Batwoman: Hidrología

Por
30
1107

La nueva serie de Batwoman, a cargo de JH Williams III, ya está a la venta en España. ¿Qué ofrece al lector?

Dadme algo diferente

 

Contiene: Batwoman #0-5
Guión: JH Williams III y W. Haden Blackman
Dibujo: JH Williams III
Formato: Rústica, 144 páginas.
Precio: 13,95€

 

¿Qué le pido a una nueva colección? Calidad, por supuesto. O al menos sacar de ella cierto entretenimiento… pero eso es algo común a todas, ya sean nuevas o viejas. A una nueva le pido que me sorprenda, que me proporcione algo diferente. Si por ejemplo quiero leer las aventuras de Batman, tengo media docena de series del personaje, cada una con un enfoque distinto —en teoría— y un equipo creativo diferente, que a su vez aporta su propia perspectiva del personaje, un estilo, etc. Sacar una nueva colección regular en la que el personaje es un calco de uno ya existente, las historias que se narran están disponibles en muchas otras series y la frescura brilla por su ausencia hace que el Dios de las Cancelaciones sonría satisfecho mientras aguarda su próximo sacrificio.

Así que si una editorial va a tomarse la molestia de crear una nueva cabecera, lo lógico es que se escoja a un equipo creativo capaz de hacer algo novedoso o de garantizar una calidad que justifique la compra del cómic, además de otorgarle un rumbo y, ¿por qué no?, un papel dentro del relanzamiento. Por ejemplo, Animal Man y La Cosa del Pantano aportan terror, Action Comics o Aquaman ofrecen nuevas perspectivas de personajes viejos y Liga de la Justicia narra aventuras superheroicas al uso. ¿Ha conseguido el equipo creativo hacer que esta colección suponga algo distinto? Sí, definitivamente. Batwoman es una colección diferente al resto: tanto la protagonista como la atmósfera son lo bastante novedosas como para hacer que la serie tenga su propia valía y el magistral dibujo —hablaremos de ello a fondo, como lo merece— la hace ascender desde lo “bueno” a lo “muy recomendable”. Vamos a ver qué tiene que aportar esta dama escarlata al panorama.

Batwoman y su mundo

La historia cumple sin grandes pretensiones. Teniendo en cuenta lo innovador que resulta el dibujo en numerosas ocasiones, puede sorprender que la historia tenga unas expectativas tan humildes. Quizá el autor no quería abrumar a lectores nuevos con una historia excesivamente compleja, que por pecar de ambiciosa descarrilase hasta llevarse a la colección por delante. O quizá quería presentar a Batwoman como personaje primero y elaborar una trama compleja después. Después de todo, se trata de un arco en el que se ha de describir al personaje más allá de la introducción que se lleva a cabo en el número cero, establecer claramente cuáles son las diferencias con respecto a Batman —no solo en cuanto a cómo es cada héroe, sino en lo que se refiere a la atmósfera, los secundarios, su modo de interactuar con el mundo que le rodea; todo, en definitiva—, el tono de la aventura y la atmósfera. ¿Que entre todos esos elementos cabe una historia completa, capaz de enganchar desde la primera página? Pues sí. Pero es algo que no está al alcance de todos los guionistas. Pero un momento, ¿quiere decir eso que la historia es mala? En absoluto. Pero al lector veterano le puede saber a poco.

Hay algo que sí consigue, y es algo que ya apuntaba en el párrafo anterior: hasta qué punto se diferencia de Batman, su mundo y su galería de villanos. JH Williams III ha tenido el acierto de no incluir ningún villano del hombre murciélago —aunque hay un tipo que podría ser Solomon Grundy— y de darle un enfoque distinto al “enemigo” de este arco argumental. Puede recordar vagamente al Arkham Asylum de Grant Morrison, en cuanto a que se trata de una amenaza más emocional que física, que juega con la psique del protagonista y sus cicatrices emocionales. Así, hay elementos tanto detectivescos como psicológicos, pero el modo del que están enfocados es diferente al de las colecciones de Bruce Wayne: quizá más intimista, menos rebuscado, con un punto a caballo entre el esoterismo y lo urbano. No se trata de una diferencia abismal, pero sí lo bastante palpable como para darle a la colección su propio sabor.

