Copra: Compendio Uno

Por
0
868
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
Copra0

Edición original: Copra Nºs 1-3 USA (Bergen Street comics) .
Edición nacional/ España: Inefable Tebeos.
Guión: Michel Fiffe.
Dibujo: Michel Fiffe.
Entintado: Michel Fiffe.
Color: Michel Fiffe.
Formato: Libro rústica.
Precio: 14,90 €.

 

En un panorama comiquero como es el estadounidense, en el que a menudo es complicado ignorar el hecho de que la práctica totalidad de los productos mainstream superheroicos son manufacturados siguiendo parámetros y filosofías totalmente alejadas del concepto de artesanía, Copra es un oasis de autenticidad.

Sin querer emitir juicios, es patente que la mayoría de lo que llega a las viñetas es parte de una cadena de montaje en la que los contenidos son decretados desde altas instancias para después por encargo ser redactados, dibujados, coloreados, entintados, rotulados, editados, impresos y distribuidos, siguiendo unas directrices más o menos rígidas. Esta faceta industrial del mundo del cómic puede privarle en una medida de su magia en cuanto nos paramos un segundo a considerarla. Incluso en las editoriales e iniciativas independientes, a pesar de surgir normalmente de los propios creadores las propuestas, uno no puede evitar pensar que la visión original del autor quedará alejada del producto final simplemente debido a la cantidad de manos por las que pasará el proyecto antes de materializarse y llegar a las del lector.

En contraste con todo esto, Michel Fiffe nos transmite un romántico aroma de manufactura personal con esta obra en la que, durante todo un año, se hizo cargo de todos esos procesos sin ayuda de nadie, sacando adelante mes a mes cada número de la serie. No solo se encargaba del guion, de dibujarla, colorearla, rotularla, etc., sino que él mismo cogía su coche para llevar los ejemplares a la librería Bergen Street de Nueva York, el único lugar donde se podían conseguir aparte de en la página web del autor. Y a pesar de tan modesto ámbito inicial de desarrollo, Copra consiguió hacerse con la atención de los medios especializados, y que se terminasen publicando recopilatorios de la obra a través de canales más habituales, como el catalogo Previews. Y finalmente, gracias a la editorial Inefable Tebeos podemos ver algo que hasta hace muy poco un servidor tenía totalmente descartado: una edición en castellano del primer compendio de la serie. Una gratísima sorpresa, y también, de alguna manera, un círculo cerrado.

Y es que Copra ha tenido una curiosa gestación que comenzó en la España de los años ochenta: resulta que un Fiffe que de niño vivió una temporada en ese escenario adquirió en un quiosco un número de la serie del Escuadrón Suicida que publicaba en castellano la nunca suficientemente valorada Ediciones Zinco. Estamos hablando, recordemos, de una colección de DC comics de éxito mas bien discreto y prácticamente de culto escrita por John Ostrander. Con el tiempo ha ido siendo cada vez más reivindicada, y ahora va camino de convertirse en una popular franquicia gracias a la película protagonizada por Will Smith, Viola Davis, Jared Leto y Margot Robbie (entre otros) que se estrenará al año que viene.

Aquél tebeo cautivó a Fiffe y forjó su amor por el medio. Años después, en 2012, le dedicó en su página web personal un homenaje en forma de Deathzone, un cómic pirata de 16 páginas realizado como aficionado. En Deathzone, Fiffe enfrentaba al Escuadrón Suicida de aquella gloriosa etapa con sus archienemigos recurrentes, el supergrupo terrorista Jihad. La recepción fue muy positiva, y la página Comics Alliance se hizo eco del tributo a la obra de Ostrander, aumentando así exponencialmente la repercusión de ese divertimento. Fiffe tomó nota del éxito y decidió capitalizarlo, arriesgándose con sus escasos medios: dedicaría un año entero a crear un pastiche de su cómic favorito y a intentar colocarlo de algún modo. Los resultados a la vista están: estamos leyendo este artículo en español y el autor llegó a ser contratado por Marvel para su más reciente iteración de Los Ultimates, aunque la verdad, ahí no le acompañó ni éxito creativo ni el comercial.

deathzone01deathzone02deathzone03deathzone04deathzone05

Como ya hemos resaltado, Copra no es ni pretende ser ni más ni menos que un cómic de superhéroes con cierto toque grim ‘n’ gritty, como los que se hacían en los años ochenta, antes de que esta etiqueta pareciese quedar en la década siguiente contrapuesta a la mas mínima legibilidad. La principal influencia es por supuesto el Escuadrón Suicida de Ostrander, Kim Yale y (¡sigh!) Luke McDonnell, pero podemos detectar en general gran parte del ambiente que se respiraba en lo mas comercial del cómic independiente de la segunda mitad de los ochenta, con First, ComiCo y Eclipse, o incluso en la línea Epic de Marvel, así como en multitud de proyectos de la DC de aquella era. Y así tenemos a personajes que no son más que los inquilinos de la penitenciaria de Belle Reve con los números de serie apenas borrados, como Sonia Stone / Amanda Waller, Man-Head/ Tigre de Bronce, Lite/ Doctor Luz, Jorge Harkness/ Capitán Búmerang, Gracie/ Vixen, el Conde Compota (¿?)/ Conde Vertigo, Rax/ Shade y por supuesto Lloyd/ Deadshot. Pero también tenemos a Wir, un joven de gafas y pelo largo, lacio y rubio, que conjura una armadura tecnológica masiva a su alrededor, y que nos recuerda al protagonista del Haywire de Michael Fleisher y Vince Garriano, un cómic de escaso recorrido que merece cierta reivindicación y que fue publicado por DC en aquella época. El diseño del villano que pone en marcha la acción parece sacado de la Doom Patrol de Grant Morrison. Y otro de ellos, Dy Dy parece una versión pasada de vueltas del MODOK de Marvel. Porque la Casa de las ideas no está libre de equivalentes en Copra: Vincent y Xenia son sin duda Stephen Extraño y Clea, y Castillo no es otro que Punisher. Y esperad al siguiente tomo para conocer a los compañeros de piso de éste, sacados directamente de los X-Men de Chris Claremont y Marc Silvestri.

Copra05Copra06Copra07Copra08

Pero no nos quedemos con la idea de que Copra es meramente un simpático festival de alusiones a ese ala del mundo del cómic, cuyo único valor sea ese juego de proponer con complicidad un quien es quien al lector añejo, dejando de lado al que carece de tales referencias. Sin ser para nada pretencioso y siendo muy autoconsciente de su carácter de mero tebeo de entretenimiento, las virtudes de Copra se sostienen por sí mismas. Su trama podría ser, efectivamente, la de cualquier saga del Escuadrón Suicida: el equipo de seres superpoderosos marginales que cumple misiones para el gobierno es atacado tras obtener un misterioso artefacto alienígena que les es arrebatado. Además de esta crisis que les deja diezmados, los problemas se multiplican cuando, aprovechando la delicada situación en que ésta les deja, un adversario político les compromete delante de la opinión pública.

Todo esto es tratado con la máxima solemnidad, sin intención parodica alguna: estamos ante un cómic de acción con cierta carga de violencia y unos toques de intriga de espionaje que juega con esas fronteras en las que los universos superheroicos colindan con enfoques ligeramente más realistas. De nuevo debemos resaltar lo genuino de la labor de Fiffe, que ha hecho un cómic como los que a él le gustaban y que para tal propósito ha derrochado una palpable pasión en cada una de sus viñetas. Su estilo feista y con ciertas carencias como dibujante oscila entre lo underground y lo amateur. Pero lo que carece de rigor académico lo compensa con personalidad, con la narrativa que despliega en las notables escenas de acción, y con los experimentos gráficos con viñetas a los que se arriesga en momentos más, digamos, esotéricos. Por decir algo, es como si estuviesemos -salvando las distancias- ante un cruce entre Paul Grist y el Frank Miller de, claro, los años ochenta. El coloreado (para el cual, por cierto, el papel elegido resulta idóneo a vista de los resultados) rezuma encanto, y en ocasiones nos recuerda precisamente al de Lynn Varley en Ronin.

No puedo dejar de recomendar Copra a todo aquel que quiera leer un cómic de acción superheroica enormemente correcto, hecho por alquien que demuestra a cada paso pasión por lo que hace. Tampoco puedo dejar de cruzar los dedos porque las ventas acompañen a este -no demasiado barato, eso sí- volumen con los tres primeros números de la serie, y que podamos llegar a ver en castellano la totalidad de la serie. De verdad que lo merece. Necesitamos cómics como Copra, que demuestren que se puede hacer un divertimento de calidad jugando con las claves del género pero sin quedar ahogado por ellas. Aunque solo sea para que las majors tomen nota e incluso si prescindimos del enorme disfrute de su lectura.

  Edición original: Copra Nºs 1-3 USA (Bergen Street comics) . Edición nacional/ España: Inefable Tebeos. Guión: Michel Fiffe. Dibujo: Michel Fiffe. Entintado: Michel Fiffe. Color: Michel Fiffe. Formato: Libro rústica. Precio: 14,90 €.   En un panorama comiquero como es el estadounidense, en el que a menudo es complicado…
Guion - 6.5
Dibujo - 6.5
Interés - 10

7.7

Vosotros puntuáis: Be the first one !
Compartir
Artículo anteriorSalvat publica por sorpresa un coleccionable de DC Comics
Artículo siguienteGunnm: Alita, ángel de combate 4
Lector añejo, se ganaba la vida cuando le dejaban (es decir, solo en verano) dedicándose a la extinción de incendios forestales. Como no nació solo para ser un hombre de acción, alterna la motosierra y la manguera con el teclado, escribiendo sobre su auténtica pasión: el cómic, principalmente el norteamericano, aunque no desdeña algún manga, historieta argentina, ni álbum europeo. Para su otra afición, el rock, principalmente el gótico de los ochenta y noventa, ya encontrará otra forma de canalización.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame
wpDiscuz