S.W.O.R.D #1

Por
9
513
 

Guión: Kieron Gillen
Dibujo: Steven Sanders
Entintado: Craig Yeung
Color: Matt Wilson
Correspondencia Original: Sword #1 -5
128 páginas – 9,75€

 

Cuando hace unas semanas nombraron a Kieron Gillen como el co-guionista de Uncanny X-Men tengo que reconocer que me sorprendí mucho, no porque dudase de las cualidades del guionista inglés, sino porque hasta la fecha tan solo había leido su resultón trabajo en Thor, y claro estoy convencido de que ubicar a Kieron como compañero de Matt Fraction es tan solo la antesala a la despedida de actual guionista la cual muy probablemente tiene fecha de caducidad como antaño le sucedió a Ed Brubaker. Tras leer el volumen que Panini Comics ha publicado de S.W.O.R.D entiendo el porqué de esta decisión y sinceramente, no entiendo a los americanos por no descubrirse a tiempo ante esta genial obra teniendo que ser cancelada en el quinto número ante las ínfimas ventas que conseguió.

Este nuevo proyecto fue la forma en la que Marvel decidió darle su particular parcela al nuevo concepto creado por Josh Whedon en Astonishing X-Men, una organización de similares características a las de Shield pero destinada a salvaguardarnos de cualquier amenaza exterior – y a su vez – salvaguardar a otras razas que osen intentar conquistar la tierra. La responsable de este proyecto es Abigail Brand, quien está acompañada por Sydren así como por la más-que-mascota de Kitty Pryde Lockheed, jugando el dragoncito un papel de lo más divertido a lo largo de la historia.

Sin lugar a dudas, aunque resulta interesante ver como S.W.O.R.D hace frente a los distintos conflictos alienígenas a los que tiene que hacer frente, lo que destaca por encima de la obra es el tratamiento que el inteligente guionista Kieron Gillen le da a Brand y a su pareja Hank McCoy, alías la Bestia. Y si, el bueno de Hank es el novio de la jefaza de S.W.O.R.D, y para gozo y disfrute de los lectores, esta Bestia es aquella que conservamos en nuestras retinas los que disfrutamos de sus peripecias en Los Vengadores haciendo tandem con el Hombre maravilla. Kieron recupera pues a aquella bestia que conjugaba a la perfección dialogos hilarantes con finas ironias, un personaje que rápidamente se convierte en aquel a quien queremos ver en todas las viñetas esperando que será lo próximo que diga o haga.

Si el guión de Kieron roza la perfección el dibujo de Steven Sanders aunque inicialmente se hace extraño por no estar acostumbrados a este registro en el cómic superheroico, cuando has pasado las primeras páginas te das cuenta de que es el dibujante perfecto para un encargo de este tipo, alguien capaz de narrar bien las escenas de acción y que sepa aportar un toque humoristico a los muchos momentos que existen a lo largo de la historia.

Entrando de lleno en lo que da de si la historia, nos encontramos con el típico arco de posicionamiento de piezas, lo que tendría que haber sido un debut perfecto para una serie que nos tendría que haber reportado muchas alegrias, definiendo el status quo de cada uno de los personajes, a los que se les había unido el insufrible Peter Gyrich como co-director del proyecto en un movimiento de Norman Osborn para tener controlada a Brand. Por desgracia, la serie no funcionó en cuanto a ventas y tuvo que finalizar en el quinto número permitiendo eso si que Kieron dejase la historia tan perfectamente cerrada que si no supiesemos ese detalle de antemano tendríamos la sensación de que nos encontrabamos ante una estupenda miniserie en vez de ante un proyecto a largo plazo fallido – repito que en cuanto a ventas no calidad -.

Dicho esto y teniendo en cuenta que el volumen no llega a los 10€ de precio se me antoja la compra perfecta en cuanto a relación calidad/importe, un autentico disfrute no solo para lectores de mutantes sino también para todos aquellos que gusten de una buena lectura entretenida, diferente y que te deje con buenas sensaciones una vez finalizada, poco más que añadir, tan solo el deseo de que ahora que Kieron comenzará a coger más fama a raiz de su trabajo en Patrulla-X y Generación Hope quizas algún día pueda retomar este proyecto esta vez si a modo de serie regular.

Y comieron perdices, al menos de momento...

Artículo anteriorImage se hace Yokozuna
Artículo siguientePreview de Thor 617
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
dr. ch
dr. ch
Lector
9 noviembre, 2010 21:38

una lastima que solo nos dieron 5 numeros. la segui con pasion

luis r
luis r
9 noviembre, 2010 22:10

Por lo que dices creo que Kieron Gillen podría haber sido el escritor perfecto para continuar Antonishing x-men,
 
o que esta historia se hubiera publicado con el sello de Antonishing en USA le hubiera ido mejor en ventas

Alexei
Alexei
Lector
9 noviembre, 2010 23:01

Que pinta mas rara tiene la Bestia, no?
Es así actualmente o es una licencia del artista?

Tiegel
Tiegel
9 noviembre, 2010 23:38

Death’s Head… qué ganas tengo de que hagan algo interesante y largo con él

Ocioso
Ocioso
Lector
9 noviembre, 2010 23:51

Alexei ha comentado: Que pinta mas rara tiene la Bestia, no? Es así actualmente o es una licencia del artista?
Por continuidad debería ser así. Es una versión cartoon del aspecto que le dió Morrison al comienzo de sus New X-men. Ya sabes, aquella chorrada de las mutaciones secundarias que hizo que el bueno de Hank saltara por las buenas de una especie animal a otra simplemente porque molaba. Que yo sepa nunca se ha deshecho oficialmente ese cambio.
Lo que pasa es que el aspecto clásico de la Bestia pesa mucho, sigue siendo el favorito de los lectores, y me temo que de la mayoría de los dibujantes. A medida que pasa el tiempo cada vez son mas los que intentan dibujarle con la apariencia de toda la vida: hocico corto, articulaciones normales en las piernas…
Ahora mismo lo de la Bestia es un sindiós y hay dibujantes que lo hacen a la manera clásica, a lo Morrison, o las mas de las veces, como algo intermedio.

franz
franz
Lector
10 noviembre, 2010 17:04

la bestia debe tener apariencia gatuna no caballuna, está bien eso de las licencias artísticas, pero tampoco tampoco.

Nachucky
Nachucky
11 noviembre, 2010 9:10

Es que parece el hermano gemelo de la Bestia de Disney… Espera… Esta Bestia también es de Disney… Al final si que se nota en algunos comics la compra de Marvel por parte de Disney.

tierra 616
tierra 616
11 noviembre, 2010 15:26

Este cómic contiene una de las frases que más me ha dado que pensar en los últimos meses: “Cuanto más pequeño es tu mundo, más importantes son las reglas de oro de la ética”.
 
Hrrmmm (digestión mental en proceso…)

Psi-Lord
Psi-Lord
17 noviembre, 2010 17:00

Pues yo me compré este tomo llevado por la emoción tras escuchar tantas maravillas de él y me ha decepcionado un montón. En mi opinión carece de originalidad y de calidad por los cuatro costados. Incluso el pretendido humor no llegó a arrancarme una sola sonrisa. Una pena, vamos.