Green Blood 1

Por
0
1621
 
Green_blood_1_milky_way

Edición original: グリーン・ブラッド, Kodansha 2011.
Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones 2015.
Guión: Masasumi Kakizaki.
Dibujo: Masasumi Kakizaki.
Traducción: Marc Bernabé.
Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (13×18), 200 páginas.
Precio: 8,50€.

 

Una de las mayores virtudes de la obra de Masasumi Kakizaki está en los contrastes. Aparte de la enorme calidad artística que destilan todos sus trabajos, ese hermanamiento que realiza con temas y conceptos occidentales tratados al modo y con la apariencia oriental es uno de los aspectos que más atrae de este autor y que convierte sus mangas en únicos e identificables. En Green Blood Kakizaki vuelca todo su amor por el western con una historia de acción, venganza y crudo costumbrismo ambientada en los Estados Unidos del siglo XIX, una época convulsa donde las haya y que se convierte en el marco ideal para que el autor realice una de sus mejores obras.

Masasumi Kakizaki es actualmente uno de los artistas más talentosos del panorama del cómic japonés. Gracias a su estilo realista e hiperdetallado, que mezcla en sus diseños valores del este y del oeste, es uno de los mangakas más reconocibles y admirados, alcanzando una personalidad muy marcada que vincula visualmente todas sus obras aunque en temática son muy diferentes entre sí. Hasta hace relativamente poco, este dibujo y estilo tan personal era escasamente conocido en España, hasta que Milky Way se hizo con la licencia de Hideout, un tomo único de terror que mezclaba arquetipos nipones con una narración digna de Stephen King y que encantó a los lectores. Sin embargo, Hideout es una de las obras más recientes de Kakizaki, que inició su andadura en el mundo del manga en el año 2001 con el one-shot Two Tops, para posteriormente colaborar artísticamente con Kentaro Fumitsuki (autor de Area D) en su primera serialización: X-Gene. En 2002 vuelve a formar dupla con otro mangaka, George Abe, para dar a luz a la que supuso la obra que le lanzó al estrellato en Japón, Rainbow, los siete de la celda 6 bloque 2, que se mantendría en producción hasta el año 2010. Durante este periodo Kakizaki publicó su primer tomo en solitario, Kansen Rettō, en el 2009, que a la postre se convertiría en adaptación animada bajo el nombre de Pandemic.

Green_blood_1

Tras el éxito cosechado con Rainbow, Kakizaki comienza a trabajar en solitario pudiendo dar rienda suelta a su arte y a las temáticas que deseaba abordar, ya que es un autor tremendamente influenciado por la literatura y la cinematografía occidental. Debido a ello publica Hideout en la revista Big Comic Spirits de Shogakukan (2010) y posteriormente se embarca en dos serializaciones casi simultáneas, Green Blood (finalizada en el año 2013) y Bestiarius, que todavía está pendiente de llegar a su final. Una exitosa trayectoria marcada siempre por el sello de autor que imprime a todas sus obras, desde el apartado artístico hasta la manera de narrar sus historias.

Green Blood comenzó su publicación en la Young Magazine de Kodansha en el año 2011. La aparición del Oeste americano en una obra japonesa no es novedosa, ya hace un tiempo hablé de la maravillosa obra de Jiro Taniguchi, Sky Hawk, en la que brinda un precioso homenaje al spaguetti western que tanto le fascinó en su juventud desde una perspectiva japonesa. Masasumi Kakizaki, al igual que Taniguchi, también es un autor que se ha visto tremendamente influido por la cultura occidental que ha consumido durante toda su vida, y también ese tipo de western le ha marcada durante toda su carrera, siendo un gran admirador del trabajo de Sergio Leone en particular. De este modo, al igual que en Hideout mostró su particular fascinación por la narrativa de King o en Bestiarius daba rienda suelta a su amor por las películas clásicas ambientadas en la época del Imperio Romano, Green Blood supone la mejor oportunidad para sumergirnos en ese ambiente de cowboys y revólveres que poblaron Norteamérica en el siglo XIX y parte del XX. Sin embargo, la historia de Green Blood no supone un western al uso, ya que no nos lleva al oeste, sino al este, al corazón de Nueva York en el año 1865.

