El día de Julio

Por
1
1086
 
julio_portada

Edición nacional/ España: La Cúpula Ediciones
Dibujo: Beto Hernandez
Formato: Rústica son solapas. 116 páginas. B/N
Precio: 12€

 

El concepto de Realismo Mágico siempre ha sido difícil de definir. Un vistazo a la Wikipedia nos dice que este movimiento que ya se considera puramente literario consiste en mostrar cosas extraordinarias como cotidianas. El concepto es bastante más complejo, y con exponentes latinoamericanos tan influyentes como Gabriel García Márquez, Alejo Carpentier o Miguel Ángel Asturias, es normal que se atribuya este género a los países hispanohablantes de Latinoamérica, cuando en realidad es un movimiento que abarca todo tipo de artes. En su artículo «On Magic Realism in Film» Fredric Jameson hace un breve recorrido por todas las definiciones que ha tenido el término y discute hasta qué punto se distingue de un mero relato fantástico o del surrealismo. Jameson relaciona el Realismo Mágico con el concepto de Carpentier de surrealismo, cuyo énfasis recae en «cierta transfiguración poética del mundo externo en sí: no tanto una narrativa fantástica sino una metamorfosis en la percepción y en la cosa percibida» (Jameson 301). Cuando la obra de Gabriel García Márquez aparece es cuando el término se mira desde una «perspectiva antropológica» en el que el mundo del campo y los poblados pequeños acaban derivando en mitos tribales (302).

Con esto en mente, es imposible obviar la vinculación y la influencia de Cien años de soledad en El día de Julio, dos obras ancladas en este realismo mágico en el que cualquier cosa puede pasar y cuyos efectos se asumirán como algo que estaba destinado a pasar en un mundo rural y casi desligado de la realidad contemporanea. El día de Julio es la crónica de la vida de Julio, desde su nacimiento hasta su muerte, y todos los eventos familiares que suceden a su alrededor. Tal y como comenta Gerardo Vilches en su reseña de la obra, Julio nunca será el centro de atención y todo girará a su alrededor sin un momento de pausa hasta que le llega la hora. El verdadero protagonista, al igual que en la obra de Márquez, es la familia y el pueblo, que van cambiando según pasan los años, y a cuya evolución va acompañada de la de Julio, un hombre cuyas arrugas y envejecimiento nos hace recordar el inevitable paso del tiempo, siendo este el tema central de la obra: el tiempo y sus consecuencias. La obra en ningún momento nos da un año numérico como referencia, ni los personajes lo nombran: son las guerras las que nos hacen ver el avance del siglo: la Primera Guerra Mundial, la segunda, Vietnam, etc.

page 21

Y es esa capacidad magistral de plasmar en cien páginas cien años de historia familiar lo que hace esta obra tan buena: la muerte de muchos y el nacimiento de otros, la vida retratada en toda su miseria y también en su esplendor. Da la sensación de que Beto Hernández es pesimista, y parece caer en cierto fatalismo mostrando a todos y cada uno de los familiares bajo las más horribles desdichas y envejeciendo y engordando y volviéndose cada vez más feos. El contacto con la muerte y su presencia durante todas las páginas es constante, pero no parece Beto tan interesado en ese momento en el que dejamos de existir como en el momento que nos ha hecho lo que somos y nos ha marcado para toda la vida: la hermana de Julio que pierde a su marido y padre en una tormenta de barro y de cuyo trauma no acaba por recuperarse; los aparentes abusos a niños por parte de Juan, el tío de Julio; o la más que obvia homosexualidad reprimida de Julio y que nunca llega a manifestarse.

Pero este pesimismo, al final, no se me antoja tanto como tal sino como una manera de aceptar que la vida es dura y más en ciertas condiciones. Y vemos sobre todo en su último descendiente un rayo de esperanza en un personaje personaje que entiende a Julio mejor que nadie, que puede interpretarse como un nuevo Julio pero renacido y con las oportunidades que este no pudo tener. El cómic cierra su estructura circular de la misma manera con la que empieza: con Julio en la cama abrazado a su madre. Y de esta manera se cierra su historia pero no la de la familia. La estructura circular, en su esencia básica, postula que todo lo que nace acaba muriendo para volver a nacer, y es muy obvio que este renacer en un familiar más joven es el cierre del círculo, un círculo que volverá inevitablemente a su punto de partida.

Beto Hernández demuestra con esta obra estar a la altura de los más grandes, de ser capaz, con maestría narrativa a base de elipsis, poder contar una historia que habla de la vida, la muerte, el amor y todo lo que supone la esencia del ser humano. Una obra maestra.

  Edición nacional/ España: La Cúpula Ediciones Dibujo: Beto Hernandez Formato: Rústica son solapas. 116 páginas. B/N Precio: 12€   El concepto de Realismo Mágico siempre ha sido difícil de definir. Un vistazo a la Wikipedia nos dice que este movimiento que ya se considera puramente literario consiste en mostrar…
Narrativa - 9.5
Historia - 9
Interés - 9

9.2

Una obra maestra. Beto Hernandez vuelve a la carga con una crónica familiar sobre la vida y la muerte y el paso del tiempo.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Javier Agrafojo
9 mayo, 2016 0:37

Una maravilla. Lo recomiendo a todo el mundo.