ZN Series – Las múltiples caras de Thor

El poderoso e imponente Dios del Trueno de Marvel Comics, una más de las inmortales creaciones de Stan Lee y Jack Kirby, presentado en sociedad en 1962 en Journey Into Mystery #83, siempre ha sido un personaje curioso porque en su concepción y génesis se aúnan la ficción superheroica moderna y la fuerza de la mitología clásica -en este caso de origen nórdico- en la que se encuentra el mismo concepto histórico y seminal de este tipo de publicaciones. Esto ha influido en la forma en la cual el personaje se ha mostrado a lo largo de las décadas, ligado a historias y relatos en los que se entremezcla inevitablemente la fantasía épica y la ciencia ficción, creando un híbrido a medio camino del aguerrido superhéroe -con reminiscencias del Superman de Jerry Siegel y Joe Shuster– y una especie de irónica reinvención -al menos en sus primeros años- del mito de Los Doce Trabajos de Hércules. Esto no ha impedido a Thor convertirse en una pieza fundamental del Universo Marvel, tanto en sus propias cabeceras, por la que han pasado autores como Roy Thomas, Walter Simonson, Sal Bucesma, Dan Jurgens o J.M. Straczynski, como en sus recurrentes aventuras uniendo fuerzas a Los Vengadores, consiguiendo convertirse en todo un icono para la Casa de las Ideas aún no siendo uno de los personajes más conocidos por el gran público.

Esto último ha cambiado sustancialmente en los últimos años, con la una presencia inédita del Dios del Trueno en la gran pantalla, en sus propias películas, con Thor: El Mundo Oscuro de Alan Taylor ahora mismo en las carteleras de todo el mundo, y formando también parte de la iniciativa de Marvel Studios en su construcción del un Universo Marvel, compartido y cinematográfico, en Los Vengadores de Joss Whedon al lado de estrellas como el Capitán América, Iron Man o Hulk. ¿Pero cuál ha sido la presencia de Thor en otros medios en el pasado? ¿Ha sido tan anecdótica cómo podríamos pensar en un primer momento o un dios siempre acaba destacando? El lunes pasado los compañeros Pedro Monje, Eneko Ruiz, Sergio Aguirre y Raúl López hicieron un pequeño recorrido por la gloriosa historia del Dios del Trueno en los cómics en su Guía de lectura: Thor y, ayer mismo, podíais leer la crítica de Enrique López a propósito del estreno de la mencionada Thor: El Mundo Oscuro de Alan Taylor pero hoy nos vamos a permitirnos hablar de las otras facetas del famoso asgardiano, de su paso por otros medios como la pequeña pantalla, especialmente sus series de animación, refrescando su paso más reciente por las salas de cine o incluso hablando de su presencia en los videojuegos. Intentemos conocer esas múltiples caras del dios marvelita.

chris_hemsworth_thor_los_vengadores
Esta publicación cuenta con la aprobación de Chris Hemsworth

Thor: Un pequeño dios televisivo

El debut de Thor fuera de los cómics se produciría ya en los años sesenta, en la serie animada The Marvel Super Heroes (1966), un espacio en el que se encontraban reunidos los principales personajes de Marvel Comics, aunque no compartían propiamente aventuras -aún cuando la cabecera de Los Vengadores se había estrenado en 1963- porque cada entrega semanal, de lunes a viernes, estaba protagonizada por uno de los héroes de la Casa de las Ideas. De esta manera, el jueves era el día único y exclusivo reservado al Hijo de Odín, convirtiéndose en la estrella de la pequeña pantalla combatiendo amenazas de la talla de Loki, La Encantadora, El Hombre Absorbente, El Destructor o Mister Hyde. Esta primera aparición de Thor apenas se mantendría cuatro meses seguidos en antena, con sesenta y cinco episodios totales, trece de ellos centrados en el poderoso asgardiano cuya voz sería interpretada por el televisivo actor Chris Wiggins. Hasta los años ochenta, Thor no volvería a dejarse ver por Midgard, sería en un cameo, en la serie animada de nuestro amistoso vecino Spider-man (1981), en el capítulo titulado Wrath of the Sub-Mariner, aunque esta intervención estelar, con la voz de Jack Angel, la haría bajo la identidad secreta de Donald Blake. No obstante, en cabecera sucesora de esta serie, la posterior y mítica Spider-man and His Amazing Friends (1981), Thor se soltaría la melena convirtiéndose en la estrella invitada de The Vengeance of Loki.

