Entrevista a Vittorio Giardino

Vittorio Giardino nos confiesa que Max Fridman se parece a él; más ideológicamente que físicamente. También nos habla de sus influencias, de su último Jonas Fink y de sus numerosos proyectos

Por y
1
794

Vittorio Giardino: “Yo no experimento. Siempre que tengo que contar algo busco la forma más adecuada para hacerlo”.

Durante el pasado Saló del Cómic de Barcelona, los de Zona Negativa tuvimos el placer de poder entrevistar a uno de los maestros del cómic europeo, Vittorio Giardino, autor de obras como Max Fridman o Sam Pezzo. Persona de gran talento y de gran cultura que nos sorprendió por su amabilidad y trato cercano. Gracias a Norma Editorial y Ficomic pudimos realizarle una breve entrevista que compartimos con la flamante ganadora del Gran Premio del Saló, la autora Laura Pérez Vernetti, amiga de Giardino. Esta primera charla nos dejó con ganas de más y por casualidades del destino y azar salonero, tuvimos una segunda oportunidad que nos permitió disfrutar largo y tendido de las vivencias y la experiencia de este maestro del noveno arte. Un auténtico gentiluomo del fumetto.

Vittorio Giardino
Vittorio Giardino y Laura Pérez Vernetti

El autor

Nacido en Bolonia el 24 de diciembre de 1946, tras licenciarse como ingeniero electrónico y trabajar nueve años en esta profesión, la abandona para consagrarse al cómic. En 1978 aparecen sus primeras historietas, recogidas bajo el título genérico de Storie da dimenticare en el semanario La città futura. En 1979 pasa a la revista Il mago, donde crea su primer personaje de importancia, el investigador privado Sam Pezzo, que más tarde se trasladará a las páginas de Orient Express. Para dicha publicación, Giardino crea en 1982 otro personaje detectivesco: el ex-agente del servicio secreto francés Max Fridman. Su primera aventura, Rapsodia húngara, supondrá para su autor la consagración internacional, y quedará superada en las siguientes entregas: La puerta de Oriente y ¡No pasarán!, esta última ambientada en la Guerra Civil española. En 1983 cambia de registro con Little Ego, revisión del Little Nemo de Winsor McCay en clave erótica. Giardino ha recibido numerosos premios por su carrera, incluyendo el Yellow Kid del Salón de Lucca en 1982, el Alfred del Salón de Angoulème, y el Premio Harvey concedido en la San Diego Comic Con.

Entrevista a Vittorio Giardino

Primera parte:

Zona Negativa: ¿Cómo empezó en el mundo de los cómics Vittorio Giardino, como lector y también como autor?

Vittorio Giardino: Yo empecé a leer comics cuando era así… (Señala con la mano una altura de un metro, metro y medio)… cuando era niño. Y aún ahora sigo haciéndolo, nunca se acaba. Y lo hago con gran pasión, pero nunca pensaba que los cómics podrían convertirse en una profesión, porque yo amo demasiado este medio y el trabajo es por definición una cosa dura, aburrida, no es algo divertido; entonces yo me convertí en ingeniero. Pero al cabo de un tiempo me di cuenta de que pasaba la mayor parte del tiempo trabajando y pensé: porqué no puedo pasármelo bien también trabajando y me propuse dejar la ingeniería y dedicarme a los comics.

ZN: ¿Qué autores y que obras leía en aquella época?

VG: Cuando yo era niño, siempre; El Pato Donald y Mickey Mouse. Después descubrí quién era el auténtico autor de los cómics de El Pato Donald que yo amaba; era Carl Barks y los de Mickey (Mouse) que era Floyd Gottfredson, grandes, grandes creadores que aún ahora siguen siendo muy importantes. Cuando ya era ingeniero yo descubrí a Hugo Pratt con Corto Maltés y su Balada del mar salado que fue para muchos una nueva dimensión en el cómic, realmente. Luego cuando ya era profesional de los cómics, he tenido siempre una gran admiración – ¡cuidado! si tengo que hacer una lista de gente a la que admiro, sería larguísima – pero mi gran, gran, gran admiración es para Moebius. No tanto a Jean Giraud, que es un dibujante excelente… Pero Moebius ha inventado un universo que no sólo existe en la historieta, también en el cine y en todas partes.

Donald Duck de Carl Barks. Una de las primeras influencias de Giardino

ZN: Pasemos a Jonas Fink, cuyo 4º álbum presenta en este Salón. Lo primero que notamos en general en esta obra es que existe un cambio de atmósfera, es una ambientación más colorista, menos gris y opresiva, más primaveral ¿Tiene que ver con la trama? ¿Es intencionado?

VG: Es curioso porque es un aspecto en el que no había reflexionado pero que me parece que es cierto. Pero en un primer momento tengo que decir que es algo obligado, porque el momento álgido de la historia es cuando se produce la invasión rusa que sucedió en agosto por lo que tenía que situarlo todo en verano. Pero es verdad que yo he construido esta historia con un ritmo progresivo que empieza muy lento, con los personajes en vacaciones y también empieza como lo hizo el primer álbum, como lo hizo el libro de la infancia y esto lo hice a propósito. Poco a poco todo se complica y se acelera y cada vez se vuelve más dramático… Quizás aquí en España ustedes no lo saben pero por aquella época en Italia, en el 1969, se produjo el primer atentado con explosivos en un banco, en el Banco Nacional de Agricultura y rápidamente fueron arrestados varios anarquistas. Uno de ellos, un veterano del movimiento anarquista fue llevado a la jefatura donde, no se sabe cómo, cayó de un tercer piso. Es un episodio trágico que está muy presente en Italia – se refiere a la muerte de Guiuseppe Pinelli en 1969 mientras era interrogado por la policía italiana. Un caso que inspiró también la obra Muerte accidental de un anarquista (1970) del dramaturgo Darío Fo – y todo el ritmo de mi historia se va acelerando hasta llegar a un momento donde estalla la tragedia. Y también como está ambientado en primavera y en verano los personajes llevan ropa ligera, el ambiente es más alegre y todo va en progresión.

ZN: Si le parece, hablemos de la serie de Max Fridman. En concreto sobre la trilogía española. ¿Qué le atrajo de aquella época? ¿Por qué se interesó en aquel conflicto y en la república española? Y le dedicó además una obra tan extensa…

VG: Es curioso que ustedes, siendo españoles, me hagan esta pregunta. Por fortuna la Guerra Civil española es conocida en todo el mundo, no a fondo, pero es muy conocida. Y gran parte del mérito de esta difusión corresponde a los escritores, de los muchos escritores que han escrito sobre sus propias experiencias en el conflicto. Seguramente es una de las guerras donde más escritores han participado en la lucha. Fue una guerra con más escritores que otras guerras…

ZN: Hugo Pratt decía que fue la última guerra romántica.

VG: Si, pero también fue claramente la primera guerra política. Porque la I Guerra Mundial fue un conflicto entre naciones, entre países. En cambio, en España se produjo uno de los primeros enfrentamientos entre la izquierda y la derecha. Como pasa en la actualidad, por lo que siempre me ha interesado muchísimo este conflicto. Y aunque creo que no podré hacerlo, me quedan muchas historias que contar sobre la Guerra Civil española. Si pudiera vivir 200 años creo que podría realizar esta cuarta historia…

Desgraciadamente se nos acaban los poco más de diez minutos que teníamos asignados para esta entrevista y Giardino debe dirigirse a la sala de actos a ver el estreno mundial del documental dedicado a su vida y obra titulado Le Circostanze. I romanzi disegnati di Vittorio Giardino producido y dirigido por Lorenzo Cioffi. El autor de Vacaciones fatales nos confiesa que no lo ha visto y que le hace mucha ilusión verlo.

Segunda parte:

Unas tres horas más tarde, en la zona de prensa vuelve aparecer el sr. Giardino con otra acompañante y tras instalarse y descansar un poco se dirige hacia nosotros y nos propone:

VG: Me parece que se les quedaron algunas preguntas en el tintero. Se ha anulado la charla que tenía programada ¿Les apetece que sigamos con la entrevista? Tengo algo más de media hora para ustedes…

Evidentemente aceptamos agradecidos y entusiasmados, y así empieza la segunda parte de esta apasionante entrevista con el creador de Sam Pezzo.

ZN: Como decíamos, hemos acabado la entrevista porque usted tenía que irse a ver el documental dedicado a su carrera ¿Qué le ha parecido?

