Marvel Integral. Ojos de Halcón de Jeff Lemire y Ramón Pérez.

Analizamos la etapa completa de Lemire y Pérez al frente de los arqueros más certeros de la Casa de las Ideas.

Por
0
1508

Edición original: All-New Hawkeye 1-5 y vol. 2, 1-6 USA (Marvel Comics, 2015-2016)
Edición nacional/España: Marvel Integral. Ojos de Halcón de Jeff Lemire y Ramón Pérez (Panini Cómics, 2021)
Guion: Jeff Lemire.
Dibujo: Ramón K. Pérez.
Color: Ramón K. Pérez e Ian Herring.
Formato: Tomo en tapa dura, 248 páginas. 35 €

Dos ojos disparan mejor que uno

Hay etapas en el cómic superheroico que son definitorias par sus protagonistas. Tanto, que muchas veces se habla incluso de nuevos padres para los personajes, puesto que hay equipos creativos que construyen todo un mundo tan rico alrededor de estos que se considera mucho mejor que el que existía anteriormente, normalmente mucho menos trabajado.

Le paso a Frank Miller con Daredevil, a Adam Warlock con Jim Starlin, a Garth Ennis con El Castigador y a Peter David con El Increíble Hulk, entre otros muchos ejemplos que podríamos citar.

En el caso de Ojo de Halcón, y esto es extraño pues hablamos de cómics muy recientes, Matt Fraction y David Aja fueron aquellos que lograron insuflar nueva vida editorial al personaje, con un aspecto mucho más cercano a su contrapartida cinematográfica y con una magnífica serie de aventuras en solitario en las que su pertenencia a Los Vengadores o a otros grupos superheroicos quedaba al margen. Podeís encontrar la reseña aquí.

El problema de este tipo de etapas tan reconocidas, tanto que en este caso, la estética que David Aja diera al personaje ha sido plagiada punto por punto por Disney para la serie de Clint Barton (por cierto sin abonar a Aja los royalties correspondientes), viene en la sucesión. ¿Cómo te enfrentas como autor a tomar las riendas de una serie de cómic cuando tu predecesor ha dejado el listón tan alto?

Normalmente, existen dos opciones: O tratar de imitar el trabajo previo, o hacer algo tan radicalmente distinto que por fuerza, no sea comparable con lo anterior.

Sin ponemos como ejemplo al anteriormente citado Daredevil, cuando por ejemplo en el Siglo XXI, Brian Michael Bendis se encargó de la serie, bebió sin lugar a dudas de la etapa de Frank Miller, haciendo su sucesor, Ed Brubaker exactamente lo mismo, pero siendo Mark Waid, quien se desmarcaría de todo ese tono noir, volviendo a las raíces más Pulp y cómicas del personaje.

Con Ojo de Halcón, Jeff Lemire y Ramón K. Pérez fueron los elegidos para suceder a Matt Fraction y David Aja, constituyendo un gran equipo creativo que además en el caso de Lemire, tenía como autor a uno de los mejores autores de la escena independiente.

Lo que ambos realizan con los personajes, pues aquí Kate Bishop es tan protagonista como Clint Barton (de ahí el plural en el título de la colección), como ya venía ocurriendo en la etapa anterior, es analizar qué fue lo que funcionó con Fraction y Aja y seguir esta estela al tiempo que introducían elementos que definen más su labor propia como autores.

De este modo, aunque las misiones llevadas a cabo por los personajes son más heroicas que las que describiera Fraction, se incide mucho en la relación cotidiana entre Bishop y Barton, al tiempo que se profundiza en la relación de ambos como prácticamente familiares, y la de cada uno de ellos con su propia familia biológica.

Así, la aventura principal, basada en la aparición de unos niños mutantes de extraños poderes en una base de Hydra no es si no la excusa para, a modo de flashback, narrar la vida de Clint Barton cuando junto con su hermano Barney llegó al circo en el que aprendió a manejar el arco gracias al Espadachín, y en el segundo volumen, narrar la infancia de Kate y la relación con su padre.

En ese sentido, el trabajo de Ramón K. Pérez brilla mucho más en este tipo de escenas, puesto que si el presente trata de imitar sin éxito a David Aja, en el pasado, el autor (que también es colorista al menos en el primer volumen) se desata por completo ofreciendo un estilo mucho más propio y preciosista.

La técnica del flashback pasa al flashforward cuando el tomo avanza, permitiendo también a Pérez experimentar con otro tipo de dibujo, lo que sin duda enriquece el tomo.

Sin embargo, el trabajo de Lemire, a pesar de la indudable pericia con la que éste escribe, y de lo mucho que nos gusta su trabajo en el cómic independiente, no termina de encajar. Trata de imitar a Fraction sin éxito y cuenta una historia que, aunque entretenida y bien llevada no aporta nada ni al personaje ni al lector, que tiene la sensación de que todo esto ya lo ha leído antes.

No estamos ni mucho menos ante un mal cómic, si no simplemente, ante un tomo anodino que precisamente genera desinterés por el esfuerzo que muestra en imitar a la etapa anterior, lo que como ya hemos dicho, es muy evidente respecto de las escenas del presente en las que Pérez no parece ni siquiera él mismo.

Un tomo recomendable para fans del personaje y de la etapa anterior, que sin embargo, no termina de dar con la tecla correcta.

Lo mejor

• Historia divertida y bien llevada.
• Las ilustraciones que viajan al pasado o incluso al futuro de los personajes.

Lo peor

• Resulta anodino por imitación.
• Quiere parecerse tanto a la etapa anterior que no termina de construir algo interesante.

Edición original: All-New Hawkeye 1-5 y vol. 2, 1-6 USA (Marvel Comics, 2015-2016) Edición nacional/España: Marvel Integral. Ojos de Halcón de Jeff Lemire y Ramón Pérez (Panini Cómics, 2021) Guion: Jeff Lemire. Dibujo: Ramón K. Pérez. Color: Ramón K. Pérez e Ian Herring. Formato: Tomo en tapa dura, 248 páginas.…
Guión - 5.5
Dibujo - 7
Interés - 6.5

6.3

Certero

Analizamos la etapa completa de Lemire y Pérez al frente de los arqueros más certeros de la Casa de las Ideas.

Vosotros puntuáis: 5.52 ( 8 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments