#ZNCine – Aves de Presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn). La Redacción Opina

Un grupo de pintorescos redactores dan su opinión sobre Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn), última película de DC Entertainment y Warner Bros.

aves-de-presa

Dirección: Cathy Yan.
Guion: Christina Hodson.
Música: Daniel Pemberton.
Fotografía: Matthew Libatique.
Reparto: Margot Robbie, Mary Elizabeth Winstead, Ewan McGregor, Jurnee Smollett-Bell, Rosie Pérez, Chris Messina, Derek Wilson, Steven Williams, Ali Wong
Duración: 109 minutos.
Productora: DC Entertainment / Clubhouse Pictures / Kroll & Co. Entertainment / LuckyChap Entertainment.
Nacionalidad: Estados Unidos.

Aviso de Spoilers: La siguiente entrada contiene algunos spoilers de Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn.

Entre el 6 y 7 de febrero Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) llegaba a las carteleras de medio mundo, entre ellas la española. Las críticas de los pases de prensa se encontraban polarizadas y debido a su supuesta temática el eterno debate sobre el feminismo salió a la palestra con aquellos que estaban a favor del mismo y los que renegaban del, en teoría, mensaje que transmitía la cinta escrita por Christina Hodson y dirigida por Cathy Yan. A Margot Robbie interpretando por segunda vez a Harley Quinn después de haber destacado sobremanera con ella en Escuadrón Suicida le acompañan Rosie Pérez (Renée Montoya), Mary Elizabeth Winstead (La Cazadora), Jurnee Smollett-Bell (Canario Negro), Ella Jay Basco (Cassandra Cain) y del lado de los villanos tenemos a Ewan McGregor (Máscara Negra) y Chris Messina (Victor Zsasz). Después de que nuestros compañeros Mónica Rex y Jordi T. Pardo dieran su opinión sobre la película ahora son Gustavo Higuero, Daniel Gavilán, Jordi Molinari, Paulo Hernando y Juan Luis Daza los encargados de dar su visión de la última producción de DC Entertainment y Warner Bros.

Volando demasiado alto, por Gustavo Higuero

La última película basada en personajes DC no ha estado exenta de una severa polarización en lo que a opiniones se refiere. Los aficionados se han posicionado en dos polos opuestos, argumentado razones que son absolutamente ciertas, sobre sus virtudes y sus defectos.
Aves de Presa levanta pasiones, positivas y negativas, alrededor de dos ejes centrales: la supuesta imagen feminista con la que Warner ha vendido la película y la interpretación tan libre que se ha llevado a cabo de sus protagonistas.

Si nos centramos primero en el tema de los personajes tenemos que la película es un vehículo al servicio de Harley, donde la actriz Margot Robbie confirma lo que ya quedo claro en el Escuadrón Suicida, al terminar de hacer suyo al personaje de forma clara y definitiva. Su trabajo en la cinta destila pasión y diversión, mientras la gamberrada, la locura y la violencia campan a sus anchas lo largo de todo el metraje. Poder disfrutar del trabajo de esta actriz de nuevo metida en la piel de Harley es algo que merece la pena.

Alrededor de Harley aparecen otros personajes sobre los que la sombra de la interpretación libre, muy libre, plantea serias dudas. Si se conocen a sus contrapartidas de las viñetas la interpretación que se ha realizado de Renne Montoya, Cassandra Cain, la Cazadora y Canario Negro, resulta, dejando de lado el tema de su aspecto visual por un instante, desconcertante en algunos casos. Lo importe de toda caracterización cinematográfica es que sus protagonistas arrastren buena parte del fondo que define al personaje a la gran pantalla. Quedarse solo en el aspecto visual sería reducir mucho a los personajes, que son mucho más que un mero traje. En ese aspecto la película realiza un ejercicio muy interesante de reinterpretación de sus protagonistas, logrando que sea reconocibles en todo momento, con la dolorosa excepción de Cassandra, que queda desdibujada por completo tanto en forma como en fondo. Es la gran decepción de la cinta, dado el enorme valor que posee en los comics y el papel marginal al que se la condena. Una condena en la que pierde sus aspectos definitorios y desdibujan a Cain de tal forma que es imposible no sentir que se a dejado escapar una oportunidad de oro a la hora de trasladar a la pantalla a un personaje con tantos matices.

Cain, en lo referente a esa interpretación fílmica es el gran fracaso de Aves de Presa.

Respecto a sus compañeras, estando muy alejadas en lo visual (tal vez la que mejor recibe su herencia tebeistica sea La Cazadora), son capaces de retener en su interior aspecto definitorios de su personalidad que anclan a cada una dentro de su papel. Obviamente si se va a ver la película con la idea de ver reflejado en los fotogramas las Aves de Presa de los comics, la decepción será mayúscula. La traslación literal de sus protagonistas no hubiera funcionado, o más bien no acabaría de funcionar dado el tono de la cinta y un trabajo de diseño cercano a las viñetas hubiera acabado con las intenciones de la película.

Y, sin embargo, con esto sobre la mesa, el filme continúa funcionando como divertimento gamberro.

Pero el problema de verdad está en el fondo, en esa intención de venta a los cuatro vientos sobre el feminismo de la cinta. Decir si se esta frente a una cinta feminista puede ser muy fácil o complicado en función de la visión y el entendimiento que cada uno tiene del feminismo. Warner comente un error de base al vender el producto como tal y predisponer a la audiencia buscar esas bases claras que son la esencia del feminismo. Un feminismo que no aparece de forma clara y taxativa, desde la propia relación tóxica de Harley con Joker, así como la manera de interpretar su entorno y oponerse al mismo que tienen las demás protagonistas. Esta manera de moverse entre dos aguas es lo que genera esa dualidad también en las opiniones al respecto de lo que la cinta ofrece en este punto. Hay interpretaciones muy dispares sobre diferentes momentos de la trama y cuando esto sucede es inevitable pensar que algo no se ha hecho bien. El mensaje es confuso y al final pasa factura al conjunto global de la película. Los espectadores de hoy en día no quieren una campaña de marketing, quieren realidades y aquí no se acaban de materializar.

Y solo queda dedicar unas palabras al villano de turno, un Máscara Negra brillante en manos de McGregor, que deslumbra con suficiente fuerza como para ser el oponente ideal a las Aves de Presa. Un villano menos cáustico, más aleatorio, hubiera hundido del todo a la cinta, puesto que sin una némesis de altura poco podrían haber hecho las heroínas por mantener la película a flote. Ese equilibrio esta bien calibrado y medido, lo que aporta ese toque picante a la cinta que tanto necesita.

