Fragmentos del mal

Por
1
797
 
Fragmentos-del-mal

Edición original: Ma no Kakera .
Edición nacional/ España: ECC ediciones.
Guión: Junji Ito.
Dibujo: Junji Ito.
Formato: Rústica, 224 págs. Blanco y negro.
Precio: 9´95 €.

 

Podríamos decir que Junji Ito es un mangaka y acertaríamos, pero también podríamos decir que es un forense y no estaríamos equivocados. ¿Por qué? Pues por el simple hecho de que abre nuestra psique (la psique colectiva), urga dentro de ella y busca esos miedos irracionales que se juntan con lo instintivo, los saca y les da vida en forma de historias.

Nacido el 31 de julio de 1963, Ito se cría en la prefectura de Gifu. Inspirado por los dibujos de su hermana y por los manga que ésta le deja, empieza a dibujar. En 1987 se presentó al concurso de relato corto de Gekkan Halloween, ganando el mismo. Su trayectoria es larga e incluye también adaptaciones de sus mangas al cine y a la televisión. El mismo genio que nos cautivó con Kawapoke, una colaboración junto con The Pokémon Company, en la que revirtió la imagen inocente de los Pokemon para mostrar el lado más oscuro de ellos;también nos deleitó con mangas de éxito como Black Paradox, Gyo o El diario gatuno de Junji Ito, éste último licenciado por Tomodomo Ediciones con fecha prevista para verano de este año.

Extrañas fatalidades, miedos personales

manokakera1

Fragmentos del mal, es una recopilación de historias cortas que hablan de eso mismo, del mal, pero no de cualquier mal, sino del MAL, así en mayúsculas. Las historias no tratan de cuestiones morales o éticas, sino de lo absurdo, detalles ínfimos que, en un principio, carecen de sentido pero que van cobrando forma terrorífica a medida que se acercan a lo desconocido y extraño. ¿Qué es lo desconocido para Ito? Inspirado por H.P. Lovecraft, al cual menciona como influencia junto con Kazuo Umezu, ha intentado acercarse a la intencionalidad del primero si nos referimos a la creación del miedo. Ese miedo se crea en situaciones cotidianas, en pequeños detalles (influenciado por Edgar Allan Poe y su fijación por lo sencillo), en la sensación de desconcierto de no saber por qué a uno le asustan ciertas cosas. Es una construcción íntima, es decir, que parte de algo cercano al personaje, tanto de algo en su interior como de su círculo más próximo, y ahí es donde cobra más sentido el terror. A nadie le gusta que aquello que teme esté cerca de uno, y menos, dentro, donde ya se vuelve el sentimiento más caótico por la dificultad de controlarlo. Para darle mayor impacto a las escenas, recurre a ilustraciones a doble página, donde le es más fácil al lector conectarse con la emoción que Ito quiere transmitir. También recurre mucho a la línea fina, pero aún así consigue un ambiente cargado. Junto al miedo, tenemos el misterio, cuestión en la que quizás si flojee Ito a la hora de acabar la mayoría de los relatos con una explicación racional de lo ocurrido, haciendo quizás que toda esa atmósfera cargada quede al final en una cuestión más estética y no pueda traspasar a la cabeza del lector, donde debería estar el mismísimo MAL implantado. Imagino que será por cuestión de la propia limitación del soporte, más que de la habilidad del mangaka. Un cómic en general no puede competir con el impacto visual y la mezcla de sentidos con los que juega el cine, ya que el sonido, por ejemplo, es la construcción mayoritaria de las escenas de tensión en un film. De todas formas, he de reconocer que no encontré en el mundo del manga personajes con tanta profundidad psicológica, y menos en el mundo del terror, donde se suele tender a mostrar la locura por la locura, algo que Ito es capaz de superar para dar una voluntad coherente a cada personaje.

Los relatos de los que se compone esta recopilación varían de tamaño, pues el más cortito de todos dura exactamente cuatro páginas nada más y es el que abre el volumen. Se llama Futón. Narra la historia de un chico llamado Tomio el cual se esconde en un futón porque dice ver espíritus malignos. Su novia, la cual le cuida durante todo ese tiempo que pasa encamado, llega también a verlos y decide escapar de la casa en la que viven juntos, dejando la explicación final de lo ocurrido al informe de la policía. Le sigue Espectros de madera, donde una casa familiar declarada bien cultural nacional por su buena conservación, se transforma de manera repentina tras la visita de una mujer que decide vivir en ella, llevando a sus antiguos dueños, un padre y su hija, a la desesperación.
El siguiente relato es Tomio y el jersey rojo de cuello alto, uno de los más angustiosos, pues juega con la idea de que el personaje no puede separar sus manos de su cabeza o ésta se desprenderá de su cuerpo. Transformación que ocurre tras que éste y su pareja decidieran visitar a una extraña pitonisa. Aquí la construcción de la angustia del chico y su cansancio, es recreada a la perfección . Le continúa una historia nostálgica y bonita, la más curiosa del volumen y una de las más originales, ésta se llama Una separación lenta. La historia mezcla sueños traumáticos, fantasmas y un final sorprendente. La siguiente historia muestra como un título puede ser toda una declaración de intenciones en el argumento. Miss disección baraja la desconcertante idea de que alguien quisiera ser diseccionado a voluntad. La protagonista, Ruriko, se cuela en una clase de disección de la facultad de medicina entre los cadáveres a estudiar y tras ser descubierta, huye dejando tras de sí los recuerdos de ella en uno de los alumnos presentes con el que compartía pasado. Tras ello, un complejo misterio queda por resolver a manos del lector. El ave negra mezcla viajes temporales y crueldad al mismo tiempo. Un montañero es encontrado después de un mes de aislamiento en la montaña. Tras lo que parecía un milagro por el hecho de que pudiera racionarse la comida de tres días en un mes, el montañero confiesa que en su supervivencia está implicada una misteriosa mujer de negro que acudía a alimentarle. Los motivos son crueles y desconcertantes al mismo tiempo. Magami Nanakuse es la penúltima historia, en la que se cuenta las extrañas formas que tiene una escritora de encontrar inspiración. Para acabar, La mujer que susurra, una historia algo floja de no ser por el impactante final que esconde. Cuenta la historia de Mayumi, una chica tan indecisa que es incapaz de vivir sin la ayuda de una asistenta que le tenga que decir qué hacer y qué pensar. Mitsu, que llega después que varias asistentas dejaran el trabajo por lo laborioso que resulta, afirma que, ayudando a Mayumi, tiene la sensación de recuperar su verdadero yo. ¿Qué misterios esconde esta enigmática frase?

Una vez más Junji Ito demuestra su maestría tanto en historias largas como en historias cortas. Ese ojo capaz de ver en algo sencillo una pizca de terror que se agranda cada vez más y más, inundando la cabeza del lector de las más grimosas obsesiones. Junji Ito está muy contento de que haya salido esta colección de cuentos y nosotros también.

futon-junji-ito-cincodays-com

  Edición original: Ma no Kakera . Edición nacional/ España: ECC ediciones. Guión: Junji Ito. Dibujo: Junji Ito. Formato: Rústica, 224 págs. Blanco y negro. Precio: 9´95 €.   Podríamos decir que Junji Ito es un mangaka y acertaríamos, pero también podríamos decir que es un forense y no estaríamos…
Guión - 8
Dibujo - 8.5
Interés - 9

8.5

Junji Ito en su máxima expresión. Historias cortas y miedos largos, fundamental y extremadamente recomendable.

Vosotros puntuáis: 9.34 ( 3 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Snooch
Snooch
Lector
22 julio, 2015 20:34

No he leído nada de Ito pero hace tiempo que me llama la atención este tomo, le daré una oportunidad.