Johnny Comet. Integral

En su labor de restaurar las series clásicas de la prensa de todo el mundo, el editor portugués Manuel Caldas se ha fijado en la curiosa strip Johnny Comet/Ace McCoy que cuenta con el asombroso arte de un joven Frank Frazetta. Esta edición de Libri Impressi reúne la totalidad de la serie y mejora enormemente la reproducción de los materiales originales.

Por
3
1875

Edición nacional/ España: Johnny Comet. Libri Impressi. Mayo 2020
Guion: Earl Baldwin
Dibujo: Frank Frazetta
Formato: Rústica, 168 páginas
Precio: 29€

La primera impresión que uno tiene al acabar de leer la strip titulada Johnny Comet, escrita por Earl Baldwin y con el arte de Frank Frazetta, es que su dibujante era un portento físico y también artístico. La cantidad de trabajo que el joven Frazetta acumuló durante algo más de un año es espectacular. Realizar las seis tiras diarias de lunes a sábado – en blanco y negro – y la página dominical a color todas las semanas, por mucho material avanzado que tuviera, debió ser una presión muy importante que el de Brooklyn cumplió casi sin ningún altibajo de calidad, siempre a un nivel extraordinario y sin que se le conozcan ayudantes fijos. Según el crítico William Stout, al no ser Johnny Comet/Ace McCoy una serie de gran éxito, Frank Frazetta no pudo contar con estos apoyos estables y tan solo tuvo algunas ayudas puntuales – centradas en las sundays – de gente tan destacada como su amigo Al Williamson, el dibujante de cómics Larry Woromay, el ilustrador Jack Hearne y el gran Wally Wood que se encargó de manera decisiva de las dominicales del periodo comprendido entre el 04 y el 18 de enero de 1953, tres sundays de la etapa final de la strip que Wood firmó de forma discreta.

En definitiva, Frank Frazetta realizó un trabajo titánico que, sin embargo, no se vio recompensado con un gran éxito de distribución en la prensa estadounidense lo que provocó la abrupta cancelación de la serie.

Esta comic strip se distribuyó en los periódicos norteamericanos del 28 de enero de 1952 al 01 de febrero de 1953 y se clausuró por sorpresa después de publicarse durante 372 días. La serie contaba con tiras diarias – evidentemente en blanco y negro – y también con páginas dominicales a todo color. Ambos formatos seguían unos argumentos diferenciados.

A pesar de tener unos guiones discretos escritos por Earl Baldwin que en el mejor de los casos eran correctos, Johnny Comet es una serie que se lee de un tirón ya que el despliegue emocional y físico que realizan los personajes nos acaba hipnotizando.
Las tramas se centran en las aventuras que le suceden a un mecánico ambulante y piloto de carreras ocasional que se topa, demasiado a menudo, con extraños complots e intentos de sabotaje bastante siniestros. Junto a Johnny, acaban pivotando en la serie la bella Jean Fargo, el joven Sparky y el matrimonio de ancianos formado por Ma y Pop Bottle. Los personajes secundarios y los oponentes de Fargo y Comet suelen ser contrincantes deportivos o empresarios que ven en el grupito un peligro para la expansión de sus proyectos.

Las tiras diarias tienen unas historias más densas, con un poco más de recorrido y con unos personajes que evolucionan de una manera más orgánica. En las dominicales todo es más precipitado, más abrupto y al final toman un esquema de página-chiste que traiciona en cierta forma el espíritu inicial de la strip y la convierte en una más del montón.
La serie evoluciona a trompicones y en la última etapa, los responsables propician un cambio de nombre de la strip para intentar remontar el vuelo. Así de Johnny Comet pasamos a Ace McCoy. Pero no hubo tiempo suficiente para apreciar los cambios ya que la serie se canceló pocas semanas después.

La parte gráfica es la pieza clave de Johnny Comet. El trabajo que realiza Frank Frazetta es espectacular y combina con acierto el clasicismo de los pioneros del cómic de aventuras, como Hal Foster o Alex Raymond, con el barroquismo de otros artistas más exagerados; en especial Burne Hogarth.
El artista suele dividir la tira en tres viñetas en las que reserva uno o dos cuadros para introducir la escena más espectacular y en las restantes suele centrarse en las reacciones de los espectadores. En el apartado narrativo el artista hace un trabajo inteligente y eficaz, combinando con acierto los planos generales de acción con los planos cortos de reacción. Sus escenas de carrera están coreografiadas con talento y su dominio de la anatomía le permite incluir numerosos escorzos y poses dramáticas que puntúan de manera dramática cada acción.

