Marshal Bass 1. Black & white

Marshal Bass confirma a Darko Macan e Igor Kordey como una de las mejores parejas artísticas del cómic europeo contemporáneo. Su tratamiento realista y áspero del western resulta muy adecuado para explicar los trabajos del primer US Marshal afroamericano.

Por
4
1845

 

Edición original: Marshal Bass, volume 1 (Éditions Delcourt. Junio, 2017)
Edición nacional/ España: Marshal Bass 1. Black & white. Enero, 2019
Guion: Darko Macan
Dibujo: Igor Kordey
Color: Desko
Formato: Cartoné, 58 páginas
Precio: 12’95€

 

peu à peu
peu à peu
les mouches bleues
les mouches bleues, reviennent…

(H.F. Thiefaine)

Marshal Bass de Darko Macan e Igor Kordey es un western atípico; muy atractivo pero diferente. La serie, de la que de momento se han publicado cuatro álbumes en Francia, explica la vida y los trabajos de River Bass del United States Marshals Service. El personaje está basado en la figura histórica de Bass Reeves que fue el primer afroamericano en formar parte de esta agencia estatal dependiente del Departamento de Justicia norteamericano.
El Cuerpo de Alguaciles de Estados Unidos (USMS) es la institución encargada de la ejecución de las órdenes de las cortes federales y en líneas generales garantiza el funcionamiento del sistema de justicia norteamericano.
Las tareas encomendadas son múltiples y diversas y van desde la protección de testigos, la seguridad de juzgados y tribunales al traslado de prisioneros o la detención de fugitivos. Esta última es la tarea que se le encomienda a River Bass cuando es nombrado por el Coronel Terrence B. Helena como Deputy US Marshal del estado de Arizona; ayudar a la captura de una banda de esclavos negros liberados que asola la región. Los autores no obvian las tensiones raciales existentes que forman parte de la peor cara de una sociedad racista y segregacionista. Tampoco ocultan la violencia inherente al nacimiento de un imperio que se basó en el poder de las armas y la supremacía del más fuerte.

La particularidad de esta serie es el punto de vista, el de los afroamericanos, en un momento crucial cuando legalmente son libres, pero socialmente – de facto – siguen siendo ciudadanos de segunda o tercera categoría. Las referencias a una República o un Reino de hombres negros es un aspecto significativo que tuvo su breve recorrido al final de la Guerra Civil pero que la cruel realidad de la dominación blanca se encargó rápidamente de erradicar. También es significativo que el cabecilla de la banda sea un misterioso personaje, blanco, con fines mucho más prosaicos y que prohíbe a sus acólitos que piensen por ellos mismos.

La principal característica de este primer álbum de Marshal Bass, a parte de su singularidad, es la crudeza de las situaciones que plantea. El punto de vista del personaje condiciona el tono narrativo y artístico de la obra que resulta áspera y al mismo tiempo estimulante. Estimulante por el tono adulto del enfoque y por presentar situaciones poco explotadas en el género del western. Áspera por la violencia que muestra, seguramente mucho más cercana a la realidad que otras obras del género con un tratamiento más idealizado de aquel momento histórico.

En este aspecto, la familia del protagonista resulta esencial para darle un punto de vista más cotidiano a las barbaridades a las que asistimos y también para situarnos en una posición cercana a la de unas personas que están acostumbradas a ser oprimidas pero que en la medida de sus posibilidades intentan revertir la situación.
Al mismo tiempo, somos testigos del nacimiento de las precarias estructuras de una nación que, medio siglo más tarde, empezará a expandirse y dominar el mundo. El imperio de la ley llegó de manera salvaje e injusta a unas tierras que no entendieron otro lenguaje que el del fuego y las armas.

El arte de Igor Kordey no es para todos los públicos. Dentro del mundo mainstream de los superhéroes se granjeó la animadversión de los seguidores de Marvel al substituir puntualmente a Frank Quitely en la serie de New X-Men con un resultado algo descuidado pero que no merecía el ataque furibundo que recibió. Su trabajo es muy personal y de enorme eficacia para algunos, infumable para otros. Aquí con unos plazos de entrega más relajados, Kordey ofrece un producto muy atractivo y de mucha calidad. Muy adecuado con el ambiente de la historia.
El croata divide sus páginas en tres tiras de dos o tres viñetas, pero a menudo incluye cuadros mucho más grandes y espectaculares donde describe el paisaje o los momentos estelares de la acción. Su narrativa, antes algo confusa, es aquí clara y contundente, destaca en el diseño de personajes que son carismáticos y muy reconocibles y en la ambientación. Capítulo aparte merece el coloreado de Desko – con la supervisión de Kordey – que adorna las viñetas de una luz majestuosa, llena de matices, tanto en las deslumbrantes horas centrales del día, como en los poéticos atardeceres o en las horas más inquietantes de la noche.
La secuencia que describe como Bass desarma a un celoso integrante de la banda de ladrones, resuelta con cuatro viñetas verticales, demuestra el dominio narrativo del dibujante y en cambio la apertura del álbum con una prodigiosa página bañada por una hermosísima luz crepuscular nos sitúa rápidamente en el ambiente del relato y casi nos deja sin aliento por su terrible y sobrecogedora belleza.

La curiosidad para los lectores veteranos como yo es el indudable parecido del resultado final del arte de este álbum al de las obras más recientes de Richard Corben. Un parecido que no resta ningún mérito a dibujante, ni al colorista, sino que nos hace imaginar cómo habría sido un western dibujado por el genio de Missouri.

Darko Macan es un guionista nacido en Zagreb, en Croacia en 1966. Empezó su carrera en el cómic yugoslavo pero en 1993 entró en el mercado norteamericano de la mano de la editorial Dark Horse. Sus obras destacadas son: la maravillosa Grendel Tales: guerra de clanes dibujada por el enorme y malogrado Edvin Biuković, varias historias para la franquicia de Star Wars dibujadas por Biuković, Dave Gibbons, Igor Kordey y otros. También escribe Capitán América, el corazón de las tinieblas, relato dibujado por Danijel Zezelj y a partir de 1998 combinará el mercado mainstream norteamericano con obras creadas especialmente en Croacia para el mercado europeo. En 2015 realiza junto a su inseparable Kordey la serie Nosotros los muertos de la que se publicarán cuatro álbumes. Su último trabajo publicado es la serie Marshal Bass, con Kordey, de la que se han editado cuatro tomos entre 2017 y 2019. El cuarto acaba de salir en el mercado francés el 2 de enero de este año. Macan también ha sido dibujante de la factoría Disney, escritor de ciencia ficción, además de crítico y editor de revistas de cómics.

Igor Kordey (o Kordej) un dibujante croata, nacido en Zagreb en 1957. Su obra, extensa y variada, que se hizo conocida en 1986 con la obra La saga de Vam con guion de Vladimir Colin. A pesar de este éxito prometedor decide viajar a Canadá desde donde tomará contacto con el mercado estadounidense. Allí se encargará de series como Tarzán, Star Wars, Predator para Dark Horse, para Marvel la mencionada New X-Men ilustrando historias de Grant Morrison y La viuda negra con guion de Greg Rucka. En 2006 realiza para el mercado francés Smoke escrita por Alex De Campi que le vuelve a introducir en el mercado francófono donde trabaja hasta el día de hoy en obras como La historia oculta y Empire con guiones de Jean-Pierre Pécau, Taras Boulba, Nosotros los muertos, otra vez con Macan, Les 30 derniers y ahora Marshal Bass.

No se suele mencionar a menudo el trabajo de los coloristas, al menos no detenidamente, pero el resultado que Desko ha entregado en el primer álbum de esta serie es tan sobresaliente que merece un poco de atención. Desimir Milic nació el año 1969 en Banja Luka, en Bosnia-Herzegovina. Ha realizado trabajos en series como Les 30 derniers, Empire, L’histoire secrète y Marshal Bass todas dibujadas por Kordey y Wunderwaffen con dibujos de Vicanović-Maza.

La edición de ECC es espléndida. El tamaño es perfecto, la impresión y el papel muy buenos, la tapa dura se agradece y el precio es muy razonable. Por fin esta editorial ha encontrado un formato adecuado para presentar obras como esta, de una forma adecuada, dentro de su colección de cómic europeo.

Marshal Bass promete darnos grandes momentos de lectura. Tanto por su planteamiento como por su realización es una obra que merece la atención del aficionado al western y también la del amante del buen cómic en general. Esperemos que ECC no abandone esta serie tan diferente y estimulante; sería una auténtica lástima.

Salut!

  Edición original: Marshal Bass, volume 1 (Éditions Delcourt. Junio, 2017) Edición nacional/ España: Marshal Bass 1. Black & white. Enero, 2019 Guion: Darko Macan Dibujo: Igor Kordey Color: Desko Formato: Cartoné, 58 páginas Precio: 12’95€   peu à peu peu à peu les mouches bleues les mouches bleues, reviennent……
Guión - 8
Dibujo - 8.5
Interés - 9

8.5

Distinta

El inicio de una serie áspera, diferente y estimulante

Vosotros puntuáis: 8.56 ( 4 votos)

4
Déjanos un comentario

Please Login to comment
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Lord_PengallanEinCristian Miguel SepulvedaAlbierZot Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
AlbierZot
Lector
AlbierZot

Igor Corbey 😉 Pintaza sin duda. Y qué bueno es Kordey cuando es bueno. La imagen de su Tarzán es imborrable.

Cristian Miguel Sepulveda
Autor

Muy buena pinta y a un buen precio. Además, no es de estos europeos largos e inmensos, así que caerá fijo.

Ein
Lector
Ein

Excelente edición, así sí (lástima que no podamos decir lo mismo de su Duke). A mí el álbum me ha parecido pasable sin más, bastante irreal y poco creíble. Una banda de peligrosos delincuentes sin puntería.

Lord_Pengallan
Lector

Aquí mejor el guión, muy bueno, que el dibujo. Me ha parecido mejor Kordey en Nosotros los Muertos o Imperio que aquí pero a saber; porque aquellos sólo los he podido ver en pequeñito… Mola ver que ECC por fin ha encontrado seguridad para publicar BD como se debe… A ver si reedita de una forma decente y correcta lo que ha jibarizado.