Ego, el planeta viviente.

Ego, el planeta viviente ha tenido un largo y especial recorrido por el universo Marvel. He aquí sus principales historias.

Por
8
6366

La década de los sesenta fue el gran momento de inspiración y creación para Marvel, pero no solo en las historias clásicas de superhéroes sino que se crearon muchas criaturas bizarras tanto ligadas a la magia como a la ciencia ficción, dentro de esta última está una de las más extrañas y de las pocas que han sobrevivido hasta la actualidad con diversas apariciones a lo largo de la historia de la editorial. Él es Ego, el planeta viviente.

Hace poco hacía un recorrido por la vida de J’son, el padre de Starlord, con motivo de la próxima película de los Guardianes de la Galaxia y ahora toca Ego que hace ya tiempo que sabíamos que iba a salir y que era Kurt Russell el destinado a ponerle cara porque claro, ¿qué otra cosa se le podía poner al planeta viviente?, pues resulta que la imagen de una conocida línea de figuras llamada Funko Pop hacía saltar la alarma sobre un Ego humanizado de cuerpo entero, algo relativamente viable como veremos, pero no exacto.

No teniendo suficiente con eso, en el trailer nos sorprendían con que Ego era el padre de nuestra versión cinematográfica del líder de los Guardianes de la Galaxia. No, sacad eso de vuestra mente, parece ser que el planeta es capaz de explorar otros mundos mediante una serie de avatares obviando así tanto lo del furioso y raro planeta como lo del hijo del gran Rey de Spartax o a saber porque Marvel suele engañar algo con sus trailers.

Sea como sea Ego, el Planeta Viviente, es un ser del que merece la pena revisar sus historias más relevantes y ¿qué mejor momento que este?. Si por tener tiene hasta una canción, solo faltaba la película.

PLANETA CONTRA DIOS

La serie afortunada de albergar la primera aparición de este tremendo ser es la antiguamente llamada Journey into mistery que continúa su numeración bajo el nombre de El Poderoso Thor. En su número 132 Thor está en el espacio junto a un Registrador Rigeliano investigando algo que parece estar invadiendo territorios de esta especie alienígena y en su última página aparece algo inesperado, algo que luego se anunciará como “Posiblemente la saga más osadamente imaginativa que jamás hayas leído”, se trata de un planeta que habla y se presenta como Ego.

Pero es en el siguiente número donde la creación de Jack Kirby y Stan Lee comienza a mostrar su verdadero potencial. Thor y su compañero aterrizan sobre el planeta que antes había mostrado rostro y haciendo su presentación, Ego sigue hablando con ellos, los compara con motas de polvo, seres inferiores ante la mayor inteligencia del universo, lo cual no amedrenta al dios de trueno ni mucho menos. Ego va enviando varios seres de diferentes formas creados por él para eliminar a Thor pero no lo consigue, de hecho Thor acaba por invocar una tormenta que amenaza al propio planeta que admite su derrota y decide no volver a atacar otros sistemas y aislarse como un planeta solitario.

Evidentemente esto no ocurre y tres años después de su creación, en 1969, regresa a la colección de Thor. Admitámoslo, la idea de Ego es demasiado interesante como para dejarla solo ahí y el mismo equipo, el más grande de la historia, Lee y Kirby retoman al planeta con conciencia en el número 160 de la serie del asgardiano, aunque ya se le había visto en una viñeta del número 155.

Uno de los motivos de Ego para esconderse tras su fallida conquista es el miedo a otra fuerza de la naturaleza, el temible Galactus y es que nada peor para un planeta que un ser que se dedica a devorarlos. El Ego que vemos aquí ya no es malo, forma un poco la idea de que lo cósmico está por encima del bien y del mal que años después seguirá desarrollando Jim Starlin. La batalla entre Ego y Galactus es impresionante y pilla en medio a refugiados de diversos planetas y a nuestro héroe Thor que se lanza de cabeza contra Galactus, la unión entre Ego y Thor les dará la victoria. El tema aquí es que la actitud del planeta es totalmente diferente, se siente agradecido con lo que hace que su superficie sea habitable para que sus nuevos visitantes puedan quedarse a vivir allí, también crea una forma humanoide para comunicarse con ellos y agradecerles su ayuda.

