Nowhere Men. Volumen Uno // Destinos peores que la muerte

Por
13
1784

 

Guión: Eric Stephenson
Dibujo: Nate Bellegarde
Color: Jordi Bellaire
Diseño: Fonografiks
Edición España: Norma Editorial (2014)
Contiene: Nowhere Men Nº 1-6 USA (Image Comics, 2012-2013)
Formato: Tomo rústica de 184 páginas
Precio: 18,00€

 

“La ciencia es el nuevo rock and roll.”

En los años sesenta del pasado siglo la ciencia sería la justificación y recurso utilizado por Stan Lee, Jack Kirby y Steve Dikto para engendrar toda una segunda generación de superhéroes capaces de cambiar para siempre el destino del cómic. Los conceptos científicos y los accidentes de laboratorio se convertirían en una marca de la Casa de las Ideas, unos rayos cósmicos darían a Los 4 Fantásticos sus poderes, una araña irradiada a causa de un acelerador de partículas otorgaría a Spider-man sus habilidades proporcionales a las de un arácnido y el científico Bruce Banner se transformaría en el monstruoso Hulk al verse afectado por la radiación de una bomba gamma. Eran nuevos héroes reflejo de una época determinada por los avances de la ciencia y por el optimismo por las nuevas tecnologías, un interés que sin renunciar a otros planteamientos mágicos y sobrenaturales se filtraría a los cómics y se fusionaría con la herencia de las publicaciones de ciencia ficción pulp de principios de siglo. En contraposición a los superhéroes de décadas pasadas ahora teníamos a personajes edificados bajo los principios de la ciencia, excusa argumental utilizada por guionistas y dibujantes como una suerte de deus ex machina para explicar lo imposible. Pero las maravillas también tenían su lado oscuro, estos cómics nos prevenían del mal uso y abuso de la ciencia cuando cae en malas manos, en la de villanos megalomaníacos como el Doctor Octopus, Kang el Conquistador, El Líder, Ultrón o el Doctor Muerte.

En el discurrir de las décadas, la ciencia y la fantasía han mantenido su idilio en las viñetas, muchos autores han pulido los puntos de fricción entre las mismas, han madurado sus propuestas y han acabado hilando en sus historias conceptos y términos como la “fantaciencia” o los “cientihéroes”, reformulaciones del pulp clásico que hemos visto en obras como el Tom Strong de Alan Moore o el Atomic Robo de Brian Clevinger y Scott Wegener. Pero esto es sólo una parte del renovado interés por la ciencia que hemos visto en los cómics, una vez más un reflejo de nuestra sociedad contemporánea que al amparo de las grandes noticias y descubrimientos del momento ha recuperado su gusto por la ciencia ficción. Sólo este año hemos visto filmes con enfoques tan dispares como Al filo del mañana de Doug Liman, Orígenes de Mike Cahill o Interstellar de Christopher Nolan. En la televisión Aarol Paul haría mítico su grito de “Yeah, science!” a Bryan Cranston en Breaking Bad mientras la actriz y humorista Rachel Bloom recibía una nominación a los premios Hugo por su vídeo musical Fuck Me, Ray Bradbury o National Geographic Channel recuperaba recientemente la cabecera documental Cosmos sustituyendo al fallecido Carl Sagan que la protagonizó en los ochenta por su aventajado alumno Neil DeGrasse Tyson.

nowhere_men_interior_02nowhere_men_interior_01Nowhere_Men_Eric_Stephenson_Nate_Bellegarde
Páginas de Nowhere Men de Eric Stephenson y Nate Bellegarde

En general, un clima de esperanza que casi ha relegado la distopía de antaño a las ficciones de poder juveniles presente en populares sagas como Los Juegos del Hambre o Divergente, contrastando todo ello con la presente, persistente y gangrenada situación de crisis social y económica. Estas reflexiones, o seguramente otras completamente diferentes, pueden haber sido el germen de Nowhere Men, una de las propuestas más curiosas de Image Comics de los últimos años concebida por el guionista y editor de la editorial Eric Stephenson y el dibujante Nate Bellegarde. Esta obra nos permite adentrarnos en una realidad social en la que los científicos son tratados casi como estrellas del rock, este es el caso del cuarteto formado por el neurobiólogo Dade Ellis, el genetista y experto en biología molecular Simon Grimshaw, el inventor e ingeniero mecánico Emerson Strange y el astrofísico Tom Walker, el disfuncional grupo de fundadores de la famosa compañía World Corp. que ha cambiado el mundo y revolucionado la forma de entender la ciencia por las personas de a pie. Esta nada encubierta alegoría científica de los Beatles se inspira, según comenta Eric Stephenson, en la misma historia de Apple y su guerra abierta con Microsoft pero imaginando como hubiese sido si sus líderes formasen parte del mismo equipo.

