Especial ZN – Amigo Invisible 2022

¡Ya están aquí los Reyes Magos! Y nosotros hoy lo celebramos con nuestro Amigo Invisible en la redacción. ¡Pasen y vean nuestras recomendaciones!

¡Ya están aquí los Reyes Magos! En Zona Negativa -y pese a las adversidades- tenemos el espíritu navideño por las nubes así que este año regresamos con nuestro Especial Amigo Invisible. Todos habréis participado algún vez en uno de estos juegos así que podéis haceros una idea del funcionamiento. Una serie de redactores de la web se han sumado a esta iniciativa en la que mediante sorteo les ha sido asignado uno de sus compañeros. El objetivo es hacerle una recomendación, un regalo para Reyes Magos basado en el conocimiento (o no) sobre la persona que les ha caído en gracia. ¡Pasa y descubre las recomendaciones navideñas que nos hacemos entre los redactores de Zona Negativa!.

El amigo invisible de Ángel García es

Nexus, de Mike Baron y Steve Rude. Dark Horse

Qué difícil es regalarle algo nuevo a alguien que tiene tus mismas aficiones y la misma velocidad para disfrutarlas. Ángel es tan DCíta como yo y encima, pese a su juventud, se conoce los clásicos tan bien, o mejor, que yo. Así que, suponiendo que nuestros gustos son parecidos voy a arriesgarme con algo muy alejado, pero igualmente disfrutable, NEXUS de Baron y Rude.

Ya sé que es un regalo difícil porque no quedan ediciones actuales y en español se editó muy poquito, pero sé que eso no es problema para ti, que sabes rebuscar donde haga falta. Además, lo genial de Nexus es que te puedes subir al carro donde quieras.

Porque Nexus es una auténtica Space Opera con todas sus letras. Es una Soap Opera dónde protagonista y secundarios cambiarán, evolucionarán, se entrelazarán y separarán tantas veces como haga falta y todo seguirá siendo diferente para seguir siendo deliciosamente igual. Y es una Space Fantasy de principio a fin con sus miles de razas, credos, naves, tecnologías y aventuras increíbles.

Y sí, Ángel, para colmo es un tebeo de superhéroes realizado por los mejores autores que puedas imaginar. Ya sé que Baron en DC no tuvo oportunidad de brillar, pero aquí se lució (y sigue haciéndolo en goteos cada vez más escasos) como solo los grandes saben hacerlo. Y que decir de Rude, esa mezcla imposible entre Kirby y Toth que nos ha hecho suspirar cada vez que ha tocado nuestros héroes.

Si no lo conoces, toda mi ilusión en el regalo, si te gusta un tercio de lo que me gustó a mi ya estará entre tus favoritos. Si llego tarde… jolín Ángel, ¡es que tenemos los mismos gustos!

El amigo invisible de Diego García Rouco es

Dreadstar Returns, de Jim Starlin y Jaime Jameson. Ominous Press. 100 páginas. 29,95 $

La empresa de seleccionar un regalo para una persona tiene siempre algo de responsabilidad, porque existe una cierta presión para acertar. Sin embargo, en esta ocasión, la suerte ha querido, don Diego, que me tocara en suerte agasajarte en este día tan especial y, rápidamente, vino a mi mente una conversación en la que, junto al amigo Tristán, hablamos sobre un clásico del tebeo independiente de los años ochenta: Dreadstar.

Recuerdo que hablamos un poco sobre aquella epopeya cósmica con la que Jim Starlin había dado rienda suelta a sus temas preferidos, a través de un serial en la serie antológica Epic Illustrated -la mítica Odisea de la Metamorfosis-) de dos novelas gráficas –El precio y Dreadstar- y una serie regular con una premisa sumamente tan atractiva como interesante. Comentamos que la historia había empezado a decaer, tan pronto como el protagonista había sido llevado por su autor hacia derroteros más superheroicos, hasta convertirle en un trasunto de otro de sus personajes-fetiche, el Capitán Marvel. A día de hoy, como se repite en La libreta de Van Gaal, gran parte de la colección permanece inédita en nuestro país, pero hemos tenido la suerte de poder disfrutar de la mejor parte, pese al hecho de que la edición más duradera terminara hace casi treinta años, con un final en suspenso. El paso desde Epic Comics -el sello autoral de Marvel- a First Comics -que había cerrado sus puertas para siempre a principios de 1992- hizo que la adaptación de ese material fuera inviable, pero, viéndolo con la perspectiva de haber podido leerlo -gracias a una reciente reedición- casi es mejor quedarse con ese final. Estaba, efectivamente, el clímax en el esperado duelo final entre Vanth Dreadstar y el Alto Señor Papal, pero, a partir de ahí y por aquello de que el espectáculo debía continuar, la serie continuó por unos derroteros que la alejaron más y más de sus premisas. Starlin dejó, en primer lugar, el dibujo, para ponerlo en manos de artistas cuyas cualidades no eran las adecuadas para una serie de corte cósmico. Con todo, hay que reconocer que el señor Muerte le echó valor, al intentar contar qué pasaba cuando derrocabas un imperio galáctico. Es el desafío inherente a imaginar qué acontece después de aquello de «y comieron perdices» al que se enfrentan todas las historias que, pese a tener un final feliz, pueden dar más de sí.

Pese a su atribulada historia editorial y su indicado declive, Dreadstar y compañía simbolizan uno de esos tebeos independientes en los que el autor pone lo mejor de sí, consciente de que es el amo y señor de los destinos de sus creaciones. La Odisea de la Metamorfosis es una guerra estelar sin cuartel donde hay espacio para hablar sobre temas que, aún hoy, son objeto de discusión: la economía lineal desaforada, la sobreexplotación de los recursos naturales, el genocidio, la manipulación genética, el concepto de alma… El precio y Dreadstar: la novela gráfica tratan de la ambición, del sacrificio y de la posibilidad de redención por medio de la renuncia al sendero de la guerra. La propia serie regular tiene una premisa irresistiblemente atractiva: una banda de forajidos estelares que intenta terminar con una guerra bicentenaria entre dos superpotencias galácticas. Una pena que la trama no durara mucho, pero, aún y así, había temas con mucha enjundia y de rabiosa actualidad, como el papel de los medios de comunicación o el influjo de la religión en la vida cotidiana. Incluso la última etapa con guiones de Starlin apunta hacia asuntos interesantes, pero la épica, la emoción, la magia preexistente, habían desaparecido por completo, junto con las ventajas inherentes a publicar en un sello mimado por la casa de las ideas, en lo que a calidad del producto se refiere.

Después de la caída de First Comics, Dreadstar y compañía pasaron al barbecho, aunque no por mucho tiempo. La proliferación de sellos editoriales a mediados de la década trajo consigo una miniserie -Jim Starlin’s Dreadstar- en la que Peter David y Ernie Colon narraban las andanzas de la hija del protagonista. Del señor Muerte solamente tuvimos dos portadas sin mucho gancho y ahí acabó la historia. Durante los siguientes veinte años hubo rumores de todo tipo: una continuación de la serie original, una adaptación cinematográfica -en unos tiempos en los que se compraban los derechos para llevar al cine o la televisión obras inéditas-… pero nada parecía llegar.

Cuando todo se daba por perdido, llegó el anuncio de Dreadstar returns. Se trata de una novlea gráfica en tapa dura de cien páginas, en las que Jim Starlin, secundado por Jaime Jameson, recupera al que, según sus propias palabras, es su personaje favorito. El veterano autor despliega todo su talento, con el fin de presentarnos una aventura en la que la parroquia veterana -tú, Tristán y yo, amigo Diego- pueda reencontrarse con la versión más recordada del personaje, en tanto que la afición novata pueda conocerla. Vanth vuelve a empuñar esa espada de inimitable e insuperable diseño que, en las historias clásicas, se convirtió en símbolo del personaje y su entorno. Puedes reencontrarte con Oedi, el último hombre gato del planeta Caldor y con Tuetún, la mole de músculos con tendencia a caerse desde gran altura. Reaparecen otros personajes principales de la banda y, por fin, se cierran un par de pequeños cabos sueltos que llevaban pendiente desde hace casi cuarenta años, al tiempo que se deja la puerta abierta a una continuación.

Así pues, mientras soñamos con una edición definitiva como la que ya está en inglés, siempre puedes echarle un tiento a este regreso que, en mi opinión, recupera las mejores esencias del personaje, aunque ya no tenga, por razones evidentes, la fuerza de los inicios.

El amigo invisible de Edu Sesé es

Sunny, de MATSUMOTO Taiyô. ECC Ediciones. Rústica con sobrecubiertas. 216 páginas. 12,95€

Me ha tocado en suerte ser el amigo invisible de Edu Sesé, compañero con el que tengo en común el haber entrado a formar parte de esta familia en la misma época, con el que siento gran afinidad por haber crecido y aprendido juntos desde aquel momento, y al que consideron una persona que siempre aporta nuevas perspectivas a mis esquemas mentales, a través de sus interesantes textos y su animada participación en los programas de nuestro podcast. Te incorporaste como parte del equipo de indie, pero pronto oteaste nuevos horizontes, y desde entonces, comenzaste a demostrar una amplia visión del cómic y un creciente interés por el noveno arte japonés, convirtiéndote en poco tiempo en un experimentado otaku, siempre ávido de nuevas obras de cualquier época que te ayudaran a continuar avanzando a través de tu particular bushido lector.

En estos años compartiendo nuestro camino también se han producido cambios a nivel personal, has vivido nuevas experiencias y alcanzado nuevos planos de felicidad, de los cuales nos has hecho partícipes y… Un momento. ¡¿Cómo que he tenido suerte de que me toque Edu?! ¿Qué recomiendo a alguien que se caracteriza por tener una gran diversidad lectora, estar al día de las novedades del medio y acumular un gran bagaje de experiencias vitales? Tras meditarlo durante unos días, creo que acertaré con esta recomendación, si es que no has llegado ya a ella por tu cuenta, ya que creo que en este momento de tu vida agradecerás esta visión sobre otras infancias y otras paternidades, que subyacen ocultas bajo esas capas superficiales de nuestra sociedad que se nos presentan como ideales y deseables, pero que ocultan tragedias producidas por una agresiva maquinaria política y económica, las cuales nunca debemos dejar de tener presentes.

Por ello, me arriesgaré a hablarte en esta ocasión de MATSUMOTO Taiyô, un autor de culto y gran relevancia artística, uno de esos mangakas que tienden puentes entre Japón y occidente, gracias a sus marcadas influencias del cómic europeo y los reconocimientos obtenidos en el Festival International de la Bande Dessinée de Angoulême o los estadounidenses Harvey Awards. Se trata de un autor con un estilo muy personal, que ha desarrollado su carrera al margen del circuito mainstream del manga y que se ha preocupado por dar voz a los oprimidos y olvidados, por mostrar sus carencias y defectos a la sociedad y señalar la injusticia con la que castiga a ciertos integrantes de la misma, a los que aboca irremediablemente a un trágico destino.

En nuestro país tenemos la suerte de contar con una nutrida selección de sus trabajos, publicados por la línea manga de ECC Ediciones, de las cuales quiero destacar el que para mí es su título más brillante. Sunny es una obra de tintes autobiográficos, en la que el autor vuelca sus propias experiencias personales y refleja esa infancia dura y amarga que le tocó vivir, enriqueciendo este retrato con los recuerdos de otros niños y adultos. Esta es la historia de un grupo de niños que crecen en una casa de acogida, abandonados por sus familias u obligados por diferentes circunstancias, que deben aprender a lamerse sus propias heridas y cuidar de sí mismos, pero que forjan lazos entre sí hasta formar su propia familia. Se trata de un relato en el que los juegos, las ilusiones y las gamberradas chocan contra el dolor, la realidad y la responsabilidad, provocando un violento e imprevisible moldeamiento de los individuos. Esta agresiva transición de la infancia a una etapa más adulta de la vida de los protagonistas queda plasmada a la perfección mediante el estilo artístico de Matsumoto, gracias a su trazo sucio y desgarbado y a la importancia que concede a detalles esenciales y simbolismos, que suponen mecanismos disparadores de todo este desarrollo evolutivo.

Espero acertar con esta recomendación y quedo a la espera de conocer tus impresiones, recordándote una vez más, querido Edu, cuanto te apreciamos en la sección manga (guiño-codazo-guiño). ¡Que tengas un feliz día de Reyes!

El amigo invisible de Enrique Doblas es

Grandes autores de Batman: Darwyn Cooke – Batman: Ego, de Bill Wray, Darwyn Cooke, Paul Grist, Tim Sale. ECC Ediciones. Contiene Batman: Ego, Batman: Gotham Knights núms. 23 y 33 USA, Catwoman: Selina’s Big Score USA, and Solo núms. 1 y 5 USA; 208 páginas. 20,50€

¡Hola Enrique! Lo primero y ante todo, espero que estés pasando unas buenas fiestas, y que tú y la gente que quieres estéis lo mejor posible en estos tiempos tan extraños; ahora viene lo malo, y es que voy a pegarte una pequeña turra navideña; ya sabes, como ese que se te sienta al lado en las celebraciones y te empieza a contar su vida con dos copas de más cuando lo único que quieres es tirarte en el sofá a ver Cachitos en La2. Sí, ese tipo de turra navideña. En primer lugar, decirte que me encantó descubrir que eras tú mi amigo invisible de este año, y es que es todo un honor poder dedicarle unas palabras a un redactor con una trayectoria tan reciente y a la vez con un nivel tan elevado como el tuyo; a todos nos dejaste patidifusos en noviembre de aquel olvidable 2020 dedicándole tu primer artículo ni más ni menos a Slash Maraud con un debut que no parecía para nada un debut, todo un articulazo que nos volvió a confirmar que Zona Negativa tiene una magia especial para elegir a sus redactores (algo así como el sombrero seleccionador de Hoghwarts) y que contigo habían dado en la diana una vez más. Releyendo el artículo de Slash Maraud fue cuando pensé en un primer regalo para ti, y es que al ver esa referencia al Batman de Doug Moench y Paul Gulacy me vi tentado a regalarte el Grandes Autores de Batman: Presa y Terror, donde ambos autores brillan especialmente en esa Presa que sirve como complemento perfecto para el gran Batman: Año Uno. Pero incluso así me pareció un regalo bastante previsible para todo un redactor de DC, y más para alguien como tú, que se ha caracterizado por dar un paso más en la divulgación e ir buscando esos límites del cómic superheróico para adentrarse en terrenos más que interesantes, como los que nos descubrías en tus artículos adentrándote en la historia de DC como esa maravilla dedicada a Tim Truman, el extraordinario repaso junto a otro grande como es Gustavo Higuero de las Crisis en Tierras Infinitas o ese homenaje de caerse de espaldas a toda una época como fue La Legión a través de Giffen, artículos todos ellos que ya se han convertido en clásicos de Zona Negativa por derecho propio. Así pues, y con todo ese bagaje que has ido desplegando como redactor, como dirían Alan Moore y Dave Gibbons: ¿qué se le regala a un hombre que lo tiene todo?

Mi elección para ti ha sido finalmente Batman: Ego. Para los duchos en DC puede parecer una elección bastante perezosa, pero tiene su porqué. Verás, la idea me la dio tu participación en el Batman Day de este año en Zona Negativa, el artículo en el que varios redactores elegíais vuestras obras favoritas (por el motivo que fuese) del Hombre Murciélago. Tú elegiste un cómic alejado de las típicas recomendaciones y los clásicos editados una y mil veces, recorriendo un camino muy personal que me encanta en este tipo de artículos y que los hace sumamente especiales: tu primer cómic de Batman, de la época de Zinco (ahí estamos, compartiendo generación) y de la maravillosa etapa de Mike W. Barr, Alan Davis y Paul Neary. Un cómic cualquiera, pero único para ti, y cuya reseña decidiste arrancar de manera inmejorable con una frase que se me quedó grabada: “la memoria es un constructo subjetivo”. Y así, pensando en Batman, en los recuerdos de un redactor de DC que evolucionó en sus gustos hacia palabras mayores, y en las infinitas posibilidades que han demostrado tener estos personajes inmortales cuando caen en manos de autoras y autores que de verdad quieren ir un paso más allá, me acordé de Batman: Ego, la obra maestra de nuestro añorado Darwyn Cooke que enfrenta como nadie a Bruce Wayne con sus demonios internos, reescribiendo una vez más la psique del Hombre Murciélago para dejarnos una historia inolvidable que reformula nuestro propio concepto de lo que es Batman.

Además, y esto le da un plus de utilidad al regalo aunque ya te lo hayas leído, Batman: Ego se puso de actualidad en nuestro oscuro rincón del área de Cine cuando Matt Reeves lo mencionó por sorpresa durante el primer DC Fandome y antes de enseñar el sensacional primer teaser de la película, como una de las grandes influencias de The Batman, ese caramelo que nos tiene reservado este 2022 y que de seguro el área de DC vais a disfrutar especialemente. La referencia a Batman: Ego, junto con otras menciones de Reeves en la entrevista como la de Taxi Driver, hermanó por unos momentos las mejores expectativas de la sección de DC y la de Cine y seguro aumentó vuestras ganas de verla tanto como a nosotros. Tener Batman: Ego presente en este comienzo de 2022 es otro aliciente más para querer aceptar la propuesta de Matt Reeves de ofrecernos otro Caballero Oscuro más, pero como aquel que se enfrentaba al Sombrerero Loco en tu cómic favorito de Batman, algo único e irrepetible también. Y ya que estábamos con las metáforas de Harry Potter (no sé exactamente por qué han surgido en este regalo, pero bienvenidas sean ya que están aquí), un cómic (cualquier cómic) de Darwyn Cooke es más que un regalo: es todo un Expecto Patronum, un encantamiento defensivo para enfrentarnos a cualquier cosa que nos quiera lanzar este 2022 que, estoy seguro, será más amigable que sus predecesores. Aquí he de confesar una cosa, y perdona si esto es todo un off-topic de tu amigo invisible, pero no quiero despedirme sin decirla: en estos años de pandemia, nuestras mentes se han puesto a prueba; en mi caso, he pasado tiempos difíciles intentando buscar una esperanza en una sociedad que muchas veces ha puesto a prueba mi sentido del bien, de lo correcto, de la comunidad y la empatía; no me avergüenza decir que, en esos momentos de duda, el haber tenido a mano y a golpe de grupo de chat a la redacción de ZN ha supuesto uno de los mejores botes salvavidas que uno pudiera desear, un bote lleno de personas maravillosas, inteligentes y afectuosas al que he podido amarrarme con fuerza en medio de la tempestad incluso cuando no soy una persona de muchas palabras (quién lo diría, con la parrafada que estoy soltando). ZN en sí misma sigue siendo uno de los mejores regalos que podría tener y toda una vacuna contra los malos momentos.

Así que me despido, querido Enrique, renovando mis mejores deseos para ti en este nuevo año. Pero, sobre todo, deseando que podamos seguir leyéndote y que nos sigas descubriendo todos esos lugares recónditos repletos de tesoros escondidos de esa Arcadia feliz de todo amante de los cómics que es el Universo DC (y sus galaxias cercanas). Un abrazo de tu amigo y vecino del área de Cine.

El amigo invisible de Fer García es

Piel de hombre, de Hubert Boulard y Fred Zanzim. Norma Editorial (Glénat). Contiene Peau d’Homme FRA; Tomo cartoné. 160 páginas. 29,50€

El perfil de Fer es uno de los más complicados que me podría tocar en suerte. Es un redactor de la sección de manga de la web, pero lo cierto es que por conocimientos, por curiosidad y verdadero amor al medio, podría estar en cualquier otra sección y hablar con propiedad de cualquier tipo de publicación. Es un lector de los que ostenta la etiqueta de empedernido y más allá del manga, también es lector habitual de cómic europeo y americano. Además, suele estar al día de lo que se edita en nuestro país y me consta que tiene una importante colección que va ampliando mensualmente (bichear su Whakoom me lo ha confirmado). Con todo esto quiero decir que es ese tipo de persona a la que conociéndole nunca te arriesgarías a regalar un cómic. Pero las reglas del Amigo Invisible son claras…

¡…así que no me queda otra que jugármela con alguna novedad! Es la única manera de poder llegar a tiempo… ¡que no de sorprenderle! Esa parte la descarto por completo. Pero, además, he querido buscar un título que pueda gustarle y que refleje sus gustos. ¡Qué menos! Me he decantado por Piel de hombre del tándem formado por el guionista Hubert Boulard y el dibujante Zanzim, una de las últimas novedades de Norma Editorial publicadas en nuestro país y que viene avalada por un gran éxito de crítica y público en Francia. Allí ha sido reconocida con el Premio de los Libreros de Cómic Franceses, el Gran Premio de la Crítica ACBD, el Premio de los Bibliotecarios y, para rematar, la prestigiosa Fauve Des Lycéens del Festival de Angoulême.

Se podría decir que no me he roto la cabeza, pero si he elegido esta obra es porque pienso que trata temas de corte social, principalmente de sexo y género, y de manera muy inteligente me atrevo a afirmar, con los que -sin duda- mi compañero podrá disfrutar y conectar. La obra es una fábula medieval que nos cuenta la historia de Bianca, una joven que en las postrimerías de su enlace matrimonial -¡concertado, obviamente!- recibe un regalo insólito de su tía: una piel de hombre. Con ella, Bianca puedes convertirse en un chico y ver el mundo a través de sus ojos.

Esta premisa tan sencilla es manejada por los autores de manera muy acertada, ofreciéndonos una disección de lo que históricamente ha supuesto ser una mujer en las sociedades antiguas y como muchas cuestiones determinadas por la desigualdad y la misoginia siguen encontrando paralelismos en la actualidad en el mundo contemporáneo. Hubert y Zanzim nos invitan a reflexionar sobre los roles de género y las convenciones sociales, la manera en la que entendemos lo masculino y lo femenino y conceptos como la familia y la sexualidad.

Piel de hombre es una lectura ágil, entretenida y certera en su diagnóstico. Además, pese a su aparente ligereza narrativa, el retrato psicológico de sus personajes y su evolución nos permite conectar de manera muy íntima con esta historia que rezuma feminismo en mayúsculas. Una obra que nos muestra como tanto mujeres y hombres están en el mismo barco, sufriendo las consecuencias de las ideas más retrógradas y sexistas que históricamente han estado alimentadas por la religión, la política, el fanatismo y la ignorancia.

No tengo dudas que esta obra será del gusto de Fer, aunque también estoy seguro que ya debía tenerla en el radar. Así que simplemente espero que esta recomendación sirva para confirmarle sus sospechas sobre la calidad de esta obra. ¡Si no la ha leído ya antes de publicarse esta entrada! Y si sigue teniendo dudas, también tiene la magnífica reseña en la web dedicada a Piel de hombre realizada por el compañero Tristan Cardona.

El amigo invisible de Gema Campos es

En lo profundo del bosque, de Carmen María Machado, Dani, Tamra Bonvillain. ECC Ediciones (DC Comics). DC Black Label. Contiene The Low, Low Woods núms. 1-6 USA ; Tomo Cartoné. 160 páginas. 18,95 €


Gema Campos
es una de las nuevas incorporaciones a ZN del ya caduco 2021, un gran fichaje para el excelente equipo Marvel. Su adoración por los cómics de los mutantes o Spiderman es bien conocida, así como su pasión por el manga. Gema también ha reseñado obras del lejano Japón con excelente resultado. Recomendarle un cómic Marvel por este amigo invisible hubiera resultado una apuesta segura, pero no es tan fácil. ¿Qué cómic importante de la casa de las ideas ha dejado de leer nuestra amiga? No me atrevo a sugerirle ninguno. Entonces, ¿algún manga? Menos todavía, mi conocimiento sobre la materia es ínfimo y no me gusta regalar algo que no he leído. Así las cosas, es muy tentador para un Dcero como yo, recomendar un cómic DC, más aún sabiendo que Gema se ha prodigado muy poco en la editorial de Wonder Woman, Batman o Superman. Sería muy fácil, en DC hay muy buenas obras para regalar (no se lo digáis a nadie, pero muchas más que en Marvel) aunque no quiero ser yo quien rompa la falsa ilusión de nuestra compañera de que los mejores cómics de superhéroes son los de la gran “M”. Entonces recordé una conversación en el chat principal de ZN y tuve claro la recomendación. Se trata de En lo profundo del bosque, una obra de DC, del Black Label, del sello Hill House Comics, escrita por Carmen María Machado, dibujada por la artista griega Dani con Tamra Bonvillain al color.

Dos amigas despiertan en el cine, sin ningún recuerdo previo, algo que ocurre con las mujeres del tétrico y sobrenatural pueblo minero americano donde se desarrolla la acción. Ellas están dispuestas a descubrir la verdad embarcándose en una peligrosa investigación donde los secretos mejor guardados comienzan a desvelarse.

Todo el cómic está narrado bajo el intenso y perspicaz monólogo interior de sus protagonistas, dos chicas fuertes y reales que contrastan con el entorno, enteramente fantástico. Una conjunción no tan bien avenida como cabría esperar, sin ser definitivo para el disfrute del libro. La virtudes de este residen en lo bien que construye sus protagonistas o en cómo plantea la denuncia social. Con naturalidad, Machado, expone graves abusos apoyándose en la desgarradora fuerza de la verdad más cruda. También es muy interesante el dilema que se presenta sobre la memoria o la franqueza con la que trata ciertos temas. Un cómic sublime en la representación y denuncia de las injusticias que expone.

No nos podemos olvidar de Dani. La artista tiene una muy buena composición de página, tintas preponderantes que ambientan muy bien el lúgubre escenario y un estilo muy marcado, distinto del dibujo más común. Cuenta con un gran diseño de personajes y sabe ser terrorífico con los seres sobrenaturales que asolan el pueblo. Con el, siempre adecuado, color de Tamra Bonvillain, la atmósfera del cómic está muy bien lograda.

Espero que te guste, le he dado muchas vueltas y creo que he podido acertar. Si no es el caso, házmelo saber y te recomiendo algún buen tebeo de superhéroes. He dicho bueno, así que de DC, por supuesto. Bromas a parte, ha sido un placer poder compartir el amigo invisible de ZN contigo, te mando mis mejores deseos para que en el 2022 cumplas todos tus propósitos ¡Feliz año!

El amigo invisible de Gustavo Higuero es


Marvel vs DC: 50 Años de Guerra Editorial de Reed Tucker. Planeta Cómic.

Mi amigo invisible es un compañero que lleva muuuuchos años colaborando con Zona Negativa. Gustavo cumplirá nada menos que 8 años en esta nuestra casa, dándolo todo en lo que se refiere a DC Comics. Es paradójico y, porqué no decirlo, un bien recibido guiño del destino que su amigo invisible sea yo, que apenas supero los 8 meses en la web y que trabaja con la otra gran editorial estadounidense, Marvel. Ojo, que Gustavo está muy lejos de ser un fanboy sin criterio. Quienes le seguimos en redes sociales ya sabemos que nunca deja de recomendar obras que le gustan o simplemente le parezcan interesantes, independientemente de la editorial que las publique.

Mi regalo tiene varias connotaciones. Por un lado, recordar lúdicamente la rivalidad histórica entre Marvel y DC (algo que no existe en Zona Negativa ya que todos los redactores de la sección Marvel respetamos enormemente -ejem- el gusto de nuestros compañeros de la sección DC). Pero también recordar que las contribuciones de Gustavo a la web no se limitan a DC sino también a la, demasiado discontinua, sección ZNLibros. Personalmente, me encantaría ver cómo esta sección va poco a poco volviendo a tener más presencia en la web, sobre todo porque no han dejado de publicarse en los últimos años excelentes novelas de fantasía y ciencia-ficción, pero también obras divulgativas e incluso de corte más académico que, estoy seguro, atraerían a parte de los seguidores de Zona Negativa.

Mi regalo es, por tanto, un libro sobre cómics. Marvel vs DC: 50 Años de Guerra Editorial por Reed Tucker. Con un estilo de narración que recuerda a otro excelente ensayo Console Wars: Sega, Nintendo y la batalla que definió una generación, Tucker nos lleva por los hitos más conocidos de la relación amor-odio entre ambas editoriales como el primer frustrado intento del cross-over Vengadores/JLA o el universo Amalgam, esta última iniciativa fruto de la necesidad más que del convencimiento de las dos empresas. Pero el libro también habla y mucho de las personas, editores y autores, de los que siempre fueron fieles a una editorial y de los que saltaron de una otra, de rencillas, peleas pero también momentos de confraternización.

Nada más, compañero. Espero que te guste el libro y que, si te apetece, no dudes en reseñarlo por aquí.

El amigo invisible de Igor Álvarez es

Home Sick Pilots, de Dan Watters y Caspar Wijngaard. Image Comics. Tomo rústica. 150 páginas. 9,99$

Uff, esta va a ser difícil. En general suele ser complicado recomendar una obra a cualquiera de mis compis, porque el conocimiento que atesoran es bárbaro, pero es que en este caso hablamos del referente con mayúsculas, el amo y señor del indie, the king in Castro-Urdiales. Igor es uno de los pilares de ZN. Es, además, el jefe de la redacción de cómic independiente USA, lo cual me pone en un severo aprieto teniendo en cuenta que ese es precisamente el campo en el que mejor me muevo. Pero como él se lo merece, he tirado de libreta y apuntes para localizar algo que mi querido sensei no haya leído (¡o eso creo!, nunca te puedes fiar de su voracidad). Y claro, me he tenido que ir al mundo de las obras inéditas en nuestro país.