Aves de Presa es una película que funciona en sus pretensiones como ejercicio de entretenimiento puro, sin dejar de ser fiel al tono que se persigue y flaqueando en algunos aspectos, como la interpretación de sus protagonistas, y fracasando estrepitosamente en la imagen con la que se vende la película al gran público en general. Dos puntos débiles que están ahí para arañar al espectador en cada visionado, por mucho que al final la sensación global sea de haber pasado un rato divertido en la butaca.

Back. In The nineties. I was in a very… Famous TV Show, por Daniel Gavilán

Resulta conveniente que sea justo ahora en estas fechas en las que que toque hablar de Aves de Presa o la Fantabulosa emancipación de Harley Quinn. Fechas, en las que Elizabeth Banks sigue en paradero desconocido, después de desbancar a Brie Larson en la lista de los más buscados por la (In)justicia Internacional. ¿Delito? Atreverse a señalar que algo está pasando, por lo que las películas de acción protagonizadas por mujeres están recibiendo un fuerte rechazo frente a la taquilla a día de hoy. Crimen capital imperdonable, por el que piden su cabeza con horcas y antorchas de aquí a Moscú, y de nuevo hasta Los Ángeles y Nueva York. Hay crímenes tan atroces que la sociedad no puede permitir, y atreverse a pronunciar palabras semejantes está la cabeza de ellos. O por lo menos así parece si tenemos en cuenta el acoso y derribo al que fue sometida, por gente que en muchos casos ni siquiera había visto su película. Mientras, aquí estamos de vuelta para hablar de otra cinta de acción protagonizada por mujeres que pincha en taquilla, como sucedió con Los Ángeles de Charlie, Terminator: Destino Oscuro, Anna, Alita: Ángel de Combate, El Gorrión Rojo, Ocean’s Eight, Tomb Raider, Atómica, Ghost in The Shell y prácticamente todo lo que no sea La Capitana Marvel y Wonder Woman, y que se mueva dentro de dicho perfil entre lo estrenado durante estos últimos años.

Seguramente haya quien se refiera a la calidad de las películas, como responsable única de lo que a día de hoy es un problema endémico del cine de acción protagonizado por mujeres. Porque sí, alguna que otra de las citadas deja bastante que desear. Pero eso no solo implicaría ponerse una venda muy grande antes franquicias protagonizadas por hombres como Transformers y Fast and the Furious que -con unos niveles muy por debajo de prácticamente todas las anteriormente citadas- se han pasado décadas recaudando cifras millonarias, como el hecho innegable de que varias de estás heroínas de acción que se hundieron en taquilla protagonizaron films muy por encima de la media. Films contra los que muchos casos se llevaron a cabo campañas de rechazo por gente que ni siquiera las había visto. Así que -no- está claro que no puede ser una mera cuestión de calidad. Que es algo ya presente desde antes de su estreno, y por lo que son percibidas ya de entrada como un único todo. Y siendo que -más allá de ser cintas de acción- lo único que tienen en común es que todas ellas están protagonizadas por mujeres, casi es el momento de plantearse que a ojos de la percepción general ellas son a día de hoy el nuevo villano.

Primera película dentro de su género en abrazarlo como tal, Aves de Presa y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn renuncia a cualquier pretensión de servilismo impostado o fantasía irrealizable de sus predecesoras. Olvídate de ser la heroína. Olvídate de la pompa y la celebración. Olvídate de que se te reconozca como el preciso engranaje del sistema que eres. Olvídate de plataformas altruista que te guarden las espaldas, cuando todo se vuelve en tu contra. Hay mucho hijo de puta suelto en los privilegios de un sistema creado para mantenerse en su propio inmovilismo, y lo más que se pueda aspirar es a que no te hundan, y -con suerte- conseguir esa pequeña victoria que le haga las cosas un poco más fáciles aquellas que vengan detrás. Ya sea como ex novia de Lucifer, brillante policía a la que nunca nadie le reconocerá unos apabullantes méritos que sus compañeros valorarán por debajo de la simpatía, hija o fuerza de la venganza, esta es la situación a la que hacen frente tanto Harley Quinn, Renee Montoya, Canario Negro y la Asesina de la Ballesta La Cazadora, en una ciudad en la que no eres nadie si no cuentas al menos con el blanquísimo patrimonio de heredero mimado de Bruce Wayne.

Y lo mejor es que lo hacen sin caer en el melodrama exagerado y altisonante de cualquier Arthur Peck -y sus “¡miradme, soy el hombre más desgraciado del mundo! ¡tengo potestad para hacer todo lo que quiera!”-, en una cinta que casi parece un revival del cine de superhéroes de los noventa, y que si bien no le va a cambiar la vida a nadie, sí que se asegura de proveer de un agradecido festival de grandes buenos ratos. En primer lugar porque son sus propias responsables y protagonistas las primeras que parecen habérselo pasado en gran durante la realización de la película, imbuyéndola de un entusiasmo contagioso que -si bien llegados ciertos puntos adolece ciertos síntomas de desgaste- traspasa la pantalla. Más cerca de La Máscara, El Cuervo, Rocketeer, The Phantom o de cintas de acción post Quentin Tarantino / Guy Ritchie como Ases Calientes que de lo que suele ser habitual en el cine de superhéroes actual, la mejor forma de resumir las virtudes y excesos de la cinta protagonizada por Margot Robbie es como una impecable traslación a pantalla de la Harley Quinn de Amanda Conner y Jimmy Palmiotti.

Esto hace que pueda ser tan endiabladamente divertida como -en ocasiones- cargante. Pero la falta de pretensiones y el exuberante descaro juegan a favor de una cinta que sabe entender su condición de revival mejor que La Capitana Marvel o Veneno, y que sin duda ofrece más cine que cualquier Escuadrón Suicida, Liga de la Justicia o Aquaman que se nos ha enviado como castigo divino durante estos años. Algo en gran parte responsabilidad de una protagonista que -cuando no se empeña en querer ser más Jim Carrey que Jim Carrey-, sigue demostrando que es uno de los mayores talentos en alza del cine actual. Ahí está su conversación de barra con Canario Negro como buena muestra, en un film que lejos de poner todas sus cartas en la su indiscutible reina de la pista, se las ingenia para rodearla de una banda que le haga justicia.

Y ahí es mucho lo que se puede destacar de la película, desde lo francamente bien que funciona como co-protagonista la leonina versión exploitation de Dinah Lance de Jurnee Smollett-Bell -que me atrevería a decir es una de las mejor definidas que he visto del personaje- o la genialérrima Renee Montoya de Rosie Perez. Con la Helena Bertinelli de Mary Elizabeth Winstead tengo sin embargo un conflicto interior, en el que no sabría decir si funciona del todo, o es la propia película la que sabe hacer que el que no funcione del todo de un encanto único a su divertidísimo personaje. No puedo quejarme demasiado, desde luego, como tampoco puedo hacerlo con lo que aporta Ella Jay Basco al conjunto. Que por un lado entiendo perfectamente que -de haberla dejado tal cual- Cassandra Cain y La Cazadora hubieran sido demasiado similares como para compartir película. Pero a partir de ahí se me escapa la necesidad de llamar “Cassandra Cain” a un personaje que más bien parece Júbilo de La Patrulla-X en pleno universo DC.