La protagonista, Kate Kane, está correctamente definida. El número cero la analiza desde una perspectiva algo impersonal, centrándose en presentarla como personaje independiente y en describir sus habilidades marciales, metodología forense y pasado. No está nada mal, pero se echa en falta algo más de énfasis en la personalidad. Conforme avanza la trama vamos descubriendo más de ella, la relación con su padre y las personas que la rodean, sus motivos para luchar contra el crimen… Es un retrato completo que, aunque no consigue que nos enamoremos de Kate —o de su personalidad, más bien—, sí hace de ella un personaje lo bastante interesante como para que nos preocupemos por sus andanzas. Un brusco cambio de humor que no parece venir de ninguna parte —que no pasaría de lo anecdótico si no fuese tan relevante para la historia— y la sutil a la par que irritante tendencia a equiparar promiscuidad con una vida personal desordenada rechinan, pero no son más que aspectos menores en un conjunto que, si bien no es particularmente brillante, sí es lo bastante acertado como para construir una buena protagonista. Donde sí hay un problema es en la sidekick, cuyo destino es tan predecible como poco original: yo lo vi venir, tú lo verás venir; dáselo a leer al gato y lo verá venir con tanta claridad que se le dilatarán las pupilas. Ella en sí aporta poco como personaje más allá del contrapunto luminoso que supone al estar cerca de la siniestra Kate.

En suma, el apartado escrito del cómic —historia, desarrollo, personajes— es bueno pero no sobresaliente. A su favor juega una acertada descripción del personaje, correctamente definido y diferenciado desde las primeras páginas, una historia atmosférica a la par que tensa cuyo tono es palpable en cada página, un ritmo adecuado a la hora de conducir el arco y un uso inteligente de la acción si tenemos en cuenta que el enemigo principal combate en un plano más allá del físico. En su contra, detalles como lo irritante a la par que predecible compañera o cierta falta de ambición. Pero esperad, que ahora analizamos lo más destacable de la novela.

El dibujo, o cómo lanzar géisers de refresco por la nariz

El dibujo es el más exquisito despliegue gráfico que he tenido el placer de ver en este año. ¡Toma ya! ¿Grandilocuente, decís? Echad un vistazo a estas páginas, hacedme el favor, y comprobad la insultante soltura con la que JH Williams III se atreve con recursos e ideas a los que otros dibujantes ni osan acercarse. Juega con las onomatopeyas, los tiempos, las expresiones, las texturas y los volúmenes, el ritmo de las secuencias, la forma y el tamaño de la viñeta así como sus separadores, el color, los contrastes entre atmósferas, la luz, los planos… y eso cuando no se atreve a llevar las cosas más allá, como sobreponer radiografías sobre las zonas de impacto para que podamos apreciar los daños con todo detalle, dibujar las viñetas en la capa de la protagonista, trazar secuencias completas en una misma imagen sobre la que se sitúan distintas viñetas, notas musicales que llenan todo el espacio que las contiene, unos impecables efectos de humedad —de gran importancia de cara al argumento—, simetrías para caracterizar a los personajes, intercalar viscerales secuencias de acción con “fotogramas” de sexo en blanco y negro con un toque de lo más evocador, viñetas sobre el logotipo de Batman que se leen como un abanico…

JH Williams III le saca todo el jugo al cómic como medio visual, exprime todo su potencial narrativo para ofrecer al lector una experiencia sublime. Si el dibujo en otras colecciones apoya al guión, en este caso lo engrandece, lo eleva. Es innovador pero no de un modo atolondrado de “experimentar por experimentar” a base de dar palos de ciego mientras deja la narrativa en segundo lugar en favor del efectismo, nada de eso: sabe cuándo adoptar un perfil más pausado, cuándo pisar el acelerador, cuándo la sorpresa es más efectiva y cuando la historia exige comedimiento en vez de espectáculo. Hasta es caótico cuando tiene que serlo, como a la hora de retratar una escaramuza llena de colmillos, garras y violencia. Para resumir, por si no ha quedado lo bastante claro: el apartado gráfico de Batwoman convierte la lectura de un guión sencillo en un placer. Un dibujante medio, ni bueno ni malo, hubiese convertido la colección en una compra recomendable más, interesante para los aficionados a las historias con toques de género negro, pero perdida en un mar de novedades donde solo destacan los mejores: el dibujo le proporciona no solo unas cotas de calidad considerables, sino una identidad, una personalidad propia y un motivo por el que destacar sobre la amplia mayoría de series. Con pocos dibujantes vuelvo a releer las páginas o me detengo en viñetas para recrearme en los detalles, pero JH Williams III lo consigue con una frecuencia alarmante. Lleva Batwoman a otro nivel. Un trabajo excepcional.

La edición española

La traducción tiene varios errores, algunos de ellos graves. Un 99.9% en inglés se convierte en un 9,9% en la edición española. Traduce el original “move” como “llave” para referirse a un movimiento de artes marciales cuando este es una patada voladora, y no una proyección o un derribo (que es cuando se utilizaría “llave”). Un “gracias por haber venido” se convierte en “gracias por haber tenido”. Traduce “tear down” como “derribar” cuando esa acepción no es en absoluto apropiada para la frase a traducir. “No seas la chica tonta que baja al sótano” se convierte en “No pienso la chica tonta que baja al sótano” [sic]. El próximo tomo agradecería una revisión más precisa, porque son erratas que se pueden subsanar fácilmente pero que afean mucho. Por otra parte, en la primera página pone que el dibujo es de W. Haden Blackman, cuando este es el coguionista. La edición física es buena, tiene las portadas originales sin los logotipos americanos y los artículos de complemento son muy buenos, bien documentados y redactados (es David Fernández, nuff said). Incluye dos artículos más sobre Tony Daniel y Halcón y Paloma para dar a conocer otros productos de la editorial, cosa que me parece apropiado.

30 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
DaniSpite
DaniSpite
Lector
22 septiembre, 2012 12:18

 Una orgía visual que queda un pelín deslucida por culpa de un guión simple y que a mi parecer repite algún cliché de lo que se vio en la etapa guionizada por Rucka (aquellos dos primeros arcos son IMPRESCINDIBLES).  Que Williams III tenga un co-guionista ayuda a que al menos el guión, en su simplicidad, sea sólido, por lo que el tomo, sin llegar a ser la obra maestra que había sido Elegía, sea una pequeña maravilla.

Otra cosa es la dibujante elegida para sustituir a Williams III, Amy Reeder, cuyos resultados, a mi parecer, decepcionaron (a pesar de que su dibujo en el #0 del año pasado me habían parecido muy dignos, sus números del próximo arco se me hicieron muy pobres), y se vieron obligados a cambiarla por Trevor McCarthy, un dibujante que arriesga mucho más con sus composiciones, aunque sinceramente, no es comparable con el ahora también guionista.

A mi parecer, esta serie bien podría convertirse en miniseries, una al año, y dándole a JHWIII toda la libertad y tiempo que necesite.

Dillinger
Dillinger
Lector
22 septiembre, 2012 12:24

Umph¡¡¡ Por desgracia un guión sencillito no me compensa un dibujo increible. Para eso le visiono en Promethea o similares donde se conjuntan los dos pilares básicos de un tebeo a la perfección

Reverend Dust
Lector
22 septiembre, 2012 12:25

Puedo decir, con cierta vergüenza pero aún con convicción, que abandoné esta serie tras los primeros números del segundo arco. Sí, el dibujo era espectacular, impresionante, no había visto nada igual y entre los trabajos vistos en Batwoman, en Animal Man y en Swamp Thing descubrí que la experimentación gráfica era posible en los tebeos de superhéroes (sé que los que tengáis más experiencia habréis visto ya de todo en cosas mucho más antiguas, pero yo hace un año seguía siendo prácticamente un novato).

¿Cuál fue el problema entonces? Que al contrario que en las dos últimas series citadas, el guión se me caía por todos los lados, dando una terrible sensación de intrascendencia a un misterio que a priori se mostraba interesante y, efectivamente, misterioso. El toque sobrenatural habría dado para muchos juegos de escritura…y sin embargo sólo se aprovechó a nivel gráfico, obivando por completo todo interés y supeditando el peso completo de la narración al arte de Williams III.

Desconozco cuál es el trabajo real de Haden Blackman si Williams III también se mete en los guiones, pero lo que tengo claro es que o es un segundón o un pésimo guionista y el desaprovechamiento de tramas es para mí marca de la casa en los 7 números que pude leer. Del mismo modo, también desconozco si la serie siguió mejorando (y me gustaría que me aconsejarais a este nivel, si es posible) pero el regusto al “Muy bonito pero qué me estás contando” no se me quitó ni con una segunda lectura del primer arco completo.

Y claro, no está el horno pa’ bollos con estos desembolsos y menos si, aunque los sustitutos puedan ser de calidad, Williams III se rige por el “Este arco sí, este arco no” para justificar la espectacularidad de su obra.

Dillinger
Dillinger
Lector
22 septiembre, 2012 12:25

Ah, los errores de “traducción” me parecen más graves aún ya que parecen ser más de transcripción que de traducción propiamente dicha y eso ya es dejadez pura y dura.

Ivan Rivas
22 septiembre, 2012 12:35

Reverend, no tienes de qué avergonzarte, no eres el único. Yo hice lo mismo y por las mismas razones. Es una pena que esta serie no tenga un guionista con mas galones, que la podía haber convertido en algo épico. Visualmente es una maravilla cuando está JH, pero ni los guiones ni sus dibujantes sustitutos están a la altura.
Por cierto Alberto, buena reseña. Me encanta además que hables de las traducciones y demás de la edición española, algo de lo que hablamos poco y que deberíamos hablar mas, a ver si asi las editoriales españolas lo cuidan un poquito mas.

Ocioso
Ocioso
Lector
22 septiembre, 2012 13:12

Bonito es ver jugar a unos niños en un parque a la puesta de sol, o el culete de Jessica Alba. Esto es una horterada. Lo de encajar a martillazos las viñetas dentro de la capa o el símbolo ¿ayuda a contar la historia? ¿funciona narrativamente o entorpece?

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
22 septiembre, 2012 14:55

 Vamos, un dibujo muy chulo y original con un guión pobre. Como Image, pero en gafapasta, ¿no? (vaaaaale, y con un dibujo mil veces mejor). No interesa.

Sputnik
Sputnik
Lector
22 septiembre, 2012 17:38

El guión no está a la altura del dibujo, that’s right. Por otro lado n0 hace falta mirar muy lejos (a Batman por ejemplo) para encontrar series que más de una vez se han encontrado con guiones como este… y o ni nadie se lo criticó o incluso fueron más que aplaudidas.

Por otro lado es la “historia de misterio” lo que sufre de esos problemas, no el guión. Los personajes están cojonudamente trabajados y se ha conseguido la tarea de dotar a Batwoman de un bat-universo propio e interesantes secundarios.

De todas formas, es cierto que molaría ver a Williams codo con codo con un buen guionista. Y ya entrando en otro tema, en ocasiones se me hace demasiado confusa su narrativa… pero es un Puto Crack así que la culpa es mía.

Spirit
Spirit
Lector
22 septiembre, 2012 20:13

Yo lo tengo, aunque aún no me lo he leído. Supongo que es más o menos lo que espero; una orgía visual con un guión normalito. De hecho, el tomo anterior de Planeta con la anterior serie (o arcos de DETECTIVE COMICS) ya me pareció un guión tirando a malo con un dibujo espectacular…Creo que el amigo J. H. WILLIANS está desaprovechado totalmente; con un guionista competente y un personaje más potente, lo petaría…

OCIOSO; yo creo que estos juegos de viñetas quedan bien y no dejan de lado la legibilidad de la historia…al menos en el anterior tomo pasaba. ¿Qué son más o menos necesarios? yo siempre he sido partidario de las viñetas con cuadraditos, márgenes y bien definidas. Maestros como Marcos Martín, Briand Bolland, Paulo Rivera, etc… (dibujantes con cierto aire clásico, para entendernos) las utilizan y no por ello son menos modernos o menos experimentales…Pero bueno, prefiero un JHWILLIANS tercero jugado y experimentando con el formato que no mil tipos con estética  ilegible…

Ah! Y PROMETHEA fue un coñazo sin igual…un libro peñazo de la secta de la magia o algo así magníficamente ilustrado, eso sí.