Home Sick Pilots es el primer título que se me ha venido a la cabeza al pensar en Igor, y probablemente tenga que ver con que sus protagonistas tengan un grupo punk, porque por si fuera poco el señor Igor es también un melómano de primera categoría. Pero ese no es el único motivo. Estrenada en diciembre de 2020 y publicada por Image Comics, Home Sick Pilots es una curiosísima y molona reinvención del arquetipo de la casa embrujada. Una adolescente complicada llamada Ami se cuela en la casa encantada de su pueblo californiano buscando dar el bolo definitivo con su banda. Sin embargo, resulta que la leyenda sobre su embrujo era absolutamente real. Dan Watters es el encargado de tejer un guion loco que mezcla el terror, la edad del pavo y… ¿¿¡mechas!?? con la suerte de contar en el dibujo con un espectáculo con patas como es Caspar Wijngaard y su obsesión por el morado y el azul neón. La serie lleva dos tomos de momento y sumando, y estoy seguro de que mi compi la disfrutará como un cochino en un barrizal.

Pero sinceramente, el cómic es lo de menos. Lo mejor de que me haya tocado Igor es poder aprovechar este particular rinconcito que tenemos todos los años en Reyes para poder decirle delante de todos nuestros lectores lo fundamental que es para esta web y para mí. Desde que nuestros caminos se entrelazaran hace algo más de dos años, con él como nuevo jefe de sección y un servidor como temeroso redactor novato, no ha habido una sola vez que no se haya mostrado como lo que es: un líder nato, un sabio de las viñetas y, sobre todo, una grandísima persona. Hay muchos motivos por los que mi etapa en ZN es genial, y el más importante de todos es él. ¡Va por ti, maestro!

El amigo invisible de Jordi Molinari es

El Puño de la Estrella del Norte nº 1/18, de Tetsuo Hara y Buronson. Planeta Cómic. Tomo Kazenban. 304 páginas. 12,95€

Un año más, juego al Amigo Invisible con mi segunda familia, esa comunidad que formamos Zona Negativa y en la que ya tengo el honor de formar parte durante casi cinco años. Todo un lustro de amistad, trabajo en lo que más adoro en este mundo y no pocos encuentros en persona con compañeros y amigos maravillosos que están repartidos por toda la orografía española y en ocasiones, por allende las fronteras del país.

En esta ocasión, tengo otra vez, la suerte de por un lado no repetir con mi amigo invisible, y por otro, de que éste sea alguien a quien tengo el honor de conocer el persona. Se trata de Jordi Molinari, a quien tengo el placer de llamar amigo y quien, curiosamente, fue la primera persona a la que pude poner cara una vez me uní a la web.

Corría noviembre de 2017 y la Heroes Comic Con de Madrid acababa de empezar. Sali a las cuatro de la mañana de Logroño, y a las ocho, con un sueño que no me dejaba dormirme por la emoción de ir a mi primer salón con esas personas con las que llevaba colaborando y hablando desde Mayo de ese mismo año, llegue a un Madrid que se estaba despertando en una mañana de Sábado en la que todavía era demasiado pronto para empezar tan excitante jornada.

Afortunadamente, cuando por el grupo de wahtsapp puse que ya me encontraba por la capital, un rápido Jordi Molinari me contestó que él había llegado hacía poco, y que nos veíamos en unos minutos en Ifema.

Jordi fue la primera persona de Zona Negativa con la que hablé de cómics, con la que me tomé un café y con quien compartí mis inquietudes sobre el Green Lantern de Geoff Johns que acababa de empezar a leer.

Un amigo con quien puedes hablar de absolutamente todo, que disfruta muchísimo aquello que le gusta, y que lo mismo te da una master class sobre DC Comics, pokemon o Wrestling.

Precisamente por esta última afición comentada, por la pasión que siente Jordi por la lucha libre, y porque él es también un luchador en cuyo espejo siempre es conveniente mirarse te recomiendo amigo El Puño de la Estrella del Norte, en el que solo la valentía y la pelea del más fuerte te dan la victoria.

El amigo invisible de Jordi T. Pardo es

Superman contra el Klan, de Gene Luen Yang y Gurihiru. Editorial Hidra (DC Comics). 240 páginas. 14,95€

Me cuesta regalar un cómic a Jordi, uno de los redactores veteranos (que no se lo tome a mal) y al que tengo por lector voraz, capaz de disfrutar y reseñar obras para Manga y también para comentar el final de etapa del Spidey de Spencer sin las secuelas que yo, sin duda, arrastro todavía. Por ello, sabiendo que es muy probable que toda lectura que recomiende ya la haya leído y que es complicado, he querido llevármelo a lo personal.

Más allá de que, como diré después, me parezca uno de los grandes tebeos de DC Comics de los últimos años y que vale como imprescindible para cualquier lector, hago el nexo con el Podcast sobre la Liga de la Justicia de principios del año pasado, el primero largo que yo grababa para Zona Negativa y que terminó por ser una experiencia magnifica para mí, gracias a lo majos que fueron mis compañeros conmigo.

En este hablábamos mucho, que no demasiado, sobre salchichas, pero también de Superman, sus valores y lo que tiene que representar para el lector o espectador. Así que pensé en varias opciones que tuvieran ese tema como principal y que más se ajustaran a mi propia visión del personaje.

De inmediato, me acorde de Superman contra el Klan, el mejor ejemplo de DC Young Adult y una de las mejores y más premiadas obras de la editorial en tiempos recientes. El dibujo de la misma, a cargo de las Gurihiru, es una delicia, distinto a lo que vemos habitualmente en las dos grandes.

Lo que más me gusta de la obra es el lenguaje empleado. Es sencillo, pero siempre acertado, capaz de hacer que sea accesible tanto para veteranos como para los jóvenes a los que en principio va dirigida. Es sorprendente el modo que tiene de tocar temas tan sensibles, cargados de significado, de un modo tan natural y característico.

Esto sin dejar de ser un tebeo de superhéroes y sin renegar en absoluto del personaje. Construye los temas alrededor de la figura de Clark, aprovechando el lado más humano del Hombre de Acero a partir de su condición fundamental de extraterrestre y, tal y como vemos en esta ocasión, extranjero.

Se abre un paralelismo entre él y la niña protagonista, llevándoles a situación corrientes de racismo, permitiendo entender las implicaciones que puede tener algo tan trivial para un occidental como es preguntar a una persona si es china o japonesa.

Esto es lo más relevante e intelectual, pero además tenemos un montón de veces en las que se apalea a nazis. Y a todos nos gusta ver cómo recibe hostias un nazi, ¿verdad?

Mis mejores deseos para el 2022 para un compañero del que aprendo un montón y que espero disfrute de esta lectura.

El amigo invisible de Juanjo Carrascón es

El Rayo Mortal, de Daniel Clowes. Reservoir Books (Drawn and Quaterly). ; 48 páginas. 17,00€

Como soy de los nuevos, tenía cierta inquietud en saber quien sería mi amigo invisible. Cuando vi que me tocaba Juanjo, pensé “bien, uno fácil”. No nos conocemos personalmente pero se quién es por las reseñas y sus participaciones en el podcast ZN. Luego cuando hice un repaso mental de aquellas obras que recomendaría y ya me di cuenta que no era tan fácil. Juanjo es un experto en Marvel, pero además es un lector habitual de DC Comics. Además, leyendo sus artículos, se nota que los ha leído y analizado con profundidad.

Muy difícil.

Tampoco quería pegarme la sobrada gafapasta y arriesgarme a recomendar algo muy minoritario con el riesgo de meter la pata.

He elegido algo que se queda en el punto medio. Se trata de El Rayo Mortal de Daniel Clowes. Un comic de superhéroes con una visión muy peculiar.

Daniel Clowes fue un autor que en España empezamos a conocer de manera más o menos general en los noventa a través de las páginas de El Víbora. En esa época la cabecera de La Cúpula dio a conocer a varios autores underground americano como Peter Bagge, Charles Burns y el propio Clowes.

Peter Bagge fue el que claramente consiguió mayor popularidad, principalmente a través de Buddy Bradley y Odio. Daniel Clowes, en cambio mostraba una obra más diversa y menos deudora de un personaje.

Obras como Como un guante de seda forjado de hierro, Ghost world y David Boring nos mostraron las obsesiones, miedos y angustias del autor. Muchas de esas “perturbaciones” estaban ancladas en la adolescencia.

El Rayo Mortal mezcla esa revolución emocional que es la adolescencia con el género de los superhéroes. No deja de ser una especie de versión Clowes de Spiderman. Aunque, más que mezclar géneros, el autor los ofrece bajo su prisma. Tenemos angustia, depresión, desolación, soledad, malestar, egoísmo y maldad, en el ambiente cotidiano y enfermizo de los suburbios estadounidenses que tan bien retrata Clowes. Nada mejor que una lectura optimista y alegre para enfocar este 2022.

El autor experimenta con técnicas narrativas y estilo de dibujo que le permitan adecuar mejor el mensaje que nos quiere dar con la emoción que quiere transmitir. Y creo que eso es algo que a alguien que analiza y profundiza tanto y tan bien los tebeos que lee es algo que le puede aportar diferentes niveles de lectura.

No se trata de un cómic alegre, simpático y El Rayo Mortal no es precisamente un héroe. Más bien un joven amargado, con problemas emocionales que se comporta con mezquindad y egoísmo, y por eso se trata de una lectura que invita a la reflexión y deja huella.

Espero que sea del agrado de Juanjo y la disfrute. Si no es que ya conoce la obra, cosa que no me extrañaría nada.