En 1988, Thor tendría su única adaptación a imagen real hasta tiempos recientes, un hecho que se produciría en el telefilm El regreso del Increíble Hulk, la primera película de tres que se estrenarían después de concluida la famosa serie de televisión de El Increíble Hulk (1977) de Bill Bixby y Lou Ferrigno. En la historia de esta producción, dirigida por Nicholas Corea y el mismo Bill Bixby, el Doctor Banner cree haber encontrado una cura para su terrible condición pero todo se echa a perder cuando el poderoso Thor despierta después de ser encontrado el martillo Mjolnir, teniendo que enfrentarse el coloso esmeralda con el terrible guerrero originario Asgard, aquí apenas un antiguo vikingo borracho y mujeriego interpretado Eric Allan Kramer, en su faceta divina, y por Steve Levitt, en su encarnación como Donald Blake. En los años noventa, Thor volvería a la animación en Fantastic Four: The Animated Series (1994) en la que participaría en dos episodios, To Battle the Living Planet, enfrentando junto a Los 4 Fantásticos al gradisímo vilano, y en When Calls Galactus, en la que haría bizarro grupo con los imaginautas y Ghost Rider para combatir al implacable Devorador de Mundos. En este caso, John Rhys-Davies sería la voz del Dios del Trueno, un papel que recuperaría en la posterior The Incredible Hulk (1996), en el episodio Mortal Bounds, aunque Mark L. Taylor se encargaría de hacer lo propio con su alter ego Donald Blake.


El Poderoso Thor contra Bill Bixby y Lou Ferrigno


Antes de que el señor Pataky fuera considerado digno de empuñar a Mjolnir, hubo un intento televisivo de llevar al dios del trueno marveliano a la imagen real. El proyecto elegido fue el regreso a la pequeña pantalla de las aventuras del increíble Hulk y de su alter ego David Banner. A finales de los ochenta Bill Bixby y Lou Ferrigno retornaban a los papeles que habían interpretado en la década anterior para la realización de una serie de especiales en los que se pretendía ampliar la presencia de las franquicias de Marvel en otros campos del entretenimiento, haciendo que Banner / Hulk fueran los introductores de otros héroes de la casa de las ideas en la caja tonta. El primer elegido no fue otro que el poderoso Thor.

The Incredible Hulk returns se sitúa cronológicamente dos años después de la última aparición de la Masa. Banner ha encontrado la estabilidad y ha podido desarrollar investigaciones que están a punto de proporcionarle una cura para su mal. Cuando todo parece ir mejor vuelve a su vida un antiguo colega un poco bala perdida que responde al nombre de Donald Blake. Blake, que se nos presenta como un tipo que se mueve entre lo lamentable y lo despreciable, relata a Banner cómo encontró en una expedición al helado norte un martillo místico y cómo este artefacto le permite invocar a Thor un ¿rey? ¿guerrero? escandinavo con el que comparte desde entonces una dificultosa relación. Ante la incredulidad de su interlocutor, Blake invoca a su compañero de viaje y éste no solamente hace una aparición modelo “elefante en cacharrería” sino que acaba provocando el regreso de Hulk y rompiendo en pedazos la esperanza de Banner de llevar una vida normal.

Como puede comprobarse a la vista del argumento ya pueden intuir ustedes que Bill Bixby, Nick Corea y el resto del equipo creativo del telefilme decidieron tomarse unas cuantas licencias a la hora llevar a Thor a su terreno. Para empezar, se asume que Donald Blake no es la identidad humana del dios nórdico sino que estamos ante dos entidades separadas que tienen dificultades de convivencia porque el humano tira un poco hacia la filosofía del “miculismo” (primero yo, después yo y si sobra algo también yo) y el asgardiano es un garrulo con el cerebro ubicado en el brazo con el que empuña el martillo y que va por la vida siguiendo las máximas del modelo “pulpo en garaje” que tan buenos resultados ha dado a la comedia chusca y chunga desde el Agustín Valverde de Paco Martínez Soria al cavernícola descongelado de Brendan Frasier. Con ello se intenta que el espectador busque y compare entre las dos extrañas parejas que se arrejuntan en la historia: el sufrido Banner con su incontrolable Hulk y el inútil Blake con su exuberante vikingo. Donald debe de aprender a vivir con Thor y ayudarle en su misión para poder retornar a Asgard (punto de la historia que nunca está del todo claro) al igual que David ha sacrificado al final de la película sus opciones de una vida normal para ayudar a quien lo necesita (aspecto del argumento que también resulta un tanto confuso).

Eric_Allan_Kramer_thor_el_increíble_hulk
Eric Allan Kramer es… ¡el Poderoso Thor!

