V de Vigilantes: El monstruoso Franky

Por
16
330

El verano que la pareja formada por Percy B. Shelley y su mujer, Mary Wollstonecraft Godwin (más tarde tomaría el apellido de su marido), pasó en Ginebra junto a Lord Byron, John Polidori y Claire Clairmont, fue lluvioso. Entre juegos, esa lejana noche del 17 de junio de 1816, el literario grupo decidió compartir sentires sobre los relatos de fantasmas que había leído a lo largo de sus vidas. El anfitrión, Byron, propuso un reto al resto de asistentes, tras la lectura de Phantasmagoriana, una antología alemana de relatos de fantasmas: debían crear la historia de terror más siniestra que se les ocurriese, con la idea de ser la más aterradora que jamás se hubiera escrito o contado.

Aquella noche, John William Polidori, el médico personal de George Gordon Byron, escribió su relato El Vampiro y a Mary Shelley se le ocurrió el germen de lo que sería su obra más conocida: Frankenstein o El moderno Prometeo, considerada por muchos especialistas como la primera historia de ciencia ficción moderna.


Mary Selley nació en Londres el 30 de agosto de 1797 y murió en la misma ciudad el 1 de febrero de 1851. Dedicó su vida a las letras. Narradora, ensayista, biógrafa, filósofa, editora, crítica literaria y dramaturga, de reconocido éxito. Hija del periodista liberal y filósofo William Godwin y de la escritora y librepensadora de corte feminista Mary Wollstonecraft, mamó las letras desde la cuna. En 1814 la joven inicia una relación con Percy Bysshe Selley, uno de los seguidores de las ideas políticas de su padre, que pronto se convertiría en poeta romántico, del que cogió su apellido cuando se casaron. Fue su segunda esposa. La pareja vivió una época en Italia, donde tuvieron tres hijos, aunque sólo sobrevivió el último de ellos. Un tumor cerebral acabó con su vida cuando contaba los 53 años, pero sus obras inmortales consiguen que perdure en el imaginario colectivo, quizá, junto al famoso monstruo protagonista de su citada novela.

Frankenstein, que está enmarcada en la tradición de la novela gótica, surgió en las primeras etapas de una época con una industria y una tecnología embrionarias. Fue publicada en 1818, centrándose en la exploración de un gran número de temas, entre los que destacan: la creación y la destrucción de la vida, la cuestionable moral científica, la relación del hombre con Dios y el intento de llegar a ser como el creador (es de aquí de donde se destila el subtítulo de la obra “el moderno Prometeo”, que remite al mito clásico).


Shelley conocía la teoría sobre la reanimación de los cuerpos sin vida porque había asistido a una conferencia del investigador Andrew Crosse que versaba sobre la utilización de la electricidad para abordar estos menesteres. El protagonista de la obra, el doctor Víctor Frankenstein también investiga este tipo de teorías hasta el punto de conseguir dotar de vida a un ser extraño compuesto por los miembros más frescos de los cadáveres que él y su compañero habían localizado.

El resto de la historia, con el monstruo y el hombre en constante conflicto (el hombre, además, está en conflicto consigo mismo por lo que ha hecho), es conocido por todos ya que se ha convertido, poco a poco, en un icono cultural con mayúsculas. Se pueden contar por cientos las versiones de la historia que han dado el salto al cine. La imagen icónica del monstruo aparece en camisetas, muñecos, cuadernos… y también ha aparecido varias veces en el mundo del cómic (las dos grandes, Marvel y DC, tienen sus propias versiones del personaje haciendo de las suyas en sus respectivos universos). Y ahora el Frankenstein de Shelley vuelve a la vida en este nuevo cómic obra de Azpiri y Forges.


Estos dos creadores recogen al inmortal monstruo para protagonizar su segunda entrega de la colección Horreibols and Terrifics Books, El monstruo de Frankenstein, su marciana propuesta que comenzó hace unos meses con su particularísima versión de Drácula (aquí podéis leer la reseña de la obra), publicada de nuevo por Ediciones B. Recordemos que los dos han unido sus fuerzas para reinventar los clásicos del terror literario, confirmando que realizarán en total trece tomos en los que irán apareciendo todos los clásicos del terror más reconocibles.