Esta escueta sinopsis, de la que aparentemente no se trasluce ni desprende una gran originalidad, no logra sin embargo describir una obra que consigue ser muchas cosas en una: un interesante retrato sobre el éxito, el poder y la fama, un relato de personajes excelentemente narrado, un simple ejercicio de estilo, un brillante estudio de marketing y diseño, una nueva vuelta de tuerca al cómic de ciencia ficción y superhéroes y un apasionante y estimulante experimento lleno de imaginación, conceptos e ideas. No podemos pasar por alto las similitudes temáticas de esta propuesta con Los Proyectos Manhattan de Jonathan Hickman y Nick Pitarra de la que Nowhere Men se podría decir que es una versión menos extravagante y excesiva, aunque igual de fantástica y, por otro lado, sorprendentemente complementaria a pesar de sus diferencias y tonos dispares. Está claro que Eric Stephenson ha aprendido mucho en estos años supervisando títulos para Image Comics, a su cargo han estado Saga, Fatale, Este del Oeste o Sex Criminals, y lo ha puesto en práctica en esta cabecera con la ayuda de Nate Bellegarde que últimamente había estado desperdiciando su talento en historias como Loaded Bible: Jesus vs. Vampires y obras ligadas a la figura de Robert Kirkman como Invencible Presents: Atom Eve & Rex Splode o Brit.

Nowhere_Men_Eric_Stephenson_Nate_Bellegarde_2Nowhere_Men_Eric_Stephenson_Nate_Bellegarde_1Nowhere_Men_Eric_Stephenson_Nate_Bellegarde_3
Más páginas de Nowhere Men en la que podemos apreciar el color y dineño de Jordie Bellaire y Fonografiks

Pero al hablar de Nowhere Men hemos de ser conscientes que lo hacemos de una propuesta en la que el trabajo de su guionista y dibujante son sólo una parte de un armonioso conjunto en el que resulta indispensable, por una parte, el color aportado por Jordie Bellaire y, por otro lado, la excelente factura y diseño llevado a cabo por el estudio gráfico Fonografiks. Esto resulta clave en un cómic planteado como un “gabinete de curiosidades”, con una golosa metatextualidad heredada de los obras Alan Moore en la que nos podemos encontrar con diversos y variados textos de apoyo como portadas y recortes de ficticias publicaciones científicas, artículos periodísticos, folletos publicitarios, biografías, entrevistas, extractos de libros, encuestas o incluso pósters de improbables películas. Este acaba siendo uno de los grandes alicientes de la presente Nowhere Men, un elemento que se filtra y condiciona la narrativa del cómic, tanto en la forma en la que Eric Stephenson escribe y maneja los tiempos y el ritmo de sus guiones, como en la composición y la manera de afrontar el apartado gráfico por parte de Nate Bellegarde. Esto no nos permite acomodarnos en la lectura, fomenta la sensación de sorpresa aunque también, por contra, puede acabar desesperando y fomentar la desconexión si no entramos en su juego.

En este sentido hay que reconocer el aplastante poder de la forma en la obra, una forma realmente fascinante con la que se encumbre un relato mucho más sencillo de lo que aparenta aunque no por ello desprovisto de interés y relevancia. En Nowhere Men chocamos de frente con un sentido de la maravilla único e inteligente y sometido a su concepto del método científico. Es decir, ciencia ficción en estado puro, de la que nos habla de nuestro mundo y consigue hacernos reflexionar sobre él sin dejar de lado el entretenimiento y la diversión. Y sumando, también acaba siendo una nueva y refrescante manera de aproximarse, sin llegar a colisionar, al género superheroico. Los planteamientos de Eric Stephenson y Nate Bellegarde han sabido conquistar a la crítica logrando varias nominaciones a los premios Eisner de este año en las categorías de Mejor Serie Regular, Mejor Escritor, Mejor Dibujante y Mejor Colorista. Esta última ha sido la única que ha acabado materializándose reconociendo a Jordie Bellaire como una de las mejores coloristas de la actualidad como podemos comprobar en esta serie y en otros títulos destacados como Los Proyectos Manhattan, Pretty Deadly, Zero o The Wake. En conclusión, Nowhere Men merece una etiqueta de lectura imprescindible por ser una historia sugestiva, con un apartado gráfico impecable y en la que acaba siendo tan importante lo que se nos cuenta como manera en la que se hace.

  Guión: Eric Stephenson Dibujo: Nate Bellegarde Color: Jordi Bellaire Diseño: Fonografiks Edición España: Norma Editorial (2014) Contiene: Nowhere Men Nº 1-6 USA (Image Comics, 2012-2013) Formato: Tomo rústica de 184 páginas Precio: 18,00€   "La ciencia es el nuevo rock and roll." En los años sesenta del pasado siglo…

Review Overview

Argumento y guión - 8
Apartado gráfico - 9
Interés - 8

8.3

Valoración Global

Entre el destacado catálogo de Image Comics de los últimos años resulta de obligada lectura esta inclasificable obra de Eric Stephenson y Nate Bellegarde, un cómic de ciencia ficción con un planteamiento muy estimulante en el que historia y dibujo se encuentran en perfecta armonía arropados por una factura y diseño que le otorga un valor añadida a la obra y la separa de otras propuestas similares -pero nunca iguales- de la editorial estadounidense.

Vosotros puntuáis: 8.5 ( 3 votos)
13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Igverni
Lector
5 enero, 2015 15:16

Me gustó mucho este primer arco. Gracias Jordi por tu crítica.

Lo compré en grapa y aún con su mala periodicidad, es un buen concepto del que me gustaría seguir leyendo más historias.

Y lanzo la pregunta por si tú Jordi, lo sabes, o alguien puede aclararme. ¿Va a publicarse un vol. 2 algún día?
Porque los nos. 7, 8 y 9 sí llegaron a salir en el Previews entre 2013/14, pero nunca se publicaron…. y dado el tiempo transcurrido, no se si llegaremos a verlos…

Dynamo
Dynamo
Lector
5 enero, 2015 15:58

Excelente reseña e interesante planteamiento.
“Nate Bellegarde que últimamente había estado desperdiciando su talento en historias como Loaded Bible: Jesus vs. Vampires y obras ligadas a la figura de Robert Kirkman como Invencible Presents: Atom Eve & Rex Spl
¿Es un palo para Bellegarde, para las series nombradas o oara Lirkman?

mikimarquez
mikimarquez
Lector
5 enero, 2015 16:46

Stephenson comentó q Bellegarde sufría una enorme depresión y q aunq había probado a seguir con otro artista, el resultado no le convenció. Asiq o Bellegarde se recupera o no habrá vol 2. Todo esto se recogió en el servicio informativo de noticias de compañías independientes de los viernes.

Sergio Aguirre
5 enero, 2015 16:47

Pues me temo que no vamos a ver el siguiente volumen de Nowhere Men, por lo menos no a corto o medio plazo. Eric Stephenson, una vez que Nate Bellegarde hizo público que vive inmerso en una profunda depresión, se sintió libre para hablar del asunto: ha tratado de continuar el proyecto con otros dibujantes, pero comprobó por los resultados que Bellegarde era fundamental para la integridad de la obra, así que ha quedado descartada.

Ojalá Bellegarde salga algún día de su ciclo, se recupere, y además de alegrarnos por él podamos hacerlo por la noticia de que vaya a haber nuevas entregas de esta estupenda colección. Pero de momento no parece que vaya a ser así.

Sergio Aguirre
5 enero, 2015 16:47

Ah, casi al mismo tiempo, gracias Mikimarquez 🙂

Igverni
Lector
5 enero, 2015 16:53

Gracias a los dos !!!

y qué lastima, la verdad…

Stasis
Stasis
Lector
5 enero, 2015 21:16

Ei, que no me leo la reseña entera.
Que a veces la gente se pasa explicando.
Me la he mirado en diagonal y parece que mola…

La única duda que tengo: Es un arco argumental cerrado, o deja muchas puertas abiertas? Es para meterlo definitivamente a la lista o no…

mikimarquez
mikimarquez
Lector
5 enero, 2015 21:33

a ti x el excelente trabajo q haces junto a Mariano todas las semanas ;D

Igverni
Lector
5 enero, 2015 22:35

Stasis…
Puuuuues… La historia esta muy bien, y si pasan muchas cosas, pero al final es una presentación de los personajes y el mundo en que se mueven. Yo esperaba que la cosa se calentara de verdad en el 2o tomo que ahora averiguo que es difícil que se publique.

Así que si quieres empezar a leer una historia sin tener muy claro si se va a acabar…

Aunque si lees tomos europeos y no te importa esperar un año o mas entre tomos, supongo que esto no sera un problema. Precisamente por eso compro muy pocos tomos, o me espero a que acaben para ir comprandolos todos mas o menos de golpe ( o al menos 4-5 tomos de forma mas o menos mensual).

Fábula del Mundo
Fábula del Mundo
Lector
6 enero, 2015 0:13

Aunque no se publique jamás de los jamases un segundo tomo ‘Nowhere Men’ me parece una obra imprescindible, divertidísima y apasionante.

Stasis
Stasis
Lector
6 enero, 2015 11:39

No leo tomos europeos.
Soy americano.
🇺🇸
🙂

Mimico
Lector
6 enero, 2015 17:56

Gran reseña, yo acabé picando tras escuchar otra crítica en un podcast y la verdad es que me gustó mucho. Una muy grata sorpresa. El único gran pero, es la incertidumbre de saber si tendrá o no continuación.