Si se la observa con la perspectiva, teniendo en cuenta los medios y el disparate en el que se movía el apartado audiovisual de Marvel en los ochenta, hay que reconocer que echar mano de uno de los pocos productos que había funcionado bien era una decisión lógica y, después de todo, Bill Bixby era un caballero con cierta reputación en el mundo de la televisión. Sin embargo, la elección de Thor (que se consideraba podía ser el prólogo a una futurible reunión de Los Vengadores) no pudo ser más desacertada, habida cuenta de la envergadura del desafío y de los presupuestos con los que contaban. En los ochenta la pequeña pantalla venía siendo aún el cementerio de los elefantes cinematográficos y, en el caso de la serie de la Masa se notaba bastante que los maravedíes no daban para muchas holguras. La introducción de elementos de corte mágico o mitológico y, más aún, de una deidad tronante (o tronada en este caso) con los medios para un especial televisivo ya anticipaba el desastre. El atuendo de Thor (como más adelante el de Daredevil en The trial of the Incredible Hulk) no se asemeja en nada (creo que afortunadamente) al de su homónimo de los comics, haciéndole parecer una mezcla entre fugado de carnaval y extra de producto protagonizado por Kevin Sorbo. Los combates se componen de burdas coreografías de una competición de lucha libre de tercera. Lo único que se salva es la interpretación (ejem) de Eric Kramer, el actor escogido para el papel (al que últimamente puede verse en la serie Buena suerte, Charlie de la prolífica y edulcorante factoría Disney). El chirrido generado por la fricción entre la ambientación de la serie original (una suerte de Kung Fu con rayos gamma) y la morralla pseudomística de unos eddas de mercadillo de fin de semana probablemente determinaron el aparcamiento de la idea de unos vengatas televisivos y forzaron la elección de un personaje más urbano para el siguiente especial, pero ésa es otra historia.

En honor a la verdad, hay que reconocer que el telefilme puede resultar entretenido para aquellas personas que recuerden con nostalgia la serie televisiva en la que se basa (con sus dos milimetradas transformaciones por capítulo) pero el “mojoelmenhir” ferretero que Blake esgrime casi al principio de la cinta es el ejemplo de las aportaciones de la franquicia asgardiana al asunto: un querer y no poder. A pesar de la buena planta de Kramer solamente queda concluir que el mejor Thor de esos tiempos fue interpretado por un irreconocible Vincent D´Onofrio (¡quién te vio y quién te ve!) en Aventura en la gran ciudad. Pasen y vean:

Adventures in Babysitting


En su colección de cameos en las series marvelitas de los años noventa Thor, o en este caso Mjölnir, se dejaría ver en la mítica X-Men (1992), ni más ni menos que en el tercer episodio de La Saga de Fénix Oscura, la libre adaptación de la famosa historia concebida en los cómics en 1980 por la pareja formada por Chris Claremont y John Byrne. En esta línea, Thor también aparecería en el primer capítulo de The Avengers: United They Stand (1999), serie animada de escaso recorrido, con sólo trece capítulos emitidos, basada en las populares aventuras de Los Vengadores Costa Oeste, un experimento producido por Avi Arad y distribuido por 20th Century Fox Television. En el nuevo siglo, en el canal Cartoon Network, Thor sería reimaginado para los más pequeños de la casa, en la caricaturizada pero exitosa serie The Super Hero Squad Show (2009) en la cual el asgardiano se convertiría en uno de los personajes protagonistas logrando darse a conocer a una nueva y tierna generación de pequeños espectadores. Con mayores dosis de fidelidad y en clave un poco más adulta, hemos podido ver recientemente a Thor en las filas de The Avengers: Earth’s Mightiest Heroes (2010), una aplaudida interpretación de Los Vengadores realizada por Marvel Animation pero cancelada y sustituida por la más reciente (y de inferior calidad) Avengers Assemble (2013) en la que el Dios del Trueno se ve influenciado por sus adaptaciones a la gran pantalla.

Por otro lado, este mismo verano hemos podido ver un atípico crossover, en el especial Phineas and Ferb: Mission Marvel, de la serie creada por Dan Povenmire y Jeff “Swampy” Marsh emitida en Disney Channel, en la cual los jóvenes inventores han cruzado su camino con Los Vengadores, en una alineación formada por Iron Man, Hulk, Spider-man y Thor -con la voz de Travis Willingham– combatiendo a villanos como Cráneo Rojo, MODOK, Venom –Danny Trejo– y Whiplash –Peter Stomare– al lado de Nick Furia. Esta colonización también llegará el próximo año a Japón dónde Walt Disney, aliada con Toei Animation y Bandai, lanzará la serie Marvel Disk Wars: The Avengers en la que Thor será uno de los personajes y héroes protagonistas de la historia. Fuera del canal televisivo, en los últimos años, Thor ha aparecido en varias películas de animación licenciadas directamente para su distribución en DVD y Blu-Ray por Marvel Animation como son Ultimate Avengers (2006) de Curt Geda, Steven E. Gordon y Bob Richardson, su segunda parte Ultimate Avengers 2 (2006) de Will Meugniot y Richard Sebast, Next Avengers: Heroes of Tomorrow (2008) dirigida por Jay Oliva y Gary Hartle, con la aparición de Torunn, hija de Thor y Sif, Hulk vs. Thor (2009) de Frank Paur y Sam Liu, la adaptación de Planet Hulk (2010) realizada también por Sam Liu, con la participación de Bill Rayos Beta, y Thor: Tales of Asgard (2011) en la manos nuevamente de Sam Liu.

