Future State – Semana 4. Parte 1

Última semana y última tanda de reseñas dedicadas a Future State. ¿Qué nos depararan las series de hoy?

Por , y
2
1535

Edición original: Future State: Superman vs. Imperious Lex #1 (DC Comics, 2021).
Guion: Mark Russell.
Dibujo: Steve Pugh.
Color: Romulo Fajardo Jr.
Formato: Grapa, 32 páginas.
Precio: 3,99$.

En el año 2017, un casi novato guionista llamado Mark Russell se unió al veterano artista Steve Pugh para dar forma al relanzamiento de Los Picapiedra, los legendarios personajes de la factoría Hanna-Barbera, a las viñetas. El cómic fue todo un éxito de crítica y público con dos nominaciones a los Premios Eisner (Mejor serie limitada y Mejor publicación humorística). Ahora, cuatro años después, ambos autores vuelven a reunirse para contar el devenir de Lex Luthor en DC Future State.

En Superman vs. Imperious Lex, ambientada en el año 2050, Luthor es dueño de su propio planeta, Lexor, el cual rige con mano de hierro: Explota a sus trabajadores y tiene medios de comunicación que sirven para difundir propaganda de forma constante. Pero también ha aportado la tecnología suficiente para que los habitantes del planeta no pasen hambre y estén protegidos, por lo que estos lo adoran incondicionalmente. Parece que Lex quiere ir un paso más allá y pertenecer a Planetas Unidos, el trasunto de ONU intergaláctica creado por Brian Michael Bendis en su etapa en Superman, sin embargo, la representante de La Tierra, Lois Lane, puede que tenga algo que decir al respecto…

Como es habitual a lo largo de su trayectoria, Russell realiza un trabajo cargado de sátira y crítica social y demuestra que sabe escribir muy bien a Superman, Lex Luthor y la enemistad entre ambos. Aquí el autor realiza una doble crítica: Por un lado a la tiranía y a las empresas que explotan los recursos naturales y controlan los medios para blanquear sus intereses pero también a los organismos gubernamentales que sólo piensan a corto plazo y no consideran el daño que pueden hacer a las poblaciones de las naciones que tienen en su contra. Es una historia que recuerda poderosamente a un videojuego de reciente lanzamiento, The Outer Worlds, el RPG desarrollado por el estudio Obsidian Entertaiment, en el cual las megacorporaciones gobernaban el espacio.

Es interesante también la actualización del concepto de Lexor, el planeta que Lex Luthor descubrió en la Silver Age (en Superman #164 USA (1963)) y ayudó a su civilización a evolucionar por medio de la tecnología y que orbitaba en torno a un sol rojo, por lo cual Superman siempre lo tenía complicado para enfrentarse al magnate allí. Sin embargo, esta trama, al igual que la de The Next Batman, puede dar para mucho más y es una pena que en principio vaya a quedarse solo en tres números. Si tiene éxito de crítica y público ojalá pueda darse una continuación, ya sea en papel o en formato digital.

El dibujo de Pugh es notable pero está claramente a un paso por debajo de la gran experimentación que hacía en Harley Quinn: Cristales Rotos. La labor artística que realiza conjuntamente con Romulo Fajardo Jr. da lugar a un trabajo mucho más convencional pero igualmente disfrutable.

Superman vs. Imperious Lex puede ser una de las mejores miniseries de DC Future State. El comienzo parece prometedor y si cumplen los dos números posteriores puede que se convierta en otro gran trabajo en el palmarés de Mark Russell como uno de los guionistas más relevantes del panorama del cómic norteaméricano.

Lo mejor

Mark Russell sigue a su estilo crítico y mordaz.
• La excelente caracterización de Lex Luthor por parte del autor.
• La recuperación de Lexor y su actualización.

Lo peor

• En tres números no se le podrá sacar todo el partido posible a esta historia.
• El dibujo de Steve Pugh es notable, pero un paso por debajo de Harley Quinn: Cristales Rotos.

