Magazine DC España – Marzo + Entrevista a Daniel Sampere

¡Nuevo mes y nuevo Magazine DC! ¡Pasen y lean!

INTRODUCCIÓN

Comienza el tercer mes del año y con la vista puesta en el fin del invierno, llegan los idus de marzo, del que no tenemos que temer nada puesto que el mes se presenta cargado de novedades jugosas e interesantes.

Para esta entrega del Magazine DC tenemos el placer de contar con la presencia de un titán del dibujo, Daniel Sampere, que nos ha dedicado unos minutos de su tiempo a hablar de su trabajo, desvelando aspectos técnicos de su arte. Mil gracias por tu tiempo.

Por otro lado, contamos con las habituales secciones, pero este mes en la sección de coleccionismo vamos a rescatar una joya perdida en el tiempo. Hacemos foco en el juego de mesa del Universo DC de los años 80 en un texto exhaustivo de la mano de Enrique Doblas, que deseamos despierte en vosotros el mismo gusanillo que en la redacción.

Pero como el movimiento se demuestra andando, dejemos de lado la introducción y os dejamos con un repaso a través e las novedades de DC de marzo, tanto de Hidra como de ECC, así como la sección de ventas en la que vamos a desgranar que tal le fue en ventas al primer arco argumental de Morrison en la JLA. La razón de ello es que este mes se lo vamos a dedicar a este genial escritore, así que atentos que desde este mimos fin de semana empezaremos a ir desgranando reseñas de obras perdidas y artículos que esperemos estén a la altura del genio de Morrison.

TITULARES

Columna de opinión – Serie limitada, ¿Formato de futuro?

Con la entrevista de Mike Perkins (Lois Lane) publicada este domingo, ZN ha podido hablar en el último mes y medio con los dibujantes de las tres series regulares que más gustaron a la redacción del año 2020. Aparte del citado, hemos podido hacerlo con Liam Sharp (El Green Lantern) y Steve Lieber (Jimmy Olsen). Una semejanza notable que las acerca es que son todas series limitadas, ligadas a un proyecto concreto y con una duración determinada, incluso en el caso de Hal Jordan, con un formato de temporadas. En vista de su éxito y en contraposición con la fatiga demostrada por alguna cabecera clásica, cabe preguntarse lo siguiente: ¿Es y ha de ser este el modelo preeminente de serie de cómic del futuro?

En primer lugar, no vamos a engañar a nadie. Ninguna de las tres ha sido un superventas como puede serlo cualquier colección que lleve Batman en el título. Por lo tanto, el ámbito del debate se ve reducido a una esfera lógica de lo posible, es decir, hemos de entender que, en términos absolutos, no podemos hablar de las posibilidades en el mercado que llevaría implementar este modelo a la totalidad de cabeceras pues, como con tantas otras fórmulas implementadas de otros sectores en el tebeo, esta podría resultar catastrófica.

Sí creo, no obstante y a pesar de esto, que nunca un potencial lector ha tenido estas características. Con el desarrollo de las plataformas digitales se crea a diario ingentes cantidades de contenido, series fundamentalmente, exportadas con fácil asimilación y nulo impacto en su mayoría. Pero en esa minoría está la clave. Hay productos que, por sus características no encontrarían acomodo en el cine y sí lo hacen aquí, permitiendo que el talento siga adelante, aunque sea un porcentaje reducido. El consumidor de este tipo de contenido, de todo tipo, franja de población y país de procedencia, está plenamente integrado en este sistema y demanda con mayor habitualidad un modo de visualización por temporadas.

Las temporadas permiten que lo que funcione, continúa, lo que no, no lo haga, y lo que es modificable, se modifique. En un ámbito de cómic, más reducido y con menos posibilidades económicas eso sí, trasladar esto, con series con números fijadas, una idea concreta y grupo creativo comprometido, puede traer calidad como las que han conseguido las 3 series mencionadas.

No me refiero a romper el sistema y cambiarlo todo, pero sí considero que, por el público globalizado que existe y los intereses actuales, insertar nuevas categorías al modo de producir y crear historias puede arrojar un resultado positivo. Que el lector sepa que lo que va a leer va a durar un año, de entrada, 12 números. Y que en el caso en el que funcione, se vayan renovando periódicamente, adaptándose a los errores que hayan podido traerse y no arrastrando una serie de manera indefinida, con cabeceras infinitas que den vueltas a una idea repetida.

Considero que, dejando fuera de la ecuación fundamentalmente a Batman, serie que vende casi siempre y está entre los primeros puestos, en otros casos como con Wonder Woman, con una cabecera que vive perdida desde hace tiempo, traer una formula asimilable a los ejemplos dispuestos puede traer enormes beneficios para aficionado y editorial.

Por la presente y lo expuesto, reitero que, si bien no preeminente como dictaba la pregunta sí es un formato interesante para el futuro y que ha de ser cultivado por la Editorial.


BATMAN Y LOS OUTSIDERS – TEMPORADA DOS: UNA LIGA PROPIA

No estamos ante la primera encarnación de un grupo con la denominación de Outsiders, pero si se trata de un grupo que mira al pasado, concretamente a agosto de 1983, cuando se publicó en USA el primer número de una serie en la que Batman emprendía una misión en solitario, pues los demás miembros de la Liga se habían negado a entrar en el país de Markovia, donde retenían a Lucius Fox. En dicha misión, escrita por Mike W. Barr y dibujada por Jim Aparo, Batman hizo frente al Barón Bedlam, ayudado por un viejo amigo, Relámpago Negro, cuando los acontecimientos se precipitaron de tal forma que Batman acabó teniendo su propio grupo de superhéroes y contra todo pronóstico la mezcla de héroes establecidos y nuevos personajes funcionó en una DC necesitada de éxitos de ventas. 46 números duró la serie (con un cambio de nombre de por medio a Adventures ot the Outsiders) y tal fue el apoyo por parte de la editorial que dio pie a un segundo título en papel Baxter (de mayor calidad) titulado The Outsiders, a secas. Corría el año 1985 y Halo, Relámpago Negro, Katana, Metamorfo, GeoForce, Looker… se había hecho un hueco en la historia editorial de DC.

Tras aquellos días de luces y sombras, el nombre ha sido rescatado en varias ocasiones a lo largo de los años, para llegar a esta última en la que, con Batman de nuevo al frente, con miembros de la primera encarnación entre sus filas, Katana y Relámpago Negro, con dos miembros adicionales como son La Señal y Huérfana, deben hacer frente a las hordas de Ras Al´Ghul en una carrera desesperada por salvar a Sofia Ramos de las garras del ecoterrorista. Y si un villano no fuera suficiente, la llegada de Lady Shiva a Gotham no hará sino complicarlo todo aún más.

Bryan Hill continua al frente de la colección, con dibujo de Dexter Soy, Gleb Melnikov y Marcio Takara para seguir desgranado las consecuencias de lo que pudo leerse en la primera entrega en la que el Demonio ponía contra las cuerdas a los miembros del grupo de Batman.

La colección mira al pasado, pero se asienta en el presente con suficiente contundencia para que solo se sienta un pequeño efecto nostálgico, casi imperceptible, en sus páginas. Lo básico como para mirar a este grupo de manera nueva, pero sabiendo de donde viene.

