Matt Murdock el abogado del diablo

Por
42
4250

Matt Murdock el abogado del diablo

Matt Murdock es abogado y además es Daredevil. Su ciudad, tanto para el ejercicio profesional como para impartir justicia es Nueva York y en concreto la Cocina del Infierno.

La historia la conocemos de sobra. Cuando era más joven, Murdock perdió la vista (pero también mejoró sus otros cuatro sentidos) cuando fue rociado por productos químicos que se derramaron de un camión mientras trataba de salvar a alguien en la calle. Murdock creció como huérfano después de que su padre, Jack «Batallador» Murdock, fuera asesinado debido a su negativa a amañar un combate de boxeo. Murdock usó sus sentidos mejorados y habilidades de combate cuerpo a cuerpo para enfrentarse a los asesinos de su padre y, finalmente, comenzó su camino para impartir justicia o más bien su justicia.

No es el único abogado en Marvel Comics ni desde luego dentro del mundo del cómic, pero he optado por elegirlo a él por varios motivos. Uno de ellos es por afinidad con el personaje, y otro por la condición de católico de Matt Murdock que dentro de lo que es el ejercicio de una profesión, que es la mía, puede suponer un conflicto moral y religioso en infinidad de ocasiones.

Dependiendo del guionista y momento, Murdock y su socio Foggy Nelson ejercen o han ejercido una variedad de áreas diferentes del derecho en su pequeña firma. Si acudimos a la propia Marvel y su base de datos no se enumeran las diversas especializaciones en las que puedan ejercer su actividad. Este aspecto se ve reforzado por varios arcos de historias de cómics que muestran a Matt defendiendo a otros superhéroes acusados de delitos, por ejemplo.

La ley en sus puños

La verdad es que, desde siempre, es decir, desde el comienzo de mi actividad profesional he podido conocer de primera mano un área del derecho muy dura. El derecho penal se queda en las aulas cuando de verdad llegas a la calle. Tuve suerte, pero también acabó lastrando mi percepción de la vida, y de cómo entiendo a fecha de hoy la sociedad. Me explico y lo enlazo con Daredevil y con mi concepto de lo que entiendo por religión y catolicismo.
Uno acaba la universidad y estudia libros y apuntes. Una vez obtienes el título se abre un amplio abanico de posibilidades. Dentro de lo que es el ejercicio profesional podemos dedicarnos a muchas ramas del derecho. Mis comienzos fueron en un gran despacho penalista de mi localidad.

Un jovencito inmaculado como yo se estrelló con la realidad. Entiendo lo sesgado que puede ser un conocimiento de la sociedad desde el ámbito de una especialización que permite verse de lleno en robos, agresiones, agresiones sexuales, asesinatos y tráfico de estupefacientes. Esto a simple vista suena a batallitas de “abuelo” pero puedo asegurar que cambia tu vida, tu personalidad y tu manera de enfocar la profesión.

Por eso me resulta difícil comprender la mentalidad necesaria para desempeñar ambos roles al mismo tiempo, es decir y en lo que nos ocupa, Matt como abogado defensor puedo decir por experiencia que es imposible congeniar lo que hay que defender con lo que hay que castigar. Es fácil que no te gusten muchos clientes, según el tipo de delitos que defiendas. Un ejemplo: yo he defendido hombres maltratadores y a mujeres maltratadas. Lógicamente no se siente afinidad pero mi obligación profesional es ser imparcial, así lo he sido y así lo seré. Pero, ¿defender a los criminales y al mismo tiempo perseguirlos? Eso es una tarea difícil. Por eso me atrae el personaje tantísimo y por eso cuando este aspecto es tratado por los guionistas me pierdo entres sus páginas deleitándome con la visión que se tiene de este aspecto tan complejo. Bruce Wayne por ejemplo persigue y castiga a los delincuentes, pero luego no tiene que defenderlos. Es más fácil. ¿Tiene que ver en esto la concepción judeo cristiana del pensamiento católico tan afianzado en Matt? Intentaré dar una respuesta que no es fácil. Muchas veces, vemos como el tema de la redención, tan arraigado en el catolicismo se percibe entre las páginas de Daredevil.

Dicho esto, poniéndonos en tesitura, si un abogado sólo está defendiendo delitos menores a nivel de hurtos, lesiones o robos, a veces es más fácil simpatizar y comprender a la persona detrás del crimen. A mí me ha ocurrido. Hace años tuve un cliente que tenía su propio código de conducta. Se dedicaba a desvalijar trasteros y naves industriales, pero nunca entraba en domicilios con gente viviendo, ni llevaba armas de ningún tipo. Su vida había sido difícil y tenía hepatitis siendo consumidor de heroína desde la juventud. Nos teníamos mucho aprecio y respeto, dentro de esa relación abogado y defensor. Muchas veces se perdieron los juicios, y otras se salvaron por los pelos en perjuicio de personas inocentes. Esa es nuestra vida, esa es nuestra letanía. ¿Cómo podemos hacer esta labor? Sencillamente es un deber, es un derecho consagrado en la Constitución.

Sin embargo, eso se vuelve extrínsecamente más complicado a medida que aumenta el nivel de violencia o depravación. Hay algunos delitos que son tan preocupantes que llegan al punto de no tener una explicación racional. Cuando se trata de delitos de esa magnitud, existe la posibilidad de que uno pueda disociarse del cliente y perder la conexión humana necesaria para defender a otra persona. Matt Murdock debe lidiar con eso, y además perseguirlo y llevarlo ante la justicia. La problemática es doble, cuando además se tiene la convicción de la autoría, debiendo luego defender una agresión sexual, por ejemplo. Tienes que creer en el sistema y esto es muy difícil. Creo sinceramente que Matt Murdock cree en el sistema, por eso su labor es la que es, persigue al malhechor y lo deja en manos de la justicia porque cree en ella. Esta afirmación es una espada de doble filo, puesto que el sistema legal estadounidense no es el español. Como cristiano que es Matt Murdock, y como héroe cuya primera norma es no matar saber que el detenido puede acabar con una inyección letal es ciertamente chocante.

Ahí radica el desafío interno. No todos son capaces de compartimentar sus emociones, es decir separar lo que sientes de lo que debes hacer. Sin embargo, la posibilidad de llegar a un lugar donde un abogado preferiría infligir un castigo a los perpetradores es otro nivel. Esa mentalidad es lo que proyecta a Daredevil como un antihéroe algo incomprendido.

Ahora toca la reflexión ¿Matt Murdock quiso ser abogado para promover su deseo de convertirse en un justiciero, o lo hizo porque necesitaba castigar a aquellos que el sistema dejaba escapar? Me decanto sinceramente por otro camino, ni uno, ni el otro. Creo sinceramente que sin perjuicio de que consideraba que es necesario impartir justicia, entiende la figura necesaria de un abogado, de una defensa con todas las garantías que la ley establece, y por ende, confía en la justicia, con el resultado que se produzca. Pero por esto Matt llega en algunos momentos a ser un hipócrita recriminando actitudes que si bien son manifiestamente ilegales como puede ser la de Frank Castle, lo cierto es que en ocasiones la manera de actuar de Daredevil es también en muchos casos ilícita y éticamente reprochable.

¿Matt Murdock es un abogado ético?

No es un misterio que el ejercicio de la abogacía sea una de las profesiones que más cuestionamientos éticos tiene aparejados. En algunas ocasiones existe una delgada línea casi inexistente entre lo que puede ser moralmente correcto o incorrecto. Dentro de la profesión de la abogacía debemos hacer nuestro el concepto de la ética, pudiendo ser definida como una ciencia regulativa de la conducta humana, en conformidad con los principios fundamentales de la razón, y las exigencias de la naturaleza personal del ser humano, en orden a su propio fin.

El concepto es importante para entender y comprender a Matt Murdock, en el ejercicio de su profesión. En la mayoría de los casos en los que una conducta ejecutada en virtud del ejercicio profesional, que sea contra ley va a ser muy seguramente un conducta éticamente reprochable. Aquí viene el problema, pueden existir conductas que si bien son susceptibles de un juicio de cuestionabilidad ética, puede ser que no resulten contrarias al ordenamiento jurídico, y por tanto a pesar de tener una juicio de reproche desde el punto de vista ético podrían estar ajustadas a derecho y por tanto no tener una sanción.

Matt Murdock a menudo ha llevado casos con el propósito de aprender más sobre el criminal al que supuestamente representa. ¿No es esto un conflicto de intereses? ¿Puede un abogado defender celosamente a su cliente cuando su única motivación es trabajar en contra de los intereses de ese cliente? El tema es muy delicado.

Queda claro que «abogado defensor disfrazado» tiene un gran sentido narrativo, ya que proporciona a nuestro héroe la tapadera perfecta para aprender sobre el funcionamiento interno de la mente criminal. Pero esta cuestión nos hace darle una vuelta al tema, puesto que casi seguramente no es una conducta ética. Desafortunadamente, la historia de Daredevil representa otro ejemplo de cómo la comprensión de un profano de la profesión de la abogacía se aparta de la práctica real.

Muchas veces el tópico del abogado mentiroso, sin escrúpulos, falto de moral y ética es lo que circula en conversaciones de aquellos que desconocen la profesión. Pero el abogado es mucho más que ese tópico. Echemos un vistazo a las normas deontológicas y decidamos por nosotros mismos si la personalidad de Daredevil ha creado un dilema ético para Matt Murdock como abogado.

Ubicándonos en la actividad que lleva a cabo un abogado, el deber ético se ve vertido en varios principios como lo son la buena fe, la lealtad entre las partes, transparencia y principalmente en el principio constitucional y legal del debido proceso.

No es la primera vez que Matt capta al instante cuando un futuro cliente le está mintiendo, o bien le revela información que siendo cierta le puede beneficiar. Incluso Matt parte con la ventaja de saber si un testigo en sala está mintiendo. Este poder os aseguro que es deseable por cualquier abogado. Matt usando sus sentidos de detección de la verdad sabe desde el principio cuando alguien es culpable. De hecho, usa esta facultad para asumir la representación de alguien del cual puede aprender sobre una actividad criminal y así derrocar por ejemplo a Kingpin o a El Buho.

Para que veáis que esta reflexión es muy real, os centro la cuestión en un caso real. Pensemos por ejemplo, en el abogado de una empresa, que estudia una demanda interpuesta por uno de sus empleados por daños corporales debido al uso de sustancias tóxicas en el proceso de producción de un producto. Estudiando el caso, el abogado se da cuenta que existen pruebas documentales y médicas por parte de le empresa que acreditan este extremo. Es el momento de la complejidad puesto que al abogado se le presenta un dilema complejo. Una opción es hacer lo moralmente correcto y traicionando la confianza de su cliente revelar la información, pero desde el ángulo de la ética profesional es incorrecto. O bien, haciendo uso del secreto profesional hacer de tripas corazón y defender a la empresa, amparado en ese secreto profesional.

Como abogado, ¿Murdock se comporta éticamente con esta manera de actuar? Decididamente no. Si asume la representación de un caso lo es por su obligación y no por el interés personal de perseguir el delito. Los lectores me dirás, pero ¿qué dices Juanjo?, pero ¡si además consigue la absolución de su cliente y detener a su jefe! Amigos míos, la cuestión va más allá. Probablemente no hayamos caido este aspecto, y es normal, salvo que seáis estudiantes de derecho o hubieses estudiado esta apasionante carrera. Sin embargo, esta defensa a ultranza con éxito no exime a Murdock de su dilema ético. El hecho de que un abogado no trabaje realmente en contra de los intereses de un cliente no permite que un abogado acepte a un cliente existiendo un conflicto concurrente.

Siguiendo con lo anterior, ¿qué actitud puede tomar un abogado si en la defensa de un caso tiene conocimiento de que en el momento que su defendido recobre la libertad es probable que intente de nuevo agredir a su mujer? ¿Será posible para este abogado seguir escudándose en el sigilo profesional y no denunciar la posible comisión de un futuro acto delictivo? Legalmente existen fórmulas para amparar esta posible salida y comunicación de un posible perjuicio de un tercero. Pero no voy por ahí. Matt Murdock es conocedor de un delito, y tomándose la justicia por su mano hace lo correcto en términos de justicia, pero ¿éticamente desde el ángulo profesional es lo correcto?, no del todo.

Otra actitud que suele denotar la discutible mala praxis de Matt es cuando entabla comunicaciones ex parte con Wilson Fisk y miembros de su organización, a pesar de que estén representados por un abogado. Los abogados no deben eludir al abogado contrario e intentar intimidar o influenciar de otra manera a una parte representada sin que esa parte tenga el beneficio de un abogado. Como Daredevil, Matt muchas veces ha actuado de esta manera. No olvidemos que son ambos la misma persona.

Incluso en España el Código Penal castiga como delito contra la administración de justicia, en su art. 450 la omisión de impedir determinados delitos. Nuestras leyes nos dicen que los que por razón de sus cargos, profesiones u oficios tuvieren noticia de algún delito público, estarán obligados a denunciarlo inmediatamente, como excepción los abogados, procuradores y los eclesiásticos o ministros de culto. Entonces ¿qué hace Matt Murdock si conoce de la actitud delictiva de Wilson Fisk a través de lo que le comenta un cliente suyo que trabaja para él? Difícil camino, difícil elección, mundos distintos, naturalezas contrapuestas. Esto es lo que me gusta del personaje. Esa doble moralidad, Claro, sumado a su fe católica el cóctel es explosivo.

Mientras que Frank Miller siempre se aseguró de mostrar a Daredevil como moralmente superior al resto de sus enemigos. Brian Michael Bendis presenta ítems en su manera de actuar que son una advertencia de que no hay blanco o negro, sino gris, y a veces oscuro.

El descuido en muchos casos en su manera de actuar, fruto de su arrogancia, hacen que en muchos casos su profesión como abogado le supere. Viola repetidamente las reglas éticas de la profesión, usando a sus amigos, mintiendo, e incluso amenaza con una demanda por difamación infundada contra un importante periódico que imprimió una historia real sobre él incluso sabiendo que la noticia es cierta. Recordemos que estamos ante un católico practicante, y que como bien sabemos lo anteriormente choca con su credo.

Un ejemplo lo vemos también cuando Mark Waid se hizo con los guiones del nuestro diablo de la Cocina del Infierno. En el enésimo enfrentamiento con El Buho, sabemos que Murdock registra reuniones confidenciales con sus clientes y Owsley obtienen acceso a las mismas, amenazando con hacer uso de ellas. La conversación es clarificadora. Todo abogado tiene un límite ético y deontológico, pero cuál es el límite de Matt, ¿qué vara de medir usa? El teniente de alcalde de San Francisco también le recrimina cuando le pregunta en qué está pensando cuando graba esas conversaciones.

Lo peor no acaba ahí, sino que llegará a intimidar a un testigo, considera robar pruebas en su contra y pierde el caso de un cliente debido a sus propias dudas profesionales, acabando en la trágica muerte de éste. Imaginad la cantidad de casos que caen en nuestras manos como abogados. Muchos de ellos son a todas luces inviables, o en su caso no comulgas con lo que se pide por el cliente. Si no acatásemos la responsabilidad ética de defenderlo imparcialmente, so pena de ser conscientes de las consecuencias que se pueden generar a terceros, estaríamos vulnerando las normas deontológicas. Es más, se advierte incluso la obligación de no asumir defensas que supongan conflicto de intereses.

La problemática con Daredevil y Matt Murdock es que son ambos personajes contrarios entre ellos y la naturaleza de su propia existencia y razón de ser supone un claro conflicto de intereses. Matt Murdock como abogado en esta etapa es moralmente ambiguo. Tal es expuesta la abogacía por el guionista en los cómics (y en muchos otros medios como películas, series y libros) que el lector queda con una sensación muy negativa de la profesión de abogado.

El viaje de Daredevil a la redención de David Hine pasó desapercibida, pero para una persona cercana al mundo del derecho es una pequeñita joya. Sin grandes expectativas en sus páginas encontramos muchas cuestiones muy importantes del mundo del derecho y sobre todo del ejercicio de la abogacía. Al mismo tiempo que la serie principal de Daredevil estaba siendo escrita por Bendis, David Hine escribió una miniserie llamada Daredevil: Redemption. La historia se cuenta utilizando un flashback siete años antes de los eventos narrados por el de Cleveland en la serie de Daredevil.

El argumento gira magistralmente sobre un caso en el que Matt ejerce como abogado. Un tema muy pero que muy interesante en el que la pena de muerte juega un papel muy importante. En concreto me centro en una cuestión relevante en lo que supone el ejercicio de la actividad profesional. Muchas veces personas cercanas a mi entorno hacen la misma pregunta: ¿cómo puedes defender a un violador, a un maltratador, por ejemplo? Automáticamente la mente del interlocutor hace un juego asociativo en el cual la caja registradora con billetes empieza a hacer ruidos. Nada más lejos de la verdad.

David Hine en un momento determinado plantea una pregunta: Murdock tiene una conversación reveladora con su pasante, Constance, sobre un cliente anterior. Ella le pregunta: «¿Por qué dedicar tanto tiempo a defender un chico que es obviamente culpable?”. Matt responde: Debemos defenderlo de la mejor manera posible, ¿no te parece?». Nuestro protagonista sigue explicando que lo que él quería en sus inicios era luchar por la verdad y la justicia y que todavía quiero eso. El problema de los abogados y en concreto de Murdock es que lidiamos con grises. Es decir muchas veces tenemos delante la ley, un atisbo de luz, por entenderlo gráficamente, pero en frente el mal absoluto, pero no siempre es así. Es decir delante un cliente puede no ser tan malo como se le describe, y sus circunstancias personales son lo que marcan sus decisiones equivocadas. Por eso jugamos con claro oscuros.

Cuando Murdock conoce a Joel Flood en la cárcel de Alabama, el adolescente lo desafía y le pregunta: «Tienes que defenderme incluso si digo que maté al niño, ¿verdad?». Murdock da una lección al chaval. Le contesta sin titubeos, le explica que aun así su código ético no le permite presentar una declaración en la que reconozca su culpabilidad a pesar de que le diga que fue el asesino, por ejemplo. La información que le de su cliente está amparada por el secreto profesional. Pero le dice, que podría no defenderlo.

Joel es condenado a muerte, y después de recursos legales y agotar todas las vías posibles, siete años después (ahora en el tiempo presente, después de que Murdock es descubierto como Daredevil en el cómic principal de Daredevil), Murdock va a visitar a su ex cliente y estar allí con él en su ejecución.

¿Qué ocurre cuando una persona inocente es llevada al corredor de la muerte? Aquí entra en juego en Matt Murdock una doble vara de medir. Por un lado los abogados no siempre ganamos y nuestros clientes pueden ser condenados injustamente. No es que el sistema adolezca de defectos estructurales (algunas veces sí pero no hay sistema perfecto), sino que las reglas del juego son lo que son, y una defensa puede ser incorrecta o bien no conseguir probar lo que se quiere y eso aboca a una desastre calamitoso. No digo que esto ocurra a menudo, pero cuando me preguntan por lo que creo acerca de penas más restrictivas o pena de muerte, siempre digo lo mismo: no puedo apoyar dichas penas o medidas cuando puede existir 1% de posibilidades de que afecten a una persona inocente. Se han dado casos en España, pocos, de errores judiciales, y solo con eso, no podemos aferrarnos a una consecuencia sin solución en caso de aplicarse. Es duro decirlo, y empatizo mucho, más de lo que podéis imaginar con familias de una víctima, pero cuando existe un margen de error debemos entrar con cuidado en terrenos tan pantanosos.

Ahí entra en juego la segunda línea en la que Daredevil juega. A veces he pensado lo hipócrita que es Matt cuando con su actuación sabe que es posible que el villano, delincuente acabe en el corredor de la muerte. Solo me cabe pensar que cree firmemente en ese sistema, puesto que a sabiendas por sus poderes que es culpable, puede que esa consecuencia sea contraria a su credo, y ahí entra la última parte de este artículo.

Desde luego en la etapa de Mark Waid, de tono diametralmente distinta a lo visto, alegre y distendida, Matt demuestra su creencia en un sistema como el estadounidense. Independientemente de veredictos no favorables, la fe de Murdock en el sistema del Jurado permanece firme. Se considera un defensor de este sistema. Vuelvo a la hipocresía. Sabemos que puede saber lo que una persona está experimentando, y con ello puede reconducir un alegato conforme a las pulsaciones de un miembro del mismo para poder llevar la defensa a su campo. Esto vulnera la objetividad e imparcialidad de este sistema. Yo también apoyaría este sistema con semejantes poderes.

En concreto en el momento en que Matt revela su identidad, justifica su pecado. La mentira. Llegados a ese extremo justifica su comportamiento, pero olvida algo básico, la confianza de sus clientes. No podemos olvidar esa doble vida. ¿Cómo puede sentirse un cliente cuando su abogado le ha mentido? La relación cliente abogado se basa en la confianza. El revelar que es Daredevil es heroicamente correcto dada la situación en la que se vio envuelto, pero nos olvidamos de esa parte. Desde ese momento, es casi imposible que pudiere continuar como abogado. Sabemos que es Daredevil, que le miro a los ojos y que por mucho que yo sea convincente mi pulso le está diciendo lo contrario a lo que le cuento; a todas luces insostenible.

Charles Soule alcanza su cenit temático y dramático en el arco «Supreme». Aquí juega con la idea que llevamos arrastrando desde el principio.

Voy a poner en situación la cuestión. La ciudadanía cuando percibe la existencia de casos en la sociedad lo hace sesgadamente, y normalmente a través de los medios de comunicación. Esto es peligroso. Un asesino, cruel, es automáticamente demonizado. Bien, sin entrar en cuestiones de índole moral, sí que debo decir que el proceso desde la investigación hasta su enjuiciamiento debe ser dentro de un marco legal y garantista de sus derechos. Tiene derechos, y esto cuesta hacerlo entender. Un político corrupto tiene derechos. Por eso muchas veces la sociedad se echa las manos a la cabeza cuando una persona es absuelta o condenada a menos años de cárcel sin saber que igual esto obedece por ejemplo a declarar nulas unas escuchas. Ahí es donde entra lo que Soule quiere contarnos. ¿Es legal la declaración contra un delincuente de una persona enmascarada? ¿Vulnera los derechos de un presunto autor de un delito?

Charle Soule hace una crítica de una sociedad donde superhéroes enmascarados, frustran crímenes y capturan criminales actuando fuera de la ley, violando regularmente los derechos civiles de las personas. Parezco J.J. Jameson en sus mejores momentos, pero imaginad qué ocurre si los criminales que detiene Spiderman son puestos en libertad si el trepamuros no declara contra ellos. Y, por cierto, ¿quién me dice a mí que son la misma persona detrás de la máscara la que declara? Todo esto lo sabe Matt, por eso debo necesariamente decir que no actúa conforme a los criterios deontológicos de la profesión. Por cierto, Jennifer Walter choca con él puesto que Matt el manipulador se centra más en legitimarse como prueba irrefutable que en sacar adelante el caso que lleva entre manos. Luego se queja de que su vida se va al retrete cada dos por tres.

Matt Murdock y su credo

Técnicamente, siendo Matt Murdock católico no debería golpear a nadie en callejones oscuros por la noche. ¿Cómo es posible que un hombre que respeta la ley y encima tenga un credo como el que practica actúe de esa manera? Mentiras, manipulación, coacciones, y recientemente homicidio imprudente, son lo que suponen una ruptura con su credo religioso.

El aspecto más interesante de Daredevil es cuán profundamente los valores católicos de Matt informan su labor de vigilante. No muchos superhéroes son religiosos, y de esos muchos, pocos son practicantes.