Antonio Fraguas, Forges, se encarga en esta ocasión de la imagen del monstruo utilizando todos sus característicos recursos de su humor gráfico. Alfonso Azpiri vuelve a hacer los fondos de las escenas y los personajes secundarios, mientras que Forges rotula los textos usando su también particular estilo de letra y su sentido del humor (por ejemplo, Frankenstein habla como si cantase copla). “Él redactó los guiones y versionó la parte seria y yo me encargué de los monstruos en blanco y negro”, afirmaba Forges en una entrevista. Fue Azpiri el que hizo la propuesta, aunque Antonio no dudó en aceptar realizar con él esto que denominan “duocómic”.


El reto de mezclar lo terrorífico y lo humorístico (terror-humor, como se definen a veces algunas películas de este particular subgénero cinematográfico) ha vuelto a superarse en esta segunda entrega, en la que, además, se nota el conocimiento y el respeto por la obra original, algo que ya se apreciaba en “Drácula”. La mezcla de estilos tan particular, que es la marca de esta “casa”, se vuelve aquí un poco menos dinámica, quizá porque casi lo único que tiene el estilo de Forges es el protagonista (aunque sí que hay algunos gags en los que aparecen, a modo de huevo de pascua, algunos otros pequeños guiños elaborados por él), pero igual de efectiva que en la anterior entrega. La fantasía de los trazos de Azpiri y la aparente simplicidad de los de Forges casan con tino en viñetas y páginas. Se trata, por tanto, de una obra, atractiva y curiosa, para todos los públicos, con diferentes niveles de lectura y ciertas dosis de mala baba.

A las páginas de historieta propiamente dichas, le acompaña un breve prólogo explicativo de la vida y las virtudes de la autora de la obra original, Mary Shelley, y una divertida cantidad de material adicional, de nuevo a modo de “extras” de un DVD: “Making Off”, “Tomas Falsas” y “Escenas Eliminadas”. Es aquí donde el humor irreverente de Forges queda más liberado. Disfrutarán de estas páginas pequeños y mayores, hombres y monstruos.


“Mientras los veía alejarse […] en la bruma, la confusión y la duda me asaltaron. Una única pregunta se hizo dueña de mis pensamientos: ¿Quién había sido monstruo? ¿Quién hombre?”, escribió Marry Shelley. En el caso que nos ocupa, las visiones de Forges y Azpiri son monstruosamente geniales. El monstruo de Víctor Frankenstein… o mejor dicho, el monstruo de Mary Shelley, ha vuelto a la vida de forma simpática y esta vez no han sido necesarios demasiados voltios.

¿Con qué nos sorprenderán en el próximo Horreibols and Terrifics Books?

Nos leemos.

16
Déjanos un comentario

Please Login to comment
16 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
8 Comment authors
JaviStroyerVengadorEl Asombroso EspaidermanJaviéAuthority Recent comment authors
Recientes Antiguos
Reverend Dust
Lector

Siempre me ha resultado curioso aquello de los experimentos con el galvanismo, con el hecho de que pensaran que, como cuando aplicas electricidad a un cuerpo (a pesar de estar muerto) se mueve, ya era devolverle la vida. Luego ya nos llegó el desfibrilador pero eso ya es otra cosa xD

Por cierto, quería preguntar, ¿qué Criatura nos encontramos aquí? ¿El monstruo imbécil de las películas o el tipo casi más inteligente que su creador de la novela? Entiendo que es una obra cómica, pero una cosa no quita la otra.

P.D. Con 19-20 años, Mary Shelley ya había escrito Frankenstein, o el moderno Prometeo. Yo con 22 llevo un puñado de poemas y 3 relatos cortos. ¿Qué mierda estoy haciendo con mi vida?

sibaix
Lector
sibaix

No me ha gustado esta mezcla de estilos, cada uno en su sitio pero mezclados no.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Puta mierda. Como ya dije con el primero, es penoso que se publique esta gilipollez habiendo, seguro, mucho que no tiene quien lo edite que le tiene que dar mil vuelta. ¿Quién cojones compra esto, que ha determinado que saquen un 2º número?

Authority
Lector
Authority

No se quien puede comprarse esto.

El Asombroso Espaiderman
Lector
El Asombroso Espaiderman

 No me gustó el primer tomo, aunque tiene sus momentos es bastante malo.
 P.D: Reverend, si te reconforta, yo estoy escribiendo un libro (después de empezar a escribir otros dos y abandonarlos porque no me gustaba el resultado).

Reverend Dust
Lector

Me gustaría que alguien diera algún argumento más sólido que “la mezcla de dibujos es una mierda” para rechazar la obra, y ya de paso que alguien contestara mis dudas del comentario #1.

¿Razón para interesarme y comprar esta obra? Mi padre siempre ha sido fan de Forges y nunca está de más ampliar la lista de regalos posibles para cumpleaños, navidades o días del padre.

Grasias de antebraso.

P.D. ESPAIDI, no, no me reconforta, porque por “empezar” sí que he empezado mil cosas y tengo ideas para 3 novelas diferentes, pero para eso tendría que tener tiempo de leer, documentarme y ver todo el material inspirador que tengo en mente. Algún día…

El Asombroso Espaiderman
Lector
El Asombroso Espaiderman

 Reverend, te contesto a tu pregunta:
 Si te gusta Forges a tu padre le gustará el libro, pero si no eres fan de Forges o el otro no lo compres, puede ser un poco aburrido.
 Reverend, depende de que quieras escribir, puedes informarte. Si es de fantasía (como mi caso), haz como yo: infórmate y busca libros, pelis, videojuegos, etc. También lo mismo con demás temas.

Reverend Dust
Lector

De Forges le gusta el tema político/actualidad. Básicamente de él he heredado ese gusto por Forges, pero si esto van a ser gags o chorradas relacionadas meramente con el monstruo o si el nivel de “sátira” va a ser el de comparar al Vampiro Drácula con los banqueros pues como que no…

Busco la opinión de alguien con más experiencia, lo siento, ESPAIDI.

P.D. Voy a reírme por no ofenderme con tus “consejos”.

Javié
Lector
Javié

Reverend, solo es cuestión de ponerle ganas y dejar las distracciones a un lado, con la de tiempo que pasas aquí, podrías haber escritos los textos apócrifos del mar muerto si te lo hubieras propuesto, por mi parte tienes todo el apoyo del mundo, emocional ojo, nunca economico, así que dale caña.

El Asombroso Espaiderman
Lector
El Asombroso Espaiderman

 Reverend, me he leído el primer tomo, y la verdad es que si lo suyo es la sátira política, pues en este tomo no lo hace muy bien (en el de Drácula). Si te gusta el Forges que comentas, no compres este tomo. Te juro que lo he leído (en el Alcampo por to el morro, pero lo leí).

Reverend Dust
Lector

Gracias, JAVIÉ. No quiero seguir offtopiqueando, tal y como están las cosas en este momento en la web, y mucho menos sobre mí, que sería de un ombliguismo vomitivo.

Así que concluyo (y aclaro que mi intención inicial era comentar la juventud de Shelley más que hablar de mi “obra” -ejem-): ya hablé en su momento del tema de una de las novelas que pretendo escribir, de ahí que me interesara tanto en cómics y películas desde el punto de vista del villano, con preferencia por la locura, la ilógica y la psicopatía.

Si aún no me he puesto a escribir es porque no he terminado de leer los libros y cómics y de ver las películas que quiero utilizar de inspiración, principalmente por ocupación propia del Máster. E imagino que hasta que no termine mi futura tesis doctoral no podré ponerme realmente a escribir. Pero prometo que os mantendré al tanto (si esta web sigue en pie entonces xD). Un abrazo y mil gracias por el apoyo.

Al tema: ¿un buen Forges o uno regulero/cumplidor?

El Asombroso Espaiderman
Lector
El Asombroso Espaiderman

 Un Forges “regulero´´.

Vengador
Lector
Vengador

El Drácula que publicaron hace unos meses era un auténtico “engendro” en el sentido negativo del término. Una mierda, vamos. No entiendo como dos buenos dibujantes como estos han caido tan bajo. Si el Frankenstein es igual, no pienso tocarlo ni con alicates. Lo siento si soy duro, pero es mi opinión.

JaviStroyer
Lector
JaviStroyer

YA DESDE LEJOS SE VE PESIMO.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Es que este libro no es recomendable para fans ni de Forges ni de Azpiri, ni de los clásicos del terror, ni de la comedia, ni siquiera del comic en su sentido más amplio. Es un producto con un pretendido objetivo comercial, tirando de la fama de sus autores y de los personajes sobre los que trata, pero no hace justicia ni a los trabajos previos de los autores ni, sobre todo, a los personajes que protagonizan los tomillos.
Y lo digo sin haber leído ninguno de los dos, sólo he hojeado el primero, y no me corto un pelo.

Reverend Dust
Lector

Vale, lo he tenido en mis manos en la FNAC, y ha durado 5 segundos en ellas. Bueno, alguno más porque lo he depositado educadamente en su sitio, aunque no me faltaban ganas para dejarlo caer, quemarlo, lanzarlo o arrancarle las páginas y gritar. Pero lo dicho, educadamente.