Escuadrón Suicida #01 – Prueba de Sangre

La Fuerza Especial X ha vuelto y lo hace para hacer honor a su nombre, el Escuadrón Suicida.

Por
11
2237
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 

Edición original:Secret Origins núm. 14 USA, Suicide Squad núms. 1-8 USA.
Edición nacional/ España:.
Guión: John Ostrander.
Dibujo: Luke McDonnell.
Entintado: Dave Hunt, Karl Kesel, Bob Lewis.
Color:Carl Gafford.
Formato:Cartoné, 240 págs. A color.
Precio:23,00 euros.

 

Este primer tomo del Escuadrón Suicida de John Ostrander significa mucho para muchos aficionados al cómic de superhéroes. Su publicación está llamada a cerrar una herida que lleva demasiado abierta, pues desde su publicación por parte de Ediciones Zinco, en el cada vez más lejano 1989, no se había vuelto a recuperar este material.

Este tomo tiene un importante peso emocional, sin entrar siquiera en su importancia y calidad, sino por tener una historia asociada al aficionado que llevo dentro. La serie de Zinco llegó a las tiendas a finales de los años 80, justo un año después de haber empezado a leer comics de superhéroes de forma regular. Mi paga era tan corta como mi edad, doce años, por lo que mi cantidad de comics mensuales era muy limitada. Pero siendo justos he de reconocer que esta serie no la dejé pasar solo por cuestiones monetarias, sino porque su concepto, un grupo de villanos trabajando para el gobierno, y su dibujo, no fueron capaces de atraer al joven lector que empezaba a forjarse. La dejé pasar hasta que años más tarde, bastantes años más tarde, adquirí la colección completa de Zinco en un Salón del Cómic de Barcelona.

Que hoy se recupere este material es importante para el Escuadrón Suicida y para los aficionados, los de entonces y los de ahora, pues es una obra que reivindicar, descubrir e incluso redescubrir por su importancia dentro de la historia de DC Comics. Zinco publicó quince números, dos especiales y un número de la serie regular publicado dentro de la serie Millenium, así como un especial encartado dentro de la serie de la Patrulla Condenada, abarcando de esta forma hasta el número 26 USA. El primer tomo de ECC Ediciones arranca recopilando los primeros ocho números USA, así como el indispensable Secret Origins #14 (mayo 1987), punto de arranque de la serie regular del grupo presentado en la páginas de Legend.

El último número publicado por Zinco.

Anteriormente a esta reseña se ha hablado mucho del Escuadrón Suicida y con motivo del estreno de la película de David Ayer del mismo título, mis compañeros Pedro Monje y Jordi Molinari, desarrollaron un profundo artículo recorriendo toda la historia del grupo. Podéis leerlo aquí: Escuadrón Suicida

Una vez ya puestos en contexto toca hablar de la que para muchos es la mejor encarnación de grupo. Pero antes, preguntémonos algo: ¿Esto es así de forma cierta o, por el contrario, estamos frente a una obra de la que todo el mundo habla de forma idealizada, traicionados por la memoria? Veámoslo.

Como ya se ha comentado la puesta de largo del Escuadrón Suicida llegó con Legends. Allí se nos presentaba a la Fuerza X, comandada por una implacable Amanda Waller, una mujer de carácter intenso, para la cual el resultado lo es todo, sin importar el precio a pagar por ello. Con las cartas sobre la mesa el mes de mayo de 1987 arrancaba la serie regular en USA, en manos de un competente John Ostrander, acompañado en los lápices del eslabón débil de esta obra, Luke McDonnell.

John Ostrander (1949) es una persona afable y educada (impresión personal tras haberlo podido conocer en Avilés en el año 2000), que empezó en esto de escribir comics en el año 1983 para la editorial First Comics. Sus primeros trabajos, Warp, Starslayer, Dynamo Joe, llamaron la atención de DC (editorial donde ha desarrollado el grueso de su producción, aunque también ha trabajado en Marvel de forma exitosa) lo suficiente como para recibir el nada desdeñable encargo de escribir un evento con el que se daría el pistoletazo de salida a la renovada DC. Estamos hablando de Legends (1986).

Donde empezó todo.

El escritor aprovechó la oportunidad y junto a John Byrne (los dos Johns) desarrollaron una historia en la que podemos ponernos al día de cómo está el Nuevo Universo DC, presentando a la nueva Liga de la Justicia, a Wonder Woman, entre otros, y al ya citado Nuevo Escuadrón Suicida.

El Escuadrón Suicida no era un concepto nuevo, anteriormente hubo hasta tres encarnaciones previas (siendo una de ellas los denominados Héroes Olvidados) que se remontan hasta la segunda Guerra Mundial. Sin embargo, sí estábamos frente a una de las encarnaciones más atípicas. Sus miembros eran villanos, todos ellos encarcelados, a los que se les ofrecía conmutar parte de sus condenas si aceptaban participar en misiones suicidas para el gobierno de los Estados Unidos. Un grupo de seres con poderes, comandados en el campo por el Coronel Flagg, bajo el férreo control de Amanda Waller y autorizados por la administración Reagan. No podría haber mejor cóctel explosivo. Ostrander tenía los ingredientes para poder preparar un nutritivo guisado a base de caracterización, intensas aventuras, inestabilidad, política exterior y traiciones, con el que construir una etapa que se ha ganado muy justamente un lugar en la historia de DC y de los aficionados.

La clave del éxito de esta encarnación del Escuadrón Suicida se cimienta sobre todo en el magnífico trabajo que realiza Ostrander con los personajes. El escritor, consciente de lo que tiene entre manos, nos plantea la típica situación inicial con amenaza superhumana que requiere de la acción del Escuadrón. La excusa, un grupo terrorista formado por soldados con habilidades especiales que planea atentar contra suelo americano. El Escuadrón no espera que eso pueda pasar, sino que actúa y su primera misión se pone en marcha. Ostrander ya tiene el vehículo perfecto para empezar a colocar las piezas en su sitio e ir generando los conflictos internos que llegarán a ser marca de la casa. La serie asume un profundo tono oscuro, duro y frío. El equipo, si puede ser denominado de tal forma, se mueve por intereses propios, lo que añade a este conglomerado la variable por la que también va a ser conocido esta encarnación: la imprevisibilidad.

Todo arranca de forma previsible, pero los acontecimientos toman otros caminos, derivándose consecuencias que al lector le dejan claro que no está leyendo una serie al uso donde los buenos (si podemos sentir como buenos a estos personajes) siempre ganan. Ostrander usa una balanza virtual para ir jugando con el grupo. En un lado tenemos personajes cuya moralidad es más que cuestionable, mientras que en el otro posiciona a los que sin duda creen en lo que están haciendo. Un escenario bipolar que está predestinado a repelerse y al que cohesiona de forma intensa la imponente figura de Amanda Waller.

Waller es una de las grandes aportaciones a esta etapa. Una mujer de carácter forjado a base de tragedias personales, dura, sin miedo, con un objetivo al que no piensa renunciar por nada ni por nadie. Ostrander comienza a perfilar a esta mujer desde el primer momento de la serie, dejando claro que es la única capaz de gestionar el circo que ella misma está creando. Waller responde a una época, a un momento muy concreto de nuestra historia reciente, la Guerra Fría, poniendo cara a la paranoia instalada en el pueblo alrededor de la posible destrucción nuclear.

Waller haciendose entender.

El Escuadrón Suicida de Ostrander es una serie llena de grises. Grises que son su mejor cualidad, su forma de acercarse, de alguna forma, a la realidad, mientras vemos corretear por el mundo a un puñado de villanos trabajando para el Tío Sam. Su construcción como elemento político encubierto, la iteración entre los personajes, el desarrollo de tramas cada vez más elaboradas, su imprevisibilidad y su dinamismo, pues el grupo cambia de alineación constantemente (solo hay un núcleo estable al que se le añaden diferentes componentes en función de la misión a desempeñar) no dejan espacio para el aburrimiento.

El Escuadrón Suicida es una serie que aguanta perfectamente el paso del tiempo, gracias al excelente trabajo de Ostrander, que capta la esencia del planteamiento sin caer en los tópicos puntuales del momento en el que fue publicada. Gracias a eso El Escuadrón Suicida es una obra atemporal. No así su dibujo que queda en evidencia con el paso de los años. Ya en su día no mostraba estar muy a la altura, pero estos treinta años no hacen sino remarcar el escaso talento que mostraba Luke McDonnell. Su trazo es muy rígido e irregular, con poses poco naturales y una composición de página convencional y anodina, dejan claras sus deficiencias. Sin embargo, aquí no hay lucimientos personales del dibujante, ni falta que hace, siendo el principal valor de McDonnell el de poner todo a favor de la narrativa para que los guiones de Ostrander se luzcan. Y tal vez esto es lo que hace que hoy se pueda hablar de esta serie en estos términos. Un dibujante más capaz, o con más ego, tal vez hubiera maquillado los excelentes guiones de Ostrander, quedando todo más uniforme y por tanto menos llamativo. Puede que sea una de esas pocas veces en las que la descompensación dentro del equipo creativo le haya sentado bien a la serie.

Antes de las misiones… reunión de activos.

Ostrander supo construir un Escuadrón Suicida distinto, el de ahora está esclavizado por la versión cinematográfica, carente de personalidad y con el factor sorpresa castrado por imposiciones editoriales. La libertad de la que gozó Ostrander propició que este Escuadrón Suicida brillara con personalidad propia, alcanzara el éxito de crítica y nos permita hoy anhelar que este primer tomo de ECC tenga continuación cuanto antes.

  Edición original:Secret Origins núm. 14 USA, Suicide Squad núms. 1-8 USA. Edición nacional/ España:. Guión: John Ostrander. Dibujo: Luke McDonnell. Entintado: Dave Hunt, Karl Kesel, Bob Lewis. Color:Carl Gafford. Formato:Cartoné, 240 págs. A color. Precio:23,00 euros.   Este primer tomo del Escuadrón Suicida de John Ostrander significa mucho para…
Guion - 8.5
Dibujo - 6
Interés - 10

8.2

Atemporal.

Ostrander conjugó todos los elementos del cómic de superhéroes para lograr que los villanos resulten atractivos, en una serie impredecible, que se ha ganado su lugar entre los clásicos.

Vosotros puntuáis: 7.86 ( 11 votos)

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment

Se prohíben las injurias y calumnias a cualquier persona o colectivo -ya sea por razón de raza, sexo, orientación sexual u opinión política-, esto incluye los mensajes que fomenten el odio por alguna de las razones anteriormente citadas; o conduzca a desviaciones del tema propuesto (off topics). Del mismo modo, queda prohibido el spam, trolleo, uso masivo de mayúsculas y enlaces de descarga, además de todo tipo de contenido ilegal. Los comentarios con más de un enlace precisarán ser aprobados por los moderadores.

Si quieres, puedes usar un avatar.

Puedes utilizar la etiqueta de spoiler: [spoiler] TEXTO [/spoiler]
6 Comment threads
5 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
NippurHAPPYTigreHobbesMikiTheQuestion Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
manolin
Lector
manolin