Una cosa es ser creyente y otra es practicar su credo, dicho de manera sencilla para poder entendernos. Matt se enfrenta a una triple confusión. Por un lado el sistema legal, por otro ser un buen católico y en el “corner” su deseo de que se haga justicia. Es un camino que se acerca peligrosamente a jugar a ser dios. ¿Es posible la coexistencia de estos aspectos? Difícilmente, de ahí esa torturada conciencia de uno de los mejores personajes de Marvel.

La mayoría de los superhéroes no matan. La razón de ésto es que la mayoría de los superhéroes tienen un código personal similar que lo prohíbe. Recientemente con Chip Zdarsky ha metido entre rejas a Daredevil (nuevamente) por haber matado a un criminal de manera accidental. Como abogado y creyente Matt se siente culpable y no escapa finalmente de la acción de la justicia.

Vemos que Daredevil, o más bien Matt es un personaje atribulado, atormentado (con la excepción de las etapas iniciáticas y con Waid). Es curioso que se asocie esta situación con el catolicismo, y que Matt asuma que es intrínseco ese sufrimiento con su credo. Matt se preocupa mucho por su alma, está dispuesto a sacrificar su cuerpo físico constantemente. Se martiriza por lo que a todas luces parece incluso una cruzada.

Pero entonces, estamos hablando que Matt y su fe religiosa supone el ostentar la certeza abosluta de que hace lo correcto conforme a lo que dios le enseña, o más bien un compromiso adquirido libremente con ciertos valores considerados como superiores. Yo me decanto por pensar en este segundo aspecto. Una prueba de esta afirmación, que puede ser errónea, es que Matt puede que acabe encarcelando a una persona cuyo destino legal sea el corredor de la muerte. Un cristiano no estaría de acuerdo con quitar la vida a nadie (ni nadie, lógicamente, no entendamos esta afirmación como una creencia exclusiva solo de un creyente o solo de los católicos). Matt no entra en ese debate, cree en el sistema legal. Como podéis ver nuestro abogado defensor es un mar de conflictos éticos, legales y para colmo religiosos.

Sí que veo claramente un concepto muy asociado con cualquier religión como lo es la esperanza. Lo vimos con Miller en su máximo esplendor, pero nunca es dejada de la mano. Pase lo que pase, Daredevil tiene esperanza. Este concepto le lleva en muchas ocasiones a sobrellevar muchas de las consecuencias de sus actos.

La religión actúa como acicate para Matt. Daredevil tiene una difícil relación con la educación religiosa recibida y la sociedad en la que se desenvuelve, puesto que desde una perspectiva sesgada ve los bajos findos de la sociedad en la que vivimos. Así las cosas su tortura es intetntar comprender desde su creencia: ¿cómo un Dios providente y misericordioso puede permitir tanto dolor, y debacle moral?.

Con Misa de Medianoche, la serie de Mike Flanagan, este tema es tratado. Es el plato fuerte de la serie, y por eso por ejemplo a mí me ha gustado tanto. Un debate intenso acerca de la religión y creencias. Esta complejidad interior, que cuestiona los mandatos de la fe hace de Daredevil un superhéroe tan interesante.

El abogado y su papel en la sociedad

Es imposible que nadie que sea creyente no se cuestione esto, caso contrario seríamos Beverly Keane de Misa de medianoche. Ser abogado, supone también para Matt la posibilidad de ayudar. No solo sirve para su doble faceta como Daredevil.

La labor de un abogado, y en algunos momentos así se ha asumido por Matt es la de ayudar. Parece mentira, pero un abogado no solo ejerce para ganar dinero. Los abogados desempeñan una labor fundamental en nuestro Estado de Derecho. Asesoramos en derecho a la ciudadanía, y en algunos casos, menos de los deseados, intentamos resolver el litigio de manera extrajudicial.

Sin un adecuado asesoramiento jurídico muchas relaciones personales, empresariales o institucionales acabarían abocadas a la ruptura y al conflicto. Por eso desmintiendo ese tópico que es el del abogado interesado, sin escrúpulos, debemos tener en mente que desarrollamos una importantísima labor preventiva que evita numerosos litigios. Cuando surgen las controversias el buen profesional de la abogacía procura soluciones pactadas. En muchas ocasiones es mejor solventar el problema de puertas a fuera de la sala de juicios. Los letrados conseguimos a diario innumerables soluciones negociadas, que son la mejor solución para sus respectivos clientes, aunque ambas partes pierdan por igual, pero siempre ganarán.

Pero la labor más característica de los abogados es la de actuar ante los tribunales defendiendo los derechos e intereses de sus clientes, sólo su intervención garantiza el ejercicio del derecho a la defensa. No puede administrarse justicia sin abogados que defiendan a todas las partes que lo son en el proceso.

La finalidad de este artículo ha sido la de dar una visión de la abogacía algo cercana, dentro de un personaje tan interesante como lo es Matt Murdock. La lectura de Daredevil suele ser de lo que no dejo en el olvido, aunque como toda colección tiene altibajos. Disfruto mucho de un buen enfoque donde se castiga al personaje con aspectos éticos y morales.

Por otro lado, aunque no sea una visión objetiva, puesto que soy abogado, me gusta enseñar una visión real de la profesión. Respeto la deontología como pilar básico de mi profesión. Os paso el enlace por si os interesa del código deontológico europeo.

Muchas veces, en mi profesión no lo he pasado bien. Igual que Matt, me he visto en situaciones en las que mis convicciones éticas se han visto en un acantilado. Asistir con objetividad a personas que han cometido delitos en los que las víctimas son menores, por ejemplo, divorcios en los que lo que se busca es ajeno a los aspectos legales, defender clientes que dentro de la ley son peores que los denominados delincuentes, supone un castigo pero un enriquecimiento como abogado, persona y ser humano.

Difícil profesión, que desde luego no casa con Matt, es imposible. Daredevil no puede ser un justiciero y a su vez respetar la ley como abogado. Por eso, humildemente creo que Matt Murdock es un abogado carente de ética, lo cual casado a su pensamiento religioso le hace ser un hombre atormentado. Todo esto convierte a Daredevil en uno de mis personajes favoritos. Abogado, humano, y un completo hipócrita, al cual le tengo un enorme cariño.

42 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Willi
Willi
Lector
18 noviembre, 2021 13:35

Muy buen articulo Juanjo.
A mi me sucede algo parecido. Tambien soy abogado (aunque no penalista y tampoco de España), y tambien siento un cariño especial por el personaje de Daredevil/Matt Murdock, y, en mi caso por lo menos, me considero católico (aunque bastante crítico y un poco decepcionado de la institucionalidad de la Iglesia).
Una vez leí en un libro sobre teoria de la narración de ficción que no es la multitud de facetas lo que hace profundo a un personaje, sino que la contradicción entre esas facetas es la que le da profundidad. Por eso, como tu señalas, Daredevil/Matt Murdock es un personaje interesante y atrayante, por sus contradicciones, e incluso, la hipocresía inherente en su personalidad ficticia.
Debo agregar, que no estoy seguro que lo menciones (pero en caso de que me equivoque, te pido disculpas), que Matt Murdock, como buen católico, siente culpa por su propia hipocresía, y, por perverso que suene, es la culpa la que le permite conciliar esa hipocresía en su ser. La culpa es, lamentablemente, un parte importante del credo católico. Muchas personas católicas usan esa culpa como acicate o motivación para buscar la redención y corriger esos actos o pensamientos que causan esa culpa, pero tambien mucha gente católica cree que basta con sentir culpa para corregir las faltas, que el sólo hecho de estar arrepentido basta para redimirse, sin que sea necesario una corrección de nuestro actuar o pensar (el ritual de la confesión suele ser un ejemplo muy ilustrativo de esto último). Matt Murdock, como se exploró en su momento en dos colecciones tan diametralmente opuestas como fueron las historia-río de Frank Miller y de Mark Waid, y más aún en el segundo a mi parecer, esta repleto de culpa por su doble condición de abogado y vigilante, pero es al mismo tiempo la culpa la que le permite mantener esa dualidad, con una justificación del tipo «se que lo que hago esta mal, pero, como admito que he hecho mal, sigo siendo bueno». Esta contradicción de la personalidad, es digno de reproche y tratamiento, pero como caracterizacion de personaje ficticio, resulta fascinante, especialmente cuando es tratada directamente por el guionista de turno.
Debo agregar que si ofendo a alguien como mi breve opinión sobre el catolicismo, pido disculpas. Como mencione mas arriba, me consideró católico, y habló sólo desde mi propia experiencia.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Willi
18 noviembre, 2021 19:02

Buenas willi,
 
Veo cierto lo que dices acerca que no es la multitud sino la contradicción entre facetas lo que dota de profundidad al personaje.  La verdad es que Daredevil vive perpetuamente en una especia de intento perpetuo de la cuadratura del círculo moral.
 
La frase «se que lo que hago esta mal, pero, como admito que he hecho mal, sigo siendo bueno» podríamos llegar a complicarla más al llegando a  «sé que las cosas están mal, sé que lo que hago para arreglarlas esta mal, pero, si no hago mal no podré dejar las cosas bien, como admito que he hecho mal para hacer el bien, sigo siendo bueno»
 
Vamos, que viviendo así es normal que Matt a veces pierda el hilo de la cordura.

no more events
no more events
Lector
18 noviembre, 2021 15:42

Excelente artículo, Juanjo. Para mi Daredevil también es de mis personajes favoritos de Marvel, así que me resultó muy interesante lo que escribes.

Personalmente, recuerdo momentos en los que se destaca su trabajo como abogado, como un número (uno antes de que empiece Born Again de hecho) en el que Foggy menciona Matt es un excelente abogado pero no es muy bueno para los detalles, pero el sí y por eso forman un buen equipo.

Luego en la etapa de Nocenti, Glorianna (que fue ex de Matt y en ese momento novia de Foggy) menciona en sus pensamientos que Matt actúa como abogado por su sentido de justicia, mientras Foggy también es buena persona pero es más pragmático. Lo cual es particularmente interesante considerando que durante esos números Foggy estaba defendiendo una empresa que contaminaba el medio ambiente y que llego a dejar a un niño ciego, alegando qué hay que defender al cliente aun cuando se sea culpable porque así es el sistema, mientras que Matt estaba defendiendo (desde su Clinica legal, porque en ese momento no tenía su licencia) a la familia del niño.

Este sentido del deber se acentúa cuando al defender ese niño tiene una pesadilla en la que encuentra una ley para ayudar al niño pero igual se siente mal porque sabe que igual no podría ayudar al niño a recuperar su visión.

De hecho al empezar el juicio, Matt está entrando al lugar donde se tomará lugar el juicio y piensa que a pesar de todos sus defectos, confía en el sistema y que al entrar siente la misma esperanza que debe de sentir un sacerdote a una iglesia.

Con esta historia me dio la impresión de que en cierta forma Foggy suele ser el abogado “realista”, que es bueno e inteligente pero que a veces puede estar en situaciones de ese tipo, mientras que Matt es más un abogado “ideal” que en varias ocasiones está dispuesto a hacer lo correcto a los ojos del lector, aunque esto conlleve ir en contra de la ética de abogado (del mismo modo que Steve Rogers puede ser visto como un soldado “ideal” que le importa su país pero que igual está dispuesto a cuestionar las desiciones del gobierno).

En cuanto a su relación como abogado me parece que efectivamente hay un tanto de hipocresía, pero al ser un héroe de ficción se lo “aceptamos”. Pero creo que en diferentes historias Matt necesita ser tanto abogado como Daredevil para hacer el bien, si es solo uno está “incompleto”.

Por un lado, si es solo Matt pasa como en la etapa de Zdarsky en el hay más crimen y las personas sienten su vacío, hasta el punto de que civiles normales intenten tomar su lugar. Pero si es solo Daredevil no siente que pueda defender a la gente de forma completa, por lo que debe de ser ambos, incluso se siente culpable.