Thor_Torunn_Next_Avengers_Heroes_of_Tomorrow
Y si vas a la Tierra prueba el shawarma

El Hijo de Odín en la gran pantalla

Quizás muchos no lo conozcan, pero los periplos del rubio asgardiano comenzaron allá por el 2001 cuando Sam Raimi, artífice de la trilogía Spiderman, inició un proyecto casi personal en pos de trasladar las aventuras de Thor a la gran pantalla. Por suerte o desgracia, el proyecto no fructificó y quedó estancado en lo que el propio director consideraría un “infierno de producción”. Tras unos años en los que los derechos del personaje bailaron entre manos de toda clase de productoras, al final Marvel Studios se hizo con ellos en 2006 con la intención de darle la película que merecía y llevaba tiempo en tintero. Y así es como se gestó la primera adaptación al cine del dios vengador, Thor, película que iba a ser dirigida por Matthew Vaughn (siempre me pregunto qué habría salido de juntar a Thor con el director de Kick-Ass) pero por temas contractuales abandonó el proyecto y Kevin Feige forzó la maquinaria para que Kenneth Branagh, el cual tenía Hamlet (1996) o Enrique V (1989) como principales puntos destacables de su carrera, tomara las riendas del proyecto. Así llegamos a una larga producción de casi tres años hasta que en 2011 ve la luz Thor. Correcta, directa y con una visión tan tecno-mágica de Asgard que pocos esperábamos, el musculoso y arrogante Dios del Trueno estaba servido, y listo para formar parte de Los Vengadores.

En relación a la adaptación de Thor realizada por Kenneth Brannagh, el compañero Juan Peña, con motivo del estreno de la película hace unos años, comentaba sus impresiones sobre la misma en una crítica titulada Loki, el verdadero rey de un Asgard de cine, calificando la película como “entretenida pero en absoluto brillante, Thor llena la copa del espectador de un vino dulce y con cuerpo en su mágico relato sobre la gloriosa Asgard, hogar de los dioses nórdicos, y su guerra contra los gigantes de hielo. Pero la derrama sobre el regazo con el traslado de la acción a la Tierra, que parece más un telefilm bien dotado de presupuesto salido de aquella época en la que las series y películas de superhéroes no llegaban al cielo de los efectos especiales donde viven ahora”.

Para nuestro antiguo responsable de la sección de cine Kenneth Branagh firma, en realidad, dos películas bien distintas. En una de ellas –la disputa por el favor del padre en un reino de leyenda- aplica su escuela y convence, aun con el lastre de no tener suficiente metraje para crear una trama de hilos y personajes suficientemente compleja. Asgard reluce majestuosa con un relato de la impetuosidad de la juventud, monstruos más grandes que el mundo, camaradería y tragedia. Con el aspecto metálico fantástico de las viñetas de Kirby, recuerda poderosamente al tono de los Tales of Asgard publicados a finales de los 60. Aunque la promoción ya nos mostró profusamente la grandeza del Reino Dorado, el as que quedó en la manga es el impresionante puente Bifrost, la conexión entre los mundos. Y, hasta cierto punto, la visión de los Tres Guerreros en acción”.

¿Y sobre la interpretación de Chris Hemsworth como el Poderoso Thor? Para Juan Peña el actor “compone un Thor muy correcto, apoyado por un físico poderoso que lo hace creíble, aunque se echa en falta esa chispa especial que le haga saltar de la viñeta, como la que Robert Downey Jr. supo insuflar a Iron Man. No obstante, el australiano resulta tan icónico como el hijo de Odín que podría compararse al primerizo Arnold Schwarzenegger en la forma en que éste quedó grabado en la retina como Conan. De nuevo, es en Asgard donde destaca, como feroz y temerario guerrero, girando a Mjolnir a velocidades de relámpago. Traspasado a la Tierra, víctima de un guión con algunos agujeros y lugares comunes, Thor vive una poco convincente transformación del orgullo a la humildad: un movimiento que se parece más a cuando, conscientes de haber cometido un error en plena borrachera, nos deslizamos al extremo opuesto sin apenas una mota de gradualidad”.

