Magazine DC España- Septiembre 2021 (Guía Future State 1)

Un mes más estamos de vuelta con lo mejor y más interesante de DC Comics en España. Muy atentos a la guía de Future State.

INTRODUCCIÓN

Este mes es un mes especial por muchas razones. Regresamos de unos de los veranos más salvajes en materia de turismo nacional con las novedades agolpándose por tener un sitio en las estanterías de las tiendas. Pero además queremos ponerle un toque adicional al Magazine y añadir una mini guía de Future State que sirva para determinar a los interesados que tomos son los más relevantes de los nueve que se ponen a la venta hoy mismo. Una guía en la que no solo hablamos de lo que es Future State, sino que podréis tener acceso a una serie de minireseñas de los números que fueron publicados en USA en enero a fin de poder haceros una buena imagen mental de lo que se puede esperar en cada entrega. Desglosaremos cada tomo para ello y esperamos que os sirva para poder invertir cada euro de la ya elevada carga mensual a la que quedan sometidos nuestros bolsillos cada mes.

Por lo demás seguiremos siendo fieles a nuestras secciones habituales hablando de Batman que disfruta de algunas novedades muy interesantes. No en vano se celebra el Batman Day el 18 de septiembre y hay que estar a la altura de lo que ese día significa.

Hablamos de clásico, pero del que nos gustaría ver publicado algún día, así como de esa novedad tan jugosa como es el integral de Y, El último hombre, que va a gozar de adaptación televisiva. Y muy atentos que no se va a quedar la cosa aquí.

Y no nos despediremos sin una buena ración de ventas y la ya indispensable encuesta para que podáis dar rienda suelta a vuestra pasión por DC.

TITULARES

    Juicio a…
    Novedades destacadas
    Curiosidad del mes
    Lanzamiento del mes
    No te puedes perder
    Infantil/Juvenil
    Hablamos de Clásicos
    Ración de ventas
    Es la hora de la encuesta…

    JUICIO A… LOS TRES JOKERS

    En contra…Iris West

    Impostado, como el cine que gana todos los Oscars, como los doblajes de voces infantiles. Nadie puede negar la calidad artesana de Johns a los guiones y el dibujo preciosista de Fabok pero si me atrevo, como periodista imparcial que soy, a criticar su apariencia de fastuoso… decorado. Ya desde el principio, pese a la gran idea de mostrar las cicatrices de batalla de los protagonistas se cuelan pedanterías como “Venimos a apoyar nuestra sala de cine local”, perdonen, pero nadie habla así. O la manera en que los programas de televisión te describen los datos que necesita la historia detalladamente, igual que los mismos policías de Gordon (con la excusa de hacer una apuesta), suena falso.

    Podría saltarme estos detalles ante la valentía del equipo de afrontar grandes elefantes en la sala que arrastraba el universo del murciélago; Como la propia profusión de diferentes Jokers, lo que Jason llevaba queriendo hacer desde su resurrección, la milagrosa recuperación de Barbara, o incluso las relaciones más duras entre esta parte de la batfamilia. Me quedo con las dos últimas (si nos saltamos la cursilería de la notita final de Jason), sin embargo, el misterio de los tres payasos del título termina en pobre resolución (mucho más fresca y acertada era la idea de Morrison de la múltiple reconstrucción) y las reacciones de los personajes ante el crimen de Capucha Roja son, siendo muy contenida, decepcionantes*.

    De nuevo, reitero, es una buena historia, y Johns hace su típico meticuloso trabajo de telar, cruzando o tratando de explicar muchos detalles. Aprovechando por el camino para incluir homenajes a, entre otros, La Broma Asesina, por supuesto y hasta la saciedad, Una Muerte en la Familia, claro está, y la saga de Englehart. Esté último más sutil que los anteriores y, por tanto y desde mi punto de vista, mejor. Pero es precisamente esa obsesión de Johns por hacer que todo cuadre la que le pierde de sus otros trabajos más sentidos. El guionista se luce cuando le dan tiempo para crear sus propios tapices, pero aquí a querido abarcar mucho y ha terminado apretando poco.

    Y hablando de meticulosos, Fabok está monumental a la hora de dibujar rostros (hacía tiempo que no veía a un Gordon tan conseguido), sentimientos, musculaturas, atrezzo (uso esa palabra en vez de fondos a propósito), etc. Lástima que todos sean el mismo. Sé que como articulista me ganaré una buena masa de los haters de Central City con ese comentario, pero probad a cambiar la cara del Bruce joven con la de Barbara, o el cuerpo de ésta con el del maniquí, o todos los rostros llorosos de rabia que aparecen… todos intercambiables. En todo caso, creo que si el dibujante hubiera dejado el entintado en manos de un artista más creativo, capaz de añadir diferentes texturas, el resultado hubiera ganado muchos enteros.

    Repito, hay muchas ideas geniales, especialmente la idea del Joker de “curar” el primer trauma de Bruce. Y acto seguido, de nuevo y a traición, afectación máxima con ese final de cuento de hadas en Alaska. Admito que no puedo con las historias pretenciosas, aquellas que desean ser inteligentes y se quedan en densas, aquellas con dibujos que quieren ser virtuosos y se quedan en detallistas, aquellas que ansían dejar escenas para el recuerdo y… resultan ser falsas, impostadas.

    *Y sin contenerme, un absoluto delirio. Por favor ¡que todo el maravilloso Injustice de Taylor se basa en lo que realmente pasaría si sucediera un asesinato a sangre fría como ese!

    A favor…Linda Park

    Es difícil valorar en su justa medida una obra como Tres Jokers. Tiene demasiados condicionantes que hacen que, un análisis riguroso, sin perspectiva en el tiempo, sea complicado. En primer lugar, por atacar, o completar, un tebeo que muchos aficionados califican como el mejor de la historia de Batman. No se puede prescindir de esa emotividad, de igual manera que ocurre con otros cómics como Watchmen. Es una lectura que se hace con un elefante en la habitación demasiado grande, inabarcable por influencia, y eso afecta y mucho a la impresión que el lector pueda llevarse de la miniserie.

    En segundo, porque como ocurre con El Reloj del Juicio Final es una obra desprovista del contexto ideal sobre el cual fue trazada. El retraso en su publicación hizo que perdiera relevancia desde un comienzo, restándole valor. En apenas unos años, DC Comics ya no era la misma y Geoff Johns, tampoco.

    A pesar de ello, el resultado es soberbio. Quitándose de encima la crítica principal de una carrera que, por lo demás, resonaba sobre todos y cada uno de los elementos de la arquitectura editorial, desde Superman a Aquaman, pasando por la JSA, Geoff Johns escribe a un Batman auténtico. No exento de lenguaje propio o de características singulares de su escritura, su héroe es reconocible, humano, con una profundidad dramática que pone en situación la calidad de la obra.

    Por su parte, desde su resurrección, nunca se había visto un Jason Todd así. Desde la posición de su conflicto, su psicología y violencia desmedida hasta las conclusiones que puede tener llevar en su interior un aspecto tan terrorífico como recordad tu propia muerte. Algo tan descorazonador que habitualmente suele llevarse por el camino de la acción más facilona y que aquí se ve como algo auténtico. Sientes su miedo, vulnerabilidad y flaqueza ante el Joker.

    En el extremo contrario, tenemos tres Jokers, cada uno de ellos perfectamente caracterizados para la ocasión, con un uso de la continuidad (si la continuidad existiese en este Universo). Todos resultan creíbles, impredecibles en su juego macabro destinado a romper de una vez a su rival. Ayuda, desde el guion, que Johns se arriesgue con los diálogos y lleve a sus personajes a lugares menos habituales de la historia del murciélago, permitiéndole alterar elementos que requerían de una nueva y renovada atención.

    El dibujo de Jason Fabok y, especialmente el color de Brad Anderson, llevan la obra a un terreno superior. Su retrato del dolor y las ambigüedades de sus héroes y villanos tiene una fuerza particular, oscura como la ciudad homicida en la que la cordura la tiene que poner un señor con máscara y capa. A su vez, su modo de narrar los enfrentamientos, incidiendo en la violencia, es sobresaliente.

    No es, no obstante, una obra perfecta. En cuanto a sus personajes, Barbara Gordon no tiene el papel que debiera en un tebeo de estas características y la falta de atención al miembro de la Batfamilia más afectada físicamente por el Payaso es un aspecto llamativo en lo negativo.

    A pesar de ello, culmina con acierto el resto de tramas, dejando un cómic notable, atractivo, que el tiempo pondrá en su lugar cuando el contexto le vuelva a ser favorable para ello. Todo es cíclico en la vida del murciélago.

    WONDER WOMAN: SEGUNDA TEMPORADA – LA VENGANZA DE MAX LORD

    Wonder Woman no ha tenido demasiada suerte con la calidad de sus cómics en los últimos tiempos. Su serie ha sido una de las destacadas de los dos recientes reinicios editoriales con Azzarello y Cliff Chiang (etapa no exenta de cierta polémica ) en los Nuevos 52 y Greg Rucka con Liam Sharp o Nicola Scott (entre otros) en el Renacimiento. Una vez finalizado el run inicial, tanto los autores del preflashpoint, como los grandes nombres que han sucedido en la serie de la amazona durante el Rebirth no han terminado de cumplir las expectativas puestas en ellos. James Robinson sustituto de Rucka, inspirado por retales de la Guerra de Darkseid, incidía en el conflicto con el soberano de Apokolips, con altas dosis de retrocontinuidad al dotar a la heroína de un hermano, que no termina de ser un personaje atractivo. El británico cuenta con artistas como Emanuela Lupacchino o Carlo Pagulayan, y es que el dibujo de la serie regular rara vez ha sido un problema. Su sucesora, G. Willow Wilson, recurre a eternos villanos comunes, como Ares o Cheetah, sin llegar a entender del todo a su personaje principal, resultando algo anodina. Steve Orlando hereda la trama contra la enemiga de la última película, caracterizando bien a Diana pero sin terminar de despertar interés por los acontecimientos, lastrado por una creciente apatía del lector palpable en las ventas. DC acude a grandes nombres, puestos al servicio de Wonder Woman, sin embargo, no han conseguido realizar una etapa realmente destacable de la princesa de Themyscira. Los mejores cómics recientes de la del lazo de la verdad se encuentran fuera de la continuidad de la serie regular, en la excelente, Tierra Muerta de Daniel Warren Johnson y en los volúmenes de Morrison de Wonder Woman: Tierra uno.

    Siguiendo con la dinámica de tratar de potenciar a la amazona, DC recurre a la guionista Mariko Tamaki. Con trabajos como Supergirl: Fuera de lo común o la muy destacable Harley Quinn: Cristales Rotos, ganadora del Eisner a mejor guionista, las expectativas de lo que pueda hacer la autora con la mayor heroína del panteón de DC Comics son elevadas. Si al dibujo le acompaña el patrio Mikel Janin, dibujante regular de la etapa de Batman con Tom King, el hype no puede estar más alto.

    Diana cambia de vivienda, potenciando el sentimiento de comienzo de este run, con Maxwell Lord como antagonista. Enemigo elegido probablemente por influencia del film WW84, este cómic pretende ser una puerta de entrada para nuevos lectores. Tamaki define bien a Wonder Woman y trata de exponer todos los matices que hacen de ella un personaje único. La heroína detendrá un motín en una cárcel, a raíz de este suceso se verá inmersa en un viaje por todo el mundo. Janin se exhibe con su diseño de personajes, composición de página y narración, dotando a la serie de un gran atractivo visual, coloreado por la reputada Jordie Bellaire, el equipo artístico que cuenta con la aportación de Rafa Sandoval, Carlo Barbieri o Steve Pugh es de auténtico lujo. Queda por ver si la guionista de Laura Dean me ha vuelto dejar es capaz de realizar una etapa memorable de Wonder Woman, mimbres no le faltan. Muchos lo han intentado sin terminar de conseguirlo, no es un personaje fácil de escribir y la autora deberá esforzarse al máximo para conseguirlo.

    El papel protagónico de Wonder Woman en Death Metal deja un futuro incierto para el personaje. La culminación del evento de Snyder y el ascenso en la editorial de Yara Flor, la amazona brasileña de Estado Futuro, hacen de este tomo una posible última oportunidad para disfrutar de Diana en su serie mensual.

    BATMAN EL MUNDO / BATMAN DAY

    El Batman Day es ya una fecha importante para todos los aficionados al cómic de superhéroes y para todos aquellos aficionados a Batman en particular. Y lo es desde que se instaurará dicho día el año en el que Batman cumplía 75 años de que fuera creado por Bill Finger y Bob Kane. Tan importante aniversario se produjo en 2014, celebrándose finalmente el 23 de julio de ese año, aunque tendría que haberse realizado en marzo, mes en el que Batman apareció en Detective Comics #27 por primea vez. Finalmente se estableció que sería el tercer sábado de septiembre el día del murciélago.

    El del año pasado fue especial de nuevo, ya que el personaje sopló ya 80 velas y por muchas ciudades del mundo se pudo ver en los cielos la batseñal, el símbolo que lo caracteriza y atemoriza a los criminales, iluminando muchos edificios en algunas de las ciudades más relevantes del planeta.

    Es un día en el que las tiendas especializadas se suman a la celebración, mientras que la editorial, DC Comics, así como las editoriales que publican sus historias por todo el mundo, aprovechan para lanzar especiales, ofrecer regalos a sus lectores y clientes y festejar a lo grande el día del Señor de la Noche.

    Este año no va a ser distinto, aunque tengamos que esperar hasta el próximo año para poder ver al murciélago de nuevo en la gran pantalla, llega a las tiendas una propuesta de índole global, en la que diferentes artistas plasman su visión del personaje. El personaje más emblemático de DC Comics muestra toda su versatilidad cuando se pone en manos de los más variopintos equipos creativos de 14 países para que interpreten al personaje en historias únicas, recogidas en una antología de 184 páginas, bajo el título Batman: The World, con fecha prevista de publicación el 14 de septiembre de 2021, de manera simultánea, con la intención de que esté disponible para el Batman Day que se celebrara el 18 de septiembre de 2021. La antología completa será traducida en los siguientes territorios: Norteamérica, Francia, España, Italia, Alemania, República Checa, Rusia, Polonia, Turquía, México, Brasil, China, Corea y Japón. Una guerra contra el crimen a escala global como nunca se ha visto. Y para ilustrar la aventura ambientada en España se cuenta con el talento de Paco Roca, Premio nacional de Cómic. Será el segundo acercamiento del valenciano al Universo DC, tras su participación en 2020 en la iniciativa conmemorativa “Los héroes siempre vuelven”. Los equipos creativos del resto de países son:

    Mathieu Gabella (guionista) / Thierry Martin (dibujante) – Francia.
    Paco Roca (guionista, dibujante) – España.
    Alessandro Bilotta (guionista) / Nicola Mari (dibujante) – Italia.
    Benjamin von Eckartsberg (guionista, dibujante) / Thomas von Kummant (guionista, dibujante) – Alemania.
    Stepan Kopriva (guionista) / Michael Suchánek (dibujante) – República Checa.
    Tomasz Kolodziejczak (guionista) / Piotr Kowalski, Brad Simpson (dibujantes) – Polonia.
    Ertan Ergil (guionista) / Ethem Onur Bilgiç (dibujante) – Turquía.
    Alberto Chimal (guionista) / Rulo Valdés (dibujante) – México.
    Carlos Estefan (guionista) / Pedro Mauro (dibujante) – Brasil.
    Inpyo Jeon (guionista) / Jae-kwan Park, Kim Jung Gi (dibujantes) – Corea.
    Xu Xiadong, Lu Xiaotong (guionistas) / Qiu Kun, Yi Nan (dibujantes) – China.
    Kirill Kutuzov, Egor Prutov (guionistas) / Natalia Zaidova (dibujante) – Rusia.
    Okadaya Yuichi (guionista, dibujante) – Japón.

    Se trata de una obra cuyo principal valor está en poder leer la interpretación de Batman desde perspectivas tan distintas, con los tropos característicos a cada país, cultura y sociedad, sacando al personaje de sus entorno y ecosistema habitual. Aunque se trate de un listado de artistas que pueden resultar ajenos al lector nacional, sin duda se trata de una propuesta interesante por lo ya comentado. Poder disfrutar de la visión del personaje desde otros ángulos es siempre algo que es bienvenido.

    BATMAN TIERRA 1 VOL. 03

    En DC se puso sobre la mesa una iniciativa denominada Tierra Uno, mucho antes de que Morrison mapease el Multiverso, con la que se daba salida a historias de corte y ambientación más realista, con la que poder narrar de nuevo los orígenes de algunos de los personajes más importantes de la editorial, pero vistos de este otro punto de vista. Una reinvención, no se puede decir que radical, pero si distinta, de personajes tan relevantes como Wonder Woman, Green Lantern, Superman, Los Titanes y el que hoy nos atañe, Batman.

    Todo empezó en 2010 cuando llegó a las tiendas el primer volumen Tierra Uno dedicado a Superman. Escrito por Michael J. Stracznski y dibujado por Shane Davis, abrían la veda de estos especiales. En 2012 le llegó el turno a Batman, de la mano de Geoff Johns y Gary Frank, en la que este interesante equipo creativo (Doomsday Clock) ponía el ojo en la figura del Hombre Murciégalo y su conocido origen.

    La crítica la recibió de forma entusiasta elogiando el enfoque de esta y como se había tomado uno de los orígenes más narrados del cómic de superhéroes y se había logrado construir un relato que encapsulaba a la perfección toda la esencia del personaje. Johns y Frank, lograron mostrar a un Bruce Wayne errático, humano, centrando la atención en lo que se esconde bajo la máscara, añadiendo sutiles, pero determinantes cambios, a la leyenda que acompaña al muchacho que vio morir a sus padres en un oscuro callejón de Gotham.

    Este mes de septiembre de 2021 llega a España el tercer volumen de este trabajo, que ha necesitado de ocho años para estar completo en nuestro país (la segunda entrega se publicó en 2015, pero estos retrasos nada tienen que ver con la editorial que publica DC en España, sino con su equipo creativo). Un tercer volumen que viene dispuesto a cerrar lo narrado hasta ahora, dejando la puerta adecuadamente abierta para poder seguir añadiendo nuevo material en caso de ser necesario.

    Cuando emprendemos cualquier tarea en nuestras vidas, cuando el objetivo es algo inabarcable, enorme en proporción al esfuerzo, una quimera que nos va a llevar a emprender un camino sin retorno, sin descanso, agotador y desesperante lo más normal, es que nos veamos obligados a dejar tras nosotros una parte de nosotros mismos, un pedazo de nuestra alma. El sacrificio es asfixiante, la pérdida sofocante y tan solo el creer que lo que hacemos puede y cambia el mundo es lo que nos sigue moviendo a querer luchar por no dejar de intentarlo. Una labor que en el mundo real se ve reflejada en los médicos que luchan contra las enfermedades en África, las fuerzas de la ley que pugnan contra los criminales… y cientos de miles de personas que su día a día es una lucha contra la realidad y que no se rinden ante su aplastante peso. Y es que esta trilogía se asienta sobre la perdida, la motivación y el sacrificio.

    Para este tercer volumen, Johns y Frank, centran su atención en la expansión de microcosmos de Batman, con la llegada de Catwoman, pero también de un pasado oscuro que regresa para amenazar la todavía inestable posición del Caballero Oscuro en Gotham. Son muchos frentes los que se abren ante Bruce y la presión que generan se hace insoportable. Dolor, angustia, vergüenza, tenacidad, voluntad, pasión, miedo y entrega, son las palabras que pueden describir lo que encierra la historia del guionista de la JSA y el dibujante de Superman. Indispensable.

    HARLEY QUINN – BLACK, WHITE AND RED

    Mark Chiarello era el editor de DC Comics cuando en 1996 se propuso realizar un cómic que aunara a los grandes artistas del medio. Batman: Black & White fue concebido bajo esta idea con el trabajo de Brian Bolland, Bill Sienkiewicz, Howard Chaykin, Joe Kubert, Katsuhiro Otomo, autor de Akira, o por supuesto, Bruce Timm, entre mucho otros. Un título de enorme éxito que sigue coleccionando volúmenes a sus espaldas, recientemente ha sido publicada su quinta entrega con autores como James Tynion IV, J.H. Williams III, Paul Dini, Emma Ríos, G. Willow Wilson, Tradd Moore, J.H. Williams III, Andy Kuberto Emma Ríos. El concepto iba a ser reciclado de cara a otros personajes tarde o temprano, Superman y Wonder Woman ya tienen su cómic con colores definidos, Superman: Red & Blue y Wonder Woman Black & Gold. ¿Quién además de la trinidad podría adherirse a la iniciativa cromática? Evidentemente, la payasa favorita de todos con este, Harley Quinn: Negro+Blanco+Rojo.

    Este cómic es concebido para su lanzamiento en formato digital. En blanco y negro, con importantes toques de rojo, la antigua psiquiatra es definida por una legión de artistas de altura. Los distintos autores exprimen sus acercamientos a la psiquiatra, tratando su propia encarnación del personaje.

    Así, Stjepan Sejic nos remite a su excelente versión, Harleen, con un enfoque de Harley menos loco y con una necesidad palpable en el personaje de mostrarse perspicaz. La exnovia del Joker siempre ha sido inteligente, pero nunca se ha preocupado por demostrarlo. Sejic recuerda su historia a través de los recuerdos de la protagonista con gran acierto en su lápiz, reflejando cada sensación en el rostro de la prisionera. En base al rojo se rememora la vida del personaje, extendiendo mínimamente lo contado en Harleen.

    Mirka Andolfo y su personal estilo traen una historia que coloca a Harley como la estrella más famosa de Gotham, el mayor icono de la moda. El guion cuenta con cierta crítica a las redes sociales y la aparición estelar de Catwoman.

    Saladin Ahmed y Javier Rodríguez colaboran con, Póngase de acuerdo, una de las menos inspirada del tomo. Tim Seeley y Juan Ferreyra sitúan a Harley en el mundo de las batallas de rap, trasformada en Bnet, Harley, tratara de ganar un preciado objeto del Joker rimando. Hiedra Venenosa como su inseparable compañera también está presente en el capítulo.

    Riley Rossmo tan apegado al personaje en la actualidad también se deja ver en este negro, blanco, rojo. Otro de los autores completos de estilo único que se dan cita en el libro, donde el arte es muy destacable. Un repaso a la vida de Harley que se lee de forma ágil y agradecida, con Rossmo demostrando cuánto tiene que decir sobre ella.

    Katana Collins y Matteo Scalera se ocupan de subir a la palestra su encarnación de Harley, nacida de la aclamada Batman: Caballero Blanco de Sean Murphy. Una vez más se pone de manifiesto la especial relación que tiene la Harley Quinn y el Batman de este universo. Por raro que parezca, Murphy primero y su esposa Collins después, hacen verosímil la amistad entre héroe y villana. Scalera sublime, como siempre.

    Erica Henderson
    una autora completa más para el cómic enfrenta a Pamela Isley y a Harlem Quinzel. Nunca es fácil cambiar nuestros hábitos, mucho más sino cambias de entorno. Daniel Kibblesmith y Marguerite Sauvage presentan, El final del camino, con la protagonista en New York enfrentándose contra ridículas bandas callejeras que pelean por el control del metro.

    Joe Quinones, con Indiana Quinn, embarca a la rubia loca en un viaje en busca de la fuente de la eterna juventud, para desesperación de Hiedra Venenosa. La artista griega Dani participa con el décimo número, Vacaciones al sol, donde Harley corta por lo sano con un amante.

    Spurrier y Otto Schmidth ponen el foco en cómo Harley mataría a Superman. Leyendo Héroes en Crisis, casi que solo necesita coincidir con la trinidad para lograrlo. También tiene una muerte pensada para Flash, Wonder Woman, Batman o Green Lantern. Hay planes más inspirados que otros pero resulta interesante ver a Harley enfocada en ser un genio criminal, sin el tono cómico tan acusado.

    Jimmy Palmiotti y Amanda Conner no podían faltar en este recopilatorio y retoman su encarnación de la exnovia del Joker con entusiamo. Harley Quinn y los aniquiladores han llegado para traer la paz al mundo. Patrick Schumacker y Eleonora Carlini trabajan en Tinta Roja, donde la rubia loca entra a trabajar en la Legión de la Condena. Pasamos de una historia en la que crea su propio grupo de superhéroes a otra en la que está feliz de integrar el peor grupo de supervillanos. La bipolaridad a la que está sometida el personaje es abrazada sin complejos y cada equipo creativo exprime su versión favorita.

    La colorista Jordi Bellaire participa con el guion y el color de, Casa que necesita reparaciones, con Greg Smallwood al dibujo, donde nuestra protagonista busca un regalo del Joker en una casa llena de trampas mortales.

    Sam Humphries, otro autor reciente de la serie mensual de la protagonista, participa en el libro junto a Sthepen Byrne. Una cena de acción de gracias entre los villanos encerrados en Arkham puede ser muy divertida. Es el único autor que cuenta con etapa con el personaje que recurre a una versión genérica de Harley y no expone su run en este libro.

    Si la anterior historia trataba sobre acción de gracias, Frank Tieri y Tom Fowler dan su espacio a la Navidad. Un episodio común conmemorativo de estas fechas con Harley y su equipo abrazando el espíritu navideño. Liz Erikson y Tom Derenick continúan con la misma dinámica en el próximo capítulo. El tomo cierra con dos historias del escritor David Mandel y el artista Adam Hughes. Por supuesto el cocreador de Harley, Paul Dini, no podía faltar, junto al legendario artista de Batman: The Animated Series, Kevin Altieri pone el broche de oro a este tomo unitario.

    La antología es principalmente destacable por el buen y personal dibujo del que hace gala, artistas muy propios se dan cita en este libro y todos ellos exprimen su estilo. El blanco, negro y rojo es mejor utilizado en algunas historias que en otras, pero en general todos los cómics están bien concebidos aplicando eficientemente el trío de colores.

    Como punto negativo del libro está la referencia que se hace del Joker como elemento perturbador de la protagonista en algunas de las historias. Harley hace mucho que tiene superada su relación con el demente de pelo verde, rememorar aquel trauma, sin matices ni desarrollo, se percibe como el recurso facilón al que adherirse cuando se es incapaz de construir una historia original. En algunos casos es más perturbador que en otros, pero el procedimiento se repite más de lo necesario a estas alturas de vida editorial de Harley Quinn.

    Un conjunto de historias de interés variable, como suele ser habitual en este tipo de trabajos, pero con un cuidado y una calidad palpable, algo no tan común a estas antologías. El cómic ofrece múltiples versiones de Harley Quinn poniendo de manifiesto la versatilidad de la villana o cada vez más, antiheroína, casi siempre con su característico humor por bandera. Un buen tomo gracias al crisol de artistas que procesan adoración por el personaje creado por Paul Dini y Bruce Timm.

    JOHER/HARLEY – CORDURA CRIMINAL Vol. III

    La obra de Kami García es generalmente de temática adolescente como bien se puede observar en sus libros de la saga Caster Chronicles, éxitos de ventas, así como en la mayor parte de su producción con trabajos que incluyen una novela sobre Mulder y Scully (protagonistas de la mítica Expediente-X) en una versión adolescente o su otro gran acercamiento al noveno arte con Raven o Chico Bestia como protagonistas dentro de la línea DC Young Adult. En esta ocasión la guionista se aleja de su zona de confort y propone un intenso thriller al más puro estilo Seven, con una representación de los distintos cadáveres que aparecen en el libro realista y cruda. El Joker es un meticuloso asesino en serie, el histrionismo y la locura más exacerbada del personaje no tienen cabida, dejando paso a la inteligencia y la frialdad como rasgos más representativos del eterno enemigo de Batman. Cordura Criminal lo apuesta todo a un enfoque realista y noir, con el intenso monólogo interior de sus protagonistas asfixiando el texto, rasgo común a las novelas en las que se inspira el cómic. De la misma forma, la doctora Harleen Quinzel es tratada, presentada y construida como el típico detective privado de la novela negra más clásica. Psicóloga forense, la otrora rubia loca realiza perfiles psicológicos para la policía, integrando este tipo de dinámica en el cómic, propia de series de televisión como Mindhunter o True Detective. Un trabajo que es una grata sorpresa, que destila calidad en su realización, ideal para aquellos que gusten de este tipo de productos o para el aficionado habitual que quiera leer una caracterización de los personajes que conoce muy distinta de lo que acostumbra.

    El Libro uno nos presentaba a los protagonistas, Harley era dura y la más lista del lugar, a excepción del Joker, imperturbable y minucioso cometiendo distintos asesinatos con un alto grado de teatralidad; la muerte para este psicópata puede ser arte. Ella quiere capturar al demente y sádico criminal, él se siente poderoso, su catarsis ha comenzado y nada puede pararle. Comienza el juego del gato y el ratón donde inteligentes diálogos y percepciones tienen cabida. La segunda entrega se muestra menos inspirada que la primera, con un conjunto de situaciones no tan bien hilada como al principio, donde el Joker y Harley tienen un acercamiento resultando complicado predecir qué ocurrirá en este tercer volumen, último de la serie, tan capaz de girar hacia la conversión de Harleen en Harley como de convertir a la psicóloga en la asesina del payaso.

    Para este tercer libro, Edward Kurz (criminólogo) ayuda a García a los guiones del epílogo, Secret files, un vistazo a los apuntes de la doctora Quinzel que cuenta con la colaboración del talentoso David Mack al dibujo. Un especial lleno de material complementario muy interesante que da trasfondo a la obra además de introducirte de lleno en el proceso deductivo.

    El habitual Mico Suayan que se ocupara de los lápices de la historia principal, en blanco y negro, la trama referida al presente, sigue activo en el libro. Para las analepsis referentes a la vida de los protagonistas es reservado el color. Michael Mayhew (el dibujante más famoso en la Zarzuela) se ocupaba de estos pasajes, pero ya fue sustituido en el anterior volumen por Jason Badower que trata de seguir la dinámica de dibujo fotorrealista característico de la serie, que ambienta tan bien el noir y potencia el realismo del que hace gala el guion. En este tercer volumen tanto Suayan como Badower se encargan de ambas tramas, con el filipino excelso realizando un gran trabajo y Badower cumpliendo de forma aceptable, con el mayor debe en alguna expresión facial. Un dibujo a pesar de los cambios de artistas, cuidado y de alto nivel.

    Un desgarrador relato sobre asesinos en serie y la obsesión que generan en quienes los persiguen, con un buen origen para el Joker y una novedosa construcción de Harley Quinn convertida en un clásico detective. Cuenta con un muy buen y característico dibujo que termina de convertir el cómic en un producto distinto de la extensa producción de DC Comics.


    LIGA DE LA JUSTICIA / POWER RANGERS

    Los crossover. Ay, los crossovers. Placer culpable habitual en el aficionado, recurso fácil de las editoriales y producto habitualmente poco elaborado. Una salida efectista que busca el placer inmediato en el lector, ávido de historias que sepan conjugar lo mejor o lo más artificioso de dos mundos diferentes. En esta ocasión, asistimos a la reunión definitiva de la Liga de la Justicia, el supergrupo de la editorial DC, con los Power Rangers. Lo que a primera vista resulta una clara maniobra puramente comercial (y, no nos engañemos, lo es) alcanza un cariz distinto como consecuencia de sus autores.

    Principalmente, por la elección de escritor: Tom Taylor. Nos encontramos con un autor de unas cualidades extraordinarias a la hora de encontrar el tono que demanda una historia, con un sentido del humor muy particular que, cuando funciona, resulta una adición notable para la aventura. Lo mejor que puede tener este tebeo es un enfoque relajado, que no se tome demasiado en serio nada de lo que ocurre y que recurra a la comedia como vía principal para narrar. Y, de eso, se aprovecha a la perfección.

    Tenemos bromas, comentarios y referencias que apelan al espíritu más desenfadado de ambas formaciones, abrazando sin tapujos el lado ridículo, experimental y fallido que pueden tener. Darles un espacio nuevo para que desarrollen un argumento diferente al que están acostumbrados, en ese sentido, es todo un acierto. Su escritor sabe aprovechar las premisas, sin renunciar a la acción, para la que Stephen Byrne prepara diseños de página muy atractivos y cinematográficos.

    En cuanto a los personajes, resulta interesante el modo de presentar a cada héroe en la aventura, comenzando por Batman. Como ha demostrado en la actual Batman The Detective y en Escuadrón Suicida, su escritor destaca por no centrarse en una única vía de caracterización del personaje. Le gusta que sea serio, intimidante, que gobierne las acciones del resto y sepa dirigir la historia y los enfrentamientos, pero también le encanta aprovecharse de su vis cómica. Ambas percepciones de un mismo personaje se encuentran en esta ocasión, con el recurso habitualmente explotado en la actualidad de poner a un héroe serio, con voz solemne en una situación ridícula.

    Por su parte, escribe también a un gran Superman. Menos atolondrado pero callado, deja que sean terceros (los Power rangers) los que definan al personaje a través de sus impresiones y primera vista del héroe de Metropolis. Tan poderoso como humano.

    Dejando atrás una clásica situación de personajes comiqueros que se encuentran por primera vez y pelean sin mucho sentido, se adentran en una trama que involucra a un par de villanos a la sombra, que son manejados con mucho cariño e interés por parte del equipo creativo. Con ello, tenemos una miniserie que recoge todos los vicios de una historia de sus características, sin renunciar a aquello que las convierte en especiales a ojos de los aficionados, pero tomando un camino propio en el que alcanza un matiz distinto y relevante. Si no la leíste en su día en grapa, tienes una nueva oportunidad.


    FUTURE STATE

    Este mes la publicación de las series de DC en España sufren un severo cambio en su dinámica mensual. No hay grapas de Superman, ni de Flash, ni la JL, ni Batman… ¿qué está pasando? Este mes es distinto, muy distinto, y cualquier nuevo lector que llegue a una tienda y desee ver qué hay de nuevo este mes, se va a encontrar con una serie de tomos en los que se recopilan colecciones que para nada parecen ser las que uno espera encontrarse. Si, hay títulos de Batman, Superman, Flash, Aquaman, Wonder Woman, la Liga de la Justicia, pero no son como los que se han podido ver durante todos estos meses previos. ¿Qué locura es esta? Todo esto tiene una explicación y desde aquí vamos a poneros las cosas algo más sencillas.

    Future State nace de las consecuencias de Death Metal. DC dio un salto temporal, sin especificar muy bien de cuanto, en las distintas series regulares que tenían en marcha, más alguna extra, de forma que las historias de Future State están ubicadas en distintos momentos temporales. En el anuncio del evento parecía que la mayoría estaban ubicadas en 2030. Ahora hemos descubierto que estarán bastante más repartidas en el tiempo. Entre 2025 hasta 2070 encontraremos la mayoría de sus historias. La mayoría en franjas de 5 años porque en DC Comics se mueven por lustros.

    En 2025 tendremos ubicadas prácticamente todas las historias relacionadas con el universo Batman. Toda la trama de Gotham City sufriendo el régimen del Magistrado. La única excepción será Dark Detective protagonizada por un Bruce Wayne algo más mayor en 2027. En ese mismo año ocurrirán los hechos de The Flash y Teen Titans. Una serie donde debutará Red X en el universo de cómics. ¿Será este enmascarado o el líder del Magistrado el descarriado Damian Wayne? Las apuestas con Red X se decantan más para el recién llegado Clownhunter. Queda por ver si en 2025 o 2027 tendremos noticias del futuro del hijo biológico de Bruce Wayne. En 2029 tendremos la historia de Shazam tras lo ocurrido al final de Teen Titans. Tras ello los saltos serán cada cinco o diez años hacia el futuro.

    En 2030 tendremos las primeras series relacionadas con Superman. Además, tendremos el título de Aquaman con su hija siendo entrenada por Jackson Hyde. La historia de Nubia de Wonder Woman también estará ubicada en 2030. En cambio, la de Yara Flor en Wonder Woman la veremos en 2050 junto a la de Kara o Superman vs Imperious Lex. Otras series ubicadas en 2030 serán Suicide Squad y la Justice League Dark. En 2035 únicamente tendremos ubicadas todas las historias enlazadas con The Last Lantern. ¿Ubicarán Far Sector antes o después de 2035? Porque en la Liga tendremos a Jo Mullein como Green Lantern. Un mix temporal que espero sea capaz de cumplir con el objetivo que no es otro que unificar y conciliar la continuidad del Universo DC.

    ECC ha optado por unificar en tomos las numerosas series de Future State. Algo que ya se hizo de forma muy similar cuando tuvo que publicar Convergencia en nuestro país. Editorialmente tiene sentido, pero para el aficionado esto genera un problema. ¿Qué debo comprar? ¿Dónde esta la serie que a mí me puede interesar dentro de los diferentes tomos que llegan este mes?
    En total serán quince tomos los que ECC pondrá a la venta, nueve en septiembre y el resto en octubre, que aglutinan las diferentes series de la siguiente forma:

    Estado Futuro: El próximo Batman. Incluye Future State: The Next Batman núms. 1-4 USA.

    Future State – Semana 1. Parte 2
    Future State – Semana 3. Parte 1

    Estado Futuro: Futura Gotham. Incluye Future State: Harley Quinn núms. 1-2, Future State: Robin Eternal núms. 1-2, Future State: Catwoman núms. 1-2, Future State: Nightwing núms. 1-2 y Future State: Batman/Superman núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 1. Parte 1 (Harley Quinn)
    Future State – Semana 2. Parte 2 (Robin Eternal)
    Future State – Semana 3. Parte 1 (Catwoman / Nightwing)
    Future State – Semana 4. Parte 1 (Batman y Superman)

    Estado Futuro: Superman. Incluye Future State: Superman of Metropolis núms. 1-2 y Future State: Superman: Worlds of War núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 1. Parte 1 (Superman de Metropolis)
    Future State – Semana 3. Parte 2 (Superman: Mundos de Guerra)

    Estado Futuro: Wonder Woman. Incluye Future State: Wonder Woman núms. 1-2 y Future State: Superman/Wonder Woman núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 1. Parte 1 (Wonder Woman)
    Future State – Semana 2. Parte 1 (Superman y Wonder Woman)

    Estado Futuro: Liga de la Justicia. Incluye Future State: Justice League núms. 1-2 y Future State: Aquaman núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 2. Parte 1 (Liga de la Justicia)
    Future State – Semana 4. Parte 2 (Aquaman)

    Estado Futuro: Liga de la Justicia Oscura. Incluye Future State: Justice League núms. 1-2 (la historia protagonizada por la Liga de la Justicia Oscura) y Future State: Swamp Thing núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 1. Parte 2 (La Cosa del Pantano)
    Future State – Semana 2. Parte 1 (Liga de la Justicia)

    Estado Futuro: Flash. Incluye Future State: The Flash núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 1. Parte 2

    Estado Futuro: ¡Shazam!. Incluye Future State: Shazam! núms. 1-2 y Future State: Teen Titans núms. 1-2 USA.

    Future State – Semana 2. Parte 1 (Jóvenes Titanes)
    Future State – Semana 3. Parte 2 (Shazam)

    Generaciones destrozadas. Incluye Generations Shattered USA y Generations Forged USA.

    Reseñas DC USA – Generations: Shattered #1


    Y: EL ÚLTIMO HOMBRE

    Y: El último hombre es una obra que nace de muchos imposibles. En primer lugar, y más evidente, que se consiguiera culminar el plan inicial trazado por su escritor sin grandes cambios o intromisiones reseñables desde la editorial. Ese nivel de libertad a la hora de disponer de una historia, sus personajes y los lugares a los que estos acuden es una autentica rara avis en el modo de trabajar en las dos grandes. En segundo, por la propia situación artística de su escritor: Brian K. Vaughan, todavía un joven con poca experiencia, rebelándose contra todo con una madurez impropia de su edad y trayectoria. Junto a Pia Guerra elaboraría una absoluta e incontestable obra maestra, considerada por el que escribe como la mejor serie de Vertigo en el siglo XXI.

    Se nos presenta un argumento tan extraño como habitual en la ciencia ficción: una situación de desesperación absoluta, inclasificable, con la que la humanidad se encuentra sin que aparentemente haya razón que la justifique. Todo hombre ha muerto, salvo un chaval llamado Yorick. Esto cambia el modo de percibir la realidad, el mundo y el sentido y motivo de la vida. A partir de entonces, comenzarán las desventuras a lo largo de sesenta episodios, repletos de giros de guion de puro contenido televisivo, con un manejo sobresaliente de los tiempos y las revelaciones.

    Desde las primeras escenas iniciales, enmarcadas tanto en el contexto histórico de los EEUU post 11 S como el momento en el que se encontraba la escritura y su desarrollo a principios de siglo, plagadas de referencias culturales y conversaciones casuales sin un aparente hilo conductor. Se nos habla de Elvis y su hermano, de las consecuencias que puede tener una trivialidad como que alguien nazca y otro muera, el reflejo que este pudo tener en las personas y cómo en un segundo, tal y como sucede en la obra, todo puede cambiar.

    El principal aspecto positivo, volviendo a Vaughan, se encuentra en el ritmo y estilo del que hace uso, de un modo original. En primer lugar, por la sensación constante de peligro, hasta en los momentos más relajados, de que algo está a punto de suceder, lo cual obliga a leer con una atención absoluta para no perderse ni el más ínfimo detalle. Relacionado de igual manera con esto, los finales de grapa contienen algunas de las resoluciones más soberbias jamás vistas en el tebeo americano, dando buena cuenta del potencial de sorprender para después construir que tiene un recurso que ha sido tan intoxicado por otros autores. Donde muchos ven una mera herramienta para asombrar y luego dejarlo ahí en dos páginas al siguiente mes, con el desgaste en el lector que ello implica, los autores de Y: El último hombre ven un modo veraz de transmitir ideas.

    En cuanto al desarrollo de personajes, la propia estructura de la serie hace que veamos una verdadera evolución, en la que hasta los más secundarios disponen de momentos para lucirse y participar de la historia principal, haciendo que el propio argumento y su idea central se desarrolle y avance. Pia Guerra maravilla con un estilo soberbio que destaca por el modo de retratar a los personaje femeninos como, con el avance de la cabecera, las escenas de pura acción, con escenarios y recursos para el recuerdo.

    Por ello, esta nueva edición, como ya ocurriera con la Saga de la Cosa del Pantano hace algunos meses, se presenta como una oportunidad de oro para hacerse con la serie entera en un único tomo para aquellos lectores que abogan por disponer de material completo en recopilación cerrada, sin dilaciones en el tiempo. Con la llegada de la serie de televisión, esta maravillosa aventura está más viva que nunca.


    SKREEMER

    ¡Que corra el licor como el agua! ¡Almas del diablo! ¿Me creíais muerto?

    Ante la falta de reediciones de clásicos DC, de nuevo nos vemos obligados, aunque con placer, a traeros alguna maravilla olvidada. En este caso, la culpable de que muchos siempre nos lancemos a las obras de Milligan con inusitado interés, con el riesgo que eso conlleva en no pocas ocasiones: La inconmensurable Skreemer.

    Una obra de genero negro y de ficción, de gánsteres y de familia, de destino inamovible y de la posibilidad de elección, de violencia y de poesía. Una continua contradicción domada con pulso maestro.

    Conste que José Torralba ya le dedicó un meticuloso artículo en 2009, con motivo de la edición en tomo de Planeta, la última en nuestro país tras la primera en grapa de Zinco en el 1992/93. Pero eso no ha de negarnos el gusto de repasar esta distopía postapocalíptica publicada originalmente en 1989. Por cierto, que en el mencionado artículo de ZN había duda entre tratar la obra de distopía o ucronía, pero alguna viñeta perdida en la que salen modernos policías antidisturbios y la mención de armas biológicas nos hace decantarnos por lo primero.

    Porque, ¿de qué va Skreemer? Podría decirse que principalmente de la vida de Veto, un líder mafioso hecho así mismo, desde niño sacudido por la vida hasta cruel determinista. Todo en un mundo decadente que sobrevive tras la caída de las instituciones sociales (sin especificar o sugerir siquiera un motivo) y en el que los criminales gobiernan bajo una continua guerra de bandas. Pero también nos habla de una familia honrada, los Finnegan, que se entremezcla en la vida del protagonista hasta predestinar la suya propia. Todo en distintas épocas que nunca son expuestas en orden temporal, sino que se cruzan hasta demostrar que la historia siempre se repite.

    Primera obra de un joven Peter Milligan (Londres, 1961) en DC comics, es sin embargo uno de sus mejores trabajos. Se le ha criticado cierta densidad o algo de obviedad a la hora de mostrar sus muchas referencias, pero su frescura la hace mucho más digerible que otras obras más elaboradas y aparentemente sutiles del genio londinense. Concebida junto con el dibujante Brett Ewins (Londres, 1955-2015) tras el visionado de “Érase una vez en América”, la pareja tenía ganas de gánsteres. Y aunque el artista deja su impronta en una composición de página rompedora y unas perspectivas muy interesantes, tampoco se puede negar el talento de Steve Dillon (Londres, 1962-2016) en el entintado. Principalmente aportando un sombreado exquisito, también se pueden apreciar sus característicos y expresivos (y repetitivos, todo sea dicho) rostros alargados que llegarían a definirle para bien y para mal. Y, cómo no, editada por santa Karen Berger, a la que tanto debemos los amantes de otros géneros dentro del comic mainstream. Ella fue la que convenció a Milligan a pasarse por DC y de nuevo dio en el clavo, aunque sea por la calidad, ya que en este caso comercialmente no triunfó.

    Juntos consiguen crear una de esas obras atemporales, que da igual cuando la leas y cuanto hace que la hubieras leído. Siempre se puede sacar algo nuevo y no defrauda. Con diálogos duros, tajantes, a juego con un dibujo rectilíneo, cortante. Con unas referencias que van del 1984 de George Orwell (para quien lo haya leído es duramente obvia) hasta el Finnegans Wake de James Joyce (esta, aunque descarada porque de hecho es parte de la trama, se urde de formas mucho más sutiles en la búsqueda de la historia que se repite a si misma). Con unos personajes trabajados hasta la médula y diseñados con el corazón, consiguiendo que empaticemos con el criminal más mísero y dudemos de las acciones del más benevolente de los caracteres.

    Y porqué no decirlo, para los amantes de la grapa, consigue mantener el interés y aportar más que buenos ganchos entre los capítulos pese a mantener una concepción total de novela gráfica, tal como la concebimos hoy en día. Aparte de esas portadacas ¡Por favor!

    Un obrón que merecería una nueva y cuidada edición, sólo por el hecho de estar siempre disponible para el aficionado… Y si no tirar de segunda mano. Sea como sea, no os perdáis este viaje entre distintas tramas temporales, entre una familia disfuncional que saborea el éxito entre trágicas puñaladas en la espalda y tres pobres generaciones de desheredados que intentan no traicionar sus valores pese al camino de espinas que les ha tocado vivir, entre la capacidad de ver el futuro y no poder o no querer cambiarlo y el dejarse atropellar por el destino las veces que haga falta por puro orgullo o pura dignidad.

    ¿No os he contado la verdad? Mucha diversión en el velatorio de Finnegan.


En 2015 DC lanzó al mercado Convergencia. Un evento que miraba al pasado y cuyas ventas os traemos el mes que llega a España Future State, donde DC mira la futuro. Recordar, si hacéis click en la imagen se puede ver más grande. Sorprende que ese mes DC copara las ventas en lo más alto con un evento a todas luces mediocre.

RACIÓN DE VENTAS

ES LA HORA DE LA ENCUESTA…

No podía ser de otra forma. Este es le mes de Future State y toca mojarse. Así que os animamos a ver cuales son vuestras preferencias de cara a los tomos que llegan hoy a las tiendas.

[poll id=”926″]

Y esto ha sido todo por este mes.

Artículo anteriorBoletín Marvel #97
Artículo siguienteThe Boys: Querida Becky, de Garth Ennis y Russ Braun
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Málaga (1984). Desde muy pequeño leía tiras cómicas en los dominicales, 13 rue del percebe era mi favorita. A mis padres les gustaba que su hijo leyera y cada poco tenía un Astérix nuevo para leer y releer. A la edad de diez u once comencé con el americano, Spiderman para ser más exactos. La saga del clon fue mi primera lectura. Todavía me pregunto cómo pude aficionarme con aquello pero la verdad es que me atrajo enormemente e incluso el no saber qué estaba leyendo (para nada empecé con el número 1) fue un plus para mi interés. La primera lectura siempre condiciona y como secuela me deja mi gusto por personajes alternativos. Tras esto, vino lo demás; universo Marvel , mi adorada DC, cómic independiente y grandes obras que me mostraron lo realmente interesantes que pueden llegar a ser los tebeos.
Jurista. Mi historia comienza con una grapa del Ultimate Spiderman de Brian Michael Bendis y Mark Bagley. Dieciséis años después, el interés por las viñetas sigue intacto. Esta gran afición me ha llevado a expandir los límites de mi curiosidad y a ser creativo, a librarme de prejuicios a la hora de conocer obras y a saber que, por muy mal que vayan las cosas, siempre habrá una nueva aventura esperándome en la estantería.
Cordobés del 77, afincado en Barcelona y biólogo de profesión. Me gusta entender el mundo en viñetas desde pequeño. Fogueado con Ibáñez, Hergé y compañía, terminé enamorado, a la vez, de los mutantes Claremont y los adolescentes de Wolfman. Luego Zinco terminaría de conquistarme con crisis, ligas, legiones, Miller, Moore, Morrison, Gaiman... Tras los apabullantes años noventa terminé apartándome un poco del cómic, pero con el tiempo me volvió la locura. Con la madurez he sabido ampliar mis gustos, filias, críticas… y de hecho en los últimos años lo que más me gusta es la teoría e historia de los cómics.
47 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
7 septiembre, 2021 20:10

Como es una entrada larga ire comentando mientras voy leyendo.

Ya deje en otras entradas mis opiniones sobre “Tres Jokers”, que no han cambiado un apice. Sobre la obra en si haria dos comentarios.

El primero es sobre lo que ya es un lugar comun: el daño que ha hecho un Frank Miller mal entendido al genero. De igual manera… Podria hablarse del mal que ha hecho un Grant Morrison mal entendido a Batman? Morrison hizo una labor (muy meritoria) de intentar integrar la trayectoria editorial del personaje en lo que seria una vida. Hizo SU continuidad, aprovechando un contexto editorial concreto. Sin dejarle tiempo a marcharse, Snyder hizo SU canon, con Tynion de escudero ocasional. Y luego King hizo SU canon, que ahora esta desarrollando a su bola en Black Label. Y luegonTynion viene con SU canon, que ha quedado medio colgado… Y entremedias de todo esto, sale Johns (que encima no esta implicado con el.personaje y va al margen de sus editores y guionistas) y saca SU canon. Creo que en vez de contar su historia pasando de los demas, los autores deberian molestarse en la funcion integradora que hizo Morrison, si no por respeto al personaje o al lector, al menos a sus compañeros de profesion.

Lo que me lleva a la otra cuestion. Quien ha autorizado esto en la editorial? Porque la historia iba a ser canon, la resolucion de una linea argumental planteada en Justice League y Renacimiento. Un guionista en retirada del comic escribiendo un cambio de paradigma de la franquicia estrella en choque frontal con los responsables de la franquicia. O a Johns le dijeron que en black Label podia hacer lo que le diera la gana y cambio su historia inicial o no lo entiendo. Que si es asi fue un venirse arriba, tirando abajo las coordenadas del personaje del Joker establecidas por … Alan Moore y Grant Morrison. Con un resultado mas pobre, no sorprendentemente. Solo le queda hacer “Tres Sandman” para enmendar a Neil Gaiman y canta bingo!

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
8 septiembre, 2021 1:38

En DC hace años que lo único que saben casi hacer es contar y recontar una y otra vez lo mismo de diferentes maneras. Es como uno de esos cantantes con uno o dos éxitos y que se dedican a versionarse a si mismos. También hablamos de la editorial de supers mas difícil de subirse al carro con tantas crisis, reboots, versiones incongruentes de los mismos personajes y sus orígenes depende quien lo cuente. Y eso sin contar multiversos, omniversos y explicaciones fuera de lógica como que los personajes no envejecen. Que se dejen de zarandajas y que hagan un reboot total consecuente con los tiempos que corren y con una buena planificación. Volviendo pues a la esencia real de los personajes y si creas nuevas tramas o misterios con el origen de Batman o quien sea pues se usa el de esa nueva versión. Por eso DC ya como universo compartido nunca será una realidad… pero desde las primeras Crisis ya se demostró que van improvisando con la continuidad con resultados poco óptimos. Tanto Marvel como DC tendrían que estar un año sin publicar nada nuevo o sacando pocas cosas y planificar un reboot para simplificar, actualizar y enganchar a nuevos lectores. Sin masificar el mercado y sacando pocas series de calidad donde se recuperase la esencia de los personajes. No puede ser que sin comics de Batman a la venta DC comics cerraría al cabo de un mes por mucho que haya algunas series buenas (que la compran cuatro gatos) Ya desde hace años si os fijáis en todas las películas animadas de DC sale Batman o gente de su entorno. De hecho Bruce Timm dijo que le encantaría hacer una película de Kamandi y la opción era poco viable para financiarla por no salir el murciélago. Así esta el patio

Ángel García
En respuesta a  hammanu
8 septiembre, 2021 9:39

Hola, Hammanu. Gracias por tu comentario. Era una serie animada, no una película. Tengo entendido que el motivo de que no se hiciera, por lo que cuenta el propio Timm fue el enfoque, no Batman. Y aunque él mismo diga que no, ¡al menos a mí me hubiera encantado!

we reached a quick impasse, they lost interest …. it would have been WAY too violent for them, anyway, I think, it’s probably best it didn’t happen”. 

Last edited 14 días atrás by Ángel García
hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  Ángel García
8 septiembre, 2021 10:27

Hace años que leí esa noticia y quizás confunda o mezclo de otras entrevistas pero lo de hacer animaciones que salga Batman o participe en ella es un hecho. Exceptuando esa serie de Harley y hace unos años la mas infantil de los Titanes el murciélago siempre tiene acto de presencia o bien protagonismo. Me suena que una peli de animación de WW que estuvo involucrado Timm fue a lo mejor donde comento esto… ya que haciendo números de los DVD’s vendidos no les valía la pena hacer películas que no saliese el susodicho.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  hammanu
9 septiembre, 2021 13:21

Hay varios productos donde el papel de Batman es entre testimonial e inexistente. Ahí tienes los Teen Titans de animación (los de hace unos años, no los Teen titans go, que también), la magnífica Young Justice también. Pero si,entiendo lo que quieres decir. Batmam es una figura que copa todos los productos de Dc hasta niveles que deja en ridículo al Lobezno de Marvel en los 90. Y empieza a resultar cansino. Pero al final es culpa del público…que, aunque soberano, no siempre tiene que tener buen gusto.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  hammanu
8 septiembre, 2021 22:46

A mí lo de las continuidades de DC siempre me ha parecido un aliciente, aunque puede ser un defecto del animal, no digo que no. Pero lo que sí es inteligente es el sistema que tenían montado de “reseteos”. Por ejemplo, Batman. Tienes un Batman que nace en 1939 y tal pero con el revival de supers se moderniza y el viejo sigue en Tierra-Dos (cumpliendo un ciclo vital completo… el único que lo hace desde el canon!) y pasa al canon principal el de Tierra-Uno, más joven pero no de cero: mantiene los hechos principales y muchas aventuras, aunque no necesariamente iguales. Así tienes una serie de compartimentos con valor y coherencia en sí mismos que van heredando una mitica y elementos que los van uniendo a lo largo de diferentes continuidades. Me parece una forma inteligente y elegante de ir actualizando al personaje a su época. El problema es cuando el lío de continuidades o ausencia de esta pasa al primer plano y las historias van de eso, y ni lo explicas ni lo desarrollas (alguien recuerda la explicación que dio el cachondo de King a por qué Batman y Catwoman recordaban su primer encuentro como el de Finger-Kane uno y como Miller-Mazzuchelli la otra?). Tú no tienes que saber el contexto de continuidad del Universo DC para difrutar del Batman Englehart-Rogers, por ejemplo. O el del primer Rucka. Porque lo que cuentan es interesante (además de que es coherente con lo anterior).

Respecto a compras, no sabemos las compras reales porque no conocemos las cifras de digital, por ejemplo (que además es una forma con menor costes y por tanto mayores beneficios para la editorial). lo que sí está claro es que la tendencia es al cambio de negocio.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 13:23

Es que hubo explicación a eso de King? Ni me acuerdo, y eso que leí su run entera. Cual fue la explicación?

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 16:54

Que para el cuenta desde la primera vez que la vio como Batman y la detuvo en el barco, y para ella desde el primer encuentro como Selina y Bruce en el East End. Y como si fueran dos lectores de un hilo de Zona Negativa, nunca se pondran de acuerdo!

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 16:59

Que explicación dio King? Leí la etapa entera, pero ni me acuerdo de eso

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 17:13

Pues eso. “Te acuerdas de nuestra primera cita? Te invite a cenar y luego fuimos al cine” “no, tonto. Fue en el parque de atracciones. Nos encontramos y pasamos la tarde juntos, me conseguiste un perrito piloto”. Y la gente discutiendo si era el Batman de una realidad y la Catwoman de otra continuidad! Tom King 1 – lectores 0

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  hammanu
9 septiembre, 2021 13:14

A ver, estando en parte de acuerdo contigo, lo que estás pidiendo es un “Nuevos 52”.

Reboot total como aquel(aquel lo fue casi total, sólo se salvo Batman, aunque también le cambiaron muchísimas cosas, y Green Lantern en parte), donde hubo nuevos orígenes, misterios y versiones de TODO el universo DC y sus personajes, desde Superman y Wonder Woman hasta Cyborg y Blue Beatle. Nuevas relaciones entre personajes, nuevos paradigmas.
Y los lectores nos echamos encima de la editorial. Y sí, en parte porque aquello no tuvo la calidad suficiente (y que nos hace pensar q ahora si la tendría? Donde allí teníamos a Morrison, Johns, Azzarello, Snyder, Lemire…nombres a priori de altísimo nivel ahora tendríamos a Williamson, Orlando, Bendis, Venditti…).

Es muy complicado hacer algo así, y con lo que ha costado traer la vieja continuidad (de aquella manera, pero ya me entiendes) desde Renacimiento, no veo una marcha atrás tan pronto. Y como reaccionaria el fandom ante un New 52 segunda parte tras sólo 6 o 7 años de aquél? No pensarían lo que tú estás diciendo, que ya está otra vez DC liando su propia continuidad con un nuevo reinicio?