El amigo invisible de Luis Javier Capote es

Die 1 Corazones rotos por la fantasía, de Kieron Gillen y Stephanie Hans. Panini Cómics (Image Comics). Contiene DIE Vol. 1 1-5 USA; Tomo cartoné. 176 páginas. 19,95

Querido amigo. Se que te gusta la fantasía épica y creciste con ese magnífico Conan de Roy Thomas. Doy por sentado que tu imaginación iba a mil con esa mítica serie inconclusa con un nombre tan magnífico, Dragones y Mazmorras. Te perdiste por la Tierra Media y temiste la ira de los elfos de Menzoberranzan.

Nuestra imaginación iba a mil por hora en años en los que no teníamos video consolas, ordenadores (bueno empezaban los Amstrad y esas maquina antidiluvianas) ni redes sociales.

Nuestro tiempo era para nosotros, para jugar libres solo con nuestra mente. ¿Quién no ha imaginado ser un guerrero o mago en un mundo de fantasía?

Luego llego el tiempo de jugar a rol. Quedar con los amigos y echar partidas sin fin con un manual y simples dados de 10, 20, 100, 4 y cómo no de 6.

Perseguir orcos, trasgos, trolls, y matar un dragón a costa de que, en el momento épico final perdiésemos la vida cargándonos un personaje con una campaña detrás y un nivel de poder inconmensurable. Esos sí, dejaba un regusto maravilloso que permitía sacar pecho en momentos en que los top de clase, jugadores de futbol y guapetones se llevaban los halagos en el mundo real. Pero que cojones, nosotros habíamos matado un dragón y eso no lo hace cualquiera.

Por eso te recomiendo encarecidamente Die, una serie estupenda de uno de los mejores guionistas actuales, Kieron Guillen. Verás que, a la legua, se nota que es uno de los nuestros, un rolero, un amante de la fantasía y un arraigado guerrero y mago de las letras.

Die 1: Corazones rotos por la fantasía es el primer tomo de cuatro. Empieza lógicamente por esta entrega y te llevará hasta el final, el cuarto volumen. Verás que el volumen contiene un peculiar modo de señalar la numeración: un dado de cuatro.

No te dejes engañar, porque Die es una historia oscura. No es para aquellos que solo quieren alegría en el argumento. Los héroes son especiales y por ejemplo uno de ellos accede a su poder cuando experimenta un tremendo sufrimiento y pena.

La historia de fondo esta velada por una premisa sencilla, viajar a ese mundo en el que nos perdíamos de jóvenes jugando a rol. Verás y sentirás que se desarrolla una tremenda historia de sentimientos, de igualdad, de género, sexualidad, amor y sacrificio. Personas normales como tú y yo, quebrantadas por su pasado deben tomar decisiones para salvar su futuro.

Kieron Guillen consigue hacer lo de siempre, tocarnos hasta lo más recóndito de nuestro corazón. Y es que, el guionista británico es experto en crear personajes creíbles y con personalidad, algo que hoy en día Marvel y DC Comics parece que dejan un poco de lado. Cada uno de los personajes, mago, clérigo, bardo y guerrero tienen rasgos de personalidad muy heterogéneos que enriquecen la trama.

Por otro lado, gráficamente es muy notable. Se aprecia diseño, dedicación, horas de sentarse en la mesa con el guionista y un cariño al mundo de Guillen que deja una obra que entra por los ojos desde el minuto cero. Stephanie Hans te irá asombrando entrega tras entrega.

En definitiva, entre manos una historia excelente y una versión interesante de Dungeons & Dragons. Batallas, ejércitos del mal, criaturas diversas, momentos épicos, dioses a los que se desafía y la voluntad de nuestros protagonistas rota y forzada por el uso de sus poderes.

Vale la pena Die, amigo mío. Estoy seguro que te va a gustar tanto que seguirás tomo a tomo hasta su final. Me llamarás y me dirás lo que has flipado y seguro, segurísimo, que caerás a los pies del personaje que ostenta el personaje de la hechicera.

Espero que te guste mucho esta propuesta y si ya las ha leído siempre te quedará releer ese Conan de Roy Thomas que nos flipa a los dos.

El amigo invisible de Mònica Rex es

Psiconautas, de Alberto Vázquez. Astiberri. Rústica. 104 páginas. 12,00€

Este es mi primer año jugando al Amigo Invisible con esta gran familia de Zona Negativa y, la verdad, temía qué cómic o manga recomendar porque todos tenemos gustos muy variados. Por suerte, me tocó Mònica Rex, una de las primeras personas que conocí en Zona Negativa y con quién trabajé durante un tiempo en el apartado Manga — aportando también en el apartado Marvel —, antes de pasar en exclusiva al apartado Marvel y ya podía intuir qué tipo de historias podrían gustarle. Mònica es una chica genial y amable, que se preocupa por ti, que siempre está ahí cuando la necesitas, y, por lo que sé, le gustan las historias clásicas, de grandes artistas, con gran calidad y aquellas que te tocan el corazón. Por ello, no podía evitar recomendarle Psiconautas, aunque fuera un cómic, en vez de un manga.

Psiconautas es una de esas grandes obras que te toca el corazón por cómo critica la sociedad a través de animales antropomórficos con dos protagonistas: Birdboy y Dinki. Los dos tienen problemas muy severos, pero en ningún momento han sido ellos los que se han creado sus problemas, sino que ha sido la sociedad la que les ha arrastrado a ellos a base de injusticias, prejuicios, crear falsas expectativas, no dejar que sean ellos mismos, no recibir ayudas médicas adecuadas, miradas acusadoras e insultos en plena calle… En fin… Un cómic que pone en jaque a la sociedad mostrándonos su peor rostro para que nos demos cuenta que hay muchas cosas que debemos cambiar para que jóvenes y adultos puedan vivir sanamente.

Con todo esto en mente, espero que le guste esta recomendación y le toque tantísimo el corazón como este cómic me tocó el mío y me hizo reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos.

El amigo invisible de Pablo Sánchez-López es

Grandes Autores de la Liga de la Justicia: – JLI, de J.M. DeMatteis, Keith Giffen, Kevin Maguire. ECC Cómics (DC Comics). Contiene Justice League núms. 1-6 USA (1987), Justice League International núm. 7 USA; Cartoné, 200 págs. A color.20,50€

Pablo, compañero, como bien sabes hubo un tiempo en el que los cómics viraron y de un lustroso aire luminoso, con trajes de chillones colores, se tornaron oscuros. Fue la onda expansiva que generaron dos obras en concreto. La primera, El Regreso del Caballero Oscuro de Frank Miller. La segunda, Watchmen, de Alan Moore y Dave Gibbons. Ambas diseccionaron a los superhéroes, una para una matarlos (Watchmen) y la otra para enterrarlos (El Regreso del Caballero Oscuro).

DC celebró su 50 aniversario limpiando su multiverso. Un caos de Tierras alternativas que hacía imposible poder jugar con un universo cohesionado y sincronizado. Aquella obra lo cambio todo bajo el título de Crisis en Tierras Infinitas. A aquel evento de tan catastróficas consecuencias le siguió uno menos ambicioso, pero no por ello menos relevante para el recién nacido nuevo Universo DC. Su título, Legends, era toda una declaración de intenciones y entre sus páginas se presentó a la nueva Wonder Woman, al nuevo Escuadrón Suicida y a la nueva Liga de la Justicia, dispuesta a hacer historia de la forma más inesperada.

Cuando me comentaron que eras tú quien me había tocado este año debo reconocer, no sin vergüenza, que sentí un escalofrío recorriendo mi espalda. Tu trabajo en la web gira alrededor de obras de calado clásico (lo cual esta bien porque eso denota un interés muy claro), pero son clásicos de Marvel y eso me generó muchas dudas sobre el camino a seguir. Podía optar por ser capaz de encontrar una obra de Marvel que recomendarte (en un acto de soberbia pensando que podría hacer algo de ese estilo) o ser valiente y proponerte una obra que directamente buscara ser algo retador y distinto de DC. Opte por lo segundo, pero alejándome de las obras más obvias, para poner sobre la mesa un trabajo que supo nadar contracorriente en una época en la que los cómics abrazaron la oscuridad.

La obra a la que me refiero es la Liga de la Justicia Internacional de Keith Giffen y J.M DeMatteis, con dibujo de un primerizo Kevin Maguire.

La obra rompe moldes, pues su configuración es anómala respecto a lo que se había podido leer hasta entonces, tanto en tono, fondo y forma, así como en su alineación. La idea era rompedora. Se eliminan los grandes pesos pesados de la editorial, tales como Wonder Woman, Superman, Green Lantern o Flash, para dar espacio a otros personajes de menos peso editorial, flanqueados por un par de ellos con tirón entre los aficionados. Esa es una de las razones por las que el Detective Marciano y Batman si se encuentran entre los miembros de esta nueva Liga.

Sin embargo, aparecen en escena personajes como Canario Negro, Blue Beetle, Rocket Red 7, el Capitán Atom, Fuego, Hielo, Booster Gold y Guy Gardner, para poner la nota discordante definitiva. Un grupo variopinto, con una cuestionable fiabilidad para hacer frente a los retos a los que la Liga debe hacer frente.

Añadido a esta alineación, de la mano de Giffen y DeMatteis, la obra se desmarca del tono sombrío para ofrecer un tono más humorístico, distendido, rozando la parodia, con situaciones hilarantes, donde la interacción entre sus miembros es lo que de verdad hace grande a esta encarnación tan peculiar del mayor grupo de héroes de DC.

Una combinación que supo arriesgar y triunfar en su día, para elevarse con el paso del tiempo como una obra cumbre de DC. Un humor que no te resultara ajeno pues en Mavel hay un ejemplo claro que sigue la estela de la JLI, cuando la serie de Hulka supo aunar este tipo de narración gracias al talento de Byrne y sus posteriores sustitutos.

