#ZNSeries – Invasión Secreta. Episodio 6 – Hogar

¡Y hasta aquí hemos llegado! Season finale de Invasión Secreta... La última miniserie de Disney Plus y Marvel Television llega a su conclusión. ¿Qué te ha parecido? ¡Entra y comenta!

8
2649

Género: Drama, Thriller, Acción, Aventuras.
Creador Kyle Bradstreet, Thomas Bezucha y Ali Selim.
Reparto: Samuel L. Jackson, Ben Mendelsohn, Cobie Smulders, Martin Freeman, Kingsley Ben-Adir, Charlayne Woodard, Killian Scott, Samuel Adewunmi, Dermot Mulroney, Christopher McDonald, Katie Finneran, Emilia Clarke, Olivia Colman, Don Cheadle.
Producción: Marvel Studios / Walt Disney Television.
Canal: Disney Plus

Aviso de spoilers: El artículo que sigue a continuación puede (y debe) contener spoilers de la nueva serie Invasión Secreta producida por Marvel Studios y Disney Plus protagonizada por Samuel L. Jackson. Pasa y comenta, pero te advertimos, no podemos asegurarte que quién esté al otro lado sea humano… ¡Tendrás que asumir el riesgo, novato!

Nick Furia ha sido durante muchos años el aglutinante del universo cinematográfico de Marvel Studios. Ha estado ahí desde el principio velando por Los Vengadores y ha jugado un papel -más o menos destacado- en los principales eventos que estos y otros superhéroes han protagonizado en la gran pantalla. Pero al intrépido espía de la Casa de las Ideas interpretado por Samuel L. Jackson le ha faltado una producción propia en la que brillar y demostrar su verdadera valía dentro de este universo lleno de héroes, dioses y amenazas planetarias. Es a raíz de su participación en Capitana Marvel que su historia se ha ido relacionando con uno de los crossovers que más darían que hablar en los cómics en la primera década de este siglo XXI: Invasión Secreta, de Brian Michael Bendis y Leinil Francis Yu. Ese es el mismo título de la nueva miniserie de Disney Plus protagonizada por Jackson y en la que también regresan caras conocidas como las de Ben Mendelsohn, Cobie Smulders y Martin Freeman, entre otros muchos. La infiltración skrull en la Tierra es ya una realidad y Furia es quizás el único que podrá detenerla. Esta semana se ha estrenado el sexto y último episodio de esta producción titulado Hogar y estás son nuestras primeras impresiones sobre lo que nos ha parecido el final de temporada de esta propuesta. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

Invasión Secreta. Episodio 6 – Hogar

Lo que mal empieza…, por Jordi T. Pardo

Hasta aquí hemos llegado. El último episodio de Invasión Secreta ha venido a confirmar todo lo que se ha comentado -para bien (poca cosa) y para mal- sobre esta miniserie en sus entregas anteriores. La pirotecnia asociada a la resolución final podría nublarnos la vista y hacernos pensar que el camino no ha estado tan mal… pero nada más lejos de la realidad. La historia que sus responsables han hilvanado hasta este punto ha resultado vaga en exceso, tirando de brocha gorda y sin aprovechar su reparto y el contexto planteados. Ha sido en toda regla un crossover montonero de esos que hacen más mal que bien a las expectativas de los lectores/espectadores de cara al futuro. Tal como la han calificado algunos aficionados después de este último episodio podemos considerar Invasión Secreta como la escena postcréditos más larga (e innecesaria) que nos ha planteado Marvel Studios hasta la fecha.

La serie empieza como acaba, Furia llegaba a Tierra de una forma conveniente para poner remedio a un problema generado por él mismo en el pasado y regresa al espacio profundo tal como vino. Todo la problemática sobre los skrulls solo ha servido como introducción al futuro Reinado Oscuro y justificación a la llegada de los Thunderbolts y la futura trama de la nueva película del Capitán América. Este preámbulo podría hacer sido muy interesante, pero se ha desperdiciado la oportunidad de ofrecernos algo diferente y único, un thriller bien medido que sirviese a Samuel L. Jackson y otros miembros del reparto para lucirse. Una producción que supiese jugar con los interesantes temas que se podrían desprender de su argumento. Lamentablemente, no hemos visto nada de eso y nada de lo que ha ocurrido en esta miniserie -más allá de las insulsas bajas de algunos personajes recurrentes- ha resultado trascendente para el universo cinemático de Marvel Studios.

