Green Blood 2 y 3

Por
0
525
FavoriteLoadingAñadir a favoritos
 
Green_blood_2_milky_way

Edición original: グリーン・ブラッド, Kodansha 2012.
Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones 2015.
Guión: Masasumi Kakizaki.
Dibujo: Masasumi Kakizaki.
Traducción: Marc Bernabé.
Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (13×18), 200 y 208 páginas.
Precio: 8,50€.

 

Masasumi Kakizaki, autor camaleónico donde los haya en lo argumental, dibujó en el primer tomo de Green Blood una interesante historia que mezclaba la estética clásica del Oeste americano con la convulsa y activa vida criminal de la costa este de Estados Unidos en ese período en el que la Revolución Industrial comenzaba a domesticar el salvaje ambiente que reinaba desde la fundación del nuevo país. Con su estilo ecléctico y plagado de contrastes, Kakizaki lograba perfilar una de sus historias más interesantes en la que el costumbrismo histórico, la acción y la venganza se daban la mano a través de la visión de sus dos protagonistas, Brad y Luke Burns.

Green Blood nos sumerge de lleno en el conflictivo barrio de Five Points, uno de los distritos más vinculados a la violencia en la historia de la incipiente Nueva York de finales del siglo XIX. La afluencia de inmigrantes obligados a enfrentarse a la cruda realidad de la falta de trabajo y recursos para subsistir, unido a la formación de guetos, la llegada de buscavidas que prefieren el camino fácil y la creciente corrupción política y policial hacían un caldo de cultivo perfecto para que las diferentes bandas de delincuentes se repartiesen el suculento pastel del sexto distrito de Manhattan. En este enclave aparecía la leyenda del Grim Reaper, un excepcional asesino a sueldo que jamás fallaba un encargo que pertenecía a la antaño poderosa banda de los Grave Diggers, que sin embargo ahora vive el ocaso que trae consigo el cambio de los tiempos. El Grim Reaper en realidad no era otro que Brad Burns, un joven huérfano que trata de ganarse la vida como puede junto a su hermano Luke. Después de un conflicto entre Kip, el hijo del jefe de los Grave Diggers y número 2 de la banda, y una prostituta, Brad se ve obligado a intervenir para defender a su amiga Emma, lo que ocasiona un tremendo conflicto de intereses.

Green_blood_2_brad_versus_Raymond

Tras el final del primer tomo con Brad a punto de matar a Kip, el segundo tomo arranca con la aparición de Gene McDowell, el jefe de la banda, que le recuerda a Brad cuál es su sitio. Brad se ve obligado a cejar en su empeño de matar al desalmado de Kip por el bien de su hermano, pero la ofensa que ha realizado por alzar su arma contra él desata una serie de acontecimientos que cambiarán de arriba abajo la vida de los Burns. Kip comienza a buscar opciones para hacer daño a Brad, pero pronto se da cuenta que la ofensiva frontal es inútil contra un hombre como el Grim Reaper, así que pone en marcha una maquinación que podrá ponerle en bandeja su cabeza y además generar una guerra en Five Points que cambie la jerarquía clásica del distrito. Para ello se pone en contacto con Raymond Fitzgerald, el segundo hombre al mando de la banda de los Iron Butterfly, un incipiente grupo de delincuentes que está comiendo terreno a los Grave Diggers, y le ofrece un trato a cambio de acabar con la molestia que supone para todos la existencia de Brad. Ray se pone en marcha rápidamente, motivado por su espíritu competitivo de demostrar que es mejor que su rival, y comienza a acercarse a Luke hasta que finalmente le secuestra para obligar a Brad a mover ficha y entrar en el territorio de los Butterfly.

Evidentemente, Brad se mete a ciegas en la boca del lobo para salvar a su hermano, y tras despachar sin aparentes dificultades a los sicarios de la banda, se enfrenta mano a mano con Ray, en un espectacular combate con revólveres, cuchillos y puñetazos del que finalmente sale vencedor. Sin embargo, el precio a pagar es demasiado alto, ya que aparte de las heridas, Luke descubre su doble identidad como Grim Reaper. Pensando que desde ese momento ha muerto para su hermano pequeño por haberle mentido tanto durante toda su vida, Brad decide que su tiempo en esta vida se ha acabado, y que por lo menos va a tener un último momento de redención. Para ello, en medio de una cruenta guerra urbana entre todas las bandas de Five Points, Brad abraza una vez más su alter ego como Grim Reaper y entra en la refriega, matando a diestro y siniestro a los delincuentes participantes para, al menos, dejar limpio el barrio para su hermano y la gente que lucha por él. Sin embargo, tras una conversación de Luke con Emma y la aparición del detective que Brad contrató para buscar al padre de los Burns, el tomo finaliza con el muchacho dándose cuenta de todo lo que su hermano ha hecho por él.

El tercer tomo parte desde ese final, con la inclusión de un nuevo personaje: Edward King, el padre de los Burns llega a la ciudad armado hasta los dientes para sacar beneficio de la guerra y de un trato con Kip. Este último, armado con una ametralladora Gatling que le ha vendido el propio King, siembra el caos en la batalla intentando acabar con el Grim Reaper, que parece ser incapaz de morir. Tras una discusión con King, Gene decide poner fin a la locura que hay en las calles que lleva años intentando proteger y se enfrenta a Brad cuando está a punto de matar a Kip. Gene parece decidido a matar a Brad si este no se retira del combate, pero aparece la figura de Luke, que tras descubrir toda la verdad sobre su hermano y su padre, intenta defenderlo. Su falta de experiencia le hace morder el polvo en varias ocasiones, pero su tenacidad hace que Gene se apiade de ambos y les aconseje huir de la ciudad mientras él se ofrece a la justicia para que Five Points deje de sangrar.

Con Gene entregándose a la horca en un último acto heroico y generoso, los Burns descubren que su padre ha estado en la ciudad y ha huido, por lo que deciden marchar hacia el Oeste en su busca y captura. Pasa el tiempo y los Burns se han convertido en dos peregrinos hacia el salvaje Oeste americano, con un Luke mucho más maduro y versado en el arte del disparo y la pelea. Juntos llegan a un pueblecito a las afueras de St. Louis, la puerta de entrada al Oeste, donde conocen a Anne y Jenny Macy, una madre y una hija que regentan una granja tras la muerte del cabeza de familia en la Guerra de Secesión. Los hermanos deciden quedarse a ayudar a las mujeres para agradecer su hospitalidad cuando reciben la visita de Charles Howard, el dirigente de una compañía ferroviaria que financia al pueblo y que periódicamente hace ofertas alas Macy para comprar sus tierras y que la infraestructura del ferrocarril siga su avance por allí. Como es de costumbre en este tipo de historias, las Macy se niegan a vender por el valor sentimental de su casa y terrenos, por lo que Howard toma la clásica decisión de mandar a un forajido, Hawk “el Rayo”, a forzar la venta. Una noche, cuando los hermanos Burns y Jenny vuelven de sus tareas fuera de la casa, descubren con horror que Anne ha sido asesinada. Devastados por el dolor, el fuego de la venganza vuelve a inflamar los corazones de Brad y Luke.

Green_blood_3_hawk

Masasumi Kakizaki ha encontrado en Green Blood el toque que le faltaba en otras historias para conseguir un equilibrio entre la gran ambientación y diseño artístico y la consecución de una historia interesante, que enganche y que esté bien narrada. En primer lugar, en estos dos tomos, hay que mencionar el buen trabajo del autor a la hora de intercalar las espectaculares e intensas escenas de acción con los momentos más introspectivos, que ayudan a dar una dimensión mucho más humana a sus personajes que luego repercute en que los momentos de pelea no sean solo una sucesión de balas, sangre y olor a pólvora, sino que también queden patentes las motivaciones que han llevado a esa situación, que nos importe lo que les ocurra a los personajes, y que su modo de actuar coincida o suponga un giro en su manera de ser habitual. La estructura narrativa está muy bien pensada y, al igual que en el apartado artístico y en la composición de escenas, bebe muchísimo de la cinematografía de autores como Sergio Leone, con situaciones y maneras de contarnos los hechos calcadas en muchos momentos. En este sentido es una obra, una vez más tremendamente cinematográfica, y Kakizaki tiene una facilidad especial para utilizar elementos de un lenguaje más audiovisual, tanto en el plano artístico como en el narrativo.

Como digo, en estos dos tomos el equilibrio y el tempo argumental está muy bien logrado para conseguir a un mismo tiempo que la historia avance, incorporar nuevos elementos y personajes, desarrollar a los personajes y desvelar asuntos del pasado que serán capitales en las motivaciones que desarrollen la trama. Quizá el punto negativo es una vez más, como pasa en obras como Bestiarius, el salto temporal, un elemento que Kakizaki no suele dominar del todo y que descoloca algo al lector. Además, en este sentido el final del tomo 3 queda algo precipitado el introducir directamente y desarrollar tanto el arco de la granja de las Macy, perdiendo una oportunidad para mostrarnos algo del viaje de los Burns que hubiera ayudado a que ese salto no fuese tan brusco. Pero no es para nada algo grave o que convierta la obra en menos disfrutable, siendo este uno de los guiones más coherentes y bien llevados del mangaka. Está evidentemente lleno de clichés, personajes y situaciones arquetípicas (algunas muy detectables, como esa batalla multitudinaria en Five Points que nos lleva directamente a la maravillosa Gangs of New York de Scorsese, película de la que también bebe mucho Kakizaki al desarrollar trama y personajes), pero muy bien empastadas entre sí, muy coherentes dentro de su mundo y sobre todo, muy bien desarrolladas e interesantes, enganchando al lector. Además, ese toquecito de realismo histórico que Kakizaki aporta con notas sobre la época, la ciudad de Nueva York y sus barrios y gentes, en las armas y en la situación social y tecnológica, deja más que satisfecho y aporta una nota de color que diferencia a la obra de la típica de tiros y tipos duros.

Unido a la narración, y en el caso de Kakizaki una piedra angular para la concepción de la obra, está el flamante apartado artístico, que sin duda es el mejor hasta ahora del autor en cuestión de calidad global y a nivel de diseños. Kakizaki, como es su sello, no tiene un estilo puramente manga, sino que mezcla elementos orientales con otros más propios del cómic americano, sobre todo a nivel de rasgos, efectos y fondos para lograr una ambientación sublime, algo que tiene su paralelismo en esa mezcla de este y oeste que hace en Five Points y que ahora, a raíz del paso de los Burns a St. Louis tiene un estilo mucho más acorde a las películas de vaqueros. El diseño de personajes es sublime, con mucha personalidad y estilo y repletos de detalles como arrugas, marcas, cicatrices… que les hacen ser tremendamente expresivos, también gracias al gran trabajo facial y el uso de los ojos del autor. Quizá el único pero en el sentido de diseño esté en las féminas de la obra, demasiado parecidas entre sí y con otros personajes de ese género de otras obras del mangaka. Más allá de ese detalle, aparte de su habitual técnica del claroscuro, que alcanza aquí su punto más álgido con algunas escenas realmente sorprendentes, y su exquisito detallismo a la hora de representar fondos y todo tipo de elementos aunque no tengan un peso específico en la escena más que darle credibilidad y empaque, el gran acierto de Kakizaki aquí es el uso de las texturas y el trabajo artesanal que incide sobre ellas a la hora de crear efectos, dinamismo, ambientes… Es un estilo además más crudo que nunca, sin escatimar en violencia y temas explícitos. Todo ello, unido a la composición de página y uso de planos más propios de la cinematografía que del cómic (haciendo gala incluso de bandas negras en las splash pages), hacen de Green Blood todo un espectáculo, un deleite visual para el lector. Añadir a esto el maravilloso diseño de cubierta y sobrecubierta, respetado al máximo por Milky Way que, al igual que en la edición del tomo, hace un trabajo enorme en cuanto a las calidades de impresión y tintas.

Estos dos tomos de Green Blood, nudo de la obra y preparación para la gran traca final, mantienen la gran calidad que observamos en el primer volumen y hace ver al lector que Kakizaki evoluciona y aprende de sus errores, ofreciendo una historia entretenida, plagada de detalles, con un gran ritmo y unas escenas espectaculares protagonizadas por unos personajes humanos, que sienten, padecen y tienen profundidad. Más allá de eso, Green Blood es toda una obra maestra en lo visual, con algunas páginas dignas de exposición y que nos harán perder minutos admirándolas durante la lectura. Una historia de venganza muy bien narrada y dibujada que hará las delicias de los amantes de la acción, del período histórico estadounidense en que lo salvaje comenzaba a ser domado por lo industrial, lo capitalista y lo tecnológico y muy recomendable simplemente para perderse en las espectaculares viñetas dibujadas por este genio del manga.

Green_blood_2_cementerio

  Edición original: グリーン・ブラッド, Kodansha 2012. Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones 2015. Guión: Masasumi Kakizaki. Dibujo: Masasumi Kakizaki. Traducción: Marc Bernabé. Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (13×18), 200 y 208 páginas. Precio: 8,50€.   Masasumi Kakizaki, autor camaleónico donde los haya en lo argumental, dibujó en el primer…

Valoración Final

Guión - 7.5
Dibujo - 9.5
Interés - 8

8.3

Green Blood es todo un espectáculo visual, la cima del arte de Kakizaki, que ya es decir. Pero además el autor consigue sobreponerse a su tendencia a abusar del cliché con una historia muy bien construida y narrada y unos personajes muy bien desarrollados. Estos tomos 2 y 3 son una perfecta manera de preparar todas las piezas para la traca final.

Vosotros puntuáis: 9.8 ( 1 votos)
Compartir
Artículo anteriorRegreso al Planeta Hulk
Artículo siguienteUno a uno, los miembros de la Justice League

(Madrid, 1990). Juntaletras aficionado al manga, cómic, cine, videojuegos… y casi cualquier forma de cultura. Crecí devorando tomos de Super Humor y Dragon Ball y capítulos animados de Tintín. Desde entonces he procurado empaparme un poco de todos los autores y estilos posibles. Alan Moore, Naoki Urasawa, Shuzo Oshimi y Neil Gaiman son mis autores de cabecera. Y Taiyo Matsumoto. Y Suehiro Maruo. Y Ken Akamatsu. Y Boichi… Y… Graduado en Periodismo y redactor en Zona Manga.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar

Notifícame