LIGA DE LA JUSTICIA: ODISEA NÚM. 4 (ÚLTIMO NÚMERO)

Llega el final de esta serie, la de una Liga de la Justicia atípica, con personajes poco comunes al grupo superheroico conformando una extraña alineación. El comienzo de la cabecera no fue muy alentador, pero su transcurso otorga buenos momentos, palpables sobre todo en el tomo anterior a este, una tercera entrega donde Jessica Cruz asumía un protagonismo que sienta muy bien al personaje y a la serie. La dinámica de la mexicana y Cyborg es otro punto fuerte del libro. En este último tomo se indaga en las terribles circunstancias que acontecieron en la lectura pasada, dando como resultado muertes inesperadas, giros no excesivamente predecibles o viajes en el tiempo, fruto de ello, distintas versiones de los héroes se dan cita en esta última entrega del grupo de inadaptados. Darkseid y el Señor del Tiempo, Epoch, tienen mucho que decir en una historia que puede cambiar todo el universo DC. Un cómic de acción, con Will Conrad otorgando muy buenas páginas, imprescindibles para el disfrute de un tebeo de este tipo.

Un equipo, especialmente, su segunda formación que destila carisma y al que más de un seguidor recordará con cariño, siendo bastante improbable que los personajes vuelvan a integrarse de nuevo como esta singular Liga de la Justicia.

Han sido 25 capítulos desiguales con un Dan Abnett irregular en una serie que va entonándose y entrega un final satisfactorio a sus lectores.

SHAZAM NÚM. 5 (ÚLTIMO NÚMERO)

Llega el final de una serie que no ha logrado hacerse un hueco en el corazón de los aficionados. El mortal más poderoso del Universo DC no consigue consolidar su propuesta, por mucho que el mismísimo Johns haya estado capitaneando sus designios, (aunque el baile de dibujantes no le ha sentado nada bien) en una continuación de su trabajo realizado durante los Nuevos 52. Despedimos, de esta forma, a Shazam, el Capitán Marvel, el héroe que encarna la inocencia y buena parte de la Edad de Oro del género de los trajes ajustados de colores chillones.

Un héroe, una familia, un mundo mágico que mezcla lo heroico, lo superheroico, con lo arcano, a través de mundos en los que lo real y lo ficticio puede ser lo mismo. Con esta breve colección se ha logrado devolver al personaje a su esencia más pura, con aventuras de corte clásico, fieles a un estilo de antaño, donde se ha recuperado a toda la familia Marvel. Para despedir al personaje se dan cita nombres tan relevantes como Dan Jurgens, Geoff Johns, Jeff Loveness, Louise Simonson y Phil Hester, compañados de los dibujantes Brandon Peterson, Brett Blevins, Dale Eaglesham, Eric Gapstur, Scott Kolins y Travis Moore, lo que deja entrever parte del problema al que se ha enfrentado esta serie a los alrgo d esu corta andadura.

El Capitán parece condenado a no consolidarse en el mercado actual. Sus inicios fueron enormemente populares, pero quedó perdido en el limbo hasta que en 1973 regresó de nuevo esta vez como personaje de DC, en lo que fue el final de una dura batalla legal que empezó en 1941. En aquella serie se refundaba al mito de los años cuarenta, pero sin demasiado éxito. Fue más tarde, en 1995, cuando le llegó una nueva oportunidad tras ser miembro de la nueva JLI a finales de los años ochenta, con Jerry Ordway encargándose de lanzar las nuevas aventuras de Billy Batson. La serie, The Power of Shazam logró aguantar en las tiendas cuarenta y siete entregas, antes de acabar cancelada.

Y la actual serie, cae de forma prematura, cerrando su trama, sin acabar de encontrar su sitio entre los lectores, que deben despedirse del gran queso rojo de nuevo como protagonista absoluto de su propia serie. Tal vez la próxima vez le vaya mejor…. Mientras tanto disfrutemos de este último tomo por todo lo alto.

UNIVERSO SANDMAN – EL SUEÑO VOL. III – EL MOVIMIENTO MÁGICO

En marzo de 1996 finalizaba The Sandman, uno de los mejores cómics de la historia y fuente inagotable de riqueza visual, artística, con una concentración de talento como pocas veces ha conocido el medio, en dibujantes como Jill Thompson y Sam Keith, con un escritor, Neil Gaiman, capaz de convertir en sueños las pesadillas de los niños y en pesadillas los sueños de los hombres. Setenta y cinco números de maestría, arte y atrevimiento, descaro, atentando contra códigos y convenciones a punto de cambiar.

25 años después, llega a España el final de continuación de aquella, El Sueño (precisamente), sin ruido ni demasiada expectación. No es momento de preguntarse los motivos de esto, sí lo es para tratar de vender una de las obras más interesantes de Renacimiento, notable sucesora de algo muy grande para el cómic y una muestra de que, cuando existe talento (y en DC Comics lo hay, desde luego) pueden salir productos distintos, con alma y visión propia. La dirección tomada en los dos tomos anteriores se refleja en este, a modo de desenlace y conclusión, ya con todas las cartas por descubrir, alentando al lector a que, a su vez, desarrolle su propio pensamiento crítico sobre el final.

Bilquis Evely, al dibujo en gran parte de los 20 números con los que finaliza la colección, demuestra originalidad, voluntad verdadera de aportar nuevas propuestas al negocio, la cabecera y el mundo estamental, caótico y contradictorio en el que se desenvuelven los personajes. Simon Spurrier, responsable de la hasta hoy inédita en España colección de Hellblazer bajo el sello Universo Sandman, decide explotar por los aires las ideas preconcebidas que pudieran existir, dándole una personalidad impertérrita a la historia, la SUYA, que quiere contar y elaborar.

El resultado es brillante, la recepción, no nos vamos a engañar, tibia (eufemismo quizás de algo peor, más complicado). Momento, por lo tanto, de reivindicarla, como el estallido de imaginación y poder creativo que es, como la aventura fantástica más allá de los límites de lo razonablemente soñado y explorado. Una colección que, en conclusión, entiende de donde viene y adonde ha de llegar.

Tenemos este último movimiento mágico.


YO, VAMPIRO

Andrew Bennett es un personaje conocido por lo lectores de la Liga de la Justicia Oscura del New 52 o de la más reciente Monstruos de Gotham donde era parte importante de un monstruoso equipo. Un vampiro del Siglo XVI que resulta ser la última esperanza de la humanidad cuando su amante, la Reina de la Sangre Mary, amenaza con destruir el mundo. Caín, el vampiro primigenio, también se dejará ver en este omnibus de casi quinientas páginas con los 19 números de la colección del vampiro y un par de capítulos de la mencionada Liga de la Justicia.

Esta serie nacida con el relanzamiento masivo de 2011 toma como base la obra del guionista J.M.DeMatteis y el dibujante Tom Sutton, House of Mistery, de los años ochenta cuya duración es algo superior a esta cabecera, 24 números por los 19 de la que nos ocupa.

Escrita por Joshua Hale Fialkov, autor de obras como Ecos o Tumor (siendo nominado a los Eisner por esta última) el guion se siente fresco y dinámico, aunando terror, amor e intriga como toda buena historia de este tipo que se precie. Daniel Sampere, Fernando Blanco, Szymon Kudranski o Andrea Sorrentino coloreado por Marcelo Maiolo, entre otros, participan en el arte de un tomo que promete satisfacer a los fanáticos de las historias de vampiros o de terror.


