Titanes-En la Sangría

Dan Abnett acompañado de un numeroso grupo de artistas nos trae un nuevo equipo de Titanes liderados por Donna Troy.

Por
15
2411

Edición original:.Titans núms. 29-36 USA
Edición nacional/ España:.ECC Ediciones
Guion:.Dan Abneet.
Dibujo:.Brent Peeples, Bruno Redondo, Christian Duce, Clayton Henry, Minkyu Jung.
Entintado:.John Dell, Scott Hanna, Dexter Vines.
Color:.Adriano Lucas, HI-FI, Marcelo Maiolo.
Formato:.Rústica, 168 págs. A color.
Precio:.18,95€

Los Titanes llevan mucho tiempo sin una historia a la altura de los personajes que conforman el grupo. Como un bocadillo de chocolate y sobrasada, por separado están buenísimos, juntos son un asco. Si te gusta la mezcla culinaria, lamento el comentario, entiende que generalice. Pensándolo bien, ni Donna Troy, ni Arsenal, ni Chico Bestia, ni Raven han gozado de una gran historia en los últimos tiempos o al menos han tenido un momento de brillo editorial. Mucho menos las nuevas incorporaciones al equipo como Acero (Natasha Irons) o Miss Martian. Wally West, sí ha tenido momentos de importancia en el universo DC más reciente, para mal, durante Héroes en Crisis, en un relato en el que Wally aparentemente moría, para más tarde descubrirse como el villano de la historia. Según declaraciones de Tom King, autor de la obra, la idea vino de Dan Didio, antiguo (no tanto) editor de DC Cómics, pues el guionista tenía la historia pero le faltaba el “malo”. La cuestión es que (entre uno y otro) el Flash Titán no queda bien parado, y cambia la torre de los Titanes, por Belle Reeve. Sí ha tenido una buena etapa Nigthwing, durante la valorada Grayson o Kyle Rayner, otra nueva incorporación, que sí destacó en la completísima Omega Men, cómic que tiene de todo, buena premisa, buena evolución de personajes, épica, reflexión … Curioso como los escritos por King se libran de la nulidad general imperante entre los Titanes. No está de más recordar aciertos del escritor de Mr. Milagro de la misma forma que se señalan sus defectos. Independientemente de lo mal utilizados que puedan estar en su mayoría, a todos los miembros se les presupone un potencial muy alto para brillar, tanto por separado como en grupo y hace muchísimo tiempo que no tienen una buena histora; solo sea por probabilidad los Titanes deben de estar a punto de tener algo interesante, tantos años ,tantas etapas. ¿Cómo es posible que todas sean malas? Así pues, cada número es una oportunidad para conseguirlo. ¿Se ha logrado en esta ocasión? Va a ser que no.

ECC recopila 8 números americanos en este tomo titulado En la Sangría. El cómic comienza con Varados, que continúa la historia tras la participación del grupo en los eventos de La Liga de la Justicia Tierra Sumergida, en la que nuestros héroes quedan, eso, varados en un planeta sin comida ni agua. El paso de situaciones no podría ser más procedimental yendo de un protagonista a otro con una dinámica común a todos. Un personaje tiene un problema, luego lo tiene otro, lo solucionamos o no, no importa, sigue. ¿Ahora a quién le toca? Y así sucesivamente demostrando muy poco ¿talento? Abnett tiene cómics buenos, así que asumiremos que lo que manifiesta es poca inspiración además de apatía por enmascarar mínimamente la simpleza del argumento dándonos una trama y unos diálogos muy poco elaborados.

Continúa con dos capítulos que sirven para poner todo en posición de salida para el siguiente arco. El primero de ellos nos cuenta como Kyle Rayner, el más artístico de los linternas verdes, se une al grupo mientras nutre cierta complicidad con su, ahora líder, Donna Troy. También nos enseña como los Titanes siguen necesitando palmaditas en la espalda para su regocijo y convencimiento personal. Damian y sus jóvenes precisan menos de esto, en un claro ejemplo de lo desencaminada que está la serie de Abnett. Nigthwing, más adelante en el tomo, dirá: “Titanes, intrépidos como niños, fuertes como la Liga de la Justicia”. Como eslogan no está mal pero desde luego no es aplicable. Más disfrutable es el segundo capítulo,Ritos Fúnebres, relato de una joven captada por la secta de La Iglesia de la Sangre (loable al menos el traer enemigos clásicos del grupo) donde queda patente lo desprotegidas y solas que se sienten las personas atraídas por este tipo de organizaciones y como la esperanza, el cariño, el poder, el sentimiento de pertenencia y el bienestar que esto produce, borra su voluntad. El capítulo nos dejará ver a la villana principal, prometedora en su inicio, pero que se irá diluyendo con el paso de los capítulos. Su ascenso al poder, bien narrado, no exime de cierta credulidad por parte del lector.

Así llegamos al gran arco del tomo, de cuatro capítulos de duración, En la Sangría. El nombre gustará a todos los amantes de The Authority que recordarán ese espacio entre realidades en las que vivía el Transporte. Si apareciera Midnghter dando palos, la valoración de esta obra cambiaría radicalmente, solo fuera por el fanservice y el WTF. Aquí la Sangría es, esa misma Sangría, que la Madre Sangre quiere utilizar para gobernar todo y a todos a través del Rojo. La trama se desarrolla en la Notierra, ese mundo creado en el tomo anterior, La Chispa, en el que el universo ficticio y fantástico de una novela cobra vida gracias a la energía liberada del Muro de la Fuente. Resulta simpática la interacción entre autor y sus personajes, que llaman a este acertadamente creador, y como el libro sirve de guía a los Titanes en su travesía. El objetivo es llegar al alma de Ravén e impedir el dominio multiversal superando las distintas pruebas que les presentara la Notierra. Nada nuevo ni espectacular pero a diferencia de Varados, el camino no está aderezado por el drama vacío, repetitivo, angustioso y ansioso de principios de tomo. Diálogos más o menos ingeniosos rellenan las páginas, personificados especialmente en Kyle Rayner, como si Abnett suspirara aliviado por tener al Lantern en su equipo y su máxima aspiración fuera dar un cómic entretenido centrado en la acción. Con unas expectativas no muy altas por parte del lector, lo consigue. También se cierran huecos con respecto a la Liga de la Justicia, siendo esta una lectura complementaria, que no fundamental, para entender la serie de Snyder.

Mención aparte para el hecho de que obvien absolutamente a Wally West. Suerte que aparezca en alguna viñeta recordatoria. Roy Harper y Dick Grayson (al que creen muerto) sí tienen espacio en los pensamientos de los Titanes pero al antiguo Kid Flash ni se le nombra. Un escrito mostrando las sensaciones que provoca en sus amigos las acciones de Wally hubiera podido resultar interesante. Aunque viendo lo ordinario del trato con sus propios problemas no es de esperar que hubiese resultado una buena historia. Si el oscurantismo con respecto al velocista es o no imposición editorial, dudo que lo sepamos nunca, pero desde luego parece un error poner un personaje en su circunstancia y dejarlo sin impacto en sus allegados, sea a quien sea achacable el fallo, editor o guionista.

Cada vez quedan menos Titanes…

En cuanto al dibujo, una gran cifra de artistas se dan cita en el tomo siendo todos de un nivel como mínimo aceptable. Bruno Redondo posiblemente sea el más inspirado y Brent Peeples al que se le noten un mayor número de carencias, pasando por el siempre cumplidor Clayton Henry o Minkyu Jung entre algún otro, pero en general, los héroes se ven bien, los escenarios también y se guarda esa similitud entre estilos tan característica (y admirable) desde el Renacimiento. Son tan similares que prácticamente todos pecan de una composición de página excesivamente repetitiva, lo que hace pensar que el problema está en el guion de Abnett, en un destello más de la luz del piloto automático con el que parece haber escrito esta obra.

Un tomo prescindible, con algunos momentos de lucidez, que se encuentra más a gusto cuando se centra en la acción pura y dura pero que no termina de enganchar ni por trama ni por trato de personajes. Recomendado a completistas o muy fans de los Titanes o para aquellos que quieran tener algún detalle más de la historia que trenza Snyder en la Liga de la Justicia.

Edición original:.Titans núms. 29-36 USA Edición nacional/ España:.ECC Ediciones Guion:.Dan Abneet. Dibujo:.Brent Peeples, Bruno Redondo, Christian Duce, Clayton Henry, Minkyu Jung. Entintado:.John Dell, Scott Hanna, Dexter Vines. Color:.Adriano Lucas, HI-FI, Marcelo Maiolo. Formato:.Rústica, 168 págs. A color. Precio:.18,95€ Los Titanes llevan mucho tiempo sin una historia a la altura de…

Insustancial

Guion - 4.5
Dibujo - 6.5
Interés - 5

5.3

Un trabajo por parte de Abnett que no inventa nada nuevo pero que tampoco se preocupa por disimular las carencias de su guion, en un claro atisbo de la dejadez con la que parece haber realizado la obra.