Ese punto retador y diferente, que recorre caminos opuestos a lo que se podía leer en una serie de ese estilo a finales de los años 80. Espero y deseo sea capaz de adentrarse en tu persona tal y como ellos se adentró en mí cuando los leí por primera vez. Un salto al vacío que merece la pena.

El amigo invisible de Paulo Hernando es

American Ronin, de Peter Milligan y ACO. Panini Cómics (AWA). Contiene American Ronin #1-5 USA; Tomo tapa dura. 128 páginas. 18€

Este año me ha tocado de amigo invisible un redactor de DC que sé de buena tinta que lee un poco de todo, una persona a la que le gusta el buen cómic y por eso me he decantado por una de las mejores obras del año, American Ronin. Evidentemente jamás me atrevería a recomendarle una obra de la casa de Batman y Superman, ya que ha leído mucho más que yo, pero no es casualidad esta elección pues, además de su innegable calidad, está realizada por dos auténticos monstruos que han realizado grandísimos trabajos para la editorial de la que él tanto escribe.

Al guion está Peter Milligan, una de las grandes figuras llegadas al cómic estadounidense del viejo continente que ha conseguido desarrollar obras impresionantes para DC, como son Shade, Blanco Humano o su etapa en Hellblazer. Es cierto que Milligan tiene obras más irregulares en muchas editoriales, trabajos de segunda en los que no acaba de acertar, pero cuando lo hace se pone a la altura de los más grandes y esta, su estreno en AWA, está entre ellas. De hecho, puestos a compararla con alguna, se asemeja a su Blanco Humano, solo que una versión mucho más moderna de esta, donde la acción y el espionaje están a la orden del día.

Su dibujante también ha estado ligado a DC. Por las manos del dibujante gallego conocido como ACO han pasado personajes como Batman, Wonder Woman, John Constantine o Midnighter. El artista ha ido creciendo con ellos, mejorando a cada página y no es difícil ver en American Ronin el punto cúlmen de su carrera (por ahora) gracias a un precioso trazo, una cuidada narrativa y un diseño de páginas cambiante que denota una gran pasión en cada cosa que hace. Ya decía que el guion de Milligan es de los buenos, pero el dibujo de ACO es uno de los puntos fuertes de este cómic.

American Ronin plantea una historia de espías de corte bastante clásico pero repleta de detalles de forma que se apega a tiempos más actuales y con una trama que se aleja de la lucha entre países para adentrarnos en las intrigas empresariales. Tiene acción, tiene misterio y un personaje tremendamente atractivo con el que pasarse un buen rato pegado a sus páginas. La capacidad de Milligan para escribir buenos textos se hace patente desde el primer alegato político del protagonista y sigue con ese juego que tanto le gusta entre lo real y lo irreal, juego en el que ACO te va a meter de pleno.

Además del personaje principal consiguen construir un villano terrible, de los que se ven pocos, con lo que el juego del gato y el ratón es muy inteligente. Aún con elementos de ciencia-ficción contiene una gran cantidad de momentos que se pueden reflejar en nuestra sociedad actual. Y todo ello siendo una obra en la que hay un alto grado de acción.

La entrada de AWA en nuestro país gracias a Panini nos ha traído un buen puñado de obras interesantes en este 2021, pero American Ronin ha conseguido situarse en lo más alto. Así que espero que te haya gustado este regalo en forma de recomendación y que disfrutes de una buena lectura. Estoy seguro que lo harás.

El amigo invisible de Raúl López es

Yuko y Oen, de IKEGAMI Ryoichi. Satori Ediciones (Shogakukan). Contiene Ikegami Ryoichi Jisenshu Yuko y Ikegami Ryoichi Jisenshu Oen; Dos tomos únicos. 448 páginas. 22,00€

Hay personas que cuando te tocan en el amigo invisible implican un plus de reflexión. Por el cariño que les tienes, por lo que han supuesto en tu vida o porque son unos voraces lectores de todo tipo de cómic que te dejan sin muchas opciones. En este caso, Raúl López, creo que es la carta más complicada de todas las que hay en la baraja. Y él lo sabe. De hecho, cuando este año nos llegó el correo electrónico con el nombre de nuestro amigo invisible, en un grupo de Whatsapp, Raúl dijo «cada año padezco por al que le toque. Leo de todos los palos» y tenía razón.

Raúl no solamente me abrió las puertas de Zona Negativa sino que me dio una segunda familia. Un grupo de gente maravillosa con la que hablo cada día, con la que comparto muchos de los mejores y peores momentos. Pero además, me dio la oportunidad de conocer a la maravillosa persona con la que convivo. Así que, sí, le he dado muchas vueltas a qué recomendarle en esta sección porque me gustaría realmente acertar con ella. Así que me he decantado por Yuko y Oen, dos de los mejores mangas que se ha publicado ese año y -creo- que no los ha podido catar. Espero que esta recomendación personalizada le sirva para animarse a darle una oportunidad y para disfrutar con el maestro Ikegami.

¿Per porqué regalar dos mangas en vez de uno? Bueno, es que Yuko y Oen tienen la particularidad de formar una experiencia conjunta de lectura. En Oen encontraremos nueve relatos escritos entre 1966 y 1972, la mayoría de ellos para la revista Garo y una entrevista realizada a IKEGAMI Riyoichi en septiembre del 2010. En cambio, en Yuko podemos leer relatos desde 1991 a 1999. Al leer ambas obras podemos ver como el estilo de Ikegami evolucionó a lo largo de tres décadas de profesión. En este segundo volumen veremos un dibujo mucho más realista, refinado y detallista. Historias más sombrías con cierta dosis de sexo y violencia. Creo que este recorrido por la historia del manga y de uno de sus mayores referentes sería algo que a Raúl disfrutaría.

El amigo invisible de Raúl Gutiérrez es

Los viejos hornos 1 Los que quedan, de Wilfried Lupano y Cauuet. Norma Editorial (Dargaud). Contiene Les vieux fourneaux 1 Ceux qui restent FRA; Tomo Cartoné. 56 páginas. 16,00€

El cariño y aprecio que le tengo a Raúl es tan grande como generoso es su corazón. Para quien no le conozca hay que decir que es uno de los seres humanos más amables, generosos y divertidos con los que he tenido el placer de tropezarme, un tipo encantador al que tengo la suerte de poder llamar amigo. Y de invisible nada, siempre está cuando lo necesitas. Así que cuando el azar me lo asigno como amigo invisible no pude sino felicitarme por la enorme suerte que había tenido. Pero pensar un cómic para él no es tan sencillo, evidentemente no iba a elegir nada de Marvel, que es de lo que suele escribir en esta casa, así que tocaba llevarlo hacia otros pastos. Tras barajar varias opciones sin decidirme por ninguna en concreto me puse a pensar en lo bonito que sería que nuestra amistad durara hasta que fuéramos unos viejos gruñones. Algo que hizo que se me encendiera la bombilla y ya tuve claro la elección, puesto que sería maravilloso que nos reuniéramos cada poco como los protagonistas de Los viejos hornos, la serie de Lupano y Cauuet que lleva arrasando en ventas en Francia desde que apareció el primer álbum en 2014 y que podemos leer por esto lares gracias a Norma. Con la obra ya elegida, ahora había que indagar si ya la tenía. Un rápido vistazo a su cuenta de Whakoom, que esperemos tengo convenientemente actualizada, me hizo cerciorarme que no la tenía, aunque cabe la posibilidad de que se la haya leído. Pero es tan buena que debería tenerla en su casa.

Sin embargo, el deseo de que de mayores seamos como ellos no es el único motivo para decidirme por esta obra, ya que creo que es una serie le va a gustar porque es un gran admirador de las obras más emotivas de Zidrou, con las que Los viejos hornos comparte muchas cosas como ese gran amor por la humanidad, aunque la obra de Lupano y Cauuet tiene un humor bastante más gamberro y negro que la dota de una personalidad distinta y la hace tremendamente divertida. Por si fuera poco, los ancianos protagonistas son bastante rojillos, algo que también compartimos, y pese a los achaques de la edad siguen luchando por sus ideales tratando de convertir el mundo en algo mejor para los que los que están por llegar. Algo que siempre es loable.

Los viejos hornos es una serie que puede disfrutar tanto un lector empedernido de cómic como Raúl como los más neófitos, puesto que son unas lecturas muy accesibles y cada álbum es una historia cerrada, pero conviene leerlos en orden, así que es un regalo ideal para casi cualquier persona.

Querido Raúl espero que haya acertado en mi elección y lo disfrutes tanto como yo. Ojalá que pronto podamos comentar el cómic en persona.

El amigo invisible de Roman de Muelas es

En la cabeza de Sherlock Holmes. El caso de la entrada misteriosa, de Cyril Lieron y Benoit Dahan. Norma Editorial (Ankama Editions). Contiene Dans la tête de Sherlock Holmes – L’Affaire du ticket scandaleux FRA; Tomo cartoné. 104 páginas. 25,00€

Seré sincero. Todavía no he tenido el placer de hablar con mi amigo invisible. Esto, que podría resultar un hándicap de cara a recomendar una obra, me lo tomo como un reto que sirva para romper el hielo entre los dos. Más allá de lo que he podido indagar, el gran lienzo en blanco que se me presenta lo aprovecharé para sugerir la compra de uno de los cómics que más me ha sorprendido en los últimos meses.

En la cabeza de Sherlock Holmes es el enésimo acercamiento al célebre detective de Baker Street, lo que, de entrada, puede no resultar muy novedoso. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La original propuesta que trae a nuestras librerías Norma Editorial cuenta con una edición absolutamente deliciosa. Para que la lectura sea enteramente inmersiva, Cyril Lieron y Benoit Dahan utilizan todos los recursos a su disposición para que la diversión esté asegurada. Como si del hilo rojo del destino se tratara, su pareja protagonista (elemental, querido Watson) seguirá las pistas de un intrincado misterio que cuenta con la ventaja de ser absolutamente original.

Esta pareja de autores franceses toman el testigo de Arthur Conan Doyle y lo hacen rindiendo un sentido homenaje a una de las figuras más reconocidas de la cultura popular. En la cabeza de Sherlock Holmes destaca sobremanera a nivel gráfico con unas ilustraciones la mar de juguetonas que emulan adentrarse en la psique del protagonista. Su adictiva trama está salpimentada de pequeñas pistas que permiten al lector divertirse mientras siente que es parte activa de la investigación.

La historia arranca cuando un antiguo amigo del Doctor Watson es rescatado por la policía totalmente desorientado. Un extraño espectáculo parece ser el origen de varias desapariciones y el propio Sherlock se convertirá en objetivo de quien se esconde tras la cortina de humo. En la cabeza de Sherlock Holmes se atreve a componer un genial fresco con un subtexto de claro componente social que permite empatizar con unos antagonistas más grises que negros.

El icónico sabueso se ha paseado por videoconsolas, juegos de mesa, series de televisión o películas de gran presupuesto. Peter Cushing, Benedict Cumberbatch o Robert Downey Jr. son algunos de los famosos intérpretes que le han encarnado a lo largo de la historia. En el mundo de las viñetas el señor Holmes también suele dejarse ver a menudo ya sea para adaptar relatos clásicos como Estudio en Escarlata o para hacer tabula rasa trasteando con su mitología. A poco que te guste la trama detectivesca, querido Ramón, y que busques un cómic diferente que aproveche todas las posibilidades del medio, no lo dudes. En la cabeza de Sherlock Holmes es tu cómic. Un imprescindible que debiera tener acomodo en cualquier estantería de un buen amante del noveno arte.

El amigo invisible de Samuel Secades es

El cangrejo de las pinzas de oro, de Hergé (Georges Remi) y equipo. Editorial Juventud (Casterman/Moulinsart éditions). Contiene Le Crabe aux pinces d’or: Edition spéciale 80 ans FRA. Tomo cartoné, 72 páginas. 22€

Me ha tocado regalarle un cómic a Samuel Secades y ya que no tengo el placer de conocer a fondo sus preferencias voy a apostar por algo seguro, pero absolutamente maravilloso.

Por esto te traigo, amigo Samuel, la nueva edición de El cangrejo de las pinzas de oro de Hergé y su equipo que ha vuelto a publicar la Editorial Juventud a finales del año pasado. Se trata de una edición conmemorativa debido al octogésimo aniversario de su estreno y celebra, también, la primera aparición de este personaje absolutamente maravilloso que es el capitán Archibald Haddock.
Es una historia apasionante, llena de aventura y con un ritmo narrativo perfecto. En ella Tintín se enfrenta a una despiadada banda de traficantes de opio, un combate que le llevará hasta el desierto del Sahara acompañado del siempre torpe pero entrañable Haddock. Salen los hermanos Hernández y Fernández, malvados inolvidables como el contramaestre del Karaboudjan Allan Thompson y por supuesto el compañero inseparable del periodista belga, el perrito blanco llamado Milú. Narrativamente es una de las grandes obras de Georges Remi y sus ayudantes. Esta aventura cuenta con secuencias asombrosamente realizadas como la del hidroavión, la descacharrante conclusión del enfrentamiento con los tuaregs con el capitán Haddock haciendo una de sus intervenciones más memorables o la persecución con lanchas del final.
La edición que ha realizado Juventud para la ocasión es estupenda, tiene un tamaño algo superior al de un álbum franco-belga normal, contiene información extra de bastante interés y está muy bien impresa, conservando el coloreado de apariencia artesanal que le da un añadido de calidad al conjunto.

Seguro que ya sabes lo interesados que estaban en el cómic franco-belga, en la bd más clásica, dos eminencias cinematográficas como George Lucas y Steven Spielberg. Pues, El cangrejo de las pinzas de oro era una de las historias preferidas del creador de la saga de Indiana Jones, por lo que representa un aliciente suplementario para un hombre de cine como tú.
Creo que estarás de acuerdo que la serie Las aventuras de Tintín merece una reedición a la altura de la importancia histórica y artística de la obra y que iniciativas tan acertadas como ésta de Juventud nos dan muchos más argumentos.

Disfruta de este hermoso álbum, Samuel, creo que te encantará, tanto si es la primera ocasión que lo lees como si te toca releerlo por enésima vez – esto sí – excelentemente bien editado.

Salut!

El amigo invisible de Sergio Fernández es

Artisan Edition Daredevil Born Again, de Frank Miller y David Mazzuchelli. IDW Publishing (Marvel Comics). Contiene Daredevil 227-233 USA; Tomo rústica. 216 páginas. 49,99$

Sergio Fernández es un tío de gusto fino, para muestra las fotos de platos que envía al grupo interno de whatsapp de ZN, ¡chúpate esa Peter! no solo en lo que se refiere a la gastronomía, si os pasáis por su perfil de Whakoom veréis o bien muchas obras contrastadas o bien mucho Batman (de esto solo se alegrará el equipo DC y ECC). Así que tras darle mil vueltas a la cabeza sobre cuál podría ser su regalo para el amigo invisible caí en la cuenta que el Daredevil Born Again Artisan Edition que justamente me había traído Papá Noel este año sería un regalo ideal.
¿Qué es un Artisan? Básicamente es la reproducción de una obra icónica en blanco y negro y a un mayor tamaño, de hecho es la evolución de los Artist Edition que en su día ya publicó IDW que venía a ser lo mismo pero en tamaño gigante, tapa dura y precio tan disparado como su tamaño. Por contra, estos Artisan tienen el mismo contenido algo más reducido (tamaño aproximado al de un Absolute 21.59 x 1.83 x 30.63 cm) y en rústica.

¿Qué hace único a este Artisan en concreto? David Mazzuchelli, el autor de esta historia (junto a Frank Miller al guión), puso a disposición los originales que componen la obra con lo que tenemos lo más cercano a una reproducción de los originales de esta obra maestra, en algunas páginas encontramos indicaciones, en su mayoría correcciones sobre textos en bocadillos – que ya vemos corregida en la edición -, detenerse en esas manchas de tinta blanca para crear efectos (disculpad pero no se el material que se usa para crearlas) es todo un lujo y lo mismo en esas páginas en papel cebolla semi transparente para crear los efectos de las cubiertas, o poder ver esas trazas de lápiz azul o onomatopeyas o incluir trozos de página que se ven claramente que fueron recortados y pegados.

Leer Born Again una vez al año se ha convertido para mí en una rutina maravillosa y aunque el color original de la obra a cargo de Max Scheele y Christie Scheele es sensacional lo cierto es que disfrutar de la obra en bruto para detenerse en cada viñeta, en cada trazo, hacen de esta lectura algo único.

Y salvo que seáis Sergio Fernandez os preguntaréis ¿esta maravilla donde se compra y cual es su precio? Su precio no es nada disparado 49,99$ que al cambio se quedan en unos 40€, doy por sentado que podéis pedirlo a cualquier librería que tramite pedidos de importación pues suele estar siempre en catálogo. Y en menor medida pues hay que apoyar a las librerías también podéis encontrarlo disponible en Amazon.

El amigo invisible de Tristan Cardona es

Jimmy Olsen, el amigo de Superman, de Matt Fraction, Steve Lieber y Nathan Fairbaird. ECC Cómics (DC Comics). Colección Marvel Héroes 55. Contiene Superman: Leviathan Rising Special (extracto), Superman’s Pal Jimmy Olsen #1-12; Tomo cartoné. 320 páginas. 33,00€

Creo que pocas veces he tenido tan claro qué obra regalar como en esta ocasión. Seguramente en otro momento habría sido complicado, pero hace unos pocos años se cruzaron los astros y llegaron algunas obras muy interesantes de la mano de DC Comics.

Perfectamente podría haber elegido Lois Lane de Greg Rucka y Mike Perkins, pero el hecho que sueles estar detrás de la cámara me hace pensar que podrás disfrutar más si cabe de Jimmy Olsen, el amigo de Superman, la fantástica obra de Matt Fraction con dibujos de Steve Lieber y colores de Nathan Fairbaird.

Hay 8 mil millones de personas en el mundo, pero sólo una persona se puede proclamar “el amigo de Superman”: ese es Jimmy Olsen. Camarógrafo inseparable de Lois Lane, llevamos viendo sus aventuras desde hace más de 80 años, incluyendo una serie regular propia que llegó a perdurar dos décadas.

Fraction recupera ese humor disparatado tan propio de los cómics del género, antes que se pusiese de moda la seriedad, oscuridad e incluso preocuparse de forma insana por temas de continuidad, para ofrecer una oda al dicharachero reportero.

Cuando el primer número de esta maxi-serie, empieza con Jimmy Olsen transformándose en una tortuga gigante, uno de los momentos más icónicos de su antigua serie regular, uno ya sabe que Fraction va a ir con todo y sólo queda preguntarse quién debe disfrutarlo más, los autores o el lector. Por lo que nos comentó Lieber en esta entrevista, imagino que irá reñido.

Recientemente se ha publicado por parte de ECC Comics en formato de tomo único, añadiendo un complemento a modo de introducción. Pero también está la maxi-serie en formato de 6 grapas dobles, por si este formato se adecua más a una mejor inmersión a uno de los mejores tributos a los cómics de los años 50 y 60.