Edición original: Future State: Suicide Squad #1 (DC Comics, 2021)
Guion:Jeremy Adams, Robbie Thompson
Dibujo: Javier Fernandez, Fernando Pasarin
Color: Alex Sinclair, Jeromy Cox
Formato:Grapa, 48 páginas
Precio:5,99$

Uno (o dos) Escuadrones diferentes

Para la historia del Escuadrón Suicida de Future State se ha optado por un enfoque distinto de lo que nos tiene acostumbrados la iniciativa. No contentos con tener un futuro hipotético con el que jugar, también es necesario un cambio de Tierra, concretamente hablamos de Tierra 3, hogar del Sindicato del Crimen. No queda demasiado claro si este Escuadrón lo forman personajes de Tierra 3 o son los héroes (villanos) de la Tierra principal que han viajado entre realidades, probablemente sea este último caso, es algo que se revela al final del cómic con la presentación del auténtico Escuadrón Suicida, distinto del mostrado en la portada, dispuesto a enfrentarse al Escuadrón Justicia.

Robbie Thompson es un guionista que, a diferencia de la nueva hornada involucrada en Future State, sí tiene un amplio bagaje profesional en el mundo del cómic. Prolífico en Marvel, se ha encargado, entre otras, de series derivadas de Spiderman, Seda, Veneno o Spidey. En DC ha participado recientemente en el tomo conmemorativo de 80 años de Robin y escribe la serie Teen Titans que tan buen sabor de boca nos dejó en manos de Adam Glass. También participó en el cruce entre el Planeta de los Simios y Green Lantern.

Javier Fernández, el dibujante patrio, continúa firme su carrera en el cómic americano. En DC confían en él, como demuestra la gran cantidad de trabajos realizados para la editorial. El dibujante de Green Arrow o Nightwing se muestra acertado en los diseños de los personajes y en el tratamiento de la acción. Cuenta con el color de Alex Sinclair otro veterano para el equipo creativo, siendo este uno de los pocos proyectos de la iniciativa que no son utilizados para testar a las nuevas incorporaciones.

El grupo ha cambiado de nombre, ahora se hacen llamar El Escuadrón Justicia. Formado por Conner Kent como Superman, William Cob/Talon como Batman, Hypnotic Woman como Wonder Woman, Fisherman como Aquaman y nuevas versiones de Clayface y Bolt como Detective Marciano y Flash respectivamente. La conjunción del equipo con personajes nuevos y aroma clásico dan una interesante mezcla de la que no se saca todo el partido posible. Enseguida el cómic se enfrasca en una ensalada de tortas, con Sinestro o Brainac como enemigos, contando muy poco del grupo, sus relaciones, porque están allí o cualquier dato de interés que ligue la serie con el resto del Future State.

Un número con mucho potencial que no es aprovechado del todo, como en otros casos de la iniciativa editorial, se centra en exceso en la acción. Cierto es que en un evento que tiene como fecha de caducidad dos meses, no tiene tiempo para expandir los conceptos creados, pero sea por el tipo de producto o por lo ambicioso de la trama y el poco espacio que tiene para desarrollarse, el título no termina de concretar su valor.

Probablemente deje un buen sabor de boca a los seguidores de Conner Kent, su diálogo con Amanda Waller ensalza al clon, si bien aún con el paso de todos estos años sigue teniendo las mismas inseguridades. Por supuesto, como serie del Escuadrón Suicida que es, se produce la muerte de alguno de sus integrantes. Un cómic que probablemente sea de los más originales de este evento y de los pocos que realmente son capaces de dejar con ganas de más, a pesar de sus defectos.

La publicación cuenta con un número dedicado a Black Adam. En el siglo 853 el gobernador de Kahndaq ha extendido sus dominios y ahora Kahndaq es todo un planeta. El cómic está centrado en un buen puñado de páginas en la Liga de DC One Million que en este Estado Futuro son recuperados para esta historia. Escrito por Jeremy Adams y dibujado por Fernando Pasarín, de forma muy solvente, el cómic agregado complace, resultando un buen ejercicio. Puede que no lo haga para aquel que esperara una única historia del Escuadrón Suicida y no le faltará razón al pensar que la grapa de Black Adam perfectamente podría haber sido publicada por sí sola. El transcurrir de la trama y la llegada final de Gold Beetle logran interesar lo suficiente como para continuar la lectura en el siguiente número.

Lo mejor

• Se ha tratado de innovar.

Lo peor

• El propio formato, en dos números en muy difícil que se cierre satisfactoriamente la historia.

Edición original: Future State: Batman/Superman #1 (DC Comics, 2021)
Guion: Gene Luen Yang
Dibujo: Ben Oliver
Color: Arif Prianto
Formato: Grapa. 32 páginas
Precio: 3,99$

Una última vez juntos antes de la caída de Gotham City.

“No todo el mundo puede ser como tu, Clark. Algunos de nosotros necesitamos máscaras.”

Muchos de los equipos creativos que vemos en las mini-series de Future State los veremos nuevamente a partir de marzo y abril con serie regular. En lo que respecta a Future State: Batman/Superman tendremos a su guionista Gene Luen Yang. Hijo de un taiwanés y una hongkonesa, debutó en DC Comics en la serie Superman tras el paso de Geoff Johns en la serie, una corta etapa previa a los “Últimos días de Superman”, donde el Superman de los Nuevos 52 acabaría siendo reemplazado por el recuperado en Convergencia.

Tras esa etapa de transición tuvo su primera serie regular titulada New Super-Man, donde teníamos a un joven chino adolescente que se convertía en el superhéroe del gobierno chino. La serie tras año y medio se reconvirtió en New Super-Man and the Justice League of China, pero a pesar de las buenas críticas las ventas terminaron dando cierre a la serie regular.

Tras ello le hemos seguido viendo por DC, tomando el relevo de la aclamada The Terrifics tras la salida de Jeff Lemire. Si bien su mayor éxito hasta la fecha ha sido el Superman Smashes The Klan de la línea infantil. Tras todo esto vuelve a escribir al Superman de la continuidad principal, acompañado por el Batman de toda la vida. El mismo dúo que escribirá una vez termine todo esto del Future State.

La historia nos ubica al principio de que El Magistrado tome el control policial de la ciudad de Gotham. Por ello se entiende como un prólogo al resto de series ubicadas allí en 2025. Incluso se pondría sentir como una historia ubicada en cualquier punto de la continuidad principal. Esto tiene sus puntos buenos y puntos malos. Lo que es un puntazo a favor es el dibujo de Ben Oliver, quien ya ha dibujado a ambos protagonistas en números como el Action Comics #0 o el Detective Comics #948-949.

En este número no se colorea a si mismo o por Brian Reber, sino que le acompaña el indonesio Arif Prianto. El estilo de Oliver sigue siendo reconocible aunque no tiene esa paleta que parece que los personajes tengan un relieve 3D como en otras obras. Es otros de los puntos que queda a discreción del lector de valorarlo como algo más positivo o negativo.

Antes de centrar la acción en Gotham, como no podía ser de otra manera, tenemos a Superman salvando la vida a un joven desesperado en la ciudad de Metropolis. Allí descubre que en un futuro cercano las personas podrán inyectarse un suero de cara falsa. Con él pueden transformar su rostro a uno de animal, con la que poder hacer bromas a la gente. O evitar el reconocimiento facial de los drones del Magistrado. El problema es que genera efectos secundarios, en los que la transformación facial se puede producir sin desearse a través del suero.

Esto lleva a Superman a seguir el rastro del suero hasta Gotham. Allí se encuentra a un Bruce Wayne quien aún es Batman a pesar de la prohibición de llevar máscaras en la ciudad. Juntos empiezan a investigar de donde procede realmente este suero. Mientras allí todos viven aterrados por las máscaras, Clark no parece cómodo con volver a ocultar su identidad. Muchos han criticado la decisión tomada por Bendis, pero en este número de Yang entendemos que ambas posturas son necesarias.

Quitarte la máscara y exponerte al mundo es problemático. Si hablamos de superhéroes las consecuencias pueden incrementarse exponencialmente. Pero al igual que Superman en este primer número, hay gente que una vez se la quita – o sale de su armario -, necesita seguir luchando para no volver a encerrarse en la oscuridad. Las máscaras a veces son necesarias para poder sobrevivir. Ponerse o quitarse la máscara muchas veces no es un simple acto, es una repetición constante en nuestras vidas diarias.

Superman acaba topándose con Mr.Toad, el líder de la Sociedad de Caras Falsas. Este fue en su día el grupo criminal liderado por Black Mask. Tras los eventos del Año del Villano, Roman adquiría la capacidad de modificar su propio rostro a voluntad. En cuanto a Mr.Toad, el original fue un compinche del Profesor Pyg. No es una elección casual, ya que según las previas de esta historia es el mismísimo Profesor Pyg quien acaba apuñalando a Superman.

Probablemente esta historia no tenga efectos reales en el transcurso de los hechos que relatarán el resto de mini-series ambientadas en el régimen del Magistrado. Su punto más fuerte es ver como Yang escribe a ambos personajes antes de empezar con su etapa en la serie regular en marzo. Allí no contará con Oliver sino con un primera espada como es Ivan Reis, si bien desconocemos cuantos números aguantará el brasileño. Suficientes elementos para terminar la historia el próximo mes.

Lo mejor

• Volver a tener a Gene Luen Yang escribiendo un Superman.

Lo peor

• La facilidad con la que los villanos disponen de kryptonita para Superman.

Anteriores reseñas

DC Generations: Shattered
Semana 1 – Parte 1
Semana 1 – Parte 2
Semana 2 – Parte 1
Semana 2 – Parte 2
Semana 3 – Parte 1
Semana 3 – Parte 2

Artículo anteriorGO INDIE! Cómo The Woods juega con las expectativas
Artículo siguienteEvento Marvel: X de Espadas (enero)
Redactor de actualidad de DC Comics. Si, ciertamente elegí una buena época para serlo al unirme a ZN con los Nuevos 52. Y pese haber crecido con las series de tv de la Patrulla X y Spiderman, los primeros cómics mainstream que tuve de pequeño fueron de Superman y Batman (y Spawn). Y un servidor acabó volviendo a sus raíces, de la mano de los Green Lanterns de Johns, Batman de Morrison, Secret Six de Simone... Oh, también hiper-fan de Mortal Kombat, Pokémon y el wrestling ^^
Málaga (1984). Desde muy pequeño leía tiras cómicas en los dominicales, 13 rue del percebe era mi favorita. A mis padres les gustaba que su hijo leyera y cada poco tenía un Astérix nuevo para leer y releer. A la edad de diez u once comencé con el americano, Spiderman para ser más exactos. La saga del clon fue mi primera lectura. Todavía me pregunto cómo pude aficionarme con aquello pero la verdad es que me atrajo enormemente e incluso el no saber qué estaba leyendo (para nada empecé con el número 1) fue un plus para mi interés. La primera lectura siempre condiciona y como secuela me deja mi gusto por personajes alternativos. Tras esto, todo lo demás; universo Marvel , mi adorada DC, cómic independiente y grandes obras que me mostraron lo realmente interesantes que pueden llegar a ser los tebeos. Sueño con contemplar Themyscira sobre mi nube Kinton con un anillo verde en el dedo y una “S” roja en el pecho. Cómics, coleccionismo, cine, videojuegos, motos, fútbol, NBA… demasiados intereses para tan escasa bolsa y tan poco tiempo. Orgulloso y agradecido de formar parte de esta histórica web, a la que he leído durante tantos años.
Nacido en Madrid en 1990 pero Galicia es mi hogar. Graduado en Sociología. El Spiderman de Sam Raimi y el coleccionable rojo del personaje publicado por Forum comenzaron a forjar mi amor que dura hasta el día de hoy independientemente de la editorial y procedencia y que el cómic también puede ser un medio perfecto que refleja los constantes cambios sociales. Historias como All Star Superman de Grant Morrison y Frank Quitely me recuerdan que nunca hay que perder la esperanza. Siempre me toque hacer un viaje en bus, tren o avión, un cómic se vendrá conmigo.
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ziggy
Ziggy
Lector
27 enero, 2021 15:09

Acotar que Russell escribe tambien muy bien a Lois Lane. ¡Denle a ese hombre un tìtulo de Superman, rayos!

Johnrevenge
Johnrevenge
Lector
27 enero, 2021 21:50

A mi la verdad es que me ha gustado el número del escuadrón suicida.

Y el número de Lex Luthor ha sido sorprendentemente entretenido.