Brass Sun: La rueda de los mundos

Por
1
907
 
Brass Sun

Edición original: Brass Sun: The wheel of worlds.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones, Junio de 2015.
Guión: Ian Edginton.
Dibujo: I.N.J. Culbard.
Formato: Cartoné, 208 págs. A color..
Precio: 20,50€.

 

“Ian Edginton e I.N.J. Culbard mezclan ciencia ficción, aventura y steampunk para dar forma a la historia de Wren, joven que tendrá que viajar a través de mundos fantásticos para restaurar el moribundo sol artificial que da vida al sistema solar mecánico al que pertenece su tierra.

Serializada originalmente en la mítica cabecera 2000 AD, cuna de grandes historietistas británicos, Brass Sun ha sido comparada con obras de referentes de la ciencia ficción, la fantasía y la aventura como Hayao Miyazaki, Philip Pullman, Ursula K. Le Guin o Michael Ende. ¡No dejéis pasar la oportunidad de visitar este fascinante universo! “

Vaya por delante que no pretendo hacer un análisis exhaustivo de la ciencia-ficción como género, sino de mi percepción del mismo, sin ser un experto en el tema. Porque con el paso de los años, como lector, uno se topa con la ciencia-ficción, un concepto muy amplio del que uno se hace una idea más o menos precisa, pero de la que después paulatinamente, va conociendo diferentes aproximaciones, hasta que descubre que existe todo un universo de subgéneros casi tan inabarcable como el de la música.

La revista semanal británica 2000 AD nació con el ánimo de ofrecer historias de ciencia-ficción, aunque no tardó en diversificar los géneros que ofrecía. Por supuesto, si por algo conocemos esta revista es por ser el hogar del Juez Dredd, y en esa línea podemos ver que muchos de los seriales contenidos en 2000 AD tienen ese punto de violencia, de suciedad, de transgresión… No es que me queje, nada más lejos de mi intención, pero cuando aparece algo distinto se hace notar. Brass Sun es muy distinto.

No se trata de una historia de acción, que también la tiene, sino de aventuras en las que lo primordial es el descubrimiento, tanto de lugares desconocidos como de la naturaleza del propio universo. Pero me estoy adelantando… El argumento es tan sencillo como enigmático: el sistema solar se está muriendo, y el sistema solar, curiosamente, es un mecanismo de engranaje, ruedas y palancas de escala galáctica, y cuando decimos que se muere queremos decir que su movimiento se está frenando. O lo que es lo mismo: se le está acabando la cuerda. ¿Os llama la atención o no? Podría dar para una anécdota dependiendo del guionista, pero el modo en que Ian Edginton aborda el argumento es igualmente atractiva: la protagonista, Wren, deberá viajar a los diferentes mundos de la galaxia (olvidaos igualmente de las naves espaciales) para encontrar los fragmentos de una llave que El Creador diseñó para reactivar el Sol.

Lo primero que nos viene a la mente, claro, al ver las religiones en torno al llamado “Relojero Ciego”, es que si bien en nuestro mundo la existencia de un dios creador es discutible, en el caso de La Rueda de los Mundos es casi palpable que alguien ha confeccionado ese sistema solar. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Por qué no salva ese creador su obra? Ops, parece que las preguntas son bastante trasladables a nuestra propia realidad. Y, de hecho, también las respuestas, de un modo filosófico, son trasladables. Es impresionante la aparente sencillez con la que Edginton elabora los distintos mundos, con sus características distintivas, sus sistemas sociales y sus ricos personajes. De hecho el dibujo de I.N.J. Culbard, con una aspecto tan limpio ayuda al engaño y nos hacen pensar que lo que estamos leyendo es algo muy superficial, y según vamos pasando las páginas nos damos cuenta de la riqueza de la trama y del universo que se despliega ante nosotros.

La historia comienza en el mundo natal de Wren, y cuando descubra que en sus manos está la posibilidad de salvar a todos se embarcará en una búsqueda que le llevará a otros planetas. La acompañará un joven monje conocedor de muchos detalles del funcionamiento del Gran Engranaje, aunque no todos. En cada mundo se encontrarán con distintas dificultades que reflejan diferentes aspectos de nuestra sociedad, ya sea la avaricia política, como la comercial, como el fanatismo religioso. Y en todos, inmersos en sus preocupaciones, viven ajenos al mal común.

La idea de ir recorriendo la galaxia en busca de los fragmentos de la llave, tal que las Gemas del Infinito, tal que las Bolas de Dragón, es tan sencilla y al mismo tiempo tan poderosa que nos mantiene interesados tanto por el desenlace como por el camino a recorrer.

Por desgracia la historia está inacabada. En tres ocasiones se ha publicado, serializado, uno de los volúmenes que comprenden este tomo, y el último concluía, como las otras veces, emplazándonos para un cuarto de futura publicación. La reciente aparición de este mismo tomo recopilado por la propia editorial nos indica que era buen momento para recopilar este en España, ya que posiblemente el cuarto tampoco será el último volumen.

En esta edición en tomo, claro está, se pierde el componente de serialización de la edición original, pero esto curiosamente hace la lectura mucho más ágil. La gran mayoría de los capítulos son de apenas cinco páginas, terminando todos en micro-cliffhangers que nos animan a seguir leyendo. En el tomo la lectura es continua, sin interrupciones de este tipo, pero las escenas son las mismas, momentos que tiran de ti hacia adelante para que avances más y más.

Enlaces de interés

 Introducción de Ian Edginton incluida en el tomo de ECC Ediciones.

  Edición original: Brass Sun: The wheel of worlds. Edición nacional/ España: ECC Ediciones, Junio de 2015. Guión: Ian Edginton. Dibujo: I.N.J. Culbard. Formato: Cartoné, 208 págs. A color.. Precio: 20,50€.  "Ian Edginton e I.N.J. Culbard mezclan ciencia ficción, aventura y steampunk para dar forma a la historia de Wren,…
Guión - 9
Dibujo - 8.1
Interés - 9.1

8.7

Vosotros puntuáis: 7.8 ( 1 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
dhaldon
dhaldon
Lector
16 julio, 2015 19:27

Yo lo compré por un impulso y no me arrepiento, una historia muy sólida y muy pensada y un dibujo quita le viene como un guante. Ojalá continúe pronto, da gusto encontrarse tebeos así.