Batería de Reseñas #26

Por
10
154

¡Hola! Esta semana quiero vuestra total y absoluta atención. En una serie. Una GRAN serie que no deberíais perderos por nada en el mundo: Capitán Britania. Después de sorprender por su calidad durante la Invasión Secreta, la serie más británica de Marvel vuelve a la carga con un segundo arco argumental que promete enemigos manipuladores, cazadores de vampiros y magia, y que supera en mucho a su predecesor. Una lectora imprescindible de principio a fin. Y sin embargo, insuficiente para garantizar la continuidad de la colección, que será cancelada en breve en EEUU. Si queréis saber por qué esto es una injusticia digna de tribunales del Benelux, seguid leyendo.

Capitán Britania y el MI13 Nº02
Edición original: Captain Britain & MI13 #05-09
Guión: Paul Cornell
Dibujo: Leonard Kirk

CAPITÁN BRITANIA Y EL MI13 Nº02

Después de Invasión Secreta, la serie del nuevo Capitán Britania había dejado el listón MUY alto. Tanto, que me planteaba si podría mantenerlo después de haber desaparecido el último Skrull de la faz de la Tierra, pese a la demostrada calidad de Paul Cornell en Wisdom. Pues bien, no sólo ha alcanzado el nivel del arco argumental anterior: lo ha superado. Lo supera en acción, en caracterización, en sorpresas, en argumento y en desarrollo. Todo lo bueno de Invasión Secreta, todo por lo que destacaba, está aquí, potenciado; un derroche de ideas y aventuras que sorprende a cada página y atrapa con la conclusión de cada ejemplar. Pero claro, es una colección con personajes poco conocidos (hay una adición popular, pero tampoco es que sea un “primera fila”), relativamente aislada del resto del Universo Marvel y con un equipo creativo no-hot, así que ha vendido una miseria y la han cancelado en el número #13. Mientras tanto, Battle for the Cowl, una historia chapucera con caracterización ridícula, guión de risa y Tony Daniel dando lo peor de sí mismo escala a los primeros puestos de ventas. Es injusto y triste. Pero bueno, todavía quedan cuatro números, así que aún podemos disfrutar un poco más de una de las mejores series de Marvel (hablando de la cual, espero se anime a publicar la colección en un par de bonitos tomos en tapa dura).

La premisa, básica y sencilla, se plantea de forma rápida: el Capitán Britania y el MI13 deben investigar los misteriosos sucesos de un edificio en el que se ha desatado algo que parece Fuego Infernal. A partir de ahí se desarrolla una sucesión de acontecimientos a cada cual más impresionante, en cuanto a contenido y presentación, con cliffhangers en cada número. Cliffhangers de verdad, ojo. De los que pueden suponer, por sí mismos, un cambio en toda la serie, de los que asustan y hacen poner en duda el futuro de los personajes. La resolución de éstos siempre es muy buena, coherente y rápida: esto permite que en cada ejemplar el desarrollo de la trama y la presentación del próximo cliffhanger gocen de espacio más que suficiente para ofrecer todo lujo de detalles.

La historia en general presenta una estructura magnífica, hilando la trama principal con decenas de pequeñas historias personales para cada uno de los personajes, de modo que siempre hay algo interesante o chulo que contar, y todos los protagonistas de la serie tienen una buena porción de tiempo para desarrollarse y disfrutar de más matices. La subida de tensión y ritmo se percibe en cada ejemplar no solo en la forma de contar lo que está ocurriendo, sino a través del contexto, las acciones y el contenido de los diálogos: así, pasamos de escenas calmadas en entornos costumbristas, con conversaciones de a pie a luchas a la desesperada en un entorno mágico e irreal lleno de peligro. La narración es excepcional, con la energía de un relato de acción y un sobrado manejo de los interludios, la acción y los diálogos.

La imaginación e inventiva de Cornell quedan fuera de toda duda página a página. No solo es sumamente creativo a la hora de escribir el desarrollo de la aventura y los inesperados giros que la adornan, sino que cada pocas viñetas hay un momento curioso y ocurrente que potencia la ambientación mágica de la serie. El villano no resulta tan original, y menos lo será para los lectores de DC que hayan leído dos historias sobre la Piedad Negra, pero sus capacidades están bien reflejadas a base de crear historias alternativas enternecedoras y divertidas, y caracterizándolo más que a la planta de la Distinguida Competencia. De todas formas es una amenaza creíble, sobre todo en un número en particular en el que da la impresión de que ya ha conseguido sus planes y que no hay marcha atrás. Eficaz en su papel, funciona bien como enemigo y funciona también a la hora de dar más profundidad a los personajes, permitiéndonos ver aspectos de su personalidad que generalmente permanecen ocultos. Una buena forma de desarrollarlos y que el lector desarrolle algo de empatía hacia ellos. Solo espero que este encariñamiento progresivo no acabe con Cornell marcándose un Robert Kirkman al final de la serie. No creo que pudiese soportarlo.

Ya he hablado antes de la caracterización de los personajes, pero merece un punto adicional. Cada uno de ellos tiene su buena porción de páginas, que se aprovecha con maestría haciendo que todos desarrollen sus propias sub-tramas, sus propias relaciones con otros personajes y vivan sus propias experiencias. Al cubrir un espectro tan amplio de situaciones personales, a través de los protagonistas de la serie se tratan multitud de cuestiones: el amor, el liderazgo, la naturaleza humana, la redención, los principios, la vejez, la determinación, la curiosidad. Todo ello a través de unas personas maduras, inteligentes y humanas con las que es fácil conectar. Si no fuesen británicos, serían perfectos.

La conclusión de la historia está a la altura de todo el contenido que la precede. Es una deliciosa mezcla de valor e inteligencia, superando la adversidad una y otra vez hasta salvar el día. Es muy gratificante ver cómo la aventura no sólo tiene una conclusión excelente, sino que ésta, en su conjunto, sirve para hacer crecer a los personajes, para que estos aprendan y se conozcan mejor a sí mismos y a sus compañeros. El final de Invasión Secreta y el final de este arco argumental dejan unas circunstancias que apenas se parecen entre ellas. Bien por la capacidad de innovar, de ir por caminos distintos. Y muy bien por la última página, que deja al lector mordiéndose las uñas. Este segundo tomo de Capitán Britania y el MI13 es, de lejos, la compra más recomendable de los tomos de Panini de este mes, superando a la competencia como si el mejor Tyson pelease con Woody Allen. Cornell ya ha demostrado que puede mejorar lo que parecía inmejorable. A partir de aquí no hay límite… bueno, sí, si lo hay. De unos pocos números…

Maldita sea.

10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Indepit
Indepit
23 junio, 2009 9:27

Una pena que la cancelen. Me leí el primer tomo y me pareció muy bueno. He comprado el segundo tomo y está esperando su turno para ser leído. Ya sólo falta que squen un tomo más. Una pena. Me recuerda todo esto a cuando cancelaron el Alpha Fligth de Seagle y Roulou y el Heroes de Alquiler de Ostrander y Ferry.

kaosbaggins
Lector
23 junio, 2009 9:53

hombre, el primer tomo era bueno, pero sin exagerar
o este segundo tomo pega una explosion de calidad exagerada (ya lo vere en cuanto me lo pille) o si que es una pena que la cancelen, que estaba bien, pero tampoco es para clamar al cielo
mejores cosas se han cancelado

Elvigilantecalvo
Elvigilantecalvo
23 junio, 2009 11:15

O sea, se publicará un tercer tomo o no. Es que este segundo termina pero que muy interesante…gracias

Javi
Javi
23 junio, 2009 11:31

La miniserie de Wisdon me gustó bastante. Pero lo de invasión secreta me pareció una bazofia. La verdad es que no pensaba comprar el 2º tomo, y tampoco es que me fie mucho de tu opinión ya que tanto te gustó el segundo… Ya veremos.

sierra
sierra
Lector
23 junio, 2009 12:50

creo que no se cancela en el numero 13, que va a aguantar un pap de numeros más.

Animal Man
Animal Man
Lector
23 junio, 2009 13:05

Le daré una oportunidad a este segundo tomo, aunque ni la limited de “Wisdom” ni el primer tomo me dijeron gran cosa.  En este salen vampiros, que ya es un punto a favor, mira.

Flpx
Flpx
Lector
23 junio, 2009 17:25

estoy con kaosbaggins, el primero me parecio curioso, pero tampoco es nada del otro mundo. Al menos espero que publiquen el resto de la serie y no dejen esos episodios colgados y perdidos en el limbo

Colossus
Colossus
23 junio, 2009 17:33

va hasta el Nº 15, más un annual, y después chao…

Tildoras
Tildoras
23 junio, 2009 23:25

A ver si el problema ha sido que el hype de esta serie estaba tan alto por los que la recomendais que luego los que la leyeron vieron que “estaba bien, pero no era para tanto” y eso desanimó a la gente a seguir y de ahi su fracaso de ventas. Hay que tener cuidado con la generación de espectativas.

Mikel
26 junio, 2009 0:21

Bueno, a mí me parece una de las mejores series que ha publicado Marvel últimamente. El tomo 1 era estupendo, y el segundo, ídem. Al igual que Increíble Hércules, tiene una saludable falta de prejuicios, los artistas implicados cumplen y la sensación es de lo más satisfactoria. Y me uno al coro de quienes lamentan su cancelación (finalmente serán 15 números y un Annual, dice Cornell en su blog).
Sobre lo de crear expectativas: cada uno es libre de opinar y también de dar la importancia que crea conveniente a las opiniones de los demás, pienso yo. De ahí, a decidir tu compra por lo que dice alguien en un blog (incluido el mío), hay un trecho…