La bestia, de Zidrou y Frank Pé

Por
0
4955
Portada La bestia de Zidrou y Frank Pé

Edición original: La bête BEL (Dupuis, 2020)
Edición nacional/España: La bestia 1 (Editorial Base, 2022)
Guion: Zidrou
Dibujo: Frank Pé
Color: Frank Pé
Traducción: Albert Vilardell
Realización técnica: Flor edicions S.L.
Formato: Cartoné. 156 páginas. 24,95€

Reimaginando al Marsupilami.

«¿Qué es esta bestia?»

Cuando André Franquin (1924 – 1997)) creó al Marsupilami en 1952 en la aventura Spirou y los herederos nunca se imaginó que tendría tanta popularidad, pensaba que solo lo usaría en esa aventura, pero el público de revista Spirou quedo fascinado por la singular criatura. Así que no le quedó más remedio que convertirlo en un personaje fijo de la serie del botones más popular del cómic mundial. El personaje siguió apareciendo de manera regular en la serie hasta que su creador la abandono y fue sustituido por Jean-Claude Fournier, como Franquin conservaba los derechos del personaje decidió que no saldría más en la serie, con la excepción del primer álbum de su sustituto El fabricante de oro en el que sí aparece, aunque el propio Franquin se encargó de dibujar cada una de sus apariciones en el álbum. Durante los siguientes años realizo alguna historia corta de manera puntual del personaje, recogidas en el álbum ¡Capturad un Marsupilami! (Base). Así que el personaje no apareció de manera regular hasta que en 1987 se publicó el primer número de una colección protagonizada por él, los dos primeros álbumes contaron con guion de Greg y dibujo de Franquin y Batem. En el tercer álbum se hizo cargo de los guiones Yann, mientras que Franquin colaboro en el dibujo hasta el cuarto, pasando Batem a encargarse en solitario de los dibujos, tras la marcha de Yann se encargaron de los guiones autores como Éric Adam, Xavier Fauche, Dugomier o Stéphane Colman. Esta serie está siendo publicada en España por Editorial Base. Además de esta serie regular también se han publicado dos álbumes de historias cortas del personaje realizadas por algunos de los mejores autores que trabajan para Dupuis que hace poco publico Nuevo Nueve en España. Antes pudimos leer La furia del Marsupilami (Dibbuks), el álbum número 55 de Spirou en la que los protagonistas se volvían a reunir con el Marsupilami. Pero la historia más esperada sobre el personaje era La bestia, la versión del personaje que estaban realizando dos pesos pesados del cómic francobelga como Zidrou (1962) y Frank Pé (1956) de la que Base acaba de hacer una espectacular edición en España del primer álbum.

La obra de Zidrou y Frank Pé nos traslada al año 1955 cuando un barco de traficantes de animales llega al puerto de Amberes procedente de la selva de Palombia. Tras una travesía en unas condiciones realmente peliagudas los animales que transportaban de manera ilegal están en unas pésimas condiciones. Entre ellos hay una bestia realmente extraña que no corresponde con ninguno de los animales conocidos, se trata de una criatura de un pelaje similar al de un leopardo, pero con una cola larguísima y muy irritable. Un marsupilami. Mientras un posible comprador está examinando los animales que viajan en el barco, el marsupilami escapa y pese a sus problemas de salud consigue llegar a los suburbios de Bruselas. Allí le encuentra y acoge en su casa François, un joven aficionado a los animales que tiene un pequeño zoológico en su casa con ejemplares de lo más curiosos. Son su manera de escapar de una vida bastante dura marcada por las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial junto a su madre Jeanne.

Este primer álbum de La bestia nos propone un acercamiento al personaje de Franquin de una manera mucho más realista y verosímil que el resto de aventuras que ha protagonizado el marsupilami. Para conseguir esta nueva mirada los autores no solo se han apoyado en la representación gráfica que ha realizado Frank Pé del animal, sino también en la forma de abordar el guion de Zidrou en la que la hace una radiografía de la época en la que sitúa la trama poniendo sobre la mesa algunos temas bastante duros. Aunque en España le conocemos sobre todo por sus obras pensadas para el público adulto como Lydie (Norma), Los buenos veranos (Norma) y una enorme lista de obras en las que combina el costumbrismo con unas historias bastante dramáticas que tocan el corazón de los lectores, pero no conviene olvidar que el guionista belga también lleva años colaborando con la revista Spirou en series ideadas para un público de menor edad, el mismo al que se dirigían habitualmente las aventuras del marsupilami. En esta ocasión opta por hacer una obra que se puede situar a caballo entre ambos tipos de trabajo lo que hace que se puede disfrutar con cualquier edad, ya que tiene varias capas de lectura. Por un lado, vemos cómo se va forjando un lanzo entre François y el marsupulami y por el otro vemos como Jeanne y François tienen que lidiar con las consecuencias de la ocupación nazi. Una situación que creo un tremendo desgarro social en Bélgica con un montón de personas acusadas de colaboracionistas o de confraternizar con el enemigo, algo que sufren los dos en sus propias carnes.

El otro gran puntal de la obra es el espectacular dibujo que realiza Frank Pé, un autor de una larga carrera en su país de origen, pero que hasta hace bien poco apenas había sido publicado en España, Hasta que Dibbuks publico La luz de Borneo, la séptima entrega de la serie Spirou por… que realizo junto a Zidrou, solo habíamos podido leer el primer álbum de su serie Cabelloloco en la edición hizo Ediciones B en 1990. Por suerte en lo último tiempos se han publicado Little Nemo (Nuevo Nueve) y Zoo (Norma) en las que hace un trabajo monumental como sucede en este caso. El dibujante belga tiene un estilo realista y extraordinariamente meticuloso lo que hace que en sus trabajos haya una atención al detalle que realmente resulta impresionante. durante toda su carrera ha demostrado una enorme pericia para dibujar todo tipo de animales, así que parecía el autor indicado para hacerse cargo de esta obra. Y lo demuestra en cada página, su representación del marsupilami es tan magistral que consigue que nos parezca una criatura totalmente verosímil, al igual que sucede con el resto de animales que acoge François. Ese realismo es aplicable a todo lo que aparece en el álbum, con la excepción de los humanos cuyos rostros dibuja siempre con toque caricaturesco para potenciar su expresividad. Entre esos humanos los autores introducen un homenaje a Franquin en la figura del señor Boniface, profesor de François, que tiene unos rasgos muy similares a los suyos. Pero todo este virtuosismo grafico seria fútil si la obra no estuviera bien narrada, algo que por suerte no sucede ya que en este sentido también hace un trabajo fantástico, en particular, en la escena inicial que es prodigiosa, lo mismo que sucede con todas en las que hay movimiento. Frank Pé opta por una composición de página atrevida que huye de la rigidez que muchas veces encontramos en los cómics francófonos más comerciales. En resumen, un apartado gráfico al que resulta imposible ponerle ningún pero.

Editorial Base hace una edición de calidad que permite disfrutar del arte de Frank Pé gracia a un papel de calidad, a un tamaño apropiado y a un buen diseño.

Estamos ante una obra que se puede leer y disfrutar sin conocer ninguna de las aventuras del personaje y que nos demuestra que personajes como el Marsupilami, que hace tiempo que transcendieron a su propio creador se pueden renovar en manos de otros autores, siempre que les den libertad para hacerlos suyos. Algo que sucede habitualmente con los grandes personajes de la literatura y nadie se rasga las vestiduras, algo que en cambio sucede habitualmente con algunos de los fanáticos del cómic francobelga cada vez que se anuncia algo similar, como si esa nueva obra invalidara los trabajos previos. Con La bestia Zidrou y Frank Pé han realizado un trabajo sobresaliente del que Franquin se podría sentir muy orgulloso. Esperemos que la continuación este a la altura de lo visto hasta ahora.

Lo mejor

• El trabajo de Frank Pé.
• La personalidad de los autores para hacer un trabajo respetuoso con el personaje, pero totalmente personal.
• Lo bien que Zidrou maneja los tiempos entre drama y el humor.

Lo peor

• La espera al segundo álbum de la serie.

Edición original: La bête BEL (Dupuis, 2020) Edición nacional/España: La bestia 1 (Editorial Base, 2022) Guion: Zidrou Dibujo: Frank Pé Color: Frank Pé Traducción: Albert Vilardell Realización técnica: Flor edicions S.L. Formato: Cartoné. 156 páginas. 24,95€ Reimaginando al Marsupilami. "¿Qué es esta bestia?" Cuando André Franquin (1924 – 1997)) creó…
Guión - 8.5
Dibujo - 9.5
Interés - 9

9

Realista

Zidrou y Frank Pé firman un trabajo tan alejado como respetuoso con las historias del personaje que nos llega al corazón y nos deja con ganas de leer la continuación.

Vosotros puntuáis: 9.24 ( 8 votos)
Artículo anteriorZNPodcast #169 – Reseñotrón mayo 2022
Artículo siguienteEl Soldador Submarino, de Jeff Lemire
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...