#ZNCine – Spider-Man: No Way Home, de Jon Watts. La redacción opina

Hablamos de Spider-Man: No Way Home, la última producción cinematográfica de Marvel Studios que cierra la primera trilogía de Jon Watts protagonizada por Tom Holland. ¡Esto opinamos de ella en la redacción!

Dirección: Jon Watts
Guion: Chris McKenna, Erik Sommers. Cómic: Steve Ditko, Stan Lee
Música: Michael Giacchino
Fotografía: Mauro Fiore
Reparto: Tom Holland, Zendaya, Benedict Cumberbatch, Marisa Tomei, Tony Revolori, Jon Favreau, J.K. Simmons, Angourie Rice, Alfred Molina, Jamie Foxx, Jacob Batalon, Harry Holland, Christopher Cocke, J.B. Smoove, Hannibal Buress, Martin Starr
Duración: 148 min
Productora: Pascal Pictures, Marvel Studios, Columbia Pictures. Distribuidora: Columbia Pictures, Sony Pictures Entertainment (SPE)
Nacionalidad: Estados Unidos.

Aviso de spoilers: Este es un mensaje de «¡ojito cuidao!». El artículo que sigue a continuación destripa de arriba abajo y de izquierda a derecha todo Spider-Man: No Way Home. Si todavía no has visto esta producción y has conseguido sobrevivir sin tragarte ningún spoiler de ella hasta ahora -¡felicidades!- quizás quieras pensarlo bien y detenerte en este punto, de lo contrario súbete con nosotros al multiverso y disfruta con las opiniones de los distintos redactores que han llegado a esta entrada desde diferentes puntos del mismo. ¡Estáis avisados, fieles y supervillanos en potencia!

Spider-Man: No Way Home es el cierre a la primera trilogía del trepamuros en sus aventuras en el universo compartido de Marvel Studios al que sigue perteniendo gracias al acuerdo entre Disney y Sony. La presente producción, nuevamente dirigida por Jon Watts, sigue los pasos del Peter Parker interpretado por Tom Holland después de su aparición en Spider-Man: Homecoming y Spider-Man: Lejos de casa. En el reparto repiten nuevamente Zendaya, Jacob Batalon, Jon Favreau y Marisa Tomei, entre otros muchos; y la acción comienza exactamente en el punto en el que acababa la anterior secuela: con un Spider-Man cuya indentidad se ha puesto al descubierto y que se ha convertido de la noche a la mañana en el enemigo público número uno. Esto llevará a Peter Parker a solicitar la ayuda del Doctor Extraño (Benedict Cumberbatch), aunque las cosas no resultarán como los dos esperan poniendo en peligro el mismo tejido de la realidad… Esta sinopsis se traduce en una producción llena de sorpresas y viejas caras ya conocidas que se ha convertido en todo un éxito de taquilla. En Zona Negativa, nuestro compañero Juan Luis Daza, ya compartió sus primeras impresiones sobre la cinta; pero ahora es el turno de conocer la opinión de otros de nuestros redactores.

Toda gran película conlleva un gran espectáculo, por Jordi T. Pardo

La introducción de Spider-Man en el universo cinematográfico de Marvel Studios fue todo un acontecimiento para los espectadores y aficionados en su día, posible gracias al acuerdo entre la propia Marvel Studios y Sony que sigue conservando hasta la fecha los derechos del arácnido. Las posteriores producciones protagonizadas por Tom Holland se han saldado con auténticos éxitos de taquilla. En realidad, no hay sorpresa posible, el personaje es un fenómeno y un icono a la altura de Superman y Batman en la competencia. Siempre ha sido la espada principal de la Casa de las Ideas y sus incursiones cinematográficas han batido todo tipo de récords. No hay ninguna producción protagonizada por el trepamuros, sea de la etapa de Sam Raimi, la de Marc Webb o de la presente de Jon Watts, que haya recaudado menos de 700 millones de dólares en la taquilla. Ni siquiera la vilipendiada Spider-Man 3 de Raimi – segunda más taquillera del personaje- ni las producciones protagonizadas por Andrew Garfield que tan mala acogida tuvieron en su día. Así que el éxito de la presente Spider-Man: No Way Home estaba más que asegurado y más con la propuesta que manejaba.

Una propuesta que hay que reconocer que se podría haber ido muy de las manos a sus responsables. Por suerte, la cinta funciona muy bien en casi todos sus aspectos y supone un checkpoint emocional para la franquicia y para los aficionados solo comparable a Vengadores: Endgame. No Way Home es un cierre de trilogía muy digno, un ejercicio de deconstrucción de lo más interesante y un nuevo punto de partida que abraza muchas de las señas de identidad del personaje con las que las anteriores producciones habían jugado al despiste. En esta entrega, el Spider-Man de Jon Watts se reivindica como la mejor versión del personaje y lo hace de una manera muy inteligente confrontándolo con su propio pasado y con sus otros «yoes». Es cierto, la película es principalmente un espectáculo y está llena de fanservice, pero lejos de ser otra de esas películas autorreferenciales de las que se hacen brindis al vacío, casi todas las ideas y guiños que aquí aparecen tienen una importancia en la trama.

Tom Holland está impresionante en esta entrega, porque le favorece un guion mucho más dramático que anteriores secuelas y un planteamiento que sitúa a su personaje en dilemas morales muy potentes que nos remiten directamente a los cómics. Estar contra las cuerdas, con una buena galería de villanos poniendo en peligro la misma realidad y a sus seres queridos, pero aun así negarse a traspasar ciertas líneas y pagar las consecuencias por ello. ¡Es puro Spider-Man! El perder a un ser querido y pese a todo tener que hacer lo correcto. En ese sentido, la muerte de tía May nos regala una escena con una carga simbólica brutal y con una emotividad que nunca pudieron llegar a tener las respectivas muertes de tío Ben en las sagas de Raimi y Webb. Esa esperada frase sobre el poder y la responsabilidad se siente más real que nunca, porque en este caso hemos tenido dos películas para conectar con esta tía May y su muerte es mucho más significativa para nosotros como espectadores. La humanidad que desprende el personaje de Holland en ese momento lo eclipsa todo y eso hace que también veamos la necesidad de ciertos caminos que se tomaron en las anteriores películas.

La aparición de los Spider-Man de Tobey Maguire y Andrew Garfield viene a profundizar en esta idea. La película sirve como un homenaje de estos 20 años del arácnido en los cines y lo hace rindiendo tributo a sus intérpretes, pero también dándoles un papel que fuera de lo gratuito sirve para ayudar al Spider-Man de Holland a encontrarse a sí mismo. Es más, la interacción entre los tres también funciona como epílogo a las aventuras vividas por Maguire y Garfield en sus respectivas franquicias. Además, el gran acierto de su introducción es no cambiar el tono de sus personajes: Maguire sigue siendo un Spider-Man más blanco y Garfield se sigue definiendo por su hiperactividad y pose tragicómica. La suma de sus perfiles a los de Holland nos ofrece algunas de las mejores escenas de la película y nos lleva de nuevo a encariñarnos de ellos, por más o menos conexión que tuviésemos con sus encarnaciones.

spider-man-no-way-home-2

En el caso de los villanos que se recuperan de otras franquicias, sorprende que la situación este tan bien llevada teniendo en cuenta lo difícil que en franquicias anteriores resultaba buscar un equilibrio parecido a poco que un par de villanos compartiesen escenario. Ciertamente, las estrellas de la función son el Duende Verde de Willem Dafoe y el Doctor Octopus de Alfred Molina, con el Electro de Jamie Foxx en un segundo plano y con El Lagarto de Rhys Ifans y el Hombre de Arena de Thomas Haden Church con una papel mucho más desdibujado. Dafoe vuelve a comerse la pantalla como hizo en su día en la original Spider-Man, construyendo un Duende Verde mucho más brutal destinado a convertirse -una vez más- en el peor enemigo de Peter Parker. El contrapunto es un Doctor Octopus al que Molina sigue dotando de esa rasposa pero cálida humanidad y que funciona tan bien como cuando lo descubrimos en Spider-Man 2. Cada uno de ellos establece una relación con Spider-man de Holland que capta a la perfección años de historias y de enfrentamientos entre ellos.

El otro punto a destacar de Spider-Man: No Way Home son sus secundarios, la química entre Zendaya, Jacob Batalon y el propio Holland en esta entrega cobra una intensidad -más allá del humor- que no tenían las anteriores películas de la franquicia y que toma caminos realmente trágicos hacía el final de la historia. Porque esta película incluso es capaz de tomar una idea tan pólemica como la del mefistazo -tan criticada por los aficionados a los cómics en su día- y darle un giro realmente interesante. Todo ello con la colaboración de un Doctor Extraño que no usurpa el espacio del Spider-man de Holland, pero que brilla en sus apariciones y que nos regala algunas potentísimas imágenes visuales en el Mundo Espejo superiores incluso a las que habíamos visto en su primera película en solitario dirigida por Scott Derrickson. Muchas ganas de ver su nueva película en la que aparecerán multitud de caras conocidas y otras tantas nuevas y que supondrá una nueva oportunidad para Raimi dentro del género.

Los puntos más débiles de Spider-Man: No Way Home están en un guion que aunque funciona fuerza muchas situaciones para llegar al punto donde quiere llegar. Y esto implica que algunos personajes no tengan una evolución tan bien llevada como el resto, principalmente los villanos relacionados con la franquicia de The Amazing Spider-Man. Pero dado que el punto al que llega es plenamente satisfactorio, como aficionados somos conscientes de estar siendo benevolentes con estos posibles defectos y los aceptamos como parte de la ficción. No podemos hacer menos por una película que no se puede considerar como otra cosa que una carta de amor -¡sí, topicazo pero cierto en esta ocasión!- al personaje y que supone un emotivo homenaje a su andadura cinematográfica después de más de veinte años lanzando redes entre los espectadores.

Ahora es tiempo para otro Spider-Man, para otras aventuras y Marvel Studios y Sony se han ganado nuestra confianza para que estemos pendientes de ellas. Al fin y al cabo, ¿tú no sentiste ganas de volver a ver todas las producciones del arácnido -incluso las que en su día no te gustaron- después de ver Spider-Man: No Way Home? Pues si la película consiguió hacerte sentir eso, ha cumplido con su cometido.


Lo mejor – La manera en la que la película se convierte en un homenaje a Spider-Man y la dinámica que se establece entre el personaje de Holland, sus compañeros arácnidos y sus villanos.
Lo peor – Hay cuestiones algo forzadas en el guión.

La escena – La escena en la que aplaudió toda la sala en la sesión en la que puede ver la película: cuando el Spider-Man de Garfield salva a MJ, recordando su fracaso al intentar salvar a Gwen en The Amazing Spider-Man 2. Y, por supuesto, la muerte de tía May.
El personaje- El Spider-Man de Tom Holland. Se come la pantalla.

Mi Spider-Man cinematográfico siempre será… – Después de esta entrega no cabe duda: Tom Holland.
Y mi villano favorito… – Para mí el villano mejor desarrollado y más humano de todos siempre ha sido el Doctor Octopus de Alfred Molina. Aunque me gustó mucho el retrato de los poderes de Mysterio en Spider-Man: Lejos de casa, uno de mis villanos favoritos de todos los tiempos de los cómics del personaje.

La mejor evolución audiovisual de Peter Parker, por Raúl Gutiérrez

Hablar de la labor de Marvel Studios con Spider-Man, en colaboración con Sony, resulta un tema controvertido. Y es que Tom Holland, actual encarnación en imagen real del arácnido suscita tanto alabanzas como abucheos. Para algunos, resulta un Peter Parker supertecnológico y millenial alejado de la esencial del personaje; mientras que para otros, entre los que me incluyo, estamos ante el Peter Parker adolescente más puro desde la era Lee/Ditko, o Bendis/Bagley si nos vamos al Universo Ultimate.

Así, no debemos de olvidar que trajes o poderes a parte, la esencia de Peter Parker cuando éste fue creado era la de un adolescente perdedor que cuando conseguía superpoderes adquiría más cargas, responsabilidades y problemas, un ser que cometía errores y que siempre se las arreglaba para acabar sin blanca o incluso alejado de sus seres queridos por haber decidido seguir los consejos de su tío moribundo y ser un héroe.

En ese sentido, creo que el único actor y director que han dado con la tecla para mostrarnos precisamente eso, han sido Tom Holland y John Watts, siempre con la astuta labor de ese Kevin Feige que sirve de argamasa para todo este faraónico proyecto cinematográfico. Y es que, en Tobey McGuire teníamos un buen Peter Parker para la época pero un mal actor, y en Andrew Garfield un digno Spiderman pero un Parker emo que no solo se alejaba del de las viñetas si no que no funcionaba como personaje.

Sin embargo, en Tom Holland, que fue introducido dentro del MCU como un aspirante a superhéroe, que tenía en Tony Stark la figura paterna que le faltaba en su vida (aspecto muy criticado por muchos que a mí siempre me encajó perfectamente dentro de este universo cinematográfico) tenemos un Peter Parker que desde el instituto va poco a poco descubriendo sus poderes y que por primera vez, nos muestra de verdad cómo se comporta un adolescente. Los males de amores son problemas muy serios según los cuenta Watts y los interpreta Holland, hablar con los adultos resulta todo un drama, y Spiderman, el maldito Spiderman siempre se interpone en que Peter tenga una vida feliz y acorde a su edad.

spider-man-no-way-home-1

En ese sentido, No Way Home, desde su inicio en el que solo un adolescente que no piensa dos veces habría cometido el error de pedir ayuda al Doctor Extraño en lugar de hablar con el MIT, hasta su final en el que la madurez la llega a Parker a través de la pérdida y el sufrimiento, cierra perfectamente esta primera trilogía del personaje dentro del MCU en el que Peter ha pasado de adolescente a adulto, convirtiéndose ahora sí, quizás, en el Spiderman que muchos deseaban desde el principio pero que para ser creíble necesitaba todo un viaje personal previo que a su vez ha resultado maravilloso.

Y hasta aquí mi crítica de No Way Home como historia de Peter Parker. Porque la película en sí es más, mucho más, un más con el que no termino de estar cómodo. Sony/Disney han tirado de talonario para que esta película se convierta en una reunión de viejos amigos, de cameos de otros villanos y otros arácnidos que den un paso más en el multiverso que el MCU está desarrollando y que tocándonos directamente en el corazón, acuda a la nostalgia para llevarnos a las salas.

Y con todo eso, la película no está del todo mal llevada, está todo lo bien estructurada y organizada que una locura de este tipo puede estar, pero aún así no es suficiente. Me resulta forzada la inclusión de Matt Murdock, por mucho que me ilusione, me gustan las escenas entre los tres Peter pero más allá de la escena final cuando le paran los pies a nuestro Peter no termino de entender qué pintan en esta película.

Y sí, he disfrutado con William Dafoe y con Alfred Molina, con su interpretación que llega a superar la que hicieron hace veinte años, con ese magnetismo que hace que te contagien su disfrute mientras encarnan a un Duende Verde y un Doctor Octopus que no podrían ser más disfrutones. Pero aún así, todo ello no termina de hacerme sentir cómodo.

Hay quien dice que estamos ante el Vengadores: Endgame del trepamuros y, como fan de Peter, como cinéfilo empedernido y como persona que ha disfrutado mucho esta película, no puedo estar más en desacuerdo. Endgame era la gran coda final de un proyecto que duraba once años y que se había gestado muy poco a poco y con mucho cariño. No Way Home triunfa en narrarnos el viaje de Tom Holland, pero desde luego no es comparable a Endgame simplemente porque las productoras inviertan millones en traer de vuelta a actores del pasado, lo cual no ha sido mencionado ni siquiera como mera posibilidad en el resto de la saga. No hay talento alguno en conseguir dos, tres o cinco cameos, si no tan solo inversión monumental de dinero.

Dicho todo lo cual, no puedo estar más de acuerdo ni contento con la amarga muerte de Tia May, esta Tía May que nos ha hecho olvidar si existió un Tío Ben, si en el MCU estuvo casada, divorciada o si quizás enviudó mucho antes de que Peter fuera mordido por la araña radioactiva. Y es que, en este universo que Disney ha creado, tenía todo el sentido que la evolución final de Peter la disparara la muerte de un ser querido que también es querido para el espectador y que no se queda en un recuerdo de un personaje que cuando funciona solo lo hace por la fuerza de la historia de su publicación.

Un final muy digno, un viaje increíble respecto a la evolución del protagonista, pero una película fallida en cuanto a que para conquistar al público hace falta mucho más que gastarse el dinero en contratar viejas glorias.


Lo mejor – El cierre perfecto para el arco de personaje de este Peter.
Lo peor – Convertir la película en una sucesión ininterrumpida de cameos.

La escena – No termino de decidirme entre la muerte de Tía May o el fin de la pelea con Norman Osborn.
El personaje- Spiderman, y especialmente, el oriundo del MCU, siempre.

Mi Spider-Man cinematográfico siempre será… – Tom Holland sin duda alguna.
Y mi villano favorito… – Incapaz de elegir entre El Duende Verde de Dafoe o el Doctor Octopus de Molina.

Peter Parker solo hay tres, por Ángel García

Si hubiera puntuado la película al salir del cine el día del estreno, la nota sería un 10, plenamente convertido por el espíritu del fanático. Acostumbro a ir al cine una vez por semana y, desde hace meses, la situación es desoladora, al menos en mi localidad. Compartir la experiencia con una sala llena, entregada al espectáculo, me remitió a tiempos distintos y a ocasiones únicas vividas en un espacio que adoro y al que, como digo, acudo puntualmente.

El paso de las semanas, no obstante, me ha puesto en situación, razonando más lo que vi y comprendiendo a su vez los errores o aspectos que menos he disfrutado de Spiderman No Way Home. Como son pocos, comenzaré por estos. Fundamentalmente, hemos de hablar del director, Jon Watts. Es un realizador correcto, pero con menos estilo y desde luego talento a la hora de construir escenas que otros que han trabajado con el personaje.

En este sentido, resulta evidente y a modo de ejemplo, la diferencia de nivel entre cualquier escena del Doctor Octopus en Spider-man 2 y esta. Carece de la personalidad necesaria para, como espectador, apreciar la mano de autor en la creación de protagonistas y antagonistas. La música de Michael Giacchino es, en muchas ocasiones, la que cubre la escasez de originalidad en la presentación ofrecida desde la dirección del primero.

