia con indignación obligando a DC Comics a retractarse aunque no antes de que la buena nueva recibiese la atención de los medios de comunicación estadounidenses. No mejor prensa le ofrecería a David S. Goyer su desempeño como guionista en El Motorista Fantasma: Espíritu de Venganza, secuela de la producción de Columbia Pictures nuevamente con Nicolas Cage como Johnny Blaze que ahondaba más si cabe en los errores y malos peluquines de su predecesora. Finalmente, acabando un ciclo, el mismo año del estreno de El Motorista Fantasma: Espíritu de Venganza lo hacía también El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace, la conclusión a la trilogía de Christopher Nolan que en esta ocasión produciría división de opiniones en la crítica y el público. El filme tomaría elementos de cómics como El Regreso del Caballero Oscuro de Frank Miller y sagas como La caída del Murciélago y Tierra de nadie dejando claro el conocimiento de David S. Goyer sobre las directrices del cómic superheroico.

La era del Hombre de Acero

La participación en el capítulo final de la trilogía del Batman de Christopher Nolan la había estado compaginado David S. Goyer, primero, con su debut en el campo de los videojuegos encargándose de la historia de Call of Duty: Black Ops y Call of Duty: Black Ops II, y segundo, con su reinterpretación de otro icono de DC Comics como era Superman. Después del fracaso del Superman Returns de Bryan Singer Warner Bros. Pictures había decidido hacer borrón y cuenta nueva contratando a Zack Snyder para darle un lavado de cara al personaje y alejarlo de la sombra de la mitificada interpretación de Richard Donner. La idea era repetir el éxito de las recientes películas de Batman por lo que parecía lógico contratar a David S. Goyer para escribir el libreto y tener a Christopher Nolan ejerciendo como asesor de la producción. El resultado se estrenaría a nivel internacional en 2013 bajo el título de El Hombre de Acero, un filme en el cual el británico Henry Cavill se presentó como el nuevo rostro de un Kal-El. Sobre las protestas de algunos aficionados por volver a contar otra vez la misma historia habló el guionista comentando que la gente había pensado lo mismo de Batman Begins y luego la propuesta funcionó por ser “un enfoque diferente que nunca se había tomado en la leyenda”.

La polémica escena de El Hombre de Acero

Pero si algo desató la polémica entre los aficionados fue una escena concreta en la que Superman, en el fragor de la batalla, le rompía el cuello al General Zod interpretado por Michael Shannon, traicionando aparentemente esa norma no escrita de no matar autoimpuesta por el superhéroe en los cómics. Para nuestro forjador de superhéroes esa máxima, como explicaría en una entrevista a The Hollywood Reporter, “es una regla que existe fuera de la narrativa y yo no creo en reglas como esa. Creo que cuando estas escribiendo para cine o televisión, no se puede confiar en una regla que existe fuera de la narrativa de la película”. En todo caso, si algo demostró El Hombre de Acero es que el personaje creado en 1938 por Jerry Siegel y Joe Shuster seguía despertando el interés del público. Pronto se empezó a hablar de una secuela pero Warner Bros. Pictures sorprendería dándole un enfoque inesperado. De esta manera, en la futura Batman Vs. Superman: El Amanecer de la Justicia, Ben Affleck interpretará al Caballero Oscuro y Gal Gadot hará lo propio con Wonder Woman. Este será el inicio de un universo cinematográfico compartido que se complementará con producciones individuales para Wonder Woman, The Flash o Aquaman y la adaptación y reunión de estos y otros personajes en varias películas de La Liga de la Justicia. En estos grandes planes, como no podría ser de otra manera, estará David S. Goyer ejerciendo principalmente como guionista y posible productor de la “megafranquicia”.

Después de liquidar el libreto de Batman Vs. Superman: El Amanecer de la Justicia, en el que colabora con Chris Terrio, el guionista estadounidense se encuentra actualmente trabajando en el guion de La Liga de la Justicia y sigue abordo de la futura adaptación a la gran pantalla de The Sandman a pesar de la reciente renuncia de Joseph Gordon-Levitt. Por otro lado, en la gran pantalla, dejando planes de futuro y superhéroes a un lado, David S. Goyer ha sido partícipe del regreso de uno de los monstruos más famosos del cine: Godzilla. La película dirigida por Gareth Edwards y protagonizada por la pareja formada por Aaron Johnson y Elizabeth Olsen funcionó mejor de lo esperado y los responsables de Legendary Pictures siguen fantaseando con secuelas y un universo compartido. En este planning podría haber un lugar para David S. Goyer que en los últimos años ha vuelto a probar suerte en el medio televisivo con Da Vinci´s Demons, producción de la cadena Starz centrada en la juventud del famaso genio florentino en la que ha ejercido de escritor, productor y director de algunos capítulos. Ha sido finalmente con esta cabecera con la que este polifacético creador ha logrado acertar el tiro obteniendo el beneplácito de crítica y público para una serie en la que también han colaborado Jonathan Hickman y Matt Fraction.

