Superman: Earth One, vol. 2

Por
24
563
 

Edición original: Octubre 2012, DC Comics.
Guión: J. Michael Straczinsky
Dibujo: Shane Davis
Entintado: Sandra Hope.
Color: Barbara Ciardo.
Formato: Tomo de 136 páginas encuadernado en cartoné.
Precio: 22,99 $.

Sentarme a leer el volumen 2 de este enésimo reboot de Superman después de la decepción supina que me supuso el tomo anterior, se me ha antojado un misterio mañanero. ¿A cuenta de qué? ¿Adoro perder el tiempo? ¿Soy masoquista? ¿Debería aparecer por mi casa Santiago Vázquez de Cuarto Milenio, diciendo aquello de “inquietante, cuanto menos…”? ¿O debería mi perro llamar a Tristan Braker para un exorcismo rápido? No lo sé, pero así ha sido. He abierto el cómic y me lo he leído hasta el final. Qué sí, palabrita del Niño Jesús. A pesar de los embates de dolor ante el dibujo de Shane Davis –a esto vuelvo luego-. A pesar del tedio que me provoca un nuevo retelling del pasado de Superman. ¿Cuántos van ya? ¿Cuántos nos quedan por vivir? ¿Realmente se captan nuevos lectores así? A tenor de las excelentes ventas del anterior volumen, la jugada debe ser acertada para DC.

Pongámonos en antecedentes. Una secuela de un éxito editorial es una obligación. Aparte de la pasta gansa embolsada, ¿qué le salió bien a DC con el título anterior? Editado en un momento de flaco bajón para las ventas del kriptoniano, Earth One supuso una llamada de atención para la popularidad del personaje, que demostró estar a la altura de lo que se espera de él a nivel económico. La consigna era sencilla, al modo de la línea Ultimate marvelita, Earth One vendría a ser un remozamiento de los mitos de la casa desde una perspectiva moderna y algo más realista para ampliar el espectro de lectores –similar a lo que se pretendía un año más tarde con los New52, pero en fin…-, contenido bajo el soporte más adulto a priori de la novela gráfica. Vamos, un reboot directamente en hardcover, para no espantar a aquellos que les queman las grapas en los dedos. Desde luego, el experimento fue un éxito. A nivel ventas, que no crítico, con varapalos desde sonados frentes. Entre los que me incluyo.

Entonces, ¿mejora algo este volumen dos? Sí y no. La historia sigue siendo anodina. La han contado en innumerables ocasiones y de mejores y peores maneras. ¿Funciona? Algo más que el volumen anterior, a Dios gracias. Porque donde radica el interés de la obra es en la relación entre personajes. El versado Straczinsky se marca un tanto con la aparición de una vecinita –nunca el término fue tan apropiado-, que en un giro inesperado a partir de la clásica tensión sexual no resulta, logra mostrarnos a un Clark Kent vulnerable, algo perdido e incluso melancólico, en un registro más coherente con la trayectoria vital que nos suelen narrar de adolescente esquivo y, recordemos, alienígena. Lo que empieza como un interés amoroso convencional, torna en una abanico de emociones más realistas y cruentas, que abarcan desde la inoperancia sexual hasta el maltrato y la prostitución. Y si sumamos los apuntes del pasado del villano, de violento acosador en las aulas a temible serial killer antes de la consabida conversión en otro tipo de monstruo, nos encontramos con un guionista capaz de nadar en aguas tempestuosas y salir bien parado del asunto. Que esto divierta o entretenga, ya es del gusto de cada cual. Cuanto menos, el oficioso guionista procura aportar cierta novedad desde esa perspectiva más humana del personaje, donde tiene más peso lo que éste siente y cómo se desenvuelve con los demás, que el mero espectáculo artificial del uso de los poderes y las batallas con el enemigo. Aunque, como no, algo de eso también hay.



Y lo prometido es deuda: pasamos a hablar del dibujo. Shane Davis pone empeño, mima las páginas incluso. Pero aún está lejos de ser un buen narrador. Sus viñetas se acartonan con personajes en poses estáticas. Las facciones son retratadas de manera que no logran desprender emoción alguna. Las secuencias de acción son torpes por esa falta de elasticidad en las posturas y por extrañas elecciones de composición. Es como si hubiera estudiado dibujo en un mundo en el que sólo existieran cómics de los años noventa. Y para secundar esta tesis, podemos usar el ejemplo de la dudosa calidad de los diseños: el nuevo traje de Superman, con esas botas imposibles o ese logo derretido sobre el pecho, o sobretodo, el nuevo Parásito, que más que miedo, da vergüencita, con esa boca llena de ¿dientes? ¿bolsas? Y ya cuando se empapa de energía y se convierte en la versión hortera de Hulk, mejor sería poder leer el tebeo con los ojos cerrados. Por cierto, ¿para cuándo texto en relieve? Algunos cómics de ciertos autores serían mejor recibidos con ese 3D tan sui generis. Un apunte final que nos da cierta esperanza respecto a Davis: sorprende descubrir que los bocetos de creación de personaje al final del tomo, las clásicas páginas de sketches, muestran unos mejores diseños, en unas ilustraciones más fluidas, más redondeadas.


De todas formas, una vez digerido este Earth One y obviando la pregunta de si era necesario, la sensación general es de falta de riesgo. De una manera petulante incluso. Porque acercar a Clark Kent a conceptos más cercanos a Peter Parker no es novedoso. Ni un giro necesario. Esta no es desde luego la versión macarra de las aventuras de Superman, como se podía pensar al llevar la pátina de remake “ultimatizado” para las nuevas audiencias. Pero es que estas dos historias ya publicadas recuerdan más a la torpeza del sagrado Byrne en horas bajas de Spiderman: Capítulo Uno, que a las salidas de tono de Mark Millar. Esto es de hecho, más cercano al Superman convencional que hemos ido viendo desde los ochenta, incluso más convencional que el personaje que se pasea en la actualidad por Action Comics y el título homónimo, de la mano de Morrison, Pérez, Lodbell y compañía. Lo que deja un regusto aún peor de terreno pisoteado.

Avisados estáis.

24 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Juanan
Lector
14 noviembre, 2012 8:47

 Buen analisis del dibujante, haced más, es util he interesante 🙂

Valdi
Valdi
Lector
14 noviembre, 2012 9:14

Este dibujante no fue el que dibujo un anual de Batman sobre la resurreccion de Jason Todd? Me gusta el dibujante y buen articulo (aunque habria sido redondo con los sketches)

Ivan Rivas
14 noviembre, 2012 9:19

 Si, Valdi, el mismo. Pero aquel dibujo más “sucio” parece que le sentaba mejor que este estilo tan luminoso y cuidado.

Mr. X
Mr. X
Lector
14 noviembre, 2012 9:36

 El primer tomo lo hojeé y lo dejé en la tienda. En el caso de este segundo, ni me molestaré en hacerlo. Buen momento para releer All-Star Superman (con la lectura fresca de Supergods, de Morrison 😉

Valdi
Valdi
Lector
14 noviembre, 2012 9:36

Gracias Ivan, ya decia yo que ne sonaba jaja a mi su Batman me gustaba bastante y encima con ese anual mas(yo a diferencia de todo el mundo le tengo cariño a Jason, mis primeros comics de Batman y por los que hoy soy un friki mas entre vosotros fuero Una Muerte en la Familia y el gran comic Las 10 Noches de la Bestia, ambos de el gran Jim Aparo al que se le hecha de menos…)

Valdi
Valdi
Lector
14 noviembre, 2012 11:08

Juanan no sabia que eras dibujante :O y encima profesional! Visitare tu blog de vez en cuando porque me gusta tu estilo bastante( quien lo lo haya hecho que lo haga)me interesa mucho porque yo tambien dibujo y me salen bastantes dudas y tu que eres profesional podrias ayudarme( pequeñas curiosidades) aunque no respondas al comentario es igual, ya tienes un fan!

