Daredevil: la mano del diablo

Por
18
1902

 

Edición original: oct. 2009 – abr. 2010 – Marvel Comics
Edición España: septiembre 2010 – Panini Cómics
Guión: Andy Diggle, Antony Johnston
Dibujo: Roberto de la Torre
Entintado: Marco Checchetto
Portada: Esac Ribic
Color: Matt Hollinsworth
Precio: 14 € (tomo en tapa blanda con solapas)

 

De un tiempo a esta parte parece que Daredevil tiene que “celebrar” los cambios de equipo creativo en una posición más próxima a los finales de temporada de serie televisiva modelo “disparar a J. R.” (o dejar a técnico criminalístico en situación comprometida, para los que peinen menos canas). Si Bendis y Maleev se despidieron del cuernecitos dejándolo camino del talego, Brubaker, Lark y compañía hicieron una pirueta aún más complicada para dejar a Matt Murdock convertido en líder de la Mano, la secta de asesinos de las sombras que Frank Miller creara hace mucho tiempo y que han valido lo mismo para un zurcido que para un fregado cuando de buscar villanos orientales genéricos a los que apalear se trataba. Ahora, son Andy Diggle y Roberto de la Torre los que han de lidiar con una situación que desembocará en una historia coral donde se verán implicados los personajes de corte urbano de la casa de las ideas.

La mano del diablo aborda las consecuencias inmediatas de que el hombre sin miedo se siente en el trono de la Mano. Ya se pudieron ver algunos apuntes en el tomo recopilatorio La lista, donde Daredevil era uno de los objetivos a neutralizar por Norman Osborn. Aquí se podrá comprobar cómo reacciona el enmascarado rojo ante las provocaciones remitidas por el amo de la seguridad estadounidense y cómo sus amigos se ven afectados por un conflicto en el que Kingpin es espectador e instigador a partes iguales. Los primeros capítulos de la historia presentan una transición entre la etapa anterior y los derroteros por los que correrán las desventuras y más desventuras de un Matt Murdock que parece llamado a sufrir y sufrir desde que su camino se cruzara con el de Frank Miller. Personajes como Dakota North o Lady Bullseye siguen paseándose por las páginas del tebeo, al igual que otros como el Tigre Blanco (¿habría que decir “tigresa”) o Tarántula Negra (un personaje cuya identidad civil indica que algunos guionistas yanquis aprendieron castellano en la misma academia que Steve Englehart) pero el tono eminentemente urbano y policiaco del que hacía gala la etapa anterior se ve progresivamente sustituido por otro en el que los pijamas, la magia negra y las artes marciales de todo a un euro se van haciendo los dueños.

La premisa de esta etapa resulta, cuando menos, un tanto inverosímil. Así, si previamente se había supuesto que Daredevil afrontaba la tarea de la mano del Maestro Izo como una forma de destruir desde arriba una organización criminal, ahora el cuernecitos ha decidido actuar en solitario y convertir a la Mano en un instrumento para luchar contra el crimen. Como empijamado nocturno y abogado diurno, la actitud de Murdock a lo largo de los años ha resultado siempre un tanto contradictoria, pero es dudoso que llegue hasta un punto tal que vea justificable la posibilidad de utilizar a un ejército de asesinos y emplear los recursos de la secta que los organiza para construir una prisión. El argumento que determina tal cambio viene dado de La Lista, donde Matt considera que el hecho de que un tipo como Osborn esté en el poder es indicativo de que el mundo se ha vuelto del revés y que, en consecuencia, el sistema no funciona (línea argumental que justifica buena parte de la filmografía de artistas del método como Steven Seagal, Chuck Norris o el entrañable Charles Bronson). Pese a su inverosimilitud, la premisa podría llegar a ser hasta interesante, si no fuera porque Reinado Oscuro está tocando a su fin y, al menos en teoría, las aguas volverán al cauce del que salieron a principios de la década. Pero, como ya se ha dicho, hay que justificar la futura saga y, todo hay que decirlo, martirizar un poco más a un personaje que lleva ya muchos años sufriendo torturas de todo signo, de la mano de unos equipos creativos que le han dado poca tregua. Habría que remontarse a las ya lejanas etapas de Karl Kesel y Joe Kelly para recuperar algo del tono desenfadado que, curiosamente, tuvo el personaje en algún momento perdido de sus orígenes y que a veces se echa en falta. Hay momentos en los que tiene uno la sensación de que todo autor que se ha hecho con el timón de la nave del cornudo (ejem) viene marcado por la intención, consciente o no, de hacer(le) algo con (a) el personaje en los términos de Born again.

