V de Vigilantes: True Blood, vampiros sureños

Por
24
233
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

“Cuando el vampiro entró en el bar, yo llevaba años esperándolo”. Así comienza Muerto hasta el anochecer, el primero de los libros de la saga de Sookie Stakhouse de la escritora Charlaine Harris que son la base de la serie de la HBO True Blood (True Blood. Sangre fresca en España). La autora ha escrito, a día de hoy, doce libros narrando las peripecias de Sookie y todo sus misterios de vampiros sureños.

Harris, que cuenta con más de dos décadas de carrera literaria y que tiene en su haber unas veinte novelas influenciadas, claramente, por el modo de vida sureño de su tierra natal (ella nació en Tunica, Mississippi, en 1951), posee un estilo claro y ameno, capaz de llegar a un amplio espectro de lectores. Sus novelas son románticas, sí, pero también encierran mitología, sangre, erotismo, ciertas dosis de terror, de acción y muertes, muchas muertes (y muertos). En boca de Sookie, una atractiva camarera con un especial poder de leer la mente, escribe afilados diálogos, repletos de romanticismo, erotismo, dobles sentidos y humor mordaz.


En el universo de True Blood hay vampiros. Chupasangres mucho más románticos que Lestat o Edward, muchos más sensuales y, por descontado, muchísimo más sangrientos. Aunque no están solos. Una vez descubiertos al mundo, a los humanos, otros muchos otros seres que se creían de fantasía siguen su estela y también desvelan su condición. Hombres lobo, hombres y mujeres pantera, trasgos, hadas, brujas, metamorfos… todos se cruzarán con Sookie y los suyos, “buenos” hombres y mujeres sureños, originarios de Bon Temps. Los libros de Charlaine Harris están repletos de criaturas fantásticas y de mitología. A su vez, cada temporada, basada en cada uno de ellos, también.

Ya lo decía Tolkien en su ensayo titulado Sobre los cuentos de hadas: “Ancho, alto y profundo es el reino de los cuentos de hadas, y lleno todo él de cosas diversas: hay allí toda suerte de bestias y pájaros; mares sin riberas e incontables estrellas; belleza que embelesa y un peligro siempre presente; la alegría, lo mismo que la tristeza, son afiladas como espadas. Tal vez un hombre pueda sentirse dichoso de haber vagado por ese reino, pero su misma plenitud y condición arcana atan la lengua del viajero que desee describirlo. Y mientras está en él le resulta peligroso hacer demasiadas preguntas, no vaya a ser que las puertas se cierren y desaparezcan las llaves”.

Alan Ball, creador de series como A dos metros bajo tierra y ganador de un Óscar al mejor guión por American Beauty, se enamoró del personaje de la camarera que podía escuchar lo que los demás pensaban, de los libros, de esas historias de vampiros sureños… y apostó porque se transformarían en una buenísima serie de televisión, que también ha dado el salto, después, a las viñetas.


El propio Ball participa, junto a David Tischman (guionista que trabajó para DC y la línea Vertigo) y Mariah Huehner (que fue editora de Vertigo antes de pasarse a IDW), en la creación de la trama de este primer cómic, publicado en España por Panini y por IDW en su versión original, Secretos Inconfesables, basado en el universo de los vampiros sureños que han empezado a “salir del ataúd” debido a que se ha inventado un sustitutivo sintético de la sangre humana. En la elaboración del argumento también ha colaborado, trabajando codo con codo con Alan Ball, Kate Barnow y Elisabeth Finch.


Su olfato no le falló. Una vez encargado el episodio piloto, en 2007, se anunciaron los protagonistas: Anna Paquin, como Sookie; Stephen Moyer, como el vampiro Bill; Sam Trammel, como Sam Merlotte, y Alexander Skarsgård, como el vampiro Eric Northman, entre otros. Un atractivo reparto para una serie en la que el erotismo y el sexo son tan relevantes como la propia sangre. Y ya se sabe que la sangre es vida.

En septiembre de 2008 se estrenó la primera temporada en la que se presentaba Bon Temps, el pequeño pueblecito de Lousiana donde se desarrolla la acción, y a los personajes principales. En 2009 se estrenó la segunda temporada, donde se conocieron detalles sobre Eric y su pasado y se centra una parte de la trama en Dallas. En esta temporada también aparece la secta paramilitar humana de la Comunidad del Sol. Mientras tanto, en Bon Temps una ménade está haciendo de las suyas, transformando el pueblo en una bacanal constante. La tercera temporada se emitió en el 2010. Basada ligeramente en el tercer libro, “El Club de los Muertos”, introduce a los licántropos y a un personaje que se transformaría por méritos propios en el mejor villano hasta el momento: el rey vampiro de Misisipi Russell Edgington, dejando en las retinas de los telespectadores momentos memorables. La cuarta temporada, en la que las brujas (wiccanas), las hadas y las panteras son protagonistas, acaba de terminar en Estados Unidos con opiniones enfrentadas entre los que ya la han visto.

Diego Sánchez, responsable del blog sobre Terror Planta 13, por ejemplo, escribía el pasado fin de semana: “Analizar una serie como True Blood parece más sencillo de lo que realmente es. No es una serie “seria” como Juego de Tronos o Los Soprano. No es una serie tan juvenil como The vampire diaries. True Blood es una mezcla de comedia y drama que es consciente de lo esperpéntico de su propuesta y que por tanto pide al espectador que se deje llevar a través de un universo poblado de seres mitológicos y criaturas fantásticas que nunca terminan de tomarse en serio. […] La temporada empezaba prometiendo hadas y mujeres pantera, pero ha terminado con muchas irregularidades argumentales que han supuesto un bajón considerable respecto a la temporada anterior pero que nos deja igualmente con la evolución interesante de varios personajes”.

En unos de los eslóganes que preparó HBO para la nueva temporada se podía leer “Brujas contra vampiros”. Alan Ball había comentado que las hechiceras no serían enviadas del mal, aunque sus ganas de vengarse de los no muertos eran enormes. Además, una entidad milenaria se meterá en medio y los acontecimientos podrían desencadenar una guerra entre vampiros, hombres lobo y criaturas mágicas.

Al igual que en el libro correspondiente, Eric Northman, el sheriff de los vampiros de la zona, perderá la memoria. El origen de su amnesia será una de las claves de la temporada y sólo la ayuda de los habituales del Merlotte´s le servirá para recuperarla. Ver a Eric vulnerable y más cercano a Sookie es lo que muchos aficionados esperan.


Los seis números que conforman True Blood. Secretos Inconfesables y que fueron publicados en Estados Unidos en forma de miniserie de junio a diciembre del año pasado, también acercan a Eric y a Sookie. Bueno, en realidad, acerca a todos los personajes principales que se verán encerrados juntos en el bar de Sam Merlotte.

Esta historieta, que se enmarca entre la segunda y la tercera temporada de la serie, completa, en las historias individuales de cada personaje (narradas en forma de flashbacks y dibujadas por otros artistas: Elena Casagrande, Serena Ficca, Vanessa Gardinalli, Federica Manfredi, Elena Olimieri y Tina Valentino), los detalles que se conocen sobre ellos en la pequeña pantalla. Además, las versiones de los protagonistas dibujadas por David Messina (que ha trabajado para varias editoriales, tanto en Europa como en Estados Unidos, como en miniseries de Star Trek y Angel, para IDW), con ayuda de Claudia Balboni, se parecen mucho a los actores que los interpretan en la pequeña pantalla.

“Aunque soy nuevo en el mundo de los cómics, estoy aprendiendo rápidamente y me gusta lo que veo. La novela gráfica que hemos creado es muy divertida y tiene como protagonistas a todos los personajes principales de la serie de televisión, de cuya historia personal se revelan aspectos inéditos”, explica el creador en la introducción del volumen. Y es que estas páginas están todos: Sookie, Sam, Tara, Lafayette, Eric, Bill, incluso, Jason. Todos deben enfrentarse a un ser, un Imp Shalup, que se alimenta de los secretos más oscuros y de las sensaciones que los acompañan, mientras se encuentran encerrados en el Merlotte’s.

“Como suele suceder en las series de televisión, el Merlotte’s acaba siendo el catalizador de las vivencias de todos”, apunta Marco Ricompensa en el texto introductorio que acompaña el volumen; que se completa con una serie de portadas obra de J. Scott Campbell, David Messina y Joe Corroney.


Cada número se centra en una historia pasada de uno de ellos, en esos “secretos inconfesables” que les avergüenzan y que atesoran en sus respectivos interiores, con la esperanza de no tener que contárselos a nadie… pero ahora tienen que compartirlos con los demás si desean salir ilesos de la situación en la que se encuentran. Sus personalidades base, definidas a la perfección durante los capítulos de las cuatro temporadas de las que consta la serie, hasta el momento, se mantiene en las viñetas y todos ellos resultan plenamente reconocibles. Este producto, que podría enmarcarse dentro de las llamadas adaptaciones inversas, de la televisión al cómic, en este caso, resulta un digno añadido a la mitología de la serie y un entretenimiento que hará las delicias, sobre todo, de los fans de la producción de la HBO.


“Estoy muy satisfecho de la experiencia y del resultado final de este proyecto”. A Alan Ball le ha encantado acercarse al mundo del cómic. “Si los guionistas de cómic están condicionados sólo por los límites de su imaginación, los guionistas de cine y televisión están limitados por la producción. La logística, el presupuesto, el tiempo para realizar la escena y la tecnología son factores que deben tenerse en cuenta cuando se inventa una historia. Pero en el mundo de True Blood, y me alegro de decirlo, tenemos un nuevo medio al que enfrentarnos. Emocionante y liberador al mismo tiempo. Es un camino que lleva a posibilidades desconocidas y que tiene un potencial infinito. Estoy impaciente de saber a dónde nos conducirá”. Y nosotros también… pero de sus palabras se desprende la sensación de que está no será la última vez que disfrutemos con Sookie, Bill, Eric, Sam, Jason y compañía en las páginas de un cómic, entre viñetas. Por fortuna. Bienvenidos al Merlotte’s. Bienvenidos al Fangtasía. Bienvenidos a Bon Temps.


Nos leemos.

Leave a Reply

24 Comentarios en "V de Vigilantes: True Blood, vampiros sureños"

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
El Oso Borracho de "The Ultimates"
El Oso Borracho de "The Ultimates"

Pues la última temporada es más mala que la leche…

Olga

Sí, la serie ha ido de menos a mas, y para mi gusto el cómic promete pero cae en la incoherencia, una pena.

Alberto

A mi la ultima temporada me alucino…literalmente. Te plantean una historia rocambolesca, esperpentica, flipante si te dejas llevar por ella pasas unos momentos terriblemente divertidos pero entiendo las criticas la propuesta de Alan Ball no es para todos los públicos.

Stark

yo la cuarta aún no la he visto, la primera me gustó mucho, la segunda más aún, la tercera la verdad me decepcionó

cooler

No me gusta nada esta serie. Al principio prometía.

Jordi T. Pardo

Muy buen artículo, Diego.
Yo me he leído los primeros libros escritos por Charlaine Harris, son literatura para pasar el rato, con influencias evidentes de las anteriores Crónicas Vampíricas de Anne rice pero enfocadas desde una perspectiva más ligera y más paródica. Mucho más sangrientos, románticos, sin eludir esa carga sexual que el mito del vampiro carga desde sus orígenes, que lo que podemos ver en Crespúsculo, desde luego, aunque con las Crónicas Vampíricas de Anne Rice ya no estoy tan deacuerdo. Al menos con los primeros libros que si valen bastante la pena. La serie de Alan Ball prácticamente desde el principio sigue su propio camino, aunque el primer libro tiene bastante correspondencia con la primera temporada de la serie pero, a partir de ahí, las similitudes en la trama empiezan a ser cada vez más anecdóticas. Aún así, las tres primeras temporadas tienen su gracia, especialmente cuando no se toma en serio a sí misma y se sirve de la ironía de algunos de sus personajes, pero nunca llegan a explotar los puntos fuertes del mundo que proponen ni tampoco las posibilidades que atesoran algunos personajes. La cuarta temporada es un bajón de calidad espectacular, sólo ser salvan los primeros y los últimos capítulos de la serie, los primero por lo que proponen y porque Eric Northman aún no aparece “castrado” y los últimos por la vuelta al status quo y por lo que proponen para la siguiente temporada, habiendose deshecho de bastante peso muerto al final, con personajes e historias que no iban a ningún sitio y que no interesaban a nadie. Los cómics no los he leído pero puede que más adelante les dé una oportunidad…

BLAS

Otro placer culpable. True Blood. Ahora gracias a Panini ya podré solazarme en privado con las aventuras en papel de Sookie. Podré toquetear sus páginas mientras degusto un mosto bien robusto. Con esto de las adaptaciones al cómic de series ya no siente uno que los personajes sean lejanos, ahora se pueden sobar en papel mientras uno come. Genial.

TROLL

Blas parece que tienes una relacion rara con los comics … :S

Y mientras no me den comic de deadwood que hagan lo que les salga del ojete,que a mi me la pela XD
No tanto como a blas y su comic-filia XD

mantecoso

ball… ja!

Olga

Jordi, las influencias de las novelas (muy malas para mi gusto, pero en el nivel “entretiene” no a todos nos atrapa lo mismo) son más de la novelas protagonizadas por “Anita Blake” que de los libros de Anne Rice, no le veo mucho contacto con estos últimos.

La serie superaba con creces a los libros en las dos primeras temporadas, pero en la tercera se embrolla, acumula tramas sin pausa, se centra en intentar escandalizar sumando barbaridades por que sí (con lo que acaban perdiendo su efecto)… y ofrece un final mediocre.

Y la cuarta, siempre para mi gusto, ya ni se parece a si misma, tontina a más no poder. ¿Dónde ha quedado el ambiente, la crítica y la capacidad de reirse de si mismo y de los clichés del género del principio? Una pena.

BLAS

Caray, leyendo a Olga veo que coincido casi plenamente con ella en el asunto este. Aunque estoy más con Jordi en la calidad novelera, y también admito que soy de los que se lo pasan bomba con los muchos títulos de la señorita Harris.
TROLL, tienes mucha razón, no lo niego :). Y supongo que con este tebeo me pasará igual que con Transformers, o con G.I.Joe por ejemplo, series que me encanta tanto leer como toquetear, sentir que jugueteo con los muñecos, aquí convertidos en personajes de novela, y luego de tele. Fantasear mientras uno come un buen plato de tallarines es algo sano, y más si tiene al lado unos muñecos de G.I.Joe con los que entretenerse. Soy rácano para comprar muñecos, pero en cuanto los vea en segunda mano me pillaré alguno de True Blood, para orquestar escenografías varias mientras zampo.
Saludos.

Tiegel

¡Blas da miedín!

Ocioso

 BLAS ha comentado: Fantasear mientras uno come un buen plato de tallarines es algo sano.
 
Es una gozada fantasear con torsos desnudos y aceitados de piel dorada al sol y secada al viento mientras comes un buen plato de tallarines. Yo lo hago a menudo.

molon labe

Blas eres un crak XD

molon labe

Ocioso, tu si que sabes ponerme palotil.

BLAS

Sólo soy un ser humano con fantasías, y bueno, con unos cuantos muñecos para acompañarlas, también es verdad :). La imaginación vale tanto para cocinar tallarines como para meter a Sookie en alguna historia con Tara y algún mordedor. O para montarse un Pulp Fiction con clips de Flamobil :P. Estas excentricidades a veces las hago mientras mastico, pero sin cosas raras eh, con ropa y a veces hasta en presencia de otras personas.
“De nuevo, gracias a todos por pasaros por aquí.”
Gracias a ti por el artículo, Diego Matos.
Un saludo a todos.

Blade Runner

A mí la serie me empezó llamando bastante la atención, pero a los pocos episodios se me atragantó y dejé de seguirla.
Lo mejor: las perolas de la Paquin. Sin duda. 

Ocioso

BLAS ha comentado: Estas excentricidades a veces las hago mientras mastico, pero sin cosas raras eh, con ropa y a veces hasta en presencia de otras personas.
 
BLAS, espero ansioso tu próximo testimonio. Tu sinceridad me tiene flipao. 🙂
 
Blade Runner ha comentado: Lo mejor: las perolas de la Paquin
 
Nunca lo he visto. ¿Un programa de cocina tradicional, o algo?
 

Blade Runner

Sí, cocina tradicional… ¡p’a comérsela enterita!

Tiegel

“pero sin cosas raras eh, con ropa”

¡Blas ya no da tanto miedín!

Shinomune

Yo sólo vengo a decir que la cuarta temporada es GLO-RIO-SA!

reecom

Por ahora he visto las tres primeras temporadas de la serie y, aunque una parte de mi se avergüenza de ello, me gustan. Me encanta lo absolutamente chorra que es, me encanta los absurdo de sus dialogos, me encanta lo terriblemente insoportable que es la Paquin, me encanta los esperpentico que es todo en esta serie y como se ha ido enriqueciendo poco a poco su mundo con todo tipo de criaturas y personajes a cual mas tonto.

Los libros, muy muy inferioes a la serie, tambien los he leido, al menos los 3 primeros de los 10 que hay publicados en el idioma de Cervantes. Se trata de lectura ligera, entretenidilla y horriblemente escrita.

Fernanda

Los comics son muy interesantes, pero la serie es mejor! Me encantó ver True Blood, es de las mejores series que han pasado por la tele últimamente.

wpDiscuz