Heavy Liquid: Cyberpunk con estilo

Por
19
1921
 

Edición original: oct. 1999/feb. 2000; Vertigo (DC Comics).
Edición España: I Norma Editorial (may. 2004); II Planeta DeAgostini (jun. 2010).
Guión: Paul Pope.
Dibujo: Paul Pope.
Entintado: Paul Pope.
Portadas: Paul Pope.
Color: Paul Pope, Lee Loughridge.
Rotulista: John E. Workman Jr.
Precio: 22 € (Cartoné, 256 págs.)

 

Paul Pope es uno de los artistas “alternativos” más talentosos en activo. Creador de una estética tan personal como plástica, gustoso de ser autor completo de sus obras y aclamado por la crítica americana y europea a partes iguales, este estadounidense que cursó estudios de Bellas Artes en la Ohio State University, que reconoce como influencias a Picasso, Moebius, Hugo Pratt, Milton Caniff, Jack Kirby, Alex Toth, o Frank Miller, y que asumió el particular título de “destructor de cómics”, no le tiene miedo al cambio: empezó en la revista Gestalt, irrumpió en el mercado como un terremoto con la autoeditada THB (1994) y ha pasado por editoriales como la japonesa Kodansha, Dark Horse, Marvel, DC o Dargaud, amén de publicar uno de los libros de arte más impresionantes que ha concebido jamás un artista completo de cómics (Pulphope: The Art of Paul Pope, 2007).

Muy dado a la reflexión sobre el medio, temáticamente siempre ha sentido una inclinación a explorar en sus cómic el mundo de la ciencia ficción con historias muy pegadas a lo urbano, y precisamente fruto de esta tendencia planteó el núcleo principal de su trabajo en DC Comics como una trilogía temática: “Tenía planeado hacer una trilogía de historias de ciencia ficción ubicadas en un futuro cercano, todas ellas en Nueva York. Consideraba Batman: Año 100 la tercera de esas historias. Heavy Liquid, 100% y Batman: Año 100 tienen lugar en el mismo universo, más o menos”. De las tres obras es la primera, Heavy Liquid (1999), la que más abiertamente se puede considerar heredera de Bradbury, Burroughs, Dick y Gibson por su (paradójica) afinidad tanto por el cyberpunk como por la new wave.

Titulada así como homenaje a un tema de los Stooges –Iggy Pop es uno de los músicos favoritos de Pope– Heavy Liquid presenta un esquema clásico en el género: en un futuro cercano, un detective conocido únicamente como S trabaja encontrando personas y, en ocasiones, cosas, gracias a su perspicacia y a una muy evolucionada tecnología. Su último encargo consiste en acumular cierta cantidad de un extraño meteorito para un millonario excéntrico, aunque tal tarea apareja dos grandes inconvenientes. El primero y más importante es que S se ha hecho adicto a una sustancia que se obtiene calentando el meteorito y que, tras introducirse por el oído, proporciona la capacidad de aumentar la resistencia física, la agilidad y la percepción en general. El segundo, que el crimen organizado sabe de esas propiedades y está buscando cuantos trozos de meteorito pueda reunir para comerciar con ellos. Toda esta trama se complica cuando el millonario le comunica la segunda parte del trabajo: encontrar a una artista desaparecida, antigua amante de S, para que talle el meteorito y cree una escultura única.

Con esta premisa, Pope aprovecha para desatar todo su buen hacer componiendo un mundo extraño, tecnificado pero cercano a la vez, que evoca poderosamente películas como la sobresaliente Días extraños. Un contexto con toques existencialistas cuya elección el autor justifica así: “Las historias que tienen lugar en la época contemporánea tienden a aburrirme, me gusta mucho más lo romántico y el absurdo, me gustan las locuras. No creo que los comics tengan que estar enmarcados en la realidad, me gusta mucho más la imaginación desbordante de Dr. Seuss, Jack Kirby o Moebius”. Pese a todo, lo más importante de este tebeo no es el desarrollo de la trama –algo manida– sino ver al genial artista desenvolverse como pez en el agua para proporcionarnos una singular, hipnótica y plástica experiencia.