VG: Para este documental hemos encontrado unas tomas originales, aquí en Barcelona, filmaciones inéditas de la invasión rusa de Praga hechas durante el año 1968. Las hemos encontrado en el Memorial Democràtic, porque el padre de Plàcid García-Planas, presidente del Memorial, se encontraba aquel verano en Praga por cuestiones laborales, era además un gran aficionado al cine amateur y llevaba una cámara de 16mm. Cuando empezó la invasión bajó a la calle y filmó todo lo que pasó. Nosotros en su momento acudimos al Memorial Democràtic para buscar imágenes de la Guerra Civil española para este documental y a parte de lo que buscábamos encontramos también las de la invasión de Praga y Plàcid (García-Planas) ha sido tan generoso que nos cedió parte de las imágenes de aquel episodio. Y son increíblemente buenas, hemos tenido mucha suerte en este caso.

ZN: Respecto a Sam Pezzo, es su primera serie y además usted fue un pionero a la hora de situar el género negro en un entorno europeo y no norteamericano ¿Fue algo premeditado, era un reto que asumió conscientemente o fue por necesidades algo más prácticas – documentación, facilidad de enfocar las tramas… – algo más inconsciente?

VG: Efectivamente Sam Pezzo era una serie de género negro y las dos novedades que incluí fueron que se situaba en una ciudad italiana – Bolonia – en vez de Nueva York o lo de siempre. La segunda novedad es que habitualmente en la tradición clásica de la novela negra, desde Dashiell Hammett u otros, el detective se encuentra con mujeres jóvenes y bellísimas que cuando le dicen que lo aman, él suele rechazarlas. Esto era lo normal en la serie negra clásica, en cambio en Sam Pezzo era el detective el que se declaraba a las mujeres con las que compartía los casos y ellas solían rechazarlo. No tenía mucha suerte en este aspecto porque es un poco lo que me pasaba a mí. Es mi experiencia.

ZN: Además tiene un aspecto desmitificador. Sus casos son muy cotidianos, poco espectaculares. Llega a trabajar cobrando deudas…

VG: El detective Sam Pezzo vive, trabaja en casos pequeños. Concretamente en una historia titulada Merry Christmas! se encarga de vigilar los robos en unos grandes almacenes, es una especie de encargado de seguridad de una tienda, pero lo deja pronto porque no le gusta el trabajo. Esta historia es de principios de los 80 y es una historia sencilla pero que me enorgullece puesto que en esta época no era muy habitual tratar el tema de la inmigración clandestina como lo hice yo. Traté sobre el tráfico de emigrantes africanos y de las mafias que los explotan y el final de la historia – que se puede contar tranquilamente puesto que no es lo importante de la trama – podemos ver como Sam Pezzo ayuda a desmantelar a una red clandestina de tráfico de personas, pero una joven africana bellísima le cuestiona la utilidad de arrestar a los cabecillas de esta mafia ya que este tipo de redes son la única tabla de salvación de la gente desesperada. Y esto está pasando ahora mismo y aumentado exponencialmente. Porque es muy fácil opinar que no se quieren inmigrantes en tu país, pero es muy difícil evitarlo sin dañar a personas que se encuentran en condiciones extremas. Este problema, además, está condicionando toda la agenda política de Europa, de España y de Italia, por supuesto, y no existe nadie con el suficiente coraje para decir públicamente que lo que se debe hacer es organizar la entrada de inmigrantes y no negar esta entrada. Decir esto, que es muy necesario, no da votos al contrario se pierden votos diciendo esto.

Sam Pezzo. Merry Christmas! página final

Es increíble que, si quiero ir a hacer el turista a Argelia desde Barcelona por ejemplo, el billete de avión me puede costar unos 100€ o incluso menos y en cambio si desde allí un emigrante trata de venir a Barcelona seguramente tendrá que pagar unos 1000 o 2000€ o más para hacerlo en un viaje que además es extremadamente peligroso… Pero dejemos estas disquisiciones políticas porque estamos aquí para hablar de cómics. Aunque la historieta es política, sobre todo.

ZN: Aunque en Zona Negativa no solemos hacerlo, creemos que puede ser interesante para nuestros lectores la opinión de Vittorio Giardino sobre la actualidad catalana y española, porque ha sido siempre una persona que se documenta exhaustivamente acerca de lo que escribe y dibuja, entre otras cosas la Guerra Civil española, porque esta historia transcurre en gran parte en Barcelona y que además Giardino es alguien extremadamente culto ¿Sigue esta actualidad desde Italia? ¿Tiene una opinión sobre este conflicto? O simplemente no le interesa…

VG: La verdad es que no conozco con mucho detalle la situación. Pero mi sentimiento, mi opinión general es esta; a mí no me gustan las fronteras, ni las viejas ni las nuevas aun por crear. Cualquier ideología que proponga una nueva frontera no me gusta. Esto es lo que opino, repito sin conocer profundamente el tema. Pero la idea de que para luchar contra Rajoy se tenga que crear una nueva frontera no me convence en absoluto.
Y para rematarlo le diría que Max Fridman piensa como yo. Mucha gente me dice que Fridman se me parece físicamente, pero yo os puedo asegurar que sus ideas son mucho más parecidas a las mías que su físico.

Max Fridman
¿Max Giardino o Vittorio Fridman?

ZN: ¿Qué le llevó a hacer una obra tan diferente al resto de su producción como es Little Ego?

VG: (Risas) Como lo diría… Uno no solo vive del espíritu… La carne también es muy gratificante. (Muchas más risas) A mi me gusta mucho dibujar mujeres hermosas. Siempre me ha gustado. Con Little Ego he querido hacerle un homenaje a Little Nemo que está presente en el cartel de esta edición del Salón, una obra del grande, grande Winsor McCay. Por otra parte, quería divertirme dibujando a las mujeres y he querido añadirle a la serie un poco de erotismo, soft, sin exagerar nunca. Porque creo que mi amigo Milo Manara hace cosas absolutamente exageradas en este aspecto, pero él dice que las ventas de El Clic son extraordinarias. Puede haber hecho cómics colaborando con Federico Fellini o Hugo Pratt, pero las ventas de El Clic son una cosa completamente diferente. Yo no quiero hacer este tipo de cómics, no lo quise hacer en el pasado y no quiero hacerlo ahora. Pero por otra parte, es un divertimento y también un descanso. Porque con Little Ego no necesito documentarme a fondo. El trabajo de investigación para un álbum de Jonas Fink o Max Fridman dura normalmente más de un año. Por lo que después de publicar este último álbum de Jonas Fink no me importaría en trabajar en una segunda parte de Little Ego porque sería mucho más sencillo. (Risas) Pero mi mujer me dice que ahora no es el momento de hacer otro libro así, que soy demasiado viejo. Que no es decoroso. (Más risas)

ZN: ¿Qué le interesa del cómic actual?

VG: Pues por ejemplo lo que hace Laura Pérez Vernetti – ganadora del gran premio del Salón – o lo que hace (Miguelanxo) Prado o mi amigo Paco Roca. Lo que hacen Jaime Martín o Max que son extraordinarios, pero me gustan un poco menos, seguramente porque soy un poco demasiado mayor para apreciarlo… y porque a mi me interesa mucho, yo soy partidario del fumetto que cuenta historias, aunque sea de una forma original o con un dibujo diferente al mío, pero siempre el que cuenta algo. Me interesa menos e incluso a veces no lo considero fumetto, si no otra cosa, el cómic que es solo bello pero que no cuenta nada.
Hay un tipo de cómic que usa tanto las imágenes como las palabras para explicar una historia, este tipo de cómic es el mío pero no sólo el mío. Hay mucha gente que lo ha hecho y sigue haciéndolo. Es el tradicional. Hay otra forma de hacer cómic que trata de hacer imágenes muy hermosas, muy sugerentes, pero no hay una historia detrás. Yo pertenezco al primer tipo de cómic y seguramente mis imágenes son algo menos hermosas de lo que podrían ser porque intento que sean útiles para explicar una historia. Para poner un ejemplo de la otra escuela podríamos hablar de mi amigo Lorenzo Mattotti (autor de Fuegos) que hace páginas espectaculares, casi tan hermosas como un cuadro, pero sus historias son algo flojas. Él mismo dice que es más ilustrador de dibujante de cómics.

ZN: Pero buscando la polémica, usted nos ha dicho esta mañana que prefiere a Moebius antes que a Jean Giraud. Y a Moebius le han acusado a menudo de no tener guion en sus trabajos…

VG: No, no, no. Moebius decía que, por ejemplo, El Garaje Hermético lo planteaba sin historia previa, que quería dibujar lo que se le ocurriera en aquel momento pero curiosamente al segundo o tercer capítulo ya adoptaba una estructura de relato clásico. Le salía inconscientemente. Moebius tiene una obra maestra antes que Arzach que se titula The Long Tomorrow. El guion no es exactamente suyo, pero es un cómic de Moebius al 100%. Es extraordinario porque es una historia de ciencia ficción como nunca se había visto antes, con decorados sucios, sin capas, ni palacios suntuosos. Es una historia donde conviven casas lujosas y calles absolutamente degradadas y es además un relato de género negro. No se había visto nunca una obra así anteriormente. Además, con solo 16 páginas. No solo Sam Pezzo viene de allí, también Max Fridman. Era absolutamente fabuloso, extraordinario…

The long tomorrow pag 07 de O’Bannon y Moebius

ZN: Para ir acabando ¿Qué proyectos tiene Vittorio Giardino?

VG: Pues como os he dicho, hacer una segunda parte de Little Ego (risas) No, seguramente no. Ahora en serio. Seguramente lo que toca es hacer un nuevo álbum de Max Fridman. Estoy ya pensando y escribiendo el próximo Fridman, pero… no se si puedo decirlo. No se lo he dicho ni a mi editor esto… El problema es que me falta tiempo porque estoy con la promoción del último libro y otras cosas diferentes. Y estoy pensando en un proyecto muy peligroso. Porque estoy pensando en hacer un álbum de Fridman que no será ni una novela, tampoco será un cómic, ni un libro ilustrado. Será todo esto al mismo tiempo. Una parte será como una novela, otra parte un cómic tradicional y otra parecido a un libro ilustrado. No se lo he explicado aún a mi editor y no sé si me lo publicará, pero lo voy a hacer igualmente. Porque yo soy un autor privilegiado que nunca firma un contrato hasta que ha acabado de dibujar la última viñeta y por esto soy libre de hacer lo que quiera y de la manera que quiera.

ZN: ¿Y esta estructura es porque la historia lo pide o por el deseo de experimentar?

VG: No. para experimentar no. Lo que pasa es que soy una persona mayor. Tengo muchas cosas para explicar y pienso que no tengo tiempo para contarlas todas. Será un libro de historias cortas, un libro fragmentado. Para poder explicar todo lo que tengo dentro.

ZN: Entonces en el fondo vuelve a ser la historia que le lleva a esta estructura y no el deseo de experimentar…

VG: Aún a riesgo de ser presuntuoso les diré que, como Picasso, yo no experimento, yo no busco; yo encuentro. Yo no experimento por el simple hecho de experimentar, yo quiero contar algo concreto e intento encontrar la mejor manera de explicarlo. Lo de menos es el estilo. Yo siempre que tengo que contar algo busco la forma más adecuada para hacerlo. Y ni siquiera cuando era joven me planteé la cuestión del estilo. Con que estilo dibujaré. A mi se me ha catalogado dentro de la línea clara, pero yo no estoy dentro de esta escuela de la línea clara. Yo quiero explicar una historia que está ambientada en una determinada época y uso todo lo necesario para explicarla lo mejor posible. Punto. Por ejemplo, asistí en Les Drassanes de Barcelona hace algún tiempo a una exposición de carteles propagandísticos republicanos de la Guerra Civil española. Bellísimos, con unos colores violentos, estridentes… Por eso cuando me planteé el dibujo de ¡No Pasaran! nunca lo imaginé en blanco y negro si no siempre en color. Por que si quería incluir estos carteles, que los quería incluir por supuesto, el dibujo tenía que ser en color. Nunca en blanco y negro.

Max Fridman ¡No pasarán! vol1 Por las calles de Barcelona

Yo intento hacer las cosas así. Aunque, antes en Italia, se decía que si quieres ser escritor y no lo consigues o si quieres ser pintor y no sabes pintar, entonces tienes que dedicarte al fumetto. Pero esto no es verdad, nunca ha sido verdad.

ZN: Señor Giardino ha sido un autentico privilegio y un auténtico placer pasar este rato con usted. Estoy seguro de que nuestros lectores se lo agradecerán.

VG: Muchas gracias a ustedes.

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Miki Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Miki
Lector
Miki

Uno de los mejores historietistas vivos, empecé a leerle tarde (con el primer álbum de No Pasarán) pero me entusiasmó desde el primer momento y debería ser más conocido.
Muchas felicitaciones a los entrevistadores, gran entrevista para un grande del fumetto.