Vosotros puntuáis: 8 ( 4 votos)
15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sparkyal
sparkyal
Lector
8 marzo, 2020 10:24

La saga de Dan Abnett dónde se reunieron preRenacimiento me pareció bastante buena y tenía muchas esperanzas puestas. Después fue cuesta abajo a una velocidad increíble. En fin, otra oportunidad perdida.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
8 marzo, 2020 11:21

Aunque sea impopular alguien debería decirlo. Los Titanes han pasado, dejadlos ir. El resucitar (o intentar hacerlo) el eco de la alineación de la etapa Wolfman/Pérez una y otra vez es lo más parecido que hay a la necrofilia comiquera, quitando la puerta rotatoria de la muerte. Los sidekicks han crecido y ya es hora de que se promocionen a otros grupos, pasen a tutores de otros héroes juveniles, hagan su carrera propia o en otras organizaciones (Jaque Mate?) o incluso (gasp! Me atreveré a sugerirlo si quiera?) se retiren definitivamente o pasen a la reserva. Que un grupo de personas periodicamente digan vamos a hacer el grupo del “insti” una y otra vez ya rozando la treintena para que las cosas sean como antes (spoilers: no lo son, ellos no lo son, el mundo no lo es) es ridículo. Igual que los sesenta tuvieron sus Jóvenes Titanes, los 80 los suyos y el cambio de milenio los suyos con su idiosincrasia propia en sintonía con su tiempo, ahora tendrá que haber unos jóvenes de su tiempo (los actuales de Damian me parecen una opción buena, pero en fin, va a gustos)

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Drury Walker
8 marzo, 2020 12:34

Estoy de acuerdo. Cada generación debería tener sus Titanes, era la gracia del asunto. En los 90 de hecho se hizo con la Young Justice, que son los “Titanes” de una generación. Ahora los Teen Titans de Damian están teniendo una serie muy divertida y buena, con tramas interesantes y desarrollo de personajes. Que la editorial les de bola, que los veamos en eventos importantes (como corresponde al segundo grupo más importante de DC) y que afecten a los sucesos de la editorial. Y ya está. Verás como la gente les va tomando cariño, pues son grandes personajes.
Los antiguos titanes ya han crecido y deberían tener su propio camino diferenciado. De hecho podrían hacer algún cameo que otro en la serie de Damian como ejemplo, como guías o mentores. Pero ya.

Yasirel
Yasirel
Lector
En respuesta a  Vansalth
8 marzo, 2020 16:37

No estoy de acuerdo. Es evidente que el espíritu de jóvenes héroes no pueden tratar de mantenerlo 40 años después, algo en lo que también termina cayendo la Legión, pero el principal error aquí es que en Rebirth la serie se ha visto muy condicionada por la continuidad general de DC, que si Rebirth, que si HiC, que si Beasts of Burden que si The Totality… Demasiadas influencias que han impedido crear una trama propia como tal. Young Justice tienen sus años pero tienen su trama, han metido un par de nuevos personajes que te intrigan, etc.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Yasirel
8 marzo, 2020 20:04

Los de Young Justice han sido rejuvenecidos artificialmente. El Tim Drake de Young Justice de Bendis parece que tiene otra vez 12 años y conoció a Batman ayer por la tarde. Si ese es el camino, conmigo que no cuenten.

Pepeparker
Pepeparker
Lector
En respuesta a  Vansalth
9 marzo, 2020 16:49

Primero de todo a mi el cómic me gustó, además este si lo he leído ,creo que la crítica es demasiado dura.
El debate que tenéis es muy bueno , yo estoy en el bando de yasirel y de Jack knight ,creo que los Titanes clásicos son los Titanes y que su serie debería estar siempre ,y que el grupo generacional debe ser Teen Titans y Young Justice. La cosa es que el grupo adulto los comics se hagan bien y no tengan historias de niñatos. Esté cómic de los Titanes tampoco es muy adulto pero no esta mal peor eran los Titanes del new52 jajaja

Staple
Staple
Lector
8 marzo, 2020 18:24

A riesgo de sufrir un brote esquizofrénico voy a preguntar por la continuidad de esto: ¿QUé hace Kyle Rainer en un flashback con losTitanes originales como si fuesen amigos de toda la vida? Si en la vieja DC sólo estuvo, como élmismo decía, 5 minutos en el grupo.

Los Titanes son otra víctima del reboot de hace unos años. La formación de Geiff Johns y Mike McKone tuvo una buena etapa y era icónica. Deberían haber seguido ellosunos años más dándoselos a buenos autores enlugar de rebootearlos, cortar sus relaciones con laJLA y dárselos a Scott Lobdell.

Pepeparker
Pepeparker
Lector
En respuesta a  Staple
9 marzo, 2020 16:52

No sé muy bien qué dices Kyle Rayner no sale en flashback con los Titanes, creo que me acordaría no tengo tan mala memoría jajaja

Staple
Staple
Lector
En respuesta a  Pepeparker
10 marzo, 2020 0:28

El propio artículo está ilustrado con una imagen de los Titanes en sus trajes originales junto a Kyle.

Pepeparker
Pepeparker
Lector
En respuesta a  Staple
10 marzo, 2020 14:30

Es Robin no Kyle Rayner, por el antifaz ya se da cuenta uno pero es que tiene la pechera roja y una cruz que lo tacha ,igual que a Wally y Roy. Hay que graduarse esa vista jajajaj

Staple
Staple
Lector
En respuesta a  Pepeparker
11 marzo, 2020 0:53

¡Virgen Santísima! Tienes razón, lo he mirado varias veces y aun me sigue pareciendo Kyle aunque sí, es Robin. Pedazo paraidolia.

Jack Knight
Jack Knight
Lector
8 marzo, 2020 21:03

Yo estoy de acuerdo a medias. Si creo que cada x tiempo los Titanes deben renovarse, y ahí están los de los 60, los de Wolfman y Pérez y la Young Justice de Peter David que posteriormente fueron los Titanes de Johns.

Ahora bien, creo que unos Titanes adultos (no unos Teen Titans) no tiene por qué ser un concepto caduco (sin ir más lejos esa fue la idea detrás de los Titanes de Devin Grayson que para mí es la mejor o de las dos mejores encarnaciones de los Titanes en los últimos 30 años). ¿Problema? El continuo maltrato a estos personajes: Cyborg de un día para otro en la JLA sin Titanes ni nada, Nightwing que lleva una década dando tumbos (una etapa inicial más violenta, luego agente secreto, luego un back to bassics bastante insípido, luego perdida de memoria), Raven que ha cambiado tanto el personaje que del clásico no queda nada, Red Arrow perdido por varios grupos, Donna Troy varios años desaparecida del mapa, de Wally West ni hablamos…

Y tampoco nos engañemos, en todo este tiempo nadie ha puesto en esta serie un equipo creativo de primer nivel, más bien del montón y con trabajos con escasa finalidad más allá de mantener a los personajes en el UDC.

¿Los Titanes deben mirar hacia adelante? Por supuesto, y renovar la alineación cada poco como grupo “generacional” que son, ahora bien que no hay ningún problema con coexistir con una serie de los Titanes “clásicos” siempre y cuando sea una apuesta seria como fue en su momento.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Jack Knight
9 marzo, 2020 21:56

En esa linea DC hizo en su momento una jugada muy inteligente que fue convertir Young Justice en los Jovenes Titanes (en la practica eran los que ejercian ese rol) y a los Titanes en los Outsiders, donde ya eran mas adultos y buscaban su lugar en el mundo real, sin ayudas (que supieran) y con amenazas mas acordes a su status.

Ahora. Tenemos unis Jovenes Titanes (los mejores en años), los Young Justice (bueno, se puede aceptar como cuando los Jovenes Titanes se volvieron a reunir en los 70, han cambiado pero aun estan en edad), los Titanes (algun motivo editorial mas alla del fan service? Porque en poco tiempo se cargaron a tres miembros fundamentales y fuera de coleccion, se ve que plan editorial mas alla de sacar cuartos no habia) y los Outsiders otra vez con Batman. Y ademas con continuidades preFlashpoint para Young Justice y Renacimiento para el resto (Capucha Roja esta volviendo a la N52, Lobdell espiritu libre).

Sigo pensando que los Titanes deberian reservarse a heroes juveniles que aprenden y crecen juntos, no a los “graduados”. Pero en fin, que cada uno puede tener su idea.

Mr. Cesar
Lector
10 marzo, 2020 10:22

Aquí lo que se está volviendo urgente es renovar el concepto mismo de los Titanes y redifinirlo para el siglo XXI. En su día estaba muy bien que los sidekicks de los supers se reunieran en su propio club y disfrutaran de aventuras en solitario, un concepto que en las sabias manos de Wolfman y Pérez rayó la excelencia. El problema es que esos niños ya no volverán y reunirlos cada 5 años para relanzarlos como grupo ya no funciona. Para mi hay 2 soluciones:

1. Currarse una “Academia Titanes” como lo hizo en su día Marvel con los Vengadores y crear una serie con la estupenda dinámica de personajes que Christos N. Gage logró en su día. De hecho, propongo a Christos N. Gage y Mike McKone para su desarrollo, tal y como se juntaron para Academia Vengadores (una serie muy reivindicable). Podrían meter a todos los personajes jóvenes actuales (que son unos cuantos) y planear nuevas aventuras con villanos propios.

2. Pedirle a Bendis que desarrolle una historia río donde se traiga a los “Titanes clásicos ochenteros” a nuestro tiempo –vía máquina del tiempo– y así no hay que renovar nada… Espera un momento, ¿de qué me suena esa historia?

Carlitos
Carlitos
Lector
En respuesta a  Mr. Cesar
10 marzo, 2020 11:08

Te falta la opción 3, que DC haga otro reinicio y Dick Grayson y compañía vuelvan a tener 12 años.
Conociendo a DC no lo descartes.