Los capítulos posteriores del tomo intentan sentar las bases de la relación entre Daredevil y sus teóricos subordinados, a través de un viaje a Japón y de una visita al negocio recién adquirido, donde nos enteramos un poco de cómo funciona una organización que solamente ha servido como carne de cañón de película de Sho Kosugi. Para ser una secta multicentenaria de asesinos presuntamente infalibles, la lista de derrotas de la Mano es casi tan larga como la de sus apariciones en los tebeos marvelianos, lo que hace que se la acabe tomando la afición un poco a risa, un poco a excusa para que héroes como el propio cuernecitos, Elektra o Lobezno demuestren sus habilidades masacrando multitudes. Solamente algún autor como Dan Chichester intentó dar algo de fondo al asunto, profundizando vagamente en las motivaciones de un clan cuyo mejor mérito parece haber sido servir de inspiración al Clan del Pie de las tortugas ninja. La Mano es, junto con HIDRA o IMA, el colectivo villanesco del que se puede echar mano para encontrar alguna organización bien nutrida a la que endosar algún complot mundial, alguna colaboración con el malo de turno, siempre y cuando haya que dar a la ocasión un tono oriental modelo cartón-piedra. Luego llega una serie como Guerreros Secretos, donde un autor como Jonathan Hickman se encarga de crear orden dentro del caos y queda algo interesante, pero en el caso de la Mano esa labor está un poco por hacer. Andy Diggle hace el esfuerzo de crear una especie de estructura de poder donde menudean las intrigas y las conspiraciones para alcanzar la silla de mando, y deja patente lo que buena parte de la afición lectora ya intuye: que Daredevil se ha metido en un lío del que le va a costar salir.

Para ir concluyendo, hay que destacar la labor de Roberto de la Torre, en una colección que le va bastante bien a su estilo de dibujo. El resultado final es un tebeo que marca los derroteros del futuro de un personaje que parece estar cavando su propia fosa. Eso sí, mucho me temo que no todo el mundo estará contento con el camino escogido, como tampoco lo estará con los anuncios que llegan desde Yanquilandia acerca de la colección.

18
Déjanos un comentario

Please Login to comment
18 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
14 Comment authors
RodrigopedreteDavid FernándezMr. BatsKonshu Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Kienlo
Lector
Kienlo

Me parece horrible lo que han hecho con el pobre cuernecitos, maltratarlo en la serie, me parece fantástico, siempre acaba con alguna chica, y es soportable su carga, pero maltratarlo a los guiones al más puro estilo noventero…después del buen trabajo que han hecho con él desde Bendis…no tiene nombre. Normal que prefiera estar muerto después de esto, xd.

Titan
Lector
Titan

De Daredevil sólo había leído Born Again hasta que me topé con este tomo, y la verdad es que me ha gustado mucho.

Juan Luis Daza
Autor

Yo me compré este tomo el mismo día que fui por Born Again, pero áun no lo he leído. Consumismo compulsivo lo llaman.

Wolvie
Lector
Wolvie

Por favor!!! La historia no es del todo mala, es más, tiene mucho de las historias contadas en los ´90 en cualquier serie, pero Diggle NO ESTA A LA ALTURA DEL PERSONAJE!!!

Franz
Lector
Franz

Daredevil como jefe de la Mano es una genialidad, pero Brubaker DEBIÓ seguir en la serie. la malograron.

Johnny99
Lector
Johnny99

yo he disfrutado bastante leyendo este tomo. eso si completamente de acuerdo con lo dicho sobre karl kesel: releo mas esos capitulos que ningunos otros, absolutamente divertidos y entretenidos, un oasis en el desierto de los 90. lastima que al final su etapa durara tan poquito…

3darknino
Lector
3darknino

Brubaker  Vuelvee !!!!!!!!!!!!!!!!! 🙁

Tachuela
Lector

>>>De Daredevil sólo había leído Born Again>>>
 
Busca todo lo que puedas de Frank Miller, es por tu bien 😉

Khonshu
Lector
Khonshu

Me gustaron mucho los Thunderbolts de Diggle, pero por lo que decís en DD no está a la altura. Brubaker le dejó la serie en un punto que planteaba posibles continuaciones muy interesantes, pero me parece que al final el guionista ha escogido el camino más simple (y menos lógico). Una lástima.

Mr. Bats
Lector
Mr. Bats

Preguntilla: por lo que tengo entendido, el lío de después de Shadowland pasa rápido, ¿no? Corregidme si me equivoco, porque me gustaría saber lo que me espera con este personaje, que siempre ha sido mi favorito de Marvel.
Y sobre este tomo me han dado opiniones favorables, desde luego nada que pareciera indicar que “el personaje estaba cavando su propia fosa”, aunque por supuesto sea muy pero que muy jodido superar a Bendis y Brubaker. De todas formas yo no lo compro hasta que salga el siguiente y así poder tener una buena ración.

David Fernández
Lector

Coincido con lo de Kesel (y Nord): aunque no la situaría entre las grandes etapas del personaje, resulta tremendamente divertida y atípica.
En cuanto a la actualidad del personaje, creo que Brubaker no ha hecho precisamente su mejor trabajo al frente de DD, ni de coña a la altura de Bendis… pero lo de Diggle ha sido MUY decepcionante; tan solo salvaría el trabajo de De La Torre.

pedrete
Lector
pedrete

¿¿¿alguien sabe si se va a reeditar la etapa de Brubaker en tomos¿??? es que no la he leido y me da pereza comprarla en grapas

New_Rodro
Lector
New_Rodro

Teniendo en cuenta que Panini dejó colgada la edición en tomo del DD de Bendis me da a mi que o te haces con la grapa o tiras de Previews.

pedrete
Lector
pedrete

gracias por contestar rodrigo…creo que tiraré de Previews…por cierto ¿alguiern sabe porqué se paró la etapa de bendis…y si les quedaba mucho para acabarla?

New_Rodro
Lector
New_Rodro

La dejaron colgada cuando se abandono el formato BOME (creo que habia algun problema con las distribuidoras por culpa de este formato) y se pasaron al Marvel Deluxe. Creo que el ultimo tomo llegaba hasta el nº 40 USA y Bendis dejo la serie en el nº 80 USA asi que…