Por lo demás, poco participe me veo respecto a la disparidad de opiniones que parece haber en cuanto a los Máscara Negra y Victor Szaz de un desatado Ewan McGregor y Chris Messina, ya que a mi parecer son todo un soplo de aire fresco dentro del estándar habitual de villanos del género, como una suerte de Elseworld en el que Adam West y ese “Evil Smither” que aquí sería Burt Ward fueran son los -a veces incisivamente divertidos, otras perturbadoramente intimidantes- amos del crimen de Gotham. Siendo ante todo el desinhibido pulso de Cathy Yan tras la cámara, la incorporación de Chad Stahelski en las escenas de acción, la fotografía de Daniel Pemberton y la selección musical lo que logra que el conjunto funcione, poca queja le puedo poner a un film que sin pretender ser otra cosa que un entretenimiento ligero, me haya acabado resultando una película mucho más viva que otras propuestas mucho más engoladas.

Reivindiquemos el gamberrismo sin pretenciones, por Jordi Molinari

Desde Las Cazafantasmas, la tercera película de la saga, tenía ganas de ver otra película con protagonistas femeninas gamberras, descaradas, sin ajustarse a los arquetipos de Hollywood. Y sin duda, Aves de Presa y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn ha cumplido de lejos con la premisa básica. Y por ello, aunque me ganaré detractores, es una película feminista. ¿Da un discurso feminista? ¿Es empoderante? No, pero tampoco hacía falta que lo fuese. ¿Fue Capitana Marvel, que no tuvo problemas de taquilla y que invalida el argumento de “meter feminismo = hostia en taquilla”, una película empoderante? Si, sin duda, pero es que no todos los personajes han de ser la Captina Marvel o Wonder Woman. Hay que reivindicar a las super-mujeres, pero si el único feminismo que se acepta y se lucha, es sólo poder ser también el Capitán América o Superman, tenemos un grave problema.

Porque pasa como en el colectivo LGTBQ+, que durante décadas se tuvo que promocionar con parejas de blancos, normativos y cristianos, los cuales podían ser igualitos que cualquier pareja hetero de los años 50 en USA, salvo por el cambio de sexo de uno de los cónyuges. Y aquí pasa lo mismo. Son aceptadas desde hace mucho los “hombres con tetas”, que si se les cambiase el sexo no habría alteración real en la trama. Sarah Connor fue reivindicada durante años frente a los nuevos iconos feministas… Hasta que protagonizó una película donde no había un hombre protagonizando, y peor aún, el salvador de la raza humana no sólo no es blanco sino que además es una mujer. Y no, Dark Fate no es mucho peor que las entregas anteriores de Terminator, simplemente carece de referente masculino, y esto ha despertado la ira de quienes en su día tenían como icono femenino – que no feminista – a Sarah Connor.

¿Es la última adaptación de los Ángeles de Charlie peor que las anteriores de Lucy Liu y compañía? Sigue siendo lo que siempre se ha esperado de esta saga. Literalmente la única diferencia sustancial, es que Elizabeth Banks hizo unas declaraciones feministas antes de su entrega, y automáticamente pasó de no tener interés a contabilizarle cada céntimo de pérdidas en taquilla. ¿Fracasan o tienen malos resultado en taquilla por su “ideología”? Si miramos Dolittle de Robert Downey Jr, quién hacía que nuevamente el doctor fuese interpretado por un actor caucásico, a día de hoy es mayor fracaso en taquilla de lo que fueron Las Cazafantasmas. Y esto, al parecer, no le importa a nadie. No harán memes, porque la gente dice hablar de cine y otras cosas, y en realidad es únicamente el tanque de productos tóxicos donde surgieron personajes como el Joker o Harley Quinn.

Dicho tanque estalla en la película, siendo el McGuffin que desata toda la verdadera trama de la película. Porque Harley mola cuando es la novia del Joker, como lo era Sarah Connor como secundaria de lujo del Terminator de Arnold Schwarzenegger. ¿Pero dejar a su hombre, y además atreverse a juntarse con otras mujeres que también quieren su reconocimiento en la ciudad de personajes como Batman, Joker, Black Mask, Penguin, etc…? Imperdonable. Y a su vez, es posiblemente la mejor opción para presentar a las Aves de Presa, aunque no tuviese relación en el universo de los cómics. Pero allí, como ya comentamos en el Podcast, los cómics de Birds of Prey nacen de la necesidad de salir de la sombra de sus congéneres. Sin Oliver Queen, Batman – o ni tan siquiera el Joker, que más allá de opiniones personales al actor Jared Leto, debería haber salido -, era difícil recrear la formación original.

Quizás una película con otro tono hubiese ido mejor, o con menos protagonismo de Harley Quinn, aunque Margot Robbie justifica cada minuto en el que sale por pantalla. Dadas las circunstancias de la película, Jurnee Smollett-Bell hace una gran Dinah Lance, quien seguramente logra hacerla más reconocible que por ejemplo la versión de los Nuevos 52 que pululaba por la serie de Birds of Prey. Mary Elizabeth Winstead es el diamante en bruto de la película, un contraste muy interesante de cuando está como The Huntress a cuando tiene que relacionarse como Helena Bertinelli. Rosie Perez no nos da la Renee Montoya sáfica que muchos esperábamos, pero si nos da un personaje maduro igual de necesitado de ser reivindicado en Hollywood. Y no, ni ella ni Black Canary han de ser super-mujeres, y no dejan de ser personajes más o menos feministas por no actuar igual que lo harían Carol o Diana.

Por último, puede que no veamos de primeras nada de Cassandra Cain en el personaje interpretado por Ella Jay Basco. Dicho esto, queda claro que le podría vacilar muy fuertemente a Damian Wayne, a pesar de carecer del entrenamiento de su madre biológica. Y por ello, sería requisito suficiente para que eventualmente fuese un miembro de la Batfamilia. Los villanos, en la línea del Joker del Escuadrón Suicida, pero con unos perfiles de personajes que importe menos. Porque ya sabemos que si no es interpretación digna de Óscar, aunque sea hecho por actores y directores que reniegan del mundo del que pretendes hacer defensa a ultranza con ellos, no valen para nada.

Mi principal punto negativo, aparte de que finalmente Harley Quinn se lleva demasiado metraje en detrimento de sus compañeras, es nuevamente renegar de llevar trajes de superheroínas. Después de películas como Wonder Woman, Aquaman – donde Jason Momoa tiene tanta fidelidad visual a su contraparte del cómic como Jurnee con Dinah -, Shazam e incluso la serie Titans, esperaba que desde Warner Bros hubieran aprendido la lección en este aspecto. La balanza acaba siendo positiva, por expectativas y por lo que ofrece, y espero que no sea la última incursión de todas ellas en la gran pantalla.

Los errores de Aves de presa no son tantos y vienen de antes, por Paulo Hernando

Por ir al grano diré que Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn) o como hay que llamarla ahora, Harley Quinn : Aves de presa, me ha gustado. Y por gustar me refiero a entretenido. La cinta es dinámica, el personaje de Harley es hipnotizante, con una Margot Robbie excelsa. El resto de féminas que forman las Aves de presa se muestran atractivas al espectador, no solo físicamente sino el conjunto de los personajes. Los caracteres no están desarrollados pero sí encajan bien con la trama y tampoco es necesario su expansión pues rápidamente se adivinan sus motivaciones. Cada muy poco hay una escena de pelea muy bien rodada que ameniza un ritmo ya de por sí trepidante. Siguiendo la estela de películas como Deadpool, la cinta abraza lo absurdo y por eso se le pueden perdonar ciertas cosas, como un montaje paupérrimo. Aunque en ocasiones se pasa de rosca, como ese momento en el que la policía toca en la puerta (¿acaba de entrar en la comisaría a punta de escopeta y se le pide que abra la puerta?) Harley y Cassandra van a escaparse por la ventana pero hay un malo maloso que se entiende que es de los agraviados por la rubia loca, con un bazuca que dispara a la ventana. Se libran por poco. Bien, pero es que la siguiente escena son ellas dos en la calle de charla con el tendero. ¿Dónde está la policía? ¿Dónde está el agraviado? ¿Dónde esta la hiena? Anda mira, por esto último sí preguntan. En cuanto a los villanos, Víctor Zsasz es el subordinado/instigador maquiavélico de Máscara Negra que parece tener una relación sentimental con este pero que nunca aclaran en la película. El personaje no tiene ninguna trascendencia. Ewan Mcgregor realiza su papel como histriónico villano principal sin mucha lucidez, encorsetado en el guion tipo de los blockbuster hollywoodenses, en el que el enemigo es una mera excusa para el brillo del héroe, en este caso antiheroína. En definitiva una película disfrutable, con las taras del Hollywood actual, que te mantendrá entretenido los 109 minutos de su duración.

Esa era la crítica sin tener en cuenta que leo cómics, y que los lectores de esta página, en su mayoría, también los leen. Lo dicho a continuación no anula lo anterior. Ahora es cuando hablamos de malas decisiones empresariales ¿Por qué darle una clasificación R cuando pocas escenas necesitan de ella? ¿Para limitarte el público? ¿Por qué llamar a esta película Aves de presa? Aves de presa no es un cómic con una legión de fanáticos detrás, si se espera traer gente a los cines por este nombre, se espera mal. El grupo como tal no tiene un seguimiento muy arraigado pero seguramente sí lo tengan sus integrantes, desvirtuarlas tampoco parece una buena idea. Canario Negro, integrante (a menudo) de la Liga de la Justicia, tiene ganado el corazón de muchos lectores y es un personaje importante en el cómic como para tenerle cuidado y mantenerle su aspecto. No es Valkirya. Dicho esto, su cambio físico no molesta en exceso, sigue siendo una mujer atractiva, sensual, cabal y poderosa. Comparada con la Laurel Dinah Lance de la televisiva Arrow, creo que es mejor adaptación. En la serie es abogada y no tiene el grito sónico. Aquí aunque no sepa controlarlo, lo tiene y es cantante, como alguna vez lo fue en las viñetas. La Cazadora guarda un origen y aspecto similar aunque nada de su personalidad original. Su historia es la que más tiempo tiene en pantalla, de las secundarias, la historia, que no ella, solo aparece al final de la cinta y casi todas sus frases sirven de alivio cómico. Renee Montoya cambia su edad y se le otorga una trama en la que se es injusta con ella, estaría bien si no fuera porque en la serie 52 se convertiría en Question, tras un interesante viaje personal. Ahí tienes un personaje inclusivo, que es de por sí un héroe, con sus seguidores, que no aprovechas. Tienes todo lo que buscas pero lo cambias para ver si lo encuentras pero no das con ello. Estupendo. Cassandra Cain es el caso más sangrante. Una de las mejores luchadoras del universo DC con un drama personal a explorar, perfectamente representable con éxito, como se pudo ver en la figura de X-23 en Logan, pero no, aquí es una ratera que roba por casualidad aquello que todos quieren. Malas decisiones Warner. La peor de todas no haber hecho un universo compartido coherente. Porque si antes de esta película hay un par de ellas de cada miembro de la Liga de la Justicia, el supergrupo tiene otra buena adaptación, has expandido tu universo con la batfamilia, (que es lo que más réditos te va a dar además) si has hecho eso, puedes realizar esta película tal cual la has producido. Y sus errores serían los mismos, pero serían menos. Seguiría molestando lo de Canario, Helena, Cassandra ,Renee, Zsasz o Black Mask pero en cierto modo se perdonaría y el film no tendría las críticas que tiene, ni el fracaso en taquilla hubiese sido tan mayúsculo. ¿Dudas de esto querido lector? A Marvel se le perdona Iron Man 3 (que tiene taquillón), películas donde lo mejor es la escena post-créditos, un Hulk absurdo y un Thor patético, entre otras cosas. Solo tuvo que darnos eso, películas más o menos apegadas al cómic y sobre todo, una película de Vengadores. Después de aquello (casi) todo les está permitido. Wonder Woman y Aquaman son, pan para hoy y hambre para mañana, mientras no estén en un universo compartido. Es el conjunto el que te salva películas mediocres y te encumbra las mejores. Joker es un caso aparte, una raya en el agua que difícilmente vaya a ser el camino a seguir pero que en cualquier caso, producciones como estas, de distinto tono y pretensiones e incluso temática, no son incompatibles con un hipotético DCU.

Me alegro del descalabro de Aves de presa. Si los fracasos de los films anteriores hicieron virar el rumbo, este podría tener el mismo efecto. Los seguidores de DC merecemos adaptaciones a la altura, que representen fielmente (más o menos) el mejor universo superheroico del mundo. Warner, ATT, reinicia, arréglalo, haz lo que quieras pero haz algo con un plan y un mínimo de sentido común. No debe ser tan díficil, al menos no tan díficil como lo estáis haciendo.

Harley Quinn: Aves de Presa, por Juan Luis Daza

Después de la bestial recaudación de Aquaman y el buen recibimiento de Shazam muchos teníamos esperanzas con respecto a que el Universo Extendido de DC se enderezara después de tantas idas y venidas con sus primeras producciones cinematográficas. Pero el enorme éxito de Joker, cinta planteada como un elseworld ajeno a la coronología iniciada por El Hombre de Acero (Zack Snyder, 2013), acentuaba los problemas del microcosmos cinematográfico que DC Entertainment y Warner Bros llevan más de siete años construyendo con unos cimiento incapaces de sustentar lo que a estas alturas ya debería ser una franquicia más que asentada de cara a espectadores y prensa especializada. Por desgracia Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) sólo certifica el caos en el que sigue sumergido el DCEU para desconcierto casi generalizado.

Aunque Escuadrón Suicida recibió más golpes que alabanzas y no estuvo a la altura de lo que se esperaba fue la interpretación de la actriz australiana, Margot Robbie, dando vida a Harley Quinn elegida unanimemente como la mayor virtud del largometraje escrito y dirigido por David Ayer. Su versión del personaje creado por el guionista Paul Dini y el ilustrador Bruce Timm para la icónica serie Batman: La Serie Animada, recuperaba mucho de su esencia aunando demencia, ternura, descaro y picardía. Por lo tanto al poco de estrenarse la cinta los rumores sobre nuevos proyectos individuales o colectivos centrados en la doctora Harleen Frances Quinzel se sucedieron sin control hasta que el pasado 2019 se confirmó la producción en la que volveríamos a ver a la intérprete de El Lobo de Wall Street vestir el atuendo de la trastornada novia del Joker.

Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) fue el resultado de esta nueva aventura del ya citado personaje, acompañado en esta ocasión por una versión del famoso grupo de heroínas creado por los guionistas Chuck Dixon y Jordan B. Gorfinkel junto al dibujante Gary Frank en 1995 dentro de las páginas de Black Canary/Oracle: Birds of Prey #1. A Margot Robbie le acompañan Rosie Pérez (Renée Montoya), Mary Elizabeth Winstead (La Cazadora), Jurnee Smollett-Bell (Canario Negro), Ella Jay Basco (Cassandra Cain) y del lado de los villanos tenemos a Ewan McGregor (Máscara Negra) y Chris Messina (Victor Zsasz). Dirige la desconocida cineasta Cathy Yan (Dead Pigs) y escribe Christina Hodson (Bumblebee) con lo que se confirma un proyecto con mayoría de mujeres en varios de los puestos de más importancia dentro del proyecto.

El mayor fallo de Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) se adscribe a un plano ajeno a su naturaleza cinematográfica y es que su campaña publicitaria y de marketing la ha vendido como algo que no es, una película feminista. Mis compañeros Mónica Rex y Jordi T. Pardo comentaban en su interesante reseña sobre el film para Zona Negativa que el mensaje transmitido por Cathy Yan y Christina Hodson estaba lejos de promulgar el empoderamiento e independencia de su personaje principal. Un servidor va más allá y afirma que no había intención alguna de ofrecer esa perspectiva por parte de sus máximas responsables y en el que caso de que quisieran hacerlo no han podido llevarlo a cabo de manera más deficiente. Hasta Capitana Marvel con su feminismo mainstream y dosificado para no molestar demasiado era mucho más reivindicativa en ese sentido. En todo caso los de siempre han vuelto a mostrar su desconocimiento sobre la materia lloriqueando por el supuesto mensaje extremista contra los hombres de la cinta. Nada nuevo en el horizonte.

Adentrándonos ya en el terreno de lo estrictamente cinematográfico Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) sólo funciona como cinta protagonizada por Harley Quinn y, por lógica, como vehículo para el lucimiento de una Margot Robbie que tampoco ha dudado en intervenir como productora en el largometraje a sabiendas de que ella iba a ser el principal atractivo del mismo. Esto que comentamos queda patente no sólo por el hecho de que la obra se viene abajo siempre que la actriz de El Escándalo (Bombshell) no está en pantalla, sino también porque el guión se centra tanto en ella y sus aventuras que en el proceso construye subtramas muy deficientes (de hecho mantengo que la de Renée Montoya se podría amputar de la película sin que esta se resintiera en demasía) centradas en personajes secundarios pobremente perfilados y notoriamente alejados del espíritu de sus contrapartidas en viñetas.

Porque cuando Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) trata de ser algo más que ser el one woman show para el que ha sido diseñada se le notan las costuras en no pocos de sus apartados. A la plana definición de personajes secundarios se suma una estructura narrativa muy irregular con un ritmo dinámico y eficiente que se ve quebrado en varias ocasiones por culpa de las incursiones de flashbacks excesivamente largos denotando una escritura insuficiente y un montaje incapaz de sacar de donde no hay. La aleatoriedad a la hora de saltar de una de las aves de presa a otra no obedece a una coherencia interna lógica y gradual, sino a una serie de gags o set pieces mal ensambladas por culpa de la escasa elaboración de un libreto más pendiente de entretener al espectador con todo tipo de ocurrencias y artificios que de mantener una solidez argumental que ofrezca empaque al conjunto de la obra.

En el apartado técnico el proyecto funciona bastante bien gracias a una estética anárquica y chillona heredada de Escuadrón Suicida bastante más justificada aquí por el tono de la propuesta. También son destacables la mayoría de secuencias de acción, nada extraño si tenemos en cuenta que estas han sido supervisadas por Chad Stahelski, director de la trilogía John Wick, conocido realizador de segunda unidad y especialista en secuencias de riesgo. La inexplicable y perjudicial decisión de dar calificación R a Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) permite que sus autoras puedan incluir secuencias de violencia más explícita, pero no lo aprovechan al máximo reduciéndose estas a puntuales roturas de huesos y alguna salpicadura de sangre incapaces de justificar dicha elección de cara a los espectadores de Estados Unidos, que podrían haber sido muchos más con esa PG13 que no se alejaría demasiado del resultado final visto en pantalla.

Como era de esperar Harley Quinn es el principal y mayor atractivo del producto y Margot Robbie a estas alturas ya ha hecho suyo el personaje aunque encarne una versión algo diferente a la que conocemos de la animación o el arte secuencial. La australiana acomete aquí su trabajo con una clara influencia del Deadpool de Ryan Reynolds, rompiendo la cuarta pared e interpelando directamente con el espectador, insuflando a su rol todas las características que ya le hicieron destacar dentro de Escuadrón Suicida. Sus compañeras de viaje no lo hacen mal en ninguno de los casos, pero sus ya mencionados personajes entregados al estereotipo no destacan, más allá de la Cazadora de Mary Elizabeth Winstead, y en casos como el de la veterana Rosie Perez se antoja hasta incómodo verla sufrir para ejecutar las secuencias de acción. Los Black Mask y Victor Zsasz de Ewan McGregor y Chris Messina no tienen nada que ver con los de los cómics, pero se nota a kilómetros lo bien que ambos lo pasaron interpretando a estos sobreactuados villanos.

Aves de Presa (Y la Fantabulosa Emancipación de Harley Quinn) es un proyecto fallido e hipertrófico que certifica no sólo cómo DC Entertainment y Warner Bros siguen sin saber qué hacer con el Universo Extendido de DC, sino que esa indecisión cristaliza hasta en la construcción de una película como la que nos ocupa, incapaz de saber qué tipo de producto quiere ser. La escasa recaudación internacional del proyecto pone en peligro una posible secuela en la que, de una manera u otra, podríamos ver por fin a las Aves de Presa ejercer como tales, algo que sólo acontece en el film de Cathy Yan en el último cuarto de hora de metraje. En todo caso la última adaptación de personajes de DC Comics a la pantalla grande confirma la buena salud de la Harley Quinn de Margot Robbie a la que volveremos a ver en ese reboot de Escuadrón Suicida cuyo rodaje terminó James Gunn hace unos días y con el que el DCEU sigue dando palos de ciego a diestro y siniestro sin tomar un rumbo fijo.

Dirección: Cathy Yan. Guion: Christina Hodson. Música: Daniel Pemberton. Fotografía: Matthew Libatique. Reparto: Margot Robbie, Mary Elizabeth Winstead, Ewan McGregor, Jurnee Smollett-Bell, Rosie Pérez, Chris Messina, Derek Wilson, Steven Williams, Ali Wong Duración: 109 minutos. Productora: DC Entertainment / Clubhouse Pictures / Kroll & Co. Entertainment / LuckyChap Entertainment. Nacionalidad:…
Gustavo Higuero - 5.5
Daniel Gavilán - 6.8
Jordi Molinari - 7.5
Paulo Hernando - 6.5
Juan Luis Daza - 4.5

6.2

Vosotros puntuáis: 8.78 ( 142 votos)
Artículo anteriorEl Año del Villano #2 – Lex Luthor / El Acertijo
Artículo siguienteTitanes-En la Sangría
Nací en Linares (Jaén) en 1982, desde bien temprano sentí la llamada del cine y los cómics. En 1994 mi vida cambió cuando Philadelphia de Jonathan Demme me hizo interesarme por primera vez por la gente que había detrás de las cámaras. Mis directores favoritos son Luis Buñuel, David Cronenberg, Paul Verhoeven, Oliver Stone, Stanley Kubrick, Terry Giliiam, David Lynch, Quentin Tarantino o Roman Polanski entre otros. Dentro del mundo de las viñetas guionistas como Alan Moore, Grant Morrison, Warren Ellis, Frank Miller o Garth Ennis me iniciaron en el cómic de autor que me trajo a Zona Negativa.
Málaga (1984). Desde muy pequeño leía tiras cómicas en los dominicales, 13 rue del percebe era mi favorita. A mis padres les gustaba que su hijo leyera y cada poco tenía un Astérix nuevo para leer y releer. A la edad de diez u once comencé con el americano, Spiderman para ser más exactos. La saga del clon fue mi primera lectura. Todavía me pregunto cómo pude aficionarme con aquello pero la verdad es que me atrajo enormemente e incluso el no saber qué estaba leyendo (para nada empecé con el número 1) fue un plus para mi interés. La primera lectura siempre condiciona y como secuela me deja mi gusto por personajes alternativos. Tras esto, todo lo demás; universo Marvel , mi adorada DC, cómic independiente y grandes obras que me mostraron lo realmente interesantes que pueden llegar a ser los tebeos. Sueño con contemplar Themyscira sobre mi nube Kinton con un anillo verde en el dedo y una “S” roja en el pecho. Cómics, coleccionismo, cine, videojuegos, motos, fútbol, NBA… demasiados intereses para tan escasa bolsa y tan poco tiempo. Orgulloso y agradecido de formar parte de esta histórica web, a la que he leído durante tantos años.
Mi primer coqueteo serio con los comics puede datarse en el año 1988, en Zaragoza, concretamente en el recreo del colegio, mirando el primer número de la serie Millenium de DC. Aquello lo cambió todo. Quería tener el segundo número y el tercero... y como dice el dicho: el resto es historia. 5000 comics después y toda una vida entre viñetas seguimos a pie del cañón.
Redactor de actualidad de DC Comics. Si, ciertamente elegí una buena época para serlo al unirme a ZN con los Nuevos 52. Y pese haber crecido con las series de tv de la Patrulla X y Spiderman, los primeros cómics mainstream que tuve de pequeño fueron de Superman y Batman (y Spawn). Y un servidor acabó volviendo a sus raíces, de la mano de los Green Lanterns de Johns, Batman de Morrison, Secret Six de Simone... Oh, también hiper-fan de Mortal Kombat, Pokémon y el wrestling ^^
Nací en el sur de España, aunque desde pequeño tenía la cabeza perdida entre mundos de fantasía. Descubrí los cómics a través de un baúl en casa de mis tíos, y nunca he salido de aquel cofre del tesoro. Enemigo de la nostalgia pero amante de la Historia, mis fascinación por cualquier medio de narración ha ido puliéndose hasta transformarse por pasión por el cómic en general y el universo Marvel en particular. Redactor de Zona Negativa desde 2010, es imposible mirar atrás sin pensar en este periodo compartido con vosotros como una experiencia irrepetible, de esas que dejan huella.
20 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Arconte
Arconte
Lector
7 marzo, 2020 22:48

Después de Aquaman, Shazam y, aunque no formara parte del universo cinematográfico DC, Joker, uno esperaba que Warner pudiera mandar a escribir un guión de mínima calidad, no en cuanto a historia, sino al minimo que deberia cumplir para que no lo reprueben en un final de primer año de facultad. Birds of Prey (And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn) demuestra de que no, que no son capaces.
En líneas generales, se establece una cosa, para, a veces a la escena siguiente, afirmar otra. Harley va a comprar una hiena y el encargado tiene un avance sexual. Inmediatamente, en la escena siguiente, después de quebrarle las piernas al chofer de un mafioso, se deja claro que nadie se mete con ella porque es la chica del Joker. Se nos presenta a una policía menospreciada, teóricamente de forma injusta, por sus superiores, pero cuando su jefe le pide alguna prueba sustancial de lo que afirma, algo que se pueda usar legalmente, no tiene nada. Se introduce una adolescente punguista, teóricamente experta en su profesión, con la habilidad y gracia de un tiranosaurio en una cristalería, cuyo accionar notaría hasta un comatoso. Hay una persecución entre Harley y la policía mal montada, donde en un plano la policía está a cuatro metros y en el siguiente a cuarenta. En diferentes momentos de la misma, la policía encañona dos veces a Quinn y esta escapa sin que abra fuego(vamos, es EEUU), esto repetido con diferencia de 2 minutos literales. Luego, la protagonista entra a una comisaría, que, evidentemente, carece de la más mínima seguridad, donde pone a raya a TODOS los policías de la misma con apenas una escopeta que dispara municiones con confeti(?), plastilina(?) y polvo de colorines(?). Se nos presenta a un villano llamado Máscara Negra, con la cara al descubierto durante toda la película, salvo escasos minutos del final. Todo esto apenas a los 20 minutos de película, después empeora, ya que la historia apenas puede llenar 40, 50 minutos de metraje, no la hora y cuarenta minutos que dura, estirada con peleas rutinarias y flashbacks caóticos y muchas veces innecesarios, narrados con la voz en off aniñada y levemente insoportable de la protagonista.
La pregunta, como con Cats y Doolittle, es que sucede con las productoras, que no pueden escribir guiones de primer año de facultad, ya ni siquiera para bien del público, sino para el suyo propio, ya que las pérdidas monetarias de estas películas rondan de los 50 a los 150 millones de dólares.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
8 marzo, 2020 11:03

