Trilogía del Baztán. Edición de lujo en blanco y negro

Este thriller español ubicado en una Navarra profunda nos hará un recorrido por la mitología de la región incluyéndola como parte fundamental de la historia. Una narración que refresca el género con esa pincelada mágica, y que pese a su apresurada trama tiene bastante que ofrecer.

Por
1
2398

Edición nacional/ España: Trilogía del Baztán. Edición de lujo en blanco y negro. Editorial Planeta. Junio, 2020.
Guion: Dolores Redondo, Ernest Sala
Dibujo:Ernest Sala
Formato: 368 páginas
Precio: 35€

Cuando todo falla la gente sigue recurriendo a sus creencias más básicas para pedir protección y ayuda.”

El integral de la Trilogía del Baztán es una adaptación de los tres libros que encumbraron la década pasada a la escritora Dolores Redondo. Las novelas nos cuentan la historia de Amaia Salazar, una inspectora que tiene que investigar unos casos ubicados en una Navarra arraigada al pasado.
Sin entrar demasiado a comentar las novelas, vemos que siendo la extensión de la primera de un total de 432 páginas, y su adaptación al noveno arte de 88 páginas, la profundidad alcanzada tanto en historia como en personajes no será comparable. Pese a la tara que esto conlleva, el autor Ernest Sala consigue un equilibrio que bien merece un reconocimiento por parte del lector. Y es que en la adaptación que lleva a cabo logra concentrar lo indispensable de la obra. Lo consigue, en mi humilde opinión, mejor que en las adaptaciones al cine que adolecen de dejar fuera toda la parte mágica, la cual se percibe como un elemento indispensable en la historia.

Cuando alguien se enfrenta a la creación de una obra, en este caso un cómic, lo hace consciente de que se pondrá en cuestión su capacidad para llevar a cabo esa obra de forma acertada. Eso es un acto que conlleva de por sí un exposición de uno mismo para la que no todo el mundo está preparado. Pero si a ese hecho se le suma la condición de que se hace la adaptación de una obra, y de que esa obra se ha granjeado las alabanzas del público, la labor queda aún más socavada. Si se consigue estar a la altura o superarla el elogio suele ser considerado cosa de la obra precedente, y si no se consigue entonces es cuando el autor de la obra sale a relucir.

Las novelas de Dolores Redondo fueron bestsellers y son reconocidas por todo amante del thriller español. Pero ¿Quién está detrás de una adaptación que no solo le intenta mantener el pulso sino que le confiere un nuevo universo sin renunciar a aquel del que proviene?

Ernest Sala, procedente de Olot, en Girona, nació el 9 de junio de 1988. Tras su estancia en la Escuela Joso de Barcelona trabajó en diferentes álbumes, la mayoría colectivos, revistas con temáticas de terror y libros juveniles. Ha trabajado para sellos como Norma Editorial en su Barcelona TM, para Diábolo Ediciones con historias colectivas como Cthulhu, 15 historietas de ciencia ficción oscura o Lovecraft, un homenaje en 15 historietas y para Panini en su Pequediver.
Fue en 2017 cuando se pudo enfrentar a una obra larga como autor de cómic y fue con, nada menos, la adaptación de El guardián invisible y con su alargada sombra.

Las armas elegidas y las heridas recibidas

Si alguien nos pidiera que resumiéramos un libro que hemos leído, no tendríamos demasiados problemas. Pero si alguien nos pidiera que lo hiciésemos con la condición de que contásemos la misma historia que hemos leído, entonces es cuando empezarían las dificultades.
La adaptación al cómic de la Trilogía del Baztán es un acto de extraordinaria fuerza y de sólida precisión. Fuerza para cortar con un hacha grandes partes de la trama, pero precisión para no cortar de más. Y ninguna es prescindible.
La historia padece de una obvia falta de espacio, como un gran pez en una pecera pequeña. La obra no le da al lector el descanso que necesita en algunos momentos para asimilar lo que sucede, y en algunos momentos se puede ver saturado por la prisa que se evidencia en el transcurso de las páginas. Sin embargo, el autor sabe que eso es algo con lo que tiene que lidiar, y algo que haga lo que haga estará ahí. Pero solo alguien consciente de una tarea podría enfrentarse a ella. Es por eso por lo que Ernest hace que casi todo lo demás nos haga de contrapeso para que no nos enfoquemos en el elefante de la habitación.

El uso de las viñetas tiene alguna acrobacia narrativa que permite enfatizar la tensión de determinados momentos. Aunque es en la posición de la “cámara” en la viñeta lo que hace que este cómic se convierta en un thriller, más allá de su trama. Y digo cámara porque la posición desde la que vemos a los personajes y los lugares son sumamente fílmicos, casi confiriendo al punto de vista entidad de personaje propio.
En lo que se ve que el autor no es un principiante, o que al menos en algún sentido ha dejado de serlo, es en el hecho de que sabe en qué lugar está jugando. La literatura, el cine y el cómic nos cuentan historias, pero cada medio tiene sus herramientas, y para salir airoso en cualquiera de ellos hay que saber usarlas bien. Ernest juega bien sus cartas en cuanto al uso del dibujo. Es su mejor baza, lo sabe y actúa en consecuencia. Nos propone momentos narrativos que solo el cómic nos puede ofrecer con esos dípticos aterradores, y ese uso de las sombras inmóviles. Porque consigue movimiento cuando es necesario en circunstancias de desenfreno, pero también sosiego en situaciones de reflexión. Y como he dicho antes, esos momentos de descanso son los que más se agradecen debido a la velocidad a la que transcurre la historia, y son conseguidos gracias al uso del pincel, y en algunos casos a la disposición de las viñetas. Con todo, los personajes siguen funcionando pese a su carencia de espacio, gracias
al uso del dibujo y de los planos escogidos para enfatizar sentimientos que no hay tiempo de desarrollar. En alguna ocasión se les ve forzados a actuar ya que faltan momentos para profundizar en sus motivaciones como debiera, pero se solventa en gran parte con el enorme ejercicio de concreción que logró el autor.

La trilogía del Baztán

En este integral de Planeta se incluyen los tres álbumes que fueron editados anteriormente por la misma editorial, pero ahora en blanco y negro y con una gran cantidad de extras.

El guardián invisible – 88 páginas
Legado en los huesos – 112 páginas
Ofrenda a la tormenta – 120 páginas
Extras – 28 páginas

La historia de Amaia Salazar comienza en El guardián invisible con el asesinato de una joven que es encontrada muerta en el bosque de manera singular. Amaia tendrá que recorrer no solo los pueblos y lugares que mantienen algunas creencias del pasado, sino que tendrá que recorrer su propio pasado para descubrir a la persona causante de aquellos actos. Y es que el pasado, y por su puesto el miedo al avance, son los protagonistas de los tres tomos. Es por eso por lo que se hace imprescindible la aparición de los elementos del folclore que tanto influyeron en los habitantes de antaño.
Tras el primer caso que termina con el primer tomo, vemos que se abre una segunda investigación en base a algo que sucede en el primer tomo y que parecía anecdótico. Pero se verá que es mucho más que eso. Y que todo atañe directamente a la inspectora protagonista y a su linaje.
El segundo tomo, Legado en los huesos termina con un cliffhanger enorme. Tanto que se puede considerar sin ningún problema, el segundo y tercer tomo un solo álbum contado en dos partes. Y es que mientras el primero es autoconclusivo, pese a que es necesario para entender los siguientes, el segundo y el tercero son inseparables.
El cambio en la forma de ser de la protagonista se hace palpable. En un inicio Amaia intenta ser profesional, pero se ve superada por la cercanía de su pasado ya hace tiempo olvidado, y sus sentimientos salen a relucir. En el paso al siguiente volumen, vemos que su actitud es agresiva, y en gran parte protectora con su familia.

Mientras que en Ofrenda a la tormenta veremos una Amaia que parece tener un descenso a los infiernos personal. Uno repleto de monstruos que poco tienen que ver con el folclore, aunque se apoyen en él.
Si hubiese que destacar la diferencia visible a simple vista de este integral con los tres tomos sueltos es la falta de color. Algo que a simple vista parecería ser algo que resta dado que es quitar algo que el autor creía imprescindible, puesto que lo ideó así. Pero no siempre se consigue lo que uno concibe en la cabeza y, en este caso, creo que la falta de color es algo que suma a la historia, y que si se hubiese ideado desde un principio así, usando las sombras expresamente de forma narrativa, elevaría la calidad del producto de forma exponencial. Aunque no se hiciese para ver la historia en blanco y negro ex profeso, le quita a la obra original algo que resta; la apariencia infantil. Y es que el color usado para llevar a cabo los tres álbumes originales, tienen un perfume de infantilidad que no es comparable al aura de tenebrosidad que se consigue con el blanco y negro. Y es ese mismo halo sombrío lo que le da a toda la obra una capa de unidad con lo tétrico del ambiente como eje visual efectivo.

En conclusión, esta trilogía gana en su edición en blanco y negro, pero la historia tiene una gran tara que obliga al autor a sacar el máximo provecho a las viñetas y al dibujo, llevando a cabo un gran despliegue de concreción que pretende desviar la mirada de lo evidente. Y aunque en gran parte lo consigue, el “elefante de la habitación” llama demasiado la atención como para dejar de mirarlo.

Firma invitada: Aitor Aguileta

Edición nacional/ España: Trilogía del Baztán. Edición de lujo en blanco y negro. Editorial Planeta. Junio, 2020. Guion: Dolores Redondo, Ernest Sala Dibujo:Ernest Sala Formato: 368 páginas Precio: 35€ “Cuando todo falla la gente sigue recurriendo a sus creencias más básicas para pedir protección y ayuda.” El integral de la…
Guion - 6.5
Dibujo - 8
Interés - 7

7.2

Buen thriller que adolece el hecho de adaptar una obra demasiado amplia pero que, haciendo uso de herramientas narrativas y del dibujo, sale bastante bien parado

Vosotros puntuáis: 7.32 ( 9 votos)
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
gusgus
gusgus
Lector
3 octubre, 2020 17:37

Gran trabajo en esta nota. Esta es una trilogía de libros que tengo que leer. Se que están las películas, pero aun así, no se si acercarme primero a las adaptaciones o a la obra original.