Dos páginas de Heavy Liquid

El americano usa una composición de página muy regular –en base a viñetas cuadrangulares (a veces trapezoidales) con espacio interviñeta conservado– y emplea las tintas de forma muy poderosa en combinación con solo dos colores (índigo y rojo) que funcionan a modo de filtros de la imagen. Además domina la perspectiva como pocos, e incluso se permite homenajear a sus autores de cabecera en alguna que otra ocasión (como el criminal que usa una máscara picassiana –el caballo del Guernica, en concreto– para ocultar su rostro). Sin embargo, donde Pope resulta apabullante es en el uso de la línea y los volúmenes: los edificios, la arquitectura y los elementos futuristas están definidos de forma precisa y elegante, mientras que el dinamismo de su trazo –grueso, fluido, curvo– y su capacidad de síntesis le confieren una expresividad inusitada. Estilizados, anatómicamente coherentes y definidos a partir de rasgos faciales poderosos (labios carnosos, grandes ojos, pómulos apuntados con tres líneas y narices anchas) los personajes de Pope sólo tienen que contemplarse una vez para permanecer en la memoria.

¿Conclusión? Una buena historia, entretenida y solvente, que gana muchísimos enteros gracias a un autor pletórico en el terreno gráfico. Y un último apunte: no os perdáis estas dos entrevistas al artista en Zona Negativa y en Entrecomics; resultan imprescindibles para acceder a la mente de ese monstruo del Noveno Arte llamado Paul Pope. Por cierto, aquí tenéis su blog.

Última actualización de este artículo: 6 de abril de 2010

19 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Daniel Santos
Lector
27 julio, 2009 12:15

Yo lo encontré muy barato no hace mucho y me encantó. A ver cuando vemos por aquí 100%

sputnik
Lector
27 julio, 2009 12:18

Está por siete euros por ahí. Si buceas entre descatalogados de Norma, es fácil de encontrar.
Paul Pope ya es un clásico. 

Raúl Martin
Lector
27 julio, 2009 12:41

Heavy Liquid me encantó. A ver si me pongo con 100% y le doy otra oportunidad a Batman año 100. Sólo a mí se le ocurriría iniciarse con el autor con el Batman. Estoy ansioso por ver su siguiente trabajo USA.

Parábola Durden
Parábola Durden
27 julio, 2009 14:29

Heavy Liquid es muy bueno.
Por cierto, de 100% sí me vendría de perlas una reseña, que no hay mucha información por ahí  😉 y apetece leer que se opina de ella.
Raúl, no veo por qué iba a ser malo iniciarse con Pope en Año 100. Descontando gustos (para mí es una de las 5 mjores obras que se han hecho cn Batman), es un personaje conocido y el estilo y las maneras tan peculiares de Pope se filtran con patrones conocidos y se atenúan un poco más las excentricidades artísticas del dibujante. Lo veo idóneo para empezar cn Pope, a no ser que no te guste, ya de partida, el personaje.

Y Sputnik; totalmente de acuerdo cntigo. De hecho, ya lo he defendido en otros debates acerca del autor:  Paul Pope ya es un clásico.

Parábola Durden
Parábola Durden
27 julio, 2009 14:31

Ah, y buen trabajo, José. Para no variar.

El midicloriano qm pario
El midicloriano qm pario
27 julio, 2009 15:07

Yo me la compre la semana pasada en un Carrefour por 2,50 Euros

Raúl Martin
Lector
27 julio, 2009 15:09

Parábola,
Batman año 100 es mal lugar para empezar con Pope porque Heavy Liquid define mejor el posicionamiento indie del autor. Año 100 lo veo más como curiosidad, no por la parte de Batman, sino por la de Pope. Ya te digo, tras leer el 1er capítulo de Batman sin conocer a Pope, de Pope prácticamente reconoces el dibujo. Supongo que a medida que avanza la obra se dejará notar más la huella característica del autor. Si hay ganas de saber más de 100%, veremos que se puede hacer este verano al respecto. 

sputnik
Lector
27 julio, 2009 16:27

Pues estoy con Parábola: en Año 100 se acentúan los rasgos que definen el estilo visual y narrativo de Pope, amén de que, efectivamente, sigue la estela temática de esa “trilogía de la distopía” planteada por Pope.
Lo del posicionamento indie no lo veo. Simplemente, una está editada por Vértigo y otra por DC -con un personaje “mainstream”-. Más allá de eso, ambas son puro Pope, tan “indie” la una como la otra (que no es que me parezca que Heavy Liquid lo sea demasiado, ni he leído nunca a Pope defender lo “indie” frente a lo “no indie”:antes al contrario).
Por cierto, ¿no os parece curioso que Pope insista -tanto en “Año 100” como en “Batman de Berlín”- en mostrarnos a Batman como una especie de revolucionario liberalista a lo John Locke?