HELLBLAZER: ASCENSO Y CAÍDA VOL. 1 DE 3

Tom Taylor y Darick Robertson (australiano y estadounidense, respectivamente) toman los mandos de una nueva serie limitada bajo la denominación Hellblazer del personaje más inglés de DC Comics para tres números. Un hechicero charlatán, un scouser malhablado, un bastardo amoral. Eso es John Constantine.

Parece algo simple, sencillo, una fórmula perfecta que cultivar pero mantener con el paso de los años, las décadas y los políticos tories gobernando Inglaterra; pero no ha sido en absoluto así. Fruto de ello, hemos podido tener productos que, más o menos acertados, parecían renegar del tono de la serie, como si el terror oculto bajo la superficie de la tierra de Su Majestad La Reina no existiera y John, libre de ello, pudiera dedicarse a otros menesteres, peligros y ocupaciones. Todo falso. Tan solo aguardaba, esperando la historia correcta, apurando un cartón de tabaco.

Con este Ascenso y Caída, sus autores nos devuelven a 1991, a Garth Ennis y William Simpson presentando Hábitos peligrosos. Esta obra, por la que Taylor siente absoluta devoción, sienta las bases del guion de la que ahora se nos presenta, casi como un homenaje a aquellos días de diablos y despedidas. El escritor de Injustice define esta serie como un libro retorcido y no es para menos. Tendremos niños poseídos, ángeles perdidos, asesinatos, violencia… y personas del pasado con deudas pendientes. También nos recuerda y de qué manera a la etapa de Jamie Delano, aquellos números dibujados por Steve Pugh o Sean Murphy en los que veíamos la iniciación de John y sus escaqueos con la magia.

De vuelta al hogar y de vuelta de todo, en tránsito constante hacia ningún lugar y todas partes, Liverpool le parece un sitio como cualquier otro en el que no morir de asfixia por aburrimiento. Pronto comenzarán los problemas…

Acompañando a Taylor, tenemos al dibujante de The boys, Darick Robertson, que imprime su estilo en el diseño del personaje, con una estética feísta, desenfadada, con un punto de maldad y de locura, dotando de personalidad distinguida al héroe y villano del cigarrillo y la gabardina zaparrastrosa.

Está de vuelta, no dejéis que se marche.


JOKER/HARLEY: CORDURA CRIMINAL VOL. 2 DE 3

Por fin llega a nuestro país la segunda entrega de esta historia protagonizado por una de las ex-parejas más famosas del mundo del cómic. Kami García, autora destacada de la línea joven adulto de DC, encargada de las obras dedicadas a los Teen Titans con títulos como Raven o Chico Bestia y premiada novelista juvenil por su saga Caster Chronicles, rompe radicalmente con su registro habitual para darnos un thriller al más puro estilo Seven con una Harley detective e inteligente y un Joker frío y callado que nada tienen que ver con los dos locos enamorados de sus representaciones más conocidas. Aquí se trata de contar desde una perspectiva más realista una historia donde policía (psiquiatra forense en realidad) y criminal luchan en un juego de intelectos en el que ninguno está dispuesto a dejarse ganar. En este segundo tomo un encuentro trastoca a la dura mujer y será difícil que vuelva a ser la misma.

Este cómic cuenta con el extraordinario y fotorrealista dibujo de Mico Suayan que se encarga de la mayoría de las páginas, las ambientadas en el presente, en blanco y negro y con el aún más fotorrealista Mike Mayhew dedicado a las páginas correspondientes al pasado de sus protagonistas que al contrario de la norma habitual son en color. El arte del libro es fantástico e invita a contemplar sus ilustraciones sin que por ello la narración se vea damnificada, problema habitual con este tipo de dibujo.

Un trabajo crudo y directo llegando a resultar incómodo por la verosimilitud de los asesinatos que muestra una Harley, áspera e inteligente, como la única capaz de capturar a un Joker meticuloso y lúcido, un personaje muy distinto del payaso demente al que estamos acostumbrados.


BATMAN: LOS TRES JOKERS VOL. 3 DE 3

Geoff Jonhs y Jason Fabok prosiguen su historia definitiva sobre el Joker y Batman. Un cómic que destila calidad, cuidado por sus autores en cada detalle y que inevitablemente referencia la obra más famosa del payaso criminal, La Broma Asesina de Alan Moore.

Fabok presenta el que probablemente sea el mejor trabajo de su carrera. Con un depurado estilo, virando a un dibujo más clásico, el artista se muestra fantástico en cada viñeta y luce espectacular tanto en viñetas que requieren determinadas expresiones en los rostros como en las escenas de acción, consagrándose aún más como uno de los mejores dibujantes de superhéroes de la actualidad.

Tras explorar los traumas que asolan a la batfamilia en las entregas anteriores, centrándose principalmente en los más perjudicados por el psicópata de pelo verde, estos son, Bárbara Gordon, Batgirl y Jason Tood, antiguo segundo Robin, ahora Capucha Roja, el libro se prepara para el impactante final de la historia. Los Jokers tienen un plan que cumplir y no pretenden ceder ante los héroes que deberán enfrentar sus propios miedos para poder contrarrestar el empuje de los payasos, muy motivados por conseguir su objetivo, crear el Joker definitivo. La trama no está exenta en su final de giros, engaños y conclusiones polémicas.

El cómic cuenta con distintos puntos de debate en los que detractores (minoritarios) y adeptos (mayoritarios) sostienen y enfrentan sus opiniones, pudiendo resultar interesantes en ambos casos y que para entender deberás haber leído esta colección. Una serie llamada a ser un clásico moderno del personaje por la trascendencia que los autores quieren impregnar en ella. Un imprescindible que no debes dejar pasar.


LEGIÓN DE SUPERHÉROES: CINCO AÑOS DESPUÉS

Por fin se edita en España y para todos la Legión de Keith Giffen como autor completo, o también llamada “5 años después”. Debido a que continuaba después de un salto temporal de exactamente medio lustro la última etapa, la enorme en todos los sentidos guionizada por Paul Levitz. Recientemente hemos comentado este controvertido periodo a través de un seguimiento de su autor con el grupo, aunque su esperada edición en tres tomos merece una segunda vuelta.

Levitz, antes de abandonarlos, había dejado a sus personajes tocados tras las guerras mágicas, aunque aún luchadores y esperanzados ante los retos que se avecinaban. Sin embargo, su sucesor aprovecha el paréntesis temporal para ponerlo todo patas arriba y reinventar al grupo, y de paso la manera de hacer cómics. Para ello se apoya en el matrimonio Bierbaum para los diálogos y en Al Gordon co-argumentando y para el entintado. Además, hay un capítulo dibujado por un aún inexperto Chris Sprouse, otro torturado por Paris Cullins y un tercero por un simplemente cumplidor Craig Brasfield. El color, que parece aplicado a brocha gorda en algunas ocasiones, es de Tom McCraw.