En su voluntad por acercarse a todas las ramas del Universo DC, David S. Goyer también ha sido uno de los artífices de la traslación de ese maldito bastardo llamado John Constantine a la pequeña pantalla. Lo hemos podido comprobar en la malograda serie de la NBC protagonizada por el británico Matt Ryan. Los trece episodios de su primera temporada son los únicos que veremos por ahora después de su cancelación y cameos del personaje a parte en series como Arrow. En la recámara David S. Goyer tiene una bala llamada Krypton, una propuesta de cabecera sobre los orígenes remotos de Superman en su planeta de origen y con la que Warner Bros. Television pretende ampliar su catálogo de series. Desde luego, esto no deja de ser una muestra más de la importancia adquirida por David S. Goyer de cara a la compañía estadounidense. Pero su participación en el desarrollo de películas y series inspiradas por las historias y personajes de DC Comics posiblemente le han acabado por alejar de la posibilidad de hacer lo mismo con las producciones de Marvel Studios. No deja de ser curioso porque, como comentábamos al principio, su figura ha sido clave para la toma de conciencia de las posibilidades de los personajes de Marvel Comics en la gran pantalla. No obstante, también es cierto que su presencia es un recuerdo de esa época de coproducciones en las que Marvel Comics había perdido los derechos de muchos de sus personajes y, por supuesto, no podía hacer gala de la actual identidad cinematográfica que demuestra ahora en cada una de sus producciones.

Constantine-Pilot
El John Constantine de Matt Ryan

En este sentido, David S. Goyer sería una especie de “persona non grata” para Marvel Studios, ya no tanto por su pasado sino por el futuro que este tiene en sus manos al ser uno de los principales arquitectos del universo que está construyendo Warner Bros. Pictures entorno a los personajes de DC Comics. El propio guionista y director estadounidense parece consciente de este hecho y puede que ello fuese lo que le animó hace un tiempo a comentar en los medios de comunicación su teoría personal sobre el origen de uno de los personajes de la Casa de las Ideas: Hulka. En ella recalcaba que la superheroina había sido creada por hombres para contentar a hombres siendo una prolongación y/o ampliación de “la clásica fantasía de poder masculina” en la que Jennifer Walters resultaría ser simplemente una especie de “estrella porno verde gigante que sólo Hulk podría follarse”. Desde luego, David S. Goyer no estuvo muy acertado al elegir para su teoría a la superheroina esmeralda pues todos sabemos que esta fue creada simplemente por una cuestión de derechos como prima de Hulk y en su trayectoria ha sido uno de los modelos femeninos más fuertes que ha tenido la editorial a lo largo de las últimas décadas.

En todo caso, unas afirmaciones de este tipo dejan entrever ese lado tan cercano al fandom de este autor, ese interés propio de los lectores de cómics por jugar con las ideas más alocadas e interpretaciones relacionadas con nuestros personajes preferidos. Este puede ser un elemento que de alguna manera haya ayudado a David S. Goyer a mantenerse todos estos años en la cresta de la ola, lo que ha propiciado que los estudios lo traten como un gurú sobre cuestiones de adaptaciones superheroicas y, finalmente, el que le ha permitido convertirse en una figura básica del desarrollo del género superheroico en el cine y la televisión. Porque, para bien o para mal, o las dos cosas, y como comentábamos al principio de este artículo, no podemos entender la historia del éxito actual de las adaptaciones de cómic a la pequeña y gran pantalla sin hablar de la figura de David S. Goyer. Porque su bagaje tanto en sus labores como guionista, como productor e incluso director resulta abrumadora aunque sólo sea por la cantidad de proyectos a los que ha estado implicado. La calidad y la vigencia de sus aportaciones será algo que podremos valorar mejor dentro de unos años cuando la fiebre superheroica se haya equilibrado o, por el contrario, haya pasado de moda y recordemos estos tiempos con añoranza.

Mientras tanto, David S. Goyer sigue incansable al pie de cañón con una filosofía ya muy meditada sobre como acercarse a este tipo de historias y, según él mismo, hacerles justicia, por lo que nada mejor para acabar con este repaso a su carrera que dejar que sea él mismo el que describa su forma de trabajo: “Siempre trato de dar lo mejor de mí mismo para honrar a cada personaje”, comentaba a principios de este año a propósito de su desempeño en el guion de Batman vs. Superman: El Amanecer de la Justicia, “Cuando estás tratando con personajes tan grandes e icónicos como estos, hay un montón de presión a tu alrededor. Los fans quieren que hagas lo correcto. Respeto a los fans y admiro la pasión que tienen por los personajes. Pero del mismo modo no puedes dejar que tu proceso creativo se distraiga por estas opiniones. No tengo un criterio unificado sobre cómo acercarme a tal o cual personaje. Creo que estoy haciendo un buen trabajo. Estoy caminando sobre el filo de una cuchilla. Tengo que dar lo mejor de mí mismo, y aunque tenga en cuenta la opinión de los fans, tengo que seguir a mi musa”.

¡Es la hora de la encuesta!

Para mi gusto el mejor trabajo de David S. Goyer ha sido...

  • El Caballero Oscuro (47%, 113 Votes)
  • Dark City (13%, 31 Votes)
  • Batman Begins (7%, 18 Votes)
  • Blade (5%, 13 Votes)
  • Ninguna (5%, 12 Votes)
  • El Hombre de Acero (4%, 9 Votes)
  • Constantine (3%, 8 Votes)
  • Blade 2 (3%, 8 Votes)
  • Kickboxer 2 (3%, 8 Votes)
  • El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace (2%, 6 Votes)
  • Nick Furia: Agente de S.H.I.E.L.D. (1%, 3 Votes)
  • Da Vinci´s Demons (1%, 3 Votes)
  • El Motorista Fantasma: Espíritu de Venganza (1%, 3 Votes)
  • Otra (1%, 2 Votes)
  • Libertad para morir (1%, 2 Votes)
  • El Cuervo: Ciudad de Ángeles (1%, 2 Votes)
  • Blade Trinity (0%, 1 Votes)
  • El Motorista Fantasma (0%, 1 Votes)
  • FlashForward (0%, 0 Votes)
  • Threshold (0%, 0 Votes)
  • Godzilla (0%, 0 Votes)
  • Sleepwalkers (0%, 0 Votes)

Total Voters: 243

Cargando ... Cargando ...

14
Déjanos un comentario

Please Login to comment
9 Comment threads
5 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
10 Comment authors
AthosmivagahammanuNew_RodroWilli Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Luisru
Lector

De momento, en la encuesta va ganando Dark City, la ñunica peli buena que le he visto a este señor :p

Soy anti-Nolan, lo siento.

Leo
Lector
Leo

Me too. 😉

Daniel Gavilán
Autor

No veo “JSA” entre las opciones 😕

frankbanner49
Lector
frankbanner49

hombre,con respecto a blade:trinity,la verdad es que tiene merito hacer aparecer en pantalla la peor versión de dracula de TODA la historia del cine.
ese dracula vigorexico es lo peor que he visto nunca.hasta me quedo con chiquito antes. 🙂

luego,bueno,hay de todo como en botica.de lo bueno y lo malo.los dos primeros batman estan muy bien.los dos blade estan mucho mejor(seh,para mí,mucho más disfrutables) e intentó entregarnos un constantine aceptable.y casi lo logró.

y dark city es buena,desde luego.

menos enmienda tiene jeph loeb,y ahí sigue el tio enredando.

Leo
Lector
Leo

“la clásica fantasía de poder masculina (…) estrella porno verde gigante que sólo Hulk podría follarse”.
No me extraña que Marvel Studios no quiera saber nada de Goyer. Este señor no tiene ni idea de lo que habla. PARECE MENTIRA QUE UNA PERSONA TAN LIGADA AL CINE DE SUPERHEROES ENTIENDA TAN MAL A ESTOS PERSONAJES. Me alegro que el proyecto de Columbia Pictures para llevar a la gran pantalla al Doctor Extraño no saliese adelante.

“Cuando estás tratando con personajes tan grandes e icónicos como estos, hay un montón de presión a tu alrededor. Los fans quieren que hagas lo correcto. Respeto a los fans y admiro la pasión que tienen por los personajes. Pero del mismo modo no puedes dejar que tu proceso creativo se distraiga por estas opiniones.”
Efectivamente, un artista no debería dejar que las opiniones de los fans interfieran en el proceso creativo, sobre todo si el objetivo es hacer un producto de calidad. El problema es que el señor Goyer no entiende que está trabajando con personajes que NO han sido creados por él, sino que YA TIENEN UNA TRAYECTORIA QUE HA QUEDADO DEFINIDA A LO LARGO DE LOS AÑOS, en los comics. ¡Todo el mundo sabe que Superman no mata! Reconozco que algunos autores de comic, en casos puntuales, han hecho que Superman mate, lo cual no significa que me guste. Lobezno si mata, Deadpool también, pero Superman no. Si vas a condensar años de historias de comic en una película de un par de horas, lo normal es ceñirse al “cannon”, es decir, a aquello que no cambia (o a penas lo hace) aunque pasen los años.
El problema del Superman de Goyer no es que haga enfadar a los fans, sino que guarda poca relación con el material original en el que supuestamente está basado. Cuando vemos una película basada en un libro, esperamos que dicha película respete la historia original, los personajes y el enfoque. No pretendemos que el guión copie “al pie de la letra” los diálogos del libro, pero sí esperamos que la esencia del libro esté presente en la película. Exactamente lo mismo sucede con las películas basadas en comics.

“Es una regla que existe fuera de la narrativa y yo no creo en reglas como esa. Creo que cuando estas escribiendo para cine o televisión, no se puede confiar en una regla que existe fuera de la narrativa de la película”.
Otra vez lo mismo. Este señor NO PUEDE CONCEVIR SUS PELÍCULAS COMO SI ANTES DE ELLAS NO HUBIESE NADA, porque sí lo hay, antes de sus películas estaban los comics. Si quieres contar la historia de un alien con superpoderes, por mí vale, pero no nos engañes diciendo que ese tipo es Superman.

“No tengo un criterio unificado sobre cómo acercarme a tal o cual personaje”
Eso explica muchas cosas. 😉

Ya sé que David S. Goyer ha estado detrás de un buen número de películas de superhéroes, y como fan de los comics, debería estarle agradecido. Nada más lejos de la realidad. Tras leer este artículo, me he dado cuenta de quién es uno de los principales culpables del (dañino) oscurecimiento del cine de superhéroes. Oscurecimiento que puede estar justificado en personajes como Batman, Blade o Ghost Rider, pero que no debe convertirse bajo ningún concepto en la tónica general de todas las películas de superhéroes (sí, Warner, eso lo digo por ti).

Luisru
Lector

La verdad es que su Superman no me parece malo porque se contradiga con el de los cómics. Hay muchas propuestas que alteran al personaje original y que son interesantes (pienso por ejemplo en la Liga de los Hombres Extraordinarios o en las innúmeras versiones de Drácula que hemos conocido, y las que nos quedan). El Superman de Goyer es malo porque, en mi opinión, transmite una ideología rancia, retrógrada e incluso peligrosa, y nos la vende empaquetada como supuesto entretenimiento. Hace tiempo escribí un artículo sobre el tema, que a lo mejor te interesa (y perdón por la autopromo):

http://detour.es/tiempo/ruben-leon-zack-snyder-man-of-steel.htm

frankbanner49
Lector
frankbanner49

trás el paso adelante de stoner,solo puedo decirle que ya está tardando en atreverse con alguna reseña zonera,caballero. 😉

Luisru
Lector

Menudo honor sería escribir en esta web. Si me dejan, por mi encantado.

Willi
Lector
Willi

Sinceramente, de lo que he visto de Goyer, por lo menos en cuanto a adaptaciones, siempre se cae con detalles no menores que, por lo menos a mi, me impiden considerarlo un buen guionista y director. Por decir algunos: el reemplazo de nick nolte por Ryan reynolds y Jessica biel en blade trinity, la inconsecuente muerte de ra’s al ghul en barman begins (“no voy a matarte pero tampoco tengo que salvarte”), el desperdicio de personajes como dos-caras y bane, motorista fantasma completa (“nuestro nombre es legión porque somos muchos”), Jonathan kent y su psicopatica apatía, la.completa destrucción de metrópolis por parte de zod Y superman, y la introducción de 110 minutos que es godzilla. En definitiva, creo que si bien sus historias son entretenidas, como guionista no pasa de correcto.