Cambiamos de década pero seguimos en la misma colección, en su número 201 (1972) Gerry Conway y John Buscema son ahora los encargados de la serie y la aparición de Ego es relativa. Empecemos porque aquí se explica más profundamente que Ego en realidad es un bioverso, no solo un planeta, por ello una rigeliana toma una muestra del planeta que acaba en la Tierra, esta muestra se hace llamar Ego Prime y evoluciona hasta alcanzar una forma humanoide con la capacidad de manipular la tierra, afirma que la humanidad es un virus que hay que eliminar y que la Tierra está mejor uniéndose a ese bioverso llamado Ego. La lucha de Thor junto a otros asgardianos y la aparición final de Odín lo eliminan.

Un par de años tardaron los mismos autores en retomar a Ego, en Thor números 226, 227 y 228, aquí la historia se invierte, es Galactus y el Señor de Fuego van en busca de Thor para pedirle ayuda pues Ego ahora ha enloquecido en teoría por haberle quitado ese fragmento que se convirtió en Ego Prime, y es rival para el poder del devorador de planetas. Ego se enfrenta al grupo de cuatro, ya que Hércules les ayuda, y estos llegan hasta su cerebro situado en el núcleo del planeta donde Thor tiene una visión sobre cómo se creó el planeta.

Una especie alienígena estaba metiéndose en fase de hibernación mediante una técnica especial creada por un científico llamado Egros que se preparaba para mover el planeta antes de que su estrella se convirtiese en una nova todo estaba acabando de prepararse cuando el proceso se adelanta y al crecer la estrella la mente de Egros se fusionó con la del planeta a la vez que perecían el resto de sus habitantes. De esta forma se creó Ego, el planeta viviente. Después de esto Ego se va, exiliado, vencido por Thor y Galactus, mientras el primero lo distrae el segundo instala un motor en uno de sus polos para alejarlo al espacio profundo tardando en volver.

UN EGO CONTRA CUATRO

En este caso es John Byrne en su etapa en Los Cuatro Fantásticos, números 234 y 235, el que trae de vuelta al Planeta Viviente ya en año 81.

Tras una serie de extraños sucesos la primera familia decide ir al espacio a buscar su origen y se topan de bruces con el famoso planeta que busca venganza y para ello acabar con los habitantes del tercer planeta de sistema solar, es decir, nosotros.

Por suerte Los Cuatro Fantásticos se estrellan en Ego después de que este derribase su nave, tras esquivar sus ataques, encuentran con los motores que Galactus le había puesto y que ahora el planeta domina a su gusto, una vez más por suerte para nosotros Reed Richards enseguida se da cuenta del tipo de tecnología que tiene delante y soluciona el asunto. Lo que más nos interesa de esta historia es la forma en que Byrne juega con lo narrado anteriormente para cambiar el concepto de Ego, empecemos porque el planeta toma consciencia no gracias a Egron sino a su creación, a las partículas que se unieron para formar el planeta, esto lo sabemos cuando La Cosa encuentra su verdadero cerebro, el que había encontrado Thor era uno secundario, también nos entramos de que los habitantes que había acogido tras su primer encuentro con Galactus los asesinó vilmente, era todo un engaño para utilizar a Thor contra su eterno enemigo Galactus y su posterior locura no viene dada por el trozo que la rigeliana había sacado de él, Ego es perverso y punto.

La Cosa consigue cambiar el rumbo del planeta donde queda atrapado por la gravedad del Sol y acaba por ser destruido, o así lo deja el autor porque en 1985 Bill Mantlo y Steve Ditko retoman al personaje para la serie de ROM en su número 69.