NobTetsujin
NobTetsujin
Lector
22 septiembre, 2012 20:37

 Spirit, con Promethea podemos discutirlo, a muchos nos parece un pedazo de obra, a otros os puede parecer aburrida…Lo que no se puede discutir es que el guión está muy, muy elaborado, no es como el caso que nos ocupa.

Jordi Molinari
Autor
22 septiembre, 2012 20:41

Si Batwoman y The Flash tuvieran un mejor guión serían la re-hostia. Y en el caso de Batwoman tiene más delito, porque se puede poner un co-guionista (si sigues manteniendo a JH Williams también como co-guionista) fuerte para que se encargue de ello.

A ver si con el arco con Wonder Woman la cosa repunta un poco y tal…

Juanete Chupete
Juanete Chupete
Lector
22 septiembre, 2012 20:48

Nada, nada, este titulo palidece ante BATMAN: TERRORES NOCTURNOS, otra joyita a cargo de Benet y Finch. Cierto que es un poco carillo, pero vale la pena.

billyboy
billyboy
Lector
22 septiembre, 2012 20:54

 Y claro, no está el horno pa’ bollos

Dime que no lo hiciste a proposito XD

Sputnik
Sputnik
Lector
22 septiembre, 2012 21:04

 “Creo que el amigo J. H. WILLIANS está desaprovechado totalmente; con un guionista competente y un personaje más potente, lo petaría…”

Guionista, sep (¿cuántas veces he aprovechado en esta web para comentar que los 7 Soldados de la Victoria es una serie de La Hostia? ¿30?). ¿Personaje? A mí esta Batwoman me parece un Personaje Cojonuten, y un añadido estupendo y atemporal al UDC. Lo que se dice un “clásico instantáneo”.

Ocioso
Ocioso
Lector
22 septiembre, 2012 21:12

Venga, vamos a poner la doble página que todos estábamos esperando y que demuestra lo experimental y vanguardista del dibujante con nombre de heredero pijo.
Con todos ustedes, Neal Adams hace la friolera de 43 años:
http://hqrock.files.wordpress.com/2011/06/x-men-by-neal-adams-sauron.jpg?w=604

Sputnik
Sputnik
Lector
23 septiembre, 2012 0:03

 No me seas carca-porque-sí. Neal Adams tampoco inventó nada a nivel narrativo, pero es El Puto Amo porque utilizó lo que sabía con inteligencia y resultó un soplo de aire fresco. Williams III ídem. Para mí, uno de los 3 o 4 dibujantes pijameros actuales, al ladito de Cassaday o Quitely.

the drummer
the drummer
Lector
23 septiembre, 2012 0:15

yo sólo me estoy pillando 4 series del reboot y ésta es una de ellas (las otras 3 son batman, swamp thing y animal man, -aunque, visto lo visto, seguramente me haga también con wonder woman-); como spirit, aún no me he leído el tomito, así que es no puedo juzgar el guión, pero si me lo he pillado ha sido por la presencia de ‘el dibujante con nombre de heredero pijo’ y la verdad es que el tío se sale; confío en que el guión no sea tan flojo como decís (aunque también confiaba en que prometheus no podía ser tan mala como se decía y al final era aún peor). 

David For President
David For President
Lector
23 septiembre, 2012 0:19

Para mí, uno de los 3 o 4 dibujantes pijameros actuales, al ladito de Cassaday o Quitely.

Supongo que es cosa mía, pero sin tanta composición estupenda-de-la-muerte o poses hipermolonas me da la sensación de que Paolo Rivera está, a día de hoy, por encima de estos señores (que, por otro lado, me chiflan).

Ocioso
Ocioso
Lector
23 septiembre, 2012 0:22

Sputnik ha comentado: Para mí, uno de los 3 o 4 dibujantes pijameros actuales, al ladito de Cassaday o Quitely.

¿Estás diciendo que pones a Williams en un Top 4 de dibujantes de superheroes de la actualidad? No te lo crees ni tu.
No me voy a conformar con decir que existan un par de docenas mejores. Me arriesgo a meterme en tu cabeza y te aseguro de que hay al menos media docena que te gustan mas.