La descripción de los personajes es exuberante y se puede dividir en dos categorías; la realista donde se incluyen el protagonista, Jean Fargo y las bellas oponentes de Johnny Comet – casi siempre hermosas mujeres morenas – y en la segunda categoría encontramos los secundarios como Ma y Pop Bottle o los oponentes masculinos del piloto que presentan casi siempre unos rasgos exagerados, casi caricaturescos.
El acabado formal de las tiras diarias es bellísimo porque Frazetta combina con acierto el entintado a pluma y pincel con el uso de tramas manuales y mecánicas que le confieren al conjunto un aspecto recargado pero elegante al mismo tiempo.
Los decorados suelen ser mínimos pero Frazetta se luce en la descripción de los circuitos o ferias donde se realizan las carreras que suelen presentar un aspecto amenazador, casi fantasmagórico. Su tratamiento de los vehículos, coches de carreras, camionetas, roulottes… es magnífico y algunas máquinas parecen tener vida propia. El color de las sundays es eficaz pero sin muchos alardes narrativos.
Sorprende observar que, aunque estamos ante un artista con una personalidad arrolladora, en Johnny Comet el joven Frazetta sucumbe a la admiración que profesa a sus maestros, así en algunas tiras – como la correspondiente al 11 de abril de 1952 – es imposible no distinguir la influencia del mejor Alex Raymond y de su serie Rip Kirby. También podemos ver estos referentes en la descripción de algunos personajes secundarios como agentes de policía, matones o directores de cine.

En la etapa final de las tiras, el arte de Frazetta se vuelve más barroco, más personal, con un punto de fantástico. Los rostros de los secundarios adquieren un aspecto casi monstruoso y las situaciones devienen bizarras como la pelea de Ace en calzoncillos contra Tige que sorprende además por su enorme ferocidad.

Frank Frazetta (1928-2010) fue un ilustrador y portadista extraordinario que al principio de su carrera se prodigó tanto en el comic book como en el mundo de las series de prensa norteamericanas. En el campo de las revistas realizó encargos en todos los géneros y entre sus trabajos destacan dos series de corto recorrido, Thun’da con guion del escritor Gardner Fox y publicada por Magazine Entrerprises y White Indian que servía de complemento en la revista Durango Kid de la misma editorial. Paralelamente intentaba vender, sin éxito, varios proyectos a los poderosos syndicates de series para la prensa. Su oportunidad llegó con el encargo de realizar la strip titulada Johnny Comet que distribuiría la agencia McNaught Syndicate. Era una serie ambiciosa que contaba con tiras diarias y páginas dominicales y que tenía, además, el reclamo de estar firmada por un famoso piloto automovilístico de la época, llamado Peter dePaolo, aunque el auténtico guionista fuera Earl Baldwin. Pero el proyecto duró poco más de un año y se canceló de manera repentina.

Tras el fracaso de Johnny Comet, Frazetta colaboró como ayudante sin acreditar en varias strips famosas como Flash Gordon de Dan Barry y Li’l Abner de Al Capp en la que estuvo cerca de nueve años. Finalmente Frazetta abandonó el mundo del cómic a mediados de la década de los sesenta para dedicarse a la ilustración. Sus trabajos como portadista de libros, discos y comic books lo convirtieron en una leyenda y apenas volvió al mundo del tebeo, salvo para realizar alguna ayuda puntual en la serie Little Annie Fanny de Kurtzman y Elder o dibujando un puñado de historias breves en las revistas de Warren.

En su apartado literario la serie está firmada por Peter DePaolo, un excampeón de la carrera de Indianápolis que prestó su nombre – cobrando claro – para darle mayor credibilidad a las aventuras de Comet, sin embargo el auténtico escritor de la comic strip es Earl Baldwin que acabó firmando en las últimas nueve sundays, aprovechado el cambio de nombre de la serie. Lamentablemente no hemos encontrado más información acerca de la biografía de este guionista.

La edición de Manuel Caldas

Siempre que analizamos una recopilación de una serie publicada en la prensa le dedicamos un espacio especial a la calidad de la impresión y reproducción de los originales y es algo lógico porque a menudo es difícil encontrar los materiales adecuados por lo que la restauración – o la falta de ella – forma parte del valor de la edición.

Cuando se trata de un trabajo de Manuel Caldas la calidad está asegurada y este recopilatorio no es una excepción. La reproducción de las tiras diarias es excelente, las líneas y las tramas están completas y los negros no están ni desvaídos ni saturados. Si tomamos como referencia la edición norteamericana de Vanguard Publishing podemos apreciar que la del portugués presenta una mayor nitidez en el conjunto general y una mejor definición en los detalles. Sin embargo el cambio más espectacular lo encontramos en las páginas dominicales. La restauración del color a cargo de Julio-David Sotelo elimina todas las impurezas y las aberraciones. Además, homogeneiza el conjunto y consigue resaltar la línea del dibujo, tapada a menudo por el color. En algunas viñetas se nota demasiado el pixelado, pero este inconveniente se ve compensado por el resto de las mejoras.

Además, está el asunto publicitado por el editor portugués de que su edición es la única que contiene “todas y cada una de las viñetas de Johnny Comet”. Es una gran verdad, pero puede que no sea tan evidente apreciarlo.

La edición de Manuel Caldas (Libri Impressi) contiene 318 tiras diarias y 53 páginas dominicales. Es la totalidad de la serie. La edición norteamericana de Vanguard Publishing – publicada en 2011 – tiene los mismos números, pero la gran diferencia estriba en la integridad de las dominicales.
En aquella época, en los años cincuenta, pocas series contaban con sundays que ocupaban una página entera de periódico. Los formatos más normales eran la media página o el tercio de página. Las series adaptaban las dominicales a estos formatos para poder publicar en todo tipo de periódicos y el ajuste más corriente era eliminar la primera tira que contenía la cabecera con el título y una o dos viñetas, generalmente de resumen, para pasar del formato de media página al de un tercio. Las viñetas suprimidas eran nuevas pero prescindibles a efectos de continuidad de la trama. Así conseguían adaptar el formato de media página, con tres tiras y cabecera, a los periódicos que publicaban en formato de un tercio de página con solo dos tiras y sin cabecera.

Ejemplo de sunday de un tercio de página
La misma sunday con formato de media página

El problema aparece a la hora de hacer una recopilación en álbum. A menudo los materiales que se encuentran son diversos y es frecuente combinar los dos formatos. Entonces, se toma como base el formato mayor y se rellena la tira que falta del formato menor con una cabecera y viñetas repetidas a modo de ilustración. Pero de esta manera las viñetas de la primera tira del formato mayor se pierden. Eso es lo que hizo en su momento la editorial Vanguard; en concreto, en su libro hay 18 sundays con formato de un tercio de página y 35 con formato completo. Y eso es lo que ha evitado Manuel Caldas que ha buscado todas las dominicales de media página para así poder ofrecer todas las viñetas de la serie. La strip de Johnny Comet/Ace McCoy al completo.

En resumen nos encontramos ante la edición definitiva de la serie Johnny Comet. Porque esta edición a cargo de la editorial portuguesa Libri Impressi recopila de manera íntegra y satisfactoria una serie peculiar, irregular pero muy atractiva.

La obra realizada por Earl Baldwin y Frank Frazetta es una muestra de la riqueza del mundo de las comic strips clásicas norteamericanas. Con todas sus imperfecciones y con todas sus irregularidades, Johnny Comet/Ace McCoy consigue que disfrutemos del singular ambiente de las carreras automovilísticas más modestas y que admiremos las evoluciones de un artista majestuoso en el inicio de su camino.
Con Johnny Comet, el joven Frazetta empezó a graduarse en el arbitrario campo del arte popular, con Johnny Comet descubrió su lado más laborioso y amargo, al cabo de unos años empezaría a disfrutar de la otra cara de la moneda, del otro lado del dólar.

Salut!

Edición nacional/ España: Johnny Comet. Libri Impressi. Mayo 2020 Guion: Earl Baldwin Dibujo: Frank Frazetta Formato: Rústica, 168 páginas Precio: 29€ La primera impresión que uno tiene al acabar de leer la strip titulada Johnny Comet, escrita por Earl Baldwin y con el arte de Frank Frazetta, es que su…
Guion - 6.5
Dibujo - 9
Interés - 8.5

8

Bizarra

La edición definitiva de una strip peculiar pero muy atractiva

Vosotros puntuáis: 8.62 ( 6 votos)
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Nippur
Nippur
Lector
6 agosto, 2020 16:31

Gracias por la reseña, Tristán. No solo es un placer contar con ediciones en español de estas gemas de los comics de prensa, sino que también superan a las ediciones americanas. Canela en rama para los coleccionistas

sibaix
sibaix
Lector
7 agosto, 2020 23:34

Gran articulo y muy de acuerdo con el análisis, es una pena que el guión sea tan flojo pero el dibujo es tan bueno que se disfruta igual y más teniendo en cuenta que Frazetta apenas dejo obras de cómics como esta, era un superdotado y cada viñeta es una obra de arte, un espectáculo visual sin duda y con la calidad a la que nos tiene acostumbrados Caldas se disfruta el doble.

Ignacio
Ignacio
Lector
8 agosto, 2020 19:58

Lo tengo pendiente, pero caerá. Vaya si caerá.

La única pega que tienen las ediciones de Caldas es que no vengan en tapa dura. Pero bueno, supongo que necesita ajustar el precio tanto que no queda otro remedio.