Fuera de esto, si bien la trama peca de tramposa por momentos y tiene sin duda fallos en el desarrollo, sirve a un propósito mayor, en aras del espectáculo. Uno de los males del público actual es el innecesario análisis de toda cuestión pueril de cada cinta, en muchos casos, estropeando el visionado con expectativas y aspectos que no afectan necesariamente al resultado.

Esta es una película de estudio. Uno, eso sí, a plena potencia y que ama los personajes y no se siente avergonzado de producir películas con ellos. Es, además, una celebración para el fan y desde el fan, un ejercicio de nostalgia entendida como factor y herramienta para el futuro, no únicamente como momento puntual para sacar dinero. Con NWH, Marvel Studios mira al futuro y le da el último golpe de efecto al Spiderman de Tom Holland.

Pone a disposición del protagonista a los dos anteriores, Andrew Garfield y Tobey Maguire, no para opacar su momento o dar con ello una celebración descafeinada, sino para continuar y hacer avanzar su historia como héroe en un mundo necesitado de ellos.

Y acierta porque, por encima del interés por los villanos, sitúa a Ned y MJ, los verdaderos secundarios de la trilogía y sin los cuales no sería posible que lo emocional cautivara como lo hace.

Hay un trabajo sensacional en este sentido, de hacer que el espectador también se involucre con dos personajes que podían haber sido una mera comparsa entre tanta vuelta y fuegos artificiales. Es, en mi opinión, lo mejor de la cinta y el factor principal para que la misma funcione más allá de la nostalgia, dejándonos ese final en la cafetería que es ya historia de Spiderman.

La acción es, por momentos, muy limitada, al carecer de un director con un pulso especial para la misma, pero cumple con nivel entendiendo el contexto general y lo que se nos está contando.

La vuelta de Tobey Maguire y Andrew Garfield, por los motivos esgrimidos, es algo relevante y a celebrar.
En un aspecto en el que disiento con mi querido Raúl Gutiérrez es en lo que respecta a Tobey Maguire. No solo pienso que es un buen actor, sino que he disfrutado enormemente de su talento particular a la hora de retratar distintos papeles que van desde el hombre torturado, irreflexivo, con un matiz muy particular, al joven apocado que se abre camino en el mundo.

Tenemos sus dos películas con el oscarizado Ang Lee, La tormenta de hielo (1997) y la inferior Cabalga con el diablo (1998), Las normas de la casa de la sidra (1998), de Lance Hallström, Seabiscuit (2003), de Gary Ross de y Brothers (2009), de Jim Sheridan, sin olvidarme de su Bobby Fisher en El caso Fisher (2014). Habiendo, a su vez, trabajado con otros grandes directores como Steven Soderbergh, Woody Allen o, más recientemente, Damien Chazelle.

De Andrew Garfield, con una dilatada carrera en Hollywood y plenamente integrado en su mecánica de producción, apenas podemos decir nada. Es un actor que quizás no ha tenido la suerte que merece por talento, pero que sin duda seguirá ofreciendo papeles a la altura.

Ambos entienden la personalidad respectiva de sus personajes, los caracteres que les hacen únicos como Spiderman y cómo ha de ser trasladado esto a las secuencias. Maguire tiene menos recorrido, pero de igual manera tiene un encuentro cargado de sentimiento con Dock Ock que se come la pantalla. Garfield, por su parte, tiene su propia aventura en la cinta y disfruta de todo un arco al que saca partido con su matiz de hombre atormentado que ha abandonado el camino correcto y que necesita volver a empezar.

En los villanos, destacamos a Alfred Molina, en primer lugar. Da igual el papel que sea, el tiempo en pantalla o la calidad del texto, desde Ábrete de orejas (1987) hasta An Education (2009), es un actor que dota de profundidad a sus personajes. Es uno de los dos grandes actores de la franquicia, junto al que mencionaré a continuación, y entre ambos dejan el nivel muy alto para lo que vendrá en el futuro para el UCM.

En segundo, tenemos a Willem Dafoe. Tengo reciente la obra maestra Posibilidad de escape (1992), de Paul Schrader. Lo suficiente como para ver mucho de ese ex drogadicto que busca su salvación, con el mundo a sus espaldas, en este Norman Osborn. Es un personaje complejo, con una fragilidad particular, que Dafoe no solo entiende sino que sitúa como base para la fortaleza y terror del Duende Verde.

Tom Holland, por su parte, se revela como el candidato a ser el Peter Parker definitivo, si no lo es ya, con la mejor interpretación de su carrera. Absolutamente nada terminaría por ser emotivo sin su trabajo, ofreciendo un homenaje al chaval de las viñetas pero también sabiendo adaptar el papel a los tiempos, con los suficientes elementos como para que hablemos de un Parker propio.

Con ello, entregados a la experiencia, esta es una notable. Junto al binomio IF- Endgame, la mejor representación del espectáculo del UCM y una gran película para Spiderman.


Lo mejor – La confirmación definitiva de Tom Holland como Spiderman y el cariño en los encuentros entre los tres.
Lo peor – La falta de personalidad en la dirección.

La escena – Me llamo Peter Parker y querría un café.
El personaje- Los 3 Spideys y el Duende Verde de Dafoe.

Mi Spider-Man cinematográfico siempre será… – Tobey Maguire, aunque Tom Holland me encanta.
Y mi villano favorito… – Qué verde era mi Duende.

Amigo y vecino, por Samuel Secades

Sinceramente, no pensé que una película de Spiderman volviese a emocionarme como lo ha hecho No Way Home. Y es que, por motivos personalísimos y que tienen que ver con los años mozos, el primer Spider-Man de Sam Raimi significó mucho para mí, desde que vi aquel (ahora infausto) teaser allá por 2001 en el que veíamos por primera vez a Spidey balanceándose por Nueva York; y es que, sí, íbamos a ir a ver una película de Spiderman al cine, y allí, en la pantalla, estaba Peter Parker… nuestro Peter Parker, tan jovenzuelo y naïf como lo imaginaron Stan Lee y Steve Ditko. No, la película no ha soportado bien el paso del tiempo y tenía todos aquellos desfases de los blockbusters de primeros de los dosmiles; y no, Tobey Maguire no era el colmo del carisma. Pero, repito, era Spiderman en la gran pantalla: era más que una película, era un acontecimiento. Después, llegaría la fantástica secuela, mucho más libre y alocada, y para cuando sonaba Vindicated mientras Spiderman se perdía entre el tráfico persiguiendo el siguiente embrollo y Mary Jane miraba preocupada por la ventana, tan de 2004 como la propia Spider-Man 2, uno no podía más que frotarse los ojos pensando que ya teníamos dos películas de Spiderman, y la fiesta no tenía visos de parar. Pero se detuvo, y aquella sensación desapareció de manera indefinida. Tras la desastrosa tercera parte, tan horrenda y disfrutable en la distancia que te aleja de la vergüenza ajena de haberla visto in situ, llegó el Spiderman de Andrew Garfield, tan refrescante y emocionante al principio como decepcionante cuando vimos, al mismo tiempo que el propio Garfield, que aquello no iba a ninguna parte por culpa de una Sony más preocupada por hacer dinero rápido que por otra cosa.

Y luego… bueno, luego vino el Big Bang, presentado de manera inmejorable por Tony Stark. El resto es historia, pero una en la que Spiderman volvería a tener un papel importante, esta vez con el rostro y la energía de Tom Holland. Homecoming me sigue pareciendo a día de hoy una de las mejores películas del MCU, tan pequeña y a la vez relevante como el mayor de los eventos, porque, reconozcámoslo, lo que le pasaba al pobre Peter en aquel rincón de Queens siempre fue igual de importante que cualquier acontecimiento cósmico en nuestro corazoncito marvelita. Y allí estaba Peter de nuevo, perdiendo, sacrificando y superándose, pero eso sí, con el nuevo optimismo y diversión de Feige y compañía. Algo que, honestamente, no me funcionó en el primer visionado de Lejos de Casa, donde me pareció que el tono urbano y cercano de Peter se perdía entre tanto dron, localización exótica y nanotecnología. Así, con las esperanzas por los suelos con respecto a nuestro amigo y vecino, me fui a ver esta No Way Home, tan marcada por las redes sociales y sus teorías como por su torpe (¿o genial?) campaña de promoción.

spider-man-no-way-home-4

Y funcionó. Por muchos motivos, pero puede que, sobre todo, por volver a hacer de los cines una experiencia colectiva en ese históricamente triste diciembre de 2021. A pesar de las mascarillas o de los asientos con distancia de seguridad, las exclamaciones de admiración y los aplausos estuvieron presentes en cada sala y en cada pase abarrotado. Cuando una experiencia trasciende el análisis individual es muy difícil de cuantificar, y sólo queda aplaudir una propuesta que no sólo reformula al personaje en esta etapa que se cierra y se abre a la vez, sino que cierra heridas del pasado y nos permite hacer las paces con nuestra propia nostalgia. Sobre todas las cosas, eleva a Spiderman como un personaje atemporal con el que reencontrarse una y otra vez, no importa el traje o el rostro que lo interprete, en una inteligentísima jugada que anticipa un multiverso juguetón pero que, al menos en esta ocasión, ha jugado a favor de consolidar a un personaje. Para entendernos, las apariciones estelares de esta Spiderman: No Way Home (me niego a reducirlos al insultante término de “cameo”) tenían un sentido para la historia: no estaban colocadas en la trama tan sólo para epatar o provocar el aplauso fácil, sino que su presencia daba entidad al protagonista que no ha dejado de ser el Peter Parker de Tom Holland.

Al final, nos queda un arco de personaje que se cierra, y a la vez se abre, de la mejor manera posible. Este nuevo Peter Parker es otro Peter Parker, como todos aquellos que nos presentó la maravillosa Into the Spider-Verse, o como el Peter (y el Miles) de la no menos estupenda saga de videojuegos de Insomniac. Por muchos giros, trajes, actores y versiones, ahí tenemos a nuestro Peter Parker y a nuestro Spiderman, siempre balanceándose para olvidar y seguir adelante, siempre entendiendo aquello del poder y la responsabilidad, siempre llegando tarde a tantos sitios por intentar hacer lo correcto. Da igual que sea en el MCU, en el Sonyverse, en 2099, que sea un clon, un cerdo o uno más en el Multiverso de la Locura. Spiderman es universal. Es nuestro y no es de nadie. Es espectacular y asombroso. Es nuestro amigo y vecino.


Lo mejor – La sensación de contar una historia a través de varias generaciones para volver al principio y volver a contarla de nuevo.
Lo peor – La extenuación de querer abarcar demasiado con tanto villano que alarga la película demasiado.

La escena – La inolvidable reentrada en nuestro universo de los Spiderman cinematográficos de nuestra vida incluyendo en la escena una más que necesaria representación de otras culturas integradas en la estadounidense. Un nuevo universo, afortunadamente.
El personaje- Peter Parker: Tres Amigos.

Mi Spider-Man cinematográfico siempre será… – Tobey Maguire: el primer amor nunca se olvida.
Y mi villano favorito… – Willem Dafoe se come al resto a ritmo de histrionismo.

Eran uno, dos y tres, los famosos Peters Parkers, por Sergio Fernández

Justo cuando 2021 comenzaba a despedirse, nuestro amigo y vecino más famoso volvía a salas de cine en tiempos de pandemia. En el año más prolífico de Marvel Studios, la cantidad había imperado por encima de la calidad. Las producciones cinematográficas se intercalaron con las series televisivas de Disney +, nuevo lugar de acomodo para seguir expandiendo un universo que se antoja infinito. A pesar de todo el lío de derechos que siempre ha rodeado a la figura del trepamuros, la joya de la corona de La Casa de las Ideas se había consolidado merced a un Tom Holland que hizo suyo al personaje. Sus actuaciones en solitario (Homecoming y Far from Home) se combinaron a la perfección en grupales como Civil War, Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame). Aquel joven y menudo actor que llamó la atención en Lo Imposible hace ya diez años, alcanzaba el estrellato sucediendo en el puesto a Tobey Maguire y Andrew Garfield.

La construcción de la Fase 4 tenía la difícil tarea de no rebajar en exceso el éxtasis alcanzado en la etapa anterior y el reto de introducir a nuevos personajes (procedentes de FOX) que pudieran recoger el testigo de auténticas leyendas como Tony Stark/Robert Downey Jr. o Chris Evans/Steve Rogers. La hoja de ruta estaba clara y el multiverso tomaba fuerza como elemento central de la nueva arquitectura. Curiosamente, fue un producto animado de Sony, Spider-Man: Un nuevo universo, el primero en aventurarse en la maravillosa locura de las diferentes dimensiones. La puerta quedó abierta, el límite lo marcaba la imaginación.

Sin ser malas películas, lo cierto es que tanto Viuda negra como Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos y Eternals se alejaron de las emociones fuertes poniendo el piloto automático. En la pequeña pantalla fueron WandaVision y Ojo de halcón quienes se encargaron de salvar el honor tras los patinazos de Falcon y el soldado de Invierno y Loki. El lanzaredes aguardaba su turno sabedor de ser cabeza de cartel en el multitudinario festival del Covid Año 2. La alianza entre Marvel Studios y Sony posibilitó un auténtico sueño húmedo para los millones de seguidores de Spiderman. Nuestro sentido arácnido nos advertía de que algo fuerte estaba a punto de ocurrir. No nos equivocábamos.

Spider-Man: No way home es un sentido homenaje a uno de los iconos más reconocibles de la cultura popular, pero también a toda esa audiencia que le ha acompañado en sus aventuras desde que Sam Raimi llevara a buen puerto su primera entrega en el lejano 2002. Desde entonces, aciertos, errores, reseteos, cambios de cast y disputa de derechos hacían inviable poder meter en una misma marmita todos los ingredientes con los que habíamos disfrutado por separado. No obstante, el negocio manda. Los rumores corrieron más rápido que la pólvora y la nueva entrega tomaba cierto cariz a reunión de antiguos alumnos.

spiderman-no-way-home

La última película escrita por Chris McKenna y Erik Sommers recoge los greatest hits de Peter Parker en salas de cine y los rodea de unos cuantos villanos reconocibles por el gran público. Si a Tom Holland le acompañan Tobey Maguire y Andrew Garfield para formar la Santísima Trinidad Arácnida, Willem Dafoe y Alfred Molina encarnando a Duende Verde y Doctor Octopus lideran un escuadrón de villanos en el cual, incluso, se toman la licencia de arreglar el desaguisado cometido con Electro/Jamie Foxx en The Amazing Spider-Man 2. Por desgracia, no hay tanto espacio como para que todos los antagonistas puedan lucir de igual manera y algunos están de mero atrezzo.

Tom Holland ya había conseguido encogernos el corazón en los instantes finales de Infinity War mientras se desvanecía en las manos de Iron Man. Sin embargo, este actor británico se doctora con matrícula cum laude en la cinta que más pone contra las cuerdas a su personaje. Con Spider-Man: No way home, Peter Parker cierra una etapa de origen e inocencia y lo hace perdiendo a toda su línea de flotación. La muerte de la Tía May marca el punto álgido a nivel dramático de la película, pero el final amargo alejándose de MJ y Ned por la propia seguridad de ambos, deja a Peter con un buen puñado de cicatrices emocionales que, veremos, como le afectan en un futuro próximo.

Benedict Cumberbatch, con su Doctor Extraño, es el invitado especial a una fiesta cuya segunda escena post crédito confluye con el final que pudimos ver en la serie protagonizada por Elizabeth Olsen. Marvel Studios continúa jugando a las películas encadenadas con entregas inolvidables y otras de consumo rápido. Incluso aquell@s que dimos una oportunidad a What if…? el pasado verano tuvimos cierta sensación a deja vu con lo que se dejó ver en el avance de su próxima y mágica entrega. Show must go on. Los caminos de Kevin Feige son inescrutables.

Más allá de sus guiños y el cariño con el que se ha tratado al conjunto de la franquicia, Spider-Man: No way home es una de las películas más emotivas del género superheroico. Jon Watts da con la tecla en un plato de auténtica comida fusión con forma de telaraña que apela a lo más profundo de nuestros sentimientos.


Lo mejor – Su fuerte carga emocional.
Lo peor – La falta de solidez de un guion que, mejor, no diseccionar.

La escena – La muerte de la Tía May.
El personaje- La vuelta de Charlie Cox como Matt Murdock.

Mi Spider-Man cinematográfico siempre será… – El espectacular Tom Holland.
Y mi villano favorito… – Tom Selleck como Kraven el Cazador.

¡Es la hora de la encuesta!

¿Qué te ha parecido Spider-Man: No Way Home?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Dirección: Jon Watts Guion: Chris McKenna, Erik Sommers. Cómic: Steve Ditko, Stan Lee Música: Michael Giacchino Fotografía: Mauro Fiore Reparto: Tom Holland, Zendaya, Benedict Cumberbatch, Marisa Tomei, Tony Revolori, Jon Favreau, J.K. Simmons, Angourie Rice, Alfred Molina, Jamie Foxx, Jacob Batalon, Harry Holland, Christopher Cocke, J.B. Smoove, Hannibal Buress, Martin…
Jordi T. Pardo - 8.5
Samuel Secades - 8.5
Sergio Fernández Atienza - 8.5
Raúl Gutiérrez Martínez - 6.5
Ángel García - 8.5

8.1

Multiversal

Spider-Man: No Way Home ha conquistado al grueso de nuestros redactores para los que ha supuesto una experiencia muy entretenida, por sus grandes dosis de acción, y emotiva, por el ejercicio nostálgico que supone y la manera de rendir tributo a la presencia del trepamuros en el cine. Esto hace que sus defectos -un guion que fuerza hasta el limite y unas evidentes dosis de fanservice- se vean con distancia y compresión teniendo en cuenta el resultado global de la propuesta.