Blade Runner
Blade Runner
Lector
27 julio, 2009 18:00

Hace poco leí en una consulta del bot de Planeta que tienen previsto editar estas dos obras, tanto Heavy liquid como 100%, pero no recuerdo que especificara cuándo…

Raúl Martin
Lector
27 julio, 2009 18:05

Cuando me lea el Batman año 100 podré contestar con propiedad, Sputnik. Sólo me he leído el primer capítulo (hasta donde aguanté, y espero aguantar más ahora que conozco al autor), y te puedo asegurar que no encontré referencia subcultural alguna. En Heavy Liquid sí, se habla de arte, música, drogas… ¿no te parece indie tratar el tema de las corrientes culturales, aunque sean futuras?

sputnik
Lector
27 julio, 2009 18:09

Pues no, la verdad. No definiría “lo indie” por ello, ni creo que eso convierta a una obra narrativa en “indie”.
 

Raúl Martin
Lector
27 julio, 2009 18:31

Entonces sputnik,  está claro que tenemos diferentes conceptos del término. Así que supongo que no te parecerán obras indies Ghost World, Hate, Local, Demo, Phonogram … obras que al fín y al cabo, al igual que Heavy Liquid, hablan de temas de subcultura y no dedican un todo un número 1 a narrar básicamente una persecución, sino que utilizan sus recursos para aportar más información al conjunto de la obra.

Phantomas
Phantomas
Lector
27 julio, 2009 19:40

A esta si que le tengo ganas, a ver si un día la busco por ahí…

Y dos comentarios:
1. Joer, que te ha pasado este finde José (¿demasiado calor? jajaja), que nos has dejado boquiabiertos el lunes con tanta (mini)reseña

2. Me encantan las referencias cinematográficas indicadas en todas estas reseñas, jejeje, que si American History X, que si Trainspotting, que si Dias Extraños…

Parábola Durden
Parábola Durden
27 julio, 2009 20:15

Iba a decirte lo mismo que phantomas, José, cuántas reseña tuyas de golpe!!! jajaja Pero yo me alegro. A pesar de q las tres son obras q tengo y he leído, me gusta ver q escribes acerca de ellas.

Vuelvo a estar cn sputnik en todo. Pope hizo lo q quiso en año 100, a pesar de ser DC y Batman. Tuvo la misma libertad q en heavy liquid, y su estilo, además, está más depurado. Por poner un ejemplo (uno de tantos) en relación a esta libertad: se explayó cn largas secuencias de acción (peleas en edificios, persecuciones ‘mudas’), utilizando las páginas que le daba la gana para describir a la perfección la escena y las sensaciones q quiere transmitir al lector (tensión, angustia, dolor). Esto lo hace sin tener en cuenta el cómic mainstream, tirando más para lo ‘Indie’. Y aquí vuelvo a coincidir cn Sputnik. Creo q su definición se acerca más a la correcta del término, si bien no consideraría ninguna como la absoluta o la acertada, ya q no son más q etiquetas (y no soy muy partidario de ellas. De los géneros, sí; de las etiquetas, no). Pero es que etimológicamnt la palabra tiene sus raíces en lo independiente, en libertades creativas, sin encorsetar, que pueda demostrar un autor, sin restricciones o pautas de una gran compañía. No tiene nada (o tanto) q ver los contenidos subculturales o ideológicos que meta el autor en su obra. ¿Suelen venir de la mano estas alusiones, rasgos de la subcultura y lo Indie? Pues sí, pero eso no quiere decir que lo defina, que sea requisito para encasillar una obra como Indie. Para decir si una obra lo es o no, yo no utilizaría ese rasero.
Ah, y ya tengo ganas de leer esa reseña de 100%, se anime quien se anime. 😉

Raúl Martin
Lector
28 julio, 2009 12:48

Vaya, qué sólo me habéis dejado en mi argumento.
Bueno, tal vez esté afectado por un daltonismo de criterio… pero a mí la serie posee una esencia indie muy clara. Pero como me disgusta repetirme y no puedo comparar al no haber leído Batman Año 100; os invito a continuar la tertulia una vez se publique el artículo de 100%. Prometo haberme leído para entonces las tres obras en cuestión.

elmairon
elmairon
7 agosto, 2009 20:38

en el carrefour está a 2,5o euros