The Resistance, de J. Michael Straczynski y Mike Deodato Jr.

Reseñamos el primer volumen del universo compartido de AWA Studios, la editorial de Axel Alonso y Bill Jemas.

Por
3
2362

Edición original: The Resistance 1-6 (AWA Upshot, 2020).
Guion: J. Michael Straczynski.
Dibujo: Mike Deodato Jr.
Color: Frank Martin y Lee Loughridge.
Formato: Tomo, 144 páginas.
Precio: $9.99.

No hay nada más difícil en el mercado del cómic estadounidense que asentar un universo compartido. ¿Alguien recuerda la línea Project Black Sky de Dark Horse? Solo una de sus series sobrepasó los doce números. ¿El intento de IDW de juntar a las franquicias de Hasbro? Murió tan rápido que nadie se acuerda de él. ¿La línea Project Superpowers de Dynamite? Tras varias series de breve duración se dejó de lado la idea de integrar a sus protagonistas en el mismo universo. ¿Y os acordáis de la línea Dark Circle de Archie Comics? Menudo despropósito fue aquello, un sinfín de cancelaciones y retrasos. Un camino similar parece seguir el universo H1 de Humanoids; su editor, el gran Mark Waid, admite que queda mucho trabajo por delante para garantizar su supervivencia.

Las únicas excepciones en tiempos recientes son Valiant y Black Hammer, el universo de pastiches de DC Comics creado por Jeff Lemire y Dean Ormston. Para encontrar más ejemplos tenemos que volver atrás en el tiempo hasta la década de los 90, época en la que los universos de Image, Malibu y la primera encarnación de Valiant llegaron a arrebatarle gran parte del mercado a Marvel y DC Comics.

Artists, Writers & Artisans, Inc. (o AWA) se ha propuesto lograr lo imposible: repetir el éxito de esas editoriales en los 90 e ir incluso más lejos. Quieren asentar un universo compartido que rivalice con Marvel y DC en ventas y presencia, que atraiga a miles de lectores y sea relevante, que no solo entretenga sino que también trate temas sociales y nos haga reflexionar. The Resistance, una miniserie de seis números, narra los orígenes de ese universo.

Tal ambición sería excesiva para la mayoría de editoriales, pero AWA no es una editorial cualquiera. Estamos hablando de una editorial fundada el año pasado por tres hombres con mucho peso en el cómic americano: Axel Alonso, ex editor jefe de Marvel; Bill Jemas, responsable junto a Joe Quesada de la resurrección creativa y comercial de Marvel a comienzos de este siglo; y Jon Miller, un inversor con una envidiable trayectoria en el mundo del entretenimiento y los servicios digitales que recientemente gestionó la compra de Millarworld por parte de Netflix. Experiencia, recursos y contactos para crear un universo compartido de éxito no le faltan a esta editorial.

Alonso tenía claro a quién llamar para crear un universo compartido. J.Michael Straczynski, guionista detrás de grandes etapas en colecciones como The Amazing Spider-Man y Thor, estaba retirado, pero un mensaje de Alonso fue suficiente para tenerlo de vuelta en la industria. Juntos, editor y guionista, diseñaron las bases del universo compartido de AWA. Para dibujar la serie también tenía claro Alonso a quién llamar. Mike Deodato Jr. tiene más experiencia que nadie dibujando series en un universo compartido y había colaborado previamente con Straczynski en Marvel.

Mucho se ha hablado sobre las similitudes entre The Resistance y la realidad. En el universo de AWA un virus desconocido extermina al 95% de la humanidad. Tales hechos se narran en el primer número de la serie, publicado solo unos días antes de que la distribuidora Diamond suspendiese su actividad debido a la pandemia que todavía está viviendo el mundo entero. Una desafortunada coincidencia que ojalá no ensombrezca las cualidades de esta serie.

Fiel a sus palabras en las entrevistas a medios americanos, Straczynski y Deodato construyen en The Resistance los cimientos de un universo compartido con superpoderes pero sin superhéroes ni supervillanos ni tie-ins tan innecesarios como molestos. No se presenta a héroes que sirvan de emblemas de la editorial, como vendrían a ser Batman o X-O Manowar, o protagonistas de otras series. Tampoco entra en escena algún gran villano cuyos planes vayan a reunir a los héroes en el futuro, en crossovers o eventos. Es más, The Resistance se burla abiertamente de muchas convenciones de los cómics de superhéroes, en concreto de Marvel y DC, dejando claro que el universo de AWA quiere ofrecer historias con un tono y sabor diferentes a la producción habitual en el mercado americano.

¿En qué se diferencia The Resistance de la competencia? Para responder a tal pregunta Straczynski toma como referencia a dos series que él mismo escribió: Rising Stars, con la que debutó en la industria del cómic, y Supreme Power, el relanzamiento del Escuadrón Supremo de Marvel. De la primera adopta la idea de un evento extraordinario que concede superpoderes. En el universo de AWA un virus misterioso diezma el planeta y desaparece repentinamente tras haberle dado poderes a muchos supervivientes. De la segunda toma prestados ciertos elementos fácilmente reconocibles que es mejor no describir, ya que eso sería revelar spoilers. Y de ambas series toma nota respecto a qué temas tratar en una serie sobre superhumanos y cómo hacerlo.

A Straczynski le interesan más las personas que el disfraz y los superpoderes. En Rising Stars el guionista indagaba en la psique de individuos cuya infancia transcurrió en instalaciones del gobierno, alejados de la sociedad, examinando el uso que le daban a esos poderes. ¿Lo usarían para proteger a la sociedad, perpetrar crímenes o enriquecerse? ¿O preferirán esconderlos y vivir como una persona normal? ¿Y qué sucedería si sus objetivos fueron incompatibles entre sí?

Años después, en Supreme Power, el creador de Babylon 5 nos presentaba a un grupo de superhumanos con un perfil más diverso y complejo que el de la anterior obra. Teníamos entre otros a Hyperion, un hombre cuya vida era una ficción destinada a convertirlo en el patriota perfecto, fabricada por un gobierno temeroso; a Halcón Nocturno, un hombre afroamericano marcado profundamente por el racismo en Estados Unidos; y a Blur, un chico de pueblo inocente. En los 18 números de esa serie hurgó en la mente de esos personajes, preguntándose cómo reaccionarían ante situaciones difíciles, ante la verdad de su naturaleza y ante la mirada desconfiada de la sociedad y las instituciones, que reaccionan con miedo a sus decisiones. Las decisiones que tomaban esos personajes hacían avanzar una historia de largo recorrido que trataba temas sociopolíticos sin miedo alguno, mucho más ambiciosa que la de Rising Stars en extensión y en profundidad.

The Resistance podría considerarse la evolución de la propuesta que Straczynski exploró por primera vez en Rising Stars y posteriormente expandió y mejoró en Supreme Power. Un sucesor mucho más ambicioso en todos los aspectos posibles. El escritor vuelve a explorar las decisiones de personas afectadas por la obtención de superpoderes y un conjunto de circunstancias especiales. Pero esta vez no se limita a contar una historia ubicada en América y protagonizada por americanos. Esta vez su historia abarca todo el planeta y gente de todas las nacionalidades y culturas posibles, ya sean líderes políticos, gente de clase media o minorías marginadas. Los acontecimientos de The Resistance no son más que el comienzo de una historia que quiere hacer diminuta a la de Supreme Power, que muestra el mismo interés por grandes eventos a gran escala, como conflictos internacionales, que en pequeños actos de heroísmo en historias personales.

Alonso y Straczynski también se preguntaron qué podría hacer relevante al universo de AWA para las nuevas generaciones. Podríamos debatir largo y tendido si dos hombres de mediana edad eran los más adecuados para encontrar una respuesta a esa pregunta; el guionista de Thor podría haber sido enviado a luchar en Vietnam de haber nacido un año antes, y eso no suele ser señal de entender a las nuevas generaciones. Afortunadamente nada en The Resistance delata la edad de sus artífices. Su forma de llegar a las nuevas generaciones es bien sencilla: no hacer nada excepto reflejar un mundo globalizado y los problemas de hoy, haciendo hincapié en las diferencias entre generaciones. Los supherhumanos de AWA son todos gente joven, y una pregunta que está siempre presente es: ¿qué harían las siguientes generaciones si pudiesen cambiar radicalmente el mundo que heredarán? ¿Y qué opinarían los gobiernos e instituciones empeñados en preservar el statu quo?

