Celestia, de Manuele Fior

Reseña de Celestia la obra de ciencia-ficción en la que Manuele Fior reflexiona sobre la evolución que le espera a la raza humana y sobre la actualidad. Edita Salamandra Graphic.

Por
0
819

Portada Celestia Manuele Fior

Edición original: Celestia ITA (Oblomov edizioni, 2021)
Edición nacional/España: Celestia (,Salamandra Graphic, 2021)
Guion: Manuele Fior
Dibujo: Manuele Fior
Traducción: Mercedes Regina López Muñoz
Realización técnica: Sergi Puyol
Formato: Rústica. 272 páginas. 25€

Distopía veneciana.

«El niño es el que me guía.»

Salamandra Graphic acaba de publicar en un solo volumen los dos tomos que componen Celestia, el último trabajo del italiano Manuele Fior (Cesena, 1975), un autor al que le dedicamos un dossier en la entrega de junio de este año de Más allá de la Galía, nuestra sección mensual dedicada al cómic europeo que podéis leer aquí. En esta obra se nos presenta un futuro en el que la Tierra está en ruinas tras sufrir una misteriosa gran invasión que ha diezmado a la población que se ha tenido que refugiar en enclaves como Celestia, una isla llena de monumentales edificios de piedras llenos de historia que se asemeja a Venecia, algo que no es casual ya que se trata de la ciudad en la que residió varios años el autor italiano y que al igual que la isla de la obra sirvió de refugio durante las invasiones bárbaras en su momento. En la ciudad conviven peligrosos criminales y marginados sociales, junto a un grupo de jóvenes con poderes telepáticos que representan la esperanza de los gobernantes de la ciudad, creando un gueto cerrado y bastante viciado. Los años de aislamiento de la ciudad han provocado que no sepan nada de lo que pasa fuera de sus fronteras, pero Dora y Pierrot, los protagonistas de la historia, deben emprender un viaje más allá de los límites de la ciudad en busca de la libertad que les falta en la isla. Una odisea que les hará descubrir que el mundo exterior no se ha quedada parado como sucede con Celestia, sino que está evolucionando para afrontar el futuro.


Portadas de los dos tomos individuales editados en Italia.

Como sucede en alguna de sus anteriores obras, Manuele Fior no ha trabajado con un guion cerrado, si no que ha ido improvisando sobre la marcha, algo que provoca que la historia parezca avanzar a tirones, al igual que sucedía con algunas de las historias creadas para ser serializadas en revistas, lo mismo que sucede con el final que deja abierto a posibles continuaciones. Pero pese a esa sensación de improvisación se puede apreciar que el autor italiano tiene muy claro el mensaje que quiere transmitir en todo momento.

Celestia es una obra sugerente y evocadora, llena de poesía, no solo visual también en los poemas que recita Pierrot. Unos versos que tienen la misma carga simbólica y capacidad de síntesis que las imágenes de los cómics y que, mezclados con los abundantes silencios, el ritmo sosegado de la historia que es roto por algunas escenas muy violentas, terminan por configurar una especie de fábula distópica que reflexiona sobre el futuro que le espera a la humanidad y la manera en la que seguirá evolucionando la especie. Pese a desarrollarse en un fututo lejano, nos nuestra una humanidad que se enfrenta a problemas similares a los que afrontamos en la actualidad, al igual que siempre ocurre en las obras de ciencia-ficción más interesantes. En la novela gráfica vemos como los años que Celestia ha pasado aislada del mundo en busca de una presunta seguridad no han conseguido crear una sociedad mejor, más bien al contrario, el mundo exterior ha evolucionado mucho más rápido y mejor que ellos. Las sociedades mejoran mucho más cuanto más abiertas son a las diferentes culturas y admiten personas de todas las procedencias, una lección que nos ha enseñado muchas veces la historia, pero que algunos, por unos intereses mezquinos y bastardos, se empeñan en negar para tratar de crear sociedades cerradas y endogámicas que son inevitablemente más pobres culturalmente, rancias y reaccionarias. Además, la obra también nos advierte sobre el terrible futuro que le espera a la tierra si no se actúa con urgencia para tratar de la paliar las consecuencias del cambio climático.

Sin embargo, pese a retratar un futuro complicado la obra encierra un mensaje de ilusión y optimismo, no solo por los bellísimos y luminosos escenarios que idea Manuele Fior, sino también por la esperanza que transmite en que los más jóvenes seran capaces de solucionar los problemas del viejo mundo para construir un mundo futuro mejor que les pertenece y en el que deben ser los principales protagonistas.

Leer Celestia equivale a pasear por las calles de una Venecia paralela, gracias al fantástico trabajo que el autor italiano hace creando unos edificios, dentro y fuera de la isla, similares a los actuales, pero que nos resulta reales e irreales al mismo tiempo. Algo a lo que contribuyen de manera decisiva los diseños de vestuario de los personajes extraídos directamente de La comedia del Arte, lo que también sirve para darle un toque de teatralidad que potencia todavía más el carácter de fábula de la historia. En el apartado gráfico, además de los diseños, también hay que destacar el magnífico sentido del ritmo de la obra, que sabe cuándo debe acelerarse y cuando pausarse, además de un gran dominio de los silencios permitiendo que las imágenes hablen por sí mismas.

Salamandra Graphic ha recopilado en un volumen con la calidad que acostumbran los dos tomos que edito Oblomov Edizioni, manteniendo las mismas dimensiones, aunque la edición italiana del integral era en tapa dura, pero diez euros más cara.

Celestia supone la consolidación de Fior como uno de los grandes autores del nuevo fumetti de autor que ha resurgido en los últimos años gracias a autores como Gipi, Igort, Teresa Radice, Stefano Turconi o Flavia Biondi, que han tomado el testigo de los autores que aparecieron en la segunda mitad del siglo pasado y nos regalaron algunas de las mejores páginas que ha dado el medio. A día de hoy no resulta para nada extraño mencionar a alguno de esta nueva hornada de autores entre los Toppi, Battaglia, Pratt, De Lucca, Pazienza etc., porque al igual que ellos aúpan al medio a unas altísimas cotas de calidad, gracias a una mezcla de talento, personalidad y valentía que los llevan a tomar riesgos para no ofrecer las mismas fórmulas de siempre.

Lo mejor

• La acertada reflexión que propone Fior
• Lo bien medidos que están los silencios.
• Los bellos escenarios que vemos en las páginas de la obra.

Lo peor

• La historia a ratos parece avanzar a tirones.

Edición original: Celestia ITA (Oblomov edizioni, 2021) Edición nacional/España: Celestia (,Salamandra Graphic, 2021) Guion: Manuele Fior Dibujo: Manuele Fior Traducción: Mercedes Regina López Muñoz Realización técnica: Sergi Puyol Formato: Rústica. 272 páginas. 25€ Distopía veneciana. "El niño es el que me guía." Salamandra Graphic acaba de publicar en un solo…
Guión - 8.5
Dibujo - 9
Interés - 9.5

9

¡Fantástica!

Fior firma una obra evocadora y lo más sugerente con unas acuarelas bellísimas que nos invita a pensar en los desafíos futuros de la humanidad.

Vosotros puntuáis: 7.26 ( 4 votos)
Artículo anteriorReseñas DC USA – DC vs Vampires #1
Artículo siguienteJoe Hill: Integral Novela Gráfica
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments