Superman: la creación de un superhéroe

Por
13
822
 

Edición original: Superman: la creación de un superhéroe (Timun Mas, 2013).
Autor: David Hernando.
Formato: Libro 296 págs.
Precio: 15€.

 

La sobreexposición mediática a la que estamos sometidos hace que determinados iconos se vuelvan universales o tal vez sería mejor decir: ubicuos. En el fértil campo de la imaginación, Tarzan, Sherlock Holmes, Dracula, Don Quijote, etc. son reconocidos, en sus facetas esenciales, por un extraordinario porcentaje de moradores de este planeta. Tal saturación, a menudo interesada, tergiversa, o por lo menos mitiga y distorsiona su propósito inicial, que no es fácil inferir sin acudir a la fuente. Ya lo decía Ernest Hemingway: “una obra clásica es algo que todo el mundo admira pero que nadie lee“. Algo parecido ocurre con Superman. Que si el primer superhéroe, que si creado por unos visionarios Jerry Siegel y Joe Shuster, que si Lois Lane, la kryptonita, Lex Luthor, el Daly Planet, etc. Creemos saberlo todo sobre el Hombre de Acero y sus circunstancias o, como poco, “lo suficiente”. Pero estamos equivocados. David Hernando lo demuestra en poco menos de 300 páginas.

¿Dónde buscar los antecedentes de la kryptonita? ¿Quién sirvió de modelo para Lois Lane? ¿Cuál fue el primer supervillano? ¿Cuándo debutaron las tiras de prensa? ¿Cómo nació Superboy? ¿Por qué volvió Siegel años más tarde a escribir a su creación? ¿Dónde aparecieron Superman y Batman juntos por primera vez? ¿A qué obedece el auge de Krypton en la era Weisinger? ¿Cuáles fueron las razones de que Richard Donner fuera despedido de Superman II? ¿Qué condiciones exigió John Byrne para encargarse del relanzamiento de 1986? ¿En qué número muere por primera vez el personaje? ¿Quién pidió a la mensajería donde trabajaba Joe Shuster que nunca más lo enviaran a las oficinas de DC?

Detalles, detalles. La verdad está en los detalles. Buceando pacientemente se reconstruye la historia. Prefiero ni imaginar las horas, días, meses y años que el autor ha necesitado para reunir la meticulosa documentación con que cimenta su estudio. Los quebraderos de cabeza, las infinitas horas de lectura, la ardua tasación. Sólo él sabe la tenacidad necesaria para sacar adelante un proyecto de esta envergadura. Y más en nuestro país. En España se lee poco, en efecto; menos aún se reflexiona sobre lo que leemos. Y si ya nos centramos en análisis rigurosos sobre el mundo del cómic (o peor: del género de los superhéroes) nos sobran dedos en las manos para contar.

Dividido en cinco capítulos, más un prefacio, un prólogo y una bibliografía, Superman: La creación de un superhéroe retrata exhaustivamente al Último Hijo de Krypton, desde sus modestos inicios de fanzine a su gloria cinematográfica mundial, las series de tv o la paulatina decadencia tras su publicitada “muerte” y posterior resurrección. Casi 75 años de historia de una de las creaciones perdurables de la cultura popular. El detalle más friki cohabita con la referencia más audaz y esta, a su vez, con la declaración más esclarecedora. Con mimo diletante, el lector podrá sumergirse en una época, vivir un sueño, sufrir traiciones y decepciones y, quizá, creer que un hombre puede volar. En definitiva, asomarse a la trastienda humana del mito.

Jerry Siegel y Joe Shuster, padres del mayor superhéroe de todos

Pero, decía, prefiero pasar de puntillas sobre el solitario e ingrato afán compilador. Está ahí. En cada página. En otros libros tal vez sería suficiente. Hernando no se conforma con eso. Porque, y esto es lo fundamental, el libro tiene una planificación, más allá de la sucesión cronológica; un objetivo, más allá de la hagiografía convencional; una visión, más allá de alabar su dimensión pionera, semilla de todo un género. Alienta en sus páginas una reivindicación justísima, la de restituir los méritos de Jerry Siegel y Joe Shuster, aplastados por la maquinaria insensible de una industria usurpadora. Y aquí no me refiero a los réditos económicos, sino a la expropiación de las ideas y argumentos que han moldeado a una constelación de héroes sucedáneos. Siegel y Shuster trajeron un concepto nuevo, lucharon por él contra viento y marea y, en su momento de mayor triunfo, cuando habían sentado las bases no solo de su personaje sino de un estilo que sería incansablemente imitado desde entonces, vieron como les era arrebatado y domesticado. Hernando lo sabe. Ha leído esos tebeos, solazándose con cada avance, admirándose con cada golpe de ingenio, apreciando los ladrillos del monumento futuro. Describiendo el proceso, poniéndose en la piel de ambos chavales (pero sobre todo en la de Siegel), el texto cobra alas. El lector olvida que lee un ensayo para participar de los pormenores como si se tratase de una novela de intriga. Desgraciadamente, la realidad rara vez consuela como la ficción. Superman se pierde en los cielos, dejando tras de sí millones de dólares y una industria floreciente; a ras de tierra, Siegel y Shuster deben seguir con sus vidas, apartados de los honores.

Décadas de historietas y conquistas de otros medios dan para mucho. Superman arrasó como un tornado en cómic, radio, cine, teatro y tv; también en lo que ahora conocemos como merchandising. Hernando repasa los hitos puntuales, sin perder de vista la intrahistoria. Aquí he de admitir mi regocijo, un tanto pueril, al comprobar que sus opiniones son semejantes a las mías, incluidos los casos en que no se corresponden con el consenso general. Y digo pueril porque ello no engrandece en nada la ejemplar labor de Hernando; sólo contribuye a hinchar mi ego de fan de Superman. Claro que luego recuerdo que yo mismo participé en el especial 75 aniversario que le dedicamos en Zona Negativa y la humildad regresa. Si entonces hubiera sabido de este trabajo me habría ahorrado bastantes palabras. Creo que habría escrito algo como “¿Queréis saber quién es Superman y lo que significa? ¡Leed La creación de un superhéroe!”

Con todo, establecida ya la singular delicia que la obra proporciona a los seguidores de la Maravilla de Metropolis, se equivocará quien crea que su disfrute se circunscribe únicamente a ellos. Cualquiera mínimamente interesado en la ficción superheroica necesita esta obra como el comer. Superman no solo fue el primero de todos. También es la paráfrasis de lo que todos fueron, son y serán, llámense Batman, Spider-Man o Perico de los Palotes. Conociendo la creación de Siegel y Shuster profundizamos, paradójicamente, en cualquiera de sus continuaciones, imitaciones, plagios o reinvenciones. Es lo que tienen los clásicos. Hay que conocerlos. Ahora que Hemingway también lo es, tantos años después de su muerte, supongo que estaría de acuerdo conmigo.

13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Greatpsyduck
Greatpsyduck
Lector
9 diciembre, 2013 11:23

Podéis dedicar un post al libro “Superman, el Primer Superhéroe” escrito por el que más sabe en este país de El Hombre de Acero, Mariano Bayona y por Diego Olmos. Es un libro completísimo y con mucho cariño al héroe, muy detallado. Muy recomendado

Boomjack
Boomjack
Lector
9 diciembre, 2013 12:22

He podido leer y disfrutar de ambos, pero he de decir que esta mejor escrito y estructurado el de D. Hernando, ¡Ojo, conteniendo ambos un caudal de amor e informacion del personaje!
El de Hernando es mas como una novela, esta narrado de tal manera que necesitas saber mas…