invasión-secreta-1

Este último episodio tira de escuadra y cartabón para su conflicto final cerrando sus tramas como buenamente puede. El esperado duelo final entre Gravick y Furia no se produce como tal y aunque el paralelismo entre el primero y la G’iah de Emilia Clarke tiene su sentido, no se ha sabido conducir a lo largo de la serie para que tenga el impacto dramático que debería tener. Lo mismo pasa con «skrull-Rhodes» del que a estas alturas solo nos interesaba saber el tiempo que llevaba suplantando al original… No se nos dan muchas explicaciones al respecto, pero podemos deducir por algún detalle que fue suplantando después de Civil War. Un dato interesante que veremos si tiene alguna trascendencia en la futura película de Armor Wars. De lo que si hemos tenido explicaciones es de la relación entre Furia y la Varra interpretada por Charlayne Woodard y todas ellas nos sobraban. De la misma manera que el resto de relaciones que vemos en esta serie está realmente mal construida y forzada siendo de facto poco creíble, pero además se ha tratado de forma muy torticera todo el discurso sobre identidad, aceptación y racismo que era lo realmente interesante que nos podía aportar dicho romance.

Invasión Secreta termina sin pena ni gloria dejando la sensación que la calidad de las series de Disney Plus ha ido decayendo paulatinamente. Ninguna de ellas ha superado todavía lo que vimos en WandaVisión, ciertamente algunas han sido realmente entretenidas -pese a sus defectos- como Falcon y el Soldado de Invierno, Ojo de Halcón o Loki, e incluso su última remesa con Ms. Marvel, Moon Knight y She-Hulk presentaba escenas y conceptos muy meritorios a pesar de su irregularidad, pero Invasión Secreta ha resultado con diferencia la propuesta más anodina y triste de este universo cinemático marvelita. La desgana se refleja en casi todos sus aspectos y nos hace pensar que estás series no están mi mucho menos tan lejos de la calidad de todo lo que nos ha precedido con anterioridad en el género. Son más estimulantes en su concepto, pero tan decepcionantes a la larga como las producciones del arrowverso y otras ofertas similares. En fin, al menos la agonía no se ha prologando más allá de seis episodios. El que no se consuela es porque no quiere.

Tanta paz lleves, como descanso dejas, por Juan Luis Daza

Para despedirme de estas reseñas semanales sobre Invasión secreta voy a hacer algo nuevo, nada más y nada menos que escribir en tiempo real viendo el último episodio de la ficción creada por Marvel Studios para Disney Plus. Como ya predije en las últimas citas para desgranar la serie de Kyle Bradstreet y Ali Selim nada iba a poder arreglar el desaguisado de los cinco capítulos previos, pero es que mientras escribo estas líneas se desarrolla ante mis ojos una conversación interminable repleta de tópicos y frases lapidarias manidas hasta la extenuación por parte del héroe y el villano principal que desmonta cualquier posibilidad de que Invasión secreta se despida de manera más o menos digna.

Cuando quedan poco más de veinte minutos para que acabe la miniserie a sus máximos responsables se les enciende la bombilla y exclaman: “Espera, que esto es una serie sobre superhéroes” y se despachan una genérica, poco agradecida y pobremente realizada (tanto en su ejecución como en el uso de CGI) pelea entre G’iah y Gravick que a nadie interesa porque no sabemos realmente de dónde vienen o hacia dónde van estos personajes que han gravitado alrededor de un desganado y apático Nick Fury al que Samuel L Jackson le ha puesto poco entusiasmo durante seis horas, seguramente decepcionado por el material que han puesto en sus manos en lo que debería haber sido un gran homenaje a su personaje, por fin ejerciendo de protagonista.

invasión-secreta-2

Después de varias escenas que intentar cerrar tramas y abrir otras de cara al futuro de lo que acontecerá en el Universo cinematográfico Marvel, Invasión secreta se despide como llegó, causando la indiferencia y la apatía en un espectador que en ningún momento consiguió introducirse en una trama simplista, desangelada y a la que se le nota a la legua ese más de 80% de reshoots a la que la sometieron desde las oficinas centrales de Kevin Feige y que nos hacen pensar en que si esto es la “versión mejorada” de lo que fue la primera versión del proyecto la anterior debería ser un horror… o no, si somos conscientes de cómo opera Hollywood para dar todo masticado al espectador medio. En fin, a ver si The Marvels consigue quitarme este mal sabor de boca, ojalá que sí.

K.E.V.I.N. was right, por Samuel Secades

Al fin hemos terminado con el calvario semanal de ver a una propuesta con todo a su favor para ser una de las series más potentes del MCU convertirse semana a semana en una de las grandes decepciones de Marvel Studios. Este capítulo final de Secret Invasion no ha hecho sino confirmar que estamos ante un fracaso en toda regla, la serie peor valorada de lo que llevamos del MCU televisivo y un auténtico desastre de producción; y es que Invasión Secreta arrastraba el rumor de haber sufrido múltiples regrabaciones, llegando a casi ser hecha de nuevo por misteriosas razones. Todo ese caos se nota en cada escena de este absurdo final que, paradójicamente, repite punto por punto todos los defectos que denunciaba la conclusión de la mucho más brillante y atrevida She-Hulk. El fallido enfrentamiento final entre Gravik y un Nick Furia que se nota a la legua que es un skrull camuflado para dar la sorpresa (y la pésima actuación de Samuel L. Jackson tosiendo con la radiación lo hace aún más evidente) se convierte en una lucha entre dos superskrulls que debía haber sido épica, al replicar además poderes de otros personajes Marvel, y se queda en agua de borrajas por lo poco que nos importa el destino de cualquier personaje de esta serie.

invasión-secreta-3

Por el otro lado no andamos faltantes de vergüenza ajena, con el auténtico Nick Furia intentando salvar al mundo del complot más estúpido de su historia (ya hizo algo muchísimo mejor la notable Pánico Nuclear, con Ben Affleck intentando convencer al presidente de los Estados Unidos que no ataque a Rusia). Aquí tenemos a los protagonistas apuntándose en un pasillo de hospital con la cama del presidente de los Estados Unidos corriendo de un lado a otro al más puro estilo Benny Hill (ojalá fuera una exageración, pero incluso es un ejemplo que se queda corto) e incluso, qué demonios, cogiendo un arma y apuntando el propio Dermot Mulroney, que parecía querer hacer algo más que estar tumbado y ser el presidente más incompetente y negado desde Donald Trump. No puedo imaginar el nivel de desidia o descontrol que ha tenido que darse en la producción de Secret Invasion para sacar a la luz un producto así (y 200 millones dicen que ha costado la broma), pero el resultado no ha podido ser peor para el propio crédito de una Marvel Studios que, recordemos, comenzaba su andadura televisiva con algo como WandaVision, prometiendo un futuro mucho más brillante del que hemos acabado teniendo.

Lo único razonable para hacer tras ver Secret Invasion es hacerse con el artilugio amnésico de los Hombres de Negro y olvidarse de esta fallida invasión, de ese villano patético, de las inexistentes dotes de actuación de Emilia Clarke más allá del hieratismo o de que nos han quitado a un Ben Mendehlson que era lo mejor de la serie junto a Olivia Colman, por no hablar de las insostenibles implicaciones de que el Rhodey de Don Cheadle haya sido un skrull desde Civil War. Por lo demás, esperemos que Nick Furia se quede mucho tiempo en el espacio, porque después de algo así hay nulas ganas de verle en The Marvels; y, sí, la experiencia también ha restado, desgraciadamente, las ganas de ir a por lo siguiente que pueda ofrecer el MCU, aunque personalmente tengo esperanzas en esa segunda temporada de Loki que nos llegará en otoño para hacerme recordar mejores tiempos. Lo que está claro es que el MCU debe hacer una profunda reflexión, más allá del fracaso de su proyecto televisivo, que ha desaprovechado historias como esta Invasión Secreta que no merecía ser uno de los peores encuentros que hemos tenido con Marvel Studios, y la prueba fehaciente de que hay un gran problema en la Casa de las Ideas.

Skrullo y cuesta abajo, por Sergio Fernández

El chasquido de Thanos resultó ser el gesto más icónico de la historia del MCU. Vengadores: Infinity War y Vengadores: Endgame pusieron unas cotas de excelencia y de épica nunca antes vistas. Además, en la megaconstrucción ideada por Kevin Feige y compañía, aquel traumático suceso marcó para siempre a buena parte de los personajes de Marvel Studios. Aunque se consiguió traer de vuelta a ese 50 % de población universal que, simplemente, se desvaneció, nada volvió a ser lo mismo. Al más puro estilo The Leftovers, los hasta entonces invulnerables héroes de acción comprobaron que son tan frágiles como una taza de porcelana. Invasión Secreta se ha empeñado en mostrarnos a un Nick Furia muy diferente al que conocíamos. Si bien en el último capítulo, su plan, como no podía ser de otra forma, ha sido exitoso, nuestra percepción no ha cambiado ni un ápice. Ahora que la serie creada por Kyle Bradstreet ha echado el telón podemos afirmar que su visionado es únicamente recomendable para los muy cafeteros o para redactores de cine de Zona Negativa que quieran cumplir sus obligaciones para con la web.

Desde que Wandavision inaugurara este vasto universo en Disney +, la plataforma de Mickey Mouse se ha visto inundada por unas cuantas series que han servido para continuar las historias de Loki o Soldado de Invierno, pero también para presentarnos nuevos personajes como Caballero Luna o Miss Marvel. Quitando aquella maravilla protagonizada por Elizabeth Olsen y Paul Bettany, las historias que han colapsado la pequeña pantalla han destacado por su mediocridad. Siendo sinceros, en las mencionadas series aún había espacio para algún capítulo notable o directamente memorable (ese cierre de She-Hulk…), pero la peligrosa deriva tomada por Marvel Studios amenaza con llegar a un punto de no retorno en cualquier momento. La estrategia ha primado la cantidad por encima de la calidad. Un cúmulo de piezas insignificantes para que la Torre de Babel continúe creciendo.

Invasión Secreta empezó muy abajo y no ha remontado en ningún momento. Pese a que la premisa del cómic gestado por Brian Michael Bendis tenía mucho potencial, en el mejor de los casos la serie ha generado indiferencia. Si en seis capítulos en los que, presuntamente, debiéramos tener espionaje, falsas identidades, conspiración global, buenas dosis acción, alienígenas tratando de extinguir a la raza humana… lo único que eres capaz de provocar son bostezos… tienes un serio problema. Con un reparto plagado de nombres de primer nivel (salvamos a la extraordinaria Olivia Colman) y unos títulos de créditos iniciales la mar de controvertidos, Invasión Secreta está destinada a ser eliminada en la papelera de reciclaje.

invasión-secreta-4

Gravik, el gran villano Skrull porque el mundo le ha hecho así, tiene el enfrentamiento del año con G’iah. Tras su final en Juego de Tronos, su paso por las franquicias Star Wars o Terminator, y lo visto en Invasión Secreta, Emilia Clarke o tiene muy mal agente o tiene mucha suerte de seguir en el candelero. El giro final nos ha regalado un enfrentamiento como nunca antes habíamos visto en el MCU. La cosecha ha resultado ser como aquellos recopilatorios musicales que a finales de los 80 y comienzos de los 90 triunfaban entre los jóvenes. Aunque como en aquellas copias que se hacían a casette, los poderes vistos en televisión ni han sonado ni se han visto con la potencia de los originales. La idea era buena y, probablemente, de haberse visto en pantalla grande con los medios necesarios y un poco de mismo, estaríamos hablando de una escena inolvidable. Pero, reconozcámoslo, la anestesia impuesta por los creadores de Invasión Secreta había surgido efecto. Ya nos daba igual reconocer los poderes adquiridos por estos dos Skrulls. Ya nos daba igual evaluar la calidad del CGI. Lo único que hacíamos en esos momentos era mirar el reloj y rogar que terminase.

Más allá de espectaculares presentaciones, de vender humo con la llegada de nuevas franquicias, Marvel Studios debiera pararse a reflexionar sobre la sostenibilidad de su proyecto. Si la cantidad no va a estar acompañada de calidad, es mejor que se tomen un tiempo. Tal vez un nuevo chasquido de dedos que congele la producción en pos de tener mejores ideas. No es ningún secreto que esta invasión ha sido un sonoro fracaso.

En capítulos anteriores…

Invasión Secreta. Episodio 1 – Resurrección
Invasión Secreta. Episodio 2 – Promesas
Invasión Secreta. Episodio 3 – Traicionado
Invasión Secreta. Episodio 4 – Amado
Invasión Secreta. Episodio 5 – Cosecha

¡Es la hora de la encuesta!

Las 3 mejores series de Disney Plus y Marvel Television son...

View Results

Cargando ... Cargando ...

Género: Drama, Thriller, Acción, Aventuras. Creador Kyle Bradstreet, Thomas Bezucha y Ali Selim. Reparto: Samuel L. Jackson, Ben Mendelsohn, Cobie Smulders, Martin Freeman, Kingsley Ben-Adir, Charlayne Woodard, Killian Scott, Samuel Adewunmi, Dermot Mulroney, Christopher McDonald, Katie Finneran, Emilia Clarke, Olivia Colman, Don Cheadle. Producción: Marvel Studios / Walt Disney Television.…
Jordi T. Pardo - 4
Juan Luis Daza - 4
Samuel Secades - 3
Sergio Fernández - 4

3.8

Por fin acabó esta agonía.

Vosotros puntuáis: 2.84 ( 21 votos)
Subscribe
Notifícame
8 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
warlock
warlock
Lector
29 julio, 2023 20:38

Lo que mal empieza mal acaba. Desde la interminable turra de Gravick a Furia hasta el hecho de que un capítulo de apenas 37 minutos se haga demasiado largo. Un espanto.

Dejo unas cuantas preguntas que ponen en evidencia al «guion»

Por qué la radiación que «afecta» al falso Furia no afecta a los prisioneros Skrulls? Pongamos que la máquina los protege, pero no deberían salir tosiendo por la puerta?

Por qué Emilia no usa sus poderes en el anterior episodio para proteger a la mujer de Furia?

Por qué si Fontaine dispara a un Skrull en el anterior capítulo para descubrirlo, en este el presidente ve el suelo lleno de ellos abatidos y ninguno se transforma como sí hace Rhodes?

Para qué tanto rollo con el matrimonio Dalton si al final esa trama queda diluida en el penúltimo episodio?

nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  warlock
30 julio, 2023 0:14

Dejo una pregunta más… ¿Por qué/para qué miran estas series falopa?

(No lo tomes a mal, es una observación bienintencionada)

warlock
warlock
Lector
En respuesta a  nmarango
30 julio, 2023 1:51

Me hago la misma pregunta xD

nmarango
nmarango
Lector
En respuesta a  warlock
30 julio, 2023 2:43

XD

MrNobody
MrNobody
Lector
29 julio, 2023 21:54

La ultima serie que vi fue SheHulk. Le tenia mucha fe y ahi quedo mi fe. Sinceramente la fume hasta el final con el feo cgi, la historia, el villano; espera mas. Cuando terminaba de ver un capitulo sentia que el guion lo escribieron el mismo el dia de emision. Por eso ni me gaste en ver esta serie y al leer sus opiniones fue una buena decisión.

El Bicho Azul
El Bicho Azul
Lector
29 julio, 2023 23:53

Una serie sosa, un quiero y no puedo estrepitoso… next

nmarango
nmarango
Lector
30 julio, 2023 0:17

Creo que Marvel está ni más ni menos que aplicando su histórica estrategia de la división cómics: saturar el mercado

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
30 julio, 2023 11:54

Qué desastre de serie. ¿Cómo alguien pudo pensar que esta cosa iba a gustarle a alguien? Y ya que estamos, ¿dónde coño se han metido los 200 millones de presupuesto? En fin, un despropósito.