Hay muchas ideas y una ambición que no sería descabellado describir como desmesurada, y Strackzysnki cuenta con solo seis números para convencernos de que el universo de AWA es digno de nuestra atención, dinero y un rincón en la estantería (o tarjeta de memoria si uno prefiere el formato digital). Seis números en los que, además, debe contar una historia completa. Una imposibilidad para muchos, pero no para él. Hacía tiempo que no lo veía tan motivado; volvemos a tener al mejor Strackzysnki, el de series como Thor y no mediocridades como Superman: Earth One.

Tras un sobrecogedor capítulo inicial, en el que se narra con gran solemnidad e imágenes imponentes la muerte de casi toda la humanidad, The Resistance avanza con una gran confianza en sí misma. El guion de Straczynski se mueve con gran rapidez entre diferentes escenarios, como los despachos de las Naciones Unidas o algún lugar en Corea del Norte, cambiando constantemente de personajes: de diplomáticos abordando el misterio detrás de los superpoderes a jóvenes idealistas cuya única preocupación es proteger las calles de su barrio; y para rizar el rizo, saltando en el tiempo. Lo hace sin perder el norte, manteniendo la cohesión de la historia de principio a fin y dejando que surjan poco a poco conexiones entre muchos de los eventos de la serie. Lejos de ser un conjunto de pequeñas viñetas, The Resistance es justo lo que se prometió: una historia completa que sirve de presentación argumental y temática del universo AWA.

Hablar solo de la estructura del guion sería hacerle un flaco flavor al guion de Straczynski. El responsable de Midnight Nation muestra una gran versatilidad escribiendo a todo tipo de personajes y situaciones. En las escenas de políticos y científicos, donde se gestan las grandes tramas del universo de AWA, consigue enganchar al lector con fantásticos diálogos. Y qué puedo decir de los segmentos en los que se detiene a indagar en las acciones de los jóvenes dotados de superpoderes. El tercer episodio de la serie, centrado en uno de ellos, es una pequeña maravilla, una lección magistral de cómo explorar las motivaciones de personajes. Segmentos más breves no llegan al mismo nivel, pero son otro buen ejemplo de que Straczynski aún conserva las cualidades que lo auparon al estrellato.

Por supuesto, no todo van a ser elogios. Hay escenas que piden a gritos más páginas. Jamás sucumbe la serie ante el peso de su propia ambición, pero a veces es poderosa la sensación de que si tuviese más páginas, la serie podría extraer oro de personajes y situaciones que solo reciben un puñado de páginas. Me gustaría ver más sobre tal chico o qué le sucedió a esa comunidad de millonarios. Por otra parte, a pesar de querer hacer de esta una serie más diversa y global que sus trabajos previos, Straczynski es muy americano y algunos de sus personajes hablan como gente de Nueva York. No estoy seguro de que un político ruso citaría un pasaje muy concreto de Edgar Allan Poe. Ahora bien, ¿cuántos guionistas desearían que este fuese uno de los mayores errores de su guion?

Tenía mis dudas respecto a la elección de Mike Deodato Jr. Lo considero un dibujante de inmenso talento, pero seamos sinceros: para cumplir con las temibles fechas de entrega de Marvel abusaba de fotorreferencias y modelados 3D, permitiendo que su dibujo perdiera vida y naturalidad. En The Resistance sigue haciendo uso de ambos recursos, y no faltan ocasiones en las que empañan sustancialmente el resultado final. Por ejemplo: ojos vacíos y sin vida que nos sacan de la lectura, unas hermanas gemelas que son difíciles de distinguir a primera vista porque se usó el mismo modelo 3D para dibujar a ambas, o proporciones raras.

