V de Vigilantes: Bibliografía Especializada (V)

Por
5
295

A lo largo de estos meses, en esta columna se han ido citando diversos libros que considero de cabecera. Obras de autores (españoles y extranjeros) que han dedicado parte de su labor docente, investigadora, analítica… o simplemente teórica a hablar de los cómics, a pensar en ellos y a abordarlos desde varios puntos de vista. Como os avance en el primero de los textos dedicado a la bibliografía especializada, era necesario hacer algo para compilar todas esas obras; una especie de guía que, sin ser demasiado extensa, sirviera para que todos pudiéramos hacernos una idea sobre lo que trata cada libro, de qué ámbito provienen sus autores y cuáles son los puntos fuertes (y débiles, si los tiene) de cada obra.

Hoy aparecerá aquí la ficha de otra obra de referencia. Os recuerdo, queridos lectores, que a la hora de enfrentarme a este tema pensé que lo mejor sería crear una especie de ficha, de cada ejemplar, donde aparezcan su título, su autor, su editorial, el año de publicación y el lugar (son datos básicos para luego buscarlos), algunos datos biográficos de sus autores y una reseña explicativa de sus índices y discursos.

Continuamos en esta ocasión con Cels Piñol, que realizó un libro teórico sobre cómo dibujar cómics; una obra tremendamente recomendable para hacerse una idea completa del fenómeno del cómic; un fenómeno que está cada vez mejor considerado en los ámbitos más académicos, teóricos y comunicativos (a parte de los sociales, donde también está cada vez mejor visto).

El Gran Libro de cómo dibujar cómics

Autor: Cels Piñol

Editorial: Ediciones Martínez Roca

Barcelona, 2000

Nº de páginas: 176

“En este libro no podemos darte la clave del éxito si decides ser guionista o dibujante profesional, pero sí podemos ofrecerte unos cuantos consejos prácticos y muy actualizados sobre cómo crear tus propios cómics y hacerlos llegar a los demás”, explica el prolífico autor Cels Piñol en la introducción de El Gran Libro de cómo dibujar cómics. Posiblemente al comenzar a realizarlo sólo fuera una idea fugaz que pronto comenzó a tomar forma sobre el papel. Aunque después, al final, tanto él como el resto de los lectores, nos encontráramos con un librito teórico-práctico muy completo.

Cels Piñol nació en Barcelona en 1970 y lo que comenzó como una temprana afición (desde siempre coleccionó tebeos) se fue transformando, poco a poco, en su trabajo. Durante años ha colaborado en las editoriales de cómic más importantes de España, quizá desde que participara en un concurso de Cómics Forum para diseñar su propio superhéroe (aunque no lo ganó, sí que pudo mostrar su estilo más ampliamente).

Creador de fanzines, guionista, dibujante, editor, empresario… Cels es un tipo desenvuelto y activo, al que le gusta tocar varios palos y participar en diversos medios (un ejemplo es su colaboración semanal aquí en Zona Negativa). Seguramente su creación de más éxito haya sido Fanhunter que saltó de las viñetas a los juegos de rol, novelas, juguetes, peluches… y todo tipo merchandising.

Se le ha criticado desde su estilo, hasta su humor, pero lo cierto es que sigue ahí, haciendo lo que le gusta y con el favor del público. Con este libro pretendía compartir con los lectores su proceso de aprendizaje autodidacta, “que consistió en leer libros como éste, devorar ingentes cantidades de cómics y observar a los grandes autores”.

Tanto los amantes del trabajo de Cels Piñol, como los críticos, disfrutarán, a partes iguales, recorriendo páginas repletas de técnicas, trucos, estilos, géneros, formatos, herramientas, consejos, diseños de personajes, ideas sobre la creación, referencias culturales y freaks, así como detalles sobre la producción, la distribución, la promoción, la edición y la venta de cómics.

Durante 176 páginas en blanco y negro Cels va tratando los diferentes aspectos creativos y productivos de los tebeos, desde el primer boceto, al paso final, la comercialización, pasando por todo el proceso de guión y dibujo, del lápiz a la tinta y el color… así como la rotulación. Todo ello haciendo uso de un lenguaje coloquial directo y un estilo visual muy atractivo (repleto de imágenes, fotografías de autores, ilustraciones propias y elementos narrativos de la propia historieta).

“Escribir y dibujar cómics […] es una de las formas más antiguas y entretenidas de pasar el rato. Puedes profesionalizarte o simplemente dominar los conocimientos básicos que te permitan narrar historias para ti mismo o para un reducido grupo de gente”, añade en la citada introducción. “Queremos enseñarte a dibujar, a manejar bien el lenguaje de la historieta, y también consideramos imprescindible que conozcas la historia del cómic, sus autores más destacados, los referentes a los que acudir ante una duda, los artistas que además de crear tebeos son en sí mismos una lección magistral…”.

Esta obra editada por Martínez Roca se subdivide en tres grandes capítulos: “Historia de los cómics”; “Dibujo”, y “Guión, realización y soporte”. A los que se suman una pequeña e interesante introducción, algunos apéndices y un apartado dedicado a las técnicas de color.

“Historia de los cómics” es el principio lógico de un libro de estas características, para poder hacer algo bien, siempre debes conocer a quiénes lo han hecho antes. Este apartado comienza con unos breves apuntes acerca de los orígenes del cómic y se completa con una especie de batería de fichas sobre autores de reconocido prestigio en el medio: Francisco Ibáñez, Hugo Pratt, René Goscinny, Alan Moore, Alberto Breccia, Osamu Tezuka, Hergé, Akira Toriyama, Robert Crumb y Will Eisner.

El segundo, “Dibujo”, es el capítulo central del libro. Aquí Cels se explaya y tras introducirnos en el arte del dibujo, comienza, cual clase magistral, a hablarnos del canon de proporciones del cuerpo humano, a girarlo y a ponerlo en movimiento; después pasa a detallar las proporciones de la cabeza, así como las facciones y la expresividad de la cara; después, pasa a detenerse en las manos y remata lo relacionado con la creación de personajes mencionando algunas ideas sobre la vestimenta y el atuendo. Todo ello perfectamente ilustrado, con muchísimos ejemplos, tanto propios, como ajenos, y con instrucciones detalladas para ir realizando, además, prácticas variadas sobre cada apartado.

Una vez aprendido lo básico sobre los personajes, se dedica a apuntar algunas nociones sobre la “naturaleza muerta”: “todos los objetos inanimados e inertes que rodearán a tus personajes. Es decir: vehículos, edificios, armas, mobiliario, etc”, especifica. También dedica un pequeño subapartado dentro del capítulo a la creación, anatomía y dibujo de bichos, humanoides y robots. Llegados a un punto en el que el cómic, en muchas ocasiones, nos presenta mundos de fantasía repletos de seres extraños, este apartado me parece esencial.

Al igual que son esenciales las páginas dedicadas a la iluminación y la perspectiva. En el momento de planificar una viñeta es básico tener en cuenta los focos de luz, las sombras derivadas y los puntos de vista del lector y de los personajes. No me detengo más en este punto ya que tendría entidad propia y lo tocaré con más detalle en un futuro “V de Vigilantes”.

El capítulo número tres lo dedica al tema del guión de cómic (un tema que yo mismo he tratado aquí hace algunas semanas). Comienza este apartado hablando sobre la viñeta: desde la lectura de viñetas, al espacio y el tiempo dentro de la narratividad de las viñetas, pasando por la tipología. En este punto se detiene para citar también los diferentes tipos de plano y cuáles son sus funciones específicas. Termina con la página; la compara con la oración: “la página, donde varias viñetas se relacionan entre sí modificando su significado y aportando ritmo a la narración”. De la página distingue algunos subapartados: la lectura de páginas; el espacio y el tiempo; la ambientación, y el final de la página. Remata esto con el ritmo interno del tebeo, con la escena y los tipos existentes de narración.

A continuación, dentro del mismo capítulo, especifica las herramientas básicas tanto para el guionista, como para el dibujante; define la función de la “sinopsis del guión”, así como del “guión literario” y el “guión técnico”, y llega a uno de los apartados más interesantes del libro: el dedicado a la realización, destacando el lápiz y la tinta; los bocadillos, la rotulación y las onomatopeyas. Todo repleto de ejemplos, de dibujos y de pequeños textos explicativos.

Termina escribiendo sobre el soporte, la importancia de la portada (no olvidemos que este tipo de productos nos entran, sobre todo y en primera instancia, por los ojos) y las fechas de entrega límites (que es algo que muchos dibujantes se saltan a la torera…). El final lo tiene dedicado al fabuloso mundo de la autoedición y lo remarca con una serie de consejos que podrían venir muy bien a todos aquellos que se estén pensando emprender una aventura así.

Este libro, dedicado, sobre todo, a los futuros profesionales, se completa con un par de apartados más: unos apéndices monográficos de los diferentes géneros, dividido en: humor, manga, superhéroes y otros géneros; y unas páginas en color, donde perfila, mediante ejemplos varios, las técnicas del coloreado de un tebeo.

En conjunto es una obra muy recomendable, tanto para los profesionales, como para los aficionados, ya que engloba muchos aspectos no demasiado conocidos y los trata de una forma amena, cercana y detallada. “Hemos intentado mezclar cierto academicismo con un lenguaje directo y claro que creemos necesario para abarcar todas las facetas de la manufactura y reproducción de cómics y hacerlas comprensibles, amenas, incluidos los procesos industriales y pequeños detalles que seguro te ayudarán cuando tengas que enfrentarte a dilemas”.

Me gustaría terminar hoy con el comienzo del libro: “Es algo apasionante, y misterioso también, contemplar o integrarse en el proceso creativo de una historieta, un tebeo un cómic book, un álbum o un manga: detrás de los procesos de idea, hoja en blanco, lápiz, tinta, rotulación, color, filmación e impresión, hay un considerable grupo de fieles lectores que siguen mes a mes, semana tras semana, incluso diariamente, las aventuras y desventuras de héroes, villanos, princesas, monstruos, mutantes, alienígenas, ciborgs, robots y un sinfín de protagonistas más. Y todo se basa en una idea y en un lápiz desplazándose sobre el papel”.

Ideas fugaces que terminan encontrando su lugar y su forma en el papel; desde luego que es apasionante.

Comentario

Con este libro de hoy continuamos formando nuestra biblioteca especializada particular. Todos los libros que en ella colocaremos tendrán en común el formar parte de un corpus específico sobre teoría, divulgación e investigación. Libros que colocar, como dije la otra vez, en nuestras estanterías, junto a nuestros tebeos.

A continuación os dejo un pequeño adelanto de las demás obras que iré reseñando y apuntando por aquí; además, vuelvo a invitaros a añadir vuestras aportaciones bibliográficas. Sigo con la búsqueda.

El cómic: plástica y estética de un arte figurativo y cotidiano, de José Luís Cantero Pastor.

La Arquitectura de las Viñetas. Texto y Discurso en el cómic, de Rubén Varillas.

Apocalípticos e integrados, de Umberto Eco.

La Historia social del cómic, de Terenci Moix.

Semiótica de la Descripción en publicidad, cine y cómic, de Manuel García Pérez.

El noveno arte. De la mesa de dibujo a la estantería, de Alan McKenzie.

La narración gráfica, de Will Eisner.

Entender el cómic, de Scott McCloud.

Hacer cómics, de Scott McCloud.

Los Lenguajes del Cómic, de Daniele Barbieri.

Veinte años de cómic, Aula de Literatura Vicens Vives.

Clásicos en jauja. Historia del tebeo valenciano de sus orígenes a 1965, de Pedro Porcel.

Viñetas a la luna de Valencia, Historia del tebeo valenciano de 1965 a la actualidad, de Álvaro Pons, Pedro Porcel y Vicente Sorní.

De Yellow Kid a Superman: una visión social del cómic, de Jaume Vidal.

Leyendo historietas: estilos y sentidos de un ‘arte menor’, de Oscar Steimberg.

Atlas español de la cultura popular: diccionario de la historieta y su uso, de Jesús Cuadrado.

Cómic alternativo de los 90: la herencia del underground, de Óscar Palmer.

Los Cómics Marvel, de Rafael Marín.

La novela gráfica, de Santiago García.

Nos leemos.

5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Askani
Askani
7 abril, 2010 9:33

Buenas Diego, No he leído este libro de Cels pero conociéndole sera bueno y particular a su inimitable estilo. Este hombre es digno de admirar, ha sido capaz de dedicarse a lo que le gusta y ademas vivir de ello. Y todo en un país muy poco dado a aventuras como la suya, admirable de verdad.

Y para colmo es un tipo encantador y muy divertido, sigue así Cels y a ver si vemos algo nuevo del universo fanhunter.

Darkvid
Lector
7 abril, 2010 13:46

Cels Piñol ha escrito un libro enseñando a dibujar… ¿la ADLO lo sabe?

Ziggy
Ziggy
Lector
8 abril, 2010 18:34

Se te agrade el esfuerzo que haces aqui Diego, no solo por la lista sino por el analisis que entregas. Que ganas de que cuando realicé mi tesis esta recopilación hubiera existido. Pero bueno, solo espero que le sirva a los proximnos que vendrán.
Encantadora portada la de Cels. Ojala algún día pueda ponerle las manos encima (al libro, no a Cels, y en elbuen sentido).