Por otro lado hay problemas aun mayores que este de la continuidad (que no es menor, por otra parte) porque la, en teoría, más sencilla y lineal continuidad de Marvel no está produciendo ahora mismo ni 4 series de nivel al mes, publicando más de 50 mensuales. Así que, quizá, habría que replantearse si esto de los superheroes (al menos con estos personajes con 80 años de antigüedad) va a algún lado o, como dijo Chuck Dixon hace unas semanas, simplemente el manga se los va a comer con patatas y con toda la razón.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Enrique Doblas
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 13:52

Muy de acuerdo con muchas de las cosas que comentas… pero como lector y deceíta (y de paso respondiendo a tu comentario de más abajo), y si, simplemente, nos hubieran dejado seguir disfrutando de la antigua continuidad (post crisis-pre 52) como si fuera un mundo alternativo? Al igual que hicieron con la original tierra 2, donde se continuaban las historias de los héroes de los 40 y en la q, por ejemplo, batman ya estaba muerto y enterrado y sus hijos y aliados partían la pana. Igualmente podrían haberlo hecho tras las crisis, y hubiéramos seguido disfrutando de ese supermán superpoderoso de los 70 o una legión super-camp.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
9 septiembre, 2021 16:35

Porque DC (ni Marvel, hoy en día) no vende suficiente para tener 52 series de la nueva continuidad y… ¿cuántas de lq continuidad antigua?¿10? Tendrían que reducir las series de la nueva continuidad, con todo lo que eso supone a nivel editorial…vamos, imposible. A no ser que la vieja continuidad tuviera solo una grapa o dos al mes, una Batman y otra Superman, por ejemplo, con cameos del resto de personajes. Vamos, como no tener nada.
Y si a eso le sumas que quieres series pre-crisis… y la pregunta es…¿y todo eso quien lo va a comprar? Porque la gente pide una legión super-camp, y luego te sacan eso, ves las ventas, y ha vendido 9.000 copias.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
9 septiembre, 2021 16:56

Nos hemos leido el pensamiento! esta claro que a ti y a mi en DC no nos contratan

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 14:15

Pero es que la continuidad esa tan embrollada solo sirve para mantener a los pocos lectores veteranos de DC. Yo hablo de un reboot bien hecho sin darle ese toque “Image” que le dieron metiendo zarpa Harras, Lee y demás. Lo que propongo u ideo es coger lo que funciona del personaje y coger el grano y pasar de la paja, aparte de reimaginar con acierto los orígenes sin salirse del canon. Y no crear una versión a lo Ultimate que usaban los elementos que les daba la gana. Se centraría las cosas en los eventos que marcaron (en calidad) a estos personajes. Si escribes a los Titanes pues se basarian principalmente en la formación de Wolfman y Perez (la mas representativa) y si con su Ciborg. Pero esto contado desde un prisma del siglo XXI. Con Batman te ciñes a una nueva versión del año uno y pasas de lo delos Buhos de marras, o bien los introduces para mas adelante. Ya que siendo el mejor detective del mundo y con bastante experiencia parece que le toman el pelo cada dos por tres, y eso sin contar que siendo un luchador excelente y con experiencia te patee una tontaina como Harley Quinn o cualquier villano de medio pelo. Es patético y risible. A Superman le funciona bien ese carácter a lo Christopher Reeve y que es donde el Superman de Cavill ha fallado estrepitosamente. Por supuesto mantendria el canon de Green Lantern de Jonhs, ya que dio a los Corps una muy necesaria actualización a un concepto que chirriaba ya desde la Edad de Plata (ese color amarillo) y por supuesto limitaría a los Flash y demás donde hay sobresaturación de muchos personajes con los mismos poderes cansa, y mucho.

Como digo yo querer es poder pero las medidas serian algo extremas. No sacar comics durante un año de planificación y buscar creadores que comprendan a los personajes y que sean buenos escritores… seguro que los hay: Unos nuevos Morrison, Ellis, Moore. Estamos muy acostumbrados los que leemos mainstream de tragarnos etapas repugnantes y decir: Podría ser peor. Ya lo dijo Tynion que trabajar para una tipo DC suele acarrear una descoordinación de mil pares. Y parte de la culpa es que se cargaron los puestos de editor/fan cambiando por un millenial con carrera de marketing y cosas por el estilo.

Si el Universo Marvel cinematográfico es un éxito es porque Feige tal Stalin controla con firmeza las decisiones de este. Lo que pasa que en DC siempre han ido a su bola comparandola con la competencia y siempre han sido los segundones; casualmente a nivel de cine siguen la misma estela

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  hammanu
9 septiembre, 2021 16:26

Si, si la idea es muy buena: unos Nuevos 52 bien hechos. O un universo DC ultímate bien hecho. Suena muy bien. Pero…¿se haría así de bien? Lo dudo. Como te digo allí había gente de un nivel muy alto, y el resultado fue el que fue. Mediocre.
Y claro que puede haber nuevos Moore, Morrison y Ellis. La cuestión es…¿querrán trabajar para unas editoriales que meten las narices en su trabajo, que les tienen plazos de entrega inasumibles y cuyos derechos de sus creaciones van a ser para esas editoriales, sin ver ellos ni un duro cuando hagan una película de ellos?
O por el contrario esos nuevos grandes escritores preferirán irse a Image o a Substack, donde tendrán libertad total y todo lo que creen será de su propiedad, y el dinero generado con ello ídem? Ya estás viendo lo que ha pasado con Tynuon o Hickman cuando Substack les ha ofrecido esa libertad: adiós Xmen y adiós Batman. Nada menos.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 16:47

Ahora eres tu el que hace preguntas retoricas! xD

El problema de los N52 fueron pre y post, a mi juicio. Pre: al contrario que el Universo pre-COIE no se molestaron en dar un cierre mas o menos digno a dicho universo. De hecho en mas de un caso se tiro de historias de relleno o numeros hechos por un popurri de autores, porque los pesos pesados estaban ocupados en el relanzamiento. Se despacho un universi de historias de años de cualquier manera porque daba igual, lo importante es lo de despues.

A nivel post: noventerismos aparte, los problemas de los N52 los resumiria en tres palabras: indefinicion, pobreza e innecesariedad. Indefinicion por querer ser viejo y nuevo a la vez (son jovenes y con menos trayectoria, pero ha habido tropecientos Robins y Lanterns ya). Pobreza porque como univwrso compartido faltaban muchas interrelaciones y personajes. Innecesario porque se redefinian personajes y origenes e introducian otros (Wildstorm) solo buscando diferenciar como unico criterio. Importa el que sin pensar en el como, ni el cuando, ni el por que. Y la mayor parte de las historias son reciclaje de lo que se podia contar preN52, como el Tribunal de lis Buhos. Si vas a hacer un relanzamiento, coge a los personajes en su version mas iconica, no experimentos alternativos.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 17:14

Pero es que en una editorial como DC, es imposible hacer un reboot que contente a todos. “son jovenes y con menos trayectoria, pero ha habido tropecientos Robins y Lanterns”. ¿Y que haces, pones a un Bruce joven que acaba de empezar a ser Batman, o incluso empiezas con como llegó a serlo?. Guay, un mundo de posibilidades. Pero entonces… ya no existe Dick Grayson. Ni Jason, ni Tim ni Damian, claro. ¿Que ocurre con los miles de fans de esos personajes? O vuelves a contar el origen de Batman y vuelve a encontrar a Dick, que es un huérfano del circo, y a Jason que… ¿todo vuelve a pasar igual solo que actualizado?y entonces el reboot pa’qué? Que hacemos con esos personajes de legado, vuelven o creamos nuevos? Si vuelven, para que hemos hecho nada. Si no vuelven, prepárate a tener miles de quejas y protestas . Lo veo francamente complicado. Y más con los autores que tienen ahora mismo.

“Pobreza porque como univwrso compartido faltaban muchas interrelaciones”. Tampoco tuvieron tiempo. De hecho en esos 4 años se crearon muchas relaciones interesantes, como la creada por Johns entre Barry y Hal Jordan, mucho más cercana e interesante que en la continuidad previa. Por ejemplo. Pero el tiempo dio lo que dio. Además la gente no quería una amistad Flash-GL. La gente se quejaba porque ya no había la amistad que había habido antes ente GL-Green Arrow. O la relación de pareja de Superman y WW, que también fue mal recibida por los fans.Vale. Si queremos que todo siga igual,relaciones, amistades, parejas…¿para que un reboot?

“Si vas a hacer un relanzamiento, coge a los personajes en su version mas iconica, no experimentos alternativos”. Repito: ¿y entonces, si van a ser los mismos personajes, para que hacer un reboot?

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 17:35

Pues por eso propongo tres lineas: la continuista, la nueva tope guay y la black label. La primera y ka ultima sin periodicidad fija, claro. Y puede pasar igual…. O no. El Jason pre y post Crisis con bastante distintos. Pero no puedes querer un empezar de cero heredando 80 años de historias. O a setas o a rolex.

Por ejemplo, “El largo Halloween”. Versiones bastante iconicas (y simples, hay que decirlo. Y funcionan. “Batman Año Cero” entretenida de leer, pero no funciona ni la mitad de bien que versiones previas como historia iniciatica del personaje…

No recuerdo si Snyder o Tynion hablaba en una entrevista del annual con el nuevo origen N52 de Mr. Frio. Opinaban que el origen de Dini era perfecto. Les dijeron que no,que aqui estaban con un universo nuevo y que se trataba de hacer las cosas diferentes. E hicieron el cambio pensando en dejar vigente el origen previo… En el delirio del personaje. Eso eran los N52: haz lo que sea, pero distinto. Parece que el Frio con cresta y brazos al aire no cuajo del todo, y Tomasi deshizo ese origen hace nada.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 17:49

Ahí está el problema. O todos a pie o todos a caballo. O se cambia todo, o para retocar dos tonterías sin importancia, no se cambia nada. Y lo que suele pasar normalmente son las medias tintas, pues para lo primero falta valor y para lo segundo talento.

Lo de las tres líneas editoriales guay. Pero como te digo, no se si DC o Marvel tienen hoy en día compradores suficientes para hacer eso, como si había cuando se hizo la línea Ultimate. Mucho han cambiado los vientos.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 20:31

Mi solucion a esto es crear un universo en “marcha” de 5 años visto. O sea por poner un ejemplo que Dick Grayson recién convertido en Nightwing se emancipe de Batman y este a tiempo total con los Titanes. Con un Batman que acaba de reclutar y este formando actualmente a un Jason Todd. Con lo cual los superheroes tienen ya cierta experiencia y su galería de villanos clásicos instaurada, y con inteligencia puedes diseminar las semillas para las futuras tramas o amenazas (actualizadas y que podrías hasta jugar con estas con algo de retro continuidad)

En el Universo Marvel que la continuidad hasta la llegada de Quesada era mas o menos inamovible. Quedaría así si hiciese lo mismo en la “Casa de las ideas”: Peter Parker universitario, Patrulla X de Claremont y Byrne, Vengadores y los 4F de esa epoca (a estos con solo Franklin como hijo) e irias introduciendo poco apoco los Nuevos Mutantes y los New Warriors (para tener un relevo generacional)

Lo que no puedes hacer es saturar de mutantes, gente con los mismos poderes e hijos de superheroes y villanos que crecen a ritmo acelerado mientras Franklin Richards parece Tyrion Lannister. Si saturas totalmente algo al final acabas con lo que lo hace unico: Batfamilia, mutantes, Hulks y Green Lanterns humanos a mogollon. La cuestion que la saturacion de personajes y la manía que no puedes matarlos o librarte de ellos (sobre todo ahora con tanta adaptacion) que copas el producto. Por mucha Harley que haya es porque la gente compra sus comics mas por una moda y mas prefieren hacer de cosplayers las chavalitas, que otra cosa. Unos buenos comics son como una inversion a largo plazo y eso es contar un tipo de historias unicas y de calidad. Y no guiarse por el merchandaising, modas efimeras, peliculas y ect… Antes los universos ficticios de ambas compañías tenían un “worldbuilding” mas o menos consistente. Y un comic como Lobo era algo aparte fuera de universo que apelaba a otro tipo de lector. Ahora con Harley o Masacre es lo mismo pero que se van choteando o creando parodias de los establecidos desvirtuando a estos. Es como si vas a un circo a ver solo los payasos.

Si os fijais bien las obras que mas suelen gustar a los lectores de comics amantes de ambos universos son las mas “serias”. Donde este un Kingdom Come, unas Crisis, Secret Wars, La saga de la encrucijada y ect… que se quite la Harley Quinn o si Batman practica el sexo oral o no. Que nivel penoso se ha llegado a que la gente este mas preocupado por la relacion lesbica de las dos villanas gothamitas o que le gusta a hacer a Batman en su vida sexual a contarnos el nuevo Año Uno (a nivel de relevancia) ya lo dijo Moore que los comics de supers están atascados

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  hammanu
9 septiembre, 2021 21:41

Pero por qué llegar hasta que Bats está entrenando a Jason? Por qué ahí y no antes? O después. Y que pasa con personajes tan queridos por el fandom como Tim Drake (para muchos su Robin) o con Damian? Se borran y ya está?
Yo creo que eso que propones recibiría una salva de críticas terroríficas. Y un varapalo en ventas, que vete a saber si la editorial levanta cabeza.
Lo que hay que hacer es tirar para adelante, con consecuencias, con cambios, con muertes reales y cambios en los personajes. Con relevos generacionales. Que Bruce se haga viejo y Dick sea Batman. Que muera Alfred dignamente y no por un ridículo giro de guión. Y que su fallecimiento afecte a los personajes,al mundo. Que Jon tome el relevo de Ckark y que este viva feliz con Lois, o que ambos viajen al espacio en busca de nuevas aventuras.
Que como toda historia haya un inicio, nudo y un desenlace. No una rueda de hamster eterna o peor, volver para atrás porque no sabemos mirar hacia adelante.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 22:37

Lo que hay que hacer es simplificar y atraer nuevos lectores que apenas o no conozcan a Jason Todd o a Tim Drake. A este ultimo ya estaba condenado como Robin al haber una generación fan de Damian. Tienes que coger lo que ha funcionado y es indispensable en el canon del UDC o UM… y como ya dije esto es una inversión no darle a una cada vez mas efimera plantel de fans una satisfacción con personajes menores que nunca han hecho realmente falta para crear la leyenda de Batman, Superman o lo que sea. Os guste o no es la mejor solución y además siempre se puede con el tiempo presentar a cualquier personaje y adaptarlo bien a los tiempos. Las cosas se construyen con calma y cabeza. Ya Jim Shooter quiso hacer un reboot de Marvel en sus tiempos y razón no le faltaba. La culpa que no funcione estos mundos es por una continuidad dispar, embrollada y que es imposible calzarla de ninguna manera. Para mantener a gente que opina como tu y no querer arriesgarse lo mas mínimo pues no hay cojones. Se intento hacer con New52 pero la planificación y los inútiles que la planearon se cargaron la idea. que en esa época antes del reboot el único que vendía y aguantaba el UDC (aparte de Batman) era Geoff Jonhs todo lo demás no vendía una mierda. Sin contar los muchísimos problemas internos, retrasos y cambios de ultima hora. Ya lo dijo Gerry Conway (que de esto sabe algo) que opinaba igual que yo que había que simplificar las cosas ¿Por que crees que la gente se tira a los comics independientes? o bien Jeff Lemire crea en Blackhammer un universo superheroico mas sencillo y que el controla totalmente (al ser el dueño de ese mundo) en vez de tirar a los mas “ilustres” Marvel y DC. Que si se mantienen es porque hay grandes conglomerados detrás que los mantienen por los beneficios que dan en otros medios. En si como comics ya no son relevantes en el panorama del aficionado de pro. Fíjate bien que hay fuera tienes las pruebas. Si hasta las paginas de noticias de comics angloparlantes hablan mas de videojuegos, películas, mercadotecnia, cosplayers o si Thor es mas fuerte que Shazam, que hacer entrevistas a autores o hablar en serios de futuros proyectos y demás. El comic de supers esta pasando una época chunga que cada vez interesa menos a los jóvenes lectores que prefieren (y con razón) otro tipo de comics. De hecho yo disfruto mucho con los Omnigold o MLE’s de Marvel, ya que por desgracia ECC lo que es publicar clásico es una quimera. Aunque si les compro historias autocontenidas en series limitadas o tomos unitarios pasando de una continuidad que me la trae al pairo de lo estúpida y sin sentido que es. Aunque ahora se dedican a narrar cada dos por tres un nuevo origen a tal y cual personaje…. boring!

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  hammanu
10 septiembre, 2021 0:17

“no querer arriesgarse lo mas mínimo pues no hay cojones” . Pero si es que lo que tú propones es menos riesgo que lo que propongo yo!
Tú estás proponiendo otro reboot más, el cuarto o quinto de la historia de DC, como solución, lo más fácil y más útil para que la editorial siga facturando y engañando a los fans. Otra vez el mismo método. ¿Que riesgo hay en eso? Es la solución cutre.

Lo que yo propongo es dejar atrás de una vez el sistema de Marvel y DC. Nada del eterno retorno de Stan Lee. Fuera todo eso. Hacia adelante. Bruce Wayne al asilo. Un nuevo Batman. Clark Kent jubilado. Jon con el manto. Fuera Wonder Woman, apoyo a Yara Flor. Y para adelante sin volver jamás atrás, digan lo que digan los nostálgicos. No quiero más Bruce Wayne. Quiero cosas nuevas. Eso habría que hacer. Lo que tú propones es el mismo curnto que ya me han contado mil veces.
Pero se que los fans veteranos jamás vais a aceptar algo así. Y por eso el superheroe y sus cómics están muriendo.

PD: no se porque dices que hay que apostar por lo popular y lo que ha funcionado y descartar lo que no, y defiendes que el único Robin post Dick que debe quedar es Jason, el menos popular y más detestado de todos. Según tu tesis, Damian dentro, Jason borrado.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
10 septiembre, 2021 0:54

Yo apostaria por una solucion menos radical, mas intermedia. Tienes una trinidad de heroes que son los que realmente conoce el gran publico. Bien, conserva esos. Es facil. Superman: los kriptonianos envejecen lento. Wonder Woman: es una semidiosa/magia. Batman: fosas de lazaro, clonacion (seria divertido ver los dilemas que plantea eso, como adopta los metodos de Ra’s o Luthor). No seria divertido un matrimonio Batman-Catwoman, con su espacio propio y agendas e intereses enfrentados? Y el resto de heroes: sujetos al cambio en la linea principal, siempre puedes contar historias con ellos en otra linea, en otra continuidad, en flashbacks….

En DC ha habido progresion, cambios, lentamente. Es en los ultimos años cuando ha habido una involucion nostalgica mas marcada. Didio tenia una marcada vena de fanboy. En el esquema de su 5G ponia: Flash es Barry, GL es Hal. Barry fue Flash, Wally era Flash, de forma organica y bien hecha. Y en el futuro podria ser Bart, o Wallace (creo que es un personaje con mucho potencial, y no estaria mal un Flash negro). Os imaginais a Dick Grayson colgando el uniforme de Nightwing y poniendose otra vez el pantalon corto porque Robin una vez, Robin siempre?

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  VaansManu
10 septiembre, 2021 23:47

Eso es otra opcion y mucho mas arriesgada que la mia. Piensa que tanto en Italia o en las comics strips de toda la vida: The Phantom, Principe Valiente y ect… o bien los personajes italianos a lo Tex, Zagor o Martin Mystere y ect… siguen vendiendo sin evolucionar una cantidad de comics que ya quisieran Marvel y DC. Que estos sin las películas pocos seguirían comprándolos. En Italia con Tex ya se monatan parques tematicos o en Suecia con The Phantom que ni en plena segunda guerra mundial dejo de publicarse alli. Si lo miras bien los supers a nivel de ventas de comics hace ya lustros que no venden las cifras de antaño… y si lo hacen ahora es por las películas; que casualmente muestran a las versiones de toda la vida. Poner a otros personajes para coger el manto es una chorrada son seres de ficcion que no pueden evolucionar a menos que le des un fin… y ni sustitutos ni leches. Ya se ha intentado y no funciona. Ya que no puedes hacer como con Sandman o una historia bien cerrada, si la intentas continuar no suele tener el mismo impacto y exito. Aqui la cuestión es que Peter Parker sera Spiderman, Bruce Wayne Batman y ect, ect. Te aseguro que estoy mas emocionado porque Brian Hitch y Mark Waid hagan una historia del Superman clásico sin hijos ni leches, que un Jon Kent que crece, empequeñece vuelve a crecer y patatín patatán. Si haces un reboot lo haces bien y no es por nada pero el mundo editorial de las dos grandes lo dirigen gilipollas que no tienen idea. Si un tio como Claremont le viene un editor jovencillo a decirle como tiene que escribir los X-Men pues apaga y vámonos.

Te aseguro que del Future Estate al tiempo será apartado como tantos otros futuros que jamás ocurrirán. Es otra campaña cutre de marketing sin mojarse de verdad o contratar pesos pesados de la industria o gente que realmente comprenda el medio.

También Marvel intento dar un relevo a los personajes de toda la vida por versiones mas jóvenes y diversas y le costo el puesto a Alonso.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 22:48

En ese aspecto, aunque lenta, habia una progresion. Coge el caso de Dick, la medida del envejecimiento y el responsable argumental del legado en DC. Bruce lo coge como un crio. Lo entrena. Comienza a patrullar acompañado. Comienza a hacer misiones de campo en solitario y ya aventuras por su cuenta. Se junta a unos compañeros adolescentes y forma los Titanes (incluso se hace moderno yeye). Va a la universidad y se independiza. Comienzan las diferencias con Bruce, deja la uni. Vuelo en solitario. Con los nuevos Titanes, pasa a Nightwing. Se hace un hermano mayor de Jason y luego de Tim. Regresa para ayudar a su mentor y lo suple brevemente. Retoma la carrera en solitario incluso como responsable de una ciudad propia, Blüdhaven. Cuando Bruce cae retoma el manto del Murcielago como el nuevo Batman con el hijo de Bruce como Robin a su cargo y… Llegan los N52. Vuelve a su rol de Nightwing y a partir de ahi, fiesta: ahora vuelvo al circo. Que ahora me voy a Chicago. Que ahora agente secreto. Que ahora me voy a blüdhaven (por primera vez). Que ahora soy amnesico y me llamo Ric y soy taxista. Que ahora me llamo Ric pero soy un heroe pero no como antes. Que ahora soy un buho. Que ahora soy un payaso. Que ahora soy Nightwing y soy filantropo…

Esto es, ha involucionado a su identidad previa y va oscilando entre un salto de tiburon y un back to the basics que es casi un refrito. Pues eso.

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
11 septiembre, 2021 0:07

No es ningún refrito… es algo así como si adaptas a Shakespare en un contexto mas moderno para captar la atención de la gente. Se lleva haciendo en el cine, teatro y literatura con las historias mas memorables de la cultura humana. Que decir que cada 15 años (que durase un universo hasta el siguiente reboot) no cuentes los epicos origenes de Superman o Batman (y por ende sus mejores aventuras) a una nueva generación de lectores con la narrativa y medios que se gasten en esa época. Sin tener que hacerlo cada dos por tres en los comics actuales porque los guionistas no tienen ideas propias o no saben que contar. A mi como editor jefe me interesa que una nueva generación se maraville con Dick como Robin y después venderle su evolución a Nightwing. Que si no era lo que hizo Geoff Jonhs con Hal Jordan y los Corps…¡un reboot encubierto! aprovechando los desastres que hicieron desde que se murio, no solo recupera al mejor Green Lantern si no que actualiza y elimina las chorradas o inconsistencias de la Edad de Plata. Lo mismo vale para la vuelta de Barry como Flash aunque esto se hizo por la version (futura en ese momento) del Flash cinematográfico. En DC todos lo autores hacen su “versión” que es mas bien un reboot encubierto… y por eso DC nunca a funcionado como un universo cohesionado y nunca lo hará – va en su ADN- por eso lo de los reboots cada 10 años o un poco mas cuando las tramas sean ya bastante complicadas… pufff, desaparece y otra vez a empezar. Además en ese tiempo podrías hace grandes cambios y cargarte personajes porque luego los recuperas al siguiente reboot ¡es genial!

Last edited 12 días atrás by hammanu
Jaime Sirvent
Jaime Sirvent
Lector
8 septiembre, 2021 0:37

Muy triste que un mes el clásico haya que imaginárselo. Totalmente de acuerdo, Skreemer es una de esas obras que por su excelsa calidad debería estar siempre disponible.

Una pregunta, el juicio a Tres Jokers lo habéis hecho porque van a publicar el integral con la obra completa?

Saludos.

Enrique Doblas
En respuesta a  Jaime Sirvent
8 septiembre, 2021 9:04

Y ya van dos veces que hacemos lo del clásico inventado! Pero bueno, como dices, si vale la pena para comentar Skreemer otra vez, así sea!
No, lo de 3J ha sido idea del equipo redactor por placer, no está relacionado con ninguna noticia, perdona.

Jaime Sirvent
Jaime Sirvent
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
8 septiembre, 2021 9:08

Nada hombre,no te preocupes. Es que le tengo ganas a ese integral.

Saludos y gracias por la sección

Drury Walker
Drury Walker
Lector
8 septiembre, 2021 22:28

Sobre Jason y Wonder Woman, y de ahí ampliando a DC en general. Para mí el problema es que más que prohibir los eventos por X tiempo (que no lo veo mal, pero es que son incapaces!) deberían prohibir la retrocontinuidad. Han pasado de contar veinte veces el mismo origen a empezar a trastear con los orígenes mismos, y cambiarlos para poder contar nuevas historias (que en realidad es lo mismo de otra manera, o lo que se contó con otros personajes a un personaje diferenciado de aquellos). Wonder Woman ha pasado de ser un personaje de origen mítico a una semidiosa más. El problema es que pasa a ser una historia que ya hemos visto y leido varias veces y además contada de forma no especialmente interesante. Rucka recoge de los N52 un personaje y entorno poco reconocibles y poco inspirador/superheroico y hace una puesta a punto, y a partir de ello los sucesores empiezan a dar vueltas hacia atrás. Tan poco interesantes son los superhéroes, que no hay nada interesante que contar por sí mismos, progresando desde el presente, que hay que contar lo interesantes que son sus años dorados de forja y a partir de ahi participaciones en eventos que se pisan unos a otros?

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 13:33

“Tan poco interesantes son los superhéroes, que no hay nada interesante que contar por sí mismos, progresando desde el presente, que hay que contar lo interesantes que son sus años dorados de forja y a partir de ahi participaciones en eventos que se pisan unos a otros?”

El problema no es que no sean interesantes (que va en gustos). Ni siquiera que los guionistas sean malos (que algunos lo son). El problema es endémico al género: la falta de consecuencias. Es muy complicado crear historias fuera de revisitar los orígenes de estos personajes si no puedes hacerles ir hacia delante. No pueden perder seres queridos (cuanto tiempo va a tardar Alfred en revivir? Se admiten apuestas); no pueden avanzar en sus parejas (Batman-Catwoman, Spidey y MJ) de manera real, casarse, tener hijos, verlos crecer; no pueden envejecer o crecer (salvo magia made in Bendis) ahí está Damian, con la misma edad que en su debut con Morrison hace más de una década, o peor, Franklin Richards…

Están tremendamente encorsetados. A eso sumale presiones de la editorial, de los fans,herencias del anterior guionista (ahí quedan los “regalos” que deja Bendis para quien coja a Superman… en definitiva, el que es capaz de hacer una buena etapa hoy en día con estos personajes es o porque le dejan hacer lo que le da la gana y cambiarlo todo (King en sus miniseries, Cates en Veneno, Hackman en X men o Morrison en Green Lantern) o es porque es un absoluto crack. Pero fácil no lo tienen.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 14:48

Era una pregunta retorica. Si que tienen interes en si mismos (otra cosa es que te interese o no como lector como te puede interesar o no el genero musical en el cine, como dices), y si que han progresado (lentamente, pero cambios van quedando). Damian ha tenido al menos un cumpleaños en su serie.

El principal problema del genero es cuando la muerte dejo de ser real para ser un recurso facilon (un saludo a Busiek, Byrne y amigos). Otro problema es la politica de recopilacion en tomos, que obliga a contar menos en mas paginas, lo que hace que la grapa cueste cada vez mas que lo que ofrece y que los arcos tengan que ser espectaculares rozando el ridiculo. La constante interferencia de eventos, poco organicos mas de una vez. Suma a eso unos editores que parece que van de paso y que a veces sienten la necesidad de imponer su criterio aunque tampoco sea racional o tenga en cuenta la situacion… A unos artistas cuyo trabajo se desprecia (esto en los N52 fue brutal). Seguro que se os ocurren mas cosas.

Aparte de un probable cambio en el modelo de negocio, a nivel artistico propondria editorialmente una tierra uno, donde hacer las movidas que hacen, una Tierra-Dos donde dejar a la gente muerta y envejecer a los personajes, y un Black Label para lo que les de la gana a los autores de turno.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 16:46

Damian ha cumplido 1 año… en 15 años transcurridos en la vida real. Es decir, va a llegar a la mayoría de edad cuando hagan pasado 45 años de su creación, mínimo. Eso sí no le pilla, que le pillará, un reboot de por medio. Eso en una editorial que tiene como uno de sus principales atractivos el legado.
El caso de Franklin ya es directamente una payasada editorial y una patada a la lógica, por mucho tiempo Marvel que me quieran vender.

La falta de avance, de consecuencias. Bruce Wayne seguirá con Alfred, soltero ,hasta el fin de los tiempos. Si acaso cambiará el Robin de turno. Nadie muere, nada cambia más que para volver de nuevo a cambiar a lo que fue antes del primer cambio. Estos tebeos y sus personajes viven atrapados en un bucle eterno que está cansando a unos lectores cada vez menos interesados en ellos y más centrados en el manga y el indie, sobre todo entre las nuevas generaciones.
Y esto con las películas en plena cresta de la ola. Veremos cuando ni eso tengan para sostenerse.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 17:05

Yo creo que ha cumplido dos, pero hablo de memoria, no te lo podria asegurar. Y el tiempo muerto igual no cuenta…

Si no le pilla? Asi a bote pronto le pillo: el reseteo de Flashpoint. Y las cosas parciales de Convergencia, Renacimiento (esto cuenta? O es secuela de Convergencia?) y Death Metal/Frontera infinita. Y cuando Williamson acabe su trilogia, la siguiente crisis, sobre 2023

Drury Walker
Drury Walker
Lector
8 septiembre, 2021 22:32

Y la portada de Batman de Paco Roca de Batman está genial, no? O no?

Enrique Doblas
En respuesta a  Drury Walker
9 septiembre, 2021 8:19

Un p%t0 pasote

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
9 septiembre, 2021 17:20

Nunca he entendido la aversión que tienen los lectores jóvenes a la continuidad. Cuando yo empecé a leer Marvel hará 40 años una de las cosas que más me atrajo de aquello eran las constantes referencias a acontecimientos significativos del pasado de los personajes. Esa sensación de que el tiempo pasaba y lo que ocurría hoy tenía unas consecuencias en el mañana me resultaba fascinante.

Por el contrario, cuando caía en mis manos algún tebeo de DC de Novaro echaba a faltar muchas cosas, entre ellas ésa. Leí mucho DC cuando tras las Crisis simplificó su lioso universo de 50.000 tierras y estableció una continuidad “a lo Marvel”, pero al final volvieron a lo de siempre, a guarrear con la continuidad y reiniciar una y otra vez a la carta, que es lo que a mí siempre me ha alejado de ese universo súperheroico.

Pero entiendo que no todo el mundo opine como yo, claro.

Last edited 13 días atrás by Ignacio Yebra
VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Ignacio Yebra
9 septiembre, 2021 17:33

Y quien dice que los jóvenes tengan aversión a la continuidad? Porque yo no lo he visto nunca. Si te gustan los superheroes, te gusta casi seguro la continuidad, joven o viejo. De hecho, conozco a más lectores veteranos que se gan cansado de la continuidad y ya sólo compran Black label y cosas así, que jovenes, que quieren empaparse de todo.

Por cierto, lo de que la continuidad Marvel es sencilla y la DC complicada es un mito popular con el que no estoy para nada de acuerdo. Si a mi un chaval me dice que quiere empezar a leer DC lo veo sencillo. Dos y hasta 3 vías. La más sencilla: coge Renacimiento y de ahí para adelante. Y lo va a entender todo. Quieres complicarte un poquito más? Pilla Flashpoint y de ahí, para adelante. Nivel “maestro”: crisis en tierras infinitas y de ahi para adelante. Con Marvel donde le digo que entre? El único punto de entrada interesante que veo en Marvel es Vengadores Desunidos. En cualquier otro punto es un embrollo para cualquiera de flipar, hoy en día.

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 17:37

Hombre, si tu manera para entender la continuidad DC es elegir el punto de reinicio más adecuado, me da que me estás dando más la razón que quitándomela. 😉

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Ignacio Yebra
9 septiembre, 2021 17:44

Puntos de entrada donde es fácil incorporarse a la continuidad, si. Sencillos y claros. ¿Donde entro a la “más sencilla y ordenada continuidad Marvel “?
A mi esa linealidad de Marvel siempre me ha parecido más aburrida,sosa y, encima, más excluyente para un nuevo lector.

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 17:49

Y volvemos al punto de partida: cuando yo entré en Marvel no había 20.000 puntos de entrada sencillos y claros. No los necesité. Pero a cambio sabía que todo lo que leía hoy podía tener consecuencias en el futuro. Todo lo que pasaba, pasaba, no corría riesgo de ser borrado dentro de “X” años. Por eso me cabreó tanto el Mephistazo, por ejemplo.

¿A ti te gusta que un día Joe Chill sea el asesino de los padres de Batman, que cuando llegue Hora Zero ya no lo sea y en no sé qué reinicio posterior vuelva a serlo? Oye, tú mismo, pero que me digas que eso es sencillo y fácil de entender…

Last edited 13 días atrás by Ignacio Yebra
VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Ignacio Yebra
9 septiembre, 2021 17:56

Bueno, igual que no me cabrea que todo el mundo conozca la identidad de Darededevil y luego,por arte de magia, ya no. O no me cabrea que el martillo de Thor que nunca había hablado ahora sea como un anillo de Green Lantern. O no me cabrea el Mephistazo. O que los hijos de Magneto ayer eran sus hijos y ahora no. O ahora si lo son? Y mañana, lo serán? Depende, supongo. Si a ti eso te resulta fácil de entender, ok. De ahí a que lo sea, va un trecho largo y ancho.

“Y volvemos al punto de partida: cuando yo entré en Marvel no había 20.000 puntos de entrada sencillos y claros. No los
Necesité. Pero a cambio sabía que todo lo que leía hoy podía tener consecuencias en el futuro”. Pero no las tiene. ¿Que consecuencias tuvo el desenmascaramiento de Peter? ¿Y la muerte de Lobezno? ¿Que consecuencias tuvo Civil War 2, o los últimos 5 años de los Xmen? Los chavales lo ven ,y salen pitando a comprarse Berserk o Ataque a losTitanes.
Normal. Otra cosa sería rara.

Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 18:01

Seguro que eres perfectamente capaz de entender que estaba hablando de la Marvel pre-mephistazo, así que te agradecería que no me pusieras ejemplos post-mephistazo. Entre otras cosas, porque no he leído ninguno de los tebeos que comentas, salvo el susodicho. Saludos.

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Ignacio Yebra
9 septiembre, 2021 18:14

Ah, hablas de la Marvel de hace más de 15 años.
Entonces es un poco injusto criticar a los chavales que se enfrentan a la Marvel actual de que no les interesa la continuidad, cuando la continuidad hoy en día en Marvel no existe, y ni tu mismo has podido con ella y lo que hoy pone en las estanterías. ¿No?

Last edited 13 días atrás by VaansManu
Ignacio Yebra
Ignacio Yebra
Lector
En respuesta a  VaansManu
9 septiembre, 2021 18:17

Touché.