En la caza de los Espectros Espaciales, ROM acaba en un planeta que parece estar vivo y no es otro que Ego que había atraído a estos seres para alimentarse de ellos y de un par de Caballeros Espaciales mientras se recuperaba del grave estado en que le habían dejado Los Cuatro Fantásticos y por el cual se tuvo que/consiguió a duras penas alejarse del sistema Solar. ROM rescata a sus compañeros y se va del planeta el cual sigue moviéndose con los motores puestos por Galactus. Podríamos preguntarnos ¿para qué Byrne hizo esos cambios? o ¿cómo es que al volver a unir sus piezas los motores de Galactus regresaron a su sitio?, pero dejémoslo correr, ¡al fin y al cabo es Ego, el Planeta Viviente!.

INSTAURÁNDOSE EN EL MARVEL CÓSMICO

Evidentemente, Ego siempre formó parte del sector cósmico de Marvel, pero sus apariciones se dieron en colecciones más clásicas como Thor o Los Cuatro Fantásticos, solo que a raíz de su incursión en la serie de ROM sus próximas apariciones estarán algo más ligadas a la parte denominada por la editorial “Poderes Cósmicos” y ¿qué mejor sitio para empezar que la serie de Estela Plateada?.

En el cuarto número del tercer volumen de Silver Surfer un grupo de entidades conocidas por el nombre de los Arcanos del Universo (entre los que están gente como el Coleccionista o el Gran Maestro) se reúnen en un planeta para conspirar contra una gran fuerza primigenia, Galactus, y ¿qué planeta es este? Pues Ego, por supuesto. Steve Englehart y Marshall Rogers son los encargados de reunir este grupo solo que Ego realizará su ataque en el número 22 de la misma colección pero con Ron Lim a los lápices.

Titulado “Monsters from the Ego”, en este número Estela Plateada es sorprendido por Ego que le ataca sin decir palabra viéndose atrapado en su superficie donde el planeta viviente muestra su interés por destruir todo lo que tenga que ver con Galactus. Estela usa un truco muy similar al de Los Cuatro Fantásticos, con su poder manipula los motores que el Devorador de Mundos había instalado en el planeta para lanzarlo contra un estrella solo que en vez de destruirlo, el surfero se detiene a cambio de que Ego lo libere.

Al final de la historia hay una pequeña charla entre ambos que es un poco reveladora con respecto a la actitud agresiva de Ego contra otras formas de vida, Estela Plateada le dice que los mundos están para albergar vida y no para destruirla pero Ego le contesta que él es la mayor inteligencia del universo y que no se va a someter ante nadie.

DE VUELTA A POR LOS DIOSES DE ASGARD

En una de las historias contenidas en el anual 16 de Thor, Michael Heisler y Kevin West enfrenta a Ego con Bill Rayos Beta. La flota de la raza de este último se queda atrapada en la órbita del conocido planeta y Bill va a explorar, está claro que esta exploración acaba en pelea.

La resolución inicial del conflicto es similar a la anterior, esta vez Bill crea un campo magnético que daña a Ego forzándolo a soltar a su flota y al propio Bill, cuando el portador del martillo para Ego le explica que su mayor problema son los motores que le puso Galactus, estos consumen mucha energía por lo que Ego se ve forzado a sacar esta energía de otros planetas o de naves que pasan por su órbita con lo que Bill Rayos Beta, con toda su buena voluntad, destruye los motores lo que permite a Ego volver a tener disponible todo su poder. Tras su engaño el planeta ataca tanto a Bill como a su flota destruyendo varias naves y forzando al nuestro héroe a abrir un portal haciendo que un cometa se estrelle contra Ego causándole mucho daño y dando por finalizada la batalla.

Un año después, en 1992 Ego reaparece en la colección de Thor, 448 al 450, en una serie de historias que salen al final de los citados números donde Lady Sif y Balder buscan a Thor exiliado por el universo pero se encuentran con unas criaturas del Alto Evolucionador que intentan salvar a su amo que está dentro de Ego, pero no solo eso sino que un Celestial está intentando acabar con el planeta viviente.

Tom DeFalco y Patrick Oliffe llevan la historia de Ego un paso más allá cuando el Alto Evolucionador explica a los dioses que el planeta no es un ser único, es un bioverso llegado de la Galaxia Negra que quiere utilizar para atraer algo más poderoso y es que afirma que hay más Egos y atrae a una masa enorme a la que denomina “Superego”. Un ejercito de Celestiales aparece a última hora atacando a este Superego destruyéndolo. Así nos quedaremos sin saber nada más del planeta hasta el presente siglo.