Sputnik
Sputnik
Lector
23 septiembre, 2012 1:17

Depende de lo que consideremos “actual”, Ocioso. ¿Mignola lo es? ¿Mike Allred? ¿Tim Sale? ¿Chris Sprouse? ¿Paul Pope cuenta como “autor pijamero”? Sep, diría que Cassaday, Quitely y Williams III están en la Puta Cumbre de mis gustos, muy por encima de otros dibujantes muy aplaudidos, algunos de los cuales disfruto y otros no.

Por otro lado, mis dibujantes favoritos no hacen cómic superheroico, o lo han hecho de forma puntual.

En cuanto a Williams III, no es “sólo” un tío que dibuja como quiere y hace que las cosas queden “bonitas”. Eso es lo que se le achaca a este cómic en concreto porque su guión es débil y da la impresión de que todo ese papel está ahí para que el dibujante se luzca, pero sus composiciones estrafalarias no son simplemente un reclamo visualmente impactante, como una versión “cool” de la Image noventera. El tipo, a lo largo de toda su carrera, ha ido probando y forzando los límites de sus capacidades narrativas y a veces se ha pasado tres pueblos y otras ha dado en el puto clavo. Y siempre (también en este caso) al servicio de la historia. Sin subyugarla a lo “dibujante hot noventero”. Esa experimentación puede perfectamente resultarte excesiva*, pero da cuenta también de cuales son sus capacidades: cuando a este Cabronazo le dé la gana de dibujar algo lo hará sin preocuparse de sus limitaciones, y si tiene que contar algo podrá hacerlo de la forma más sencilla o más compleja según considere necesario. Es capaz de dominar el estilo de dibujo, la composición y el tono de sus historias como le da la santísima real gana. Eso es un “fuck yeah” en toda regla para cualquiera que se dedique a contar historias con dibujos.

*y tanto.

Reverend Dust
Lector
23 septiembre, 2012 3:12

Y claro, no está el horno pa’ bollos

Dime que no lo hiciste a proposito XD

Juro que no lo hice a propósito. De hecho, me ha costado 😀 En mi favor diré que estoy espesito, que acabo de hacerle una crítica a AMOUR de Michael Haneke y tengo el cerebro en otra parte.

Sputnik
Sputnik
Lector
23 septiembre, 2012 14:10

 ¿Haneke tiene peli nueva? A tu blogh que me voy.

Reverend Dust
Lector
23 septiembre, 2012 14:18

En mi blogh no la puedo analizar, que no es del tema. La crítica la hice en FilmAffinity:
http://www.filmaffinity.com/es/review/58045664.html

Ocioso
Ocioso
Lector
23 septiembre, 2012 14:32

Un blogh es un blog que apuesta. 😛

Ocioso
Ocioso
Lector
23 septiembre, 2012 14:33

Apesta, quería decir apesta.
¿Qué ha quedado de aquella propuesta de permitir la edición por un tiempo limitado? ¿Es técnicamente posible?

Sputnik
Sputnik
Lector
23 septiembre, 2012 20:33

 Da igual. He entrado en tu blogh y he visto la crítica a Cabin In The Woods. No daba ni un puto duro por ella, ni como “peli mala de echarse unas risas”. And now I wanna see it.

Reverend Dust
Lector
23 septiembre, 2012 20:52

¿Qué querías, Sputnik? Es WHEDDON!

Sputnik
Sputnik
Lector
24 septiembre, 2012 0:46

 Es que no sabía que era WHEDDON.

syx
syx
Lector
25 septiembre, 2012 18:19

A mí me ha encantado. La historia está bien construida pero mejor construidas están las personalidades y motivaciones de los personajes. No había leído al personaje en la vida y ya desde el prólogo se le coge cariño, e interés. 

Luego el despliegue gráfico es acojonante. Vamos, que me la quedo junto a las otras dos cosas de DC que me compro: Batman (sólo los números de Snyder/Capullo), y Wonder Woman. 

zape
Lector
22 noviembre, 2012 23:12

 Unas tontadas y una confesión de amor imposible por Kate Kane 

http://cineultramundo.blogspot.com.es/2012/11/critica-de-batwoman-hidrologia-por.html