ZN Cine – Crítica de La gran belleza de Paolo Sorrentino

Por
7
3234
 

Dirección: Paolo Sorrentino
Guión: Paolo Sorrentino y Umberto Contarello
Música: Lele Marchitelli
Fotografía: Luca Bigazzi
Reparto: Toni Servillo, Carlo Verdone, Sabrina Ferilli, Serena Grandi, Isabella Ferrari, Giulia Di Quilio, Luca Marinelli, Giorgio Pasotti, Massimo Popolizio
Duración: 142 minutos
Productora: Indigo Film / Medusa Film / Mediaset / Pathé / France 2 Cinéma / Babe Film / Canal+
País: Italia
Valoración:

 

“De pequeños, a esta pregunta mis amigos daban siempre la misma respuesta… “El coño”. Pero yo respondía: “El olor de las casas de viejos”. La pregunta era: ¿Qué es lo que realmente te gusta más en la vida? Estaba destinado a la sensibilidad. Estaba destinado a convertirme en escritor. Estaba destinado a convertirme en Jep Gambardella.”

El pasado domingo el film La Gran Belleza del cineasta italiano Paolo Sorrentino culminó una exitosa carrera internacional llena de premios, nominaciones, alabanzas y halagos tanto por parte de la prensa especializada como del público ganando el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa frente a duras competidoras como la danesa La Caza de Thomas Vinterberg o la belga Alabama Monroe de Felix Van Groeningen. Con su última película el napolitano volvió a su país de origen tras su no demasiado exitosa experiencia en Estados Unidos con Un Lugar Donde Quedarse, pieza protagonizada por Sean Penn y Frances McDormand entre otros actores, y con ello ha encontrado el mayor y más sonoro triunfo de su carrera como director.

La Grande Bellezza narra la historia del escritor de un sólo éxito (la novela El Aparato Humano publicada 40 años atrás) reconvertido en periodista Jep Gambardella (Toni Servillo) que el día en el que cumple 65 años decide replantearse su bohemio y superficial estilo de vida obligándose a no hacer nada que realmente no le apetezca llevar a cabo. El largometraje es de manera bastante evidente una revisión contemporánea de La Dolce Vita, el clásico del mítico cineasta Federico Fellini protagonizado por Marcello Mastroiani y lo es tanto en el fondo como en la estructura de su argumento. Por descontado que a pocos se le escapa que el director de Las Noches de Cabiria o Amarcord es una de las influencias más importantes de Sorrentino, junto a Diego Armando Maradona y Martin Scorsese como él mismo se ocupo de proclamar cuando subió al escenario del Dolby Theatre a recoger su estatuilla el pasado día 2 de marzo, y que previamente se podía ver en varios de sus proyectos detrás de las cámaras.

Tráiler en español de La gran belleza de Paolo Sorrentino

Desde el primer momento y con una capacidad de síntesis tan efectiva como de una sencillez desarmante Sorrentino nos resume con los dos pasajes iniciales del metraje cuál va a ser el camino que va a transitar con su última obra cinematográfica. En la secuencia que da inicio al largometraje asistimos a cómo un grupo de turistas orientales visitan La Fuente dell’ Acqua Paola de la ciudad de Roma. Mientras un coro de mujeres entona un cántico lacónico y etéreo uno de los turistas sufre un repentino desmayo que por medio de una medida ambigüedad por parte del director y su co guionista habitual Umberto Contarello nunca llegamos a saber si es producido por un golpe de calor o por el célebre síndrome de Stendhal, aquel que nos hace perder el conocimiento cuando no podemos asimilar la enormidad de la belleza con la que nos enfrentamos en ese mismo instante y que en esta ocasión y contexto sería la de la misma ciudad italiana. Repentinamente esta lírica secuencia de apertura se ve abrúptamente interrumpida por la fiesta de cumpleaños del protagonista (la presentación de este es sencillamente brillante) en la que se codea toda la clase burguesa de la capital italiana entre música cutre (la de la ínclita Rafaella Carrá, ni mas ni menos) alcohol, jóvenes de cuerpos apolíneos y viejas glorias, hoy decadentes, de la vida nocturna de esa otra Roma que poco tiene que ver con la que hemos visto con el prólogo de la película.

Esta es la esclarecedora declaración de principios de Paolo Sorrentino con La Gran Belleza. El director de la muy recuperable Il Divo realiza un viaje físico y existencial por medio de su protagonista con el único fin de encontrar retazos de efímera belleza dentro de la mugre, del artificio, de las falsas apariencias y la superficialidad que anida por medio de sus habitantes en la ciudad romana. Al igual que todos sus amigos y allegados Jep es un artista en decadencia, un escritor que vive de las rentas y del trabajo de periodista que le proporciona su editora jefe Dadina (Giovanna Vignola) y que vive una existencia vacía regida por egos hinchados (tanto ajenos como propios), falsario arte moderno carente de compromiso (a celebrar los pasajes de la obra de teatro al aire libre o el de la demostración pictórica de la niña pequeña) o bacanales llenas de drogas, alcohol, libertinaje o cirugía plástica (uno de los mejores momentos del film es el de la sesión colectiva de inyecciones de botox, acertadísimo cómo cada uno de los pacientes que pasan por las manos del doctor tienen rostros cada vez más deformes por culpa de las continuas operaciones a las que se ven sometidos de manera voluntaria) que le incitan a verse arrastrado por una ola de intrascendencia vital disfrazada de falso intelectualismo.

La-gran-belleza-paolo-sorrentino-2
Escena de La Gran Belleza de Paolo Sorrentino

Para Sorrentino Roma es por el día una belleza portadora de luz y lugares de ensueño que parecen detenidos en el espacio y el tiempo y por la noche una prostituta que se vende al mejor postor y que saca a escena los más bajos instintos de aquellos que en ella moran. En sus caminatas vespertinas el Jep interpretado con su habitual brillantez por un Toni Servillo de mirada cansada y taciturna pero también condescendiente (inmisericorde el análisis que hace de la hipocresía moral de una de sus amigas escritoras)y presuntuosa (enorme su explicación sobre el protocolo a seguir en un funeral para después realizar un atípico ejemplo práctico del mismo) trata de encontrar esa hermosura inherente en la ciudad que lo acogió, aquella oculta y que sólo se muestra tímidamente entre monumentos, conventos, jardines o fuentes, la misma que se ve eclipsada al llegar esa noche lasciva, apuntalada en el exceso y el culto al cuerpo, localizada en un crepúsculo en el que las criaturas que en ella deambulan con rostros muertos y miradas perdidas parecen haber encontrado una falsa felicidad potenciada por litros de alcohol, horas de quirófano y gramos de cocaína. Finalmente el director de Las Consecuencias del Amor confirma por medio de su decadente criatura que la gran belleza del título, esa que le devolvería a Jep la inspiración para volver a escribir, la misma que puede deleitar los sentidos sólo se puede encontrar en pequeñas dosis habitando más en momentos que en lugares. Una inesperada jirafa en medio de un coliseo, una anciano miembro de la nobleza rememorando sus gloriosas raíces con una cuna expuesta en un antiguo museo ya clausurado, el encuentro casual en la noche con una celebridad (delicioso y muy bien llevado el cameo de la francesa Fanny Ardant), una inmensa colección de fotografías que abarcan desde la infancia a la adultez de la vida de una sola persona o el recuerdo de esa primera experiencia sexual a la luz de un faro en la playa que a un servidor le hizo rememorar pasajes de su vida de índole parecida.

Pero hay un problema con La Gran Belleza, esos instantes de lirismo que sobresalen entre la mezquindad, lo mundano y lo trivial están expuestos en pantalla con demasiada predilección por lo visual. La habitual puesta en escena del italiano se asienta en un esteticismo bien entendido, siempre juguetón y en ocasiones caprichoso, pero nunca excesivo o innecesario, el mismo que parece ser el que por medio de imágenes de poética abstracción quiere convencer al espectador de que sólo con la mirada podrá encontrar esa belleza de la que nos habla el autor. Esta idea estilística en cierta manera contradice el discurso al que se aferra el relato viéndose en ocasiones el director devorado por esa superficialidad formal que tanto critica (sobre todo la relacionada con el arte mal entendido o carente de verdadera personalidad) y si bien su cámara nos ofrece momentos de pericia técnica arrebatadora (la fiesta del cumpleaños de Jep está rodada con una fuerza y sentido del ritmo intachables, casi se percibe el olor a ruindad, lascivia y podredumbre moral que exhalan los asistentes a tan patética coreografía circense) o abrumadora poética (Sor María arrastrándose por las escaleras llevando hasta las últimas consecuencias la vida de entrega al altísimo que eligió por voluntad propia, nada baladí sería analizar la mirada entre reverencial y condescendiente con la que Sorrentino retrata a la iglesia) en no pocos momentos el espectador percibe que el realizador se entrega a los brazos de esa vacuidad formal y moral que mira por encima del hombro aunque nunca con afán condenatorio o demonizador.

La-gran-belleza-paolo-sorrentino-1
Escena de La Gran Belleza de Paolo Sorrentino

Sin parecerme la obra maestra que muchos proclaman, antojándoseme inferior a otros trabajos del mismo director como la ya mencionada Il Divio que retrataba con una mirada que se movía entre Martin Scorsese y Francis Ford Coppola la vida del inefable político italiano Gulio Andreotti (con un Toni Servillo tan o más brillante que aquí y siempre con su inseparable mirada de mapache depresivo) y estando a años luz del contenido naturalismo nórdico de la muy superior La Caza de Thomas Vinterberg, aquella producción que merecía el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa más que la cinta que nos ocupa, La Gran Belleza es una interesante propuesta que con sus muchos aciertos y pocos fallos no sólo realiza un retrato crepuscular de una hermosa ciudad corrompida por unos ciudadanos que casi se diría que no la merecen como hogar, sino que también sirve como una inyección de vitalidad en pleno corazón de ese cine italiano que llevaba en decadencia desde principios de la década pasada. Como pieza fílmica no es perfecta, aunque tampoco busca serlo, pero sí es la sólida primera piedra para que Italia reconstruya de nuevo ese celuloide que en su momento fue uno de los más grandes e interesantes del continente europeo.

Enlaces de Interés

 ZN Cine – Premios Oscar 2014
 Próximamente en los mejores cines. Lo más destacado de Marzo

7
Déjanos un comentario

Please Login to comment
7 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
Juan Luis DazaTomás MartínezMr. Xfrankbanner71Docz Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Docz
Lector
Docz

A mi es la que mas me ha gustado de este director hasta la fecha, y si no la considero una obra maestra, es precisamente porque se parece demasiado a la Dolce Vita

Mr. X
Lector
Mr. X

La larga escena inicial de la fiesta –y encima con la Carrá de fondo- me despistó y me irritó bastante y la dejé a los quince minutos o así. Parece, por lo que leo, que me equivoqué. A ver si le doy otra oportunidad.

frankbanner71
Lector
frankbanner71

fantastica reseña,juan luis.que bien escribes,coño¡
(¿entiendo que tu nick de guerra ha pasado a la historia?.cada vez lo utilizas menos…).

en cuanto a LA GRAN BELLEZA,coincido con mr.x.yo tambien estuve a punto de desconectar de ese momento “anuncio martini” de su arranque,pero luego la pelicula toma un rumbo mas mesurado.afortunadamente.

con todo, lo peor de la propuesta de sorrentino,es esa banda sonora plagada de despropositos musicales(con especial incidencia en los momentos “regetoneros”).

en cuanto al film del italiano,tengo la impresion de que este año de oscars,es el del triunfo de la envoltura,por encima de un “cine de verdad”,sin artificios de apoyo.lo que no deja de ser preocupante.

vaya por delante,que a mi me ha gustado la pelicula,pese a todo.la pelicula funciona como un tiro-tanto visual,como narrativamente-pero,lo que cuenta,tiene su gracia durante la primera media hora.el resto es dar vueltas sobre lo mismo.la muy tardia crisis de madurez de un “bon vivant”(magnifico tony servillo)trasunto de jose luis de villalonga y miguel blesa.que es como decir el retrato fisico y emocional de miles de desconocidos ricos horteras de los que se dejan ver por ahi,en todo tipo de fiestas interminables.

aun sin alejarse del estereotipo,pese a todo,paolo sorrentino realiza una critica sutil,no especialmente sangrante,de esta burguesia italiana decadente.trata,incluso,de realizar un retrato de este escritor de un solo exito algo benevolente.un tipo refinado y bohemio,de lengua afiladisima(la manera en que destroza en publico al personaje de estefania es antologico,precedida de alguna otra reunion mas entre amigos que da mucho juego)que añora con amargura algunos de aquellos momentos pasados de su juventud.

pobre gente rica.como sufre.y cuanto se aburren.

yo he echado de menos, en muchos de los pasajes de la pelicula,al clint eastwood de la estupenda CAZADOR BLANCO,CORAZON NEGRO.en aquella escena en la que pone en su sitio a una mujer pro-nazi,sin perder la compostura.

justo lo que necesitaba un snob de mierda,como este tipo que retrata el italiano.

ponga un clint eastwood en su vida.lo agradecera.

mencion aparte,ese cachondo retrato del papa benedicto que nos presenta sorrentino en la forma de esa terrorifica e inquietante sor maria.o,esa belleza de otra galaxia de la fanny ardant.quien tuvo,retuvo.y de que manera.todo bien masticado,sin que nada chirrie en el conjunto.bravissssimo.

y,ademas,la enana de LOS INCREIBLES.

coño¡.¿que mas quieres?.

ESTEFANIA:eres un misogino.
GEPPE:no sea el centro de atencion.soy un misantropo,no un misogino.
LELLO:bravo¡.cuando se odia,hay que ser ambicioso.

P.D:yo aposte en mi quiniela de los oscars por LA CAZA,por cierto.

sigo apostando por ella.

Mr. X
Lector
Mr. X

Por cierto, a mí El Divo si que me gustó, pero hay que advertir que para apreciarla, creo, hay que saber un poco de la historia política reciente de Italia, porque si no es puede resultar bastante espesa.
Ya sé que en taquilla la de Un lugar donde quedarse fue un fracaso, pero como peli, ¿qué tal? Me acuerdo los carteles en el metro, con Sean Penn con esas pintas y llamativo era, sin duda.

Tomás Martínez
Lector

Grandísima reseña, enhorabuena!

Yo voy a decir que es una película que tiene tantas lecturas, que tiene tantos hermosos personajes, que tiene tan magnífico protagonista, y que es tan compleja tanto en su concepción como en su ejecución que es una de las grandes obras maestras que el cine europeo nos ha dejado en los últimos 20 años.

Para mí la película del año (y posiblemente de los últimos 5) junto, precisamente, a otra europea: La Caza.

Mr. X
Lector
Mr. X

Acabo de hacer un comentario, diciendo que por fin la he visto entera y que me parece la mejor peli de 2013 (y bueno, una de las mejores de los últimos años o de la última década, así en general) y no recordaba que había sido reseñada por don Armin en Zn. Peliculón de la hostia y gran reseña.