TODO BUEN PLANETA SE MERECE PARTICIPAR EN UN EVENTO

Maximun Security, así se llama un “pequeño” evento que ve la luz en el año 2000, un cruce con serie propia que une series como Spiderman, Thor, Capitán Marvel, Patrulla-X, Los Vengadores, Thunderbolts o Marvel Knights entre otros, ideado por Kurt Busiek y Tom Breevort con un primer especial llamado “Planeta Peligroso”.

Krygor es el planeta elegido por Ego para ser despertado, esto es que primero elimina a todos sus habitantes y después intenta que el planeta se convierta en un ser como él, cosa que no suele pasar y Ego hace añicos el planeta, una idea que ya había sido presentada con anterioridad. Todo esto sucede mientras el consejo intergaláctico está deliberando sobre si la Tierra es un planeta peligroso y si se ha de atacar a los humanos. A su vez una nueva especie se presenta queriendo formar parte de este consejo, los Ruul, que se unen a la batalla contra Ego sin buenos resultados.

Es, por increíble que parezca, Charles Xavier con su grupo de mutantes Skrulls junto a Estela Plateada quienes comienzan por averiguar que la extrema locura de Ego se debe al ataque del Superego y los Celestiales y acaban por mezclar una serie de ataques físicos y psíquicos para vencer al planeta dejándolo en coma. Por desgracia para ellos, los Ruul llegan a última hora y hacen creer al consejo que la victoria ha sido gracias a ellos y convencen al resto para tomar medidas contra la Tierra, las cuales básicamente son convertir nuestro planeta en una cárcel de máxima seguridad donde envían a sus criminales.

Esto nos interesa en la historia de Ego porque él es uno de esos criminales, me explico, a Ego se le suele llamar “planeta viviente”, pero en muchas ocasiones se le denomina “bioverso” y Busiek lo que hace es tomar esta última acepción para explicar que los Ruul han conseguido reducir a Ego como si se tratase de un virus y mandarlo a la Tierra donde se trata de expandir para hacerse con nuestro planeta.

Mientras el resto de cruces tratan de los superhéroes de su colección luchando contra el criminal extraterrestre de turno en la serie principal y en la de Los Vengadores se desenmascara a los Ruul que en realidad sirven a la Inteligencia Suprema Kree cuya intención es que Ego invada la Tierra acabando con sus habitantes para luego utilizar su poder al servicio de los Kree mediante una tecnología que han inventado.

Cuando todo se revela, el consejo estelar se vuelve a poner de parte de la Tierra y los héroes logran comprimir a Ego de nuevo solo que para sacarlo del planeta han de hacerlo dentro de un huésped, lo intentan con Estela Plateada pero fallan, el elegido resulta ser Quasar que se vuelve a ver exiliado de su planeta natal y se va al espacio para soltarlo en un lugar alejado.

EGO EN UN NUEVO UNIVERSO

Tras la marcha de Jim Starlin de Marvel nuevos equipos creativos dirigidos por Keith Giffen se encargan de relanzar los personajes de la parte cósmica de la editorial con un pequeño evento de una calidad asombrosa: Aniquilación. La historia en cuestión contó con diversas miniseries que se unían para narrar lo que sucedía alrededor de la serie madre, nos vamos a la dedicada a Nova que se mete en plena batalla contra Annhilus y sus fuerzas, en su cuarto número, escrito por Dan Abnet y Andy Lanning con dibujo de Kev Walker, Quasar se une para acabar pereciendo a manos del villano.

Ego no sale como tal, pero hay que recordar que estaba en el interior del fallecido héroe y hay que hacerlo porque en la posterior etapa de Nova escrita por los mismos autores aunque con diferentes dibujantes (Wellington Alves, Gerardo Burges, Andrea DiVito y Kevin Sharpe) nos encontraremos con una nueva versión del planeta viviente. Tras la destrucción del mundo original del cuerpo Nova, la inteligencia que los dirigía conocida como Mundomente estaba en la cabeza del único Nova que quedaba, Richard Rider, pero tras la destrucción de Quasar fue poco a poco controlando la reunión de las piezas de Ego apoderándose de su mente y formando NeoXandar, un mundo que controla en su totalidad, con el que se puede desplazar y dar cabida a un nuevo cuerpo Nova.