Green_blood_1_Luke

Kakizaki nos sitúa de esta manera de Five Points, una de las zonas más conflictivas de Manhattan y todo un mosaico racial debido a la llegada masiva de inmigrantes buscando una oportunidad para vivir el sueño americano. Dos de ellos serán los protagonistas, Brad y Luke Burns, dos hermanos de origen irlandés que tienen que buscarse la vida de la mejor manera posible en una zona dominada completamente por la miseria y las bandas callejeras. Luke, el hermano menor, trabaja como estibador en el puerto, para conseguir el suficiente dinero para mantener a su hermano y cumplir su sueño de una vida mejor. Por su parte, Brad es un parado que no encuentra trabajo y que parece que solo sirve para proteger ocasionalmente a Luke. O al menos eso aparenta, pues en realidad Brad pertenece a los Grave Diggers, una de las bandas más peligrosas de Five Points dirigida por Gene McDowell, antiguo amigo del padre de los Burns que acogió a los hermanos cuando quedaron huérfanos. Brad se desempeña como asesino a sueldo de los Diggers de una manera bastante solvente, llegando a ostentar el título de Grim Reaper (la Parca) por su eficacia y el temor que despierta ante sus objetivos. Poco a poco los hermanos parecen salir adelante, y mientras Luke aporta el poco dinero que gana de sol a sol en el puerto para pagar las facturas, Brad invierte su salario de gangster en intentar localizar a su desaparecido padre, con la intención de matarlo con sus propias manos.

El tomo transcurre con la introducción de los diversos personajes y facciones que van a tomar parte, de un modo u otro, en la historia de este Five Points, y todo sigue un tono sosegado hasta el fatídico momento en que Kip, el hijo del jefe de los Grave Diggers, decide pasarse por el salón donde trabaja Emma, una prostituta amiga de Brad. Mientras espera para recaudar el dinero que pagan los negocios por la “protección” de las bandas, solicita los servicios de Karen, una joven prostituta que lleva poco tiempo en el negocio. La chica comete el error de hacer una broma sobre la virilidad de Kip y este comienza a agredirla con saña hasta hacer que caiga por la ventana de la habitación. Al ser testigo de los hechos, Luke y Brad corren a auxiliar a la muchacha y la llevan a un hospital, al tiempo que Emma le cuenta la situación a Brad. Cuando este último vuelve al trabajo Gene, su jefe, le ordena acompañar a Kip en la persecución del supuesto autor de la agresión a la chica. Brad obedece y asiste a regañadientes al asesinato de un vagabundo por parte del sádico heredero de los Grave Diggers. Sin embargo, cuando todo el asunto parece cerrarse por fin, aparece Emma, revólver en mano, dispuesta a acabar con la vida de Kip. Dividido entre hacer lo correcto o no causar problemas con la banda, Brad debe decidir en qué bando se posiciona, sabiendo que decida lo que decida todo va a ser muy diferente a partir de entonces.

Green_blood_1_brad_policia

A grosso modo esta es la trama que se desarrolla en este primer tomo de Green Blood, un volumen muy introductorio y plagado de momentos de acción. Lo más destacable de esta obra es su solidez a nivel narrativo y de trama frente a otros de los trabajos de Kakizaki. Por primera vez nos presenta una historia sólida desde el inicio, bien planeada y con unos personajes muy bien definidos, con carisma e integrados por completo en el trasfondo que sostiene la obra. Se nota que Kakizaki se ha tomado su tiempo para planificar y mimar esta historia, en la que incluso el título tiene significado, haciendo referencia a la sangre verde que tienen los irlandeses protagonistas de la misma. La ambientación a nivel argumental está muy bien conseguida y tiene un perfil mucho más histórico y realista que en otras ocasiones, situándonos en unos Estados Unidos en pleno desarrollo industrial y en expansión hacia el oeste. En ese período de oportunidades los inmigrantes europeos llegaron masivamente a puertos como el de Five Points con el sueño de una vida mejor, solo para encontrarse con la cruda realidad social del nuevo mundo. Los irlandeses católicos que llegaban a la zona se encontraban con un clima de repudio por parte de los protestantes norteamericanos que les obligaba a recluirse en guetos y a aceptar trabajos tremendamente duros y muy poco remunerados. No es de extrañar que ante esta situación la gente buscase una salida fácil y Five Points se convirtió en uno de los barrios más peligrosos del mundo, repleto de bandas callejeras, prostitución, delincuencia e inseguridad. Los políticos y policías no ayudaban a salir de la situación, ya que los primeros utilizaban a las bandas para asegurar votos y los segundos tenían en un clima así una oportunidad ideal de enriquecerse a base de sobornos. Del mismo modo los empresarios abogaban por esa nueva forma de esclavitud industrial que les permitía maximizar sus beneficios con mano de obra barata. Kakizaki plasma de manera genial esta brutal y dura forma de vida, dando un toque de costumbrismo y realidad a una historia que derrocha acción por los cuatro costados.

En la narrativa y en el desarrollo de personajes este base más profunda ayuda a que Kakizaki pueda afianzar mucho mejor su obra, marcando mucho mejor ritmo que en otros mangas y, sobre todo, librándose de incoherencias. En cierto sentido se asemeja al estilo narrativo de Alan Moore en su From Hell, intentando una reproducción de Five Points similar a la que el autor inglés realizó del Londres de Jack el Destripador, aunque de un modo mucho más superficial y simplificado, mucho más arquetípico. Al igual que en esa obra, en Green Blood todos los personajes poseen una gran importancia y desarrollo, y la ciudad se convierte en un personaje más. El autor consigue deja atrás los personajes vacíos y estándar de otros trabajos y consigue aportar matices y personalidades diversas, que ayudan a que el lector se interese por ellos, y al mismo tiempo planta unas bases que irán evolucionando con el devenir de la trama. La ambientación ayuda mucho en este punto, sumergiendo totalmente a todo aquel que se acerca a sus páginas en ese malsano y cruel mundo de supervivencia del más fuerte, en el que las reminiscencias a películas como Gangs of New York son muy evidentes. Todo ello hace que Green Blood tenga una trama sólida e interesante, con un ritmo trepidante marcado por unas geniales escenas de acción que se intercalan con momentos más sosegados que nos muestran el lado humano y desnudo de sus personajes y su mundo.

Green_blood_1_Emma_Brad

En el apartado gráfico no creo que vaya a descubrir la pólvora mencionando que Masasumi Kakizaki es un autor de 10 en este sentido. Personalmente creo que este es su trabajo más pulido y más espectacular, en el que el estilo se amolda como anillo al dedo al tipo de historia que nos está contando, haciendo que su trazo realista, sus diseños con rasgos orientales y su claroscuro y técnicas de tramado y entintado hagan sentir en cada página ese ambiente opresivo, sucio y crudo que rodeaba el infame barrio de Five Points y sus rudos habitantes. Como digo, el diseño de los personajes, el trabajo de fondos, volúmenes e iluminación/sombras es perfecto y hará que os quedéis embobados en muchas páginas sin continuar la lectura hasta haber pasado ese momento de quedarse con la boca abierta ante las numerosas splash-pages o escenas de acción frenética. El carisma y personalidad que rebosa cada uno de los actores que forma parte de esta gran historia es más que evidente, y no solo en la figura de Brad (que aun así destaca sobremanera gracias a su estilo y sus armas), sino también en muchos de los secundarios. Además Kakizaki consigue ir un paso más allá en la narrativa visual y consigue transmitir muchísimo con las expresiones, movimientos y poses de los personajes, marcando a través de ellos muchos detalles de la trama o de su carácter. Todo fluye de manera muy natural y alcanza altas cotas de expresionismo e hiperrealismo. Una obsesión por el detalle y el plasmar al milímetro lo real que ayuda mucho a acentuar la brutalidad y la violencia en algunas escenas. También destaca en este apartado la imprimación de un aire mucho más cinematográfico, gracias a la composición de las páginas y unos planos realmente geniales, tomando como referencia a autores de diversas áreas del spaguetti western. A nivel artístico estamos ante un trabajo prácticamente perfecto, con algunas escenas a un nivel alcanzable por muy pocos.

Green Blood arranca con fuerza en este primer tomo, siendo en mi opinión la mejor obra de Kakizaki a todos los niveles, logrando una gran cohesión y solidez en el arte, guión, personajes y ambientación. La obra es un carrusel de acción con grandes dosis de realismo, drama, humanidad y costumbrismo, que si bien no se libra de la mayoría de los arquetipos del cine y la literatura en que se basa, presenta un magnífico ritmo y una narrativa envidiable que os hará sentir la suciedad y la corrupción de Five Points a la vez que sus protagonistas os llegan adentro. Fantástico inicio de esta obra de 5 tomos, que cuenta con una genial edición por parte de Milky Way y que es muy recomendable para los aficionados a la acción y al estilo de contrastes de Kakizaki.

  Edición original: グリーン・ブラッド, Kodansha 2011. Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones 2015. Guión: Masasumi Kakizaki. Dibujo: Masasumi Kakizaki. Traducción: Marc Bernabé. Formato: Tomo manga rústica con sobrecubierta (13x18), 200 páginas. Precio: 8,50€.   Una de las mayores virtudes de la obra de Masasumi Kakizaki está en los contrastes. Aparte…

Valoración Final

Guión - 7.5
Dibujo - 9.5
Interés - 8

8.3

El inicio de la obra más redonda de Kakizaki hasta la fecha, un torrente de acción y arte que encantará tanto a los fanáticos del autor como a aquellos que sepan disfrutar del buen dibujo y la gran historia y ambientación que ofrece Green Blood.

Vosotros puntuáis: 8.96 ( 3 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments