Tokyo Ghost 1. El Jardín Atómico

Este mes ha llegado a España Tokyo Ghost: la nueva propuesta de Rick Remender, en esta ocasión, acompañado de Sean Gordon Murphy.

Por
11
4377
 
tokyo_ghost_portada_phixr

Edición original: Tokyo Ghost, Vol. 1: Atomic Garden Tp.
Edición nacional/ España: Norma Editorial (2016).
Guión: Rick Remender.
Dibujo: Sean Gordon Murphy.
Entintado: Matt Hollingworth.
Color: Matt Holligsworth.
Formato: Tomo rústica de 136 páginas.
Precio: 16.5 euros.

 

El progreso tecnológico no es nuevo. Es un proceso al que habría que remontarse a la primera revolución industrial y a los ideales utilitaristas de John Stuart Mill, y a todas las corrientes ideológicas (y/o reconversiones/actualizaciones) que vendrían después y en los que nuestra sociedad parece estar basada.

Lo que sí resulta una novedad es el avance progresivamente exponencial y, aparentemente, descontrolado a nivel científico y tecnológico en el que estamos inmersos. Nuestro mundo cada vez está más interconectado, las fronteras cada vez son más un arcaico vestigio de un viejo mundo (aunque viendo el inexplicable alzamiento de líderes que proclaman lo contrario, demostramos ser, una vez más, contradictorios y caóticos) y en el que todo está concentrado por un concepto abstracto como es la nube.

Inevitablemente, también ha afectado al modo en el que nos comunicamos. Cada vez estamos más conectados, a la vez que estamos más alienados y aislados frente a nuestras pantallitas esperando recibir un mensaje supuestamente escrito por una persona detrás de su propia pantallita. Eso ha sustituido el contacto humano. Pasamos a vivir en un mundo cada vez más cínico y frío.

Y, por supuesto, ha afectado al consumo. Jamás nadie ha tenido acceso tan fácilmente a cualquier material o información. Pero utilizamos esta gran herramienta para vacuas banalidades que tan solo sirven para procrastinar. Y eso es lo que creemos que nos hace felices, esa simpleza anodina que se ha convertido en nuestra rutina, nuestro día a día, memez tras memez.

¿Hasta qué punto somos conscientes de que somos unos yonkis de la tecnología? Las redes sociales e internet son la droga del siglo XXI, y todos, en mayor o menor grado, estamos enganchados a ese invento de dudoso beneficio (si lo comparamos en todo lo que nos ha perjudicado como personas). Obsesiones con las imágenes que proyectamos, la era del ego y de los falsos profetas con una legión de seguidores, del insulto, la de la confusión entre objetividad (por inalcanzable ideal que sea) y subjetividad, cayendo en el relativismo, el mostrar como nuestra vida es mucho más perfecta que las del resto. Y lo que es peor, dar por hecho que a alguien le importamos, cuando la realidad nos demuestra constantemente lo contrario. La estupidez humana, de nuevo, dando muestras de ser de las pocas cosas que no parece tener techo.

¿Cuánto tardará alguien en capitalizar y monopolizar nuestra dependencia? Nada es gratis, y siempre, cualquier ejercicio de transgresión es engullido por aquello que se pretende transgredir (eso contando que no se convierta precisamente en el nuevo stablishment).

Hay bastantes productos que han analizado precisamente, las miserias que generan esta “utopía” a la que parecemos conducirnos inevitablemente, pero ahora llega Tokyo Ghost y aporta una renovación autoconsciente de algunos conceptos propios del medio en el que se encuentra, sin dejar de dar dosis de crítica (con toda la hipocresía implícita por parte de unos autores, en teoría superiormente morales), como debe hacer un buen relato de ciencia ficción.

Remender es uno de los autores más prolíficos que trabaja para Image al tener ni más ni menos que cinco series abiertas al mismo tiempo, y logrando dar el máximo de su potencial en cada una de ellas. En Tokyo Ghost nos es planteada una distopía marcada en primer lugar a una sociedad poblada por personas cuyo máximo objetivo vital es consumir “viajes” digitales, estar conectado el máximo tiempo posible para evitar la sucia, cruel y dura realidad. La otra gran regla del juego es que es un estado de puro neoliberalismo/capitalismo/consumismo en el que todo está concentrado en un magnate que controla a toda la población a través de esos contenidos, los hace “felices”. Pero tampoco es el único gangster que se ocupa de ello, hay otros que se pelean por quedarse con lo que queda de pastel.

Pero eso no quiere decir que se haya eliminado algo tan inherente a la humanidad como es la violencia, es a la otra cosa a las que los habitantes de ese mundo son adictos. Sigue habiendo criminalidad, cada vez más macabra y los “traficantes” emplean a los paladines para tratar de mantener el status quo. Nuestros protagonistas son dos de esos paladines: una pareja. La mujer, Debbie Decclive, dos motivaciones fundamentales al principio de la historia: la primera de ellas, librarse cualquier obligación con el mencionado magnate, y, la segunda, recuperar la consciencia perdida de Led, el coprotagonista. Él es un más que evidente mensaje a Juez Dredd: una bestia representante del orden que lo impone por todos los medios necesarios. Sin embargo, es más de lo que parece a primera vista. Remender ha sido capaz de dotarle de cierta profundidad a un personaje aparentemente plano, logrando generar empatía, que comprendamos sus motivaciones, y, al menos, en este primer arco, le ha hecho evolucionar.

Remender nos presenta un dilatado, aunque ágil, primer número de presentación de los personajes y del ambiente en el que nos movemos más que notable, aunque el verdadero arranque sucede a partir del segundo número. A partir de ahí, el guionista procede, de nuevo, a hacer un magnifico ejercicio de equilibrio de narración clásica, con toques posmodernos y autorreferenciales (en este Tokyo Ghost, se permite hacer referencia a Ciencia Oscura), entre el estudio de personajes, en la profundización, en momentos intimistas y emotivos, y la peripecia y la acción física, logrando que funcione en todo momento, sin romper con el tono, ni con el ritmo (siempre apasionado).

El hecho de que Sean Gordon Murphy se haya dado a conocer con una obra como Punk Rock Jesus, fue, sin lugar a dudas, toda una declaración de intenciones artísticas. Un estilo sucio, enérgico, desinhibido, desgarbado, muy violento que evoca (en cierto modo) a Simon Bisley o a Frank Miller. Un notable narrador visual que sabe hacer un gran uso de las posibilidades compositivas de la página y exhiba una capacidad de narrar la violencia de forma interesante, pero que también logra sacar jugo con la planificación de las escenas más pequeñas. Además, su estilo logra apartarse y dar un carácter propio a esta sociedad en la que se enmarca esta historia, además de presentar un muy diseño de personajes que queda en la retina del lector. Un dibujante espectacular y muy impactante que casa de maravilla con el tono que tiene una serie tan atmosférica y, por tanto, dependiente del cuidado estético que se le ponga, como esta.

Y respecto al color, se ha contado con la presencia de Matt Hollingsworth, ya es señal de que esta labor quedará bien cubierta. Y así resulta ser: los colores no solo resultan los adecuados, si no que además aportan dinamismo a las páginas, y logra hacer que se contraste cada ambiente, dotarle de mayor información por cada color que se implanta, y además de dar un carácter de luminosidad casi celestial, en los momentos que se precisa, o de la suciedad más decadente. Es un colorista que logra que se note su trabajo, no solo al quedarse integrado perfectamente al dibujo, si no al engrandecerlo como producto final.

La edición de Norma Editorial viene complementada de las portadas originales, portadas alternativas, y bocetos de Murphy respecto a diseños de personajes, portadas y páginas.

Tokyo Ghost es un bofetón en la cara al lector. Una llamada a cuestionar cual es el camino correcto de la humanidad a través de un grotesco futuro que, si logramos abstraer la esencia, no dista mucho del mundo en el que vivimos actualmente. Remende recoge los temores y las inquietudes respecto al proceso de deshumanización que vivimos a medida que nos volvemos más y más tecnológicos a nivel comunicativo y social y lo plasma en una serie que tiene un caos ordenado que en sus primeros números logra funcionar y, que una vez más, queda por ver y contrastar que recorrido tiene.

  Edición original: Tokyo Ghost, Vol. 1: Atomic Garden Tp. Edición nacional/ España: Norma Editorial (2016). Guión: Rick Remender. Dibujo: Sean Gordon Murphy. Entintado: Matt Hollingworth. Color: Matt Holligsworth. Formato: Tomo rústica de 136 páginas. Precio: 16.5 euros.   El progreso tecnológico no es nuevo. Es un proceso al que…
Guión - 8
Dibujo - 8.3
Interés - 8

8.1

Vosotros puntuáis: 7.16 ( 6 votos)
Artículo anteriorEl Tercer Testamento: Julius 1
Artículo siguienteJLA: Libertad y justicia
Pedro de Mercader. Barcelonés de nacimiento (noviembre, 1992) hasta que me picó una araña y me fui a habitar a mundos imaginarios. Mi pasión desaforada por los cómics, el cine y los videojuegos me hizo estudiar comunicación audiovisual y creció en mí una necesidad por intentar contar historias en cualquier medio posible y hablar sobre las narraciones ajenas. Quise ser Tony Stark y me quedé en Jarvis. Gaiman, Miller Moore, Morrison, Brubaker y Hickman (entre muchos otros) son mis guías. Estaba perdido en el espacio, hasta que mi nave hizo un viaje interdimensional y acabé en este lugar amigable. Salvo por Annilihus.
11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Daniel Gavilán
27 noviembre, 2016 11:10

Todavía no he terminado el tomo, pero mucho se tiene que torcer la cosa para que no sea la serie indie de Remender que más me está convenciendo desde su regreso a Image

Marcos Martín
En respuesta a  Daniel Gavilán
28 noviembre, 2016 21:39

Daniel, lamento informarte que personalmente la serie pierde fuelle en las dos últimas entregas que compré en grapa. Sin contar con un deus ex machina que ni te esperas. De inicio notable a final pasable.

Daniel Gavilán
En respuesta a  Marcos Martín
29 noviembre, 2016 11:16

Joder, pues me hundes en la miseria, Marcos xD

Marcos Martín
En respuesta a  Daniel Gavilán
29 noviembre, 2016 21:44

Bueno, fue mi sensación. A lo mejor a ti te encanta el final, así que cuando lo leas me dices e intercambiamos impresiones.

Ein
Ein
Lector
27 noviembre, 2016 11:39

El principio es un poco lento, nada que ver con lo que viene después. Una lectura muy, pero que muy entretenida. La recomiendo.

Ein
Ein
Lector
27 noviembre, 2016 12:25

Una lectura un poco lenta al principio, pero a medida que avanza se hace cada vez más entretenida. La recomiendo. Un buen Remender con un Murphy de escándalo.

Krokop
Krokop
Lector
27 noviembre, 2016 16:10

Pues no me llamaba mucho porque veía la premisa como demasiado trillada. La comparación con los capítulosde la serie ‘Black Mirror’ me parece muy acertada. Sin embargo, en vista de que os ha gustado y sabiendo de la calidad de los autores, le daré una oportunidad. Además, son sólo un par de tomos.

Daniel Gavilán
En respuesta a  Krokop
29 noviembre, 2016 11:16

A mi más que a Black Mirror a lo que me ha retrotraído es a los animes de finales de los ochenta / principios de los ochenta al más puro estilo de Akira o Ghost In The Shell, que tanto en tono como en descarnada acidez social tenían ya mucho de lo que ofrece aquí Remender

Dx1403
Dx1403
Lector
27 noviembre, 2016 21:43

Pedazo de reseña, en especial la primera parte.