Por desgracia no todo es lo que parece, Mundomente va reclutando nuevos miembros y alojándolos en lo que era Ego, cosa con la que Richard Rider no está muy a favor por lo que Mundomente le arrebata su poder y en pleno evento Guerra de Reyes decide que los Shi’ar son enemigos y hay que luchar contra ellos. Aquí todo empieza a oler mal y es que efectivamente Ego había corrompido a Mundomente y era él quien lo manejaba todo.

Por suerte el antiguo Quasar lo tenía todo previsto y aparece cual fantasma para dar su poder a Richard Rider y que venza a Ego recuperando su poder y la cordura de Mundomente a costa de perder NeoXandar y a parte de los nuevos miembros del cuerpo Nova a la vez que se ganan un enemigo para siempre pues Ego consigue escapar o mejor dicho ellos consiguen escapar de Ego.

LAS ÚLTIMAS HISTORIAS DE EGO

Pasamos al año 2010 a una miniserie de cinco números cuyo título es Universo Marvel: Un mes de vida, escrita entre cuatro guionistas y dibujada entre seis artistas. La serie trata sobre Dennis, un hombre al que unos residuos le dan unos enormes poderes para manipular la materia a la vez que reduce su esperanza de vida a un mes. En el tercer número Los Cuatro Fantásticos le piden ayuda ya que Ego está agotando la energía de estrellas a un nivel apabullante. Flux, que así se hace llamar este nuevo héroe, es instado por Mister Fantástico a que agote la energía de Ego para que este deje de destruir sistemas planetarios, pero Flux se da cuenta que a Ego le pasa algo, hay una criatura en su interior que le hace daño y opta por salvarlo. Ego le da las gracias y se va.

Al año siguiente Marvel lanza una serie limitada de cinco números sobre el dios del trueno llamada Astonishing Thor por Robert Rodi y Mike Choi en la que el planeta vuelve a ser importante.

Thor se vuelve a encontrar cara a cara con Ego, solo que cuando va a empezar a luchar contra él en su superficie se encuentra con El Extraño que dice ser el creador del planeta viviente y expulsa al dios de trueno. Pero Thor no se da por vencido e investiga el rumbo de Ego para dar con la base del El Coleccionista donde, tras una pequeña lucha, averigua que Ego tiene un hermano creado a la vez que él y que El Coleccionista lo tiene cautivo, su nombre es Alter Ego. Es cierto que todo esto choca un poco con lo sabido hasta ahora, si bien se había dicho que Ego podía no ser único lo de su creación esto parece ser un ejercicio de retrocontinuidad que puede chocar con lo narrado anteriormente, pero si nos fijamos bien la historia de Ego tiene su sentido, aunque para ello tenemos que poner un poco de nuestra parte: el origen narrado por Conway y Buscema, el del científico Egros, ha de ser tomado como una mentira contada por enlace telepático a Thor con el fin de que le ayudase contra Galactus, lo que luego nos cuenta Byrne en la colección de Los Cuatro Fantásticos, eso de que eran unas partículas que se unieron y tomaron consciencia, lo debemos tomar como lo que Ego cree que es su origen ya que a su vez Ego es engañado, lo crea El Extraño y pone parte de su forma de ser en él (de ahí el nombre de Ego) haciéndole creer que se ha creado por si solo mientras que en realidad es parte de un experimento de esos que le gustan a este ser como todo marvelita bien sabe. Difícil pero aceptable.

La idea de El Extraño es que Ego y Alter Ego se encuentren y él cree que su destino es matarse entre ellos. Con lo que también cuadra esta idea es con la eterna búsqueda de Ego de otro planeta con consciencia, se alegra de ver a su hermano pero Alter Ego es agresivo y le ataca. Thor se pone entre ambos y tras una pelea Alter Ego acaba por ser dañado pero ambos hacen las paces y el nuevo planeta viviente termina por convertirse en un satélite de Ego.