Por otro lado, en distintas historias de soldados, gerreros o samurais, hay protagonistas que se la pasan reflexionando por que pelean, o si el código de honor al que están expuestos es perfecto y empiezan a formar su propio código de justicia para no renunciar a sus valores. Creo que en este caso Matt hace algo parecido a la hora de realizar estas contradicciones.

Por cierto, ya que mencionas la etapa de Soule, creo que hubera sido conveniente mencionar que al menos al principio (no la llegue a leer completa), Matt era prosecutor si no me equivoco, lo cual debería entrar en conflicto ético de si podría su actividad como Daredevil le sea más útil en esta situación (para meter presos a los criminales), aunque como dije no acabe esa etapa así que no tengo claro que tanto se haya aprovechado eso.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
18 noviembre, 2021 18:53

Buenísimo artículo Juanjo. Creo que nunca había visto un análisis de Matt Murdock desde el punto de vista de un profesional del derecho y la verdad que casi a cada párrafo dejas muchas ideas sobre las que comentar.
 
Para mí, que también es uno de mis favoritos Marvel (es fácil cuando ha tenido tantas buenas etapas de muchos guionistas en buena forma) las contradicciones del personaje empiezan ya desde el propio plano físico. En su identidad civil hay personajes que fingen aparente debilidad y torpeza (ejemplo más clásico Superman como Clark Kent) mientras que la ceguera de Matt es totalmente real. Ese aire desvalido causa de su invidencia contrasta luego con su físico fuerte, su carácter asertivo, que sumado a que el personaje es dibujado, porque no decirlo, como alguien guapo explica, al menos eso pienso, lo atractivo que se hace Matt para las mujeres de su entorno. Al final del What If número 7 escrito por Miller, Becky la secretaria de Foggy y Matt le decía al primero “Matt es tan independiente que casi podemos olvidar que es ciego”
 
Al final del artículo dices “humildemente creo que Matt Murdock es un abogado carente de ética” y es una frase que me ha dejado pensando si es cierta o si formulada en afirmativo, al revés, sigue siendo cierta. Al final del arco “la muerte de Jean Dewolf” Peter y Matt tienen una conversación en el que este le dice a Spiderman algo de una forma en la que creo que Peter David clavo que piensa brevemente Matt acerca del sistema legal “hemos de tener un sistema o todo se viene abajo, y si no funciona, tenemos que hacer que funcione”. Es decir, él, que es un hombre inteligente (afirmaría que de los más inteligentes, no científicos aparte, del universo Marvel) y que conoce las calles sabe de sobra que el sistema no llega ni es igual para todos. Pero lejos de dejarse llevar y renegar de él trata de compensarlo con su faceta de superhéroe. ¿Seria ético y/o moral no hacerlo? ¿Seguir el código deontológico que ha jurado (duda, ¿los abogados juráis código deontológico?) en respeto a la ley y no compensar sus deficiencias como superhéroe pudiendo hacerlo en los casos en que la ley se vea superada y no logre hacer justicia?
 
Sin más, que como dije el articulo da para mucho y ya me alargo, de nuevo enhorabuena por plasmar tan bien las ideas en una gran entrada que desarrollada daría para un libro ensayo.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  Juanjo Carrascon
18 noviembre, 2021 19:19

«El sistema legal español pese a lo que parece funciona».
Llevas poco ejerciendo, ¿verdad?

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  kursal
18 noviembre, 2021 19:51

Creo que es más que obvio no. Y la verdad que cuando tengamos una voz de la que podamos aprender algo de un tema, mejor seamos productivos con nuestros comentarios aún estando en desacuerdo o no tener esa percepción Kursal. Que por algo lo dirá.

kursal
kursal
Lector
En respuesta a  Justiciero Desmesurado
18 noviembre, 2021 20:07

Vamos, he comentado sin acritud.
Por otro lado, yo llevo 25 años justitos ejerciendo y sé de lo que hablo. Igual que Juanjo, claro, pero al menos permíteme que exprese mi opinión, basada en mi experiencia.
Y, Juanjo, me disculpo de antemano si te ha parecido mal mi respuesta. No era mi intención.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  kursal
18 noviembre, 2021 20:34

Kursal, que lo mío también era sin acritud. Quería decir más o menos que desarrolláramos, que por escrito a veces se malinterpreta el tono de las frases. Disculpa.

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
En respuesta a  Juanjo Carrascon
18 noviembre, 2021 19:34

De nada, a ti por contestar y resolverme la duda.
 
Yo soy totalmente lego en derecho (eso se me notaba) y no me atrevo a hacer afirmaciones tajantes. Tampoco quería entrar en el ámbito “real” acerca del sistema legal ya sea el español o el de EEUU porque seria irse mucho por las ramas y preferia ceñirme al comic que conocemos. Cuando dije “sabe de sobra que el sistema no llega ni es igual para todos” pretendía circunscribirme al ámbito del universo Marvel donde Matt ejerce (y es la motivación de este, hacer finalmente justicia protegiendo a los debiles), contra mafiosos como Kingpin o corporaciones como Roxxon que ejercen mucha influencia sobre las instituciones y que sin la intervención del superhéroe (y también muchas veces a pesar de el) pliegan al sistema legal casi a su antojo y hasta lo llegan a usar para sus intereses.
 
Esto también puede ser quizá porque los guionistas (que serán mayormente desconocedores del derecho profesional) perciban, como tantos a pie de calle, y trasladen a la ficción que la calidad de una defensa u acusación depende los dígitos que uno tenga en la cuenta bancaria y en la influencias que esos números puedan comprar.
 
Y sí, alguna luz has arrojado y entiendo ahora cuando dices que Matt es hipócrita. La verdad que tanto el tema y el personaje los encuentro apasionantes.

Moderación ZN
Autor
18 noviembre, 2021 20:24

MisterNiv, se ha procedido a borrar tus comentarios por saltarse todas y cada una de las normas establecidas en esta web. No vamos a permitir este tipo de comentarios ni hoy ni nunca. A continuación tomaremos medidas correctivas severas.

Last edited 18 días atrás by Moderación ZN
Ziggy
Ziggy
Lector
En respuesta a  Moderación ZN
19 noviembre, 2021 8:21

Hasta que lo logró, ¿verdad?

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
En respuesta a  Ziggy
19 noviembre, 2021 12:18

¿¿P-p-pero qué ha pasado aquí??

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Hijo de Jor-El
19 noviembre, 2021 14:11

Básicamente justificó que se pueda tener relaciones con menores de edad. No voy a dar detalles ni a hacer más referencias porque al personaje ayer se le fue muchísimo la olla. En sus últimos comentarios ya se le veía que no estaba muy bien de la cabeza.

Si moderación ve mal que lo haya puesto para la gente que no sabe porque le habéis baneado, borradme el comentario.
Y pido disculpas de antemano si no queréis que se haga mención ni nada de lo que ayer paso, ya os digo que paso de comentar más porque me dejo hasta mal cuerpo que una persona hablara de ese tema con tanta convicción.

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
En respuesta a  Carlitos
19 noviembre, 2021 14:37

Gracias, Carlitos.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Carlitos
19 noviembre, 2021 18:41

Vaya, hombre!

Pues no he leido ningún comentario así que no sé lo que quiso expresar y en qué términos. Es decir, si era mera provocación, discusión teórica apasionada o apología de un delito. Pero si te ha dejado mal cuerpo tampoco sé si quiero saberlo. Una lástima, para cuatro gatos que somos…

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  Moderación ZN
19 noviembre, 2021 13:56

¿Qué habrá hecho el MisterNiv para que la moderación haya sido tan severa y fulminante?

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  hammanu
19 noviembre, 2021 15:07

¡Ostras!

Ziggy
Ziggy
Lector
19 noviembre, 2021 9:41

Interesante articulo. Se agrace un ensayo de estas características. Quiero aportar mi perspectiva del tema. No soy abogado ni español, ni siquiera creyente, o lector regular de Dardevil, aunque si he leido unas tres o cuatro cosas de él. ¡Vamos! Ws posible que mis desvarios estan totalmente equivocados, asi que por favor, sean amables con las refutaciones.

Personalmente creo que falta una diferenciación más clara entre lo que significa ley y lo que significa justicia. Tengo un amigo abogado (yo estoy formado como periodista, asi que mi experiencia es en otra area) y con frecuencia discutimos temas que relaciona ambos aspectos. Al final terminamos concluyendo que terminos como «verdad» para una profesión y para la otra, aunque tienen una base comun, en los detalles pueden estar muy separadas.
Creo que Juanjo necesito hacer una diferenciación más clara entre lo que se entiende por ley y lo que se entiende por justicia en el texto. ¿Justicia como el cumplimineto de la ley o justicia como el principio moral de dar a cada uno lo que corresponde? Todos sabemos que existen leyes injustas y de abusos que se cometen dentro de la legalidad.
A eso, conceptos como ley y justicia son muy diferentes tanto a nivel religioso como legal o incluso particular. Que se cumpla la ley no quiere decir que se cumpla con la justicia. Por ejemplo ¿Está Matt a favor del aborto? El aborto puede ser legal segun la ley pero será un crimen para la iglesia. ¿Los principios morales de que aspecto de su identidad se imponen sobre la otra? Escoja la que escoja, Matt estara priorizando una sobre la otra. Lo que es etico para uno, no es etico para el otro.

Y eso sin agregar la existencia de Daredevil. Como abogado, Matt esta obligado a vigilar la correcta aplicación de la ley, pero prefiere actuar como vigilante. Y tal como lo explico Miller en El Caballero oscuro, los superheroes y vigilantes son criminales. Criminales bien intencionados, que trabajan en beneficio de la comunidad haciendo uso excesivo de la fuerza y saltandose procesos legales de investigación, pero criminales. Y su existencia nace de las debilidades de los sistemas que administran justicia, vistos (o al menos, representados) muchas veces más enfocados en el cumplimiento de la ley al pie de la letra que de alcanzar un justicia y reparación de las victimas de quienes se saltan las normas.

Sin embargo, a pesar de estas observaciones, yo diría que Matt no es tan hipocrita en el sentido etico. Creo que si bien su etica como abogado es bastante cuestionable, por su «flexibildad», me da la impresion que antepone su etica cristiana/catolica a su etica como abogado, aunque claro, eso dependerá más de cual es la opinion de quien este a cargo de su narracion.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
19 noviembre, 2021 18:26

Un enfoque muy interesante. Gracias por la entrada, Juanjo Carrascón!

Raúl Gutierrez
Autor
22 noviembre, 2021 15:30

Muchísimas gracias por el artículo Juanjo. Tú y yo compartimos muchas cosas. Y es que, no solo nos une una gran amistad gracias a Zona Negativa, la cual comenzó como redactores de esta santa casa, si no que además en nuestra vida «civil» ambos somos abogados.

Por eso no puedo ponerle ni una coma a tu artículo, y por eso lo he disfrutado tanto. Sí, claro que puedo debatir contigo sobre mil y un aspectos de lo que dices, pero en esencia, si soy tan fanático de Daredevil es por lo que él hace cuando no lleva el traje puesto y por cómo eso afecta a su faceta superheroica y viceversa.

Creo que Matt Murdock es con diferencia es personaje más hipócrita de Marvel (con permiso quizás, de Scott «Picha Atribulada» Summers) y quizás por eso, es mi favorito, porque es el más humano. Es abogado, pero se salta una y otra vez los principios que rigen su profesión. Es católico, pero peca más que nadie. Daredevil es una contradicción en sí mismo, un oxímoron con mallas y ello lo convierte en interesante a la par que disfrutable.

A ver cuando estamos juntos en persona y debatimos sobre este tema con un buen par de cervezas. Un abrazo, tio grande!

Vielmehr
Vielmehr
Lector
23 noviembre, 2021 19:50

Pero qué
Estuve fuera unos días y ahora que tengo tiempo para leer el artículo y ver los comentarios me entero que le bajaron el perfil a MisterNiv
Qué pasó?