No obstante, “Loki, Dios de la Mentira, profundamente humano en el fondo, conquista a su poderoso hermanastro en el debut cinematográfico de Asgard y se hace con el título de malvado más carismático presentado hasta ahora por Marvel en la gran pantalla, aunque sea en versión juvenil”.

Y entonces encontramos a Thor en Los Vengadores. En el film de Joss Whedon, la grandiosa película coral que aunaría todos los elementos desplegados a lo largo de la Fase 1 de Marvel Studios, pudimos apreciar a un Thor de vuelta en la Tierra, Midgard, que se encuentra con los que serán sus compañeros del alma casi de casualidad, mientras trata de llevarse a su hermano Loki lejos de donde pueda hacer daño a inocentes. Quizás Thor está poco desaprovechado en la película, pues tratándose de un ser de semejante poder, en la batalla de Nueva York a uno se le queda la espinita clavada de verlo al máximo de sus capacidades. Al que no se escatima en halagos es a su villano hermanísimo, Loki, maestro del subterfugio y la daga traicionera, que devora la pantalla ya ha levantado toda una legión de fans incondicionales. En resumidas cuentas, el Thor de Los Vengadores es un Thor con la lección aprendida, madurado, lejos del guerrero arrogante que era en la primera cinta y auto-proclamado defensor insomne de Midgard. Una perfecta evolución hacia el Thor de los cómics actuales, en toda regla.

Capi, tío, te juro que estaba así cuando llegué

En un artículo de Juan Sangrós titulado El Efecto Whedon nuestro cinéfilo redactor reflexionaba en su día sobre Los Vengadores de Joss Whedon comentando como esta “ha provocado que el cine de entretenimiento puro y duro, el blockbuster sin pretensión alguna salvo la lúdica, alcance cotas de calidad y popularidad inimaginables. ¿Quién iba a poner la mano en el fuego por que un producto tan colorido, simplista e infantil (en el buen sentido), casi anacrónico, iba a pegar tan duro? En una época en la que los superhéroes en la gran pantalla son o bien oscuros, serios y morales, o bien desconstrucciones gamberras, Los Vengadores nos devuelve a su génesis, a la cuatricomía, a ese universo maniqueo de buenos y malos blanquinegro. Una película directa, casi carente de sub-tramas, en la que sólo tienen cabida el carisma y las tortas, tan desenfada y chulesca que es capaz de terminar hablando de kebabs”.

Y llegamos a la reciente Thor: el mundo oscuro, situada obviamente tras los sucesos cataclísmicos de Los Vengadores en los que el mundo entero conoció al grupo de héroes y los adoró hasta el fin de los tiempos. Debido a incompatibilidades en la agenda de Kenneth Branagh, director de la primera parte, tomó el relevo Patty Jenkins (Entourage, Monster), el cual era un gran conocedor del unvierso marvelita pero quizás por eso mismo abandonó el proyecto al poco tiempo, siendo el director definitivo Alan Taylor, alguien con muchísimo bagaje como director de series de culto de la HBO. Un Thor pacificador de los Nueve Reinos, alejado de Midgard durante años, mucho más sabio, experimentado y maduro, ha de volver a ayudar a la humanidad. La historia de siempre, con el personaje de siempre pero más y mejor, listo para luchar ante cualquier amenaza que Marvel Studios quiera lanzarle, en solitario o con sus amigos terrícolas.

Podéis seguir votando vuestras impresiones sobre Thor: El Mundo Oscuro aquí mismo:

¿Qué te ha parecido Thor: El Mundo Oscuro?

  • Excelente. ¡Por Asgard! (33%, 304 Votes)
  • Buena. Me iría encantado de copas con estos dioses. (32%, 300 Votes)
  • Notable. ¡Ni Joss Whedon podría mejorarlo! (18%, 168 Votes)
  • Correcta. Aunque casi caigo en el sueño de Odín. (11%, 99 Votes)
  • Muy Mala. En Marvel Studios no leen cómics... (3%, 32 Votes)
  • Mala. Todo parece de juguete. (3%, 31 Votes)

Total Voters: 934

Cargando ... Cargando ...

El Dios del Trueno en versión jugable

Thor, lejos de ser el personaje Marvel que más ha aparecido en videojuegos, cuenta en su haber con muchas apariciones, aunque se echa en falta una gran producción protagonizada por el Dios del Trueno como sí han tenido prácticamente todos sus compañeros de viñeta, con mayor o menor calidad, desde Spiderman a Hulk pasando por los X-Men o Deadpool. En orden cronológico, la vida virtual del asgardiano ha sido la siguiente:

 En 1995, y desarrollado por Data East para plataformas arcade, Avengers in Galactic Storm es un beat’em up clásico pero de los primeros en introducir el concepto de striker, o personaje de ayuda durante la pelea, que precisamente es el papel de Thor.