La última vez que vemos al planeta viviente es en las primeras páginas de Mapache Cohete volumen 2 número 6 por Skottie Young y Jake Parker en el que, con su tono humorístico y alejados de las anteriores historias, el Mapache y su amigo Groot son contratados para limpiar de parásitos la superficie de Ego aun en el universo pre-Secret Wars, pero seguro que tras su paso por la película sabremos de él pronto.

¿QUÉ PUEDO LEER?

Las historias en las que sale Ego son, por lo general, tan extrañas como interesantes. De las diferentes versiones que hay del personaje siempre me quedaré con la del planeta que siembra el terror, el enemigo de Thor y de Galactus, pero veamos qué es lo más recomendable para leer. Me gustaría mencionar antes dos cosas, por un lado el evento Maximun Security, fue un evento que en su día no me llamó la atención pero en la última relectura le he encontrado un algo que me lleva por lo menos a citarlo aquí, la otra cosa es la muerte de Quasar en Aniquilación, Ego no sale pero cualquier escusa es buena para recomendar Aniquilación.

 El Poderoso Thor números 132, 133, 160 y 161 de Stan Lee y Jack Kirby no solo son las primeras apariciones de Ego sino que son dos historias muy buenas que merecen la pena, vamos, en la línea de ambos autores.

 También en El Poderoso Thor, los números 201, 226, 227 y 228 de Gerry Conway y John Buscema contienen el primer origen de Ego y sus dos grandes batallas contra Galactus. Los cuatro números forman dos historias de nuevo muy interesantes.

 Los Cuatro Fantásticos 234 y 235 por John Byrne son otra buena lectura, si bien es cierto que el autor lía un poco la madeja con el tema de su segundo origen la forma en que trata la maldad de Ego hace que el personaje mejore aun más.

 Nova Volumen 4 números 20 al 30 por Dan Abnet y Andy Lanning con una cantidad innombrable de dibujantes conforman una buena historia (toda la serie en sí lo es) que supone el regreso a primera fila del planeta viviente.

 Astonishing Thor números 1 al 5 por Robert Rodi y Mike Choi es una buena serie limitada aquí publicada en un solo tomo que tiene tintes muy clásicos recordando a las grandes historias de Lee y Kirby además de contar con el origen definitivo de Ego y la historia de su hermano Alter Ego.

Otros artículos retrospectivos de personajes Marvel:

Alpha Flight
Puño de Hierro y Luke Cage
Cable
Caballero Luna
Halcón Nocturno
Máquina de Guerra
Silver Sable
Solo
Los Vengadores de los Grandes Lagos
El Merodeador
Ojo de Halcón: Kate Bishop
Gamora
X-23, Lobezna
Kingpin
Ms. América
J’son, Rey de Spartax

8
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
5 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
KingThorWizardDaniel GavilánbillyboyIgor Álvarez Muñiz Recent comment authors
Recientes Antiguos
Ziper
Lector
Ziper

Hola,
quizás me confunda porque hace tiempo que lo leí, pero no es el mismo planeta que sale en Marvel Zombies?

billyboy
Lector
billyboy

Ahora después de los guardianes 2 tendremos un Ego coleguita cuando normalmente a sido un cabron?

Daniel Gavilán
Autor

Bueno, en la historia aquella en la que se enamoraba de la Tierra dejaba entrever que aun siendo un poco pagafantas el hombre tampoco tenía mal fondo

http://img3.wikia.nocookie.net/__cb20090618224008/marveldatabase/images/3/36/Marvel_Adventures_The_Avengers_Vol_1_12_page_00_Ego_(Earth-20051).jpg

wizard
Lector
wizard

Bonita imagen

KingThor
Lector
KingThor

Brutal el articulo un Millon de Gracias…

Ojala y fuera posible un articulo de esta envergadura pero que tratase de otros seres Cosmicos como Los Celestiales(Exitar el Destructor en especial), El Extraño, Lord Caos y el Amo del Orden, Galactus, bueno se me pasan algunos pero ojala algun dia.

Igual gracias por el articulo.