Artículo anteriorX-Force 12-14
Artículo siguienteMagazine Marvel España – Enero 2022
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
Jurista. Mi historia comienza con una grapa del Ultimate Spiderman de Brian Michael Bendis y Mark Bagley. Dieciséis años después, el interés por las viñetas sigue intacto. Esta gran afición me ha llevado a expandir los límites de mi curiosidad y a ser creativo, a librarme de prejuicios a la hora de conocer obras y a saber que, por muy mal que vayan las cosas, siempre habrá una nueva aventura esperándome en la estantería.
Nací en mayo del 68 en París. Viví toda mi infancia en Menorca. Ahora soy de Barcelona. Trabajo como reportero de informativos de TV. Leo cómics desde siempre y no podría vivir sin: Tte. Blueberry, The Spirit, Locas, Gil Pupila, Los profesionales, Mort Cinder, Rip Kirby, El eternauta, Comanche, Conan the barbarian, Monster, Spirou de Franquin, Prince Valiant, Los Escorpiones del Desierto, Tintín, todo Johnny Craig de EC… Mi grupo es la Velvet Underground, soy muy de Los Planetas, Pink Floyd, Adrià Puntí y Sigur Ros. Me encanta el blues. Leo básicamente Serie Negra, sé preparar café y entiendo de fútbol.
Bilbao (1982). Licenciado en Sociología. Soy, desde que tengo uso de razón, un amante empedernido del Cine gracias a Hitchcock y Kubrick. Criado en Corleone, visité la puerta de Tannhäuser como tripulante de la nave Nostromo. Tras una breve etapa en Tatooine y Mordor decidí regresar a Twin Peaks, desde donde disfruto de mis otras pasiones: los cómics, la música y los videojuegos.
Nací en Oviedo (Asturias) en 1980 pero vivo en un pueblecito de Alicante, aunque suelo cruzar el Bifrost y vuelvo a Asgard de vez en cuando. Leo cómics desde que tengo uso de razón, comencé con DC y Superman pero como soy un entusiasta me encanta casi todo lo que cae en mis manos. Mis otras dos pasiones son el cine y escribir, así que no he podido aterrizar en mejor lugar.
Nací en Lleida (1976) y vivo en Sant Feliu de Llobregat. Estudié Psicología y luego tres años en la Escola Joso donde me dí cuenta del enorme mérito que tiene hacer un comic. Me encantan el western, la filosofía y las biografías. Moore, Crumb, Giffen, Miller, Bagge, Goscinny, Gaiman, Sánchez-Abulí, Toriyama, Taniguchi, Eisner, Morrison... son tantos....
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
Cordobés del 77, afincado en Barcelona y biólogo de profesión. Me gusta entender el mundo en viñetas desde pequeño. Fogueado con Ibáñez, Hergé y compañía, terminé enamorado, a la vez, de los mutantes Claremont y los adolescentes de Wolfman. Luego Zinco terminaría de conquistarme con crisis, ligas, legiones, Miller, Moore, Morrison, Gaiman... Tras los apabullantes años noventa terminé apartándome un poco del cómic, pero con el tiempo me volvió la locura. Con la madurez he sabido ampliar mis gustos, filias, críticas… y de hecho en los últimos años lo que más me gusta es la teoría e historia de los cómics.
Abandoné la Logia Negra y llegué a la ciudad de Málaga en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa, hasta que un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. Sobreviví a la Era Hiboria en compañía de un bárbaro y su espada salvaje. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo a través de la banda de Moebius, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo antes de conocer al hombre eterno. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron los secretos de un nuevo lenguaje y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.
(Barcelona, 1990). Licenciada en Filosofía y graduada en Medicina. Entré en el mundo del manga gracias al boom del anime de finales de los años noventa con series como Utena, la chica revolucionaria, Evangelion y Cowboy Bebop. Después de leer a Tezuka, Taniguchi y Urasawa, salté a la lectura del cómic de cualquier procedencia, género y estilo. Recientemente, me he volcado en el mundo del podcasting medio que me permite explorar nuevas formas de divulgación. Fui jurado de los XXV Premios Manga Barcelona organizador por Ficomic. Mi máxima: las buenas historias son aquellas que dejan huella en el alma del lector.
Logroño, 1988. Las series de dibujos animados de Spiderman y de La Patrulla X de los 90 me enseñaron a amar a los personajes de cómic. Ultimate Spiderman de Bendis me dio a conocer el mundo del cómic de superhéroes propiamente dicho. A partir de ahí todo fue rodado: Frank Miller, Alan Moore, Mark Millar, Garth Ennis... mi amor por el cómic nunca paró ni de crecer ni de enriquecerme. Colaborar en Zona Negativa es devolverle al noveno arte tan sólo una minúscula parte de lo que me ha dado a mí.
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
Málaga (1984). Desde muy pequeño leía tiras cómicas en los dominicales, 13 rue del percebe era mi favorita. A mis padres les gustaba que su hijo leyera y cada poco tenía un Astérix nuevo para leer y releer. A la edad de diez u once comencé con el americano, Spiderman para ser más exactos. La saga del clon fue mi primera lectura. Todavía me pregunto cómo pude aficionarme con aquello pero la verdad es que me atrajo enormemente e incluso el no saber qué estaba leyendo (para nada empecé con el número 1) fue un plus para mi interés. La primera lectura siempre condiciona y como secuela me deja mi gusto por personajes alternativos. Tras esto, vino lo demás; universo Marvel , mi adorada DC, cómic independiente y grandes obras que me mostraron lo realmente interesantes que pueden llegar a ser los tebeos.
Naci un día caluroso de agosto de 1979, Sauron ya había sido destruido tiempo atrás, y la magia había desaparecido progresivamente de nuestro mundo......, pero estudiando pergaminos y libros ocultos, que me hicieron perder puntos de cordura, encontré esa magia en los comics, o "tebeos" como los han llamado toda la vida mis padres. Desde ese momento, hace casi 30 años, nunca me han dejado solo, y han estado en mi vida, en lo bueno y en lo malo, dándome esa magia que nos hace falta para afrontar la vida. Comics, rol, miniaturas,,,,en fin, una amalgama de hobbies que hacen que este abogado y profesor universitario, disfrute de grandes momentos con grandes amigos, mi "tribu", y junto con este equipazo que conforma ZN. A vuestra disposición para lo que se tercie.
La Laguna (1973). Mi primer contacto con los tebeos fue un número de la revista "Mortadelo" y un ejemplar de la colección "Olé" dedicada a la familia Cebolleta. Después llegaron Astérix, Tintín, Superman, Dreadstar, los Vengadores... y hasta ahora.
Redactor de actualidad de DC Comics. Si, ciertamente elegí una buena época para serlo al unirme a ZN con los Nuevos 52. Y pese haber crecido con las series de tv de la Patrulla X y Spiderman, los primeros cómics mainstream que tuve de pequeño fueron de Superman y Batman (y Spawn). Y un servidor acabó volviendo a sus raíces, de la mano de los Green Lanterns de Johns, Batman de Morrison, Secret Six de Simone... Oh, también hiper-fan de Mortal Kombat, Pokémon y el wrestling ^^
Madrileño desde 1991, en los estudios me fui por los números mientras en casa me quedaba con las letras. Me crie pidiendo al Círculo de Lectores con mi madre y oyendo a mi padre hablar de Marvel, siempre con una peli de Disney en bucle. Fui niño con Mortadelo, adolescente con Spider-Man y adulto con Garth Ennis. Intento descubrir una cosa nueva cada día, y vivo con la ilusión de guionizar un cómic, escribir un libro y tocar un instrumento, aunque al final suela quedarme viendo vídeos de gatos. En mis otros ratos libres participo en un podcast de cine, pero esa es otra historia.
Madrileño desde 1983. Fan de Spiderman desde los años 90 que, si lo piensas, tiene mucho mérito. Amante tanto del cine de superhéroes como del cine coreano de festivales porque la esquizofrenia siempre está de moda. Con 15 años quería escribir libros como Julián M. Clemente pero al terminar Comunicación Audiovisual un ladrillo me cayó en la cabeza y terminé escribiendo una tesis doctoral sobre la geopolítica en el Universo Cinematográfico Marvel.
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Autora de "Sídhe: El reino de las hadas". Maestra de Primaria.
8 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
AlbierZot
AlbierZot
Lector
6 enero, 2022 9:25

Grandísimo ese Nexus. Obra maestra descomunal y particularísima con un diseño de personajes a cual más interesante. Destacando el ínclito, y alter ego del guionista, Clonezone the Hilariator! Aquellas grapas de First eran virtualmente devoradas en el metro de vuelta a casa. Ojalá alguien la recupere como se merece.

Enrique Doblas
En respuesta a  AlbierZot
6 enero, 2022 22:46

AlbierZot, te debo aprenderme una nueva palabra (ínclito, me encanta) y lo de que Clonezone es el alter ego de Baron (tengo que leer menos Nexus y más sobre Nexus… bueno, los dos), gracias!

Lono
Lono
Lector
6 enero, 2022 10:43

Interesantes recomendaciones, aunque al ser el amigo invisible no sabemos quién las hace. Resultaría curioso este dato, seguro que nos llevábamos alguna sorpresa. Feliz año!!

PD. Aquí otro fanático de Nexus y Steve Rude. Poco a poco he ido haciéndome con todo el material inédito y, aunque en algún caso me ha costado una pasta, ha merecido la pena. De mis series favoritas de todos lo tiempos…

Last edited 4 meses atrás by Lono
Lono
Lono
Lector
En respuesta a  Jordi T. Pardo
6 enero, 2022 11:22

Ah, vale. No me había enterado. Gracias!!

Enrique Doblas
En respuesta a  Lono
6 enero, 2022 22:43

Yo sigo haciéndomela a precios variantes, mezclando español y americano, grapa, tpb, tapa dura y omnibus… pero creo que es parte de su encanto

Lono
Lono
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
6 enero, 2022 23:57

Pues entonces estamos los dos igual, por lo que veo. Yo no sé cuántos formatos distintos tengo, de diversas editoriales. Nexus hay que currárselo…

Justiciero Desmesurado
Justiciero Desmesurado
Lector
6 enero, 2022 12:22

Afortunado Sergio Fernández por tener un compañero tan generoso y dedicado como Raúl López. Un de Born Again de cuarenta pavos… soy yo y le casco la edición Must Have por 14,25 pillada en el Opencor y a correr.