 En Marvel Super Heroes, otro beat’em up de corte clásico 2D también de 1995 para arcades, aunque luego portado a Saturn y PlayStation, Thor aparece como decoración al fondo de la fase de Thanos, algo realmente curioso, ya que se echa en falta su papel en la plantilla de luchadores.

 Con Marvel vs. Capcom: Clash of Super Heroes. comienza la legendaria saga de juegos de lucha que enfrentaría a los personajes de Marvel contra los de Street Fighter allá por 1998. En él, Thor aparecía, de nuevo, como personaje de apoyo debido a la limitada oferta de personajes seleccionables.

 Marvel: Ultimate Alliance supuso la primera incursión de la Marvel en el género del Action RPG, en un ya lejano 2006, con mediocre resultado de Raven Software. Aparecido en todas las plataformas habidas y por haber, Thor era miembro de facto de los personajes seleccionables, listo para machacar enemigos a golpe de Mjolnir.

Introducción de Marvel: Ultimate Alliance

 Su segunda parte, Marvel: Ultimate Alliance 2, aparecida en 2009 y desarrollada por Vicarious Visions, vuelve a presentar un sencillo RPG de acción donde la necesaria en el género mejora de personaje es muy limitada y la innovación respecto a su segunda parte nula. No obstante, mantiene el tipo y entretiene.

 Marvel Super Hero Squad supuso un acercamiento cartoon para los más pequeños de la casa, y los no tan pequeños, de la franquicia Marvel aprovechando su verdadero tirón de la serie de animación homónima. Como casi todos los juegos lanzados por mercadotecnia, el resultado es insuficiente. Thor es un personaje manejable íntegramente en ese videojuego multiplataforma.

 En su segunda parte, justo un año después, Marvel Super Hero Squad: The Infinity Gauntlet en la que Thanos es el villano principal en un videojuego a todas luces continuista y sin mejora alguna –de nuevo multiplataforma-, Thor vuelve a ser un personaje seleccionable en esta andadura que pasa sin pena ni gloria.

 Pero no todo iban a ser juegos nefastos, así que Marvel vs. Capcom 3: Fate of Two Worlds (y su versión ultímate), considerado uno de los mejores beat’em up de la actual generación, eleva el listón a límites insospechados por todos los aficionados a las tortas sin compasión, a ritmo de hadoukens y vibranium. Y por fin, ¡por fin!, Thor aparece como personaje jugable en la mítica saga de Capcom. Considerado el juego cumbre de los sprites 2D junto a Street Fighter 3rd Strike, de la misma compañía, nadie debería dejar pasar la oportunidad de machacar japoneses online con el Mjolnir. ¡Por Asgard!

Thor repartiendo estopa en Marvel vs. Capcom 3: Fate of Two Worlds

 Tenía que pasar. Cada película tiene su cutre-juego hecho deprisa y corriendo para no perder la estela de la gran pantalla, y Thor no iba a ser menos. Desarrolaldo por Liquid Entertainment y distribuido por Sega, Thor: God of Thunder supone una ridícula aventura multiplataforma en 2001 del Thor de Chris Hemsworth de la que nada bueno se puede decir.

 Aunque desconocido para el gran público, en 2011 la franquicia Hero Squad saltó al ring de los MMO con Marvel Super Hero Squad Online , obviamente free-to-play y plagado de microtransacciones que lo hacían injugable. Colmado de todos los defectos que un MMO podría tener: ausencia de curva de dificultad, post-game nulo, PVP indescriptible y mundo abierto en sólo algunas zonas, lo único destacable es la abrumadora cantidad de personajes seleccionables para el equipo.

 Como guiño a modo de traje en esa maravilla absoluta llamada Little Big Planet , uno de los plataformas más revolucionarios de los últimos tiempos, desarrollado por SCE Sony para Play Station 3, Thor forma parte de un paquete de piezas customizables.

 La enésima aventura de la franquicia, regulera como pocas en resultados pero con su nicho de ventas establecido, Marvel Super Hero Squad: Comic Combat intentó innovar en los controles utilizando tanto el stylus como la tableta uDraw, con esperpénticos resultados, siendo el jugador tan sólo capaz de realizar algún bloqueo estratégico, quedando en algo meramente anecdótico y olvidable.

 Aunque parezca mentira, Marvel Pinball fue recibido como uno de los mejores juegos del minoritario género por la crítica. Con su mesa de Thor incluída (¿esto cuenta como aparición? ¡qué más da!), ya puede uno darle a la bolica veces para sentirse un dios vikingo.