Javier Agrafojo
14 noviembre, 2012 11:15

> el gran comic Las 10 Noches de la Bestia

Totalmente de acuerdo. El Batman de Starlin era muy bueno. Esta historia, en particular, merece estar entre lo mejor del personaje.

Alejandro Ugartondo
Autor
14 noviembre, 2012 13:58

Este comic me interesaba pero cuando vi el dibujo de Shane Davis me echó para atrás. Demasiado Image de los 90 para mi gusto.

Juanan
Lector
14 noviembre, 2012 14:02

 Valdi! Yo tampoco sabía que era profesional… =D No en serio, llevo poquitos comics, anda que no tengo que mejorar todavía… pero la cosa va saliendo adelante. Pasa por el blog cuando quieras hombre 🙂

Valdi
Valdi
Lector
14 noviembre, 2012 14:18

Lo hare,lo hare jajaja y digo lo de profesional porque tienes paginas de editoriales como Dynamite y he supuesto que eran tuyas, y me encanta tu estilo (lo dicho tienes otro fan) , y aunque mi estilo es totalmente diferente al tuyo (no se si tengo estilo porque ves mi dibujo y ves una mezcla entre Mignola y sobretodo Nguyen) y si tu tienes que mejorar yo soy un aficionado totalmente (ahora siento que no tengo futuro y digo tonterias jaja) pero bueno soy joven y si a ti no te importa responder mis dudas y darme opiniones yo te las dire en tu blog 🙂 gracias!

Retranqueiro
Retranqueiro
Lector
14 noviembre, 2012 14:23

A este paso, el bueno de Clark podrá decir lo mismo que el Joker: “Unas veces recuerdo mi pasado de una manera y otras veces de otra.”

Juanan
Lector
14 noviembre, 2012 16:36

 Samanosuke: Tengo publicado lo que ves en el blog, en un apartado en que se ven las portadas, hay dos numeros mas dibujados de Bionic woman que estan por publicar por dynamite, aunque me queman mucho el lapiz y el color es el peor que me han puesto nunca, lo digo objetivamente. En otras editoriales mas malillas me han coloreado mejor. Pero bueno eso son gajes. 

Valdi, tu pregunta hombre, con el tiempo lo unico cierto que he visto es que la mayor maxima es echarle una cantidad de horas indecente y no desfallecer cuando algo no sale.

Gracias chicos, pero dejemos esta conversacion para el blog que los jandemore de zona negativa me van a patear de aqui! 

Sputnik
Sputnik
Lector
14 noviembre, 2012 16:49

Molaría que se decidiesen a seguir con Superman esa sana táctica que le da tan buenos resultados a Batman (prácticamente, el murciélago tiene sus mejores historias en este formato): historias/novelas autoconclusivas, “de autor” y fuera de ningún tipo de continuidad. Un Superman de Paul Pope, de Frederik Peeters o de Perico de los Palotes.

Al fin y al cabo, si me pongo a pensar en los mejores cómics de DC, en los que mejor han representado ese universo ficticio, me doy cuenta de que la mayoría están escritos o bien fuera de continuidad o bien ajenos a ella: Darnait Riturns, The New Frontier, Batman Año 100, Kingdom Come, All Star Superman, Batman Black & White, Arkham Asylum, etc…

Ocioso
Ocioso
Lector
14 noviembre, 2012 17:12

Sputnik, salvo el último año y pico todo lo de DC está fuera de continuidad.

(Vale, te entiendo y además pienso exactamente igual)

Mr. X
Mr. X
Lector
14 noviembre, 2012 17:15

 La continuidad es recordar que hubo una época, probablemente lejana, en que tu personaje favorito molaba.

Alejandro Ugartondo
Autor
14 noviembre, 2012 17:44

La continuidad murió con la primera Crisis, todo lo que vino después es un Elseworlds.

