Wonder Woman: 75 años de uniformes.

A dos semanas del estreno de la esperada pelicula de Wonder Woman, en Zona Negativa empezamos una serie de artículos con los que conocer un poco mejor a este importante personaje de DC.

Por
25
3563
FavoriteLoadingAñadir a favoritos

Introducción

Esta es la primera entrega de una serie de artículos con los que desde Zona Negativa queremos amenizaros la dura espera hasta el estreno de la película de Wonder Woman. Queremos acercaros la figura de la que sin duda alguna es el personaje femenino más importante de los comics de superhéroes. Diana de Themyscira es un icono, confirma la trinidad de DC y en ella se aglutinan los valores a los que los demás héroes tan solo pueden aspirar a tener algún día. Su influencia y simbología han traspasado el papel para que, por fin, podamos disfrutar de un largometraje con Wonder Woman como protagonista absoluta.

A finales de los años 30 y principios de los cuarenta el mercado norteamericano se vio invadido por toda una oleada de nuevos personajes en la incipiente industria del cómic. Batman, Superman, Green Arrow, Flash, Capitán Marvel, Aquaman, Green Lantern, Dr. Fate, Hawkman… fueron llegando a los quioscos para deleite de los voraces lectores que parecían no tener nunca suficiente y reclamaban más y más héroes con los que saciar su apetito por ese nuevo género que había inaugurado Superman. Autores de enorme talla, como Bill Finger, Jerry Siegel, Joe Shuster, Bob Kane, Jack Kirby, Joe Simon, Gardner Fox o Bill Everett estaban detrás de muchos de estos personajes. La imaginación parecía no tener límites y raro era el mes que no apareciera una nueva cabecera en la que se presentara un nuevo superhéroe vistiendo pantalones. Y es que así era el cómic de hace 75 años (y en muchos aspectos por desgracia lo sigue siendo), un mundo de hombres dirigido a hombres, donde los héroes eran hombres y las mujeres quedaban relegadas a ser el interés romántico del protagonista y acababan siendo rescatadas, un número sí, otro también. Pero en el All Star Comics #8 de 1941 todo ese mundo de hombres iba a ver nacer a Wonder Woman, que venía dispuesta a cambiar las tornas y empezar el duro camino, aun sin recorrerse del todo, de la igualdad entre sexos.

Aquí empezó todo.

La historia de presentación de All Star Comics se vio continuada en Sensation Comics #1 en enero de 1942, siendo su éxito tan arrollador que llegaría a recibir cabecera propia antes de finalizar el año. La mente maestra detrás de Wonder Woman fue un consultor de DC, el psicólogo William Moulton Marston, que uniendo su talento al de Harry G. Peter, un veterano dibujante de tiras de prensa, dieron forma al mito que nos ha acompañado hasta nuestros días y que ya acarrea a sus espaldas más de 75 años de historias. Sin embargo, no vamos a hablar de esas historias, que son muchas e importantes, sino que vamos a centrar nuestra atención en algo que resulta fundamental para entender a todo héroe y heroína del cómic de superhéroes: su uniforme.

A lo largo de 75 años de historia es indudable que el diseño de todo traje ha de evolucionar arrastrado por las tendencias del momento. Lo que hace 75 años podría considerarse arriesgado, elegante, llamativo o espectacular no tiene por qué seguir siéndolo cinco, diez o quince años después. Los uniformes evolucionan al mismo ritmo que lo hacen los personajes, siendo una manifestación visual de cada momento histórico vivido por el personaje. Seguirle la pista al uniforme de cualquier personaje de cómic es seguir su estela evolutiva. Y Wonder Woman no iba a ser menos.

Golden Age

La primera imagen de Wonder Woman la tenemos en las notas de William Moulton Marston en las que se pueden ver los primeros esbozos del personaje de mano de H.G. Peter. Wonder Woman aparece ataviada con un uniforme de llamativos colores, sandalias, falda de color azul salpicada de estrellas, corpiño ceñido de color plateado y rojo, con un emblema en el pecho también dorado con forma de águila. Todo este despliegue acababa con una tiara dorada sobre la frente. Se trataba de un diseño preliminar que sufriría cambios de última hora antes de publicarse el mencionado All Star #08. El cambio más significativo se puede apreciar en las sandalias, que pasan a ser dos botas altas, con tacón, que le llegan a Wonder Woman hasta casi las rodillas.

Estamos frente a un diseño que respira años 40 por todos sus poros. El corte de pelo de Diana, la falda, las formas y colores que recuerdan a la bandera norteamericana, aunque el origen del personaje esté relacionado con la mitología griega. Wonder Woman, con este diseño, se fija para la eternidad en la mente de los lectores. Su uniforme adquiere tal relevancia que a partir de este momento todos los cambios que se van realizando son evoluciones sutiles del mismo, tal y como le ha pasado a Batman y Superman, cuyos uniformes en constante evolución, no dejan de ser cambiados, pero de tal forma que la esencia siempre se mantiene inalterable. Aun así, ha habido intentos por romper con la línea clásica del uniforme y llevarlo a un nuevo nivel, pero sin éxito alguno. Más adelante podremos verlos con detenimiento.

En 1944 llegaría uno de los primeros cambios y sería por simple funcionalidad. Correr, saltar y luchar contra el mal vistiendo una falda estaba causando problemas gráficos, por lo que esta acaba convirtiéndose en un pantalón ajustado del mismo color, mucho más práctico y dinámico para las aventuras de la heroína. El problema radicaba, principalmente, en que se estaban alzando voces que criticaban que el personaje no fuera lo suficientemente vestida, por lo que se optó por añadir los citados pantalones y rediseñar, tendiendo a la estilización, el águila pectoral.
Dos años después de la muerte William Moulton Marston llegó un nuevo cambio al uniforme. Moulton fue el que se impuso en primera instancia e hizo que H.G. Peter eliminara las sandalias del uniforme, pero a su muerte, Peter, recuperó las sandalias y eliminó las botas, dotando al personaje de un aspecto mucho más griego. De nuevo se aligeró el diseño del emblema del pecho y los pantalones se acortaron sutilmente. Se trataba de un diseño más acorde con los orígenes del personaje y que, además, eliminaba unos absurdos tacones que poco podían ayudar a Diana a luchar contra el crimen, logrando que el conjunto quedara más equilibrado, aunque su aspecto no fuera especialmente heroico con las sandalias de talones abiertos.

Por tanto, Wonder Woman, tuvo tres uniformes a lo lago de la Golden Age, siendo el de 1949 el que más años se mantuvo inalterado, ya que pasarían diez años antes de que se produjera algún cambio significativo en el mismo.

En 1958 fallecía H.G.Peter. El hombre que había dado forma al personaje visualmente dejaba paso a Ross Andru que se mantendría dibujándola durante nueve años consecutivos. Sus primeras aportaciones fueron muy sutiles, rediseñando el emblema pectoral simplificándolo todavía más y eliminando las sandalias para poner unas zapatillas. Pero Andru no se conformaría con esos pequeños cambios estéticos y comenzaría a ir retocando más el uniforme de la heroína de forma que las sandalias pasaron a ser botas, sin franja blanca y los pantalones ajustados se redujeron más simulando ya la forma de un bañador.

Las botas sin raya no durarían mucho ya que el personaje estaba a punto de entrar en una etapa muy distinta a la que había estado viviendo hasta entonces, perdiendo sus poderes y el uniforme de toda la vida fue sustituido por ropa civil muy influenciada por la moda de finales de los años sesenta.

Silver Age / Bronze Age

En octubre de 1968 el editor Carmine Infantino focalizó su atención en rejuvenecer a Wonder Woman. Consideraba que su fórmula estaba agotada y que necesitaba de un cambio radical para de nuevo hacerla atractiva a los aficionados. Para ello encargó a Denny O´Neil y al dibujante Mike Sedowsky que convirtieran a la Princesa de la Amazonas en una espía, una especie de Jamen Bond femenino, al estilo de Emma Peel de la serie Los Vengadores de TV. Lo que llegó continuación puede ser considerado como uno de los periodos más extraños y controvertidos de la historia de Wonder Woman.

El proceso comenzó de forma abrupta y lo hizo precisamente con su vestuario. Diana testificó en un juicio contra su amigo Steve Trevor y este acabó en la cárcel. Motivada por esta circunstancia, Diana, decide mimetizarse con el entorno y con la floreciente cultura hippie local para conseguir información y testigos que pudieran limpiar el nombre de Trevor.

Los cambios empezaron en el número 178, pero se ampliaron en el siguiente cuando la reina Hipólita le comunica a su hija que la isla de Themyscira se va a trasladar a otra dimensión para reponer la energía mística de las amazonas. De forma sorprendente, Diana renuncia a sus poderes, su traje y decide permanecer en el mundo patriarcal para ayudar a Trevor a combatir a la terrorista denominada, Dra. Cyber. Diana, sin poderes, reformuló su vida y abrió una boutique (como estáis leyendo, no es una errata) y se entrenó con un maestro de artes marciales llamado I Ching. Los autores recogían todas las modas del momento y las introducían en la serie de tal forma que durante los siguientes cinco años las aventuras de Diana se centraron en ensalzar los valores de la mujer moderna, su espíritu versátil y su independencia, pero algunas voces empezaron a alzarse en contra de este planteamiento argumentando que ese desapoderamiento del personaje había menoscabado la esencia del personaje hasta hacerlo irreconocible y por tanto carente de cualquier rasgo de inspiración para las lectoras de principios de los años setenta. En concreto, Gloria Steinem, fundadora de la revista feminista Ms. hizo campaña para que la heroína de su infancia recuperara sus poderes y vestimenta, algo que dio sus frutos cuando Diana acabó por recuperar su uniforme de nuevo. El traje sufrió algunos ajustes menores tales como el cinturón dorado, brazaletes más anchos y azules y Diana se dejó melena ondulada, llegaron los tacones gruesos y el corte del bañador se hizo más agudo. Un uniforme que sentaría las bases del diseño del que luciría en la serie de televisión, Super Friends, y que influiría de forma clara en los de la serie de TV de acción real de 1975 y 1977.