La mesa de pinball de Thor

 ¿Sabes esos anuncios coñazo de Facebook de juegos que no te interesan lo más mínimo de granjas y mascotas? Pues hay uno de Marvel, Marvel: Avengers Alliance , de 2012 y desarrollado por Playdom. No deja de ser un juego de navegador, pero si millones de personas se engancharon a él, algo tendrá… ¿o no?

 Marvel Avengers: Battle for Earth. , para Wii U y Xbox 360, desarrollado por Ubisoft, lanzado tras el cancelamiento del prácticamente terminado juego oficial de la película de Los Vengadores, nos sitúa en la trama de Invasión Secreta en un juego de acción en tercera persona al uso.

 La incursion definitiva de Marvel en el terreno de los multijugadores masivos, Marvel Heroes, , al más puro estilo Diablo, nos permite elegir entre una amplia plantilla de conocidos personajes Marvel para frenar al Doctor Muerte en un guión escrito por el mismísimo Bendis.

 Y por último, una pequeña joya (como todos los últimos juegos de Lego) llamada Lego Marvel Super Heroes, multiplataforma y creada por TT Games. 150 héroes Marvel para jugar, que se dice pronto, cada uno con sus habilidades y gameplay totalmente diferenciado, y con su propia Asgard como grandísimo escenario explorable. Un grandísimo juego que a nadie debería echar para atrás por su look… bueno, su look de Lego.

Enlaces de Interés

 Crítica de Thor: El Mundo Oscuro de Alan Taylor por Enrique López
 Guía de Lectura: Thor por Pedro Monje, Eneko Ruiz, Sergio Aguirre y Raúl López

13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
thorback
thorback
Lector
2 noviembre, 2013 20:11

Buenas, se atreverán en alguna peli de Marvel a afeitar a Thor y a volver a ponerle el casco???.
También se me ocurre otra para su compi vengata, se atreverán alguna vez a ponerle al capi alitas en relieve y que tenga la máscara (o casco) puesto al menos 1/3 parte del metraje??
Son solo 2 deseos, para que estas pelis sean un poquito mas perfectas, larga vida a Marvel Studios!!

frankbanner71
frankbanner71
Lector
2 noviembre, 2013 20:42

genial,juan sangros,que te hayas acordado de aventuras en la gran ciudad y ese thor apocrifo que pintaba bastante mejor que la mayoria de los “titulares”.y que pelicula tan simpatica,oye.la firma chris columbus,pero la podia haber firmado perfectamente mi idolatrado john hugues(¡¡save ferris bueller¡¡¡).

y que maciza estuvo siempre elizabeth shue.ñam,ñam¡¡.

Ocioso
Ocioso
Lector
2 noviembre, 2013 21:43

Os ha faltado el Thor agitanao del recoloreado de los Relatos de Asgard.

TheBaldRocker
TheBaldRocker
Lector
3 noviembre, 2013 2:11

“El regreso del Increíble Hulk”, que recuerdos!
Vi ese telefilm ya ni se cuantos años hace. Y que cutre era, claro. Pero entonces era lo que había junto a la serie original de La Masa y la única forma de verlas era esa, la tele, si se dignaban a ponerla.
Y no me acordaba ni de coña que el papi de “Buena Suerte, Charlie” fuera ese Thor. La verdad es que sigo esa serie con mi hija y no es, ni mucho menos, de lo peor del Canal Disney. Y al Kramer se le vé muy bien conservado, y cachas, para la edad que debe tener. Ahora, eso si, la melena rubia va a ser que ya no está ahí.

frankbanner71
ha comentado el 2 noviembre, 2013 a las 20:42h
– “…y que maciza estuvo siempre elizabeth shue.ñam,ñam¡¡”
Si, ya apuntaba maneras en esa peli, si.

Y “Aventuras en la gran ciudad” se ha convertido, con el tiempo, en una peli de culto, no?
Quizás como todas aquellas pelis “juveniles” de los 80´s: Los Goonies, El secreto de la pirámide… En fín, como decia al principio, que recuerdos…

Belanner
Belanner
Lector
3 noviembre, 2013 3:47

Siempre me ha rechinado el traje de Thor en las peliculas, sobre todo los pantalones. Parece que lleva ropa demasiado moderna en relación a la armadura del torso.

Por cierto, curiosamente tenía a Thor en mi equipo fijo para Ultimate Marvel vs Capcom 3 junto al Super Skrull y a Ryu.
Es un juegazo, recomendado 100% a los amantes del género.

Buen artículo.

Diomedes
Diomedes
3 noviembre, 2013 14:34

No veo que el de aventuras en la gran ciudad sea Thor de ninguna forma….es un mecánico rubio que la niña se empeña en pensar que es Thor, y que no les quiere dar el coche por 5 miseros dólares.

Ocioso
Ocioso
Lector
3 noviembre, 2013 15:14

No, la que es Thor es la niña.

Comictus
Comictus
Lector
3 noviembre, 2013 15:33

Avengers in Galactic Storm, Marvel Super Heroes y Marvel vs Capcom no son beat’em up, son simplemente juegos de lucha.

Beat’em up son por ejemplo: Golden Axe, Cadillacs and Dinosaurs, Final Fight,Double Drago o Punisher.

frankbanner71
frankbanner71
Lector
3 noviembre, 2013 16:14

diomedes,tio,no nos arrebates la infancia. a los ojos de aquella niña,aquel tipo era thor(desde luego mucho mas que el thor ovejero),y es que eran los dorados 80 y el hemsworth quedaba muuuy lejos.hay que situarse en el contexto de la epoca.

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
3 noviembre, 2013 21:02

Por los resultados de la encuesta parece que Thordos está gustando, incluso entusiasmando.

Isabel López
3 noviembre, 2013 21:07

Me acabo de dar cuenta de que, al ver las cejas del Thor de Super Hero Squad podemos apreciar que es rubio teñido.

Sith
Sith
Lector
4 noviembre, 2013 4:06

Excelente nota, de verdad que muy completa.

El telefilm del Regreso del Increible Hulk yo lo recuerdo con cariño, se que llega a ser muy bizarro pero para la epoca no se podia pedir mucho.

En cuanto a la parte animada:

Tengo entendido que en la serie animada de los 60 Marvel estaba negociando en principio con Hanna Barbera para producir una serie del Dios del Trueno entre otras de varios de los personajes de Marvel, y como a último momento no llegaron a un acuerdo decidieron lanzar esa serie sobre The Marvel Super Heroes, y Hanna Barbera lanzo por su lado Mighty Mightor con muchas referencias al dios del trueno por no decir homenajes, me hubiera encantado ver a mi la versión de Hanna Barbera.

Las mejores adapataciones que tuvo Thor sin lugar a dudas para mi como invitado fueron en Spiderman and the amazing friends y en la serie de los 4 Fantasticos de los 90, que da la casualidad que adaptan ese capítulo de un comic de Thor y no de la primera familia de Marvel; y como protagonista en la serie de AEMH que se lucio, nada que ver con la aberración que es en Avengers Assemble o en las demas películas de Marvel que ha tenido papeles muy deslucidos.

Y sobre esto parece increible, pero en muchos casos parace hecho a proposito por los directivos que toman las decisiones en Marvel, su aparición en las dos películas de Ultimate Avengers fueron muy malas, quisieron adaptar una mezcla de la versión ultimate con no se que y resulto cualquier cosa.

Su versión en Next Avengers con su hija incluida suena graciosa, dejando a sus compañeros en banda en la hora de mayor necesidad de la tierra como si nada para cumplir tareas en Asgard ¿uhh?.

En Hulk vs Thor, la animación fue excelente pero la historia una vez más es para mostrar a Hulk como el único protagonista y a Thor y el resto de los dioses como meros idiotas que estan como decorado, es completamente patetica esta película por no decir que para colmo se basaron en un comic de Thor vs Mangog.

En la nueva serie ideada por Loeb una vez más vuelven a mostrar una versión horrible que no tiene nada que ver con el comic y queda a mitad de camino con la película, y lo único que sirve es para lucir a Hulk para variar.

Para colmo con el estreno de la primera película de Thor en su momento Marvel habia anunciado la preparación de una serie sobre este personaje cosa que despues cambio a una película y luego a una pero de una versión juvenil que fue totalmente mediocre.

Suena gracioso por no decir lamentable que con una segunda película recien estrenada que viene apuntando en forma bastante decente con respecto a la recaudación, los directivos de Marvel siguen ninguneando con el tema de hacer no digo una serie animada pero por lo menos una o dos películas que adapten las grandes historias de los comics de este personaje, que a decir verdad no son pocas, cuando no se cansan de anunciar proyectos sobre otros personajes como es el caso de Hulk con dos fracasos consecutivos en la gran pantalla.

rudosx
rudosx
Lector
4 noviembre, 2013 23:43

Chevere! Thanks!

Si bien es cierto, como comentas, que ha salido en una gran cantidad de videojuegos, y programas de TV. Checando los listados, veo que a pesar de ser un personaje que esta bien cimentado en Marvel, le ocurre que realmente algo “propio” ha sido muy poco, por no decir nada. Creo que realmente ahora con las peliculas, ya ha tenido un “mejor” lugar en el colectivo. Anyway, asi a veces pasa.

Slds!