Hawkeye: Kate Bishop (2021) #1

Kate Bishop vuelve al cómic, coincidiendo con la serie de tv Hawkeye, Marvel relanza al personaje con este número 1 del que os hablamos hoy.

Por
0
1452
Hawkeye

Edición original: Hawkeye: Kate Bishop #1 USA (Marvel Comics, 2021)
Guion: Marieke Nijkamp
Dibujo: Enid Balám
Entintado: Oren Junior
Color: Brittany Peer
Rotulación: VC’s Joe Caramagna
Formato: Comic-Book. 22 páginas.
Precio: 4,49$

Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Una nueva etapa para Kate Bishop

Crear un personaje es fácil, que dure en la mente del público es más complicado, más aún si se intenta hacer esto dentro de un universo tan poblado como es el de Marvel. Son muchos los nuevos personajes que acaban en el olvido pero Marvel no lo ha dejado de intentar, ni lo dejará de hacer, y desde el éxito de los Nuevos Mutantes, que iniciaban su carrera hace casi casi cuatro décadas, pusieron el foco en los grupos juveniles. Los noventa y la primera década de los dos mil fueron caldo de cultivo para estos equipos, la mayoría de los cuáles han acabado como meros figurantes. Entre ellos estaban los Jóvenes Vengadores y, aunque más de uno ha estado presente en colecciones y eventos, como grupo no tuvieron demasiada suerte.

Pero para que un personaje sobreviva necesita dos elementos. En primer lugar debe ganarse el cariño de los seguidores, esto es más complejo cuando se introduce el concepto de “legado”, ya que tendemos a idolatrar al personaje anterior, y Kate Bishop tiene el honor de ser de los pocos que lo ha conseguido, encontrando apenas oposición a que protagonice series llamadas Hawkeye. Y esto se debe precisamente al segundo elemento, a saber, que cuando sus creadores desaparecen de la ecuación deben llegar otros equipos creativos que apuesten por el personaje. Kieron Gillen y Jamie McKelvie le dieron mucha importancia en ese maravilloso segundo volumen de Jóvenes Vengadores, aunque le debe a Matt Fraction y David Aja unir su vida a la de Clint Burton de una forma tan orgánica que nos encandiló. Ellos decostruyeron el concepto de legado para establecer una relación equitativa en la que los dos eran Ojo de Halcón, se hacían amigos y crecían juntos. No eran alumna y maestro, Kate no era su sidekick, eran dos personas con cosas en común, porque de los jóvenes también se puede aprender. Jeff Lemire y Ramón Pérez supieron hacer una continuación digna, mientras que Kelly Thompson con varios artistas la hizo evolucionar de forma muy divertida, volando en solitario y, luego, con su propio equipo de Vengadores.

Ahora Marvel ha decidido volver a apostar por ella, después de tres años (aunque siguió apareciendo por alguna serie como Viaje al Misterio), aprovechando que co-protagoniza la serie de televisión Hawkeye, que poco o nada tiene que ver con lo comentado anteriormente ya que ejerce de fangirl que quiere ser sidekick, un arquetipo del que todos los autores antes mencionados se alejaron sabiamente, pero esas críticas mejor se las dejamos a la sección de cine.

En esta miniserie de cinco números encontramos un equipo creativo totalmente nuevo y bastante desconocido. Marieke Nijkamp es una escritora original de los Países Bajos que tiene en su haber varias novelas enfocadas al público joven/adulto, que le hicieron entrar en la famosa lista del New York Times precisamente en esta categoría. Eso sirvió a DC para encargarle El Código Oráculo, una novela gráfica de su sello Young-Adult, que fue publicada en España por Hidra, y después esta serie de Hawkeye. Es decir, tiene un cierto reconocimiento como novelista pero no recorrido en el mundo del cómic. Esto ya nos debería orientar en el tono que va a llevar esta colección. No es ni Fraction ni Lemire ni Thompson, y eso se nota. Que no es que sus series estuvieran destinadas únicamente a un público adulto, pero esta contiene muchos arquetipos de historias juveniles mientras que las otras tenían una mayor amplitud de público.

Por suerte no es una historia que trate a los jóvenes como tontos, sí que hay una comprensión hacia su forma de actuar y un crecimiento, o por lo menos una búsqueda de él, pero le falta la picardía de las anteriores, incluida la de Thompson que tenía un poco de ese aire joven/adulto que aquí se potencia. De hecho la serie es muy continuista en el sentido en que parte de ese Hawkeye Investigations que Kate montó en Los Ángeles, solo que desde un principio ya muestra que está cansada de vivir allí, que quiere volver a Nueva York porque considera que ya creció como persona, que era el motivo por el que se había mudado. Si bien esta primera parte es muy apresurada está bien justificada, con una constante conversación mediante mensajes de móvil con otros personajes que conocemos bien, América Chávez, Cassie Lang, Clint Burton y Jessica Jones, su círculo más cercano.

Da algo de pena que se deseche de esa manera a los personajes creados para su trama en Los Ángeles en favor de los más famosos, una despedida en menos de una página y a otra cosa, pero por lo menos se dignan recordar su existencia.

El dibujo corre a cargo de Enid Balám, artista al que hemos podido ver en la miniserie de Réptil pero entintado por Oren Junior. Tiene un estilo dinámico, la acción se le da bien y encaja en ese estilo que se ha marcado en los últimos años para las obras de corte joven-adulto, pero aunque tiene algunas páginas interesantes, como la vista superior del resort en el que se desarrolla parte de la historia, no consigue sobresalir. Le falta algo de personalidad, pero apunta bien, sabe manejar el lenguaje corporal y transmitir con gestos. El color de Brittany Peer no está mal pero en ocasiones también es algo plano y poco atrevido.

El peso de la acción está en las primeras páginas, con Kate resolviendo un caso, mientras que el resto del número es más relajado, pero la fuerza la lleva la narración en primera persona explicando sus cambios y motivaciones. Quizás en esta parte le falte algo de madurez al texto, parece que nos tenemos que creer lo que los autores quieren sin mostrarnos realmente el proceso que lleva a la protagonista a ello. Además tiene alguna parte que es un poco repetitiva, Hawkeye se pasa demasiado tiempo enumerando cosas y su forma de hablar le resta algo de esa seriedad mezclada con bordería que tenía el personaje y que le hacía contrastar con el otro Hawkeye. Aquí es un personaje menos especial.

Con respecto a la trama tampoco es que nos cuente mucho, la mitad del número es Kate marchándose de L.A. y la otra mitad su encuentro con su hermana en un resort en el que pasan cosas extrañas. Una narración de apariencia simple, cumpliendo los tópicos de historia juvenil de investigación. Para ser un primer número no promete mucho, no está mal pero tampoco destaca. La historia tendría que dar unos giros muy locos y los diálogos, en especial el que la protagonista tiene con ella misma, tendrían que cambiar drásticamente para poder rozar la altura de sus predecesoras.

Lo mejor

• Tener de vuelta a Kate Bishop siempre es bueno.
• Parece que el misterio en el resort puede tener un trasfondo interesante…

Lo peor

• …pero es un número que cuenta muy poco.
• No es un primer número que enganche. No tiene cualidades en guion o dibujo que se asemejen al nivel de las anteriores colecciones.

Edición original: Hawkeye: Kate Bishop #1 USA (Marvel Comics, 2021) Guion: Marieke Nijkamp Dibujo: Enid Balám Entintado: Oren Junior Color: Brittany Peer Rotulación: VC's Joe Caramagna Formato: Comic-Book. 22 páginas. Precio: 4,49$ Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo…
Guión - 6
Dibujo - 6
Interés - 6

6

No boomerangs

Kate Bishop, la mejor Hawkeye del mundo, vuelve con un primer número entretenido pero que no acaba de enganchar. Cuenta poco y de forma algo atropellada, tratando de enfocarse de manera exclusiva a un público más joven.

Vosotros puntuáis: 4.94 ( 2 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments