Involución

Crítica de Involución, la postapocalíptica obra de Rick Remender y Jonathan Wayshak para Dynamite Entertainment, publicada en España por Norrma Editorial.

Por
2
1692
 
Involución_Portada
Edición original: Devolution #1-#5.
Edición nacional/ España: Norma Editorial (2017).
Guión: Rick Remender.
Dibujo: Jonathan Waysak.
Entintado: Jordan Boyd.
Color: Jordan Boyd.
Formato: Cartóne. 168 páginas a color.
Precio: 19.5 euros.
 

De todos es sabido que Rick Remender no es precisamente la persona más optimista que ha poblado la tierra. Durante mucho tiempo ha estado lidiando con una depresión severa y una visión algo cínica (tal y como él mismo ha contado en los prólogos de de Low y de Fear Agent). Si bien, en buena parte de sus obras se detecta ese malestar vital, en su Involución.

Mientras leía Involución, a un lector le dio la sensación de si estaba leyendo un cómic hecho en otra época del escritor. Es un Remender algo errático y muy influenciado por los transgresores trabajos de ese enfant terrible irredimible a estas alturas que es Garth Ennis. La voz del autor parece diluida, por eso me sorprende que se publicase originalmente en 2016.

Puesto que lleva más tiempo publicando cosas infinitamente más depuradas estilísticamente para Image (Clase Letal, Ciencia Oscura, Tokyo Ghost o la citada Low….). Si bien se puede justificar con que probablemente quisiese optar por un tono ligeramente distinto a lo que nos ha acostumbrado (drama gore con toques de humor negrísimo), el lector puede apreciar que no es el lugar en el que Remender esté especialmente cómodo. Eso se ve en que es una obra a medio gas, con más potencial que ambición para alcanzarlo y fallida, hasta cierto punto.

Si bien el uso de los recuadros de texto permiten al autor como el narrador omnisciente, lo cual aporta cierta información al lector que de otra manera no podría obtener, y en la que seguramente estén las reflexiones más interesantes que recoge el tomo, le da a servidor la sensación que hay cierta desconfianza o bien en el cómic como medio narrativo visual, o bien en la capacidad de raciocinio del lector. Esa afirmación se sustenta en que, tal vez, esos cuadros de texto sean demasiados explícitos en la interpretación que se le debe dar a la obra, que el autor nos dirige demasiado cogiéndonos de la mano.

La serie parte de la premisa de que la humanidad, antes de que se autodestruyese del todo, se creó un patógeno que eliminase ciertas necesidades en la raza. Sin embargo, el hecho de eliminarlas tuvo efectos imprevistos en los que los científicos creadores del virus no pudieron preveer: los seres humanos volvieron a un estado más primitivo en el proceso evolutivo, y todo ello se propagó de una forma exponencial y descontralada. En ese mundo compartimos punto de vista con Raja, la protagonista de la historia, hija del científico creador del virus, del cual es completamente inmune y afirma conocer el modo de conseguir la cura que salve a la raza humana, si es que esta tiene salvación posible.

Como buena pieza de género postapocalíptico, aunque por las particularidades de esta premisa, Remender se permite plantear algunas reflexiones interesantes acerca de lo que nos hace humanos, y hasta donde estaríamos dispuestos a degradarnos moralmente con la excusa moral (racionalización) de la supervivencia. Esos temas, que al final son comunes dentro de esta clase de historias, son los que explora de forma un tanto esquemática, convencional y poco arriesgada Involución.

El tono, y el enfoque que le ha dado el escritor, por otro lado, es febril y muy adolescente, lo cual contrasta mucho a lo que nos tiene habituados. Es una obra que pretende con todas sus fuerzas ser polémica y provocativa pero, que cuando se viene de leer de determinadas cosas, no tiene mayor impacto que el de un niño que quiere llamar la atención a toda costa, sin éxito, y que al no hacerle caso es más insistente a la par que irritante.

La estructura dramática parece realmente influenciada por una obra de otro medio, aparentemente mucho menor, pero con una profundidad y una intensidad dramática que le ha permitido colocarse en una posición muy influyente dentro de todo este tipo que se han hecho desde el momento de su publicación. Y es que utiliza o, más bien, emula o pretende emular, bastantes de los recursos de interés y construcción de la estructura narrativa que tenía The Last Of Us (la búsqueda de una cura, una protagonista que aparentemente tiene claves para alcanzarla, tercer acto sustentado en reveses y en un anticlímax con fuerte presencia de científicos con intenciones dudosas…). No es difícil ver a Remender beber de esa fuente y aplicarlo en una historia en la que parece estar bastante carente de motivación de hacer una historia verdaderamente propia.

Y lo cierto es que parece que no esté del todo cerrada o que no se sabía cómo concluir, puesto que deja muchas cosas pendientes como una obra cerrada prematuramente o directamente sin tener oportunidad de concluir las tramas.

El dibujo de Jonathan Wayshak encaja perfectamente, eso sí en la historia que se despliega frente a nuestros ojos. El dibujante tiene un estilo de cartoon adulto que permite que la violencia que hay aquí tenga un tono determinado que, de otro modo o con otro dibujante, sería otro completamente distinto. A su vez, dicho estilo, le permite hacer que los personajes estén muy bien caracterizados y diferenciados entre ellos. El diseño de personajes es todo un acierto, puesto que logra que su aspecto físico sea una representación de los rasgos psicológicos de ellos, y también que todos estén muy diferenciados. Sin embargo, es un dibujante muy funcional y no es de los más espectaculares ni innovadores, con lo que tampoco se apreciará en el trabajo que contiene en esta obra no es nada que no hayamos visto previamente.

El color está a cargo de Jordan Boyd que se mueve en tonos pálidos y grises para mostrar ese mundo en decadencia y ambigüedad moral. También encaja muy bien dentro de la trama, y le aporta un estilo visual, aunque lo mismo que se le achaca al dibujante, se le puede achacar al color: falta ambición en una obra que está demasiado cómoda en los convencionalismos, lo cual tiene como resultado que se algo olvidable a muchos niveles.

El tomo recopilatorio incluye los números 1-5 de Devolution USA, la serie completa, con sus respectivas portadas originales y alternativas (de un siempre inspirado Jae Lee). En cuanto a extras se incluyen bocetos de diseño de personajes, y de páginas, además del guion completo del primer número. El resultado, finalmente, es una edición muy cuidada y con incentivos de compra por encima de la media.

Concluyendo, Involución es un trabajo que tiene una premisa con mucho potencial pero que, sin embargo, no se logra explotarlo del todo. Aquí tenemos a otra obra que si bien no se traiciona algunas de las señas de identidad del autor, este fracasa a la hora de alejarse de otras tratando de emular la voz de otros autores imbatibles en lo que hacen. Sorprende que viniendo de quien viene, el resultado final se algo tan amateur. Buen intento.

  Edición original: Devolution #1-#5. Edición nacional/ España: Norma Editorial (2017). Guión: Rick Remender. Dibujo: Jonathan Waysak. Entintado: Jordan Boyd. Color: Jordan Boyd. Formato: Cartóne. 168 páginas a color. Precio: 19.5 euros.   De todos es sabido que Rick Remender no es precisamente la persona más optimista que ha poblado…
Guión - 6
Dibujo - 6.5
Interés - 5

5.8

Involución es una obra en la que uno reflexiona acerca de lo que podría haber sido, le apena el potencial desaprovechado.

Vosotros puntuáis: 5.14 ( 9 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
FehraldMr. Cesar Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Mr. Cesar
Lector

Estoy casí al 100% de acuerdo con tu crítica (si acaso discrepo en las conclusiones a las que llegas con el dibujante), pero, y por favor no te lo tomes como una ofensa, me ha costado un montón acabar de leerla.
Las construcciones gramaticales, los tiempos verbales, las frases inconexas y, en general, la mala redacción, afean unas reflexiones que, si no comparto al completo, están justificadas y bien razonadas.

Fehrald
Lector
Fehrald

Bastante de acuerdo con la reseña. Si no hubiera visto la portada cada vez que abría el tomo habría pensado que estaba ante una obra de Ennis. Salvaje y con una premisa bastante desaprovechada. El final no es brusco, es lo siguiente. Un tajo que en prácticamente una página se ventila y “cierra” el cómic.