La etapa es un tour de forcé entre autores y lectores. Los primeros aprovechan todos los elementos del medio para contar su historia mientras que los segundos han de poseer un conocimiento enciclopédico de la Legión y su universo para entender todos y cada uno de los secretos que se esconden en su interior. Sin embargo, que no teman los no iniciados, leída en la ignorancia supone también una experiencia gratificante. Al principio cuesta, es cierto, pero los personajes van presentándose por si solos, con sus acciones y palabras, como debe ser. Lo que innegable es la obligación de ser aficionado al medio en general y a los tebeos de superhéroes en particular, puesto que no hay concesiones a la lectura ligera. Saltos temporales, reescrituras de la continuidad, diálogos en cuadros de texto múltiples aprovechando cambios de letras y colores, viñetas totalmente negras o totalmente blancas, extras a modo de artículos periodísticos, de revista, diarios, publicidad, etc. y la famosa página en cuadrícula 3 x 3 imponiendo la estructura pero forzando la creatividad.

Para colmo, si cumples con todas las condiciones pero tu amor por la Legión roza lo fervoroso, prepárate a sufrir. Con la excusa de una historia de reconstrucción, Giffen decide matar algunos miembros, quitarles poderes a otros o trastocárselos, dotarles de una moral dudosa a ciertos y cambiar un par de orientaciones sexuales. Pese (a quien le pese) a todo, el renacimiento de las cenizas se producirá, precisamente al final de este primer tomo. Tras enfrentarse al Amo del Tiempo, a Mordru, a Roxxas, al Dominio y quien se ponga por delante.

Tomo en el cual ECC ha incluido, y se agradece, una breve introducción y un necesario quién es quién. Aunque en éste olvidan personajes muy importantes para la historia como Mon-El/Lar Gand (si, el de la portada y el implicado en el argumento más importante de la historia), Laurel Gand (de nuevo cuño) o el Amo del Tiempo. Sin embargo, esto es un error pasable comparado con incluir el primer anual de esta etapa entre los números 4 y 5 de la misma. En mi humilde opinión, una decisión totalmente desacertada (en su momento se publicó siete meses después) y que no se produce en el ómnibus publicado por la editorial madre. El problema de esta incongruencia es que podría provocar dolor de cabeza incluso a los más diestros en continuidad Legionaria. Tratando de explicarlo sin spoilers, el especial en cuestión está metido entre dos cambios de retro-continuidad seguidos. Si, lo de Giffen ya es de aúpa, pero si encima metemos un número que trata precisamente de poner en orden la nueva historia del grupo tras ambos sucesos, cuesta, y mucho, seguir la corriente. De hecho, debería ir aún después de un par de números de origen (el 8 y el 9). Además, aunque de esto no tiene la culpa la editorial barcelonesa, dicho anual no cuenta con el argumento de nuestro autor estrella (son los Bierbaum en solitario) ni con sus bocetos (dejando el dibujo en manos de un justito Dougie Braithwaite), lo que nos hace echar de menos sus tablas a la hora de cambiar la realidad (del universo DC, se entiende).

Pero después de toda esta aparente negatividad y avisos al lector, ¿Merece la pena? La respuesta es un rotundo SI. El volumen está en “Hablamos de clásico” por derecho propio. En su momento fue una bofetada a la comodidad de los lectores (y autores) más complacientes. Es un chorro de ideas novedosas, tanto de argumento como de forma, de dibujo y de recursos. Es un canto de amor a los personajes y a su historia, ofreciendo emotivos homenajes y tratando de hilvanar con el máximo respeto posible las imposiciones editoriales que habían forzado algunos de sus cambios más recientes. Es una oportunidad para los lectores de habla hispana, que se llevaba esperando más de 30 años.

¡Larga vida a la Legión!


BILLY BATSON Y LA MAGIA DE ¡SHAZAM!

Lo que empezó como serie en grapa, llega ahora recopilado en tomo, para demostrar como el Gran Queso Rojo se resiste a abandonar el mercado español. Mientras que despedimos al Capitán en su serie regular del Universo DC convencional, llega esta recopilación que en su día vio la luz dentro de la iniciativa Kodomo de ECC en formato grapa.

El cómic destila acción y buen humor, puesto que su autor, un soberbio Mike Kunkel (autor de la famosa Herobear and the Kid), juega a la perfección con la dualidad que implica depositar un poder de tan grandes proporciones en dos niños (aparece Mary Marvel), que inevitablemente se divierten mucho con sus alter egos. El Capitán Marvel posee una cualidad que muchos otros personajes no tienen, la de poder conectar con un público más joven, cercano a esa niñez, puesto que en realidad se trata de un niño que tiene poderes. Esta particularidad, que lo hace único, le permite ser muy atractivo para ese lector que necesita encontrar un vínculo más afín y no intentar verse reflejado en la figura de Superman que es periodista, con familia, miembro de la Liga… conceptos que son interesantes, pero leer sobre un muchacho y su hermana, sus poderes y como lidian con ellos como héroes es, sin duda, un escenario muy interesante para ese lector precoz.

Kunkel, escribe un relato cargado de moralina bien resuelta, sin resultar cargante, con las pinceladas justas y necesarias, de forma que todo queda integrado en la trama. Una moralina sana, acorde con el tono de la historia, que ayuda a asentar ideas y vender de forma muy eficaz conceptos como el egoísmo, el odio y la avaricia, que son algunos de los siete males que asolan el mundo. Un paquete elegante que divierte gracias al enorme trabajo que Kunkel realiza en la relación entre Billy y Mary.

Billy Batson y la magia de Shazam es el cómic ideal para conocer al personaje, adentrarse en su particular mitología y explorar sus posibilidades, teniendo muy claro cuál es su lector objetivo en todo momento. Un trabajo certero, que sabe perfectamente a quien está dirigido y eso es su mayor acierto.

SUPERMAN CONTRA EL KLAN

El 15 de marzo es el día en el que esta gran obra sale a la venta en nuestro país. Un cómic muy esperado por la cantidad de críticas positivas dedicadas que se ha ganado merecidamente. La Editorial Hidra ha cosechado multitud de elogios por la edición que realiza de la línea Joven Adulto de DC Comics, sello con obras muy disfrutables en su haber entre las que destaca sobremanera Harley Quinn: Cristales Rotos. Superman contra el Klan es la siguiente gran novela de la iniciativa, un imprescindible en cualquier biblioteca que sobrepasa, como hiciera el trabajo de Tamaki y Pugh, la barrera del público al que va dirigida para asentarse como uno de los mejores cómics que puedes leer este mes. No en vano, la novela gráfica se encuentra entre los recomendados de este mes de marzo de Zona Negativa.

El cómic adapta una trama del serial radiofónico del hombre de acero de la década de los 40 donde se trataba la lucha de Superman contra una facción creada del Ku Klux Klan, concretamente la historia llevaba por nombre The Clan of the Fiery Cross. La narración es clara exponiendo las conductas racistas de algunos personajes y de la época que relata, pero el guion lo hace de forma muy inteligente haciendo la trama accesible a los tiempos que corren y sin buscar alinear al lector.