El 12 de marzo de 1974 se estrenó un episodio piloto para una futura serie de televisión dedicada a Wonder Woman. Este telefilm de 75 minutos de duración estaba fuertemente influenciado por la era comprendida entre los años 1968 a 1972, cuando Diana carecía de poderes. El piloto se rodó tomándose más de una licencia respecto al aspecto del personaje, con un traje que nada tenía que ver con los que había vestido la heroína a lo largo de toda su historia. La actriz Cathy Lee Crosby fue la encargada de dar vida a Diana Prince y el director de la cinta fue Vincent McEveety. No hay que decir que el piloto tuvo una acogida muy tibia y por tanto el proyecto quedó aparcado hasta que en 1975 se retomaría de nuevo, con un enfoque mucho más cercano al personaje, ya con Linda Carter en el papel de Diana Prince.

Esta nueva incursión centró su atención en los años cuarenta del personaje, momento en el que ambientaron la serie, y el uniforme que Linda Carter vestía estaba claramente inspirado en el águila que portaba Diana en sus primeros años como emisaria de las amazonas en el mundo patriarcal. Fue en esta primera serie en la que Wonder Woman luciría, por primera vez, los brazaletes plateados. La ABC no renovó por una segunda temporada y los derechos recabaron en la CBS que, apuesta por el personaje, sitúa la acción en el presente, rediseñando del uniforme a manos de Donfeld (que ya se había encargado del anterior traje), con unos pantalones más cortos con menos estrellas, el águila mucho más similar a la que se podía ver en los comics en esos momentos y añadió una franja blanca a las botas rojas. Un rediseño que demostró su valor cuando el detalle de las botas se trasladó al cómic. La serie de Linda Carter estuvo en antena hasta 1979, se rodaron un total de 60 episodios, y a día de hoy ha adquirido el estatus de serie de culto.

Sin dejar la acción real, aunque nos adelantemos en la cronología, hay que mencionar que el personaje volvería a coquetear con la televisión con el cambio de siglo. Se rodaron dos episodios piloto, uno en 2011, titulado Wonder Woman y otro en 2012, titulado Amazon. Ninguno de los dos recibió luz verde para pasar a producción y por tanto quedaron como una nota anecdótica en los intentos por sacar adelante un proyecto serio con el personaje. Hasta este año que, por fin, tras mucho desearlo, ha llegado la película que un personaje como Wonder Woman se merece.

Había mucho que pulir en este uniforme.

Tras este breve repaso televisivo y cinematográfico toca volver la vista de nuevo a los comics, donde la Edad de Bronce estaba asentada con fuerza. La presidenta de DC, Jeanette Kahn, encargó al diseñador Milton Glaser que rediseñara de forma clara y contundente el hasta entonces águila de la coraza de Wonder Woman. Glaser, al que también le debemos el logo de DC usado desde 1977 hasta 2005, se centró en contextualizar el águila de tal forma que su simbología quedara enterrada por variaciones apiladas de las letras WW, en lo que iba a ser el logo característico del personaje a partir de este momento. Batman con su murciélago, Superman con su ese y Wonder Woman con su símbolo de W quedaba, de esta forma, equiparada a los dos personajes más importantes de DC, cerrándose así la trinidad y ocupando el puesto que desde hacía muchos años ya ostentaba de forma no oficial.

El diseño de Glaser también cambió de color los brazaletes de Diana, que pasaron de ser dorados a ser azules metalizados, en una imagen que se mantendría inamovible hasta Crisis, cuando se relanzaría el personaje, como otro muchos de la editorial, con un nuevo rediseño de su uniforme a manos del mítico George Perez.

La Edad Oscura

Perez añadiría varios detalles muy importantes al uniforme de Wonder Woman, empezando por la tiara, el cinturón, los brazaletes y las botas. Hasta ese momento el cinturón y la tiara de Diana habían mostrado una sola punta superior. Perez añadió una segunda punta inferior a ambas, le puso brazaletes más anchos de color plata y elimino los tacones de las botas (47 años fueron necesarios para que algo tan obvio por fin se materializara). Además, no contento con retocar el traje, se atrevió a cambiar su peinado, alargando su melena, cargándola de rizos. Y es con este aspecto con el que Wonder Woman disfrutó de una de las mejores etapas creativas de su historia editorial. Una lástima que con la salida de Perez de la serie y la llegada de los años noventa la serie paso a manos de William Messner-Loeb que vio como al final de su etapa el traje de Wonder Woman cambiaria a manos del dibujante Mike Deodato Jr.(Grandes Autores WW: El Torneo).

Corría el año 1994 ya la serie languidecía sin mucho que aportar a los lectores. Estamos en plena efervescencia de héroes y heroínas cargados de armas, dientes apretados, cuero, poses imposibles y actitud enfurecida. Wonder Woman no iba ase menos y el dibujante brasileño sometió al personaje a un agresivo, y degradante, rediseño de su uniforme, reduciendo el pantalón hasta proporciones imposibles. Su osadía llegó tan lejos como para llegar a dibujar a Wonder Woman con tanga de estrellas, un top más bajo y un sutil rediseño del logo de su coraza. Todo un disparate que se vería reforzado por lo que vendría más tarde.

Cuando la serie se iba acercando al número 100, el personaje era despojado de su título de Wonder Woman tras perder un torneo. Sin su característico traje, Diana toma la decisión (todo un sinsentido para la trayectoria de Diana) de vestir de negro y cuero ajustado, con cazadora y unas mallas también negras. Se alisa el pelo y se lo corta por encima de los hombros. Toda una transformación motivada por la moda del momento que desvirtúa al personaje por completo no solo visualmente, sino emocionalmente. Afortunadamente este uniforme no iba a quedarse demasiado tiempo y con su desaparición también lo haría Mike Deodato Jr, dando paso a John Byrne como autor completo. A título anecdótico queda decir que este uniforme negro no lo diseñó Deodato Jr. sino el excelente dibujante e ilustrador, Brian Bolland, que se excusa diciendo que aun a sabiendas de lo horrendo que resultaba, él se limitó a dar a la editorial lo que la editorial le estaba pidiendo. Bolland se encargaba de ilustrar las portadas de la serie con su conocida elegancia, lo que sin lugar a dudas resultaba chocante a los lectores que al abrir el cómic se encontraban con los despropósitos anatómicos e hipersexualizados de Deodato.

Superada esta época de cuerpos imposibles, uniformes ridículamente escasos y una actitud muy distanciada de la mostrada por Diana en la etapa de Perez, toca reconducir al personaje de nuevo y acercarlo a los valores que de verdad definen a Wonder Woman. El encargado para dar un nuevo rumbo a Diana es John Byrne (Grandes Autores WW: Segunda Génesis), el hombre que se encargó de redefinir a Superman tras Crisis , que a partir de número 100 de la serie iba a guiar el destino de la amazona.

Centrando nuestra atención en el uniforme de Diana, Byrne regresa al clásico, pero sin dejar pasar la oportunidad para retocarlo a su gusto. La tiara crece en tamaño, el cinturón se eleva hasta unirse al emblema que es más geométrico, los brazaletes también aumentan y el pantalón regresa a unas dimensiones razonables, perdiendo por el camino las estrellas que ceden su espacio solo a dos en la parte delantera, al lado de las caderas. Byrne recupera así la esencia visual el personaje y retoma una serie de aventuras sin mucha sustancia, pero mucho más acordes con lo que Diana representa.

La Edad Moderna

Tras su estancia en la colección, que duró tres años, Byrne cede el testigo a una serie de creadores entre los que destaca Phil Jimenez (Colección Novelas Gráficas: Wonder Woman – Paraiso Perdido). Jimenez es un discípulo adelantado de Perez. Su estilo de dibujo recuerda enormemente al maestro y su forma de narrar y componer las páginas destila clasicismo. Este autor respeta al personaje enormemente y rediseña de nuevo el traje para acercarlo más al de Perez, con pequeñas variaciones centradas sobre todo en la cantidad y el tamaño de las estrellas dibujadas en los pantalones. Su Wonder Woman pierde volumen capilar y gana en elegancia, estilo y magnificencia, dotándola de un aspecto regio e imponente. Su caracterización resulta muy contundente y asienta el valor de Wonder Woman como icono feminista en una muy celebrada y recordada etapa.

Llegamos a la recta final en lo que a uniformes se refiere en la serie regular, hablaremos de los diseños especiales asociados a novelas gráficas o proyectos especiales más tarde, con varios cambios de vestimenta a lo largo de los años comprendidos entre el 2006 y el 2011.

El primer añadido, en 2006, llega de la mano de Terry Dodson, que incorpora un cinturón que emula el diseño del emblema de las dos WW, lo que añade simetría al conjunto al duplicar el símbolo. En 2010 se produce un cambio radical de la mano de Jim Lee para la etapa escrita por J. Michael Strazynski. El cambio es tan profundo que el nuevo uniforme deja de lado toda la simbología generada hasta el momento para centrarse en un diseño totalmente nuevo, sin emblemas representativos, dejando al personaje desprovisto de sus señas de identidad visuales. Se eliminan las estrellas, el pantalón azul corto es sustituido por unos pantalones largos de un azul oscuro que se fusionan con las botas de mismo color. La coraza roja es el único color que se mantiene, pero está tapada por una cazadora. La tiara se mantiene, pero son el resto de vestimenta queda carente de contexto. Este uniforme provocó muchas críticas, incluso entre sectores feministas, que consideraron que la imagen de Wonder Woman había quedado mancillada. No se tardó mucho en volver a cambiar el uniforme de Diana, concretamente en el año 2011, de nuevo a manos de Jim Lee, que optó por centrar su atención en lo clásico para rejuvenecerlo. DC entraba de lleno en los Nuevos 52 y todos sus principales personajes estrenaban un nuevo aspecto y Diana no podía ser menos.

Jim Lee no se encargó en solitario del diseño de 2011, siendo asistido por Cliff Chiang, que aportó un toque más geométrico y complejo al uniforme que dejaba de lado el amarillo chillón para centrar la atención en una paleta de colores mucho más oscura. Este uniforme captaba a la perfección la esencia del personaje al tiempo que resultaba moderno, tal y como la editorial quería para su nueva iniciativa de los Nuevos 52. Hay que señalar que en los dibujos preliminares que se usaron a modo de promoción, Wonder Woman aparecía con pantalones largos, pero finalmente se desechó el diseño y en su serie regular apareció con el característico bañador corto.

Diana vistió este traje durante toda la laureada etapa de Azzarello y Chiang ( Wonder Woman #09) en la serie de Wonder Woman, pero llegado el momento, con el relevo de equipo creativo el personaje sufrió, ya que no se puede definir de otra forma, un nuevo cambio de uniforme absolutamente nefasto.

David Finch (Wonder Woman #12) es el culpable del mayor ultraje cometido con el personaje a nivel de vestuario. Si hay que definir un uniforme que para nada encarne al personaje, o que lo defina, es este diseño que se materializó por necesidad de la trama que, junto a su mujer, tejieron alrededor de Diana. Dicen que el motivo era mostrar gráficamente el paso de Diana de princesa a reina de las amazonas y dotarla de un aspecto más acorde al que lucían sus compañeros de la Liga de la Justicia. Puede que esta fuera la motivación, pero los resultados no podían ser más mediocres. Hombreras doradas, manga larga, botas hasta el muslo… un sinfín de complementos que añadían complejidad al tiempo que se perdía la elegancia y la ligereza del anterior uniforme. Un despropósito por la traición que este uniforme representaba para Wonder Woman.

El exceso del mal gusto.

Con Renacimiento llegó el momento de devolver a Diana a su grandeza visual y para ello se apuesta por un diseño que bebe directamente de la fuente cinematográfica. Wonder Woman hizo su primera aparición en la gran pantalla en la película Batman Vs. Superman, donde viste un uniforme a medio camino entre un traje de heroína y una armadura de guerrera. Con esto en mente Jim Lee, de nuevo, rediseña por completo el traje y mezcla lo visto en el cine con las partes más emblemáticas del uniforme clásico. El resultado es un traje vistoso, con un toque de guerrera, conservando la esencia de la coraza roja, la tiara, el cinturón de la WW y un pantalón que es medio falda, medio bañador, emulando al de los soldados griegos. (Wonder Woman Renacimiento #01)


El nuevo uniforme de Renacimiento.

Estamos ante una fusión de estilos muy acertada, donde el personaje se mantiene reconocible tanto para los aficionados a los comics, como para todos aquellos que la hubieran visto por primera vez en la gran pantalla.

Tras este breve recorrido por los uniformes del Wonder Woman en su serie regular, toca centrarnos en aquellos que ha lucido en otros proyectos, bien novelas gráficas o especiales, así como en la reciente serie de animación, línea de juguetes y serie de cómic, Superhero Girls.

En la animación se tiende siempre a la simplificación. El uniforme de Diana en la serie de dibujos animados de la Liga de la Justicia, por ejemplo, dejaba clara la esencia del traje, pero haciendo uso de una severa economía de diseño. El menos es más sirve y mucho en la animación y se puede decir que la máxima se ha estado aplicando de forma regular incluida Superhero Girls.

En 2015 se lanzó la citada serie de animación (ya va por su tercera temporada) basada en las figuras de acción de personajes femeninos de DC Comics. La idea es mostrar a las heroínas de DC convivir en el instituto, mientras gestionan el tener superpoderes. Sus protagonistas principales son Batgirl, Abejorro, Harley Quinn, Katana, Hiedra Venenosa, Supergirl y por supuesto Wonder Woman. Un grupo heterogéneo donde conviven villanas y heroínas y en el que Wonder Woman luce un uniforme que se distancia enormemente de lo que podría definirse como el canon básico. Se apuesta de lleno por los colores muy vivos y un diseño con hombreras y pantalones largos. Obviamente se trata de un diseño donde el objetivo es dotar a Diana de un aspecto llamativo, no hay que olvidar que se trata de una línea de juguetes, para llamar la atención de los posibles compradores. En definitiva, es un uniforme que responde plenamente a la necesidad del medio y de las intenciones que tiene este para lograr el objetivo que no es otro que el de vender una serie de juguetes y comics. Un objetivo que se cumple con creces.

Entre todos los comics especiales que ha protagonizado Wonder Woman hay tres que destacan por ser interpretaciones muy interesantes del uniforme clásico.

El primero de ellos es el diseño que Janick Paquette, cargado de sensualidad, para la primera parte de la serie de novelas gráficas Tierra Uno . Paquette nos deja ver y sentir el uniforme de Diana de lleno. Su diseño se centra en evitar las líneas geométricas, dotando al personaje de un cinturón que simula hojas, un corsé que se ata por detrás y unas botas con cordones. Es un todo mezclado que tiene un agradable sabor a clásico siendo moderno y distinto a lo que Diana viste en su serie regular.

La Wonder Woman de Tierra 1

Otro de los uniformes interesantes es el que luce en Kingdom Come. Diana no es la protagonista del relato, pues es una historia coral donde aparecen multitud de personajes. Sin embargo, su papel es relevante y por ello el dibujante Alex Ross la vistió para la ocasión partiendo de la base clásica, añadiendo pequeños toques diferenciales en la parte superior y centrando el cambio más radical en el pantalón que desaparece para ser una falda abierta por ambos lados. La Diana de Kingdom Come es imponente. Su físico es fuerte y musculado, algo que se realza gracias al citado diseño de Ross y su hiperrealismo.

La Wonder Woman de Alex Ross

Y, por último, aunque se quedan otros trajes y otras aventuras en el tintero, queda hablar del diseño de Jill Thompson para su novela gráfica La Verdadera Amazona.Thompson centra su atención en las raíces griegas del personaje llevado a su máxima expresión. El cuero decora al uniforme clásico que se puede intuir entre las tiras de la seudo armadura que viste, eliminando las botas para pasar a llevar un híbrido a medio camino entre una sandalia y una bota alta. Se trata de un uniforme que emana cierta elegancia al tiempo que transmite a la perfección el espíritu guerrero de Diana, en una historia donde Wonder Woman dista mucho de ser perfecta.

La versión de Wonder Woman de Jill Thompson

Un uniforme, el de Wonder Woman, versátil e icónico que se ha pasado 75 años evolucionando, adaptándose a los cambios sociales, las modas y los intereses editoriales, para demostrar que la figura de Diana, de Wonder Woman, ha trascendido ya las viñetas y se encuentra ya en el imaginario colectivo. Un símbolo cultural reconocible ya por muchos al que le quedan muchos años más para seguir evolucionando.

Imágenes: Infografías originales

Leave a Reply

25 Comentarios en "Wonder Woman: 75 años de uniformes."

Notifícame
Ordenar por:   Recientes | Antiguos
Garrac

El artículo está muy bien, un completo repaso de los trajes interesante pro ver como el bañador no aparece en realidad hasta los 70 y se populariza con la serie. Peeeero me gustaría hacer varios apuntes:
-Harry G. Peter murió en 1958
-William Marston en realidad no pensaba en la igualdad entre hombres y mujeres, sino que más bien creía con todas sus fuerzas que la evolución natural de la humanidad sería la preponderancia de las mujeres en la sociedad. Eso no es feminismo, ojo. Que no quita lo revolucionario de la idea, vaya
-William Messner Loebs empieza su etapa justo después del final de la de George Pérez. Mike Deodato Jr solo dibujaría los 10 últimos números, pero vaya, que duró unos 40 números su etapa en total
-Yo no destacaría mucho a Alex Ross en uniformes de Diana, al fin y al cabo fue él el primero en poner realmente al personaje con armadura y espada
-Ojo, porque en la serie de Rebirth de Rucka se han hecho cambios al diseño, como la vuelta al pelo rizado de Pérez (ligeramente), y cambios de diseño sútiles en la falda, botas y brazaletes.
Se puede ver mejor en esta imagen:
comment image?w=630&h=968&zc=1&s=0&a=t&q=89
Pero bueno, salvo dos o tres etapas, es curioso ver como a nadie (ejem, Simonson, ejem) se le ha ocurrido jamás cortarle el pelo a Diana. El pelo negro largo rules

Tachuela

De hecho es curioso el despiste con la fecha de muerte de Peter, porque en la imagen sin recortar sí aparece correctamente: http://www.alfabetajuega.com/noticia/wonder-woman-evolucion-del-personaje-en-75-anos-n-65949