Sin embargo, no menos cierto es que Deodato también se muestra mucho más motivado y energético que en sus últimos años en Marvel, y eso se nota. En el primer episodio de la serie, su uso de las referencias fotográficas, junto a su uso de las sombras por el que tan conocido es, le conceden a la serie un tono realista y sobrecogedor con el que la narración de Straczynski se vuelve incluso más intensa e impactante. Y en los siguientes números, aun con sus defectos, es capaz de seguirle el ritmo a su compañero de fatigas, sin permitir que el lector se pierda entre tanto cambio de escenario, alcanzando altísimas cuotas de espectacularidad y épica en las escenas de acción y de realismo y drama en los momentos más personales. Pero sin duda lo mejor son esos momentos en los que Straczynski le pide que dibuje escenas que impacten al lector, como el final de la serie o el comienzo del cuarto episodio, donde se muestra a la altura del desafío. En esos momentos hace todo un despliegue de contundencia narrativa.

En el segundo número la serie cambia de coloristas. Frank Martin, colorista habitual de Deodato Jr., le cede el testigo a Lee Loughdrige. Esta clase de cambios suelen ser mala señal (no hay más que ver los cómics de Marvel y DC para darse cuenta de ello) pero afortunadamente el relevo no le pasa factura a la serie. Loughride emplea una paleta de colores muy parecida a la de Martin, haciendo muy, muy difícil notar el cambio de colorista. Nada malo puedo decir de ninguno de los dos. Sus colores embellecen los lápices de Deodato Jr., acentuando el tono realista de la serie.

Tras el final de The Resistance, ¿qué podemos esperar del futuro del universo de AWA? Debido al cierre temporal de las tiendas de cómics estadounidenses el año pasado la editorial decidió distribuir gratuitamente episodios de sus series en formato webcomic y también contenido exclusivo en ese formato, el primero de ellos un puñado de historias breves en las que Straczynski y el dibujante C.P. Smith mostraron un poco más sobre unos personajes anecdóticos que se ven en las últimas páginas del primer episodio de The Resistance. Esas historias fueron editadas en papel, en una grapa de casi cincuenta páginas, bajo el título The Resistance: Reborns hace solo unas semanas. Y en el horizonte se encuentra Moths, una serie que iba a ser publicada en paralelo a The Resistance pero la pandemia obligó a retrasar. Centrada en individuos cuyos superpoderes acarrean una muerte temprana, está escrita nuevamente por Straczynski y en busca de dibujante. Y en abril de este año, Straczynski, esta vez con C.P. Smith, continuará la historia de la serie con The Resistance: UprisingThe Resistance es una rara avis en el terreno de los superhéroes indie. Una serie con toneladas de ambición, con ganas de superar a la competencia y no ser solo una más en un mercado saturado como pocos. Una serie que consigue lo que se propone, y lo que se propone no es poco. En definitiva, un cómic imprescindible para cualquier lector con ganas de adentrarse en un nuevo universo.

LO MEJOR

  • Un universo compartido rebosante de ideas y posibilidades.
  • Excelente guion capaz de aunar grandes tramas e historias personales
  • El mejor trabajo de Deodato…
  • LO PEOR

  • …Pero su dibujo aún conserva las carencias de su etapa en Marvel.
  • Apenas se araña el potencial del universo que se presenta.
  • Edición original: The Resistance 1-6 (AWA Upshot, 2020). Guion: J. Michael Straczynski. Dibujo: Mike Deodato Jr. Color: Frank Martin y Lee Loughridge. Formato: Tomo, 144 páginas. Precio: $9.99. No hay nada más difícil en el mercado del cómic estadounidense que asentar un universo compartido. ¿Alguien recuerda la línea Project Black…
    Guion - 9.5
    Dibujo - 8
    Interés - 8.5

    8.7

    Notable

    El universo compartido de AWA Studios llega a la estanterías con una de las mejores serie del panorama indie americano.

    Vosotros puntuáis: 8.86 ( 4 votos)
    3 Comments
    Antiguos
    Recientes
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Blackman
    Blackman
    Lector
    25 enero, 2021 10:56

    No dudo que la serie pueda estar bien, pero la verdad… en condiciones normales ya me daría pereza entrar en un nuevo universo, pero con la que está cayendo económicamente ahora, es que ni me lo planteo. No me parece el momento de empezar nada.

    ultron_ilimitado
    ultron_ilimitado
    Lector
    25 enero, 2021 12:31

    ¿Esto se piensa publicar en España? Igual le echo un ojo.

    Alejandro Ugartondo
    En respuesta a  ultron_ilimitado
    25 enero, 2021 12:46

    Lo publicará Panini el mes que viene