Batman: Cataclismo

Reseñamos Cataclismo, el evento que sumió a Gotham en el caos y la destrucción a finales de los años 90, con nombres como Chuck Dixon o Dennis O'Neil firmando la historia.

Por
0
2282

 

Edición original: Detective Comics núms. 719-721, Batman núms. 553 -554, Batman: Shadow of the Bat núms. 73-74, Nightwing 19 -20, Azrael 40, Robin 52-53, Catwoman 56-57, The Batman Chronicles 12, Batman: Blackgate – Isle of Men, Batman: Huntress/Spoiler – Blunt Trauma, Batman: Arkham Asylum – Tales of Madness.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Alan Grant, Chris Renaud, Chuck Dixon, Devin Grayson, Doug Moench, Kelley Puckett, Klaus Janson, Rick Burchett.
Dibujo: Alex Maleev, Chris Bachalo, Chris Renaud, Eduardo Barreto, Graham Nolan, Jim Aparo, Jim Balent, Kelley Puckett, Klaus Janson, Mark Buckingham, Rick Burchett, Scott McDaniel, Staz Johnson.
Entintado: Bob McLeod, Wayne Faucher, Karl Story, Sal Buscema, James Pascoe, Klaus Janson, John Stanisci, Stan Woch, David Roach, Vincent Giarrano, Bill Sienkiewicz, Alex Maleev, Rick Burchett, Dave Taylor.
Color: Gloria Vasquez, Pam Rambo, Roberta Tewes, Gregory Wright, Demetrius Bassoukos, Buzz Setzer, Adrienne Roy, Pat Garrahy, Lee Loughridge, Ian Laughlin, Grant Goleash, Jason Wright, Noelle Giddins, Bjarne Hansen.
Formato: Cartoné, 480 páginas.
Precio: 40,00 €

 

Puede que el hombre sea capaz de llegar a la Luna. Puede construir magníficas ciudades, explorar las profundidades del océano, y hacer florecer el desierto. Pero cuando las fuerzas de la naturaleza se unen contra él… Cae la noche.

La década de los 90 fue una época algo oscura y decadente, en muchos ámbitos de la cultura. En la música tuvimos el nacimiento del grunge y del nu metal, en el cine las películas apocalípticas y en el cómic… bueno, digamos que fue una época oscura en otros aspectos. Y conforme nos acercábamos al nuevo milenio, se iba incrementando la paranoia en ciertos sectores conspiranoicos de la sociedad. El fin del mundo, el efecto 2000, que nos iba a sumir en una oscuridad y caos terrible, finalmente no llegó, y de hecho fue lo contrario, especialmente a nivel tecnológico, con el florecimiento de Internet que ha cambiado el mundo en las últimas décadas creando una sociedad globalizada y conectada en segundos con poco más de un click.

Al igual que en todo el arte y la cultura, posiblemente esta extraña sensación noventera de cercanía al fin del mundo pudo influir a Chuck Dixon, Dennis O’Neil y otros guionistas y editores de DC Comics de la época en algunos de los eventos que circulaban por el universo DC por entonces, especialmente en lo concerniente al hombre murciélago. En la saga Contagio, por ejemplo, un virus llamado Mortero que proviene de África se extiende por Gotham reinando el caos que Batman y compañía intentan contener. En Legado, secuela de la anterior, una cepa más agresiva de este virus se descontrola y vuelve a amenazar la frágil armonía ya no de Gotham, si no del mundo entero gracias al psicópata de Ra’s Al Ghul.

Y tras estas dos sagas apocalípticas, llega una aún peor: Cataclismo. Por si un virus letal no fuera suficiente, ahora Gotham sufre un terremoto de 7,6 en la escala de Richter. Y las consecuencias son, por supuesto, devastadoras. Y todo esto llevará a la famosa En tierra de nadie, en la que Batman, Robin, Nightwing y todos los miembros de la batfamilia intentarán defender y recomponer los pedazos de una ciudad rota y devastada por un virus y un terremoto, que además ha sido olvidada y apartada por el gobierno de los EEUU. Pero eso será más adelante, mientras tanto, tenemos ante nosotros todo un año, 1998, de crossover de las diferentes series del batverso, que por entonces eran muchas, en las cuales veremos las consecuencias de este terremoto y cómo lidian nuestros héroes con ello. Un total de dieciocho números recopilados por ECC Ediciones en un tomo del cual hoy os traemos una reseña para poder expresar todo lo bien que permite este formato, cuánto merece la pena esta historia.

Cataclismo empieza con la fantasmada de un pobre diablo que afirma haber dado una paliza a Batman delante de sus nuevos compañeros de prisión que en realidad no tiene nada que ver con lo que veremos a continuación, como es el descubrimiento repentino por parte de una sismóloga de lo que se le viene encima a Gotham. A partir de aquí, el argumento como tal, es muy sencillo: una sucesión de escenas que nos muestran diferentes escenarios de Gotham partiéndose en mil pedazos y cómo reaccionan los protagonistas de cada historia. Desde el propio Batman y Alfred, que acaban enterrados bajo los escombros de la mansión Wayne y la inmensa batcueva, que es curiosamente el único edificio propiedad de Industrias Wayne que no se pudo reforzar contra terremotos, hasta otros miembros de la batfamilia, como Nightwing, Catwoman, Robin, Azrael, la Cazadora, Oráculo o Anarquía. Es especialmente Barbara Gordon quién merece un reconocimiento, al convertirse en una de las heroínas más destacadas de la historia, coordinando desde el principio toda la organización de los rescates de civiles, incendios y distintas emergencias desde la comisaría de Gotham con ayuda de otros policías como Bullock o su propio padre, para después ayudar a Batman, Dick y todos los demás. Pero no solo héroes y antihéroes, sino también villanos, como algún preso de Blackgate, o incluso el Pingüino, aparcan sus diferencias con Batman y la justicia para ayudar a los demás a sobrevivir en este horrible caos. No obstante, también está el caso contrario, es decir, de villanos que aprovechan la situación para hacer de las suyas y sacar tajada, algo a lo que Batman y compañía, como si no tuvieran bastante, también se tendrán que enfrentar.

Así que, como ya os habréis imaginado, esto desde luego no es la típica historia de Batman, ni lo pretende ser en ningún momento. Aquí no tenemos batallas superheroicas, la historia nos acerca al lado más terrenal y humano de los héroes, y de cómo todos ellos, independientemente de su filosofía sobre la justicia y su forma de actuar, lo dan todo por salvar a los gothamitas de este desastre. Y evidentemente algunas historias son mejores que otras, pero en general son emotivas, vibrantes y emocionantes, transmitiéndote una tensión e incluso un malestar en ocasiones que pocas historias superheroicas consiguen habitualmente. Y lo más curioso del asunto, es que aunque en principio puedan resultar historias repetitivas, sin una trama o un hilo, más allá del tema de Quakemaster, que por cierto resulta ser un poco decepcionante, lo cierto es que esa sensación no se perciba en ningún momento, y la lectura es tremendamente ágil y entretenida, lo cual es meritorio en una evento de este calibre y en un tomo de casi 500 páginas.

La Mansión Wayne queda completamente destrozada

En el apartado artístico tenemos una innumerable cantidad de artistas, a saber: Alex Maleev, Chris Bachalo, Chris Renaud, Eduardo Barreto, Graham Nolan, Jim Aparo, Jim Balent, Kelley Puckett, Klaus Janson, Mark Buckingham, Rick Burchett, Scott McDaniel y Staz Johnson, y eso solo los dibujantes, por no nombrar otra larga lista de entintadores y coloristas que tenéis detallados en el cuadro de texto de arriba. Si he de destacar dos nombres, esos son sin lugar a dudas Klaus Janson y Mark Buckingham, que además son dos de los artistas que más colaboran en esta historia, el primero aparte de con el dibujo, también con las tintas, y el segundo con diferentes portadas. Tanto el británico como el estadounidense de origen alemán son los artistas que más se alejan de ese hormonado estilo noventero que ya se estaba poco a poco dejando atrás a finales de la década, pero que aún seguía muy vigente. Mark y Klaus, cada uno en su estilo, nos ofrecen las viñetas más claras de todas, en un evento en donde el caos es un elemento fundamental y en el que en muchas escenas hay una tremenda confusión de la que no podemos sacar nada en claro. Sin embargo, la fina línea de Buckingham y la robustez coherente y proporcional de Janson nos ayudan a encontrar una luz clara en ese maremagnun de piedras, edificios, fuego y destrucción total.

También participan otros artistas de gran calidad como Alex Maleev o Marcos Martin, pero por desgracia en historias muy cortas (aunque muy buenas) de pocas páginas dentro del especial The Batman Chronicles #12. No obstante, hay que decir que, en términos generales, durante todo el evento se puede disfrutar de una cierta coherencia artística sin demasiados sobresaltos y cambios radicales de estilos, lo cual en un evento de estas características siempre se agradece.

  Edición original: Detective Comics núms. 719-721, Batman núms. 553 -554, Batman: Shadow of the Bat núms. 73-74, Nightwing 19 -20, Azrael 40, Robin 52-53, Catwoman 56-57, The Batman Chronicles 12, Batman: Blackgate - Isle of Men, Batman: Huntress/Spoiler - Blunt Trauma, Batman: Arkham Asylum - Tales of Madness. Edición…
Guión - 8.5
Dibujo - 7.4
Interés - 8

8

Vibrante

Un espectacular evento que compila diferentes historias en torno a un mismo tema, con protagonistas de todo el batverso y que no te deja respirar ni un momento. Es emocionante, vibrante y emotiva, y merece la pena cada número de los dieciocho de los que se compone. Muy recomendable.

Vosotros puntuáis: 8.24 ( 14 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame