Revientacráneos + Chico Esqueleto, de Jeff Lemire y Tonci Zonjic

La venganza como forma de vida. Reseñamos el magnífico spinoff del universo Black Hammer creado por Jeff Lemire y Tonči Zonjić. Edita Astiberri.

1
1992
Revientacráneos + Chico Esqueleto - Portada

Edición original: Skulldigger + Skeleton Boy #1-6 USA (Dark Horse, 2019-2021)
Edición nacional/España: Astiberri, 2022)
Guion: Jeff Lemire
Dibujo: Tonči Zonjić
Color: Tonči Zonjić
Traducción: Santiago García
Rotulación: Ana González de la Peña
Maquetación: Alba Diethelm
Formato: Cartoné. 168 páginas, color. 19,00€

La condena de ser un sidekick

Desde su nacimiento en 2016, Black Hammer ha supuesto uno de los grandes hitos del cómic independiente USA. El mundo creado por Jeff Lemire y Dean Ormston no solo nos contó una fascinante historia que servía como tierno homenaje a la Edad de Plata, sino que de pronto comenzó a crecer hasta convertirse en todo un universo compartido. Spinoff a spinoff, el blackhammerverso fue creciendo hasta alcanzar el meritorio estatus de universo superheroico construido prácticamente en su totalidad bajo la batuta de su guionista original. Como todo universo, por supuesto, ha tenido sus picos y sus valles, y reconozco que hubo un momento en que mi cerebro dio por buena la idea de que la franquicia de Black Hammer estaba ya algo quemada. Y ahora, cuando echo la vista atrás, me doy cuenta de lo tremendamente equivocado que estuve.

Y es que lejos de bajar el listón, el mundo imaginado por Jeff Lemire lleva una racha últimamente que ya quisieran muchos. En cosa de un año hemos recibido en nuestro país gracias a Astiberri la llegada de tres historias autoconclusivas de una calidad colosal, con unos artistas de quitar el hipo. La primera fue Coronel Weird: Cosmagogo, un lisérgico epílogo del carismático personaje a manos de un fabuloso Tyler Crook. Después vino Barbalien: Planeta Rojo, un maravilloso relato reivindicativo en el que Tate Brombal y Gabriel Hernández Walta nos conmovieron el corazón. Y este mes, como quien no quiere la cosa, nos ha caído otra joya del cielo, una que además ha venido a presentarnos unos nuevos personajes del carismático universo de Dark Horse. Hablamos de Revientacráneos + Chico Esqueleto, creada por Jeff Lemire y Tonči Zonjić.

Revientacráneos + Chico Esqueleto - Interior

Publicada originalmente entre 2019 y 2021, la obra supone la presentación de Revientacráneos, un remedo entre Bruce Wayne y Frank Castle que se dedica a impartir justicia en las calles de Spiral City a golpe de calavera, sin ningún tipo de mesura ni piedad. Sin embargo, el devenir de este polémico antihéroe se verá alterado tras cruzar su camino con un niño huérfano, superviviente de un terrible asesinato, al que decidirá acoger y entrenar para convertirlo en su compañero. Eso, claro, siempre que una policía metomentodo y un enemigo del pasado no le arruinen los planes.

Así arranca este volumen de seis números en el que Jeff Lemire realiza su particular homenaje (y ya van…) a la figura del sidekick, aunque de una manera, digamos, poco agraciada. Es imposible no tener la figura de Robin en la cabeza según leemos Revientacráneos, pero el autor canadiense hace todo lo contrario a romantizar el cliché superheroico del compañero alevín del justiciero. Al contrario: Lemire se centra en la visión más oscura y realista, la que ve a un niño siendo arrastrado y adoctrinado por la obsesión de un adulto, anclándolo a un futuro de venganza, dolor y soledad, en una espiral que no tiene fin. Es una lectura que podría hacerse perfectamente sobre el personaje de Batman, pero que el guionista decide hacer más evidente fusionando al personaje con el Castigador, dejando más claro todavía el mundo de violencia y carente de inocencia al que el supuesto héroe está arrastrando a su pupilo. En última instancia, Revientacráneos no deja de ser una obra sobre la herencia del odio y las obsesiones, y de lo difícil que es romper la cadena cuando tu infancia te deja abocado a repetir los mismos pasos de tus fallidos tutores.

Revientacráneos + Chico Esqueleto - Interior

En lo que respecta puramente a la trama, no se puede decir que estemos ante un trabajo especialmente novedoso. A fin de cuentas, el hecho de que Lemire realice este particular homenaje (o deconstrucción) termina conduciéndole a contarnos una historia que se basa en muchos elementos ampliamente repetidos dentro de la narrativa superheroica. ¡Si hasta tenemos a un Joker de marca blanca! Es decir, no esperéis una obra que os rompa la cabeza en el apartado argumental, porque ese no es el mayor interés del tomo. A pesar de todo, sí se puede decir que Lemire, como escritor de calidad que es, realiza un guion sencillo pero pulido y tremendamente efectivo. Se le puede achacar que su final resulta algo abrupto y que habría pedido más números, pero la historia fluye como pez en el agua y atrapa a pesar de no inventar la rueda.

Aunque hay que decir que probablemente parte de eso sea culpa de Tonči Zonjić, porque qué dibujante, amigos. Este artista croata, al que hemos podido ver dejar su firma en algunos proyectos como ¿Quién es Jake Ellis? o Bogavante Johnson, entra en el universo Black Hammer pegando una patada a la puerta y echándola abajo como si fuera de papel. Con un estilo bien detallado pero muy cercano al tono cartoon de autores como Bruce Timm, Zonjić realiza un auténtico recital. Diseño de personajes, de página, colores, movimiento, narrativa… todo es brillante en su trabajo en Revientacráneos. El artista lleva la historia con una soltura apabullante; a veces con viñetas sencillas pero potentísimas, a veces con recursos de lo más sofisticados que, lejos de buscar impactar con la típica splashpage pijamera, se centran en sumergirte a fondo en la trama y aprovechar cada floritura a favor de la narrativa.

Revientacráneos + Chico Esqueleto - Interior

El color es otro punto fuerte del croata en la obra. Con colores planos y siguiendo casi siempre una paleta muy tonal en cada escena, Zonjić le otorga al cómic una presencia majestuosa, que en algunos momentos recuerda en su conjunto a otros titanes como las duplas Cliff Chiang-Matt Wilson o Wes Craig-Justin Boyd. Y siempre en pos de la narrativa. Hay por ejemplo unas páginas en las que cada viñeta va pivotando entre el azul y el rojo, según van llegando los coches de policía a la escena, que creo que resume a la perfección su trabajo: aparentemente sencillo, excepcionalmente poderoso. Un trabajo de diez en todos los sentidos.

Revientacráneos + Chico Esqueleto es el enésimo recordatorio de que el universo Black Hammer sigue muy vivo y que nosotros queremos seguir montados en su barco. Un notable trabajo de Lemire alrededor de la figura del sidekick, pero sobre todo, un increíble trabajo de Tonči Zonjić, al que desde aquí deseamos ver mucho más a menudo en nuestras librerías.

Lo mejor

• El increíble y despampanante arte de Tonči Zonjić.
• El guion de Lemire es sencillo, pero muy potente.

Lo peor

• El final se hace algo abrupto, ¡queremos más!

Edición original: Skulldigger + Skeleton Boy #1-6 USA (Dark Horse, 2019-2021) Edición nacional/España: Astiberri, 2022) Guion: Jeff Lemire Dibujo: Tonči Zonjić Color: Tonči Zonjić Traducción: Santiago García Rotulación: Ana González de la Peña Maquetación: Alba Diethelm Formato: Cartoné. 168 páginas, color. 19,00€ La condena de ser un sidekick Desde su…
Guion - 8
Dibujo - 9.8
Interés - 8.5

8.8

Magnífica

Jeff Lemire retuerce la mitología del sidekick para traernos un spinoff del universo Black Hammer que gracias al arte de Zonjić se eleva como el mejor hasta la fecha.

Vosotros puntuáis: 8.74 ( 9 votos)
Subscribe
Notifícame
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Valled
Valled
Lector
27 abril, 2022 1:08

Muy fan de los números de Zonjić en el Bogavante del universo Miignola. A esta especie de Punisher pulp le queda que no veas el estilo.
Una mini muy pero que muy recomendable, da igual no tener ni la mas absoluta idea de la continuidad Black Hammer de Lemire.
Si le echais el ojo en la tienda seguro que le dais una oportunidad. Coincido con la valoración del artículo, es el mejor de los spin offs de Lemire e incluso supera esa etiqueta -El problema de otros derivados Black Hammer es que perdian su identidad si se les separaba de su inspiración directa.
Un caso distinto por ejemplo seria la mini del Dr Star, quizas el segundo mejor spin off. Un buen tomo por separado pero al ser comparado con Starman de DC, su referencia clara, sale perdiendo (dificil lo contrario)