Boomjack
Boomjack
Lector
9 diciembre, 2013 12:58

El de M. Bayona tiene muchisimos datos y curiosidades, pero no me gusta como se estrucutura pq cuesta encontrar datos concretos puesto que a veces mete datos similares en diferentes capítulos. En cualquier caso ambos son muy recomendables, sobre todo para los fans de Superman. Uno siempres cree que sabe mucho hasta que encuentra gente que sabe mas…

Marc
Marc
Lector
9 diciembre, 2013 14:48

El Zorro, The shadow, The Green Hornet y Doc Savage (entre otros) encantados que el Supes sea “el primer superheroe”…
p.d: Doctor Occult llora en una esquina de la habitación.

frankbanner71
frankbanner71
Lector
9 diciembre, 2013 15:00

segun tenia entendido,el origen real de superman estaria en el GLADIATOR del escritor philip wylie,¿no?.

en el aventuras bizarras numero 11,por cierto,hay una adaptacion de este relato escrito por roy thomas y dibujado por rich buckler y tony de zuñiga.

TON-EL
TON-EL
Lector
9 diciembre, 2013 15:31

Es un libro fantastico y quizá de los mas completos que se pueden encontrar en castellano, además su estructura novelada lo hace muy ameno, lógicamente no lo recoge todo saltándose bastantes cosas de los 70 y primeros 80 pero ese problema lo tienen también otros ensayos del personaje que han salido en los últimos años. El de Mariano Bayona también es muy recomendable aunque para mi no fue muy novedoso ya que muchas cosas las conocia de los miticos fanzines que lanzo el autor en los 80 y primeros 90 y que adquirí en su momento así como su pagina web (la mas completa en español en mi opinión).

DonaldBlake
Lector
9 diciembre, 2013 16:36

Este libro es sin duda el mejor de los que se han escrito en nuestro idioma sobre Superman. Y a estas alturas ya los he leído todos.
El de Bayona es, como es lógico deducir, un objeto de colección. Una edición cuidadísima, repleto de fantásticas imágenes, es a todas luces el libro creado por un coleccionista, y es realmente precioso. Sin embargo su contenido no es como el de Hernando, mas profuso en detalles que te absorben y con una intención y desarrollo muy claro e interesante, y mucho mejor escrito.

Raúl López
Admin
9 diciembre, 2013 22:08

Yo del libro de Bayona y Matos sólo he leído las páginas de muestra q público Dolmen y tenía muy buena pinta pero el de David q si he leído de principio a fin es uno de los mejores libros de superhéroes del año y probablemente el libro definitivo sobre la historia de Superman.

Ocioso
Ocioso
Lector
9 diciembre, 2013 22:13

Si hubiera sido igual de habil editando a Superman que escribiendo sobre él…

dhaldon
dhaldon
Lector
10 diciembre, 2013 0:18

Este libro lo compré cuando salió y es muy bueno. Ignoro como será el de Bayona, pero el modo que tiene este de Hernando de meterte en la historia, como si fuera una novela (al estilo de “El precio de un sueño w” de Clemente) lo hace muy ameno. Seguro que le faltan datos que el otro aporta pero seguro que aquel no es tan entretenido.

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
10 diciembre, 2013 3:08

Ya había leído algo sobre este libro, le tenía ganas, y ahora aún más después de haber leído esta estupenda reseña. Voy a intentar que caiga en la lista de reyes junto con el de Marvel que, tengo entendido, es también muy bueno. En cualquier caso, del año que viene no pasan.

Y del de Bayona/Olmos, para ser sincero, no sabía nada. Así que me sumo a los compañeros zoneros que más arriba han pedido una reseña.

Rockeros Saludos

Raúl Peribáñez
Raúl Peribáñez
Lector
10 diciembre, 2013 10:16

Este libro es el que, en su momento, se anunció que publicaría Dolmen y, después, Planeta, con motivo del 70º aniversario de Superman. Y tenía otro título. Lo sé porque en el Salón del cómic de BCN de aquel año, se repartía un “periódico” del Daily Planet hablando de las últimas noticias sobre Superman, y se hablaba de este libro.