Vosotros puntuáis: 2.4 ( 212 votos)
Artículo anteriorPatrulla-X 19-21
Artículo siguienteLa Cosa del Pantano: Ramas gemelas
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
Logroño, 1988. Las series de dibujos animados de Spiderman y de La Patrulla X de los 90 me enseñaron a amar a los personajes de cómic. Ultimate Spiderman de Bendis me dio a conocer el mundo del cómic de superhéroes propiamente dicho. A partir de ahí todo fue rodado: Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, Garth Ennis... mi amor por el cómic nunca paró ni de crecer ni de enriquecerme. Colaborar en Zona Negativa es devolverle al noveno arte tan sólo una minúscula parte de lo que me ha dado a mí.
Jurista. Mi historia comienza con una grapa del Ultimate Spiderman de Brian Michael Bendis y Mark Bagley. Dieciséis años después, el interés por las viñetas sigue intacto. Esta gran afición me ha llevado a expandir los límites de mi curiosidad y a ser creativo, a librarme de prejuicios a la hora de conocer obras y a saber que, por muy mal que vayan las cosas, siempre habrá una nueva aventura esperándome en la estantería.
Bilbao (1982). Licenciado en Sociología. Soy, desde que tengo uso de razón, un amante empedernido del Cine gracias a Hitchcock y Kubrick. Criado en Corleone, visité la puerta de Tannhäuser como tripulante de la nave Nostromo. Tras una breve etapa en Tatooine y Mordor decidí regresar a Twin Peaks, desde donde disfruto de mis otras pasiones: los cómics, la música y los videojuegos.
Nací en Oviedo (Asturias) en 1980 pero vivo en un pueblecito de Alicante, aunque suelo cruzar el Bifrost y vuelvo a Asgard de vez en cuando. Leo cómics desde que tengo uso de razón, comencé con DC y Superman pero como soy un entusiasta me encanta casi todo lo que cae en mis manos. Mis otras dos pasiones son el cine y escribir, así que no he podido aterrizar en mejor lugar.
63 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Enrique Doblas
Autor
8 enero, 2022 21:31

Excelentes críticas todas, gracias chicos! Ahora, Jordi me ha leído la mente y lo ha transcrito a la perfección

BigThunder
BigThunder
Lector
8 enero, 2022 21:42

Sigo sin poder entender cómo está película está tan laureadísima en todas partes.
En mi opinión es un filme muy mal rodado, con una primera parte aburridísima , con unos secundarios que no sólo chupan cámara como abusones si no que resultan especialmente repelentes (La no-MJ y el amiguito obeso de Parker que hace de todo). Lo de los villanos es sangrantex pasan de malos a buenos en minutos y al final no sabes para qué demonios estuvieron ahí. El encuentro entre Garfield y Maguire es la cosa.más absurda , anticlimática y decepcionante que se podía rodar (eso sí, bien de chistes tontos, hasta arriba, que parece que se hayan vuelto idiotas los dos al entrar en el UM Disney, pero vamos, como toda la película). El encuentro con el Spiderman actual no tiene chistes pero es igual de soso. Algo que debería ser Historia del cine se convierte en un puro trámite. Y la pelea final un desastre confuso en la que es difícil discernir qué Spiderman es cual y no hay sensación ni de riesgo, ni de épica ni de nada.
Al final esta peli me recuerda a las nuevas de Star Wars: Logran reunir de nuevo un cásting legendario, recuperan personajes que traen gran nostalgia , tienen todos los ingredientes para crear algo mágico y lo que ligran es una comedieta barata de baja estofa.

El azote del perpetuo pontificador
Lector
8 enero, 2022 21:55

Le he puesto un regular porque me sentía generoso. Totalmente de acuerdo con BigThunder, vaya.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
8 enero, 2022 21:57

A mí la trilogía de Holland me parece que, aunque es pequeña (exceptuando No Way Home), recoge muy bien esa etapa de transición que son los años previos a la universidad.
El baile de fin de curso primero, y con esa batalla entre el idealismo juvenil de Peter frente al pragmatismo utilitarista adulto (la edad siempre fue un concepto tan importante en él) del Buitre.
La emoción del viaje de graduación y las nuevas experiencias, y qué mejor que Mysterio para darle a Peter la enseñanza de que las ilusiones pueden ser tan maravillosas como engañosas.
Y, ahora, por último, el paso a la universidad, con varios rasgos clave. Primero, la búsqueda de la identidad («¿Quién soy y a dónde voy?», representado perfectamente por los otros-yo) y, por otra parte, el desapego de la independencia universitaria tan típico de USA, representado por la ruptura con la familia (a través de la muerte en este caso), pero también por el olvido de sus mejores amigos «de toda la vida». Una independencia que viene vinculada a otro concepto, EL SPIDEY-CONCEPTO: la responsabilidad.
Me parece que la trilogía Home, sin ser una grandísima obra maestra cinematográfica, representa perfectamente un momento vital muy concreto que la diferencia de las trilogías anteriores. Y ojalá haber sido adolescente para crecer de la mano del Peter de Holland como muchos crecieron con el Peter de las viñetas.
A partir de ahora se viene ya el Spidey que todos conocemos.

Last edited 4 meses atrás by Hongosubterraneo
VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Hongosubterraneo
9 enero, 2022 16:17

Pues a falta de ver esta última de la trilogía, me parece que hay más estudio y contenido psicológico en tu comentario que en las dos películas que he visto, que son un peñazo y un horror. La segunda tuve que verla en dos días diferentes, porque la primera vez que la estaba viendo tuve que quitarla de lo malisima que me estaba pareciendo, y la terminé al día siguiente casi por orgullo.
Esta tercera parte aún no he tenido ni valor de acercarme a ella. Pero me da más mal rollo que el payaso de It.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 enero, 2022 18:24

En esta última tampoco es que profundicen en esos temas. Es una reflexión que yo saco a posteriori. Pero sin duda sí me parece que la situación vital en la que queda Peter es muy semejante a la del inicio de la universidad. Cómo empieza una nueva vida, la independencia, la asunción de la responsabilidad de los actos y la ruptura con ciertas relaciones de la infancia. Creo que muchos se pueden sentir identificados.

ZombieSquirtle
ZombieSquirtle
Lector
8 enero, 2022 22:38

A mí me parece una historia extremadamente absurda, disfrutable eso si gracias a todo el fanservice, pero que como pienses un poquito en lo que estás viendo en pantalla te estalla la cabeza. Directamente me gusta mucho más el nuevo estatus del personaje que la película en sí. En mi opinión es disfrutable pero absurda.

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
9 enero, 2022 1:35

Pues a mí me encanta el comentario de Hongo, dice muchas cosas en las que yo no había reparado.
La película está bien, narices. Igual que toda la trilogía. ¿Es mi película de Spiderman ideal? Pues no, ni mía ni la de nadie, cada cual tendrá la suya, querría ver al Peter/Spidey suyo, la trama suya, los enemigos suyos …
Por mi parte veo un Spiderman reconocible, un trasfondo que encaja en la imaginería arácnida como pocas (el vínculo Spiderman/Doc Strange desde los tiempos de Ditko, co-creador de ambos, pasando por los años de Strazinsky hasta la época más reciente con todo lo que trajo el Mefistazo), el humor indispensable, el tono agridulce de la strip …
Vaya, que es un bonito homenaje a la franquicia arácnida, y no sólo cinematográfica, con la que me lo pasé pipa esas dos horas y pico.

Last edited 4 meses atrás by Hijo de Jor-El
El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hijo de Jor-El
9 enero, 2022 2:38

¿En serio te parece reconocible el personaje? A mí no me lo ha parecido en ninguna de las ocho películas y, honestamente, eso es lo que más me ha alejado sentimentalmente de las adaptaciones. Sobre todo Peter Parker, ni en Maguire ni en Garfield ni en Holland lo he reconocido ni remotamente.

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
9 enero, 2022 11:12

Si me apuras, al que menos reconocía era a la versión de Garfield, en ella Peter era más un «guai» que un pringado.
De las ocho películas, tan sólo dos no me han gustado. Spiderman 3 (aunque si le quitas tooodo lo del traje negro hubiese sido una película mejor, estoy seguro) y TAS2, pese a lucir el mejor traje. También es cierto que sólo la he visto una vez, quizás con un segundo visionado matizase mi opinión.

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hijo de Jor-El
9 enero, 2022 12:01

Peter Parker es un tío listo, un tío con lengua afilada, que dejaba desmontado al cantamañanas de Flash Thompson a base de ingeniosas réplicas que aquél era incapaz de responder.

En ninguno de los actores que ha interpretado al personaje he encontrado nada ni remotamente similar. Tres alelados que nada tienen que ver con el Peter Parker de las viñetas.

A mí me ocurre lo contrario que a ti. Tolero la segunda de Raimi, pese a que la relación entre Peter y MJ es igual de absurda que en la entrega anterior, pero el resto de adaptaciones me despiertan entre indiferencia y espanto.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
9 enero, 2022 18:19

Bueno, sin duda el Peter Parker que todos conocemos, el que carga con el peso de la responsabilidad de sus propios actos, parece empezar ahora.
Pero a mí sí me gusta cómo han narrado la etapa pre-universitaria, que en los cómics solo duraba unos 30 números. Me parece que les habla a los chavales de hoy en día como el Spidey de Lee y Ditko les hablaba a los chavales de los 60.

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hongosubterraneo
9 enero, 2022 18:58

“ Me parece que les habla a los chavales de hoy en día como el Spidey de Lee y Ditko les hablaba a los chavales de los 60.”

Hemos visto películas distintas. O leído tebeos distintos. O las dos cosas.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
9 enero, 2022 19:09

No digo que sean idénticos, digo que la idea que buscan es la misma: hablarles a los adolescentes de esa época concreta. Lee/Ditko a los de los 60, ahora a los de los 2010-2020. Ciertas inquietudes son las mismas independientemente de la época, por supuesto, pero muchas otras no.
Y lo que digo es que los adolescentes que están creciendo con Holland posiblemente tengan la misma sensación que los de los 60 que crecieron con aquellos cómics.
Yo no fui adolescente en los 60, así que creo que, aunque las «enseñanzas» permanecen, mi percepción no es exactamente la misma que quien fue creciendo al ritmo de aquel Peter.

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hongosubterraneo
9 enero, 2022 23:31

“ Y lo que digo es que los adolescentes que están creciendo con Holland posiblemente tengan la misma sensación que los de los 60 que crecieron con aquellos cómics.”

Me remito a mi respuesta anterior.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
9 enero, 2022 23:45

Creo que es más factible que tengamos opiniones e impresiones diferentes a que hayamos visto y leído películas y cómics diferentes. A no ser que el multiverso sea real.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  Hijo de Jor-El
9 enero, 2022 18:30

Yo opino igual. No son las películas de Spidey que yo habría hecho, sin duda. Pero es que tampoco podían hacer un calco de las de Raimi, que utilizan ya todos los grandes elementos de los cómics (excepto por la MJ de Dunst, que salvo en el color del pelo, no se parece en nada al personaje de las viñetas).
Pero de todas formas sí me pareció una buena actualización del mito del héroe adolescente a la sociedad de hoy en día y a los acontecimientos del propio MCU.
Y encima, de algún modo se las ingenian para hacer una versión de una de las peores ideas de los cómics (el Mefistazo) para convertirlo en algo que es realmente emocionante y devastador.

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hongosubterraneo
9 enero, 2022 18:57

¿Emocionante y devastador? A mí me parece igual de ridículo y espantoso que en los cómics.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
9 enero, 2022 19:15

Sinceramente me parece que es bastante más devastador lo que pasa en No Way Home que que borren un matrimonio y que él encima no recuerde haberlo hecho, la verdad. El Mefistazo es que encima no le llevó a Peter a asumir ninguna responsabilidad ni enseñanza, porque no se acuerda.

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
En respuesta a  Hongosubterraneo
9 enero, 2022 19:57

La MJ de Raimi era la Gwen clásica con el nombre de MJ. O tenía un poco de ambas.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  Hijo de Jor-El
9 enero, 2022 23:43

Buf, no sé qué decirte, la verdad. Para mí la MJ de Dunst no representaba a ninguno de los dos personajes. La Gwen original sí es cierto que era bastante sosainas, pero en el sentido de «modelo ideal de mujer de la época» y porque era bastante conservadora, no por sus problemas económicos o familiares.
La MJ de Dunst tiene en común con la MJ original en que se busca la vida y que tiene una vida privada bastante terrible. Pero la diferencia es que MJ nunca dejaba entrever eso en público.

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hongosubterraneo
9 enero, 2022 23:49

Aparte de que la MJ de Romita estaba cañón y Dunst ya tal…

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
9 enero, 2022 23:55

Sí, eso aparte. Aunque lo que más molesto era su queja constante. Convertir a MJ en un personaje así de gris tiene delito.

Danyus
Danyus
Lector
9 enero, 2022 2:07

«Lo hizo un mago». El vendedor de La Mazmorra del Androide ha sintetizado lo que es en esta película el sense of wonder y la suspensión de incredulidad.

Si logras abstraerte de las cosas que no funcionan bien del todo en la película, que sobre todo son las que tienen que ver con la magia -como que Ned sea en No Way Home lo que la rata en Endgame), te queda un buen ejercicio de nostalgia, un par de momentos emotivos, y la subversión de la norma: esta vez el final del viaje es mejor que el camino.

Respecto a los anteriores Spider-man, echo de menos que hubieran tenido un par de momentos individuales más memorables (y por dios, una presencia algo mayor de sus temas sonoros individuales), aunque reconozco que me gustaron tanto el guiño en la conversación con Ock como el momento MJ-Garfield, un poco tontorrón y previsible pero emocionante. Mucho fanservice, pero yo no creo que sea algo malo per se, supongo que es porque amo el personaje y creo que el poner en continuidad estas historias, aunque sea de aquella manera, me hace ilusión. Y la utilización del retconeo rollo One Moment in Time, tan odiado en su momento, a mí no me parece mal por el fin: poner al personaje en un punto donde podamos reconocerlo, que era algo que costaba desde la vinculación del Spider-Tom al UCM. El final resulta muy adecuado y nos pone en un camino interesante. Porque para mí, el resto del UCM puede ser distinto al mundo de los cómics, pero me gustaría que mi personaje favorito sí se parezca al que me enganchó a las grapas.

Por el camino, algún detalle chulo como el cameo de un muy buen abogado, la recuperación de un par de villanos memorables (Octopus siempre ha molado, pero Dafoe se supera), unas cuantas oportunidades perdidas, un tercer acto que se hace corto por lo que tiene entre manos y que te hace desear que los dos primeros se hubieran tomado menos trabajo, y unas secuencias de acción que no están mal pero que tampoco son extraordinarias. Hay que reconocer que podría haber sido un desastre tremendo por todo lo que la película maneja, pero aunque la estructura es mejorable, el ritmo es bueno, se intenta proporcionar espacio a todos los personajes (aunque está claro a cuales de cada bando se considera más importantes), y la película funciona, con un poco de voluntad por parte del espectador. Hay un momento, homenajeando al mítico momento portales de Endgame, en que ya todo lo que ha venido antes da igual, porque estás donde quieres estar, y no te preocupa lo que suceda a continuación, porque el hechizo ha funcionado contigo. Es como si las feromonas de Spider-Woman te hubiesen afectado. Y lo sientes en el cine. Sobreviví unos cuantos días sin ir a la peli, y mi sala no era la típica con megafrikis, sino una sala con gente de todas las edades con la simple pretensión de pasarlo bien. Y unos instantes antes había alguna lagrimilla y algún sollozo con la «nueva muerte del tío Ben«, pero en el momento chispas, escuché bastantes aplausos con la aparición del «eres asombroso» Spider-Man. Pero unos instantes después, con el segundo portal, antes de que se viera nada, la gente ya estaba en pie aplaudiendo. En un cine. No Way Home (me hace gracia que el título se refiera a los villanos) tiene bastantes defectos. Pero ese simple hecho me parece algo maravilloso y a lo que darle valor. De verdad.

El valor principal del film no es la peli en sí, sino que al final ves que las tres películas han supuesto el viaje que en las dos sagas anteriores duraba veinte minutos de metraje. Ahora tenemos a Peter Parker, con su responsabilidad; sin su influencia Stark; sin estos MJ y Ned extraños -aunque no dudo alguno volverá-; sin su tía May (la verdad es que el cambio por el tío Ben no me ha molestado, sorpresa); con el mejor J.J. Jameson posible, adaptado a los tiempos modernos; con un traje que se cose él mismo como debe ser; con Matt Murdock y Wilson Fisk rondando por la ciudad que nunca duerme; con su identidad a salvo (en dos películas ya la conocía medio país y sin que hiciese nada Mysterio); y con un magnífico actor (no me cabe la menor duda de que Holland con sus declaraciones simplemente está intentando inflar su próximo gran contrato) muy capaz, y que además está entregado al personaje. Esta película ha hecho mejores, por retrocontinuidad, a las dos anteriores. Es algo que no se ve todos los días. Y por el camino, ha recaudado un pastizal que, a buen seguro, hubiera sido mayor de no ser los tiempos que corren un panorama tan difícil para el mundo del séptimo arte.

Hay mucho sobre lo que hablar en esta peli. Y eso no pasa con cualquier película.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
En respuesta a  Danyus
9 enero, 2022 18:37

Bueno, yo el título No Way Home creo que no solo se refiere a los villanos (que también), sino a la situación en la que queda Peter al final. Efectivamente, no hay hogar (en el término más amplio -casa, familia, amigos, etc.) al que volver.
Estoy de acuerdo prácticamente en todo tu comentario. Creo que, como dices, esta película hace mucho mejores a las otras dos. Y que, con todos los elementos que maneja, podría haber sido un auténtico desastrísimo.
Yo la vi dos veces, y he de decir que me gustó más en el segundo visionado. Creo que en el primero estaba nervioso por si la cagaban malamente y no la disfruté tanto.
Es curioso también lo que dices que lo de que May sea Ben no molesta, cuando en cualquier otro momento estaría poniendo el grito en el cielo.
Y Dafoe, ufff… El momento de los puñetazos que empieza a reírse es terror puro.

El azote del perpetuo pontificador
Lector
9 enero, 2022 11:57

La película sólo ofrece nostalgia. Ahí empiezan y acaban sus valores. Todo lo demás es un despropósito de principio a fin.

Pero es que además es una nostalgia exclusivamente para fans de las películas de Spider-Man. A los que ninguna de las adaptaciones nos ha parecido digna de uno de los personajes de ficción mejor paridos de la historia, esa llamada a la nostalgia nos ha dejado completamente fríos. Y sin nostalgia, lo que queda es un bodrío descomunal.

AlbierZot
AlbierZot
Lector
9 enero, 2022 13:28

A mí la peli me pareció un espanto de principio a fin. Con un guión como ir pegándole patadas a un bote a ver si rueda. Con todo, tampoco me pareció un ‘todo mal’. Tampoco fue Shang-Chi. Me gustó la intención de mostrar a Parker metiéndose en un fregado imposible por una causa perdida. Eso y Osborn en la cocina. DaFoe clava a Osborn como no lo hizo con Raimi. Ahí si me pusieron los pelos de punta. Como digo, una peli que lo tenía todo, las mejores intenciones, los mejores mimbres… tirado al retrete por un guión sin pies ni cabeza.

Mario Soto Molina
Mario Soto Molina
Lector
9 enero, 2022 15:39

A veces creo que los lectores de comics en algún momento se volvieron viejos rancios que nada les gusta. Se han comido historias inverosímiles en los comics, pero en una película quieren que todo «encaje» y nunca logran ver al «Peter de las viñetas»: son agotadores.

Yo con más de 40, que he disfrutado cada etapa del personaje, incluso las «malas» (malas porque muchos lo dicen, no porque lo sean). Que he visto muchas series de animación, desde esas «ridículas» de los 70, hasta las más modernas de Disney. Que he visto todas las películas siempre tratando de rescatar algo positivo (incluso el bailecito de Spider-Man 3 me encanta, y que fue homenajeado en una de las grandes películas: Into the Spiderverse).

Pero en fin, yo disfruté la película. Y así como varias veces en los comics me emocioné (la última vez fue con el #6 de Amistoso vecino de Tom Taylor), en la sala de cine también sentí esa emoción y como el público estaba metidísimo en la película y la VIVÍAN. Que la mayoría eran jóvenes y adolescentes criados por la nueva Disney? Si, obvio, así como nosotros crecimos con ridiculeces como «Los Superamigos» y «Spider-Man y sus asombrosos amigos» (con esa base secreta que se escondía bajo los muebles, por favor!).

Me imagino que todos los que critican la película, en ningún momento sintieron que se les erizaba la piel… o cuando los 3 Spider-Man corren hacia la batalla final, no sintieron un escalofrío… Seguramente ya deben ir buscando otras formas de entretención.

Que si la película tiene «agujeros de guión»? pues a quien le importa! Es parte de la fantasía. Es como los chistes, cuando te los tienen que explicar, pierden toda la gracia.

Prácticamente todo lo que hemos visto en la trilogía de Holland lo hemos visto en los comics de una u otra forma. Ahora parece que nadie critica adaptaciones libres como los disparadores orgánicos de Maguire, pero es de esas cosas que no importan al final porque sirven para contar la historia.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Mario Soto Molina
9 enero, 2022 16:27

Vamos, que como a ti te ha gustado te parece mal que a otros no lo haya hecho.

A los que han comentado que la película no les ha gustado no les he leído ningún comentario diciendo que los que si les ha gustado sean tal o sean cuál. Simplemente han dado su opinión fundamentada, además.

«Que si la película tiene «agujeros de guión»? pues a quien le importa! Es parte de la fantasía.» NO.
Creo que no entiendes lo que es la fantasía. En el Señor de los Anillos tu puedes meter elfos, dragones y enanos. Y es verosímil en la historia. Ahora, si en plena batalla con los orcos aparece una nave espacial de la que desembarca Homer Simpson y mi primo José Luis, que es notario en Murcia, y eliminan a los orcos con la varita de Harry Potter, eso, aunque también es fantástico como los elfos, es un AGUJERO DE GUION y una soberana tontería. La fantasía tiene que tener lógica interna, por ser fantasía no son permisibles los agujeros de guión.

A no ser que el UCM se haya convertido ya en un todo vale y el golpe de efecto por el golpe de efecto totalmente gratuito para contentar a un público cada vez menos crítico. Y creo que por ahí van los tiros.

Last edited 4 meses atrás by VaansManu
Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 enero, 2022 16:44

Ahora, si en plena batalla con los orcos aparece una nave espacial de la que desembarca Homer Simpson y mi primo José Luis, notario en Murcia, eso, aunque también es fantástico como los elfos, es un AGUJERO DE GUION y una soberana tontería.

Yo esa película quiero verla XD. Tu primo José Luis notario de Murcia luchando en el abismo de Helm? Donde puedo ver esa maravilla del séptimo arte!!!

Last edited 4 meses atrás by Carlitos
VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Carlitos
9 enero, 2022 19:29

Pues es una película que debería ser rodada. Que mi primo José Luis dejaría al mismísimo Aragorn a la altura del betún xD

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 enero, 2022 19:35

Hagamos un Crowfunding para el notario fantastico.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 enero, 2022 19:34

Mi respeto y admiraciónm por José Luis.

La peli, pues aún no la he visto. Pero las anteriores me gustarón sin parecerme la repanocha. La verdad que lo que más me gusto es su pelea con soldado de invierno y Halcón, y que este le dijera que no hablase durante las peleas.

Holland me resulta simpatico creo que es buena elección para este Spiderman. Tobey Maguire me parece que hizo un buen trabajo en su epoca. Y con Garfield no podia, sus peliculas me parecen las peores y más aburridas.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Mario Soto Molina
9 enero, 2022 16:42

No he visto la película por lo que no puedo opinar, pero veo que mucha gente se esta quejando del guion y diciendo que la película solo se sostiene por el fanservice y la nostalgia.

«Que si la película tiene «agujeros de guión»? pues a quien le importa! Es parte de la fantasía.»

Con esta frase les da la razón en lo del guion. Una cosa es que estemos viendo fantasía o ciencia ficción y otra muy distinta es que todo sea un disparate u ocurra porque si, por conveniencia de guion y no por coherencia o porque la historia este bien escrita y estructurada y esto me vale para una peli de Spiderman como para cualquier otra.

«Me imagino que todos los que critican la película, en ningún momento sintieron que se les erizaba la piel… o cuando los 3 Spider-Man corren hacia la batalla final, no sintieron un escalofrío…»

Con esto les das la razón en que la película se sostiene por fanservice y nostalgia.

Si a ti te ha gustado es genial y espero que la hayas disfrutado, pero que a otros no les guste no significa que sean «viejos rancios».

Un saludo!

Last edited 4 meses atrás by Carlitos
El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Mario Soto Molina
9 enero, 2022 18:59

Que tú no tengas filtro y tengas una descomunal capacidad para tragar mierda multicolor y poner buena cara no significa que los demás tengamos que hacer lo mismo.

kursal
kursal
Lector
9 enero, 2022 17:26

Partiendo de que Tia May tiene 50 años y está buena, Ned es un personaje creado de la nada que comparte nombre con uno del cómic y MJ no es Mary Jane, ni tiene nada que ver con ella… no sé que esperábais.
Es más, me apuesto lo que sea a que pronto veremos al Ned del cine en los cómics, al más puro estilo Nick negro o Coulson.
Eso no quita para que haya cosas muy disfrutables en la peli. Por ejemplo, volver a ver al Doc Ock de Molina.
Pero que el Spiderman de las pelis no es el de «toda la vida» creo que no puede sorprender a nadie. Nunca lo han pretendido.

Danyus
Danyus
Lector
En respuesta a  kursal
9 enero, 2022 20:14

Perfecto resumen. Hace tiempo que intento no darme mal con ello, porque básicamente, no somos el mismo público por lo que es lógico que el producto vaya enfocado a otra gente. Lo que no quita para que el personaje me guste y me gustaría ver fidelidad en las adaptaciones.

Pero de ahí a descalificar a los haters o a los lovers del producto… hay que pasárselo bien en la vida, coñe.

Que creo que lo que nos une es más que lo que nos separa.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  Danyus
10 enero, 2022 12:57

Completamente de acuerdo contigo, amigo. Yo disfruté de la peli y entiendo perfectamente a los que no les gustó o a los que creen que es extraordinaria. Cada uno tiene su vara de medir y sanseacabó. No entiendo tanta bronca.
Pero no es raro encontrarse gente así en este mundillo. Yo conozco a unos cuantos (tengo casi 50 tacos, no soy alguien que se mueva precisamente con frecuencia en estos ambientes por razones de edad, obligaciones familiares y tiempo a dedicar) que son muy intransigentes con sus opiniones sobre comics y mundos de fantasías varios. El otro día a mi librero le hice un comentario sobre una historia en particular y me vino a decir que yo no tenía ni puñetera idea de tal o cual personaje, cuando llevo desde 1982 leyendo tebeos (mi primera lectura fue el Spiderman n.º 1 de Bruguera). Preferí dejarlo estar en vez de iniciar una estúpida discusión sobre un personaje de ficción, pero le estuve dando vueltas durante unos días a la intolerancia generalizada que hay hacia la opinión de los demás y la defensa férrea que se hace de las ideas propias como si están conformaran la verdad absoluta de algo.
Y ni pretendo con esto decir que la gente aficionada a los comics es intransigente ni nada por el estilo, pero sí afirmo que hay algunos a los que les vendría bien un poco de respeto por las posturas ajenas.

Danyus
Danyus
Lector
En respuesta a  kursal
10 enero, 2022 18:38

Tal cual. Yo también empecé en esa época, y recuerdo la ilusión de ir al kiosko a ver qué había caído esa semana y leer desde la portada hasta la columna de Átomos (ando ya menos cerca de los cuarenta que de los cincuenta) y no suelo hablar mucho de cómics, pero sí que leo habitualmente, y muchas de las cosas que se escuchan suelen ser puro en mano, echando bocanadas al aire y sin escuchar lo que dicen los demás.
Una pena porque visto desde fuera parecemos dar la razón a la imagen de freaks antisociales que muchas veces se nos cuelga. Cuando en realidad el cómic es una expresión cultural. Una pena…

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
9 enero, 2022 20:20

Una cosa que ninguna de las tres versiones cinematográficas de Spiderman ha sabido o querido plasmar es que Spiderman, para estar «completo», tiene que salvar a tía May de la muerte. Como sea, pero la tiene que salvar. Esto lo entendieron Lee y Ditko en «Si este es mi Destino» y Bendis con la «Muerte de Spiderman». Es lo que cierra el círculo, lo redime de su fatal error, y le abre las puertas a la madurez en el primer caso o muere en paz en el segundo.
No se vio ni con Raimi (sí salva a su tía de Ock, pero sin dar especial trasfondo a dicha acción, se trata de una escaramuza más con el Tentáculos) ni con Webb que yo recuerde. Puede que debido a que en ambas versiones la culpa de Peter queda suavizada, ambas muertes no derivan directamente del egoismo de Peter. Y con Watts ni siquiera está su tío Ben.
Es algo que he echado en falta en todas las iteraciones del personaje en la gran pantalla.

El azote del perpetuo pontificador
Lector
9 enero, 2022 20:29

Y lo que es más: May es el faro que guía a Peter, es la guía moral que le permite seguir siempre en el sendero correcto. En las películas de Raimi y Webb sí se vio algo de eso. En las de Watts, no. En ningún momento.

Y ahora, obviamente, ya no lo será.

Un despropósito.

nmarango
nmarango
Lector
9 enero, 2022 22:44

Noticia de último momento, parece que en las oficinas de Disney y Marvel estarían preparando una oferta económica para ofrecer a cuatro comentaristas cincuentones de una popular página web de tebeos española que les asesoren sobre cómo hacer viable su producto cinematográfico «Spiderman». Aparentemente éstos tendrían el elixir de la esencia vital del personaje. Seguiremos informando!!!

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  nmarango
9 enero, 2022 23:45

Sin duda la recaudación de una obra es indicador ineludible de su calidad.
De ahí que Maluma sea el mejor artista latino del mundo, y la saga de Eclipse con sus vampiros brillantes sea una de las mejores obras literarias de los últimos 20 años.
Es una obviedad.

Damos por cerrada la ronda de tonterías o el tuyo solo abre la veda?
Como han dicho abajo: coman mierda, millones de moscas no pueden equivocarse.

Last edited 4 meses atrás by VaansManu
kursal
kursal
Lector
En respuesta a  nmarango
10 enero, 2022 13:00

Eh, yo cumplo con el criterio de la edad. Cuánto pagan?

nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  kursal
10 enero, 2022 15:04

Jajajaja XD

El azote del perpetuo pontificador
Lector
9 enero, 2022 23:28

Noticia de última hora: coman mierda, señores. Tropocientos mil millones de moscas no pueden estar equivocadas.

Lo ha dicho el clon del perpetuo pontificador, ojo: no hay más que hablar.

nmarango
nmarango
Lector
10 enero, 2022 0:01

Qué gracioso, es exactamente al revés, aquí ciertas moscas zumban cada vez que pueden queriendo pontificar cuál es el sabor correcto de la mierda. Tienen la fórmula de la Coca Cola y saben más que todos. Qué iluminados!!! Saben qué, si no les gusta la mierda no la coman y déjense ya de joder. Vayan a andar en bicicleta o comprense una vida.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  nmarango
10 enero, 2022 0:57

Otra vez… si te ha gustado, genial. Respeta (si sabes que significa eso) a quien no le haya gustado, que nadie había atacado a nadie hasta que habéis llegado los ultras a armar escándalo.
PD: lo de que todo el mundo que opine distinto a ti tenga que callarse so pena de recibir insultos también muy bien, por cierto.

Last edited 4 meses atrás by VaansManu
nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  VaansManu
10 enero, 2022 5:18

Que opinas de esto? «Que tú no tengas filtro y tengas una descomunal capacidad para tragar mierda multicolor y poner buena cara no significa que los demás tengamos que hacer lo mismo.»

ZombieSquirtle
ZombieSquirtle
Lector
En respuesta a  nmarango
10 enero, 2022 4:18

No sé pero hasta que has llegado tú aquí no había ningún tipo de mal rollo, ni nadie ha creído tener la verdad absoluta, simplemente han dado su opinión. Si para ti que a alguien no le haya gustado la película y que lo exprese es ir a joder tienes un serio problema.

nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  ZombieSquirtle
10 enero, 2022 5:15

«Que tú no tengas filtro y tengas una descomunal capacidad para tragar mierda multicolor y poner buena cara no significa que los demás tengamos que hacer lo mismo.» Que opinas de esto?

ZombieSquirtle
ZombieSquirtle
Lector
En respuesta a  nmarango
10 enero, 2022 6:00

Opino que antes de eso le llama indirectamente viejo rancio que nada le gusta. Por lo tanto una vez que se pierden las formas y no se respeta su opinión, que estaba siendo muy respetuosa incluso intercambiando opiniones con otro usuario de manera sana, es normal la respuesta que le suelta Ignacio.

ZombieSquirtle
ZombieSquirtle
Lector
En respuesta a  ZombieSquirtle
10 enero, 2022 6:13

Más aún cuando hasta se le da la razón diciendo cosas como que qué más da el guión, que aunque sea una chorrada es parte de la fantasía y que hay que tragar hasta con las partes ridículas de las adaptaciones. Igual hay gente más exigente con las adaptaciones de sus personajes favoritos, en este caso Ignacio siempre ha demostrado ser un gran conocedor del personaje y merece todos los respetos del mundo por decir que nunca ha visto a Spiderman en las 8 películas, no decir que es un viejo al que no le gusta nada. Y ya tu comentario de la mazmorra del androide roza la vergüenza, igual te viene bien aprender de gente con amplios conocimientos del medio, incluso leer sus puntos de vista. Se aprende mucho.

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  nmarango
10 enero, 2022 10:26

Pero vamos a ver, entras faltando a la gente que no le ha gustado la película y luego vienes pidiendo respeto?

Has visto la película? Porque veo que ni siquiera has opinado de ella, pero insinúas que a los que no les gusta son unos lumbreras.

Que si te gusta la película y Tom Holland como Spiderman nos parece genial, pero deja de faltar a los que no les gusta y si lo haces y luego te contestan no vengas haciéndote la víctima, que es muy patético.

Hongosubterraneo
Hongosubterraneo
Lector
10 enero, 2022 0:05

Madre mía, si ya está la cosa movida, no puedo imaginarme cómo sería toda esta sección de comentarios con el pontificador.

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  Hongosubterraneo
10 enero, 2022 0:14

Lo tienes justo encima tuyo. Incordiando, como siempre.

Es lo único que sabe hacer, vaya.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Hongosubterraneo
10 enero, 2022 0:58

Se rumorea que nmarango es una cuenta bot del Pontificador. Si no lo es, si que era el único que le daba la razón en sus idas de olla.

nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  VaansManu
10 enero, 2022 5:19

Si, soy Voldemort en realidad.

El azote del perpetuo pontificador
Lector
10 enero, 2022 0:20

Ahora a dar tu opinión lo llaman “joder”, “zumbar” o ser iluminados. Por lo visto, hay que compartir el sentir de la mayoría sin chistar.

¿Diversidad? ¿Qué es eso?

Lo que diga el clon del perpetuo pontificador.

nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
10 enero, 2022 5:21

«Que tú no tengas filtro y tengas una descomunal capacidad para tragar mierda multicolor y poner buena cara no significa que los demás tengamos que hacer lo mismo.» El único pontificador que veo aquí sos vos. Maleducado y pedante. Viva El calabozo del Androide!!!!

El azote del perpetuo pontificador
En respuesta a  nmarango
10 enero, 2022 9:06

Casualmente, no pones el comentario al que estaba respondiendo. Ése te parecía correcto, mesurado y respetuoso, ¿verdad que sí, clon del perpetuo pontificador?

Si es que Dios os cría y vosotros os juntáis…

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
En respuesta a  El azote del perpetuo pontificador
10 enero, 2022 9:37

MisterNiv viene a ser algo así como el fantasma de Peter Parker en Superior Spiderman. Incluso en su ausencia influye y sigue presente en la serie o página web.

Last edited 4 meses atrás by Hijo de Jor-El
M0ng0
M0ng0
Lector
11 enero, 2022 17:13

Empieza mejor que termina, pero en líneas generales me ha parecido muy disfrutable!!! Junto con Spider-verse y un peldaño por encima de Spider-man 2, la mejor película del trepamuros que se ha hecho!!!