La película no funciona por lo mismo que Cazafantasmas 3….es mala y punto.
Ya de partida siguen con la poco acertada idea de continuar con la Harley de la también fracasada Escuadrón Suicida ( supongo que el hetero putriarcado arriano también fue culpable) que aunque esté interpretada por Magoth Robbie, una actriz que merece papeles mayores porque talento no le falta, ya viene con un diseño de serie horrible alejado tremendamente del cómic.
Y este es el origen del problema general de la producción: es una película de supeheroinas he por gente que no se ha leído un cómic en su vida tratando de venderte un escritura perezosa envuelta en feminismo de cartón. Al final pasa lo que pasa, trata de tocar tantos palos que no gusta a nadie. Esta película trata de hacer política de inclusión social y al final consigue lo contrario (canario negro es un negra porque…se llama canario negro…jur jur jur, genio).
Hubiera sido más inteligente haber quitado a las aves de presa + Montoya ( que no pinta nada aquí) y centrarse en Harley, poniendo secundarios no tan pesados. Que hubiera sido una version descafeinada del Joker con trenzas, bueno, si,puede, pero mejor que lo propuesto sería.
Y en respuesta a los exabruptos del señor Gavilán pollero, Transformes y Fast and Furious pueden ser de mejor o peor calidad pero van enfocadas a un público concreto que responde en taquilla cosa que no sucede con está o similares, como.la defenestrada Ángeles de Charlie (la de Drew Barrimore y Luci Liu no, esas tuvieron más calidad en las escenas de acción) y es que no puedes ir abrir la boca de más contra un grupo concreto y luego contradecirse echando la culpa a los mismos por no comprar entradas.
Su puntuación es de 5 mediocre y porque es lo máximo que gastaría sin sentirme estafado.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
8 marzo, 2020 11:35

Yo creo que ya he dicho todo lo que tenía que decir en la otra entrada, si bien recalco la fidelidad en bastantes aspectos, situaciones y caracterización de personajes a los comics (excepto Cassandra Cain, por supuesto). Que no gusten esos comics ya es otra cosa, claro.

Me parece más completa esta reseña colaborativa que la anterior (que por otra parte, era muy interesante), ya que se aporta una visión más global. Ponderar una película ciñéndose principalmente a un aspecto del marketing de la misma es un poco reduccionista (como crítica de película, no como artículo, que repito que me parece que tiene su valor), aunque quizás esta entrada llega ya un poco tarde porque ya se ha dicho de todo en el hilo anterior…

Gente de cine, sobre lo de las pérdidas…podeis confirmar si es asi? La idea que tengo es que ha recuperado el dinero, lo que pasa es que el margen de beneficios es menor al previsto. Es así?

Y otra cosa: DC ya ha tirado la toalla con el universo compartido. Intentar lo contrario hoy por hoy es pedirle a un pingüino que vuele. También habrá que ver cuanto dura lo de Marvel, al ir recambiando a sus personajes de más tirón, como Downey Junior, antes de meterse en un reseteo o similares!

Igverni
Lector
Reply to  Drury Walker
8 marzo, 2020 19:56

Aves de Presa tiene un presupuesto de +/-85M sin contar gastos de Marketing y promoción, tenía que recaudar entre 250 y 300 millones solo para cubrir gastos.

Tras el quinto fin de semana en pantalla lleva recaudado 82M en USA + 113M en el resto del mundo, se va a quedar muy por debajo de los 250, la conclusión es muy evidente.

hammanu
hammanu
Lector
8 marzo, 2020 13:19

Han intentado hacer un Deadpool con protagonistas femeninas y les a salido el tiro por la culata. Desde fallos de ritmo y poner situaciones trilladas a poner a un villano con poca carisma y situaciones anticlimáticas. La película me parece un conglomerado de sketchs sin pies ni cabeza y que a pesar de la talentosa Robbie o la muy desaprovechada Wistead no me arranco ninguna sonrisa. Hay otras películas que tampoco es que respeten mucho el material original pero son mucho mas divertidas y funciona bien la narrativa. Creo que es un error de que a los estudios pongan a directores (sean de un sexo u otro) que no hayan hecho cine de acción o demás a dirigir películas de estas. Tipos como Nolan y otros son la excepción pero no todos valen. Película realmente olvidable y horrible y mas si la comparas con esa joya que es el Joker. Tengo esperanzas con la de Black Adam o Shazam 2 (saldría hasta la JSA) la nueva de Batman y Aquaman 2. Creo que al haber tanta producción cinematográfica salen demasiados realizadores que no tienen ningún talento

Ignacio
Ignacio
Lector
8 marzo, 2020 13:22

A mí Aquaman me pareció un truño de los que hacen época. Me sorprende que de la ponga como ejemplo de nada.

Vansalth
Vansalth
Lector
Reply to  Ignacio
8 marzo, 2020 16:03

Aquaman es una película de acción y fantasía maravillosa.
Por otro lado, te parecerá un truño, pero recaudó 1500 millones de dólares (más que cualquier película de Batman o Superman, incluida el Caballero Oscuro de Nolan) lo que la convierte en un éxito absoluto y sin paliativos. Así que obviamente es un ejemplo de lo que hacer. Ya quisiera Warner hacer muchos “truños” que recauden 1500 millones, multiplicando por 10 su inversión.

Duma
Duma
Lector
Reply to  Vansalth
8 marzo, 2020 18:39

Amen, fue un exitazo. Pero en $ se quedó en 1100M, primo hermano que la última de Nolan 7 años antes.

Dentro del DC sí marca distancia con la segunda en el ránking, sobre todo por su éxito internacional, esencialmente China con 300M.

Sobre esta de Aves de Presa, parece construida por el mismo equipo que ya perpetró Escuadrón Suicida. Ojalá desistan y se dediquen a otro tipo de productos.

Ignacio
Ignacio
Lector
Reply to  Vansalth
9 marzo, 2020 9:49

Tenemos conceptos muy diferentes sobre lo que debe ser “una película de acción maravillosa”.

Por otro lado, leyéndote ya me ha quedado claro que prácticamente todas las películas de Marvel Studios te parecen un ejemplo de lo que hacer, no? Porque lo de “multiplicar varias veces la inversión” se ha convertido en su sello de fábrica.

Que algo se venda mucho no significa ni que sea bueno ni que sea malo: significa que ha gustado. Punto. Pocas virtudes tiene una película cuando el principal argumento que se da a su favor es la recaudación que ha tenido.

Venom por ejemplo fue un taquillazo que también multiplicó por varios números su inversión. También te parece que es “un ejemplo el “? Porque a mí me parece incluso peor que Aquaman.

Ignacio
Ignacio
Lector
Reply to  Ignacio
9 marzo, 2020 10:16

No me deja editar. El último párrafo en realidad es:

Venom por ejemplo fue un taquillazo que también multiplicó por varios números su inversión. También te parece que es “un ejemplo de lo que hacer“? Porque a mí me parece incluso peor que Aquaman.

Carlitos
Carlitos
Lector
Reply to  Ignacio
8 marzo, 2020 21:44

A mi Aquaman me parece una peli bastante buena en su género (los supers). Disfrute más con ella que con Black Panther por ejemplo.
Sobre gustos no hay nada escrito pero nunca entendí las críticas ni a El Hombre de Acero (para mi, otra maravilla), ni a Aquaman.

Nerevar
Nerevar
Lector
Reply to  Carlitos
8 marzo, 2020 22:06

Del Hombre de Acero que esa aproximación a los personajes vale si pretendes que sea un Elseworlds, pero no lo que se supone adapta la línea principal. Superman parece un depresivo, de Johnathan Kent mejor no hablar, y no darse cuenta de que en una pelea en que caen rascacielos va a haber gente dentro.

Y la verdad, con el transfondo de Zack Snyder para el UCDC de “el mundo es una mierda, soy un amargado, pero anda, voy a salvarlo” no hay quien monte una franquicia. Por algo de Ultimate Marvel queda poco más que Miles Morales.

Aquaman me gustó bastante. Momoa tiene presencia para colar como héroe de acción, tiene buen ritmo, buenos visuales, algunas escenas de acción muy logradas, y el desarrollo más o menos coherente.

Carlitos
Carlitos
Lector
Reply to  Nerevar
8 marzo, 2020 23:29

En lo de Jonathan Kent te doy toda la razón, su personaje está muy mal escrito y su muerte es ridícula.
Pero a mi el Superman del Hombre de Acero me gusta, que este como perdido porque no sabe quien es, ni porque está en la Tierra, ni si debe usar sus poderes para un bien mayor (otra cosa es que podría haberse desarrollado mejor, pero bueno). Donde ya no me gusta es en BvS, que ahí ya lo de estar depre se pasó de castaño oscuro, sin embargo el Superman de la Liga de la Justicia (bigote aparte) me gustó mucho por el tono alegre que le dieron.
Lo de la lucha en Metropolis a mi no me molesta, de hecho en Capitán América – Civil War es el motivo por el que se crea el Acta, los destrozos que van dejando a su paso los supers y en BatmanvSuperman se utiliza para que Bruce Wayne le vea como una amenaza que trae con él otras amenazas a la Tierra, de nuevo con un desarrollo bastante torpe, pero como idea estaba bien.

Ignacio
Ignacio
Lector
Reply to  Carlitos
9 marzo, 2020 9:52

A mí me parece que con el hombre de acero y con BvS la crítica se ensañó desproporcionadamente. Son películas con sus fallos, pero no son malas películas.

Mala fue la liga de la justicia. Y Aquaman no me parece mucho mejor.

No he visto Shazam.

Carlitos
Carlitos
Lector
Reply to  Ignacio
9 marzo, 2020 10:33

Liga de la Justicia es un desastre muy entretenido, no se me ocurre otra forma de definirla. Lo mejor es Superman que por fin tiene la personalidad que todos queriamos y Wonder Woman.
Sazham a mi no me gustó, me pareció muy aburrida e infantil. Tampoco es que el personaje me llame.
Y Aquaman sigo pensando que es una peli que está muy bien dentro de si genero, ves cosas como Escuadrón Suicida, Venom, Iron Man 3 o Bloodshot y es que a su lado Aquaman me parece El Padrino.

Ignacio
Ignacio
Lector
Reply to  Carlitos
9 marzo, 2020 12:22

Iron Man 3 me parece Ciudadano Kane al lado de Aquaman.

Bhagavad
Bhagavad
Lector
9 marzo, 2020 13:06

Queda claro que algo huele mal en la industria cuando una peli de tanto presupuesto se pega semejante ostia.

No seré yo quien tenga las claves para reconducir este descalabro con el DCU, pero rezaré a $deity para que alguien aparezca y se medio arregle el percal.

Pepeparker
Pepeparker
Lector
Reply to  Bhagavad
9 marzo, 2020 16:41

Ojalá que aparezca alguien y se arregle, tu qué dices que no tienes las claves seguramente tengas más que ellos jajajaj

Pepeparker
Pepeparker
Lector
9 marzo, 2020 16:38

Es interesante ver los distintos puntos de vista. A mí la película me gustó y cuando la niña va a sacarse el diamante y dice “tráete el colador” dios que gracia me hizo jajaja Soy de los que agradecería que tuviese más relación con el resto de pelis de DC , pienso que podrían hacer algo más unificado y que más vale tarde que nunca jajajaja aunque sí que es verdad que suena a un imposible visto lo visto.

Pedro Luis
Pedro Luis
Lector
10 marzo, 2020 5:38

Aunque no me gustó la película ni tan siquiera estaba ansioso por verla (ya comenté antes que la ví por invitación) disfruté muchos las escenas de combates, especialmente la escena de los prisioneros (no digo mas) y para mi gusto es Cazadora el mejor personaje, pero mas allá de eso la veo como una película mas, sin nada rescatable mas allá de la coreografía de los combates.

Por otro lado siempre me han parecido estúpidas esas críticas de hembrismo contra algún producto para luego ver la película o la serie o leer la historieta y darse cuenta de que tal cosa no estaba ahí, estaba literalmente en la imaginación paranoica de consumidores de mentalidad infantil; pero aquí por primera vez les doy “algo” de crédito a tales cosas: Prácticamente no veo a ningún hombre haciendo algo honorable, y si había uno termina traicionando a una de las protagonistas (no diré a quién ni cómo), es que ahora mismo no se me ocurre ningún personaje masculino aquí que medio valga la pena, es que ni como villanos valen la pena, Máscara Negra (como dice alguno de los redactores) tiene cero carisma, yo incluso agrego que es medio histérico y atorrante. En fin…