ZN Reseñas: Cielo XX.com

Por
6
3654
Descripción Editorial libro 1
 

Cielo XX.com 1: Memorias 98
Norma – 64 pág color – 14 €

Cielo XX.com 2: Memorias 99
Norma – 64 pág color – 14 €

Cielo XX.com 3: Memorias (19)00
Norma – 80 pág color – 16 €

Cielo XX.com 3: Memorias (20)00
Autor: Bernar Yslaire
Norma – 64 pág color – 16 €

 


Un espléndido trabajo gráfico y narrativo que confirma el talento extraordinario de Yslaire, un creador a tener muy en cuenta.

Llega el más reciente trabajo de uno de los autores mejor considerados del cómic francés. El autor de SAMBRE nos ofrece su visión del siglo XX en una obra de gran impacto gráfico.

Descripción editorial Tomo dos


La memoria, las nuevas tecnologías, el recuerdo, el recuerdo de otros tiempos, los ángeles… Futuro y pasado se reencuentran en el segundo volumen de CIELOXX.COM, la obra con la que Yslaire ha creado un puente entre el cómic histórico y la ciencia ficción más actual. Es la nueva demostración de la maestría de este genial autor.

Descripción editorial Tomo tres


Yslaire teje un relato experimental en el que tecnología y memoria modifican la percepción de la realidad, para crear un cómic que supera la postmodernidad y se sitúa en la vanguardia del noveno arte.

Cuando se ha perdido la memoria, los únicos recuerdos son fragmentos borrosos de fotografías, de mensajes, imágenes inconexas del mundo que has conocido. Recuperarlos antes de morir es la única forma de saber que se ha vivido.

Descripción editorial Tomo cuatro


Un espléndido trabajo gráfico y narrativo que confirma el talento extraordinario de Yslaire, que cierra con este volumen un ciclo, un siglo y un imaginario que le ha llevado a la vanguardia del noveno arte, al lado de grandes autores como Enki Bilal.

Comentario


Hemos tardado mucho tiempo en poder leer la conclusión de esta obra; una obra de por sí compleja, tanto por lo que respecta a cada una de sus partes como al todo en general.

La génesis de Cielo XX.com hay que buscarla en la expectación generada por el cambio de milenio que se cernía sobre nosotros hará cosa de unos diez años. El ocaso del siglo XX se presentaba repleto de reflexiones, buenos deseos y algún que otro miedo. Quién más quién menos, de forma inevitable, se sumaba a aquella “tensión ambiental”, conscientes de que un cambio de milenio no se vive todos los días, pero sabedores también de que no dejaba de ser poco más que otra fecha en el calendario. ¿Cambiaría verdaderamente nuestro mundo? Probablemente, al igual que lo venía haciendo todos los días.

Bernar Yslaire, autor francobelga que había recibido reconocimiento unánime de crítica y público tras la publicación de su macrosaga Sambre, una de las mejores obras que alumbraron los noventa en cuanto a historieta, decidió sumarse a la despedida del siglo pasado con un proyecto original y ambicioso.

El 31 de febrero de 1997 empezó a emitir una ciber-novela titulada Memorias del Cielo XX desde su página web. En ella se iban sucediendo imágenes referidas al siglo que dejábamos atrás, punteadas con insertos particulares de una historia que avanzaba paralela a nuestro tiempo. En un ejercicio de interactividad, los mismos lectores aportaban textos y teorías que dieran razón de aquellas imágenes, que explicitasen la infinidad de interpretaciones que las ilustraciones hacían posibles.

Posteriormente, todo aquello se vería unificado en esta tetralogía cuya publicación en nuestro país acaba justo ahora de hacer realidad Norma Editorial, siete años después del inicio de la misma y tres años después de que la obra concluyera su serialización en Francia.

La obra ya terminada, como decíamos anteriormente, se antoja compleja. Es por ello que pasaremos a analizarla por apartados.

Algunos han censurado últimamente la deriva de Yslaire hacia la ilustración con textos, acusándole de abandonar la mayor simbiosis entre palabra e imagen que le es propia al lenguaje de la historieta. Sin duda, esa tendencia empezó a fraguarse en este comic, para perpetuarse después en menor medida en El cielo sobre Bruselas. Pero también es cierto que la particular forma que adopta esa interrelación en Cielo XX.com viene totalmente justificada por el argumento mismo, al igual que el elaborado diseño de página que muestra toda la obra en su conjunto.

El dibujo de Yslaire satisface con nota a un doble nivel. Por un lado, se mantiene fiel a su estilo, ese estilo algo afeminado y romántico que tan bien casaba con la historia de amor arrebatado relatada en Sambre. Ha evolucionado – y no poco – pero sigue reconociéndose en él a aquel dibujante que nos emocionaba con los escarceos adolescentes de Bidouille i Violeta. Por otro lado, consigue habitualmente que ese estilo suyo, tan personal, case con la documentación gráfica que utiliza, documentación fotográfica la mayoría de las veces que ya forma parte de nuestro imaginario colectivo y que Yslaire adapta a su grafismo.

He dejado para el final el apartado más delicado, la trama en sí. Su mismo punto de partida, ese juego de anónimos que una psicoanalista nacida con el siglo XX va recibiendo, presuponen lo esquivo de su argumento. Eva Stern recibe un sin fin de fotos trucadas. Fotos que forman parte de su vida y de la de todos. Fotografías particulares y fotografías compartidas. A través de ellas parece que su hermano difunto en la Primera Guerra Mundial, devenido eterno y angélico, quiere comunicarse con ella. Este planteamiento, que pronto se revelará engañoso y sencillo en exceso, se irá enrevesando progresivamente, a medida que otros personajes vayan relatando las experiencias que compartieron con el “ángel” Frank Stern y que vayamos descubriendo que casi ninguno está diciendo toda la verdad. Ese juego de espejos busca trasladarse también a nuestra memoria histórica, esa memoria que Cielo XX.com intenta recorrer en cierta medida. Nada es seguro y el engaño abunda. Abunda también, por encima de huidas y mentiras, el deseo de trascender, el anhelo de volar, la necesidad de alcanzar la pureza eterna de las estrellas… engañosas estrellas que atiborran nuestras banderas y símbolos manchados de contradictoria humanidad.

Como resultado de todo ello nos encontramos con una producción en mosaico que desorienta a la par que hipnotiza. Posiblemente no sea del agrado de todo aquel a quien le guste que le dejen las cosas claras. Satisfará, no obstante, a los que se atrevan a dejarse engañar y mantengan en su interior un espíritu romántico a la par que cansado, apasionado a la vez que desencantado.

Enlaces de interés


Reseña de El cielo sobre Bruselas (Antes)

Web de Yslaire

Web de Cielo XX.com

6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
fletcher
1 octubre, 2007 22:32

no conocia esta obra, hasta que el otro dia, en mi tienda habitual vi el ultimo tomo…sencillamente el dibujo me parecio impresionante…gracias por la reseña, me ha ayudado…ahora a hacer cuentas…je je je

Fletcher!!

señor punch
2 octubre, 2007 17:02

es bueno, dada la relativa unanimidad a la contra, que aparezcan defensas cabales como la tuya hacia este tebeo.
La verdad, a mí me gustó en su día el primero, el segundo no, pero no de no, de nada, de “lo dejo”. Y no seguí comprando el asunto (y mira que parte de ideas interesantes)
En todo caso igual se le da una oportunidad (vía biblio pública, o algo así), leído tu comentario.

wagner
wagner
3 octubre, 2007 22:47

me encantaria que sacaran una pelicula de superman donde enfrentara a doomsday o bizarro seria un proyecto interezante

Francisco
Francisco
27 agosto, 2010 16:27

A mí, la obra “cielo xx.com” me ha resutado fascinante y altamente atractiva. Destaco la originalidad de la ilustración, ¡como pocos autores! Por ello, ya me parece única. Y el guión -reducido- es que la propia historia lo va pidiendo. Es una obra más para dejarse hipnotizar que para aclarar cosas. Te deja un sentimiento de nostalgia, de sensibilidad, de triste ternura como pocas historias del comic. Recomendabilísima.
Ahora me encantaría un Integral de la misma.