New_Rodro
Lector
New_Rodro

Discrepo de la parte final del artículo. Puede que Warner confiase en Goyer para levantar su proyecto de un universo DC fílmico, pero no parece que le confíen su desarrollo.

No colabora con Chris Terrio en el guión de Batman v Superman, sino que Terrio fue contratado para reescribir el guión de Goyer. Y ya no figura como guionista de la futura película de la JLA (que Terrio esta escribiendo en solitario) ni de ninguna de las otras peliculas de esa franquicia múltiple. Si bien acumula proyectos en la DC televisiva, ya no parece pintar nada en la cinematográfica.

Goyer me parece un tipo muy interesante y fundamental a la hora de ver el actual boom del cine de superheroes y su evolución. Pero también creo que sus mayores logros tienen que ver con los tipos con los que ha colaborado (Proyas, Del Toro, Nolan, Snyder) que con sus propios méritos.

hammanu
Lector
hammanu

Goyer da una de cal y otra de arena. Yo creo que para levantar proyectos y dar ideas o crear argumentos vale, pero en si para escribir los guiones y dirigir… pues que lo dejen en manos mas capacitadas. Yo voy a romper una lanza por el y defenderlo de algunas cosas de la que se le acusa. Para empezar la trilogía de Batman no todos sus fallos o aciertos son de el, ya que Nolan tenia la ultima palabra. Un ejemplo es que en una entrevista comento que fue el quien convencio al director de sacar al Espantapájaros con mascara ya que el otro no quería, y que casualidad que en la tercera parte de la saga donde el apenas mete mano este sale sin ella cuando esta juzgando a Gordon. Se nota también que el origen que cuenta en el templo de la Liga de Las Sombras es una fusilada al origen del Dr Extraño y que reclico para esta.
Posiblemente un error depende a quien le preguntes fue lo de Man Of Steel y el origen de este Superman el cual creo yo que para desmarcarse de la versión de Donner( con el origen de un superheroe mejor contado en la historia del cine) al intenta darle otra vuelta de tuerca mas(y no lo olvidemos) un Nolan que tenia que dar el visto bueno, pues… nos dio un Superman “Nolizado” que poco va a tener con este nuevo DC Universe filmográfico. En esa época no había plan ni nada para esto. Para mi la tercera de Batman de Nolan fue la peor al no estar el para aconsejar a este director y salio lo que salio.
De todas maneras su dos primeras Blade y sobretoda la segunda dirigido por Deltoro son muy buenas y un buen precedente de lo que vendría.
Para mi este tipo como productor y asesor no lo hace mal lo demás es mas que discutible.
Un buen ejemplo ya en el mundo del comic fue como con Jonhs y en menor medida Robinson relanzaron la JSA de una manera mas dinámica y moderna, sin el lastre de la forma de narrar de Roy Thomas que aburria hasta una ostra. Los cincuenta números que estuvo el de coguionista estuvieron mu bien, y cuando el se fue la cosa fue a peor con la mania de llenar de un monton de personajes sin actualizarlos debidamente y volver a hacer un All Star Squadron bastante aburrido,

mivaga
Lector
mivaga

Para mi Goyer es una garantía… de falta de calidad. Cuando ha salido algo bueno de su trabajo, ha sido mas por sus compañeros de curro que por él. Cuanto mas control tiene, peor es el resultado final

Athos
Lector
Athos

David S. Goyer es uno de mis escritores favoritos, así que voy a hablar a su favor. Las dos primeras de la trilogía Batman, Man of steel, la trilogía Blade, Dark City, Goodzilla, Da Vinci´s Demon, Flashforward, Constantine. Ah, y claro, la JSA y los Call of Duty : ). Me la he pasado en grande con sus trabajos. Es natural que en la carrera de un escritor se encuentren obras de calidad cuestionable, pero creo que la mayoría de objeciones en su contra se deben más a la última del Batman de Nolan y a Man of steel. Respecto a la primera la responsabilidad indudablemente es de Nolan, porque es sabido que Goyer estaba más ocupado con el guion de la peli de Superman, y que Nolan no conocía quien era Batman ni tenía idea de como hacer una película sobre él. Si por poco ni aparece en su propia película. Y respecto a la segunda, si bien el enfoque para tratar de desmarcarse del Superman de Donner fue interesante, pienso que ahí el desarrollo si estuvo fatal. De todas maneras insisto en que es un gran guionista y espero en algún momento leer esas novelas que ha escrito junto a Michael Cassut.