Opino lo mismo que Sputnik sobre las grandes obras que se han hecho fuera de la continuidad oficial y el buen resultado que han dado. Con Superman han hecho alguna como Identidad Secreta de Busiek o Hijo Rojo de Millar que están muy bien. O el mismo All Star Superman

Javié
Javié
Lector
14 noviembre, 2012 19:45

Superman me sigue aburriendo igual en tierra 1 que en tierra 2.

Buenos lapices Juanan!! enhorabuena, un trabajo cojonudo.

Sputnik
Sputnik
Lector
14 noviembre, 2012 23:24

 …a mí que Hijo Rojo me parece un bluff que te cagas, con ese final apresurado y el cambio de dibujo de lo excelente a lo mediocre…

Lemmytico
Lemmytico
Lector
15 noviembre, 2012 9:58

Perdón por el off-topic, pero creo que con el Batman de Starlin os pierde la nostalgia. Me encanta el bueno de Jim, pero Batman estaba lejos de ser un personaje que le viniera bien. Lo suyo no son las historias urbanas. Las sagas que mencionáis son históricas y están entretenidas, pero tienen lagunas del tamaño del Titicaca y están tan sobreideologizadas que da vergüenza ajena leerlas hoy día. Además, que hablamos de Batman, el personaje con mejores historias de la historia del comic, no de Metamorpho. La etapa Starlin está muuuy por detrás de otras de Bats.

Eso sí, Jim Aparo ye deus.

Valdi
Valdi
Lector
15 noviembre, 2012 15:13

Lemmytico: Estoy de acuerdo que algunas historias de Starlin tienen sus “fallos”..The Cult, Una Muerte en la Familia..no son perfectas pero tienen un gran nivel y son muy entretenidas(sobretodo la segunda,the cult tengo que releerla) y para mi Las Diez Noches de la Bestia no tiene fallos y esta en los primeros puestos de mi top ten, aunque no puedo opinar porque les tengo mucho cariño al ser de mis primeras historias (y el mejor Batman para mi es de Paul Dini y su mejor dibujante Jim Aparo) eso si…el Joker de la ONU fue un muy mal recurso jajaja

Jordi Molinari
Autor
15 noviembre, 2012 15:45

Si de mi dependiera, no habrían ni series regulares ni continuidades oficiales. Todo serían arcos independientes unos de otros, con la posibilidad de poder basarte en anteriores siempre que no fuera necesario leerse nada más que la propia historia recopilada. ¿Que la gente le moló tener a Barbara paralítica? Pues historias siendo Oráculo. ¿Que alguien ha montado al cabo de unos años un status-quo interesante o un villano que uno desea que le haga frente Barbara como Batgirl? Pues la escribe sin necesidad de inventarse una cura, eso nunca pasó y la historia dentro de su contexto tiene lógica.

Así, si alguien se fumase algo demasiado fuerte se omitiría sin problemas, y la historia que quisieras contar estaría asegurado. ¿Que tienes 7-8 arcos para tu etapa con el personaje? Si vendes y gustas, llegarás a escribirlos. Si no, estaría escrito de forma que no dejarías tanto a la gente a medias, y habría más libertad para que otro pudiera continuar esas historias con más éxito. Y es que con lo poco que duran las series regulares y lo bien que funcionan los tomos en DC Comics, no veo como no saldríamos todos ganando, incluso podrías ir más tranquilo con equipos creativos muy buenos pero que difícilmente te cumplirían sacar mes a mes de forma puntual y regular.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
15 noviembre, 2012 16:02

 Pues menudo follón para el lector, Jordi, el tener que explicarle en cada arco qué cuenta y qué no de los pasados arcos del personaje. Aparte de qué, sinceramente, a mi me parecería una ful que cada guionista se saltase a la torera lo que ha hecho el anterior, menudo cachondeo en un tebeo leer a Oráculo y en el siguiente verla como Batgirl sin ninguna explicación. No mola. En la serie principal de un personaje, continuidad, que además mola mucho la sensación de historia detrás. Y luego ya si se quiere, arcos fuera de la serie regular haciendo lo que te la gana. A lo Shadow of the Bat.