Batería de Reseñas #25

Por
3
127

¡Hola, lectores! Esta Batería de Reseñas viene muy ligerita. Tan ligerita, de hecho, que solo tiene una reseña, y es una pena porque en esta tanda había varias cosas interesantes que comentar (es posible que caiga alguna de aquí a final de mes). Pero claro, las obligaciones habituales, qué os voy a contar: el trabajo, las responsabilidades, negociar la prórroga de un pago con la mafia moldava entre inmersión e inmersión… cosas del día a día. Sin embargo, el comic en cuestión merece mucho la pena: el final del arco de Green Lantern Origen Secreto, en el que Johns reescribe los primeros pinitos de Hal Jordan en esto de hacer constructos de energía verde. Qué bien lo hace Johns en Green Lantern… si queréis saber por qué, seguid leyendo.

Green Lantern Nº03
Edición original: Green Lantern #34-#35
Guión: Geoff Johns
Dibujo: Ivan Reis

GREEN LANTERN Nº03

Si tuviese que escoger tres palabras para definir este número de Green Lantern (y este arco argumental en conjunto) serían “retrocontinuidad de calidad”. En previsión a la guerra de la luz, la noche más oscura y demás acontecimientos, Geoff Johns ha vuelto a contar el origen y los primeros pasos de Hal Jordan. ¿Ha sido provechoso hasta ahora? Sí, definitivamente. Ha introducido a un personaje clave, ha dado mayor profundidad a la relación entre Hal Jordan y Sinestro, ha añadido matices al origen de otro villano, ha narrado el origen de varias amenazas que o bien ya han tenido lugar o lo tendrán, y además ha escrito varios momentos chulos en el proceso. ¿Era necesario? ¿Realmente hace falta volver a contar algo que ya se narró hace treinta años? No. Pero tampoco era necesario Año Uno, no hacía perra la falta volver a contar las primeras escaramuzas callejeras de Bruce Wayne, y se ha convertido en una obra maestra del comic de superhéroes. Así que si el guionista es profesional y tiene un buen currículum de historias de calidad, cohesionadas y que aportan matices y nuevos elementos al Universo DC (estamos hablando del hombre que redimió la enorme basura de Parallax y lo convirtió en una idea chula a partir de la cual se desarrolló una miniserie grandiosa), tiene ideas que aportar, personajes nuevos que incorporar y además es respetuoso con la continuidad establecida, ¿por qué no?

Éste último punto – respetar el pasado – es realmente interesante, de hecho, y pone de manifiesto (como tantos otros) el cariño que siente Johns por la historia del Universo DC. Casi siempre que se habla de retrocontinuidad, lo primero que viene a la cabeza es un guionista arrancando páginas del pasado o reescribiéndolas mientras grita “¡esta es mi historia, esta es mi historia!”. ¿Quién puede culparnos? Muchas veces, el precio a cambio de meter con calzador a un personaje que nunca estuvo o insertar una trama que jamás se mencionó es abrir behemóticos agujeros de continuidad solo porque a Fulano le apetecía incluir ese elemento. Johns no cae en eso. No destruye nada establecido, y todo cuanto añade tiene un lugar y una posición, algo que aportar al personaje de Hal Jordan y a la mitología de Green Lantern. Nada resulta fuera de lugar o forzado, sino que todas las aportaciones encajan de forma orgánica en el pasado de los personajes; y es que en Green Lantern: Origen Secreto Geoff Johns está al servicio de la historia, y no al revés. ¿Hay aportaciones personales? Las hay (si no, nos encontraríamos ante una vulgar repetición de lo ya narrado con un dibujo más moderno), pero todas tienen una presentación más que digna y un papel interesante, y todas ellas encuentran su lugar en la continuidad sin llevarse nada por delante ni forzar a otros elementos a adaptarse a ellas. Demostrando respeto, conocimientos, humildad y un interés genuino por enriquecer el pasado y a la vez, el presente.

La caracterización de los protagonistas también es muy buena – así como la interacción entre ambos – aunque Hal Jordan en su papel de “hombre sin miedo” está un poco forzado, sobre todo en algunas escenas. Sinestro está genial como mentor sabio y experimentado pero con un corazón oscuro, y los diálogos entre ambos son geniales. William Hand tiene un aura perturbadora, macabra y extraña, de bicho raro peligroso, que encaja muy bien con el villano en el que se acabará convirtiendo. En general todos los personajes están muy bien escritos, salvo las ya mencionadas bravatas innecesarias de Jordan. La historia también es sólida e interesante, aprovechando un montón de elementos distintos y dándoles una cohesión que funciona de maravilla. No es lo mejor que se ha leído en Green Lantern, pero cubre un buen número de aspectos (la relación mentor/aprendiz, las características del cuerpo, la debilidad contra el amarillo, los errores y personalidad de los guardianes) y los desarrolla con gran habilidad. Por último, tiene momentos que van desde lo divertido (“Salaak te enseñó a crear espacios dimensionales personales para guardar tu Batería, ¿no?” “No, la guardo en un armario…”) hasta lo tenso, haciendo que cada página resulte impredecible.

En suma, este final de Origen Secreto tiene todo lo que se puede pedir a un arco de estas características. Trata con respeto la historia, introduce personajes y conceptos nuevos, añade matices y profundiza en los que ya estaban, caracteriza a los personajes, tiene una historia consistente, buenos momentos y un dibujo bastante competente (Reis sigue siendo bueno, pero es capaz de hacerlo muchísimo mejor) que sufre de la falta de acción desbocada en detrimento de más diálogos y escenas tranquilas. Es entretenido, accesible y un buen ejercicio de retrocontinuidad. No es Batman: Año Uno, pero es una lectura muy recomendable que cumple con todos los objetivos que se fija con nota.

Pues eso. Que planteaos su compra. Nos vemos la semana que viene, con un número indefinido de tomos de Panini.

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
tezuka
tezuka
16 junio, 2009 11:23

Es comprensible que venga ligera la bateria.

Ultimamente no han salido muchas novedades, no…

juanjo C
juanjo C
16 junio, 2009 14:23

esta serie es lo mejor de dc.!!

Mistic
Mistic
16 junio, 2009 16:58

Me encanta esta serie. Y ha merecido la pena la retrocontinuidad en este caso, que es el mayor halago que se le puede hacer a una historia de este tipo.