Gene Luen Yang
ya había trabajado con una versión de Superman durante el Renacimiento, en la serie El nuevo Super-man con una versión china del héroe. En aquella serie, aún contando con giros que diferenciaran al protagonista de su contraparte americana, demostraba conocer la idiosincrasia del héroe, pero es en este Superman contra el Klan donde se consagra como uno de los autores que mejor ha entendido al kriptoniano en los últimos tiempos. Un Superman clásico que defiende a las minorías y que se erige como el héroe que siempre ha debido ser, valiente, magnánimo, modesto, una representación sensacional que hará las delicias de los seguidores del personaje. Un cómic que no debes dejar pasar. Recuerda, el 15 de marzo sale a la venta, de nada.

GREEN LANTERN: LEGADO

No ha de pasar desapercibida esta obra entre las novedades de la Editorial Hidra, escrita por Mihn Le y dibujada por Andie Tong, con un nuevo protagonista asiático americano como portador del manto de los protectores del universo. Su escritor, colaborador de prestigiosos periódicos como el New York Times, con novelas recibidas con entusiasmo por crítica y público, como Lift, en la lista de mejores novelas del año 2020 por parte del Washington Post, da rienda suelta a los temas que más le interesan como creador. Entre estos, fundamentalmente, destaca la tradición, específicamente la dificultad que entraña continuar con un legado y aceptar las dificultades y aspiraciones que lleva inherente el mismo.

El dibujo es una maravilla, original, más aún si tenemos en consideración al público al que va dirigido, preadolescentes, dotando de personalidad un relato fantástico, que tiene un sabor especial y distinguido.

El racismo, integración y dificultades diarias para las personas que sufren día tras día de estos terrores sociales son una parte fundamental del mismo y sus autores lo saben a la perfección, conjugando lo puramente superheroico con lo humano. Y aciertan.


JOKER: LA SONRISA DEL DEMONIO

Ay, Joker. Payaso embustero, cuánto disfrutamos con tus historias.

El personaje vive una edad de oro en la actualidad, todavía con el recuerdo de la película de Todd Phillips y la interpretación con Oscar incluido para Joaquin Phoenix. Podría decirse que incluso con Heath Ledger y El caballero oscuro (2008) de Nolan todavía muy presentes la actualidad. Odiamos que nos encante, que nos seduzca su aparente anarquía intrínseca y su malicioso intelecto de psicópata, capaz de elaborar los planes más retorcidos e infames concebidos para el conjunto de los criminales de Gotham.

En esta ocasión, recibimos a Chuck Dixon y Jim Aparo, dos autores con una dilatada carrera en lo que respecta al cruzado de la capa, para elaborar una historia que, bajo la apariencia de otra rutinaria fuga del criminal, esconde una sorpresa en su interior, Ras al Ghul.

Una alianza ocasional, de esas que tanto le suelen gustar a los aficionados, con dos seres distintos como la noche y el día pero con un objetivo común que obliga a detener las posibles hostilidades por el objetivo común y esencial: acabar con la humanidad.

La portada es hija de su tiempo, desde luego, en lo que respecta a la posición de los personajes y el papel que ocupan en la composición, sino no hay más que ver ese trono y mirada triunfante del Joker. Pero como tantas historias de Dixon, el interior aguarda pasajes de acción desenfadada de tebeo de superhéroes que tanto siguen apelando a una parte del público al que van dirigidas. Para incondicionales del personaje y sus autores, puede ser de interés hacerse con esta obra que edita, en plena Guerras del Joker, ECC Ediciones.

BATMAN: CALLES DE GOTHAM VOL. I – EL CORTE FINAL (BATMAN SAGA: LA CASA DEL SILENCIO PARTE 1)

Entre los años 2009 y 2011 DC lanzó al mercado una nueva serie dedicada a la figura de Batman. La peculiaridad era que bajo la capucha no se encontraba Bruce Wayne, sino Dick Grayson. Duró 21 entregas y se unía a las publicaciones del momento como Batman, escrita por Grant Morrison y Sirenas de Gotham.

El enfoque de la nueva serie, y a su vez su novedad, es que presentaba a Batman como protagonista, pero a pie de calle, visto desde la perspectiva de otros personajes que son los que realizan la narrativa de las historias. Para encarar esta nueva forma de ver y escribir al cruzado de la capa, era necesario recurrir a uno de los mejores narradores que ha tenido el personaje a lo largo de su historia moderna, Paul Dini, con Dustin Nguyen para la ocasión, que ya firmó algunos de los mejores cómics de la serie Detective Comics cuando se encargó de la cabecera.

Dini es un escritor de una delicada y especial sensibilidad a la hora de escribir a Batman. Su talento no estriba en la historia en sí, sino en el tratamiento de los personajes, de su forma de moverse entre las rendijas de la trama para dejarles respirar de tal forma que adquieren características tridimensionales para el lector. Un trato humano, cercano, terrenal, que aleja al héroe en cuestión de las grandes sagas en las que queda al descubierto, para centrarlo en ese entorno urbano que tan bien se fusiona con la sombra del murciélago de Gotham.

Se trata, por tanto, de una serie que quedó tapada por los fuegos de artificio de Morrison en Batman, pero que ECC rescata para regocijo de todos aquellos seguidores del personaje más fiel a sus raíces ancestrales. Puede que bajo la capucha no tengamos a Wayne, pero poco importa, porque Dini desarrolla la relación entre Dick y Damian de forma tan orgánica que pronto se olvida a Bruce para pasar directamente al disfrute de una de las series que más merecía ser recuperada.

BATMAN: DÍAS FRIOS (EDICIÓN DELUXE)

Murciélago. Gata. Lluvia. Azoteas de Gotham.

Conocemos la historia, independientemente de si esta comenzó en un barco o la calle, ahora sabremos cómo termina, qué será de Selina y Bruce cuando los años pasen y las guerras de juventud dejen paso a otras nuevas. Dos jóvenes haciéndose ancianos bajo la mirada del otro, discutiendo acerca del principio con temor por el final que vendrá. Esto es el Anual 2 de Batman, sin duda alguna el punto cumbre de la etapa de Tom King al frente del vástago de los Wayne. Un homenaje tierno, sencillo y cálido a una de las parejas imposibles de la ficción heroica y una afinada historia que sabe dónde poner el corazón en cada viñeta.

Su dibujante, Lee Weeks, recoge un texto inspirado y lo convierte en algo más con un delicado estilo de artista en plena ebullición creativa. Será él mismo el responsable del arco inmediatamente posterior a la Batboda, Días fríos. Recogiendo el testigo de Sidney Lumet y su indiscutible obra maestra 12 hombres sin piedad, una de las películas más relevantes desde el punto de vista cultural y político de la historia del país, EEUU, el escritor de Rorschach plantea dudas acerca del papel de Batman en la sociedad, su efecto en las vidas del ciudadano común y lo que representa más allá de una capa y capucha. Entrando en terrenos conflictivos, como puede ser la religión, se expondrá razonablemente la duda que hemos de sentir incluso cuando los hechos apunten a una dirección clara, cómoda. Mr. Frío puede ir a la silla eléctrica. Ha confensado todo a Batman, después de una paliza. Confesión aparte, la investigación se orienta en este sentido de manera unánime. Pero queda un último hombre por convencer, el Jurado #8, al Henry Fonda de la historia: al propio Bruce Wayne.

Las últimas obras recopiladas son, en primer lugar, el número 67, el polémico número mudo en plenas Knightmares que, no obstante, merece una oportunidad y atención renovada al tratarse de una lección magistral de narración y una rara avis en el mercado predominante americano, sin experimentos como el presente.

Finalmente, Batman/Elmer. Una historia a la que es preferible llegar sin saber nada y dejarse sorprender. Deliciosa.

Tom King-Lee Weeks (sin olvidarnos de la participación de otros artistas como el español Jorge Fornés) funcionan a la perfección a lo largo de estas historias, todas ellas de una calidad magnifica que justifica una nueva edición de las mismas en blanco y negro, con la que disfrutar, quizás de otra manera, de una obra que, en su conjunto, es sobresaliente.


COLECCIONISMO DC

Hoy os traemos algo diferente en esta sección tan especial, abriéndola a otros tipos de merchandising salidos del inagotable universo de DC, los juegos de rol. Y comenzamos con el original, el cual abrió la brecha en la editorial a través de la compañía Mayfair Games Inc., el inigualable DC Heroes Role Playing Game.

Aquí comienza la aventura

La primera edición del juego llegó en 1985, de la mano de James Gorden, con motivo del 50 aniversario de la editorial y aprovechando la fama de los Nuevos Titanes. Este exitoso lanzamiento, con portada de George Perez, fue apoyado por una serie de complementos, divididos principalmente entre “sourcebooks” o libros de consulta y aventuras para jugar. Los primeros ampliaban información sobre el mundo que rodea a franquicias como Batman, Superman, la Legión de Super-Héroes, el Escuadrón Suicida… Mientras que los más roleros ya sabrán qué son las segundas, historias con sus personajes y escenarios previamente preparados para facilitar a los masters el desarrollo de sus primeras aventuras. Estas también estaban dedicadas a los héroes y grupos nombrados y algunos más como Flash, Booster Gold, Hex o Eternity Inc. Tanto los sourcebooks como las aventuras contaron con portadas de los dibujantes de la casa; Ed Hannigan la de Batman, Karl Kesel la del Escuadrón, John Byrne la de Superman, etc. Es más, en el caso de los libros de consulta, algunos guionistas clásicos de la serie principal participaron en la compilación de la información (gente como Paul Levitz en la Legión de Super-Héroes o Paul Kuppenberg para la Patrulla Condenada).

Póngamelo todo

Aprovechando el tirón de la película de Batman se sacó una versión reducida y centrada en el personaje en 1989, en la que Jack A. Barker estiliza la primera edición. Ray Winninger y Thomas Cook son los revisores de la segunda (y fastuosa) edición, lanzada ese mismo año y ahora centrada en la Liga de la Justicia, que volvía a ser el grupo estrella de la editorial. A esta le acompañarían sourcebooks de la liga igualmente (portada de Kevin Maguire), los Titanes (repite Perez), la Legión de 5 años después (con textos de los Bierbauns y portada de Jason Pearson) o ¡incluso de Watchmen! (Dave Gibbons, of course). Además de otra buena tanda de aventuras preparadas (para Green Lantern, muchas de la Liga, Apokolips…) e incluso 3 tomos de “Who is Who” con fichas de personajes del Universo DC adaptadas para el juego. La gracia daría incluso para una tercera edición en 1993, revisada por Bryan Nystul, con portada de Maguire.

La segunda edición

Por cierto, ya que estamos en esta sección, comentaros como curiosidad que la primera edición vino acompañada, gracias a Grenadier Models Inc., de algunos sets de figuras de plomo (de héroes y villanos de la Liga, Titanes, Outsiders, la Legión y Watchmen). Pero antes de que Paulo se lance a buscarlas en el mercado negro ya le aviso que la calidad era más bien cutrilla… Hicieron una última caja con Batman y Joker aprovechando su juego con bastante más calidad (y tamaño), todo sea dicho.

Y ahora analicemos el juego desde los dos puntos de vista que nos interesan, como jugadores de rol y como amantes de DC.

En cuanto a lo primero la verdad es que tiene bastantes detalles que lo hacen diferenciarse, e incluso destacar, entre otros juegos más conocidos. Se basa en unos Puntos de Atributo (AP), que sirven para medir cualquier cosa, desde velocidad a información, facilitando las equivalencias entre lo que se necesita cuantificar. Por ejemplo, si tu personaje tiene una fuerza de 4 AP, puede levantar algo que pese 4 AP o menos y podría hacerte un daño de 4 AP de un golpe. Por supuesto, existe una buena sección dedicada a los poderes y las habilidades, que incluyen también los de las inconcebibles armas y herramientas típicas del Universo DC. Al basarse todo en AP, éstos son fácilmente convertibles en efectos concretos pese a la increíble variedad de poderes extraordinarios que existen en los cómics. Por ejemplo, si Flash tiene una súper-velocidad de 28 AP, puede sumar esos puntos a su iniciativa, puede correr esa distancia en su turno, o puede sumar ese 28 a su ataque (ya sea gracias a un puñetazo sónico o una miríada de golpes ¡usa tu imaginación!). Curiosamente, como los AP crecen de manera exponencial (el doble de 3 AP es 4 AP, no 6) es más fácil llegar a los niveles de poder de personajes como Superman o el Espectro. También hay muchas reglas, o mejor dicho consejos, para llevar las aventuras en base a encuentros sucesivos, simulando las elipsis típicas de los cómics. Sin olvidar las subtramas de cada personaje, a las que se dedican páginas y páginas sobre su valor, entretenimiento y la mejor manera de combinarlas con la historia principal, como en cualquier saga que se precie.

“Como nos pille Moore…”

Pero lo mejor son las batallas, para que nos vamos a engañar, las cuales están pensadas para superhéroes. E incluso diría que especialmente para la acción a la que nos tienen acostumbrados los personajes de la editorial. Existen detalladas reglas para agarrar una farola y ponerte a darle vueltas tumbando parademonios. Para agarrar con tu batarang ese detonador justo antes de que el Acertijo lo pueda pulsar. Para cuando un buen hostiazo (perdón por las palabras malsonantes, me emociono) te lanza contra un muro… ¡y para atravesarlo! Igualmente, existen maniobras específicas descritas con las que puedes, por ejemplo, “echar los restos” y tirar un edificio de un golpe, o apresar a un enemigo (o varios si tienes los brazos de Plastic Man). Además, están los Puntos Héroe, que además de representar los típicos puntos de experiencia de los juegos de rol, se pueden gastar en diversas situaciones para decantar la batalla crucial. Con pericia y bien usados, representan ese esfuerzo extra de los superhéroes cuando todo está perdido. Para que ese puñetazo final impacte, para sobrevivir al siguiente asalto o lanzar la madre de todos los rayos.

Maguire mola siempre

Nosotros hemos probado la segunda edición (todo lo que haga falta por ZN) y la verdad es que está muy entretenido. Se tarda un poco en pillarle el tranquillo, como todos los juegos de estrategia, pero una vez lo dominas te invade realmente una sensación de euforia. Casi puedes sentir la emoción de usar, y sufrir, unos poderes al alcance de pocos mortales. La manera en que la iniciativa (el orden de ataque) está desarrollada permite un “realismo” bastante acertado entre velocistas, teleportadores o expertos en artes marciales. Los caracteres sin poderes pero con una agilidad sorprendente, tipo Catwoman o Nightwing, se defienden bastante bien ante brutos muy fuertes como podrían ser un Salomon Grundy, o guerreros poderosos como Starfire. La versatilidad de personajes como Changelling o Metamorpho es realmente divertida de jugar. Mientras que la sobrenaturalidad de Raven, o la ilimitada funcionalidad de un anillo de los Lanterns, también está conseguida. Y si, aunque Batman es demasiado fuerte y su destreza roza lo inverosímil comparado con una persona normal, tiene un límite, y raramente aguantaría mas de un par de asaltos ante Superman en un cuerpo a cuerpo.

La Legión mola mil

Ahora, lo que realmente nos ha enganchado a este juego es el ataque directo a nuestro corazón deceíta. La cantidad de información sobre el universo DC es apabullante. Por una parte, es un placer tener de una vez los poderes cuantificados, con lo que inevitablemente te paras a comparar, discutir, confirmar… ¿Quién es más fuerte? ¿Más rápido? Por cierto, si, Flash es más rápido corriendo, aunque la velocidad de vuelo de Superman permite los viajes espaciales que salen en los tebeos (vayan o no contra la física). Por otro lado, los manuales que incluye el juego permiten tener las fichas de un buen montón de personajes. Que al añadirle los sourcebooks componen prácticamente el plantel editorial (y si te quedas con ganas de alguien o una versión más moderna de los personajes echa mano de los aficionados). Pero ahora añádele los mapas de las principales ciudades ficticias, los planos de cualquier fortaleza, cueva o satélite que se te vengan a la cabeza, ¡la historia ordenada de no importa qué supergrupo! Bwahahahaha! (perdón, me he vuelto a emocionar).

… era necesario?

De hecho, tanto en la primera como en la segunda edición participó el mítico Bob Greenberger como consultor. Este escritor, profesor y aficionado al medio, fue el editor asistente de Crisis en las Tierras Infinitas y ayudó a coordinar todo el Universo DC tras las mismas. Así, Greenberg escribió un fantástico resumen de la historia e idiosincrasia de dicho universo en la primera edición del juego. Mientras que, en la segunda, el autor plasmó en una interesante introducción lo que supusieron las Crisis para estandarizar conceptos tan peliagudos como el tiempo o la magia, los cuales fueron incluidos en el juego. Pero además, el manual de contexto y guía cuenta con breves textos de Roy Thomas (sobre los héroes de la edad dorada), Robert Kahniger (sobre el DC bélico), Mike Gold (Legends), Roger Stern (Metropolis), Neil Gaiman (una simpática nota sobre la magia), Dan Jurgens (riqueza), Paul Kupperberg (los servicios de inteligencia) e incluso, atención ¡Jack Kirby hablando de los Nuevos Dioses!

Hazte con todos!

En resumen, una agradable sorpresa que representa más que dignamente al Universo DC dentro del complicado y disfrutable mundo de los juegos de rol.


DANIEL SAMPERE

Para esta Magazine, contamos con uno de los mejores dibujantes actuales de DC Comics. No mejores dibujantes españoles, no, mejores dibujantes en general. Un creador con una visión muy interesante, proyectos profesionales magníficos y, sobre todo, un futuro brillante en la industria. Le hemos podido ver recientemente en Future State: Aquaman y en los próximos meses, en compañía de Phillip Kennedy Johnson, que solo tiene buenas palabras para su trabajo, dará inicio su etapa en Action Cómics. Desde aquí, agradecer a Daniel por su disposición y por hacernos un hueco para esta entrevista.

Si pudieras volver en el tiempo a tus inicios, ¿qué le dirías a tú yo de entonces sabiendo lo que ahora sabes?

Le diría que está en lo cierto, que conseguirá dibujar a sus héroes favoritos y que no se rinda. Habrá malas rachas, baches y momentos de duda y frustración pero que siga trabajando duro porque la recompensa que espera llegará.

Has trabajado en Injustice, una serie muy exigente en cuanto a fechas de entrega, ¿cómo se lleva tal ritmo de trabajo?

Trabajar en Injustice 2 fue duro, pero a la vez muy gratificante y divertido. El ritmo de producción era muy alto y exigente, pero a la vez estaba trabajando con un guion muy bueno y colaboraba a diario con mi gran amigo Bruno Redondo lo cual fue una experiencia estupenda. Aunque el ritmo sea exigente cuando disfrutas con lo que estás haciendo se lleva mucho mejor y este fue uno de estos casos claramente.

Siguiendo con Injustice, ¿cómo es trabajar con Tom Taylor? Habéis repetido colaboración con Escuadrón Suicida, una de las grandes sorpresas que nos ha dejado 2020. ¿Cómo fue tu entrada en la serie y el posterior proceso de desarrollo artístico de los números?

Trabajar con Tom es un auténtico placer. No solo es uno de los mejores guionistas que hay actualmente, sino que es un tipo estupendo. Es muy cercano y se puede hablar todo con él lo cual hace que el trabajo salga mucho mejor.

Sobre el Escuadrón Suicida, fue todo muy sencillo. Cuando Bruno (Redondo, dibujante), Tom (Taylor, el guionista) y Andrea (Shea, la editora) planificaron la serie vieron que necesitarían ayuda en algunos números para que Bruno pudiera llegar bien y no morir en el intento. Como yo había trabajado ya varios años con ellos pensaron en mi rápidamente para poder hacer esos números, ya que nos conocemos muy bien todos y tenemos el equipo hecho ya.

Además, fue sencillo también porque yo ya había ido viendo todo el proceso de creación de personajes que había hecho Bruno y tenía toda la info necesaria sobre la serie para poder ayudar. Respecto al desarrollo artístico, esto era la serie de Bruno, yo solamente me limité a seguir su estela y el estilo que él estaba marcando e intentar no desentonar en la medida de lo posible. Intento ser muy respetuoso con el trabajo que se está haciendo en una serie cuando entro a echar una mano con algún fill-in.

Recientemente, la serie fue nominada a los Premios GLAAD. ¿Qué pasos crees que se están dando en la industria a favor de la inclusión?

Creo que se están dando pasos, que es lo importante. Cada vez hay más representación e inclusión y me parece estupendo. Los cómics tienen que reflejar la sociedad en la que vivimos y todo el mundo tiene derecho a encontrar personajes con los que se pueda identificar.

Tu evolución visual es constante. ¿Qué crees que es lo que más te influye en ello?

Trabajar todos los días al 200%. Me exijo muchísimo, a veces demasiado. Es un proceso bastante agotador mentalmente, pero intento siempre ir más allá y superar mis limites en cada número que hago. Miro muchas veces las páginas que hago para poder estudiar donde he fallado y que puedo mejorar. Estudio a otros artistas que me gustan viendo que hacen, etc.

Has dibujado series como La Liga de la Justicia Oscura o Injustice, entre otras, con muchos personajes y otras como Green Arrow o Batgirl con un protagonista definido. ¿Con qué tipo de serie te sientes más cómodo?

No sabría qué tipo de serie escoger la verdad. Me he acostumbrado a hacer de todo y creo que unas tienen unas cosas buenas y malas. Por ejemplo, dibujar grupos es más difícil y suele llevar más trabajo, pero a la vez la variedad de personajes hace que me resulte más divertido de hacer. Sin embargo, las series de un solo personaje suelen tener menos trabajo, pero me acabo aburriendo un poco de dibujar tantas veces al mismo así que todo tienes sus pros y contras en mi caso.

Hablando de La Liga de la Justicia Oscura, el trabajo que habéis hecho los distintos creadores con la misma es muy interesante, aportando identidad a una serie que lo necesitaba. ¿Cómo se gesta tu trabajo para la misma y qué valores crees que aportaste como artista a una serie tan singular?

Fue muy divertido trabajar en esa serie, es un grupo y concepto que me atrae mucho. Básicamente para la parte visual intenté jugar más con las sombras y las manchas de negro ya que es una serie que se presta a ello y es un estilo de cómic que me gusta mucho.

Se han podido ver muestras de tus últimas páginas en FS-Aquaman. ¿Podrías describirnos un poco tu proceso de trabajo? Desde el guion a la página acabada. En la redacción ha calado muy hondo, nos parece lo mejor que ha dado FS.

FS Aquaman es de todos los trabajos que he hecho el más personal y más “mío” con mucha diferencia. Tuve la oportunidad de poder crear todo el apartado visual desde 0 tanto personajes como escenarios, mundos acuáticos, bichos marinos etc. Ha sido una experiencia muy gratificante y lo he disfrutado muchísimo, la verdad. Una vez tuve todos los diseños y los conceptos del mundo en el que íbamos a desarrollar la historia el desarrollo de páginas ha sido el mismo método de siempre.

Leo el guion un par de veces y empiezo a formar un puzle de imágenes en la cabeza, las páginas que voy teniendo claras son las que trabajo primero haciendo los bocetos y ya luego las tintas. Las páginas que sigo sin ver del todo las dejo en stand by en la cabeza y sigo dándoles vueltas mientras trabajo en las que sí que están claras.

¿Trabajas en digital o aún apuestas por el papel? ¿Qué ventajas crees que tiene cada una de ellas?

Hace ya muchos años que trabajo en digital. Creo que son todo ventajas lo que ofrece, es cierto que no tienes luego originales y se pierde ese romanticismo de lo artesanal. Pero en mi caso eso pesa muchísimo menos que el hecho de todas las comodidades que ofrece el digital y que te permite ser mucho más rápido y eficaz.

Recientemente entrevistamos a Phillip Kennedy Johnson, que tuvo grandes palabras para ti. ¿Cómo es colaborar con él? Sus planes son muy ambiciosos, ¿Qué te interesa especialmente a ti del proyecto y qué nos puedes contar de esta etapa?

Phillip es genial, una persona muy cercana, un entusiasta de lo que hace y sobre todo un gran fan de Superman. Hace solo un mes y medio que trabajamos juntos, pero puedo decir que ya nos hemos hecho amigos. El trato es prácticamente a diario, comentamos todas las ideas y estamos haciendo una autentica colaboración, lo cual es muy satisfactorio. Creo que además es un escritor muy talentoso y tiene todo lo necesario para triunfar en su etapa.

Para mí es un sueño estar trabajando en Action Comics, es dibujar a Superman todos los días, no hay nada más genial. Respecto a la historia poco te puedo decir, es cierto que es muy ambiciosa y épica, pero al mismo tiempo llena de momentos íntimos y profundos. Phillip entiende muy bien a Superman y veremos al personaje siendo fiel a sí mismo, mostrándonos esa cara tan humana y empática que tiene incluso en los momentos más difíciles y bélicos.


VENTAS JLA DE GRANT MORRISON

Este Magazine DC se publica en marzo y como marzo es el mes Morrison en Zona Negativa vamos a dedicar este espacio de Ventas DC a dar visibilidad a una de sus obras más comerciales de los años noventa, la Liga de la Justicia de América, comparando las ventas de sus primeros cinco números (los del arco de los marcianos Blancos) con las ventas del cómic más vendido ese mismo mes. Nos ponemos cómodos, nos sentamos en nuestra particular máquina del tiempo y nos trasladamos a noviembre de 1997 para volver a disfrutar con el regreso a la grandeza de la Liga de la Justicia. Recordar que podéis ver la gráfica en grande haciendo clic sobre la imagen.

Y esto ha sido todo por este mes. ¡Nos vemos en abril que va a ser un mes muy especial!

6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Drury Walker
Drury Walker
Lector
2 marzo, 2021 15:13

Yo ya dije hace algun tiempo que el mercado a base de colecciones serializadas no tiene mucho sentido. Lo suyo en DC seria mantener las series que venden (Batman, Superman, la Liga…) y el resto dejarlo en tomos (que podrian nutrirse de material digital), series limitadas y temporadas. Porque lo de Green Lantern de Morrison podria ser un buen modelo. El tema da para discutir, porque todo lector lleva un editor dentro!

El Capitan Marvel, perdon, Shazam… Pase de el porque la historia de Johns no me dijo nada. Me gusta el Shazam retro, el de Tierra-S, el del comic de Morrison del Multiverso o el de Convergencia en su especial. Y en su propio universo. En la tierra principal no tiene mucho hueco… Pero vamos,es mi opinion.

Lo de “Tres Jokers”… Ya dije bastante en la critica americana y me reservo para la española. Que soy de la malvada minoria detractora! 😉

Y la segunda temporada de Outsiders… Mejora la primera? Porque mira que el guionista me cae simpático y le lei criticas positivas, pero la primera me parecio mediocre.

Saludos!

Staple
Staple
Lector
En respuesta a  Drury Walker
2 marzo, 2021 20:50

Estoy contigo. El Capitán Marvel que mola es el de TierraS, Multiversity etc con Mary y CMJr, el mago Shazam etc. Incluso el de Ordway estaba bien. El de Johns con esa Familia Marvel extendida, Marvel Jr rubio, los poderes a lo Electro y el Mago aborigen no me interesan lo más mínimo.

Staple
Staple
Lector
2 marzo, 2021 20:53

Me ha gustado muchísimo el tomo 1 de Legión 5AD pero me costaría recomendárselo a ningún neófito. Es como intentar meterse en un culebrón que lleva ya 500 episodios emitidos. Los fans y conocedores de la Legión clásica lo gozamos, pero a alguien nuevo le costará infinito enterarse de la misa la media.

Enrique Doblas
En respuesta a  Staple
3 marzo, 2021 10:00

Pues no sé Staple, yo tengo curiosidad por saber esa opinión. Yo hacía mucho que no leía la Legión cuando empecé con el 5AD y, aunque los primeros números me sentía absolutamente perdido, lo cierto es que me fui enganchando y al final daba igual. Por aquí en la redacción hay más de un “neófito” que se ha animado, a ver qué dicen…

Staple
Staple
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
3 marzo, 2021 12:21

Intenta explicar a alguien qie nunca ha leído la Legión quién es Laurel Gand. Es que ni habiendo leído la Legión de Levitz te puedes enterar de todo porque aparecen retcons y conexiones con la serie L.E.G.I.O.N. El tomo de ECC debería incluir un buen artículo contextualizando todo y eso ayudaría.
PD: Me encanta como Giffen ha convertido a Roxxxas en el Joker del siglo XXX. Más Joker que el propio Joker.

Enrique Doblas
En respuesta a  Staple
3 marzo, 2021 14:18

Pues a eso voy, “ni habiendo leído”… en fin, totalmente de acuerdo que falta más contextualización.
Lo de Roxxas es brutal