Quizas sea apresurado decirlo en febrero, pero que diablos …para mi ya es la mejor reedicion de 2018!!!! Asi, tal cual. Yo en principio vi esta serie como un poco “seca” , iban a una mision , alguno moria, regresaban….los personajes eran duros, ariscos, toscos….caracteristicas acentuadas por el estilo de McDonell, asi que compre algun numero suelto, otros los ojeaba en la libreria o me los prestaba algun amigo….pero hacia la mitad de los numeros publicados aqui porZinco parece que Ostrander -muy primerizo entonces, hay que recordarlo- se empezo a soltar , y ya me engancho. Las interrrelaciones entre los personajes empezaron a ser mas fluidas, se introducieron subargumentos en paralelo a la trama principal – la identidad de Duquesa por ejemplo-, la alineacion del grupo, como sabiamente destacas, era cada vez mas dinamica y cambiante….todo ello contribuyo a hacer esta serie unica , combinando el “Dark and Gritty” mas actual entonces con las caracteristicas mas clasicas del genero. Aparte de los miembros mas o menos fijos -creo que solo Boomerang y Tigre de bronce estuvieron siempreahi – ylos que iban y venian a mi me llamo la atencion el papel cada vez mas relevante que tuvo el personalde la carcel – el alcaide, elcapellan, el psiquiatra, la informatica, – que daban uncontrapunto interesante a tanto exvillano empijamado. Tambien era magistral la forma en que Ostrander integraba en el grupo a personajes de stilos que en principio parecian muy distintos altono de la serie como Shade. A diferencia de otras series deZinco que la editorial corto cuando empezaban a degenerar -Infinity inc- la publicacion de E.S. se interrumpio en un momento dulce ,dejando varios cabos sueltos en el aire – la identidad del “tirador de tartas” o de la pirata informatica, autentica premonicion de los actuales Hackers- y en el que eldibujo a mi juicio empezo a mejorar – era aun McDonell pero entintado porKarl Kesel? o era un nuevo dibujante? era Grant Miehn?- , asi que me alegro que se recupere esta serie que para mi fue junto alAquamande Peter David – a ver si ahora que Momoa ha transformado de nuevo al semiatlante en un barbaro barbado se animan a reeditarlo tambien- fue una de las grandes lagunas de la politica de rediciones de Planeta.

gusgus
Lector
gusgus

Conseguir números Zinco en Argentina si no vivías en BsAs o Córdoba en los lejanos 90´s era toda una odisea. Recuerdo haber comprado de segunda mano un lote de comics en donde había un par de Legión de Superhéroes, Superman, Doom Patrol y Escuadrón Suicida. Específicamente hablando del Escuadrón, fue el número del origen secreto de Nightshade, y me encantó. Los que aún guarden aquellas ediciones sabrán que las ediciones Zinco de ciertas obras, entre ellas ésta, publicaban un número y medio, así que mucho en si del escuadrón no pude ver en principio. Pero fue una de esas series que rastree por todo el país, literalmente, junto con Legión de Superhéroes, Doom Patrol y Superman. Concuerdo que el guión de Ostrander es insuperable y ninguna de las encarnaciones posteriores ha logrado superar esta etapa. En cuanto al dibujo, siempre lo consideré adecuadísimo a la historia, ya que no era tan espectacular como otros dibujantes de la época pero, para mí, contribuía dádole un toque de realismo y “suciedad” que caía perfecto a las historias. En resumen, un excelente lanzamiento que espero llegue por estos lares (o tendré que agudizar mis dotes de rastreo nuevamente).

frankbanner49
Lector
frankbanner49

Yo solo espero que estos “testeos” de DC en forma de tomos únicos (por ahora) se traduzcan en reediciones completas. Quiero saber si lo de la JLA ,esto del Escuadrón, y el tomo de los titanes de Pérez, se concretan en algo más.

Miki
Lector
Miki

A ver, ECC no sé pero me da que prueba con el primer tomo y según ventas sigue o no, con el Escuadrón han sido muy conservadores porque en USA la reedición está a un tomo de acabarse si no recuerdo mal y la JLI/JLA/JLE estaba reeditándose pero se paró y ahora la vuelven a sacar en omnibus. Claro que en USA te sacan las cosas en tapa blanda, que quieras que no ayuda en las ventas por precio y espacio.
Yo deseo que estas obras sigan porque son esenciales y deberían estar disponibles pero a base de tapa dura…

TheQuestion
Lector
TheQuestion

Como me ocurre con otros tomos similares de ECC, me saben a poco. Teniendo en cuenta la extensión de la serie, se agradecería más ‘chicha’ por volumen.

TigreHobbes
Lector
TigreHobbes

Otra que compraré… cuando esté completa.

HAPPY
Lector
HAPPY

El problema está en que ECC saca el primer tomo y prueba a ver como va antes de comprometerse pero nosotros (yo el primero) no picamos hasta que la colección está completa o vemos que va en serio por miedo a quedarnos a medias, dando lugar a un círculo vicioso que nos perjudica a todos

Nippur
Lector
Nippur

Amo esta etapa de DC y me encanta el trabajo de Ostrander. Ojalá podamos leer toda su etapa en esta colección. A comprarla y apostar por la iniciativa de ECC