Tal vez ahí hubiese sido más correcto hacer referencia a la procedencia de las imágenes (la web Halloween Costumes), y más aún no haberlas modificado.

frankbanner49

Ahora hablamos de “trapitos”.
ZN, no os reconozco. 😀

Ahora en serio,el que tiene un tema es William Marston,ojo.
Vamos,más que “un “tema”, una película entera.
Y no estaría mal ,de paso, que en dicha película a su mujer Sadie se le diese el reconocimiento que se le negó.
Fue ella la que observó que, cuando se enfadaba, su presión arterial aumentaba poniendo sobre la pista a su marido en los primeros experimentos sobre el origen del primer detector de mentiras.
Y fue ella la que convenció a Marston de que, debía ser ELLA y no ÉL, el personaje que acabase siendo WONDER WOMAN.
Y fue ella,al parecer, (junto a sus otras dos amantes, del harem que tenia montado el amigo) las que ayudaron a este a sacar adelante historias de la mujer maravilla cuando el cáncer devorada sus últimos días de vida.

y sobre el “feminismo militante” de William marston…euh , bueno, a ver…sin querer vincularlo con su afición con el bondage ( que , oye, cada cual folla como quiere, mientras se ejerza desde la libertad) pero esa fijación por una Diana que acaba maniatada de mil maneras a lo largo de infinidad de historias suena casi más a deseo de dominación masculina que a lo contrario de lo que se parecía querer pretender.
Que si hace falta “aceptar pulpo” se acepta, pero no se yo, ¿eh?.
No dudo de las buenas intenciones de Marston, pero me parece que lanza un cierto mensaje contradictorio que no se entiende muy bien.

Garrac

Nadie niega para nada la aportación de Elizabeth y Olive a la mitología del personaje. De hecho, es bien sabido que la propia Wonder Woman debe su aspecto físico a Olive Byrne, la “novia” de Marston

Lo del bondage puede tener una explicación: Marston, en teoría, cuando vió la ola de superhéroes de la Golden Age, quiso crear el también un superhéroe, pero sería uno que lucharía con y por el amor, no con la guerra.

Y aquí entramos en las ideas de Marston. Vereis, yo cada vez tengo más metida en la cabeza la teoría de que Marston tenía una idea peculiar sobre el amor. Para él el amor requería inevitablemente un acto de sumisión, y por tanto para él las mujeres eran las criaturas más amorosas sobre el planeta. Pensaba que a la Tierra le iría mejor si nos gobernasen “sexys” sabias y amorosas mujeres.

Apunte: recordad que el lazo de la Wonder Woman de Marston no te obligaba a decirl a verdad. TE OBLIGABA. Así a secas. El portador del lazo podía obligar a la persona atada a hacer lo que quisiera.

Y ahí entramos en el bondage, porque, aunque pensaba que las mujeres eran más sumisas que los hombres, él no le veía nada malo al tema. De hecho, creía que las mujeres debían enseñar y esparcir dichas ideas por todo el mundo para alcanzar una utopia gobernada por mujeres. De ahí que veamos mensajes subliminales de que Steve Treor deba “convertirse en mujer”, que Trevor esté totalmente OK con el hecho de que Wonder Woman le salve el culo y todo esto. Casualmente, cuando Wonder Woman mejor funciona es cuando el autor responsable trata estos temas del sexo, el amor, y el emponderamiento.

Yo lo digo al menos según la interpretación que saco de lo poco suyo que he leído, y a base de algunas entrevistas de teóricos sobre el tema que lo explican mucho mejor que yo. Yo desde luego veo que la serie original tenía cierta energía, locura, y bondage desenfrenado que hace que su lectura sea una experiencia única en la vida, interesante cuanto menos.

frankbanner49

Mira ,hay un documental muy bueno (que procedo a enlazar,porque creo que es procedente) que habla sobre el tema).
A mí, particularmente, me ha parecido muy curioso,porque de verdad que ignoraba las distintas ” facetas históricas de esta wonder woman” que coinciden en una misma cabecera.
Desde la empoderada del principio,a la ñoña servil que dependía del poder masculino. A la que se la despoja de sus poderes,o a la que acaba siendo la figura poderosa de nuestros días .

Esto da para todo un articulo, señores redactores.

https://www.youtube.com/watch?v=2Wtb5NyzZ-c

Garrac

Pues ya que pedías una película…
https://youtu.be/8ev4vgK0L7g

Pedro Pascual Paredes

¡Buenas Frank!
Entiendo tu comentario, pero de lo que no hay duda es de la importancia en 1942 de la inclusión en el cómic de Wonder Woman de la historia Wonder Woman of history.

Un saludo

Azraelll

Me parece haber visto a Diana con pelo corto en algunas portadas dibujada por Hughes.

Garrac

En la etapa de Walter Simonson 😉

Garrac

También, entre otros diseños alternativos del personaje, a mí me gustaría destacar el de Renae Liz, fusión curiosa del clásico con el de la Golden Age, el de New Frontier (como siemrpe Cooke clavándola) y el divertidísimo traje de Bombshells (OK aquí hago un poco de trampas porque el cómic no lo he leído, ¡Echadle la culpa a ECC!)

Leyenda de Wonder Woman:
comment image

New Frontier
comment image

Bombshells:
comment image

Wizard

Pues a mi, por molar, me mola el del contraataque del caballero oscuro.

Katar

Es curioso pero antes de Wonder Woman en DC-National debutaron Red Tornado y Hawkgirl siendo la “mascota” de la JSofA la auténtica primera superheroina de la Historia (O al menos de DC).
Sobre los looks de Diana los mejores siguen siendo los de Perez, Jimenez, Ross y Timm.
Desconocía el de Finch y sí, es verdaderamente espantoso. Parece un elseworlds de los ’90 o algo así.

Fernando

En primer lugar felicitarle por el artículo, en líneas generales me parece bueno. Pero en el artículo comete un error muy frecuente tanto con Wonder Woman como con Power Man que es confundir diadema con tiara. La tiara, resumiendo, es lo que lleva el Papa o un faraón de Egipto, y una diadema es una media corona abierta por detrás como la que porta Wonder Woman o Power Man.

Cuauhtémoc

Mayor ultraje en cuanto a cambio de vestuario me parece lo nuevo de Elektra.

Cristian Miguel Sepulveda

Enhorabuena por el articulazo Gustavo, genial repaso histórico por los principales uniformes de la amazona a lo largo de la historia. La verdad, los hay variados y para todos los gustos. A mí el de los Finch no me disgustaba en absoluto, puesto que era una llamada de atención a la cosificación que muchas veces ha tenido el personaje en su historia, pero por lo que sea el uniforme finalmente no caló entre el fandom.

Katar

Esos supuestos uniformes “cosificadores” (¿Cuáles son en concreto, por cierto?) de Diana tenían un millón de veces mejor gusto que el espanto perpetrado por el matrimonio Finch.

Cristian Miguel Sepulveda

Primero tendrás que conocer lo qué significa cosificación, Katar. Después, no creo que te cueste mucho entender cuáles son, y cuáles no.

Katar

Hagámoslo más fácil. En el artículo hay un excelente muestrario de casi todos los uniformes que ha llevado Diana durante toda su historia. ¿Cuáles de los mostrados arriba cosifican a Wonder Woman?

Cristian Miguel Sepulveda

De verdad Katar, no me apetece nada hacer pedagogia contigo ahora mismo. A partir de la Silver Age, casi todos, y a partir de ahí si quieres reflexionar, informarte o decirme lo que opinas me parece perfecto, pero como te digo, no voy a hacer pedagogia contigo, me da mucha pereza francamente.

Katar

A mi me da muchísima pereza también que haya gente que después de más de 50 años apareciendo cada mes en comics se escandalice del uniforme de Diana y trate de etiquetar negativamente mediante neologismos a un icono pop como es el look de Wonder Woman que nunca antes había molestado a nadie.

Rubi Wonder Woman Trans

Saludos desde el Ecuador.

Soy una mujer transgénero abogada y contable que lucho por los derechos de la comunidad LGBTI y siempre vi a Wonder Woman, la Mujer Maravilla como mi ejemplo a seguir, mi heroína favorita a quien he venido siguiendo durante todos los años que tengo uso de razón.

Este artículo me ha gustado sobremanera, conocer la evolución del traje de mi heroína favorita, quien rompió los paradigmas machistas existentes desde su aparición enfocándola en una amazona (que es el nombre del río que fue descubierto por Francisco Pizarro y que es el más largo y caudaloso del mundo, cuyos orígenes, entre otros países, están en Ecuador) que se convierte en un ícono de la sabiduría, la belleza y el empoderamiento femenino.

Debo destacar que no se han hecho constar otros trajes, que a mi parecer, se alejan totalmente del diseño original y aceptado para Wonder Woman, aunque desconozco los nombres de sus creadores y dibujante, como estos (mirar en los links porque no puedo pegar las imágenes):

comment image

comment image (Warner Brothers)

comment image/revision/latest?cb=20130920204912

Y el de Gal Gadot, fatal:

comment image

comment image

Que hasta la diadema (no tiara, he investigado y es diadema), le han cambiado (no sé por qué, ni qué signifique ese símbolo).

Mi humilde opinión es que el mejor traje de mi adorada y admirada Wonder Woman (a quien admiré desde que la conocí representada por mi ídolo Lynda Carter) es el que se puede observar en el siguiente link:

comment image

Gracias por permitirme expresar mi opinión…

wpDiscuz